Herencia pa’ un hijo gaucho. José Larralde

maxresdefault

Herencia pa’ un hijo gaucho – Parte I –

Cuando el canto me llega…me llega ansí,
decidor y sentido pa’no o pa’ si.
Cuando el canto me llega suelo decir,
Lo que siente el que siente y quiere sentir.
Cuando me llega el canto, me meto en él,
él me cuenta sus cosas y yo…y yo también.
Cuando me llega el canto le doy mi voz;
Porque que quiero a esta tierra que me ha dao’ Dios.
Cuando suelto mi canto lo habrán de ver,
Desnudo como el alma que pongo en él.
Veníte canto hermano, estoy aquí,
Esperando tu copla he de vivir,
Y abrazao a tu copla me han de encontrar
los que miden el tiempo que fue y vendrá.
Nocheador de recuerdos me sé esperar
madrugadas de sueños de acá y de allá.
Cuando el tiempo me llegue, han de de quedar
el calor de mis coplas pa’ los demás.
Por eso, si abarco ancho ¿qué hay?
¿me va a decir que está mal porque a Usté no le gusta?
A mi tampoco me gusta el frío
y lo mesmo caen unas machazas heladas
Y me las aguanto,
Porque sé que sirven aunque…
aunque yo tirite.
¿Qué pa’ que sirven?…
Muy fácil; pa’ saber lo lindo que es el calor.
Si no existiera el no, el sí estaría de más.
Se ha inventao el pecao, y ¿pa’ que sirve?
Pa’ poder ubicar cuatro palabras que son:
Eso no se hace.
Se ha inventao el castigo, y ¿pa’ que sirve?
Justamente pa’ que otro pueda hacer lo que Usté no debe hacer.
Y se ha inventao el perdón y ¿pa’ que sirve?
Pa’ aliviar la concencia del que lo da,
es una guena forma de perdonarse uno mesmo,
entonces, ya somos guenos, y podemos seguir bufando honestidá:
Ajá; linda palabra, lástima que es medio larga,
Será por eso que a veces es medio incómodo ubicarla:
Ah, si se le manca el zaino, no lo muente,
¿sabe que pasa?
Entuavía no aprendí a refalarme cuesta arriba.

Le viá dar mucha gratitud si trata de entenderme.
Sé que es mucho pedir,
no porque usté sea un ignorante, o un mal intencionado.
Sino porque yo soy medio bagual y utlizo pa’ hacerme entender
un relincho, que algunos le llaman canto;
y que al final es lo mesmo. porque hay relinchos lindos y de los otros;
Igual que las flores.
¿Usté alguna guelta, miró a las flores?
Una vez mirando los bichos en el campo oservé que las abejas y las mariposas, no eligen las flores mas bonitas, pa’ pararse arriba de ellas.
De ahí aprendí, que lo lindo debe estar adentro.
Igual que en el relincho,
Y si no, digame que tal es el peludo sancochao?.

De mirar pa´arriba, se me endureció el pescuezo,
De ahi?… de ahi aprendí a mirar pa´abajo;
y lo primero que ví, me dejó asombrao;
vi a la raíz retorcida de una planta que asomaba como si fuera un callo crecido en el pecho de la tierra.
Alrededor las hojas cáidas y el ramerío seco y derrotao
Con un silbido gemidor y agonizante que acompañaba el viento del invierno.
Vi una torcacita acurrucada al reparo de una paja brava
Que hacía retranca como defendiéndo, ese hijo de carne tibia que su especie de yuyo no le dio.
Su nido, su nido había volado, en una sacudida
Como voló el orgullo arrogante de la tupida copa.
Y ayá estaba la ráiz, sudándole rocío a las heladas
Creciendo por dentro, lambiendo toscas pa´parir verano.
De ahí…de ahí justamente aprendí , a mirar pa´abajo,
Me miré los pieses y me dio vergüenza, de ensuciar la tierra con las alpargatas.
No sé si me entiende,
pero no me arrime leña yo tengo la mía.
Me suebra un invierno, p’ arder todo un año.
Quiero que me entienda porque abarco ancho,
Porque yo no quiero dejar mis palomas a merced del viento sin tener reparos.
Porque tengo raíces que crecen por dentro lambiendo las toscas pa´parir verano.
Por eso relincho, o…o por eso canto.
Por eso me atrevo a tender la mano con mis pareceres que son unos cuantos,
De hijo, de padre, de amigo y de hermano…

Perdone m´hijo, y no crea,
Que le voy a dar consejo,
Solamente en el reflejo
De un parecer sin pasión,
Quiero darle la ocasión
De verle el alma a su viejo.

Seguro que de mi charla
nada malo va a sacar,
Si hasta puedo asegurar
que sin tener mucha cencia,
Le va alegrar la concencia
alguna que otra verdad.

Verdades que fueron llagas
verdades que alivio fueron,
Verdades que se metieron
con arrogancia salvaje,
Es el grito del gauchaje
que se escucha hasta el cielo.

En toda la huella larga
donde mi voz se escuchó,
hasta el viento se calmó
para poderse enterar,
que un hombre quiso cantar
y porque quiso canto.

Ah m’ hijo cuando Usté sepa
lo mucho que puede andar
Cuando sepa la verdad
de lo que el mundo atesora
Verá que el que canta llora
y el que llora canta más.

Es lindo sentirse sano
y con la frente limpita
Es lindo ver de cerquita
lo que de lejos se almira
Los placeres de la vida
se gozan cuando se palpitan.

Cuando no se quiere ver
no hay más que cerrar los ojos,
Pero no es bueno a mi antojo
ser ciego por voluntad,
Castiga más la verdad
en rancho que usa cerrojo.

Abra grande la brazada
cuando es pa’ dar bienestar,
No esperen a que pidan
mas cuando es amor lo que imploran,
Respire con las auroras
y cante con la amistad.

Déle abrigo al que precisa
que su padre precisó,
No olvide que si nació
y una mujer fue su madre,
Sabe bien que por su sangre
usted recibió calor.

Siempre es poco lo que dé
si de cariño se trata,
Si de su pecho desata
el ñudo de la bondad,
Amará la libertad
y ya habrá honrao a su tata.

El rispeto debe ser,
desde el mas chico al más grande
Rispete cuando usted mande
y rispete cuando es mandao.
Rispetar y ser cayao
son las armas del que sabe.

Nunca se sienta humillao
ni se arrodille ante nada
Pero no gaste en parada
ni se haga el lomo ladeao,
El fierro mas afilao
se mella de una mirada.

Sepa morderse la lengua
cuando no tenga razón,
el hombre que es moscardón
nunca gana una partida,
la palabra bien medida
tiene el doble de valor.

Si el perro mueve la cola
el perro sabe lo que hace,
Nunca se meta ni pase
por juez de problema ajeno,
El rancho suyo está lleno
de cosas por arreglarse.

El hombre no tema al hombre,
porque el temer perjudica,
La idea aunque a veces chica,
de que aquel es superior,
Obliga a ser inferior
y a que haga carne la pica.

Pero tampoco se agrande
porque sepa un poco más,
Al pingo que dende atrás
arranca sin banderola
No hay lazo, ni pial, ni bola,
que lo alcance a sujetar.

Si un día le da por cantar
trate de hacerlo solito,
Aprienda del pajarito
que canta por ser cantor
Pero sepa que la flor
primero fue capullito.

Trate de ser llegador
con palabras decidoras,
Las cosas más entradoras
son las que el pueblo compriende
Y sepa que no se vende
la idea que se atesora.

Si quiere ser hombre libre
cante por la libertad,
La lucha por la verdad
se ha hecho para los varones,
Ladearse de los maulones
alcanza para empezar.
Es fácil mirar de arriba
cuando abajo no se ha estuvo,
El lechuzón por ojudo
oserva desde el alambre,
Pero va a matarse el hambre
a la cueva del peludo.

Si el de arriba tiene ganas
el de abajo es el que aguanta,
Por eso a veces me encanta
ver ladearle la osamenta
Y ver que el toro se encuentra
con que el ternero se agranda.

Nunca se deje llevar
por palmadas ni alabanzas
El graznido de la gansa
es opaco y ordinario
Las cuentas de ese rosario
no alimentan esperanzas.
A veces… a veces el ser sumiso
da lugar a confusión
Y en más de una ocasión
le rajuñan las costillas
Si entonces muestra cosquillas
te acusan de rebeldón.

Pero a veces el que aguanta,
dice, basta y se acabó
Entonces sí ¡Ay mi Dios!
ya se termina la historia
La calle canta victoria
al compás del barrigón.

Pero cuidado con que el odio
empiece a roer la mente
Hay muchos hombres decentes
que se mantienen enteros
El odio es mal consejero,
enfermedad de inconcientes

Con no olvidar suficiente,
pa’ que no pase otra vez
Si el mal por el bien no es,
el bien por el mal tampoco
Diferenciar cuesta poco
si se tiene sensatez.

Del gajo que da la parra
es fea sacar estacas
Nace torcido y destaca
su deforme horqueterío
Y aunque su tronco es umbrío,
su fruta suele ser blanca.

El color poco interesa
si el jugo que da es mejor,
Pero no fueron ni son
los que pa’ ejemplo he tomao,
A esos hombres que han dejao
que se le aflojé el cinchón.

Almiro al que se retuerce,
pero entiéndase mi esplique
Pa’ que el barro no salpique
se lo ha de pisar despacio
El hombre ha de ser reacio
con causas que justifique.

