Ser Médico

316188_264556770255495_466229096_n

Ejercer la profesión médica es una actividad en constante cambio, según progresa la ciencia, según se asimila, según se continúa actualizando y, fundamentalmente, según la respuesta personal de cada quien a las experiencias vividas, no siempre, ni constantemente, agradables, ni triunfales.

La acumulación de vivencias a lo largo de los años y la actualización permanente, obligación primordial en el ejercicio de la medicina, van modificando, además de nuestros conocimientos, las reacciones y actitudes hacia nuestra profesión.

La satisfacción de todo ser humano, nace de la realización de un trabajo creativo, que satisfaga sus metas personales, además de llenar sus expectativas económicas. La satisfacción del médico es total cuando sabe que ha contribuido, muchas ocasiones, al bienestar de un ser humano y en otras ha salvado también una vida.

Ser Médico requiere de  innumerables cualidades, pero las fundamentales para el ejercicio de la profesión son, como en su momento el llamado “Padre de la Medicina Moderna”, Sir William Osler, mencionó:”Imperturbabilidad, ecuanimidad, y sabiduría son los pilares que habrán de sostener la vocación, apoyándonos en habilidades y destrezas”. Por vocación debemos entender el llamado a ejercer la profesión. Está claro que el respeto, la prudencia y el secreto profesional, son también parte fundamental y paradigmas del ser Médico.

Mencionado lo anterior, no se puede concebir a un Médico como un simple técnico, que se limita a aplicar sus conocimientos. Ser Médico implica la posesión de un profundo sentido humano, y capacidad para la toma de decisiones de las cuales depende el bienestar de un ser humano y, sobre todo ser profesionalmente responsables con un ineludible compromiso de servir.

Ser Médico es contar con un profundo conocimiento científico, poseer un verdadero sentido de vocación, de humanidad y absoluta consciencia del valor de la vida humana así  como la completa disposición de dedicar todos sus esfuerzos al servicio de sus semejantes.

Ser Médico tiene como finalidad primordial, devolver al paciente la salud, la paz, la armonía, el equilibrio con las personas y las cosas que lo rodean

Ser Médico, un verdadero Médico, no es fácil y por ello vaya desde aquí el más grande reconocimiento y felicitación, en este 23 de Octubre de 2011, a todos aquellos colegas que ejercen la Medicina y que, dejando a un lado gran parte de su vida personal y social, dedican todos sus esfuerzos, poniendo todo su empeño y recursos a su alcance, en beneficio del bienestar de sus semejantes.

Feliz “Día del Médico”

Octubre de 2016