25 de Noviembre: Día Internacional de la violencia contra las mujeres

Nada que celebrar, mucho que reflexionar.

El 17 de diciembre de 1999, a través de la resolución 54/134, la Asamblea General  de las Naciones Unidas, declaró  el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, e invitó a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales a  organizar en ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto al problema de la violencia contra la mujer.

Desde 1981, las militantes en favor del derecho de la mujer observan el 25 de noviembre como el día contra la violencia. La fecha fue elegida como conmemoración del brutal asesinato en 1960 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas de la República Dominicana, por orden del gobernante dominicano Rafael Trujillo (1930-1961).
La situación de las mexicanas y de muchas mujeres en el mundo  continúa marcada por la discriminación y la violación a sus derechos fundamentales.

En México los números son contundentes: una de cada cuatro sufre violencia doméstica, una de cada cuatro ha sido violada o sufrido intento de violación, una de cada cuatro es acosada sexualmente en el trabajo, reporta Inmujeres en su Web.

En pleno Siglo XXI persiste la exclusión, explotación y violencia hacia las mujeres, lo que sigue considerándose como algo “normal” y con frecuencia resulta invisible para las propias mujeres maltratadas.

La violencia contra la mujer –compleja y diversa en sus manifestaciones física, sexual y emocional– pasó del plano privado al dominio público, en gran medida por el activismo de las organizaciones y movimientos de mujeres.
Es ya público que la violencia está profundamente arraigada en las relaciones estructurales de desigualdad entre los sexos. Y se reconoce también, en las últimas décadas, la importancia de defender los derechos humanos de las mujeres, como una forma de garantizar la convivencia pacífica entre la sociedad.

El Estado mexicano, como firmante de la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, 1981), tiene la obligación de adoptar medidas de carácter legislativo, políticas públicas administrativas o de otra índole, necesarias para que las mujeres puedan acceder al disfrute de sus derechos en condiciones de seguridad e igualdad.

En los años recientes, las propias mujeres han generado diversas herramientas para erradicar la discriminación y promover la igualdad y el empoderamiento femenino.

Como instancia para impulsar y ejecutar políticas públicas, programas y acciones a favor de las mujeres, en 2001 surgió el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), institución que debiera  desarrollar una verdadera gestión política a favor de las mujeres, y que a la fecha su trabajo se ha centrado en realizar campañas y estudios estadísticos.

Generalmente, las mujeres que padecen hechos de violencia tienen reticencia a denunciarlo, porque hay total desconfianza en que las autoridades hagan justicia y castiguen al agresor.
La búsqueda de ayuda institucional es un  proceso de concientización  de la sociedad en general y de la mujer en lo particular.

Aunque el  problema de la violencia contra la mujer es un problema muy complejo se debe atajar desde la prevención, e impulsar políticas públicas para prevenir este delito, atender a las víctimas, procurar justicia y que realmente se aplique.

Algunos derechos de la mujer que vale la pena revisar:

*Derecho a no ser maltratada

*Derecho a no ser abusada.

*Derecho a que tu marido comparta contigo las tareas de la casa y la crianza de los hijos e hijas

*Derecho a ir al médico cuando te sientas mal, a que te atiendan bien y con respeto en los centros de salud y a hacerte los análisis preventivos.

*Derecho a saber lo que gana tu marido y a compartir el dinero de la casa  

*Derecho a estudiar y a decidir la profesión que quieras  

*Derecho a trabajar fuera de casa con iguales salarios que los varones, y a que nadie te acose en el trabajo  

*Derecho a vestirte y a adornarte como te gusta

 *Derecho a proteger a tus hijas y a tus hijos del maltrato, del abuso sexual y el incesto.

*Derecho a heredar y a ser propietaria de tierras u otros bienes.

*Derecho a pasear, descansar y divertirte.

*Derecho a caminar por los campos o las calles sin miedo a que te digan groserías o intenten abusar de ti.

*Derecho a casarte con quien quieras y a divorciarte cuando lo decidas, recibiendo las debidas pensiones.

*Derecho a no ser explotada por tus hijos varones ni cargada de nietos y nietas por tus hijas mujeres.

*Derecho a participar en las reuniones y organizaciones sociales.

*Derecho a hablar en los medios de comunicación social.

*Derecho a ser candidata a cargos públicos y a votar por candidatas mujeres.

*Derecho a ser feliz… ¡disfrutando de todos tus derechos!