Por qué una cortesana no es una prostituta

Por qué una cortesana no es una prostituta

Erótica Lectura

Odiadas, repudiadas y muy mal vistas a través de los siglos, las cortesanas, han tenido un papel totalmente dual dentro de nuestra sociedad. En casi todos los diccionarios se les define erróneamente como “prostituta de lujo”, debido a que se relacionaban sólo con hombres ricos y adinerados.

Se trataba de mujeres cultas, de gran belleza y poder, pero no prostitutas. Realmente se les llaman cortesanas porque eran damas que podían entrar a la corte, generalmente provenientes de buenas familias (con o sin títulos). Sin embargo, gracias a su inteligencia y conocimiento (algo poco común en épocas pasadas) las calificaban como “libertinas” o “mujeres de la mala vida”, gracias a su libre expresión de ideas y actos.

1532-f

Las cortesanas, poseían altos conocimientos en política, filosofía, música y artes, lo cual era muy poco habitual en el pasado. Hay que recordar que las mujeres no solían estudiar, así que no podían hacer más…

Ver la entrada original 229 palabras más

Tu sonrisa, esa poesía.

Templo de Elegías

.

 La poesía

hoy se viste con

la sonrisa de un niño

con el Síndrome

de Dawn.

sindrome de dawn

Esta es la historia de Alex, un hermoso niño con cabello de oro y una sonrisa amplia. Cuando él nació era tan pequeño que alcanzaba en la palma de una mano, los médicos le  diagnosticaron Síndrome de Down y le pronosticaron no más de 5 años de vida con un tratamiento de por vida por su problema cardíaco congénito, advirtieron a sus padres que tal vez no podría ni llegar a sentarse por sí mismo por la hipotonía grave de todos sus músculos.

Sus padres muy jóvenes, hicieron caso omiso a lo que los médicos les decían, y a pesar de su inexperiencia y desconocimiento del Síndrome, decidieron que su hijo crecería como un niño normal, no le darían un trato especial como su condición lo requería.

A pesar de todos los consejos…

Ver la entrada original 301 palabras más

El complejo médicofarmacéutico: delincuencia organizada contra la salud (I). La ciencia corrupta

EducaciónlibreySoberana.

DOLLARVACCINE

“La ciencia es la creencia en la ignorancia de los expertos”  

Richard P. Feynman (físico estadounidense)

La ácida cita anterior, del conocido y genial físico Richard Feynman, podría ser una síntesis de cómo está el panorama científico actual en el mundo que llaman desarrollado, capitalista o neoliberal. Aunque yo sustituiría (o añadiría), en esa leyenda, “ignorancia” por “manipulación” para ajustar un poco mejor los términos. La señala, en su página web, David Brown, quien dice ser un científico de “corazón” al que le encanta ridiculizar a algunos de sus colegas de ciencia porque piensa que “su posición es extremadamente fanática y con ínfulas de inexpugnabilidad”. Para Brown estos hombres (o mujeres) de ciencia son simplemente unos “traidores” que sirven a las agendas de esos odiosos poderes y corporaciones paradigma de “prepotencia y corrupción”. Vamos, que lo de la FIFA y el suizo Blatter es calderilla y show…

Ver la entrada original 1.339 palabras más

EL DERECHO ROMANO Y ARISTÓTELES.

Para Mí Son Enigmas

Texto enviado porfpmadlax.

