Break Through The Barrier

Break Through The Barrier

Tina Turner Blog

Look for empty roads to travel
And grab some peace of mind
When my life seems to unravel
Strength from you I’ll find
Like the ocean and the sunshine
I’ll keep trying till you’re all mine

Till the moment is right
I won’t give up the fight
I’ll keep pushing till I break through the barrier
Like a phoenix arises
Ain’t no mountain too high
I’ll keep pushing till I break through the barrier

Like the eyes of total strangers
Our future is unknown
In a world of hidden danger
Don’t want to be all alone
Like a rainbow and the starlight
I’ll keep holding on till you’re mine

Till the moment is right
I won’t give up the fight
I’ll keep pushing till I break through the barrier
Like a phoenix arises
Ain’t no mountain too high
I’ll keep pushing till I break through the barrier

When it seems…

Ver la entrada original 43 palabras más

LACTANCIA Y USO DE MARIHUANA

Autor: Sheryl A. Ryan, Seth D. Ammerman, Mary E. O’Connor Pediatrics. 2018;142(3)
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=93483&uid=520577&fuente=inews

La lactancia materna es reconocida como el método de alimentación ideal para los bebés debido a sus numerosos beneficios a corto y largo plazo para la madre y el niño.

Estos beneficios incluyen pero no se limitan a la disminución de infecciones, tales como gastroenteritis, otitis, y enfermedades respiratorias graves; disminución de obesidad y diabetes mellitus; disminución de la tasa de síndrome de muerte súbita infantil; mejor desarrollo intelectual; disminución de la pérdida de sangre posparto; aumento de espaciamiento de los nacimientos; y menor riesgo de diabetes mellitus tipo 2 para la madre

Cuando las madres embarazadas toman medicamentos recetados o recreacionales, los beneficios de la lactancia deben ser sopesados contra los efectos de la droga en el lactante a fin de tomar una decisión para el mejor interés de la madre y el niño.

Muchos medicamentos que las madres usan mientras amamantan también se toman durante el embarazo. Puede ser difícil determinar si los efectos de la droga en el bebé son atribuibles a la exposición durante el embarazo o la lactancia.

Además, la capacidad de una madre para cuidar a su bebé puede verse afectada por el consumo de marihuana. Los lactantes también pueden estar expuestos por inhalación de la marihuana fumada en su presencia.

  • Epidemiología

Hay pocos datos sobre la frecuencia de uso de la marihuana en las mujeres que amamantan. Un informe de Colorado, donde la marihuana es legal para algunos, encuestó mujeres que asistían al Programa de Nutrición Suplementaria Especial para Mujeres, Lactantes y Niños en el departamento de salud local más grande del estado.

Este informe reveló que el 7,4% de las madres menores de 30 años de edad y el 4% de las madres mayores de 30 años de edad eran usuarias actuales de marihuana. De todas las usuarias de marihuana (pasado, alguna vez, actual), el 35,8% mencionó que la habían utilizado en algún momento durante el embarazo, el 41% la había utilizado desde el nacimiento del niño, y el 18% la había usado durante la lactancia materna.‍

  • Farmacocinética de la marihuana en la leche humana

La excreción de medicamentos en la leche humana depende de factores químicos de la droga, incluyendo ionización, peso molecular, solubilidad en lípidos y agua, y pH de la droga. El mayor cannabinoide psicoactivo de la marihuana, el THC, se une en un 99% a proteínas, es soluble en lípidos, y tiene un peso molecular de 314.

El bajo peso molecular y la alta solubilidad en lípidos se combinan para causar la transferencia de la marihuana a la leche humana. También provoca el almacenamiento de THC en tejidos llenos de lípidos como el cerebro. Poco se sabe sobre otros cannabinoides en la marihuana y su transferencia a la leche materna.

También hay pocos datos sobre la transferencia de THC a la leche humana. Se conocen dos únicas referencias primarias sobre concentraciones de THC en la leche humana; estos datos limitados de Perez-Reyes y Wall y Marchei y col. revelan que el THC se transfiere a la leche materna. No hay información sobre cómo la cantidad transferida se relaciona con la concentración de THC en la marihuana, la frecuencia de uso, o la concentración en el plasma materno.

  • Efecto de la marihuana sobre el lactante amamantado

Hay 2 pequeños estudios de Tennes y col. y Astley y Little de la década de 1980 en los que los autores intentaron evaluar el efecto del uso de la marihuana materna en el lactante durante el amamantamiento.

