Una muy sabrosa receta

descarga

tenersalud@saludnutricionbienestar.com

La tortilla antienvejecimiento y otras recetas que curan

Todo lo que comemos, absolutamente todo, nos acerca a la salud o nos aleja de ella.

Pero quizá usted sea de esos a quienes las prisas le llevan a comer lo que no debe. O aunque sabe que hay alimentos mucho más saludables que otros, lo que quizá no sabe es que hay formas de cocinarlos, o de combinarlos, capaces de convertir el sentarse a la mesa en un auténtico festín no sólo para el paladar, sino sobre todo para la salud.

Hay recetas 100% saludables y absolutamente sabrosas cuya elaboración además es muy sencilla.

Para abrir boca, aquí tiene una de ellas:

La tortilla antienvejecimiento

Ingredientes (preferentemente ecológicos):

8 huevos grandes
1 ó 2 cebollas rojas
4 ó 5 champiñones medianos
8 tallitos de eneldo
500 g de boniato cortado en trocitos
1 calabacín
1 pimiento rojo o verde
Hierbas provenzales (tomillo, orégano, romero, albahaca…)
Aceite de oliva, sal y pimienta con moderación

Preparación:

  1. Pelar y cortar los boniatos en dados. Cocerlos en agua hirviendo hasta que estén blandos.
  2. Cortar las cebollas, los champiñones, el calabacín y el pimiento en rodajas finas.
  3. Cascar los huevos en un cuenco, salpimentar y batirlos con un tenedor.
  4. En una sartén grande, sofreír a fuego medio con dos o tres cucharadas soperas de aceite de oliva la cebolla, los champiñones, el calabacín y los pimientos, y dejar cocer de 7 a 10 minutos.
  5. Añadir el boniato y los huevos batidos, junto con la mitad del eneldo. Bajar el fuego, tapar y dejar cocer hasta que los bordes de la tortilla estén despegados y la superficie haya cuajado.
  6. Espolvorear de nuevo con el eneldo, salpimentar y servir la tortilla, caliente, tibia o fría, acompañada de una ensalada.

Si sigue estos sencillos pasos, podrá preparar una rica y sana tortilla antienvejecimiento, con propiedades hepatoprotectoras y anticancerígenas. ¡Un excelente ejemplo de alimento saludable!

Y es que cada vez que usted desayuna, come, merienda o cena, está combatiendo las enfermedades o fomentándolas. Por eso su salud depende de que elija los alimentos correctos y la forma de preparación adecuada; en definitiva, de que usted coma bien.

Ya lo decía Hipócrates: “Deja que el alimento sea tu medicina

Y como él, la mayoría de los expertos en salud y nutrición, que defienden el poder preventivo y curativo de los alimentos frente a la enfermedad.

Uno de los más destacados es Thierry Souccar. Seguro que le suena su nombre, pues es colaborador de nuestras publicaciones y una eminencia mundial en el campo de la nutrición moderna.

Él es quién ha popularizado términos como el proceso de glicación (la reacción química del organismo ante los azúcares que provoca envejecimiento), y ha postulado ideas avanzadas, como su apuesta por las grasas en lugar de los glúcidos para combatir el sobrepeso, a las que el tiempo ha acabado dando la razón.

A lo largo de 25 años de carrera ha publicado una decena de libros didácticos y valientes, vehículos de divulgación de su mente abierta e innovadores enfoques en materia de alimentación.

Pero lo que no había hecho Thierry Souccar es reunir todos sus conocimientos sobre nutrición y salud en un formato tan práctico, accesible y delicioso como un recetario de cocina. Hasta hoy.

Y lo que aún es mejor, está dispuesto a compartirlo con usted totalmente gratis en el libro: “Recetas que curan. Salud en su plato cada día”.

¿Sabe hasta qué punto lo que come afecta a su salud?

Como persona interesada en la salud, usted sin duda es consciente de la gran verdad que hay detrás de la afirmación de que “somos lo que comemos”.

Y también sabrá que muchos de los alimentos que ingiere a diario contienen sustancias beneficiosas para la salud, y que por sus propiedades e indicaciones podrían perfectamente sustituir a los medicamentos que tienen su origen en la química farmacéutica.

Así, por ejemplo, la yema de huevo que utilizamos para preparar la tortilla antienvejecimiento es rica en colina, una vitamina de la cual tiene carencia gran parte de la población y que ayuda al hígado a exportar los triglicéridos, protege contra determinados cánceres y disminuye el riesgo de cataratas y de degeneración macular asociada a la edad (DMAE). Además, la colina es el precursor de la acetilcolina, un mensajero químico del cerebro que ayuda a la memoria. (1) Pero el de la yema de huevo no es el único caso de un alimento con propiedades curativas:

  • El hinojo es rico en fitoestrógenos, compuestos vegetales que desempeñan un papel importante en la prevención de los cánceres ligados a las hormonas femeninas y a la osteoporosis.
  • Los champiñones ocupan un lugar destacado dentro del arsenal de alimentos contra el cáncer. En un estudio chino reciente, las mujeres que comían al menos una seta al día presentaban una disminución del 64 % en el riesgo de cáncer de mama. (2)
  • Los mejillones, además de ricos en sabor, lo son en ácidos grasos omega 3, que ayudan a fluidificar la sangre, combaten la inflamación y contribuyen a una buena salud cardiovascular.
  • La curcumina, principal activo de la cúrcuma, tiene propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas. En el caso de las enfermedades autoinmunes, mejora la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide, la psoriasis y las enfermedades inflamatorias del intestino. (3)

Y como éstos, infinidad de alimentos.

La teoría científica nos muestra cómo es posible conservar o recuperar la salud por medio de la alimentación. Pero veamos ahora cómo se traduce esto a la práctica.

Anuncios