Lo primero en aprender
es no dejarse pisar
La prudencia y la verdad
son cosas que van parejas
Pero si sufre y se queja
hay que saberse quejar.

Nunca vaya con tapujos,
ni con mostrarios de ablande
El que paga que lo mande
es justo y sin discusión
Pero nunca dé ocasión,
a que le chupen la sangre.

P’ al amigo que precisa
trabaje sin interés
Pa’ ayudar no hay una vez,
nunca cuente sus gauchadas
Acordarse y dar patadas
no aparejan honradez.

Hay quienes le dan la mano
y uno confiao se la agarra
Después viene la fanfarría
y da su grito cobarde
El bocón canta su alarde
al sonar de las cascarrias.

Es fiero abrirse camino
entre cardales chucientos
Pero …pero si pasan los vientos,
el hombre puede pasar
Tan solo se queda atrás
quien no abriga sentimientos.

Perdone..perdone el palabrerío
es mi forma de espresión
Pero teniendo razón
yo las mando derechito,
Y aunque no canto bonito,
canto con ispiración.

No me achico en la postura,
ni retiro lo bancao
Si mi taba se ha clavao,
en las patas del que copa
Que la pise el que lo toca
y se cuide del blanqueao.

Mil ejemplos da la vida
pal’ que los quiera tomar
No es fácil poder guardar
tanta agua en un solo aljibe,
Pero siempre se consigue
cubrir la necesidad.

Cuanto más cosas se saben
más quedan por aprender,
La ayuda que da el saber
termina lo que se ignora,
Si hasta la luz de la aurora
termina al anochecer.

Si el hombre quiere vivir,
debe cambiar de querencia,
No es gueno ni encierra cencia,
nacer y quedarse quieto,
El andar…el andar pa’ mis defetos,
ha sido madre experiencia.

El andar regala vida,
vagar regala abandono
Diferencia que de asomo
tal vez lo invite a pensar,
pero puedo asegurar que
el que vive es uno solo.

Andar y andar por andar,
es quedarse donde está
Si el hombre quiere avanzar
debe aprender cuanto pueda
Vive aquel que no se queda,
el otro…el otro dura nomás.

Hay cosas que uno pregunta
y nadie sabe esplicar,
El derecho de inorar
tiene razón limitada,
La esplicación regalada,
a veces suele hacer mal.

El tranco del buey es lento
pero su fuerza es pareja
Mi parecer lo asemeja
al hombre que es sabedor,
lento el tiempo es gran señor
y grande el tendal que deja.

Al que vive del ayer jamás
le llega un mañana
Se envuelve solo y se afana
por conservar la distancia
La grasa se pone rancia
a fuerza de estar colgada.

También está el que de apuro
del presente se ha olvidao,
Vive siempre fatigao
por alcanzar el mañana.
Hoy se queda con las ganas
y mañana con pasao.

De las dos formas de vida
ninguna es guena a mi ver
Que el guarda va tener
es cosa ya muy sabida
Pero en las horas perdidas
jamás se encuentra un después.

La vida…la vida es solo presente,
el futuro es esperanza,
Es bueno tener constancia
y mirar con claridá
Si el hoy es conformidad,
mañana es perseverancia.

No quieran mis intenciones,
alterar su independencia,
Jamás mi precaria cencia,
quiera imponer tiranía,
La luz que regala el día,
nace en su propia concencia.

No hay ser que tenga mas juerza
que el que obra con honradez,
No implore si alguna vez
la injusticia lo maltrata
La razón aunque ande en patas
camina con altivez.

Muéstrese siempre sencillo,
sin gritar ni hacer alarde,
La humildá no es ser cobarde,
es muestra de educación
Y no espere una ocasión
pa’ sacar trapos al aire.

No hay cosa más repunante
que el comentario viajero
Los chismes del orejero
y el cuereo a lo comadre
Son cosas que donde cuadre
debe juirle al entrevero.

Siempre esiste la ocasión
pa’ poderse entreverar
El arte de lacranear
no esiste más herramienta
Que tener la jeta suelta
y usarla pa’ los demás.

Todo pastel bien cocido,
se masca y deja el gustito,
Algunos son amarguitos,
otros suaves y dulzones,
Y al que cuecen los bocones,
lo comen los pajaritos.

Muy inorante ha de ser
el que sufre por los cuentos,
Hay hombres que están contentos
y por ser una chismoceada
Empiezan a las patadas
y hacen un mundo al momento.

Y está el otro que la goza
viendo sufrir al pavote
Estira largo el cogote
pa’ mirar como patea
La vibora culebrea
y hace gala de su dote.

Hay veces que el hombre
siente necesidad de decir
Cosas que al ir y venir
de esta vida sobradora
Al fin se hacen cansadoras
y uno tiene que escupir.

No hay desgracia mas atros
en la vida del humano
Que ampararse en el desgano
por ocultar su razón,
No hay cielo que dé perdón
p’al que oficia de gusano.

Hablar d’esto llevaría
mas tiempo que un almanaque
pero le brindo y empaque
su lengua en lugar sencillo
Que si tiene calzoncillo
difícil que se le escape.

Por eso m’hijo repito,
que consejos no le doy
El canto que canto hoy
y el canto que ayer canté
Mañana lo cantaré
de puro criollo que soy.

Herencia Pa’ Un Hijo Gaucho (Parte II)

Si me permite templar
y no se muestra impaciente,
si me deja que me asiente
y no me saca apurao,
capaz que dentro del pasao
y me llego hasta el presente.
Nací como nacen todos
sangre del mismo color.
Desnudo como una flor
doledor porque es el modo.
No tuve más acomodo
que mi forma de dormir,
y fue que al ir y venir
por caminos del olvido,
me entere como al descuido
del derecho de vivir.
De coplas que ayer cante
se dijeron muchas cosas,
algunas alabanciosas
otras llenas de ponzoñas
cada uno tiene sus roñas
pero el dueño las ve hermosas.
Recuerdo en una matiada
conversamos medio largo
y Usté sabe que de encargo
no me gusta decir nada.
El burro da la patada
cuando lo cree necesario.
Sé que a muchos les molesta
que no me quede callao
entre el silencio y gritao,
me quedo con el que grita.
Si la tropilla es nuevita
no uses badajo trabao.
No importa que alguno piense
que me amontono en decir,
tan sólo pienso en seguir,
no quiero estarme parao,
tengo un camino trazao
lo tranquiare hasta morir.
No vaya a pensar jamás
que porque es gratis respiro.
Hay quien vive a los suspiros
o yo no aprendí a suspirar.
Cuando tengo que llenar
mis pulmones pa´gritar
no los puedo asujetar
ni tampoco lo he intentao.
Prefiero morir ahogao
que echar el grito pa´atrás.
y enantes de que enmudezcan
las cuerdas de mi sentir,
yo le quisiera decir
ansí, como a la pasada,
las sumas de unas restadas
y los puntos de unas “i”.
Y jamás se vaya creer
que grito pa´estar de moda.
Todo bagual se acomoda
cuanto dentra a garugar,
pero jamás lo han de hallar
al pingo de mi sentir
echando al anca el sufrir,
ni rajando al aguacero.
Lo que no aguante mi cuero
hasta el hueso se ha de hundir.
Mientras Usté sacude el mate
y saca yerba del tarro,
yo voy a pitar un cigarro
tanto como pa´un descanso,
y esperar que este humo manso
me vaya cuarteando el carro.
En ocasiones pasadas
cuando yo supe pionar,
si me habré puesto a viajar
entremezclao con el humo.
Por eso, por eso que cuando fumo
se me da por cavilar.
Cuantas veces diba al pique
a jornalear en la arada,
con la maleta pelada
o allá en el ferrocarril
si habré jeteao un Brasil
entre chatas de lastrada.
Golondrinas nos llamaban
a los peones de ocasión.
Golondrina o pobre pión
viene a ser la misma cosa,
con quincenas perezosas
una pala y un pisón.
En un confín la esperanza
y en otro la ingeniería.
En un confín la porfía
de hacer las cosas mejor,
y cada tanto un señor
que llegaba y suspendía.
Yo pensé mas de una vez:
El señor culpa no tiene.
Si a la empresa no conviene
tener peones efectivos.
Pero en casa ,¿Yo que digo?
cuando el chifle se nos viene.
La panza nunca entendió
que pa´l pión hay diferencia,
pero entiende la conciencia
y eso es lo triste paisano;
el hambre es un gusano
que hace perder la paciencia.
Lo malo es cuando uno olvida
estatuto, regla, ley.
Tiene quilates de buey
el que se cincha y no se queja.
Toda cosa se hace vieja
el tiempo es tiempo y es rey.
De mecánico también
he trabajao de oficial,
pero cuando iba a arreglar
me pagaban como pión,
y como el chifle era pior
me las tuve que aguantar.
Un día me les cabrié
y me pelié con un jefe,
y en esos tejes y manejes
u pa´no embarrarla más
me las tuve que tomar
con la cola como un eje.
Y guelta otra vez a nada
buscando un triste conchabo,
me recorrí todo el pago
y en la Estancia “La Pelada”
me tomaron pa´la arada
y pa´sembrar en lo arado.
Recuerdo como si viera
las melgas que allí corté.
Si viera con que placer
desparramé la semilla,
y así esperamos la trilla
con un tal vez por después.
Hablan de pampa sin eco,
cosa que no conocí.
De la barreta que hundí
quedo el retumbe en el cerco
y hasta el bufido del puerco
se hace un canto para mí.
Tal vez por sentirlo así
hago charcos en lo seco
y hablan de pampa sin eco
cosa que no conocí.
Ta´que lindo es meterse terrón adentro,
como dentran las nubes en aguacero.
Galopiar las distancias del pensamiento,
por la huella caliente del surco abierto.
Arrimarle el hocico pa´oler el suelo,
y sentir que se mete conciencia adentro.
Comprender que la vida no tiene dueño,
porque viene del tiempo de limpio ceño.
Arañar las espaldas de los potreros
verteriando jornadas de sueños nuevos.
Ta´que lindo es meterse terrón adentro
y regar con la lluvia del propio aliento.
Y pensar que no pude, por eso pienso
que no puedo enterrame con el silencio.
Si maduran los trigos florece el alma
y el que siembra se pudre y el dueño canta.
La mentira es mentira, pa´ que negarla,
de la cola del chancho no salen chauchas.
La verdades verdades abarcan grande
y no tienen patrones pa´que las manden.
La conciencia del macho cuando patea
se averija de adentro sin que se vea.
No se curan los bichos de las heridas
con caliostro aguachento e´vacas parida,
ni te engordan consejos por aliviantes
con un plato bien lleno, te morís de hambre.
En la mesa del pobre no habría complejo
si sobrara galleta, pa´que consejo.
No se entienden razones por muy sensatas,
cuando el frío te yela y andas en pata,
ni se abrigan promesas de regalones,
las promesas se nutren de los sobones.
Ta´que lindo es meterse terrón adentro.
Se me tiemblan las manos cuando lo pienso
Se me encalla en el alma un sollozo lerdo
ta´que lindo sería, llegar a viejo
pa´servirle de abono con más derecho.
Yo, yo que use de palenque mis propios sueños,
no concibo el olvido de los recuerdos,
ni tampoco mañarme con el presente
los que pasan mis otros vive latente.
Hay recuerdos que lloran y otros que cantan.
Los que duelen, me duelen, los otros pasan.
Los que pasan, no pasan por olvidaos,
ni siquiera la muerte puede acallarlos.
Yo que use de palenque mis propios sueños
aprendí que olvidando no se va lejos.
Se me encalla en el alma un sollozo lerdo.
Ta´que lindo sería llegar a viejo,
pa´servirle de abono con más derecho.
Disculpe que me le fui
pa´un lao, que ni yo pensaba.
Todo comienza y se acaba
o mejor dicho se alarga,
y así se estiba una carga
que a veces ni se soñaba.
Por eso voy a tratar
de enganchar el re menor,
y volver a lo anterior
si es que la mente me ayuda.
Cámbiele la cebadura
y arrímele otro tizón.
Y ansi anduve un tiempito
gozando de la vidurria,
guiso de oveja y la angurria,
de hacer hectáreas a chorro
pero cuando vino el cobro
empezaron las penurias.
Del vale del capataz
al vale del encargao
y al pueblo con el recao
pa´cobrar en la oficina
después el hijo y la prima
y la nuera del cuñao.
Mas problemas que en la escuela
pa´cobrar dos pesos locos,
todo comienza de a poco
pa´que uno vaya engranando.
Uno se queda pensando
y el otro se lleva el toco.
¡Ah! Si supiera la ley
la trampas del potentao.
Las noches que me he pasao
a mate amargo y galleta,
por no mirarle la jeta
al oreja de encargao.
Si hasta parece mentira
que por un mísero ascenso
el que ayer dormía entre lienzos
y te hablaba como hermano
tan solo estrecha tu mano
pa´ver si traes algo adentro.
Dende chico me gustó
ser libre, pa´que negarlo.
No sé si podré explicarlo
pero tuve corazón
y enllegada la ocasión
jamás titubie pa´darlo.
Eso sí, jamás cedí
cuando tuve una razón,
pa´todo hay explicación
y pa´todo sentimiento.
La verdad es el alimento
que al alma regala Dios.
Cada uno sabe en su adentro
cuanto debe y cuanto no.
Cada uno tiene una voz
que cada uno ha de escucharla
y aquel que quiera apagarla
será esclavo en su interior.
Pa´todo bien hay un mal
y pa´todo mal un bien.
Cada cual en cada quien
pone su mano,o la quita.
Todos en la misma cita
nos vemos y no se ven.
Por eso, ha de ser tal vez,
que el hombre piensa y repiensa.
Por eso es que no hay quien venza,
el miedo de nunca ser,
equivocao al no ver
que toda luz es concencia.
Todo vivo o todo muerto
sin mitades todo soy.
Todo amanezco en un hoy
y todo amaneceré
con un ayer y un después
que será por lo que doy.
La noche me dio por noche
y el día me dio por día,
y me puse en la porfía
de lo que me toca dar.
Tal vez por analizar
comprendí cuanto debía.
Si el canto me dio su canto
y el sol me brindó su abrigo,
si hasta el perro en su ladrido
me dio razón de que existo,
todo lo andado y lo visto
son cosas que van conmigo.
¡Cuanto te debo mi Dios!
¡Cuanto me diste al criarme!
y si un día he de cansarme
será porque no entendí,
porque el día que nací
otros se morían de hambre.
Equilibrio natural
dicen algunos que saben.
Tal vez cuando estos se acaben,
nacerán otros sabiondos
pero yo escarbo en lo hondo
y no consigo ubicarme.
No entiendo porque ha de haber,
tanta cosa que no entiendo.
Porque se vive sabiendo
que nunca se ha de saber.
Profecía que al nacer
se dictamina muriendo.
Estoy vivo pa´los muertos
y pa´los vivos , no sé.
Vuelo pa´l que anda de a pie
y pa´l que vuela me arrastro.
Cada cual en su camastro
acuna formas de ver.
Diferencias de la vida
que el hombre por ser ha creao.
Unos miran pa´l costao,
otros miran pa´delante.
Pa´atrás según el talante
y algunos pa´cualquier lao.
En cuestiones de mirar,
no se puede discutir.
Cada uno tiende a seguir
pa´donde mejor se le antoje
y así se agranda o se encoge
asigún las ve venir.
Y es mentira que el amigo
se juega por el amigo.
Todo comienza conmigo
y todo termina en yo.
En todas satisfaccion
el yo se lleva consigo.
Si te ayudo es porque siento
necesidad por hacerlo
y si me niego a creerlo
es por ganas de no creer,
y asigún mi parecer puedo
o no puedo entenderlo.
Mucho tiempo me ha costao,
dentrar donde dentra el tiempo
y hace rato estoy sabiendo,
que dentre por proyección
al transformarme en embrión
dentre por fuera y por dentro.
Por fuera pa´los que ven
pa´dentro pa´los que sienten.
Por fuera pa´los que encuentren
en materia su verdad,
por dentro en la eternidad
y en la luz mas refulgente.
No se olvidará jamás
el alma de mis lamentos
que vine al mundo por dentro
y por dentro florecí.
Tal vez por sentirlo así
me albergue en el sufrimiento.
En el cauce de la vida
fui apenas una mojarra
que en cada yuyo se agarra
pa´evitar el remolino,
pero en remanso destino
el bagre se hace la farra.
Fui nochero, un mancarrón
y flete pa´las carreras.
Fui maceta en pisadera
y ladero pa´la chata
y en vez de pilchas de plata,
tuve bolsa en la lomera.
Una vez, ni sé porqué,
se me arrimó la tristeza.
Tal vez por pura grandeza
de poder sentir lo ajeno
me enteré cuanto de bueno
encerraba mi pobreza.
En el continuo secreto
que me regala la vida,
encontré tantas heridas
y tantas curas hallé,
que sin querer los mezclé
y hasta llegué a maldecirlas.
Vida errante la del nada,
vida triste la del todo.
Vida colmada de modos
inciertos y verdaderos.
Toros fuertes y corderos
juntos en el matadero.
Descansado vive el bien
pues tiene poco trabajo,
desentiende el desparpajo
que ensaña rivalidad.
Todo bien nació de un mal
y el mal de un bien a destajo,
y el ego que no ve nada
porque siempre está ocupao,
deja que crezca el pecao
total la bosta está hecha,
va tener buena cosecha
quien clasifique finaos.

