Le diner en blanc

Escáner_20170817

El inventor de esta singular celebración fue el francés François Pasquier, quién después de haber vivido un tiempo en el extranjero, a su regreso a Paris iba a organizar una fiesta para quedar con sus amigos, pero a la que cada vez se querían asistir más amigos, y así fue cómo surgió la idea en el verano de 1988.

Les convocó en el Bois de Boulogne vestidos de blanco, para que pudiesen identificarse unos a otros y también añadió la consigna de que cada amigo llevase a una persona, fue tal el éxito que se reunieron espontáneamente unas 200 personas. Al año siguiente repitieron la experiencia, extendiéndose la invitación de un amigo nuevo a cada uno de los nuevos amigos. Así empezó y no ha dejado de celebrarse hasta la actualidad, asistiendo a ellas más de 10.00 personas cada año, pero sin que se modifique sustancialmente su esencia.

De París se trasladó a Montreal, Canada donde vive Aymeric Pasquier hijo del fundador del evento François Pasquier y al que quiso trasladar la idea original de su padre en Agosto del año 2009 el primer Diner en Blanc®.

Posteriormente y dado el éxito obtenido Aymeric se asoció con Sandy Safi para organizar la Diner en Blanc® en New York, a la que asistieron unas 1.200 personas de una lista de espera formada por más de 30.000. Tras este nuevo éxito nacería el Diner en Blanc International.

En la actualidad el evento se realiza en casi 70 localizaciones por todos los continentes, en ciudades como New York, Vancouver, Sidney, Singapur, Chicago o Madrid y Barcelona.

El espíritu del mismo sigue intacto, a pesar de que  el boca a boca original se ha combinado, que no sustituido, con las nuevas tecnologías, la magia de organizar un evento clandestino se mantiene. El objetivo es el mismo, un grupo de buenos amigos vestidos elegantemente y enteramente de blanco que se reúnen con más amigos desconocidos, pero unidos por el mismo secreto ante una mesa, para disfrutar de una buena comida y saborearlo con una copa de un un buen vino o champagne.

Aunque las mesas sean de picnic y cada uno deba llevarse la suya propia, así como dos sillas (una para ti y otra para tu amigo invitado) y el menaje así como los elementos de decoración de la mesa, esto no resta nada de glamour a la reunión.

Cada mesa debe estar decorada en blanco, con mantel de hilo y servilletas, con vajilla de porcelana y copas de cristal, así como cualquier otra decoración que estimes conveniente para realzar la belleza de tu exclusivo restaurante efímero, como velas, flores, o cualquier cosa que te parezca con estilo.

La velada esta amenizada con música en directo, y un baile cerrará la fiesta improvisada mientras disfrutas de una de las mejores vistas de la ciudad y una experiencia que dejará boquiabiertos a quién se la encuentre casualmente.

En cuanto a las bebidas permitidas solo se permiten, agua o zumos, y como bebidas alcohólicas solo están permitidas el vino o el champagne, aunque cada una de las fiestas tiene sus propias normas en cuanto al obligado cumplimiento de las normas internacionales, nacionales y locales de consumo de alcohol en la vía pública que rigen en cada ciudad.

CIUDADES AFILIADAS

Cada edición es organizada por un grupo de entusiastas y apasionados anfitriones, que añaden a cada una de las cenas el estilo propio de su ciudad pero sin dejar de respetar la filosofía original y los valores fundamentales del concepto.

Sin embargo, aunque la mayoría de las ciudades elabora su lista de asistentes con una mezcla entre la invitación persona a persona y la utilización de las redes sociales como Facebook o Twitter, en Paris todavía permanece la tradición original y la lista de invitados se conforma con el exclusivo boca a boca, transmitiéndose a casi 16.000 personas que son amigos de amigos.

Con más de 100.000 miembros de todas partes del mundo, Le Diner en Blanc® constituye en la actualidad una red social que agrupa a personas de diferentes orígenes étnicos y sociales pero con un nexo común, el amor por la belleza y el buen gusto.

Cada nueva convocatoria secreta se convierte en un éxito haciendo que cada uno de los participantes guarde en su memoria el recuerdo de unas horas especiales y glamourosas compartiendo la celebración de una reunión  clandestina de ensalzamiento de todos los placeres sensoriales, e inaccesible a la mayoría de los mortales, un placer al que se añade la buena compañía y la ubicación privilegiada en un rincón especial de su ciudad no destinado a esos menesteres.

Lejos quedan los 200 asistentes de la primera convocatoria, la cena parisina de 2014 ha superado con creces sus objetivos. Se celebró simultáneamente en 6 puentes de París y asistieron unas 12.000 personas, los escenarios: la pasarela de Solférino, el Puente de La Concordia, El Puente de Alexandre III, El Puente del Alma, la Pasarela Debilly y el Puente D´Iena.

NORMAS DE LE DÎNER EN BLANC

Un evento de este tipo requiere una organización muy cuidada para convertirse en un éxito en cada convocatoria.

Se busca un lugar adecuado y emblemático para celebrarlas, porque la mayor parte de las veces se hacen sin autorización. Aunque en sus orígenes esta característica supuso ciertos problemas para organizarlas actualmente las autoridades son conscientes de que a pesar de no estar autorizadas no suponen en general problemas para la ciudad ya que las normas de comportamiento de los asistentes no ponen en peligro el entorno, ni tampoco la seguridad de los mismos.

Por otra parte, la espectacularidad e imagen que el evento genera de las ciudades que lo acogen, lejos de convertirse en un inconveniente, suele generar una imagen elegante, cosmopolita y abierta al mundo de la ciudad y sus sofisticados y maravillosamente educados asistentes. La repercusión lejos de ser negativa es altamente positiva y de gran plasticidad, asi como su repercusión mediática también supone sinergias positivas para la imagen turística de la ciudad y sus habitantes.

  1. La principal norma es guardar en secreto el lugar de celebración hasta el último momento.
  2. El Dress Code es Blanco riguroso. Todo el mundo debe asistir vestido de blanco y con sus mejores galas, se admite la originalidad en los atuendos, pero sin perder de vista el buen gusto.
  3. El acceso al lugar de Le Diner en Blanc se hará mediante transporte público, esta condición se convierte en fundamental para evitar el congestionamiento de las vías cercanas al lugar de celebración. Está terminantemente prohibido acercarse en vehículo propio al punto de encuentro y siendo la ubicación exacta desconocida hasta el último momento. Los asistentes será convocados por grupos, que se encontraran con cada uno de los jefes de mesa, que son miembros del equipo organizativo de Le Diner y que son los que conocen la ubicación definitiva y que trasladan a los invitados en los últimos momentos manteniéndose así el secreto.
  4. Se debe asistir con tu propia mesa (entre 28×28 y 32×32 cm) 2 sillas blancas, una cesta de picnic, mantel y servilletas de tela blancos, vajilla de porcelana, copas o vasos de cristal, una comida gourmet y solo está permitido beber agua, zumos, vino o champagne. Generalmente se ofrece a los invitados la posibilidad de comprar el menú en el mismo lugar del evento.
  5. Una vez confirmada la asistencia al evento se envían las invitaciones a los participantes, solo una vez que estos confirmen su asistencia podrán enviar su invitación a un invitado. La asistencia es obligatoria, independientemente de las condiciones climáticas, ya que cada invitado forma parte de un conjunto totalmente organizado siendo indispensable su asistencia para el éxito de la celebración.
  6. Al terminar la cena cada invitado debe recoger y llevarse su propia basura, dejando el lugar como si nada hubiese sucedido por lo que es conveniente no olvidar llevar tu propia bolsa de basura.

CÓMO SE DESARROLLA EL EVENTO

La única forma de conseguir la asistencia es estar invitado. A esta condición se accede por invitación expresa de algún miembro de la organización (si es la primera vez que se realiza, o que haya participado en eventos con anterioridad, o porque tu solicitud previa de asistir al evento apuntándote en una lista de espera previa es atendida.

Tienes que cumplir las normas establecidas referentes a la forma de vestirte y a los requisitos de la cena, tanto de enseres que debes llevar (mesa y 2 sillas blancas, mantel y servilletas blancos de tela, cesta de picnic, vajilla blanca y cristalería, no están permitidos elementos desechables, elementos de decoración), como de que la comida sea de calidad, y bebida, se ofrece la oportunidad de comprar en el mismo lugar un menú elaborado por algún chef en el propio lugar de celebración.

Acceder por transporte público al punto de encuentro, no está permitido acceder con los vehículos propios. Por supuesto a la hora de irse debe mantenerse la misma actitud de respeto por el entorno y cada participante deberá dejar todo en perfecto estado y dispersarse manteniendo en todo momento las más exquisitas normas de urbanidad, no te olvides de llevar una bolsa de basura porque debes recogerlo todo, y dejar el lugar exactamente como te lo encontraste antes de que celebraseis la fiesta.

Otra regla básica es la puntualidad, obviamente es una necesidad imperiosa en aras de mantener el secreto hasta el último momento. Es imprescindible ser puntual en la llegada, y el horario debe ser respetado también para finalizar el evento. Generalmente la hora de encuentro suele ser las 19:30, una vez que el grupo se reúne con el Jefe de Mesa se trasladan al lugar definitivo.

Una vez ubicados en el lugar elegido los invitados van colocando sus mesas según las instrucciones de sus jefes de mesa y cuando todos han acabado los comensales agitan sus servilletas, siendo esta la señal de que la cena ha comenzado.

Las únicas bebidas alcohólicas aceptadas son el vino o el champagne, pero en cualquier caso se cumplirá con la normativa específica de cada ciudad en concreto.

Comenzado el banquete, no hay más normas que el respeto, hasta que al finalizar todos los asistentes encienden una bengala que marca el inicio del baile.

Es asimismo obligatorio el respeto y el cuidado del entorno seleccionado para la celebración, siendo tan importante como la propia cena el hecho de que al finalizar el recinto quede como si no hubiese ocurrido nada.

Dîner en Blanc de Paris 2013 vu de la Tour Eiffel par Alain de la Porte

IMG-20170826-WA0013 (2)

Chicago Illinois 26 de agosto de 2017

IMG-20170826-WA0014 (2)

Chicago Illinois 26 de agosto de 2017

IMG-20170826-WA0008 (2)

Chicago Illinois 26 de agosto de 2017