Nebulosa de la calabaza

Nebulosa de la Calabaza…

A unos 5.000 años luz (2.900 billones de millas) de la Tierra, en la constelación Puppis, está la nebulosa de la Calabaza de 1,4 años luz (más de 8 billones de millas) de largo, conocida como la Nebulosa de huevo podrido debido a su contenido de azufre que produciría un olor terrible si uno pudiera oler en el espacio. 

Esta imagen de la nebulosa capturada por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA (HST) representa violentas colisiones de gas que produjeron frentes de choque supersónicos en una estrella moribunda. 

Las estrellas, al igual que nuestro sol, eventualmente morirán y expulsarán la mayor parte de su material hacia el exterior en conchas de gas y polvo. Estas conchas formarán algunos de los objetos más bellos del universo, llamados nebulosas planetarias.

Crédito: Nasa

NGC 2244

NGC 2244 (también conocido como Caldwell 50) es un cúmulo abierto en la Nebulosa Roseta, localizado en la constelación del Unicornio. Este cúmulo cuenta con varias estrellas del tipo espectral O, estrellas súper-calientes que generan grandes cantidades de radiación y viento estelar.
Las estrellas de NGC 2244 se formaron a partir del gas circundante hace sólo cuatro millones de años y emiten luz y viento que definen la apariencia de la nebulosa. Luz de alta energía proveniente de las jóvenes estrellas brillantes de NGC 2244 ioniza las nubes de hidrógeno para crear la apariencia de nebulosa de emisión roja. El viento de partículas calientes que fluye desde el cúmulo contribuye a un complejo enjambre de gas y de filamentos de polvo mientras lentamente se van del centro del cúmulo. NGC 2244 mide cerca de 50 años luz de ancho y se ubica a 4500 años luz de distancia, es visible con binoculares hacia la constelación del Unicornio.
La estrellas más brillantes y masivas del cúmulo son HD 46223, de tipo espectral O4, una luminosidad 400.000 veces la del Sol, y aproximadamente 50 veces más masiva, y HD 46150, de espectro O5, 450.000 veces más luminosa que nuestra estrella, y hasta 60 veces más masiva, pero esta última puede ser en realidad una estrella doble