MANTIS RELIGIOSA

BLOG DE THEMIS...

El recibimiento

Habíamos llegado a la casa. Estaba vacía, ni siquiera un lugar donde sentarse, salvo tres escalones que daban al patio.

El calor estaba en su apogeo, se dejaba sentir, fuera corría un poquito de brisa que refrescaba de una manera tan encantadora que uno se quedaba ahí nomás, sentado mirando todo y pensando que se iba a hacer con eso.

En un mínimo pedacito de tierra crecía una plantita, parecía una enredadera, lo único verde pues todo estaba encementado.

Mirándola cómo se desarrollaba con total soltura y determinación como si hubiera encontrado su lugar en la vida y estaba dispuesta a desplegarse.

De repente un pequeñísimo animalito corrió por el cemento del patio, ¿qué fue eso?. Hormiga no era, o si era estaba rara.

Era algo mínimo, pequeño, pequeñito, lo tomamos en la mano y empieza a caminar por el brazo, en un momento se detiene y queda…

Ver la entrada original 693 palabras más