Dramático nacimiento estelar

received_1265130526864776

Es sabido que las estrellas se forman en el interior de nubes moleculares, y las primeras etapas de su desarrollo no pueden ser observadas con telescopios ópticos debido a que el polvo oscurece la visión. En la parte superior izquierda de esta imagen hay estrellas muy jóvenes. Si bien no se pueden ver directamente, los estragos que han causado en su entorno dominan la turbulenta región.

El material eyectado por las estrellas recién nacidas viaja a velocidades de hasta un millón de kilómetros por hora, colisionando con el gas circundante y creando poderosas ondas expansivas. Estas colisiones hacen que el gas brille, lo que genera los coloridos y brillantes arcos y manchas, conocidos como objetos Herbig–Haro.

En esta imagen, los objetos Herbig–Haro forman dos líneas que señalan la probable dirección del material eyectado. Una se extiende desde la parte superior izquierda hasta la parte central inferior, donde se encuentra un brillante grupo circular de manchas y arcos incandescentes.
UN DRAMÁTICO NACIMIENTO ESTELAR
Es sabido que las estrellas se forman en el interior de nubes moleculares, y las primeras etapas de su desarrollo no pueden ser observadas con telescopios ópticos debido a que el polvo oscurece la visión. En la parte superior izquierda de esta imagen hay estrellas muy jóvenes. Si bien no se pueden ver directamente, los estragos que han causado en su entorno dominan la turbulenta región.

El material eyectado por las estrellas recién nacidas viaja a velocidades de hasta un millón de kilómetros por hora, colisionando con el gas circundante y creando poderosas ondas expansivas. Estas colisiones hacen que el gas brille, lo que genera los coloridos y brillantes arcos y manchas, conocidos como objetos Herbig–Haro.

En esta imagen, los objetos Herbig–Haro forman dos líneas que señalan la probable dirección del material eyectado. Una se extiende desde la parte superior izquierda hasta la parte central inferior, donde se encuentra un brillante grupo circular de manchas y arcos incandescentes.

Los astrónomos George Herbig y Guillermo Haro, no fueron los primeros en observar los objetos que ahora llevan sus nombres, pero fueron los primeros en estudiar detalladamente sus espectros. Se dieron cuenta de que no eran solo concentraciones de gas y polvo que reflejan luz, o que brillan debido a la luz ultravioleta que proviene de las estrellas jóvenes, sino que se trataba de una nueva clase de objetos asociados con material eyectado en regiones de formación estelar.

Esta vista de colores realzados fue creada a partir de imágenes obtenidas con el instrumento FORS1 del Very Large Telescope de ESO. La imágenes fueron tomadas a través de dos filtros diferentes que aíslan la luz proveniente del hidrógeno incandescente (de color anaranjado) y sulfuro ionizado incandescente (de color azulado).

Los diferentes colores en las diferentes partes de esta violenta región de formación estelar representan diferentes condiciones. En las zonas donde el sulfuro ionizado es más brillante (figuras azuladas), la velocidad de las colisiones de material es relativamente baja, y ayudan a los astrónomos a descifrar lo que ocurre en esta dramática escena.

La región de formación de estrellas NGC 6729, es parte de una de las maternidades estelares más cercanas a la Tierra y, por lo tanto, una de las mas estudiadas. Se encuentra ubicada a unos 420 años-luz de distancia, en dirección de la constelación Corona Australis.

Crédito: http://www.eso.org/public/spain/about-eso/