Herencia pa’ un hijo gaucho – Parte III –

Soná guitarra pampera
que preciso tu tristeza,
encerrame en la tibieza
de tu embrujo celestial,
que en esta gota de sal
es un gaucho el que te besa.

En el divino torrente
de tu eterno divagar,
tal vez se logre ensamblar
mi copla lenta y tristona,
y en gravísimas bordonas
al cielo quiera llegar.

Si me falta por sobrarme
lo que me sobra al faltar,
si no me puedo ensartar
en tu madero dolido,
del camino recorrido
sé que nada ha de quedar.

De tu boca sentí el beso
mas dulce y mas soñador.
De tu seno vibrador
el respiro que es umbroso
y hasta me sentí celoso
del zorzal que te anidó.

Que bueno saber que soy
prolongación de tu ser,
que lindo sería saber
si mañana cuando muera
con restos de tu madera
en árbol vuelva a nacer.

Que culpa tiene mi canto
que un gaucho sea su dueño,
si fue el gaucho que en su ceño
depositó su confianza,
¿cómo puede la esperanza
saber si es grande o pequeño?

Nadie sabe más que yo
con mi defecto y virtú
adonde llega la luz
y adonde no ha de llegar,
quien no me quiera escuchar
me ayudará con la cruz.

Quien enseñe lo aprendido
aprende por enseñar.
Quien se larga a caminar
y quien camina hace rato
no ha de importarle el zapato
por más que duela al andar.

