Día Mundial contra el Cáncer 2016: Nosotros podemos, yo puedo

Día Mundial del Cáncer 2016

Bajo el lema “Nosotros podemos, yo puedo”, la OPS se une a la comunidad mundial para conmemorar, el 4 de febrero, el Día Mundial contra el Cáncer. El objetivo de este día es promover y  mostrar de qué forma todas las personas, tanto de manera colectiva como individual,  pueden hacer algo para reducir la carga del cáncer.

El cáncer es un problema creciente en las Américas y en todo el mundo por varias razones, principalmente por el envejecimiento de la población y el cambio en los estilos de vida, que aumentan la prevalencia de factores de riesgo.

Existe un amplio conocimiento sobre las causas del cáncer y las intervenciones que se pueden implementar para prevenir y controlar la enfermedad. Estas estrategias están  basadas en la evidencia y se orientan a  prevenir y detectar el cáncer en etapas tempranas, así como al tratamiento de los pacientes con cáncer. Muchos tipos de cáncer tienen una alta probabilidad de curación si se detectan a tiempo y se tratan adecuadamente.

Un esfuerzo de todos

La campaña del Día Mundial contra el Cáncer 2016 invita a realizar un esfuerzo conjunto entre gobiernos y sociedad civil para promover las acciones e inversiones necesarias para la prevención y control del cáncer. Esto incluye el control del tabaco, la promoción de estilos de vida saludables, el tamizaje y detección precoz del cáncer y la mejora de los servicios de tratamiento oncológico, así como de cuidados paliativos.

La OPS/OMS trabaja con los Ministerios de Salud en América Latina y el Caribe para prevenir el cáncer, detectarlo tempranamente y mejorar el tratamiento y los cuidados paliativos a través del Plan de Acción Regional para la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles. Las principales intervenciones que promueve para ello son:

  • La reducción del consumo de tabaco y el uso nocivo de alcohol.
  • El apoyo a la introducción de la vacuna contra el VPH y las pruebas de detección de VPH para mejorar los programas de prevención de cáncer cervicouterino.
  • Mejorar la calidad y acceso a diagnóstico temprano de cáncer de mama;
  • Mejorar los servicios de radioterapia y el acceso a medicamentos de quimioterapia esenciales y asequibles para el tratamiento del cáncer.
  • La expansión del acceso a programas de cuidados paliativos y opioides para el alivio del dolor y el manejo de síntomas.

Factores de riesgo modificables

Los factores de riesgo modificables más comunes para el cáncer, que además también se comparten con muchas otras enfermedades no transmisibles, son:

  • El consumo de tabaco
  • El bajo consumo de vegetales y frutas
  • El uso nocivo del alcohol
  • La falta de actividad física
  • Las infecciones crónicas  por el virus del papiloma humano (VPH) -para el cáncer de cuello de útero- , por hepatitis B y C – para el cáncer de hígado-  y por la bacteria Helicobacter pylori – para el cáncer de estómago.

Se estima que del 30 al 40% de los casos de  cáncer se pueden prevenir reduciendo los factores de riesgo. Para ellos pueden aplicarse políticas de salud pública que faciliten la adopción individual de estilos de vida saludables. Muchos otros tipos de cáncer se pueden detectar temprano y tratar eficazmente mediante  la  organización de programas de tamizaje y de detección precoz, y facilitando el acceso oportuno al tratamiento de cáncer.

Situación del cáncer en la Región de las Américas

El cáncer es la segunda causa principal de muerte en la región de las Américas, donde se estima que 2,8 millones de personas son diagnosticadas cada año y 1,3 millones mueren  por cáncer cada año. Aproximadamente el 52% de los nuevos casos de cáncer y el 35% de las muertes por esta enfermedad ocurren en personas de 65 o menos años de edad, que están en el mejor momento de sus vidas. Si no se toma ninguna medida para prevenir y controlar el cáncer, se prevé que para el año 2025 los nuevos casos de cáncer aumentarán a más de 4 millones y las muertes a 1,9 millones.

Los tipos de cáncer en la región más frecuentes son el de pulmón, el de próstata y el colorrectal para los hombres, y el de mama, de pulmón y cáncer de cuello uterino en las mujeres.

Juntos podemos reducir la carga por cáncer en la región de las Américas.