Derecho Romano:

El Derecho Romano comienza con el concepto de que todos los hombres son bestias: “La ley de la naturaleza es la ley que la naturaleza enseña a todos los animales. Esta ley no pertenece exclusivamente a la raza humana, sino que pertenece a todos los animales, ya sea de la tierra, el aire o el agua. ” (Los Institutos; de personas). Bajo la ley romana, no hay distinción entre los seres humanos y los animales. El hombre “nace en la naturaleza” como cualquier otro animal, y sujeto a las mismas reglas. Los Institutos dicen que, “Por la ley de la naturaleza todos los hombres nacen originalmente libres”, pero esta libertad no es la libertad de las criaturas hechas a imagen de Dios; más bien, es la “libertad” en la que nacen los perros salvajes o bestias salvajes (nacido libre en un estado de…

Ver la entrada original 1.304 palabras más

Reconstrucción mamaria postmastectomía

Autor: Santosa KB, Qi J, Kim HM, Hamill JB, Wilkins EG, Pusic AL JAMA Surg 2018; 153(10): 891-899
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=93427&uid=520577&fuente=inews

Resumen

El objetivo de este estudio fue evaluar las experiencias de mujeres con seguimiento alejado, para valorar la asociación de la reconstrucción mamaria con los resultados reportados por las pacientes a lo largo del tiempo.

Introducción

Más del 60% de las mujeres que han tenido una mastectomía para el tratamiento del  cáncer de mama elige ser sometido a reconstrucción mamaria, representando un aumento en el uso de la reconstrucción mamaria de casi el 20% desde 1988.

Con el advenimiento de las pruebas genéticas, los avances en técnicas reconstructivas y de imágenes, y una mayor presencia en los medios de la reconstrucción mamaria, la cantidad de mujeres sometidas a mastectomía para profilaxis ha aumentado en tándem, contribuyendo también al aumento en la demanda para reconstrucción mamaria después de la mastectomía.

La reconstrucción mamaria puede mejorar la calidad de vida de la paciente y aliviar el trastorno psicológico asociado con la mastectomía.

A pesar de la considerable bibliografía evaluando los resultados después de la reconstrucción mamaria, sólo una minoría de las pacientes toma decisiones de alta calidad sobre la reconstrucción mamaria, una estadística que exige una mejor toma de decisión compartida.

Dado que existen múltiples técnicas en la reconstrucción mamaria, la toma de decisión compartida – un proceso colaborativo entre pacientes y médicos – puede ayudar a las pacientes a recorrer el proceso, mediante el uso de datos basados en evidencia centrados en el paciente, en combinación con sus preferencias. Dichos datos no estaban disponibles anteriormente en los estudios de reconstrucción mamaria, debido a la falta de medidas de resultado bien desarrolladas y válidas, específicas de la condición, informadas por las pacientes.

No obstante, la comprensión de la asociación de la reconstrucción mamaria con los resultados reportados por las pacientes ha mejorado sustancialmente a través del uso generalizado y la adopción del BREAST-Q, un instrumento validado, específico para cirugía mamaria, de los resultados reportados por las pacientes, y calibrado para detectar diferencias entre grupos de procedimientos específicos y pacientes, a lo largo del tiempo.

Los estudios previos han estado limitados también por la ausencia de una evaluación preoperatoria o basal de la satisfacción de las pacientes con sus mamas y su calidad de vida. Los puntajes basales son importantes, dado que las mujeres sometidas a reconstrucción mamaria después de la mastectomía, pueden comenzar el proceso con diferentes niveles de satisfacción con sus mamas y calidad de vida.

Por otra parte, la mayoría de los estudios sobre resultados de la reconstrucción mamaria han reportado experiencias de una única institución, lo que cuestiona la generalización de sus resultados. Finalmente, el seguimiento de las pacientes en estudios previos ha sido limitado.

Los resultados, especialmente los reportados por las pacientes, pueden cambiar con el tiempo. Recientemente, los resultados reportados a 1 año por las pacientes del estudio MROC (Mastectomy Reconstruction Outcomes Consortium), encontraron que las mujeres que eligieron reconstrucciones autólogas estuvieron más satisfechas con sus mamas y reportaron un mayor bienestar psicosocial y sexual, que las mujeres que eligieron reconstrucción basada en implantes.

Aunque esos hallazgos son importantes, los autores de este trabajo reconocen la necesidad de evaluar los resultados reportados por las pacientes más allá de 1 año, en aquellas sometidas a una reconstrucción mamaria inmediata después de la mastectomía.

