Un Poeta Catalán

descarga

Joan Margarit i Consarnau (SanahujaLérida11 de mayo de 1938) es poetaarquitecto y catedrático español jubilado de la Universidad Politécnica de Cataluña en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona

PRIMER AMOR

 Triste Girona de mis siete años:

en la posguerra los escaparates

tenían un color gris de penuria.

Y, sin embargo, en la cuchillería,

en cada hoja de acero destellaba la luz

como si se tratase de pequeños espejos.

Descansando la frente en el cristal,

miraba una navaja larga y fina,

bella como una estatua de mármol.

Puesto que en casa no querían armas,

fui a comprarla en secreto y, al andar,

la sentía, pesada, en mi bolsillo.

Cuando, a veces, la abría, muy despacio,

surgía, recta y afilada, la hoja

con esa conventual frialdad del arma.

Silenciosa presencia del peligro:

la oculté, los primeros treinta años,

tras los libros de versos y, después,

en un cajón, metida entre tus bragas

y entre tus medias.

Hoy, cerca ya de los cincuenta y cuatro,

vuelvo a mirarla, abierta en la palma de mi mano,

igual de peligrosa que en la infancia.

Fría, sensual. Más cerca de mi cuello.

DESPUÉS DE CENAR

 Han llamado a la puerta y voy a abrir,

pero no hay nadie.

Pienso en los que amo y no vendrán.

No cierro y mantengo la bienvenida.

Espero con la mano en el marco.

La vida se ha afianzado en el dolor

como las casas sobre los cimientos.

Sé por quién me demoro dejando el haz de luz

hospitalario en la desierta calle.

CASA DE MISERICORDIA

 El padre fusilado.

O, como dice el juez, ejecutado.

La madre, ahora, la miseria, el hambre,

la instancia que le escribe alguien a máquina:

Saludo al VencedorSegundo Año Triunfal,

Solicito a Vuecencia poder dejar mis hijos

en esta Casa de Misericòrdia.

El frío del mañana está en la instancia.

Hospicios y orfanatos fueron duros,

pero más dura era la intemperie.

La verdadera caridad da miedo.

Como la poesía: un buen poema,

por más bello que sea, será cruel.

No hay nada más. La poesía es hoy

la última casa de misericordia.