Uruapan, capital mundial del aguacate

upnmirador.jpg (16289 bytes)

Fundada en el año de 1533 por Fray Juan de San Miguel, Uruapan es considerada la puerta de entrada a la más abundante y rica región natural de Michoacán, conocida también como la capital Mundial del aguacate, Uruapan es la sede del más grande y antiguo tianguis artesanal de Latinoamérica.

El nombre de la Ciudad proviene del vocablo Phurepecha “Urhuapani” que significa reverdecer o florecer es decir el lugar donde todo florece.

Uruapan a través de su historia

La historia de Uruapan está llena de altibajos, como el relieve de su suelo y de claroscuros como su exuberante paisaje, de progreso entusiastas y de destrucciones impetuosas ante el fervor delirante de las luchas armadas, de elocuencia patriótica marcada sobre páginas legendarias y de gritos fraternales desangrando la fe de la esperanza, de maternal abrazo al hermano que llega o vuelve con la derrota moral y física sobre sus espaldas y la engañosa explotación del que más puede por que logro prebendas en el comercio estratégico de una tierra pródiga, crecida en la arriería y el traficar entre la tierra caliente y las zonas centrales del estado y de la república, y sobre todo porque todos y cada uno de los que han visto un amanecer en Uruapan lo han vivido y se han enamorado de su luz, de la emotiva marcha de sus horas y de la fresca brisa de la esperanza que a veces sangra, pero que nunca muere.

Uruapan ya existía a la llegada de los Españoles, era un tranquilo cacicazgo que tributaba a los reyes P´urhépechas y estaba formado por indígenas comandados por caciques como Ornaco o la cacica Quenomen, distinguida mujer de nuestra historia P´urhépecha que un día contrajo matrimonio con el encumbrado cacique del Prehispánico y venerado Zacapu se sabe que estuvo asentado en lo que ahora es el barrio de la Magdalena y a través de él llegaban Hasta el palacio del Cazoncin, en Tzintzuntzan, pieles de animales, plumajes exóticos y vistosos, caracoles marinos, bateas, jícaras, tejidos, frutos, maderas y de un modo especial, el cobre y la tumbaga, metal que lograban los indios mezclando cobre con oro y que era la base de los adornos reales como brazaletes, collares, anillos y un sinfín de artículos que requerían los nobles y la familia real.

Pero no sólo era este cacicazgo un proveedor de bienes materiales, sino que era también, y antes que nada un lugar paradisíaco en donde los Reyes pasaban deliciosos días de vacaciones y de esparcimiento a la orilla del río cupatitzio y junto a sus maravillosas cascadas de agua fresca y cristalina.

ccultura.jpg (10864 bytes)centroupn.jpg (11646 bytes)

 

centroupn.jpg (11646 bytes)

En Uruapan halló refugio temporalmente el último rey P´urhépecha, Tangaxoán II, cuando en 1522 llegó a Tzintzuntzan el capitán Cristóbal de Olid y exigía la presencia del monarca y, desde luego, toda la riqueza que éste tuviera acumulada en el reino. El juego del que se había ahogado en el lago no funcionó con el tiempo y el Conquistador mandó traer de Uruapan al rey para que entregara el oro, la plata, la tumbaga y todo lo que de valor poseía el indomable reino del occidente, como le llamaban los Aztecas.

La fundación hispánica de Uruapan se debe al religioso franciscano Fray Juan de San Miguel, hacia finales del año de 1533, quien había llegado a tierras Michoacanas acompañado de otro ilustre misionero de la orden Seráfica, fray. Antonio de Lisboa, por 1531 en el valle de Guayangareo, ahora región de Morelia. Fray Juan se separa y recorre hacia el occidente, evangelizando, bautizando indígenas asustados que ven en él a un padre amoroso ante las atrocidades que habían visto y oído, cometidas por Nuño de Guzmán que en febrero de 1530 había martirizado estrangulado y quemado al último de sus reyes, Tanganzoán II.

Por eso huían, se escondían en cuevas y barrancos y morían de hambre y padecían enfermedades. El misionero los recoge y les da la confianza que necesitaban en momentos tan difíciles, los hace Cristianos y los lleva consigo en su recorrido evangélico Hasta que, llegado a la región de Uruapan y “viéndola tan hermosa, rica y exuberante, regada de agua por todos lados”, decide darles un lugar para que vivan unidos como hermanos.