En este estudio, se construyó sobre los resultados reportados por las pacientes a 1 año del estudio MROC, y se discuten los resultados reportados por las pacientes de reconstrucciones mamarias inmediatas a los 2 años después de la cirugía. También se presenta un análisis descriptivo de datos reportados por las pacientes a los 3 y 4 años después de la mastectomía.

El objetivo de este estudio fue evaluar las experiencias de mujeres con seguimiento alejado, para valorar la asociación de la reconstrucción mamaria con los resultados reportados por las pacientes a lo largo del tiempo.

Los autores anticiparon que esta investigación informará a las pacientes y a sus médicos sobre los resultados de la calidad de vida esperada de los procedimientos autólogos versus los basados en implante, y servirá para respaldar la adopción de decisiones compartidas en la práctica clínica.

Métodos

> Población del estudio

Las pacientes fueron reclutadas como parte del estudio MROC, que involucró a 57 cirujanos plásticos en 11 centros asistenciales académicos y privados, a través de los Estados Unidos y Canadá.

El objetivo primario del estudio MROC fue evaluar los resultados de diferentes tipos de reconstrucción mamaria. Fueron elegibles las mujeres  de 18 o más años de edad, sometidas por primera vez a una reconstrucción mamaria inmediata o tardía, unilateral o bilateral, después de una mastectomía para el tratamiento del cáncer de mama o para profilaxis.

Se obtuvo la aprobación de las siguientes juntas de revisión institucional de los centros en los EEUU y de las juntas de ética de la investigación en los centros de Canadá: University of Michigan Human Research Protection Program, Memorial Sloan Kettering Institutional Review Board, Brigham and Women’s Hospital Partners Human Research Committee, Georgia Institute of Plastic Surgery Institutional Review Board, Georgetown University Institutional Review Board, MD Anderson Cancer Center Institutional Review Board, Northwestern University Institutional Review Board, Saint Joseph Mercy Hospital Institutional Review Board, The Ohio State University Human Research Protection Program, University of Manitoba Office of Research Ethics & Compliance, y University of British Columbia Office of Research Ethics. A todas las pacientes se les proveyó un consentimiento informado por escrito.

Para este análisis se incluyó a las pacientes enroladas en el estudio MROC, desde el 1 de febrero de 2012 hasta el 31 de julio de 2015, que fueron sometidas a reconstrucción mamaria inmediata después de mastectomía para el tratamiento o profilaxis del cáncer mamario, con implante (implante directo, expansor tisular e implante) o autóloga (colgajo miocutáneo pediculado transversal del recto abdominal, colgajo miocutáneo libre transversal del recto abdominal, colgajo perforante de arteria epigástrica inferior profunda, o colgajo perforante de arteria epigástrica inferior superficial).

Todas las pacientes tuvieron al menos un seguimiento alejado de 2 años después de la reconstrucción. Las pacientes fueron excluidas del estudio si no habían completado las encuestas preoperatorias, si habían tenido reconstrucciones con el músculo dorsal ancho (con o sin expansor tisular e implante), si habían sido sometidas a un abordaje mixto (por ej., reconstrucción bilateral con implante unilateral y reconstrucción autóloga unilateral), o en diferentes momentos (por ej., reconstrucción inmediata en un lado y tardía en el contralateral), si se cambió la técnica de reconstrucción durante en enrolamiento en el estudio, y/o se experimentó fracaso reconstructivo (definido como remoción del implante sin reemplazo o pérdida total del colgajo).

Discusión

Dada la naturaleza personal e íntima de la reconstrucción mamaria, los datos centrados en la paciente, son posiblemente las mejores mediciones de resultados.

Esos datos informan a pacientes y médicos de los riesgos potenciales y los resultados esperados entre los diferentes tipos de reconstrucción, ayudando a futuras pacientes a elegir a través de las opciones que existen para la reconstrucción mamaria.

