Poesía amorosa egipcia

Family

En el Antiguo Egipto se desarrolló una de las primeras literaturas de las que se tenga registro. Lo más importante es que los egipcios fueron los primeros en desarrollar sus textos en formato de libro, al escribir en papiros. También grabaron sus textos en las pirámides, con conjuros, encantamientos y súplicas para que el faraón pueda asegurar su resurrección y vida eterna

La poesía egipcia es una de las más antiguas del mundo. Dividida su historia en 3 Reinos, la poesía amorosa aparece exclusivamente en el Reino Medio, llamado Nuevo, que representa el último gran florecimiento de la civilización egipcia.

Hay cuatro pequeñas colecciones de poemas de amor sobrevivientes de esos tiempos: 3 de ellas sobre papiro y la cuarta como ostracón – el fragmento de una piedra alisada para escribir sobre ella o como en este caso, de un gran jarrón.

Una muestra de dichos poemas a continuación

SUEÑOS DE FRAGANCIAS

Cuando sostengo a mi amor apretada
Y sus brazos pasan rodeándome furtivamente
Soy como un hombre trasladado a Punt (*)
O como alguien en las extensiones de cañas,
Cuando el mundo entero de pronto estalla en flores.
En esta tierra de sueños de fragancias del Mar del Sur,
Mi amor, tú eres esencia de rosas.

(*) Punt: un territorio que se supone estaba en la costa africana del Índico, del cual procedían varias maderas aromáticas, además de la resina de mirra y ciertos inciensos, lo cual le otorga el carácter de un lugar paradisíaco.

2.
Si ya, mi pequeña criada, has terminado
de trotar aquí y allá para vestir la alcoba de la señora
(mi querida antagonista espera ahora allí dentro),
te instruyo lo siguiente:
arregla las más blancas sábanas alrededor de su moreno
cuerpo
(encima debajo detrás entre).
Para ella nada de cama en mero lienzo real,
Y, muchacha, cuidado con usar telas comunes;
Luego adórnala con su más clara túnica,
Tócala con tus más exóticos perfumes
Y vete.
Ella está preparada.

3.
Encuentro a mi amor pescando
Los pies hundidos en los bajíos.

Desayunamos juntos
Y tomamos cerveza.

Le ofrezco la magia de mis muslos
Él queda atrapado en el hechizo.

4.
¡Mi amor ha regresado, déjame difundir la noticia!
Mis brazos se abren amplios para abrazarla,
Y el corazón hace piruetas en su oscura cámara
Feliz como un pez cuando la noche sombrea la alberca.
¡Tú eres mía, mi querida, mía para siempre,
Mía desde el día que por primera vez musitaste mi nombre!