Bernard Law. Iglesia y pederastia

images
“La Iglesia permitió los abusos de un cura durante años”.

Este fue el demoledor titular con el que el equipo de investigación del diario The Boston Globe acusó en el año 2002 a la Arquidiócesis de Boston y a su máxima autoridad, el arzobispo Bernard Law, de encubrir los abusos sexuales a niños por parte de uno de sus curas.

Aunque en un principio el diario apuntaba a un solo responsable, la investigación culminó en una serie de historias que acusaban a la iglesia de Boston de encubrir los abusos de decenas de sacerdotes pedófilos entre 1984 y 2002.

Law, al que The Globe calificó como “una figura central” en el escándalo, acabó presentando su renuncia.

Pero la carrera eclesiástica de Law no se terminó entonces, a pesar de la presión que sufrió el que había sido el prelado católico más influyente de Estados Unidos.

La dimisión fue aceptada por el entonces Papa Juan Pablo II, quien le había nombrado cardenal de Santa Susana en 1985, y Law emprendió camino hacia la ciudad en la sigue hoy en día.

“Vive en Roma”, le confirmó a BBC Mundo la oficina de prensa del Vaticano.

En efecto, tras el escándalo, el cardenal fue nombrado en mayo de 2004 arcipreste de la Iglesia de Santa Maria Maggiore, una de las cuatro basílicas más simbólicas de Roma, construida entre los años 432 y 440.

Y en abril de 2005, celebró una misa en la Basílica de San Pedro del Vaticano.

El cargo en Santa Maria Maggiore no es particularmente importante dentro de la jerarquía católica, es más bien honorífico.

Pero Law no solo mantuvo su influencia sino que, lejos de esconderse, se dejaba ver con frecuencia en actos eclesiásticos o diplomáticos.

“No perdió su influencia. Fue miembro de más congregaciones que cualquier otro obispo”, le dijo al diario The Guardian Robert Mickens, periodista en el Vaticano durante años y editor de la revista Global Pulse, en 2015.

“El papa Francisco no ha hecho nada para terminar con los abusos”, Peter Saunders, miembro de la comisión del Vaticano contra la pederastia

En Roma, Law se volvió más influyente incluso de lo que había sido en Boston, según explicó en un largo artículo en septiembre del año pasado David Boeri, periodista de la radio pública estadounidense (NPR) en Boston.

Law mantuvo su puesto en el Colegio Cardenalicio y en la Congregación para los Obispos.

“Lo que la gente no entendió entonces es que como arcipreste no tenía ningún poder, pero el cargo en la Congregación de los Obispos era enormemente importante”, le dijo a BBC Mundo John Allen, analista de cuestiones vaticanas y reportero de The Boston Globe desde 2014.

Desde ahí pudo influir en el nombramiento de los obispos estadounidenses a lo largo de los años.

Law nunca fue acusado de nada ni invitado a declarar por los casos de pederastia.

“Alguna gente dijo que se fue a Roma para evitar ser juzgado”, dice Allen, “pero el Vaticano siempre dijo que si hubiera sido citado, habría declarado”.

Sin embargo, el periodista cree que en realidad Law se fue porque se volvió imposible para él “funcionar en ese ambiente”.

Tras la renuncia, quiso seguir jugando un papel en Estados Unidos.

“Pero cada vez que aparecía en público en Estados Unidos, se formaba un lío de protestas”, dice.

Preguntado por la trayectoria de Law, el Vaticano simplemente remitió a la página web de la oficina de prensa de la Santa Sede, donde se puede consultar su biografía.

Pero se sabe que participó en el cónclave en el que se eligió Papa a Benedicto XVI, aunque no en el que eligió al Papa Francisco, pues entonces ya había sobrepasado los 80 años, edad en la que los cardenales pierden el derecho a participar en la elección del Papa.

Y sobre su relación con Francisco nada más se conoce una anécdota reportada por el diario italiano Il Fatto Quotidiano.

Según este diario, Francisco se encontró con Law en su primera visita a Santa Maria Maggiore, cuando este ya no ocupaba un cargo en la iglesia.

Francisco se alejó inmediatamente y, según este medio, dijo que no quería que Law siguiera yendo a esa basílica.

Pero el Vaticano negó repetidamente la información y Allen la califica como una de las numerosas “leyendas urbanas” que se publicaron tras el nombramiento del papa Francisco.

Allen se encontró en repetidas ocasiones a Law en recepciones diplomáticas y eventos públicos y, aunque fue siempre “muy amable”, nunca le concedió una entrevista.

El cardenal, que no ha dado entrevistas a ningún medio, se jubiló en noviembre de 2011, aunque todavía es “arcipreste emérito” de la Basílica y arzobispo emérito de Boston, según la página de la oficina de prensa de la Santa Sede.

http://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/02/160229_bernard_law_cardenal_spotlight_ac

En el siguiente link, se encuentra un trabajo al respecto realizado por la Universidad de Columbia

http://ccnmtl.columbia.edu/projects/caseconsortium/casestudies/115/casestudy/files/global/115/BostonGlobeylosAbusosSexualesenlaIglesiaCatolica_wm.pdf

Fragmento del trabajo

Reportear una Verdad Explosiva: Boston Globe y los Abusos Sexuales en la Iglesia Católica

A comienzos de noviembre de 200l, Michael Rezendes revisaba una pila de documentos fotocopiados en su escritorio del diario Boston Globe. Los documentos constituían evidencia en una serie de querellas civiles en curso en contra del ex sacerdote católico John Geoghan, acusado por más de 100 personas de cometer abusos sexuales. Rezendes descubrió que algunos de los documentos eran muy importantes. Uno de ellos era explosivo. Rezendes integraba el Equipo Spotlight, un equipo de investigación del diario compuesto por cuatro personas. En julio de ese año, el nuevo editor del Boston Globe, Martin Baron, había pedido al equipo investigar el problema de los abusos sexuales en la famosa Arquidiócesis Católica de Boston. Los investigadores tenía dos objetivos: averiguar si el caso de Geoghan era parte de un patrón de abusos sexuales por parte de sacerdotes, y, si fuese así, descubrir si la arquidiócesis había protegido a los perpetradores y ocultado sus crímenes. Para principios de noviembre, el Equipo Spotlight había descubierto una historia mucho más grande de lo que esperaba inicialmente. A través de la revisión de documentos y conversaciones con víctimas y abogados, habían encontrado evidencia que sugería que muchos sacerdotes, tal vez decenas, habían abusado a niños, y que la iglesia no sólo intentó encubrir sus crímenes, sino que – al trasladarlos a nuevas parroquias – también les permitió seguir cometiéndolos. Ninguna pieza de evidencia era más importante que el documento descubierto por Rezendes. Ese documento comprobaba que el poderoso arzobispo de Boston, el Cardenal Bernard Law, sabía del historial de pedofilia de Geoghan antes de reubicarlo en parroquias donde muchos de sus presuntos crímenes fueron cometidos.

Película, Spotlight:

Spotlight (conocida en Hispanoamérica como En primera plana) es una película dramática estadounidense de 2015, ganadora del Oscar a la mejor película, dirigida por Thomas McCarthy y escrita por McCarthy y Josh Singer.

El filme cuenta la historia de cómo la unidad de investigación del periódico Boston Globe, llamada “Spotlight” —la más antigua en los Estados Unidos—4 desenmascaró un escándalo en el que la Iglesia Católica de Massachusetts ocultó un sinnúmero de abusos sexuales perpetrados por distintos sacerdotes de Boston, y por el cual el Globe ganó el Premio Pulitzer al servicio público de 2003

Anuncios