Una decisión mayor es ser sometida a una reconstrucción con implante o una autóloga. Aunque hay muchos factores a considerar, un entendimiento de la satisfacción esperada con las mamas y de la calidad de vida es central en el proceso de toma de decisión.

A 2 años después de la cirugía, las pacientes en este estudio que fueron sometidas a reconstrucción autóloga reportaron niveles significativamente más altos de satisfacción con sus mamas y de calidad de vida (medida por puntajes más altos de bienestar psicosocial, físico y sexual), que los reportados por las pacientes sometidas a reconstrucción con implante.

Sin embargo, esos beneficios en la satisfacción y calidad de vida pueden venir con un precio por la morbilidad en el sitio donante en el abdomen.

El bienestar con el abdomen entre las pacientes sometidas a reconstrucción autóloga no sólo empeoró en relación con el basal a 1 año después de la cirugía, sino que no retornó al nivel basal incluso a los 2 años después de la reconstrucción.

La magnitud de la diferencia fue clínicamente significativa; las pacientes sometidas a reconstrucción autóloga reportaron una disminución media de 13 puntos en el bienestar físico con el abdomen a los 2 años, comparado con el nivel basal.

La mayoría de las pacientes que eligieron una reconstrucción autóloga fueron sometidas a técnicas de preservación del músculo abdominal, tales como colgajos con perforantes de la epigástrica inferior profunda (61,2%), mientras que sólo el 14,3% fue sometido a procedimientos con sacrificio muscular con colgajos miocutáneos pediculados transversales del recto abdominal.

Aunque muchos especulan que las técnicas con preservación del músculo abdominal ocasionan menor morbilidad en el sitio dador que las técnicas basadas en pedículos, los hallazgos de este estudio sugieren lo contrario. Se necesitan estudios para determinar por qué el bienestar físico está comprometido después de las técnicas con preservación de los músculos abdominales.

El presente trabajo proporciona también perspectivas sobre cómo cambian los resultados reportados por las pacientes a lo largo del tiempo. Un estudio previo se enfocó sobre resultados reportados por pacientes de reconstrucción mamaria a 1 año, y mostró que las pacientes sometidas a reconstrucción autóloga estuvieron más satisfechas con sus mamas y tuvieron un bienestar psicosocial y sexual mayor que las pacientes sometidas a reconstrucción con implante.

Sin embargo, no hubo diferencia en el bienestar físico con el tórax entre los 2 grupos en ese punto del tiempo [18]. En contraste, a los 2 años en el presente estudio, todos los dominios del BREAST-Q, incluyendo el bienestar físico con el tórax, favorecieron significativamente a la reconstrucción autóloga vs con implante.

La magnitud de las diferencias en la satisfacción de las pacientes con sus mamas y su bienestar sexual fue también mayor a los 2 años, resaltando cómo pueden cambiar los resultados reportados por las pacientes a lo largo del tiempo.

La bibliografía sobre los resultados de la reconstrucción mamaria es vasta; no obstante, hubo pocos estudios que evaluaran los resultados reportados por las pacientes más allá de 1 año.

Aquí, los autores presentan estadísticas descriptivas de resultados reportados por las pacientes a 3 y 4 años después de la reconstrucción. Hasta donde llega su conocimiento, este es el primer estudio prospectivo de resultados reportados por pacientes, que evalúa los resultados hasta 4 años después de su cirugía inicial.

Los puntajes medios no ajustados de los resultados reportados por las pacientes a 3 y 4 años, sugieren una asociación positiva sostenida de la reconstrucción autóloga con la satisfacción y el bienestar sexual de las pacientes, pero destaca también que el bienestar físico con el abdomen no retorna a los puntajes basales, aún 4 años después de la reconstrucción.

La satisfacción sostenida en el largo plazo con las mamas y el bienestar sexual entre las pacientes sometidas a reconstrucción autóloga, puede representar la capacidad de la mama reconstruida para envejecer naturalmente o presentar ptosis, manteniendo por lo tanto una mejor simetría con la mama contralateral, un beneficio de la reconstrucción autóloga citado comúnmente entre las pacientes más añosas.

