Durmiendo

VIVENCIAS

Errante en el lecho de la eterna utopía
sin ver la tormenta que la perseguía
un rayo mortal que la herida abría
el trueno burlón de la melancolia.
Ciega por la lluvia que la piel empapaba
buscaba el camino que bien la llevara
ignorando la huella de mas de una trampa
de un tiempo que compra jirones del alma.
La noche era oscura la marea alta
las olas enormes mostraban sus alas
siguió caminando entre arenas blancas
entre espejos de lunas y estrellas lejanas
de soles ardientes y de negras aguas
Se hundió en la deriva de un manto de algas
de barcos fantasmas ´bailando una danza
de ecos de sirenas que lejos cantaban
la nana del sueño de las noches largas.
Olga

Ver la entrada original

Anuncios