Enrique Banchs

Enrique Banchs «La Urna». Jorge Luis Borges calificó a este libro como «obra impar en la poesía castellana».

Borges decía que, junto con Lope de Vega, había escrito los sonetos mas bellos de la len gua castellana.

Enrique Banchs nació en Buenos Aires el 8 de febrero de 1888, y murió en esta misma ciudad el 6 de junio de 1968. No hay hechos destacados en su biografía.

Entre los 19 y 23 años publicó sus cuatro únicos libros de poemas: Las Barcas (1907), El Libro de los Elogios (1908), El Cascabel del Halcón (1909), y La Urna (1911). Su fama de gran poeta de nuestras letras, en ellos sustentada, se acrecentó con los años, y hasta adquirió cierto carácter legendario, mientras el poeta no sólo se resistía a reeditar sus obras, sino que se mantenía en un silencio apenas interrumpido por la publicación de algunos esporádicos textos en verso y en prosa en diarios y revistas. Sin embargo, no se apartó de sus colegas ni de la vida literaria. Actuó en la Sociedad Argentina de Escritores, de la que fue presidente, y en la Academia Argentina de Letras. Ese silencio de tantos años es uno de los enigmas de la literatura nacional.

Por lo demás, Banchs fue funcionario público en el área de Educación y presidió en 1944 la Comisión de Control Cinematográfico.

Los conmovedores cien sonetos de La Urna, románticos, pesimistas, tiernos y melancólicos, pueden incluirse entre las mejores producciones de las letras argentinas.

LA URNA: “Libro de Enrique Banchs, publicado en 1911. La unidad de la forma poética elegida -el soneto-y del “temple” interior que la dicta, hace de La Urna el libro más armónico y perfecto de Banchs. Los sonetos van modulando con riquísimas variaciones dos sentimiento fundamentales: la soledad del enamorado y la soledad del hombre en el universo, que bien pueden resolverse en un único y gran sentimiento de soledad. Sin los efectismos sonoros ni las definiciones épicas de algunos poemas iniciales, la voz del poeta asume sus matices más diferenciados en los medios tonos afectivos, en la musicalidad sin énfasis, en el ritmo apenas acentuado, en la sutileza expresiva. Una gran variedad de técnicas de “desarrollo” del soneto habla del dominio instrumental de Banchs. La soledad se reitera en distintos planos.

Es con gran insistencia la soledad del enamorado desdeñado o solo que , nuevo Salicio, llora interminablemente su desamor. Pero es también la soledad del hombre entre los hombres, y en última instancia el desgajamiento del hombre caído y ciego que guarda en su memoria las músicas de otro reino:….con la inutilidad de un ciego miro/ y no comprendo nada más que al cielo… Se ha señalado en la poesía de Banchs la ausencia de Dios. En efecto, es una poesía de ausencia y melancolía, que no excluye cierta vaga esperanza de reintegración (Bien sé que espero en algo muy lejano…) acorde con el espiritualismo fundamental que el poeta en todo momento expresa. En ocasiones lo hace bajo pautas que lo asocian al evolucionismo finisecular (la ley renovante cambia toda/ materia en expresión espiritual…) y siempre en sentido de afirmación de los bienes espirituales del hombre…”

(Extractado de “Enciclopedia de la Literatura Argentina” de Editorial Sudamericana,1970)

Una pequeña muestra:
ason
La-Urna-Enrique-Banchs_PDF
Anuncios