Para las pacientes sometidas a reconstrucción basada en implante, la satisfacción con la mama y el bienestar sexual parece empeorar gradualmente con el tiempo, con puntajes medios no ajustados más bajos de los resultados reportados por las pacientes a los 4 años, comparados con los basales.

Aludiendo al argumento mencionado de que las pacientes sometidas a reconstrucción autóloga se benefician con un envejecimiento más natural de la mama reconstruida, el empeoramiento con el tiempo entre las pacientes sometidas a reconstrucción con implante puede reflejar la incapacidad de la mama reconstruida de presentar ptosis y emparejarse con la mama contralateral.

A pesar de la diferencia entre los 2 grupos, todas las pacientes en este estudio, sea con reconstrucción con implante o autóloga, reportaron un bienestar psicosocial mejorado a los 3 y 4 años después de la cirugía, comparado con la línea de base, enfatizando el resultado positivo que la reconstrucción mamaria puede tener a largo plazo sobre la calidad de vida.

Aunque el foco de este estudio estuvo en la comparación de los resultados reportados por las pacientes sobre los diferentes tipos de reconstrucción, los hallazgos muestran que otras características de las pacientes y los tratamientos están significativamente asociadas con los resultados reportados.

Otra decisión importante que enfrentan las pacientes después de la mastectomía es la de someterse a una reconstrucción unilateral o bilateral. A pesar del aumento en el riesgo de complicaciones y en los costos por atención médica, más pacientes están eligiendo la mastectomía profiláctica contralateral para el cáncer unilateral de mama, especialmente en el escenario de una reconstrucción inmediata.

Además de los preocupaciones por las neoplasias malignas contralaterales y la ansiedad, otra razón que citan las mujeres para someterse a la mastectomía profiláctica contralateral es el deseo de la simetría, que puede tener una asociación significativa con los resultados reportados por las pacientes, especialmente la satisfacción con las mamas, como los hallazgos de este trabajo sugieren.

La capacidad de controlar la simetría puede afectar el hecho de que las mujeres sometidas a procedimientos bilaterales reporten resultados más altos que las mujeres sometidas a reconstrucción unilateral.

Además, estudios futuros para determinar la asociación de la lateralidad y el tipo de reconstrucción (esto es, reconstrucción autóloga bilateral vs implante bilateral) con los resultados reportados por las pacientes, están garantizados.

El presente análisis reafirma también que la radioterapia durante o después de la reconstrucción, se asocia negativamente con la satisfacción y la calidad de vida relacionada con las mamas. Los autores reconocen que otros factores, además del tipo de reconstrucción, pueden afectar los resultados reportados por las pacientes, sobre la reconstrucción mamaria a lo largo del tiempo.

 

Conclusiones

Utilizando datos prospectivos multicéntricos de pacientes sometidas a reconstrucción mamaria inmediata, los autores de este trabajo hallaron que las pacientes que optaron por una reconstrucción autóloga tuvieron una mayor satisfacción con sus mamas y una mejor calidad de vida relacionada con las mamas a los 2 años de la cirugía, que aquellas sometidas a reconstrucción con implante.

No obstante, esos beneficios en los resultados reportados por las pacientes que fueron sometidas a reconstrucción autóloga se acompañaron de un empeoramiento en el bienestar con el abdomen (o el sitio donante), enfatizando la importancia de educar a las pacientes sobre las compensaciones inherentes a la elección de una opción reconstructiva.

A largo plazo, todas las pacientes, independientemente del tipo de reconstrucción, reportaron un bienestar psicosocial mejorado comparado con los puntajes preoperatorios, resaltando la asociación positiva de la reconstrucción mamaria postmastectomía con la calidad de vida relacionada con las mamas.

Comentario y resumen objetivo: Dr. Rodolfo D. Altrudi