Cada hombre sabe mucho
de lo poco que aprendió.
No vale por lo que dio
sino por lo que ha de dar,
o mucho habrá de llorar
la madre que lo parió.

Cuando el brazo, pasa y queda
el sudor que lo empapó,
cuando el pescuezo dolió
por tragar un pan reseco,
del tiempo el manto es un fleco
en la historia que lo historió.

Quizás nadie quiso darle
mas que olvido a su recuerdo.
Y algo peor, por no saberlo
el hombre desagradece
y en los ojos de las reses
fija los suyos el cuervo.

Antigua forma de andar
recostao pa´no caerse
el hombre por no atreverse
se atreve a cosas tremendas.
A veces los hace a sabiendas
y sin saberlo otras veces.

Y de puro acostumbrao
camina sin saber donde
y casi siempre responde
al primer grito de alerta.
La vaca que entra en la huerta
sabe que no, pero come.

Nadie se asombre ni piense
que soy un maleducao.
Nadie se vea incomodao,
ni nadie se crea ofendido.
Tan solo pienso y les digo
algunas que yo he pasao.

El que quiere que me atienda
y el que no, que se haga el oso.
No las voy de refaloso
porque no nací pescao.
Camino sobre un pasao
limpio, sano y respetuoso.

Siempre tuve por costumbre
y por pura convicción,
ser ante todo varón
sin dobleces, ni mentiras,
por eso es que alzo mi lira
libre, cual vuelo e´gorrión.

Jamás pretendió mi canto
ser castigo pa´ninguno.
En reflexión me consumo
y en reflexión se baraja,
que el que tuvo cola e´paja
solito le brotó el humo.

Tal vez ni podría mi copla
y ojalá Dios sucediera
cantarle al gato, a la pera
o al pan de la buena mesa,
y en vez de cantar tristezas
alegrías verdaderas.

A naides le ha de doler
la verdad si la conoce.
Tal vez no le cause goce,
tal vez le incube rencor
pero es pior ese dolor
porque su alma reconoce.

No hay cárcel mas verdadera
pa´l hombre que tiene Dios
que ser sordo a toda voz
y ser mudo a toda oreja.
El alma se pone vieja
sin consuelo y sin perdón.

Hay paciencias y hay resignos
hay tiempo y hay comunión.
Cada hombre es el patrón
de la cosa mas inmensa.
Si cultiva su vergüenza
estibará comprensión.

A lo mejor ya lo he dicho
y caigo en la redundancia,
pero con mucha constancia
y repitiendo se saca;
redundanciando las vacas
se engrandecen las estancias.

Por eso a veces repito
las cosas que ayer ya dije.
El repetir no me aflige
porque lo viejo es lo nuevo:
todas la aves dan huevos
después el hombre es el que elige.

¿Pa´que via decir buen
día si eso ya lo dije ayer?.
Hay cosas que habré de ver
y hay otras que ya la he vistos;
repite su canto el mixto
por ayer, hoy y después.

También se repite el sol
y la luna y las estrellas,
el mostrador, las botellas
el viento y los aguaceros,
y en el canto verdadero
se van repitiendo huellas.

Que no haya mal entendido,
en esto de repetir.
Cada uno habrá de seguir
por donde mejor le cuadre.
Ansí lo pensó mi madre
por eso es que estoy aquí.

Yo siento, pienso y me doy
pero me doy sin usura,
no me gusta la gordura
que suebra porque molesta,
y antes de pechar la cuesta
bajo a tantiar la montura.

No sé como ni porque sé como
y porque es que sé,
sé que el agua es pa´la sed
y el fuego pa´dar calor
y sé que todo lo pior
es mejor verlo otra vez.

Varias razones me doy
y cada una va conmigo.
Yo soy mi propio testigo,
mi fiscal, mi defensor,
y mi juez es el honor
de todo aquel que he vivido.

Nadie me puede juzgar
si no tiene un buen derecho
que valga por lo que ha hecho
y esté bien reconocido.
No acepto que un comedido
me dé aserrín por afrecho.

Quiero que le cueste poco
entender mi explicación.
A veces por barrigón
no alcanza a prender el cinto,
por eso es que se lo pinto
flaquito pero fuertón.

Mi copla no ha de tener
riquezas del inteleto.
Reconozco lo imperfecto
o que alguien me pueda tachar,
pero en sentir y verdad
por sano me juego el resto.

No puede tener maldá
que por maldá fue sufriendo
y yo explicarle pretendo
que el que hace mal a sabiendas,
siempre le chingan las priendas
y vive echando remiendos.

Siempre el hombre ha de pensar
que en cada mala intención
da lugar a un resfalón
que puede ser perdicioso:
todo campo es resfaloso
si no se tiene razón.

Se cansa el hombre de ver
cosas que ver no quisiera:
alambrados y tranqueras
que a veces quieren pararlo.
Pero el macho ha de bandiarlos
y ha de d´ir pa´donde quiera.

