Tratamiento de Infección por virus Ebola. Bioética

1407838142_242331_1407852789_noticia_normal

La OMS anunció el miércoles una reunión especial la próxima semana para discutir la posibilidad de utilizar el suero experimental ZMAPP en África Occidental

La decisión de utilizar un fármaco experimental para el tratamiento de dos estadounidenses infectados con el virus de Ébola, mientras que casi un millar de africanos ya han muerto a causa de la epidemia, ha provocado un animado debate, sin embargo, los expertos estadounidenses consideran la medida éticamente justificada.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el miércoles una reunión especial la próxima semana para discutir la posibilidad de utilizar el suero experimental ZMAPP en África Occidental. Este tratamiento ha sido administrado a dos estadounidenses que trabajaban para la organización benéfica Samaritan’s Purse en Liberia, uno de los tres países con Sierra Leona y Guinea que se enfrentan a una epidemia de Ébola sin precedentes.

Sin embargo, el fármaco se encuentra aún en una fase muy temprana de desarrollo, habiendo sido probado sólamente en monos. Nunca ha sido producido a gran escala. Por ahora, no existe ningún tratamiento confirmado para las personas infectadas. Aún así, los dos humanitarias, el Dr. Kent y su asistente Nancy Brantly Writebol vieron su condición mejorar después de recibir el suero.

¿Por qué no en África?

Este hecho ha provocado varias apelaciones para que el suero fuera suministrado de inmediato también en los países africanos afectados por la epidemia que ha matado a más de 930 personas. Nigeria, donde siete casos, con dos muertes, han sido confirmados hasta ahora, ha entrado en negociación con los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos para obtener el ZMAPP.

Tres expertos del virus, incluyendo al profesor belga Peter Piot que co-descubrió el virus en 1976, han pedido que se ponga a disposición del mayor número de personas posible. “Es más que probable que si el Ébola se extendiera en los países occidentales, las autoridades deban suministrar a pacientes bajo riesgo medicamentos o vacunas en fase de experimentación”, dijeron los expertos en un comunicado conjunto. “Los países africanos donde se ha desatado la actual epidemia deberían beneficiarse de la misma oportunidad”, sugirieron. Mapp Pharmaceuticals, una empresa estadounidense que desarrolló el suero en colaboración con Canadienne Defyrus, dijo que cualquier decisión sobre su uso debe ser tomada por el personal médico, de acuerdo con las regulaciones. Los productores aseguraron que están tratando de aumentar su producción.

¿Riesgos sin pruebas?

El presidente Barack Obama dijo el miércoles que los países afectados deben centrarse en mejorar sus medidas de salud pública, en lugar de en un fármaco experimental. Según los expertos, el aumento de la difusión del ZMAPP no es una decisión simple y han justificado su suministración en primer lugar, a dos estadounidenses blancos. “Cuando te enfrentas a una alta tasa de mortalidad, las presiones parecen ser irresistibles y debes recordar que pueden haber efectos secundarios dañinos con fármacos experimentales”, dijo Kevin Donovan, director del Centro de Bioética de la Universidad de Georgetown.

Donovan consideró además que Kent y Nancy Brantly Writebol eran buenos candidatos para recibir este suero debido a su formación médica que, sin duda, les ha permitido evaluar la magnitud del peligro. Sin embargo, entre los que murieron hay muchos médicos africanos y trabajadores de la salud, también infectados mientras cuidaban de los pacientes. El director médico de un centro de tratamiento contra el Ébola en Sierra Leona, el Dr. Umar Khan, de 43 años, sucumbió a la enfermedad el 29 de julio.

La principal diferencia, señaló Arthur Caplan, director del departamento de ética médica en la Universidad de Nueva York, es que “las ONG religiosa para la que trabajan los dos estadounidenses se encargó de encontrar la cura.” Y ha señalado que, aunque la situación de ambos pacientes ha mejorado hasta ahora, se está “muy, muy lejos”, de determinar que el tratamiento es realmente efectivo. Para él, lo primero debería ser “redoblar los esfuerzos para contener la epidemia a través de la prevención”, dijo.

Porque, añade el profesor Nancy Kass de Johns Hopkins, hay una razón por qué los fármacos deban ser probados antes de ser utilizados en seres humanos, y es que, más allá de los riesgos para la salud, con la suministración de estos productos fuera de cualquier protocolo de estudio, puede ser difícil analizar los efectos.

http://www.asociacionbioetica.com/nn-3