Cattleya

FB_IMG_1470073313045

Cattleya y sus diferentes familias son, sin duda, el grupo de orquídeas más popular entre los aficionados de todo el mundo. Curiosamente fue un ejemplar de Cattleya (concretamente de la especie llamada posteriormente “labiata”), la primera orquídea en llegar a Europa de forma poco usual. De hecho lo hizo formando parte del material de embalaje de un cargamento de musgo y liquen que en 1.818 se enviaba de Brasil al Reino Unido. El receptor de tal envío fue William Cattley, notable horticultor de la época y que no tardó en darse cuenta de la insólita y hasta entonces desconocida naturaleza de las plantas marchitadas que acompañaban al cargamento.
Cattley, de quien tomarían el nombre, consiguió revivir algunas de ellas. No fue, pero, hasta 1.891 cuando se hizo posible un comercio más rápido (debido a los avances en la navegación) y llegar en mayor número y mejores condiciones este tipo de orquídeas. Ello posibilito que el cultivo de orquídeas adquiriera cierta popularidad entre la clase media.
Las Cattleya, como muchas especies de orquídeas son epífitas, es decir, crecen de forma natural y silvestre en árboles y rocas.
Dependiendo de la especie, los pseudobulbos crecen hasta 90 cms de altura y tienen forma tanto de vara como de bastón, con de 1 a 3 hojas rígidas y gruesas que brotan de su extremo. .
Existen dos categorías básicas en la especie: la labiata o monofoliada, que tiene sólo una hoja por pseudobulbo, y las bifoliadas que tienen dos y, ocasionalmente, tres. La monofoliada tiene de 2 a 6 flores grandes de vistosos labelos. Por su parte las bifoliadas producen mayor número de flores pero de menor tamaño. Los colores de estas flores suelen ser muy brillantes, con tonalidades muy vivas y llamativas.

La especie Cattleya se ha cruzado extensamente con otros géneros para producir diferentes variedades de híbridos.

ORQUÍDEA CATTLEYA: