Giordano Bruno

1a

UN DÍA COMO HOY…

En 1600 fue quemado Giordano Bruno en Roma, en el Campo dei Fiori, convirtiéndose en un mito. En muchas cosas me recuerda a Miguel Servet, pues también él decidió pensar libremente contra viento y marea, enfrentándose tanto a católicos como a protestantes. Fue dominico, colgó los hábitos, vivió en la Europa protestante, volvió a Italia… y siempre dijo y escribió lo que quiso. Por ejemplo, que el Sol era el centro de nuestro sistema, pero que era una estrella más y que el Universo había de contener un infinito número de mundos habitados por seres inteligentes. En cualquier caso, en aquel momento no había aún una postura clara de la Iglesia respecto a estos temas, pero sí respecto a otros de los que también habló: dijo, p.ej, que Cristo no era Dios, sino solo un mago excepcionalmente dotado, y que el diablo se salvaría, motivo suficiente para ser perseguido por todos, lo mismo que también le había ocurrido a Servet, que tampoco se casaba con nadie.

Finalmente, después de estar encarcelado ocho años no se retractó y fue condenado a la hoguera. Cuentan que cuando le fue leída la sentencia en donde se le declaraba herético, impenitente, pertinaz y obstinado, les dijo a sus jueces: “Tembláis más vosotros al anunciar esta sentencia que yo al recibirla”. Fue excomulgado y sus trabajos fueron quemados en la plaza pública.

Su estatua continúa mirándonos desde el Campo dei Fiori romano