Basílica de Saint-Denis

a

La basílica de Saint-Denis (en español, san Dionisio) es una iglesia, célebre por ser la primera que se erigió en el estilo gótico, así como por ser el lugar de sepultura de la mayor parte de los reyes de Francia. Está situada en Saint-Denis, cerca de París. Tiene el estatuto de catedral (de la diócesis de Saint-Denis) desde 1966, aunque sigue funcionando como abadía. Aunque es conocida universalmente como “Basílica de Saint-Denis”, en realidad el templo no tiene oficialmente el título de Basílica menor otorgado por el Vaticano.

La abadía de Saint-Denis gozaba de un profundo significado simbólico para la monarquía francesa puesto que, además de ser mausoleo de los reyes franceses y merovingios, en ella había sido coronado Carlomagno como rey de todos los francos.

El promotor fue el abad Suger, consejero del rey de Francia y las obras se iniciaron en 1140 para reconstruir la antigua abadía románica tras un incendio.

La fachada es plenamente gótica con dos torres aunque solo se conserva una de ellas. En la cabecera se combinan tres elementos esenciales de la arquitectura gótica: bóveda de crucería (ojivas), uso generalizado del arco apuntado (ojival) y apertura de amplios vanos (permiten que la luz invada el espacio interior). Las capillas están dispuestas radialmente alrededor del deambulatorio (girola). Planta en cruz latina con tres naves en el tramo occidental-oriental. El transepto tiene cinco naves, una gran nave central y otras dos a cada lado. Es un transepto casi cuadrado, debido a las necesidades de espacio exigidas por el deseo de ir colocando mausoleos en ambos lados. Alzado en cuatro tramos: arquería, tribuna, triforio y claristorio. Todavía conserva la cripta (elemento propio del románico).

Esquema:

aa

Posee el primero de los grandes rosetones del nuevo estilo “rayonnant”. Ej: árbol de Jesé, vidriera del rosetón norte.

a3

a2

a1

a4Tumbas de Luis XVI y María Antonieta

Tumbas de Luis XVI y María Antonieta