Con el gran puñado de indígenas funda lo que será la villa de san francisco Uruhupan, consagra la fundación al Santo de Asís, su patrono de orden y los distribuye en nueve grupos que llamó barrios: Santo Santiago, san Miguel, san Juan Bautista, san Francisco, santa María Magdalena, san Pedro, san Juan Evangelista, la santísima Trinidad y los santos Reyes, y ordena, guía y construye con ellos una pequeña ermita en cada barrio en donde darían culto a su santo patrón, festejando con música, danzas y luces (posterior mente cohetes) la vocación religiosa de cada barrio, tradición que se avenido conservando hasta la actualidad.

Uruapan sufrió las injusticias dolorosas de los encomenderos, de los capitanes españoles que encontraban en ella la forma de obtener ganancias y riquezas fáciles; pero los indígenas jamás doblaron la cerviz o se humillaron, si no que estuvieron abiertamente rebeldes e inquietos durante todo el período colonial, apenas apaciguados, en momentos aciagos, por los franciscanos a los que respetaban y amaban sobre manera.

guare-puerta.jpg (11816 bytes) Los ataques y presiones constantes de los gobernantes españoles van formando en los Uruapenses el mas duro resentimiento, de tal manera que llegando el movimiento de independencia, Uruapan está presto a servir y a luchar a favor de la libertad. Así lo demuestran las acciones del cura José Antonio Torres Masías que se adelanta a los acontecimientos, de su sucesor Don. Nicolás Santiago de Herrera, la labor de José María Morelos que redacta en Uruapan parte de la primera constitución de México y que más tarde promulga en Apatzingán en 1814, o la labor de José Ma. Izazaga o de López Rayón y de otros muchos hombres de la independencia que veían en Uruapan el puerto más estratégico y seguro para la discusión y la lucha,aunque esto fuese causa también de duras consecuencias para la población que miraba azorada entrar y salir de tropas, igual que lo verá en el fragor de la revolución de 1910, y en donde ya toman realistas y conservadores y después liberales y republicanos y por todo tipo de revolucionarios desde Carnaza y Villa hasta Joaquín Amaro, Inés Chávez García, mastache, Jesús zepeda ” el tejón ” o el tristemente famoso ” chivo encantado”

  Por los servicios y apoyo ofrecido por los Uruapenses en las luchas libertarias, se le otorga a la villa de S. Francisco Uruapan en el nombre de “Uruapan del progreso” a partir del 28 de noviembre de 1858, y es que en justicia merecía reconocimientos tales como ese porque Uruapan ha sido siempre un punto clave en la lucha armada, en la política y en el dinamismo por la superación económica, industrial, comercial y agrícola – frutícola. En este último rubro a merecido ya el título de “la capital mundial del aguacate”, en cuya producción ocupa un lugar indiscutible por la cantidad, calidad y prestigio de este fruto que ya se exporta a todo el mundo.

canal.jpg (15872 bytes)

Uruapan tiene entre sus hijos a distinguidos hombres y mujeres de arte, letras y de cultura, como fray Juan de san Miguel, humanista y urbanista ejemplar; el pintor Manuel Ocaranza, cuyas obras se encuentran en Uruapan, en México, en Cuba y en París, en donde estudió becado por el gobierno de la república; el escritor e historiador, Lic. D. Eduardo Ruiz, autor de “historia de la guerra de la intervención francesa”, y de “Michoacán, paisajes, tradiciones y leyendas “, el poeta D. Juan Valle, escasamente conocido y que cantó a Uruapan a mediados del siglo pasado; el poeta y maestro Tomás Rico Cano, autor de “romance de amor a Uruapan”; el novelista José Ceballos Maldonado; el poeta y escritor, cronista oficial de la ciudad de Uruapan Francisco Hurtado Mendoza, autor de una veintena de obras literarias y poéticas que le han valido el nombramiento de “miembro de la comunidad latinoamericana de escritores”, El pintor Manuel Pérez Coronado, conocido nacionalmente como” MAPECO” y que falleciera en plenitud de creación pictórica y muchos más que deben ser mencionados y otros que las páginas de la historia irán anotando, porque Uruapan es un lugar de inspiración para toda mente humana inquieta y progresista.

El historiador Lejarza, (citado por Antonio Alcedo y a su vez por Lic. Eduardo Ruiz, 1902) dice que la voz Urani, es la etimología correspondiente a Uruapan y aclara que a otros conocedores del idioma creen que se deriva de Urata que significa “chirimoya”. Sin embargo; Don Eduardo Ruiz manifiesta que su señor padre, Don Toribio Ruiz, y otras personas literarias afirman que viene del verbo Urapani, que expresa la idea de florecer y fructificar al mismo tiempo.

mapa-michoacan-370x270

11

http://tzararacua.8m.com/Uruapan.htm

http://urumich.mx.tripod.com/

http://es.wikipedia.org/wiki/Uruapan