Es muy triste que el temor
encarcele el sentimiento,
es muy triste estar contento
pa´disimular tristezas.
De los pies a la cabeza
crece todo por adentro.

Y mal ha de conseguir
paz y consuelo el maleta,
siempre andará a las gambetas
viviendo de lo emprestao:
a mí también me ha pasao
por una triste galleta.

Todo tiene su motivo
y yo lo tuve también.
Todo comienza por bien
pero termina mal hecho.
Todo camino derecho
duebla pa´l que anda a pie.

No se duebla la conciencia
porque eso no tiene precio.
Y yo que lo fui de recio
un día baje la cabeza
y coseche pa´tristezas,
solo ironía y disprecio.

Pero todo ha de servir
pa´ esperiencia verdadera:
Se atora la volcadera
por nueva o por oxidada,
pero las leguas aradas
le ponen brillo endeveras.

Del cielo viene la luz
pero el hombre la reparte
y aunque hay luz en todas partes
algunos viven a oscuras.
Pero si hay luz en la achura
lo demás es cosa aparte.

Ninguno ha de hacer conciente
lo que no quiere que le hagan.
Las estrellas que se apagan
son penas del firmamento,
y yo pienso pa´mi adentro:
¡Dios , dale luz a mi alma!.

No sé si podrá entender
adonde quiero llegar.
Algunos ven sin mirar
algunos miran sin ver,
y yo doy mi parecer
por cuenta mía nomás.

Se lo dije alguna vez
y se lo vuelvo a decir.
Y a de poderlo alvertir
sin que se le haga complejo;
no quiero darle consejos,
solo mostrarle un sentir.

Cuesta mucho comprender
los sentimientos ajenos.
Todos tenemos de gueno
lo que nos falta de malo,
y a veces, los mismos años
nos confunden el terreno.

Y a la larga o a la corta
y por más vuelta que dea,
las sombras siempre se apean
más rápido que la pata;
nacen junto a la alpargata
y crecen hasta ande desean.

Depende por depender,
todo ser de independencia
depende la providencia,
también lo premeditado.
Depende lo evidenciado
por depender de evidencia.

Todo el igual es distinto
y al ser distinto es igual.
En diferencia cabal
se asemeja a toda cosa.
No nacen rosas de rosas
y sí rosal de rosal.

Nunca se debe envidiar
lo bueno que otro posea.
Trate de ganarlo y vea
que sea justo y merecido:
el plato bien conseguido
ni se eructa, ni patea.

Cuando tenga un entripao,
no se quede con las ganas.
Es fiero pensar macanas
y tragar por no escupir,
a ningún lado ha de d´ir
gorgoreando como rana.

Por favor, no se me olvide
y que esto quede latente
defienda con uña y diente
la libertad de su tierra:
recuerde que en toda
yerra esta la trebe caliente.

Tal vez a Usted no le importe
las cosas que yo he pasao.
Tal vez de puro educao
me soporta el argumento,
pero si piensa que es cuento
se va hundir en el pecao.

Tengo cosas pa´historiar
como el libro más mentao.
Algunas las he pasao,
otras he visto pasar,
en cosas de rilatar
estoy bien autorizao.

Dios me puso en esta huella
y Dios me enseño a versiar.
Él me enseño a recordar
y a mirar pa´los costaos,
pero si me he equivocao,
la culpa es mía nomás.

Y a más le quiero aclarar
pa´su sentir y criterio
que aunque me larguen los perros
y me muerdan los garrones,
seguiré con mis razones
hasta el mismo cementerio.

Tal vez mi última morada
sea en algún nubarrón
o si consigo el perdón
y Dios me hace la gauchada,
en mis pampas fachinadas
dormirá mi corazón.

Y el día que clave la guampa
y mi cuerpo se agusane.
El día que se desgrane
la espiga de mi osamenta,
sólo Dios me hará la cuenta,
porque a él le entrego mis vales.

Por eso m´hijo la herencia
que yo le pueda dejar
si es que le llega a quedar
de mis deudas un haber,
si no las quiere perder,
Dios se la ha de administrar.

A lo mejor queda un saldo
de errores que cometí.
Si llegara a ser ansí,
no tenga empacho en decirlo,
tal vez llegue a maldecirlo
si me quisiera encubrir.

No niegue mi voluntad
por mas que adentro le duela
encubrir es mala escuela,
por eso la estoy negando;
si yo viví equivocando
no quiero ser sanguijuela.

No sé si podré dejar algo
que pueda servir.
Sé que no puedo parir
por haber nacido macho,
pero no olvide muchacho
que yo ayude a concebir.

Por eso, m´hijo repito
que consejos no le doy,
el canto que canto hoy
y el canto que ayer canté,
mañana lo cantaré
de puro criollo que soy.