Ambos estudios incluyeron madres que también consumían alcohol, otras drogas, y tabaco.

Tennes y col estudiaron 258 madres consumidoras de marihuana y las compararon con madres que no lo eran. Ellos examinaron a los lactantes a las 24 a 72 horas de vida y a un subgrupo al año de edad.

Hallaron los siguientes resultados:

  1. Las usuarias de marihuana fueron más propensas a usar drogas ilícitas y alcohol con una relación dosis-respuesta lineal significativa entre el uso de marihuana y de alcohol (R = 0,45; P <0,01).
  2. Los bebés expuestos a la marihuana fueron ligeramente más pequeños.
  3. La mayoría de las madres disminuyó el uso de marihuana durante el embarazo.
  4. No se observaron diferencias en el crecimiento a 1 año y en los puntajes en las Escalas de Desarrollo Infantil de Bayley; sin embargo, solo 27 de los niños examinados al año estuvieron expuestos a la marihuana mientras estaban siendo amamantados.

Estos resultados se vieron limitados por el pequeño número de lactantes expuestos a la marihuana a través de la lactancia materna, la autoselección de madres que participaron en el seguimiento de un año, y la falta de control del uso de otras sustancias, particularmente del alcohol.

Astley y Little estudiaron la dieta, el consumo de alcohol y de tabaco durante la lactancia en un grupo de madres de clase media. La evaluación del desarrollo a 1 año se completó en 68 lactantes cuyas madres consumieron marihuana mientras estaban amamantando y que fueron emparejadas con madres con un uso similar de alcohol y tabaco pero que no consumieron marihuana durante la lactancia.

De las madres lactantes, el 79% reportó el uso de marihuana durante el embarazo, en comparación con el 15% de las madres de lactantes que fueron alimentados a fórmula.

En un análisis de regresión multivariable, la exposición del lactante a la marihuana a través de la lactancia en el primer mes se asoció con una disminución de 14 ± 5 puntos en las puntuaciones motoras después de controlar el consumo de tabaco, alcohol y cocaína durante el embarazo y la lactancia. No hubo ningún efecto del consumo de marihuana en el tercer mes de vida durante la lactancia.

El consumo de marihuana en el primer trimestre de embarazo confundió estos resultados, y no estuvo claro si la exposición prenatal o durante la lactancia materna tuvo más asociación. Los estudios de Tennes y col. y Astley y Little‍ tuvieron pequeños tamaños de muestra, se completaron hace más de 30 años, se asociaron con el consumo de marihuana durante el embarazo, y no tuvieron un seguimiento a largo plazo. Estas limitaciones hacen difícil separar los efectos independientes del consumo de marihuana durante la lactancia materna de la exposición prenatal.

Otra área de preocupación es el uso de leche materna extraída para la alimentación de bebés prematuros cuando la madre ha reportado consumo de marihuana o cuando se reciben resultados positivos en la pruebas de drogas.

Se ha demostrado que la leche materna extraída mejora significativamente los resultados en los neonatos prematuros disminuyendo la tasa de enterocolitis necrotizante (tanto quirúrgica como no quirúrgica), contribuyendo a la obtención de una alimentación enteral completa más precoz, disminuyendo la tasa de sepsis, y mejorando los resultados del desarrollo neurológico, especialmente para los prematuros con un peso al nacer menor de 1500 g.



Recomendaciones publicadas por otras organizaciones

La declaración de política de la AAP de 2012, “Lactancia materna y uso de leche humana”, incluyó la siguiente orientación:

“El abuso materno de sustancias no es una contraindicación categórica para la lactancia materna”.

“Las drogas callejeras como PCP (fenciclidina), cocaína, y cannabis pueden ser detectadas en la leche humana, y su uso por madres lactantes es motivo de preocupación, particularmente con respecto al desarrollo neuroconductual a largo plazo del bebé, y por lo tanto están contraindicadas”.

Aunque esto ha sido interpretado por algunas organizaciones profesionales para indicar que cuando una madre consume marihuana la opción de amamantar está “contraindicada”, esta no era la intención de esa declaración.

Se sugiere en cambio que la madre sea animada a amamantar mientras, al mismo tiempo, se recomienda encarecidamente que se abstenga completamente de usar marihuana así como otras drogas, alcohol y tabaco.

