Tres versiones de El Bosco y un búho para Jheronimus (La Barra Espaciadora, 14/07/2010)

Miss 0'ginia

por Fernando Escobar Páez

1280px-The_Garden_of_Earthly_Delights_by_Bosch_High_Resolution.jpg El jardín de las delicias.

El personaje cultural de este año lleva medio milenio muerto y se le atribuyen varios nombres acorde al rigor histórico, heráldico o lingüístico del investigador, aunque es su simple apodo -forjado en medio de las ociosas tertulias de los círculos nobiliarios del imperio español- el que ha pasado a la posteridad: El Bosco.

Poco se sabe de la vida de este enigmático pintor neerlandés, las escasas certezas que se conservan de su persona son los registro de un gran incendio que devastó su burgo natal[1] durante su infancia, que perteneció a una extinta estirpe de artesanos de origen alemán, y unos añejos papeles de índole burocrática que nos muestran a un ciudadano de clase media que ganó fama y el respeto de la nobleza local gracias a su genialidad. Pagaba sus impuestos, firmaba contratos, y compraba tinturas de colores hoy…

Ver la entrada original 1.677 palabras más