Un día diferente

Juana te dijo que no podía seguir trabajando; sabía de una prima que podría hacerlo. Preguntaste si estaba presentable, contestó que sí. Juana te conocía y supo interpretar lo que tu querías, al responderte movió las manos dibujando un ocho. llegó con su prima. Joven, formada, con acné en la frente, respondía al nombre de […]

a través de Un día diferente — SENDERO blog