Unas frases más de los que saben

2ajnbjn

No tengo derecho a decir o hacer nada que disminuya a un hombre ante sí mismo. Lo que importa no es lo que yo pienso de él, sino lo que él piensa de sí mismo. Herir a un hombre en su dignidad es un crimen (Antonie de Saint-Exupéry)

Digamos que existen dos tipos de mentes poéticas: una apta para inventar fábulas y otra dispuesta a creerlas (Galileo Galilei)

Si discutes mucho para probar tu sabiduría, pronto probarás tu ignorancia (Muslih-Ud-Din Saadi, 1184-1291. Poeta persa)

Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti” (Friedrich Nietzsche)

Ser independiente es cosa de una pequeña minoría, es el privilegio de los fuertes (Friedrich Nietzsche)

La mitad de la vida es suerte, la otra disciplina; y ésta es decisoria ya que, sin disciplina, no se sabría por dónde empezar con la suerte (Carl Zuckmayer)

La política es el campo de trabajo para ciertos cerebros mediocres (Friedrich Nietzsche)

Después de todo, ¿qué es la moda? Desde el punto de vista artístico una forma de fealdad tan intolerable que nos vemos obligados a cambiarla cada seis meses (Óscar Wilde)

La palabra Dios no es para mí nada sino la expresión y el producto de la debilidad humana, la Biblia una colección de leyendas venerables, pero aún bastante primitivas (Albert Einstein)

Un hogar sin libros es como un cuerpo sin alma” (Cicerón)

Y una vez que la tormenta termine, no recordarás como lo lograste, como sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Aunque una cosa si es segura, cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entró en ella (Haruki Murakami)

Sólo entre gente de bien puede existir la amistad, ya que la gente perversa sólo tiene cómplices; la gente interesada tiene socios; la gente política, tiene partidarios; la gente de la realeza tiene cortesanos; únicamente la gente buena, tiene amigos (Voltaire)

La gente se aferra a la costumbre como a una roca, cuando en realidad debería desprenderse y zambullirse en el mar. Y vivir (Charles Bukowski)

El amor nunca muere de muerte natural. Se muere porque no sabemos cómo reponer su fuente. Muere de ceguera, de errores y traiciones. Se muere de enfermedades y heridas; se muere de cansancio (Anais Nin)

El que domina su cólera domina a su peor enemigo (Confucio)

Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar (Ernest Hemingway)

Como todos los hombres, los pueblos tienen su destino. Tener y perder es la común vicisitud de los pueblos (Borges)

Cualquiera que tenga el poder de hacerte creer idioteces tiene el poder de hacerte cometer injusticias (Voltaire)