Fases de una Posesión Demoníaca

A lo largo de la historia diferentes culturas, civilizaciones y religiones hablan de espíritus desencarnados que invaden los cuerpos vivos de los seres humanos, controlando sus propios deseos de forma física. La actual Iglesia Católica es una de las instituciones que cree en la idea de la posesión demoníaca,  promoviendo en cierta medida, al tener sus propios equipos de investigación y especialistas en exorcismo.

Pero también hay que decir que en el pasado la Iglesia (debido a la falta de conocimientos sobre la ciencia y las enfermedades mentales asociadas) han cometido ciertos errores a la hora de“exorcizar” a personas que sufrían enfermedades psiquiátricas. Un ejemplo de esto es que hace siglos atrás cualquier persona con el síndrome de Tourette u otras psicosis como la esquizofrenia se consideraban posesión demoníaca.  Con el avance de la ciencia en el área del análisis en el cerebro humano y el concepto de las enfermedades mentales la posesión ha quedado relevada a un segundo término. Asombrosamente, incluso la Iglesia ha llegado a aceptar ciertos descubrimientos sobre las enfermedades mentales, a pesar de que la Iglesia católica y la ciencia han tenido ciertos desacuerdos.

Pero la razón universal no la tiene tampoco la ciencia, y algunos casos van más allá de toda racionalidad. Con el avance de la ciencia se ha pasado de creer que todas las personas que tenían una rara enfermedad mental eran posesiones a desacreditar cualquier caso de posesión. Con el paso del tiempo, expertos afirman que las posesiones han cambiado radicalmente y en la actualidad las entidades demoníacas utilizan las posesiones para utilizan a sus víctimas en momentos puntuales para realizar una acción en concreto.

Existen muchas personas que afirman haber perdido la noción del tiempo y no recordar nada después de haber hecho una acción de violencia no natural en ella. Esto es aparte de los actos cometidos por delincuentes o personas violentas por sí mismas. Recordemos que “el mayor logro del diablo es hacer creer que no existe”. Pero con el paso del tiempo muchas personas se preguntan: ¿Son reales las posesiones demoníacas y como se puede saber si una personas está poseída?

Las fases de la posesión

Según los expertos la posesión demoníaca consta de 5 niveles:

1. Manifestación

En esta etapa, una persona sin ningún tipo de intención invita a la entidad a entrar en su cuerpo. La entidad se siente atraída por el individuo de mente más débil o de baja autoestima. También existen casos en que la entidad accede a su víctima sin permiso alguno.

2. Infestación

En este nivel el demonio empezará a utilizar a su victima en lo que puede parecer típicos signos demoníacos inteligentes.

La entidad puede presentarse como el espíritu de un ser querido o incluso de un ángel. Se gana la confianza de su víctima, por lo que la entidad puede influir en la persona y finalmente, tomar el control total. Algunos signos de infestación demoníaca incluyen sombras o figuras extrañas que se mueven sin ninguna explicación, sonidos de pisadas o incluso líquidos que se filtran a través del suelo o las paredes.

3. Opresión

Cuando un individuo está bajo la opresión demoníaca la entidad comienza a afectar a la persona psicológicamente, físicamente y emocionalmente.

El objetivo es hacer que la víctima renuncie a la lucha o a la voluntad de vivir y sobre todo a su alma, pudiendo conseguirla mediante el suicidio.

Signos de posesión

* Evidencias de auto mutilación.

* La victima maldice cuando no es parte normal de su carácter.

* Aversiones repentinos a los lugares y objetos religiosos, sobre todo al punto de difamación o llegar a destruir objetos como cruces, cálices o iglesias.

* Pérdidas largas de lapsos de tiempo que es cuando la entidad controla a la víctima.

* La victima puede llegar a ser amenazante, abusiva o violenta sin motivo aparente. Dañando a animales y de más seres .

* Padecer pesadillas o fuertes terrores nocturnos.

* La victima puede comenzar a hablar en lenguas que no conocía o incluso a hablar su lengua habitual con extraños acentos que no son su manera natural de hablar. Otros signos que están vinculados a la posesión son los cambios de voz o con tonos de frecuencia baja a alta incluso para un tipo gutural de gruñido. Otro cambio bastante extraño y desagradable en la voz de la víctima es cuando se puede escuchar múltiples voces que vienen del cuerpo físico durante un periodo de tiempo determinado.

* El individuo puede parecer catatónico, pasándose largos períodos de tiempo sin pestañear.

* Cambia su tono natural de ojos a uno completamente negro o cualquier tonalidad distinta.

* Se ponen de una forma tan rígida que no pueden moverse o necesitan ser movidos por varios personas.

* Pueden predecir el futuro o mencionar acontecimientos pasados de los cuales no tenían conocimiento.

* Pueden levitar y retorcer extremidades a voluntad.

 

4. Posesión

Cuando una persona llega a este nivel se le llama posesión completa. El demonio ahora tiene el control sobre los pensamientos individuales, las emociones y la conducta. Por lo general se escuchan extrañas voces amenazantes.

Según determinadas religiones una persona es víctima de una posesión demoníaca, está endemoniada o simplemente está poseída, cuando un espíritu impuro o inmundo o bien chatarra entra en su cuerpo y le hace hablar y comportarse, no como ella quisiera, sino como el tal espíritu quiere.

Desde el punto médico se considera un trastorno disociativo de la histeria y se le denomina “endemoniaría” o “demonio manía.

 

5. Destrucción de la victima

El único propósito de la posesión es la muerte de un huésped. Cuanto mas dolor o sufrimiento que la entidad pueda hacer mejor para ella.

Los demonios o espíritus inmundos, son seres espirituales incorpóreos que necesitan un cuerpo humano para que su existencia no quede anulada, un espíritu sin cuerpo está cincuenta por ciento muerto, el cuerpo humano es su complemento perfecto.

Generalmente las personas que son utilizadas por los espíritus, terminan siendo destruidas por ellos, ya sea mental o físicamente.