Esta posición ha sido apoyada por varias otras fuentes y organizaciones profesionales.

Por ejemplo, LactMed (una base de datos de búsqueda libre de la Biblioteca Nacional de Medicina) recomienda que las madres sean animadas a abstenerse de o a reducir su consumo de marihuana mientras amamantan y a minimizar la exposición infantil al humo de marihuana.

El panel de revisión de pares de LactMed, que revisa los datos publicados para garantizar la validez científica, recomienda continuar la lactancia materna. Esto es similar a las recomendaciones del CAOG, que indican que, “no hay suficientes datos para evaluar los efectos del consumo de marihuana en los lactantes durante la lactancia, y en ausencia de tales datos, se desalienta el uso de marihuana“.

La Academia de Medicina de Lactancia Materna establece la “Recomendación de abstenerse de cualquier uso de marihuana. A su vez, aunque los datos no son lo suficientemente fuertes como para recomendar no amamantar con cualquier uso de marihuana, se insta a tener precaución”.

Después de que Colorado legalizara el uso de la marihuana por adultos ≥ 21 años, el Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de Colorado desarrolló material educativo sobre el uso de marihuana durante el embarazo y la lactancia.

Estos materiales incluyen folletos educativos para pacientes que pueden ser útiles para pediatras y las familias y están disponibles en el siguiente enlace: http://www.colorado.gov/pacifico/sites/default/files/MJ_RMEP_Embarazo-LactanciaMaterna- Clínica-Pautas.pdf.

Otros estados que han legalizado el consumo de marihuana pueden tener información educativa similar para los profesionales de la salud y las familias.

OTRAS CONSIDERACIONES

La potencia de la marihuana actualmente disponible es mucho mayor de la que estaba disponible una década atrás. La potencia del THC en muestras estudiadas en 1983 promedió el 3,2%, y el promedio en 2008 fue de 13,2%; los autores de ese mismo estudio identificaron muestras aisladas con contenido de THC tan alto como del 27,3% y 37,2%.

Estas potencias más altas, así como las nuevas prácticas de consumo de marihuana, pueden aumentar significativamente la concentración de THC consumido. Los estudios han revelado que el desarrollo de variedades de marihuana con mayores concentraciones de THC ha reducido la concentración de cannabidiol, posiblemente disminuyendo los beneficios medicinales para un número selecto de condiciones.

Hay muchas otras sustancias contenidas en la planta de marihuana además del THC y el cannabidiol sobre las que se conoce poco. Además, la marihuana a menudo se cultiva con el uso de pesticidas, herbicidas, rodenticidas, y fertilizantes, muchos de los cuales son tóxicos. La exposición a la marihuana también puede exponer al feto y al bebé a estas toxinas.


CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Los pediatras están en una posición única para aconsejar a las mujeres en edad fértil sobre las potenciales consecuencias negativas del consumo de marihuana durante el embarazo y la lactancia.

Discutir lo que se sabe sobre las consecuencias adversas del consumo de marihuana durante el embarazo y la lactancia materna en las consultas prenatales, ya sea con el pediatra o con el obstetra, es un importante componente para promover los mejores resultados de salud tanto para la embarazada como para el bebé.

La legalización de la marihuana puede dar la falsa impresión de que la misma es segura. Teniendo en cuenta las preocupaciones éticas, no hay ensayos controlados aleatorios sobre el efecto del consumo de marihuana por mujeres embarazadas y lactantes, y los estudios longitudinales disponibles deben ser vistos con precaución dado el potencial de confusión del efecto de la marihuana durante el embarazo por otras sustancias lícitas e ilícitas y factores de riesgo sociodemográficos y ambientales.

Sin embargo, como se resalta en los datos epidemiológicos y de animales disponibles, existen preocupaciones con respecto a las consecuencias conductuales y del neurodesarrollo a corto y largo plazo de la exposición prenatal a la marihuana.

La comprensión actual del SEC y su rol en el desarrollo de los circuitos neuronales tempranos en la vida fetal también aporta una “justificación teórica” para la potencial afectación del desarrollo neurológico por las sustancias de marihuana, particularmente el THC.‍

La lactancia materna tiene numerosos y valiosos beneficios de salud para la madre y el niño, particularmente para el lactante prematuro. Datos limitados revelan que el THC se transfiere a la leche humana, y no hay evidencia de la seguridad o el daño del consumo de marihuana durante la lactancia.

