Mary se llamaba Arte.

Le Dauphin Rubio

Mary era como una pintura…

Una abstracta obra de arte que nadie lograba entender.
Pero tan hermosa que todo el que la miraba deseaba poderla obtener.

Ella era una combinación cromática perfecta.
Con una estructura tan limpia y pura que se debía tocar con gran delicadeza.

Tenías que observarla por años para asimilar sólo una parte de su personalidad.
Y esperar por la eternidad para su razón de ser descifrar.

Era difícil conocer su pensamiento.
De su profundidad no podías salir ileso.

***
Tan rara como el ritmo de los diferentes trazos.
Tan impresionante como mil galerías hecha una sola.
Tan misteriosa como su mismo Artista.
Y tan empática como esa pieza de museo que se deja adaptar a cada condición de vida ajena y brinda un poderoso e íntimo mensaje.

***

Su espíritu me tramsmitió amor…
No pude más que elogiar a su Creador.
Y, aunque Mary no era…

Ver la entrada original 16 palabras más

Un pensamiento en “Mary se llamaba Arte.

Los comentarios están cerrados.