José Bianco

José Bianco

El 21 de noviembre de 1908, nació en la ciudad de Buenos Aires un hombre que, con el paso del tiempo, se convertiría en un escritor especializado en diversos géneros, tales como el de la novela, el cuento y el ensayo. Su nombre era José Bianco, a quien la pasión por las letras también lo llevaría a incursionar por el ámbito del periodismo y de las traducciones.

“El límite”, un cuento que apareció publicado en marzo de 1929 en “La Nación”, fue la obra que marcó el inicio de su carrera literaria. Luego llegaría el turno de “La pequeña Gyaros”, gracias a la cual el autor ganó el premio Biblioteca del Jockey Club. Por ese entonces, Bianco no era un escritor distinguido, pero la situación cambió con la aparición de “Sombras suele vestir” y “Las ratas”, dos de sus obras maestras.

Privilegiado como pocos, este novelista que colaboró en la revista “Sur” (donde también se desempeñó como secretario de redacción) y fue jurado del Premio Casa de las Américas, tuvo el honor de que, en varias oportunidades, su amigo Jorge Luis Borges prologara algunas de sus creaciones literarias, que luego fueron traducidas a varios idiomas y publicadas en diferentes países como Estados Unidos, México, España, Italia, Suiza y Venezuela.

Borges ha dicho sobre este autor: “José Bianco es uno de los primeros escritores argentinos y uno de los menos famosos. La explicación es fácil. Bianco no cuidó su fama (…). Prefirió la lectura y la escritura de buenos libros, la reflexión, el ejercicio íntegro de la vida y la generosa amistad”.

Más allá de dedicarse a escribir, José Bianco trabajó unos años en la Editorial Universitaria de Buenos Aires (EUDEBA), pero abandonó esa tarea en 1967 ante la intervención decretada por el régimen dictatorial de Juan Carlos Onganía. Seis años después, retornó a la publicación de libros con la novela “La pérdida del reino”.

Además de sus propios textos, este escritor argentino que murió el 24 de abril de 1986, en Buenos Aires, en su casa de Juncal 2305, víctima de múltiples complicaciones pulmonares. También se destacó al realizar notables traducciones de Jean Paul Sartre, Samuel Beckett, Jean Genet, Julien Benda, Ambrose Bierce y Henry James, entre otros.

Por aquí les dejo una de sus dos obras maestras

Las-ratas_pdf

“Venus y Adonis”, Paolo Veronés.

2i

“Venus y Adonis”, h. 1580, Paolo Veronés.

El 19 de abril de 1588 fallecía Paolo Veronés, una de los más célebres pintores de la escuela veneciana. Nacido en Verona pronto llega hasta Venecia, ciudad en la que desarrolla la mayor parte de su carrera, haciendo frente a importantes encargos públicos. El viaje que realiza a Roma para conocer la obra de Miguel Ángel condicionó una manera romanista que supo combinar con ritmos y timbres cromáticos propios; un estilo que le hará merecedor de un extraordinario éxito.

Especialmente destacado en la pintura de gran formato con complejas composiciones, en el Museo del Prado conservamos algunas obras del pintor manierista, entre ellas esta “Venus y Adonis” que fue adquirida en Venecia por Velázquez para Felipe IV. Inspirado en las “Metamorfosis” de Ovidio, recoge el momento de la siesta de Adonis, aficionado a la caza por cuya actividad acabará encontrando la muerte. Veronés ha optado por representar un momento de especial belleza a la vez que sensualidad. Adonis duerme una siesta mientras la diosa Venus, que acerca su regazo para albergar al joven, tiene el triste presentimiento de la próxima muerte de su amado. El ambiente idílico y relajado se rompe con los ladridos del perro, impaciente por salir de cacería al que Cupido sujeta y trata de apaciguar.