Aldebaran

Una magnífica vista cercana de la Nebulosa de la Burbuja o NGC 7635 donde se logra apreciar claramente su bien definida estructura. 

La forma de esfera es el resultado de la emisión de vientos solares por parte de su estrella central denominada SAO 20575 con una masa que iría entre 9 y 20 masas solares, la velocidad de dichos vientos estaría al rededor de los 2000 km/s. 
La imagen fue obtenida por el Telescopio Espacial Hubble.

El significado de la hermeneútica

Sacred Manuscript - Gerrit Greve
Sacred Manuscript , Gerrit Greve

La hermenéutica (del griego ἑρμηνευτικὴ τέχνη [hermeneutiké tejne], ‘arte de explicar, traducir o interpretar’) es el arte o teoría de interpretar textos, especialmente las escrituras sagradas y los textos filosóficos y artístico

En primer término, hermenéutica significa expresión de un pensamiento, pero ya Platón había ampliado el significado a la explicación o interpretación de un pensamiento. Luego fue utilizado el término también para denominar el arte de interpretar las Sagradas Escrituras. Pero la hermenéutica ha adquirido peculiar relevancia para la historia de la filosofía a partir de los aportes de Dilthey.

Hermeneútica : Según Dilthey, la hermeneútica no es sólo una mera técnica auxiliar para el estudio de la historia de la literatura y en general de la ciencias del espíritu sino un método alejado de la arbitrariedad interpretativa romántica y de la reducción naturalista que permite fundamentar la validez universal de la interpretación histórica.

La hermenéutica se basa en la conciencia histórica, la única que puede llegar al fondo de la vida: pasa de los signos a las vivencias originarias que les dieron nacimiento, es un método general de interpretación del espíritu en todas sus formas y por lo tanto constituye una ciencia de mayor alcance que la psicología (que por otra parte, para Dilthey es solo una forma particular de hermenéutica.

Si bien originalmente, la hermenéutica fue una técnica para la interpretación de textos literarios biblicos y jurídicos. Las controversias posteriores a la Reforman le otorgan así, gran importancia.

En el Romanticismo, adquiere el carácter de disciplina filosófica. Schleiermarcher (Friedrich Daniel Ernst Schleiermacher (Breslau, 21 de noviembre de 1768 – 12 de febrero de 1834) fue un teólogo y filósofo alemán), dirá que se trata de una “teoría de la comprensión”. En efecto, la hermenéutica aspira a un proceso de re-creación o repetición del proceso de creación artística del texto o de la obra de arte, el intérprete habría de identificarse con el autor, congeniando con él.

Schleiermarcher tiene pues, una visión subjetiva y psicologizante. Dilthley partirá desde este punto y transformará a la hermenéutica un método para las ciencias del espíritu. La comprensión adquiere así, en su última etapa, un carácter objetivo en tanto ya no se fundamenta en la “psicología comprensiva” sino que se dirige hacia las “objetivaciones de la vida”, es decir, hacia las obras y valores histórico culturales que brotan de “la vida” y que han de ser otra vez captados por medio de la vivencia.

Pero es con Heidegger (Martin Heidegger (Messkirch, Baden-Wurtemberg, Alemania; 26 de septiembre de 1889 – Friburgo de Brisgovia, Baden-Wurtemberg, Alemania; 26 de mayo de 1976filósofo y profesor universitario, aunque muy criticado por su adhesión al régimen nazi), que esta disciplina alcanza auténtica profundidad filosófica. Dirá así que la “comprensión” es una estructura fundamental del ser humano y ya no una forma particular de conocimiento. Esto significa que la comprensión es lo que hace posible todo conocimiento. La interpretación es posterior a la comprensión. De 1919 a 1923 permanece como discípulo de Husserl, donde su pensamiento se va formando en la fenomenología. En 1927 publica su gran obra: Ser y Tiempo, la cual es un parteaguas en la historia de la filosofía y con la cual rompe toda relación con su maestro Husserl.

Para Heidegger la fenomenología pasa a ser una ontología y ésta a su vez hermenéutica, porque se especifica en el hombre. No está de acuerdo con el método fenomenológico de Husserl, porque no se puede tener una mirada neutral de las cosas, porque todas ellas están ya determinadas por la tradición y la cultura, lo que hay que hacer es una destrucción fenomenológica de la ontología.[5] Heidegger está de acuerdo con su maestro Husserl en ir “a las cosas mismas”, pero el fenómeno del que se ocupa primeramente la fenomenología se encuentra oculto y este es el ser, el cual se encuentra encubierto por todos los demás fenómenos que llaman nuestra atención de manera inmediata.

Para Heidegger, la hermenéutica tiene tres significados distintos: la del Dasein que es el mismo hombre; la del ser en el mundo que se refiere a la existencia y la del lenguaje. La primera que es la del Dasein se especifica “en interpretar la comprensión del ser del Dasein, es decir, el ser que somos nosotros mismos”, porque sólo el hombre tiene la capacidad para preguntarse por el ser. Con esto, Heidegger dice que por lo primero que hay que preguntarse es por el ser, porque éste es el primer existente en el mundo. Del mismo modo, la comprensión del Dasein ya no se funda en la conciencia humana, sino en la realidad que sale a nuestro encuentro y en las categorías ontológicas, es decir, que se da en el mundo.

La segunda es la que se refiere a la existencia. Para Heidegger el ser está inmerso en el mundo, donde es arrojado a la existencia sin su permiso, y al no saber que hace allí, el mundo le genera angustia, pero ésta no proviene de las cosas en sí mismas, sino más bien del querer saber más de sí mismo, del darse cuenta que hace en el mundo… y al no poder saberlo, esto es lo que lo angustia. El mundo para Heidegger designa la fatalidad de los entes, es decir, el hombre es un ser para la muerte.

Del mismo modo, las cosas salen a nuestro encuentro y el hombre tiene que ir develando aquello que le está oculto. Con esto, se da cuenta que las cosas no tienen ningún significado por sí mismas, sino es el mismo hombre quien se las da, y sin él nada tiene sentido. Por lo tanto, las cosas sólo tienen un significado si el mismo hombre se las da.

La tercera es el lenguaje, porque es portadora de un mensaje. Al referirse al lenguaje como hermenéutica, Heidegger hace referencia al dios Hermes, el cual era un mensajero divino. Por lo tanto, lo hermenéutico “es aquel hacer presente que lleva al conocimiento en la medida que es capaz de prestar oído a un mensaje”. Con esto Heidegger deja claro que la hermenéutica se convierte en lenguaje, en la medida que es transmisora de un mensaje.