Por lo tanto, las mujeres también necesitan ser aconsejadas sobre los efectos adversos conocidos del THC en el desarrollo del cerebro durante la primera infancia, cuando el crecimiento y el desarrollo del cerebro son rápidos.

La importancia de los hallazgos publicados y la investigación emergente con respecto a los potenciales efectos negativos de la marihuana en el desarrollo cerebral son un motivo de preocupación a pesar de la limitada información y son la base para las siguientes recomendaciones:

  • Las mujeres que están considerando quedar embarazadas o que están en edad reproductiva necesitan estar informadas sobre la falta de investigación definitiva y ser aconsejadas sobre las preocupaciones actuales con respecto a  los potenciales efectos adversos del uso de THC sobre la mujer y sobre el desarrollo del feto, el lactante, y el niño. La marihuana se puede incluir como parte de una discusión sobre el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas y medicamentos durante el embarazo.
  • Como parte de una orientación anticipatoria de rutina y en adición al asesoramiento anticonceptivo, es importante aconsejar a todas las adolescentes y mujeres jóvenes que si quedan embarazadas, la marihuana no debe ser usada durante el embarazo.
  • Las mujeres embarazadas que están consumiendo marihuana u otros productos que contengan cannabinoide para tratar una condición médica o para tratar las náuseas y vómitos durante el embarazo deben ser informadas sobre la falta de datos de seguridad y sobre los posibles efectos adversos del THC en el feto en desarrollo y derivadas a su médico para evaluar tratamientos alternativos que tengan mejores datos de seguridad específica durante el embarazo.
  • La mujeres en edad reproductiva que están embarazadas o planean estarlo y que están identificadas a través de la detección universal como usuarias de marihuana deben ser asesoradas y, según indicación clínica, deben recibir una breve intervención y ser derivadas para tratamiento.
  • Aunque la marihuana es legal en algunos estados, las embarazadas que la consumen pueden estar sujetas a investigaciones para evaluar el bienestar infantil si muestran un resultado positivo en el screening para marihuana. Los profesionales de la salud deben enfatizar que el propósito de la detección es permitir el tratamiento del uso de sustancias por la mujer, no castigarla ni procesarla.
  • Los datos actuales son insuficientes para evaluar los efectos de la exposición de los lactantes al uso materno de marihuana durante la lactancia. Como resultado, se desaconseja el consumo de marihuana mientras se amamanta. Dado que se desconocen los riesgos potenciales de la exposición infantil a los metabolitos de la marihuana, las mujeres deben ser informadas del riesgo potencial de exposición durante la lactancia y ser animadas a abstenerse de usar cualquier producto de marihuana durante la lactancia.
  • Las mujeres embarazadas o lactantes deben ser advertidas sobre la exposición infantil al humo de marihuana en el medio ambiente, dados los datos emergentes sobre los efectos pasivos del humo de la marihuana.
  • Las mujeres que se han convertido en abstinentes del consumo de marihuana deben ser animadas a permanecer así durante el embarazo y la lactancia.
  • Se necesita investigación adicional sobre el uso y los efectos de la marihuana durante el embarazo y la lactancia.
  • Se insta a los pediatras a trabajar con sus departamentos de salud locales y/o estatales si la legalización de la marihuana está siendo considerada o ha ocurrido en su estado para ayudar con políticas constructivas, no punitivas, y educación para las familias.
  • La marihuana es una de las drogas más utilizadas durante el embarazo, y la capacidad de sus metabolitos para cruzar la placenta y afectar el desarrollo del feto plantean inquietudes acerca tanto de los resultados en el embarazo como de las consecuencias a largo plazo para el lactante o el niño.

Comentario:

La legalización de su consumo en algunos países, tanto con fines medicinales como recreativos, así como la promoción de su uso en redes sociales para el tratamiento de las náuseas severas asociadas con el embarazo han favorecido el aumento de su consumo durante el embarazo y la lactancia.

Si bien la información sobre los efectos adversos del consumo de marihuana sobre el feto, el lactante, y el niño es escasa y no del todo concluyente, la evidencia que muestra sus posibles efectos deletéreos sobre el desarrollo cerebral, el comportamiento y el intelecto justifica la intervención de los profesionales de la salud para desaconsejar su uso durante el embarazo y la lactancia, a fin de proteger tanto la salud de la madre como del niño.

Resumen y comentario objetivo: Dra. María Eugenia Noguerol