Enfermedades transmitidas por mosquitos y comportamiento humano

https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94787&fuente=inews&utm_source=inews&uid=520577

Introducción

Las enfermedades infecciosas siguen representando una carga considerable para la salud humana mundial y probablemente continuarán haciéndolo en el futuro previsible. A pesar de éxitos como la erradicación de la viruela y las reducciones en la prevalencia de la malaria por falciparum, también hay muchos ejemplos de patógenos con transmisión emergente o intensificada o que exhiben propagación geográfica.

Muchos factores que interactúan están involucrados en esta dinámica, incluidos los cambios en la temperatura y las precipitaciones, el aumento de los niveles de urbanización, los cambios en el uso del suelo y un aumento en las distancias de viaje y desplazamiento.


Resumen

Dirigirse a la población de mosquitos dentro de un área definida es la principal forma en que los científicos y los funcionarios de salud pública mitigan la propagación de enfermedades causadas por virus como el Zika, el dengue y el Nilo Occidental.

Pero los investigadores han descubierto que evaluar la forma en que los humanos viajan hacia y desde un área afectada, así como sus hábitos de vida, es clave para una planificación de mitigación exitosa, según un estudio publicado en PLOS Neglected Tropical Diseases y coautor de un profesor de Knoxville de la Universidad de Tennessee. .

“Hemos avanzado en nuestra comprensión de cuánta información necesitan las ciudades para tomar buenas decisiones de salud pública rentables”, dijo la coautora Nina Fefferman, profesora del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la UT.

Para el estudio, los investigadores analizaron los patrones de desplazamiento de personas en San Juan, Puerto Rico; Recife, Brasil; y Yakarta, Indonesia. Las ciudades fueron elegidas porque las tres estuvieron expuestas recientemente al Zika o al dengue y tienen diferentes patrones de movimiento humano. Las personas mordidas e infectadas en una parte de una ciudad pueden transmitir la enfermedad a un mosquito que las pica en otra comunidad.

El equipo de investigación usó los datos de flujo humano y distribución humana para modelar diferentes escenarios, informando el diseño de estrategias de control de mosquitos.

Con base en los resultados del modelo, los investigadores consideraron la escala óptima para implementar intervenciones; cómo planearon su ataque contra los mosquitos dependía del comportamiento de los humanos en esas ciudades.

También se modelaron diferentes escenarios de control. En todos los modelos donde se implementaron intervenciones, la gravedad del brote se limitó con éxito.

Los investigadores también encontraron que la inversión en medidas de control y la eficacia de esas medidas afectan los riesgos de enfermedades.

El éxito de las estrategias de control depende de la estructura de una ciudad y del movimiento humano dentro de la ciudad.

No hay un enfoque único para todos que sea económica y prácticamente eficiente, advierte Fefferman. “Pero significa que es realmente importante saber qué tipo de información y cuánta información necesitamos para informar a las políticas de salud pública sobre el uso más eficaz de nuestros recursos”.

El documento es parte de un proyecto en curso del grupo de investigación de Fefferman para incorporar las limitaciones del mundo real en los modelos epidemiológicos para dar forma a la política de salud pública en torno al control de las infecciones transmitidas por mosquitos.


Conclusiones

Se ha investigado cómo la escala espacial de las estrategias de control y la elección de los barrios que se incluyen en las intervenciones pueden influir en la eficacia del control para limitar el tamaño del brote. Nuestros resultados sugieren que la mejor opción general de estrategia dependerá en gran medida de la voluntad y capacidad de los tomadores de decisiones para invertir en medidas de control (que probablemente sea específica de la ubicación e incluso puede variar dentro de las ciudades, dependiendo de la organización del control de vectores), y la eficacia de los métodos de control.

La configuración espacial o la distribución del control (es decir, los vecindarios cuya inclusión en los escenarios probablemente aumentaría la efectividad del escenario) parecían diferir según el centro urbano, donde San Juan (una ciudad relativamente más pequeña) y, en cierta medida, Recife , la inclusión de vecindarios fue al menos en parte impulsada por el tamaño de la población humana, mientras que la focalización basada en este factor se volvió menos importante en Yakarta.

Si bien este hallazgo necesita más investigación, se agrega a la conclusión de que no habrá una solución óptima única para todos para las estrategias de control de vectores entre diferentes entornos.

Se necesita más trabajo para determinar cómo deberían estructurarse dichas estrategias y en qué medida eso variará entre los diferentes centros urbanos de diferentes tamaños, distribuciones y patrones de movimiento de los humanos, bajo diferentes frecuencias de introducción de agentes patógenos y adaptados al entorno individual. entornos estacionales y entomológicos.