Cosas que deben mantenerse en secreto

images

El investigador de culturas orientales Vyacheslav Ruzov en uno de sus artículos se refirió a la experiencia de los sabios de la India. Él razonó sobre lo que es el misterio y de lo que en realidad no hay que difundir en público.

  1. Lo primero que no es necesario difundir son tus planes para el futuro. Evita hablar de ellos hasta que estos no se cumplan. Ninguna de nuestras ocurrencias son ideales, es más, tienen una gran cantidad de debilidades, por lo cual es muy fácil golpearlas y destruirlas todas.
  2. En segundo lugar, no debes compartir el misterio de tu caridad. Un buen acto es algo extraordinario en este mundo, y justo por eso debes guardarlo como tu tesoro más valioso. No te alabes por tus buenas obras. Este tipo de actitud puede conducir rápidamente a la arrogancia, y esta no es la mejor característica que puedes tener. ¿De acuerdo?
  3. En tercer lugar, no hay que demostrarle a todo el mundo tu austeridad. No comentes de un lado a otro tus limitaciones en tu alimentación, sueño, relaciones sexuales, etc. La austeridad física trae beneficios, solo si está en armonía con tu parte emocional.
  4. En cuarto lugar, es necesario callar sobre tu valentía y heroísmo. Todos nosotros nos enfrentamos a diferentes tipos de pruebas cada día. Unos reciben pruebas externas y otros internas. Las pruebas externas se ven, y por ser vistas, la gente recibe recompensas, pero nadie se da cuenta de la superación de las pruebas internas, por eso por ellas no se recibe ninguna recompensa.
  5. En quinto lugar, no vale la pena divulgar tu conocimiento espiritual. Es solamente tuyo y no hay por qué compartirlo con nadie. Revélalo a otros solo en caso de que sea realmente necesario, no solo para ti, sino también para los demás.
  6. En sexto lugar, y en especial, lo que no debes compartir con otros son tus conflictos de hogar y vida familiar. Recuerda, mientras menos hables de los problemas de tu familia, más fuerte y estable será. Las discusiones son para deshacerte de la energía negativa que se ha acumulado en el proceso de diálogo. Mientras más hables de tus problemas más creerás en ellos.
  7. En séptimo lugar, de lo que no vale la pena hablar es de palabras feas que escuchaste de alguien durante tu jornada. Te puedes manchar las botas en la calle, como también puedes manchar tu conciencia. La persona que al llegar a casa cuenta todo lo tonto que ha escuchado por la calle, no se diferencia de la persona que llega a casa y no se quita los zapatos

 

Anuncios

Disminución del deseo sexual en la mujer

descarga

Sheryl A. Kingsberg, PhD y Terri Woodard, MD_Obstet Gynecol 2015;125:477-86

La disminución o ausencia de deseo sexual es la disfunción sexual más común en las mujeres, y su punto de más alta prevalencia se encuentra entre la edad adulta y la vejez.

Aproximadamente 40% de las mujeres experimentan algún tipo de problema sexual en el transcurso de su vida. Un problema sexual se diagnostica como disfunción cuando se cumplen los criterios del Manual de Diagnóstico y Estadística (DSM) de la Asociación Americana de Psiquiatría para disfunciones sexuales y cuando éste produce una dificultad personal. Aunque los problemas sexuales entre las mujeres son comunes, el estudio epidemiológico más grande y más reciente sitúa la prevalencia de los trastornos sexuales diagnosticables en aproximadamente 12%. La disfunción sexual más prevaleciente en las mujeres de todas las edades es la falta de deseo sexual

Las causas son complejas y pueden abarcar elementos biológicos, psicológicos y sociales.

Los principales factores de riesgo para su desarrollo incluyen un estado de salud deficiente, depresión, ciertos medicamentos, insatisfacción con la relación de pareja, e historia de maltrato físico, abuso sexual o ambos.

El diagnóstico se basa en criterios establecidos por el Manual de Diagnóstico y Estadística de Trastornos Mentales (5ta edición) y requiere que la mujer experimente una dificultad personal.

La evaluación clínica debe incluir historia médica, antecedentes sexuales y en ocasiones un examen físico. Los datos de laboratorio tienen un valor limitado, excepto cuando se justifican por la historia clínica o por el  examen físico. Las opciones de tratamiento incluyen intervenciones no farmacológicas, como educación, orientación en el consultorio y psicoterapia.

Aunque no existen tratamientos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos para la disminución del deseo, se han usado con este fin agentes farmacológicos que se utilizan para tratar otras condiciones. El bupropión es un antidepresivo que ha mostrado mejorar el deseo en algunas mujeres con y sin depresión. La terapia sistémica con estrógenos no se recomienda en ausencia de síntomas vasomotores y no se asocia directamente con el deseo; sin embargo, los estrógenos vaginales son útiles en pacientes que presentan atrofia vaginal y dispareunia concomitante. El ospemifeno es un modulador selectivo de los receptores de estrógeno que se puede utilizar como una alternativa a los estrógenos vaginales. La testosterona exógena ha demostrado eficacia en el tratamiento de la pérdida del deseo en las mujeres posmenopáusicas; sin embargo, las pacientes deben ser informadas acerca de que no está aprobada por la FDA para este fin y que los datos publicados sobre seguridad a largo plazo son limitados.

Actualmente  se están desarrollando varios agentes para el tratamiento de la disminución del deseo. Los ginecólogos se encuentran en una posición única para abordar las inquietudes de las mujeres acerca del deseo sexual

Artículo completo en el link de abajo:

DisfSexFem_15