Cualidad

oie_KcRatndoyfSl

Anuncios

Un poco sobre la sal en la historia de México

montana-de-sal

SAL. f. Sustancia ordinariamente blanca, cristalina, de sabor propio bien señalado, muy soluble en agua, crepitante en el fuego y que se emplea para sazonar los alimentos y conservar las carnes muertas.

Es el cloruro sódico; abunda en las aguas del mar y se halla también en masas sólidas en el seno de la tierra, o disuelta en lagunas y manantiales. (Diccionario de la Lengua Española)

La sal es un compuesto iónico cuya fórmula química es NaCl. Por cada gramo de sal, alrededor de 40 por ciento (39.337%) se compone de sodio (Na) y cerca de 60 por ciento (60.663%) es cloruro (Cl).

En cualquier región del mundo, siempre ha sido necesaria para la supervivencia humana.  Así, ya en la historia antigua los señores de la tierra y los gobiernos dependían, de la sal para aplicar sus intenciones políticas, ya fuera como poderosa arma de guerra, o ya fuera como objeto de obtener ingresos.

En cuanto a México, durante más de 300 años, desde la segunda mitad del siglo XVI hasta principios del XX, la sal cobró una importancia adicional.  México fue el primer país del mundo que uso la sal en gran escala con propósitos industriales.  De tal suerte, durante un largo periodo, la sal fue fundamental para la economía del país.  Debido a la distribución y la calidad desiguales de los recursos salineros, así como a la diversidad geográfica y geológica del país, lo más probable es que a lo largo de los milenios, México también haya desarrollado la más amplia variedad de métodos para la recuperación del cloruro de sodio. Actualmente, aún es posible captar los últimos destellos de las prácticas precolombinas para la obtención de sal, pero también puede verse la planta solar más grande del mundo, al frente de la tecnología internacional.

La historia de la sal en el México colonial

La conquista despojó a la sal de toda su importancia política previa, en la cultura indígena y a veces también en la mestiza, la sal ha conservado parcialmente su uso ritual y medicinal.  La mitología y la religión prehispánica, el contexto ritual de la sal y los tabúes de la privación subrayan el valor atribuido a este producto. Con su compleja y pluralista variedad de deidades, la religión azteca conocía, por ejemplo, a Uixtocíuatl, la diosa de los salineros y de las aguas saladas.  Después de la conquista, la conversión de los indígenas a las doctrinas católicas perpetuó algunas creencias o las transformó. Un ejemplo es la veneración de Nuestra Señora de la Sal de Ixtapa, en Chiapas.

A diferencia de Europa, la Mesoamérica precolombina apenas dio algún uso distinto a la sal en las artesanías e industrias. Esta situación cambió después de la conquista, fueron cada vez numerosos los artesanos que adoptaron las técnicas europeas para la cura de pieles, la fabricación de nuevos tipos de cerámica y vidriado, así como la manufactura de vidrio.

En México, desde el siglo XVI hasta principios del XX, el uso de cloruro de sodio o de las efloresencias sumamente salinas (sal tierra) en el procesamiento de minerales de plata se mantuvo como factor decisivo en la industria salinera del país.

Con el objeto de garantizar una continua producción del metal, la producción y la comercialización de la sal fueron prioritarios en toda la planificación virreinal.  La necesidad de cloruro de sodio para la alimentación y las industrias domésticas, era relativamente predecible.

La historia de la sal de la Independencia al México actual

Después de la independencia y a mediados del siglo XIX, cuando sucedieron las grandes pérdidas territoriales del México independiente, la sal se convirtió en artículo de exportación, en este contexto histórico, la exportación de sal de Baja California a California tiene una historia muy interesante.  Antes de las construcciones de las plantas de sal solar en aquel estado, Isla del Carmen abastecía de sal a California.

Durante la última década del siglo XIX, la industria de la plata adoptó nuevas tecnologías más eficientes y la industria salinera mexicana experimentó grandes cambios, compensando estos, en forma gradual por el consumo de la población creciente, los acontecimientos de la revolución opacaron en cierto punto esta drástica disminución de la demanda y el gobierno tuvo que intervenir para regular y disminuir la producción de sal.

Sal

Después de las turbulencias políticas y económicas generadas por la Revolución Mexicana, se comenzó a construir una multitud de plantas químicas desde fines de la década de los cuarenta, esta industria se sitúa actualmente como uno de los principales consumidores de sal y recientemente, la industria química también ha venido adquiriendo plantas salineras.

A partir de la Segunda Guerra Mundial, cuando la industria química empezó a surgir, las exportaciones tuvieron perspectivas más brillantes, y desde los años cincuenta, se explotaron las posibilidades de exportar sal a Japón, país que tiene escasez de este producto. Estos planes no se realizaron de inmediato por falta de transporte y producción. Casi al mismo tiempo, se empezó a construir con inversión estadounidense una de las plantas de sal solar más grandes del mundo en Guerrero Negro, Baja California Sur; la que posteriormente fue nacionalizada y en la actualidad, México se ubica como uno de los principales exportadores de sal, compitiendo con Australia por el mercado japonés.

Los principales métodos de producción de sal en México son:

Sal por evaporación solar (sal marina)

Este método de producción abarca alrededor del 85% de la sal producida en México. En términos generales consiste en obtener agua de mar o salmuera natural para evaporarla a través de la acción combinada de energía solar y eólica. Cuando la salmuera alcanza su punto de saturación da inicio la cristalización del cloruro de sodio. En este procedimiento podemos encontrar variantes como salinas que efectúan cristalización fraccionada, cristalización con salmueras no depuradas y salinas de tipo artesanal.

Sal evaporada al alto vacío

Este proceso se lleva a cabo en una planta específicamente diseñada para este fin. Consta esencialmente de evaporadores e intercambiadores de calor, también se le conoce como refinería. Una de las ventajas del proceso de producción de sal por medio de refinación es que se puede obtener sal muy cristalina, blanca y de alta pureza (99.5%).

Sal en cuencas endorreicas

En México existen grandes áreas salinas ubicadas en el interior del país, sin embargo, actualmente estas explotaciones salineras, por el poco volumen de producción y por su calidad variable, han quedado limitadas a mercados locales o sales para forraje y curtiduría principalmente. Este tipo de explotación consiste en abrir pozos para aprovechar las salmueras subterráneas o tajos longitudinales para aprovechar afloramientos o depósitos superficiales de sal. Después se bombean la salmuera a vasos evaporadores donde se depositan las sales que se van cristalizando.

Producción 2014Producción mundial de sal

México ocupa el séptimo lugar a nivel mundial en producción de sal y es el primer lugar en América Latina.

Producción nacional

La mayor parte de la sal que se produce en México es por evaporación solar (sal marina). Este tipo de sal se cosecha a lo largo de los litorales del Golfo de México y del Océano Pacífico.

También se produce sal gema utilizando salmueras subterráneas que son evaporadas al alto vacío en regiones de Veracruz y Nuevo León.

De igual forma se obtiene sal de lagunas solares como la Laguna del Rey en Coahuila, Laguna del Jaco en Chihuahua y Laguna de Santa María en San Luis Potosí.

La mayor parte de la producción de sal en México proviene del estado de Baja California Sur, el resto se distribuye en 14 estados, entre los que destacan: Veracruz, Yucatán, Sonora y Nuevo León.