Un gato para San Valentín

Acerca del amor, los gatos y la física cuántica
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=95543&fuente=inews&utm_source=inews&uid=520577
Daniel Flichtentrei Fuente: IntraMed

El amor es un dispositivo frágil e impredecible. Solo nuestro desesperado deseo de verlo sólido y definitivo nos permite ignorar su verdadera naturaleza. Como el gato de Schrodinger, está vivo y muerto al mismo tiempo. Nadie puede averiguarlo sin abrir la caja que lo contiene. Pero sospechamos que, al abrirla, mataríamos al gato. O, lo que es peor aún, encontraríamos que la caja está vacía. Cuatro ojos hipnotizados mirando una caja negra. Nosotros, solos y desamparados, mordiendo la ilusión de que allí se guarde el conjuro que nos mantendrá unidos. Dos corazones galopando de terror ante la incertidumbre. Esa poca cosa es el amor. Un recipiente con un contenido incierto. Un estúpido gato que desafía a la muerte. Pero es lo único que tenemos. Y yo lo quiero, para vos y para mí.

*Imagen Duane Michals


La maldita palabra “amar”

A propósito de San Valentín y de una palabra imposible de definir

Es muy curioso el modo en que empleamos las palabras. Hay un diccionario secreto que cada uno guarda en su corazón. El eco feliz o sombrío de un sonido que encierra significados que no podríamos comunicar a nadie. Mientras suponemos que hablamos deslizándonos sobre un código compartido todos guardamos sentidos propios que los demás ignoran. La ilusión de transparencia del lenguaje oculta su opacidad y su misterio verdaderos.

Las palabras son promiscuas, traicioneras, “putitas”, como gustaba llamarlas Julio Cortázar. Inasibles como mujeres de humo. Traidoras e incorregibles, siempre le dan la razón a quien las pronuncia. Pero su desgracia es también su virtud. Su perpetua metamorfosis les concede el don de la posibilidad infinita y la libertad más salvaje. Así son, aunque nos neguemos a esa realidad.

Cuando decimos “amar”, ¿todos entendemos lo mismo?

Hasta qué punto la cultura, la formación disciplinar, la experiencia subjetiva, el éxito o el fracaso personal modulan los significados que les asignamos a esa palabra tan inasible. Cuentan que cuando se le preguntaba a San Agustín qué cosa era el tiempo respondía: “es eso que si no te lo preguntan sabes qué es pero si te lo preguntan no puedes decirlo”. Es posible que “amar” pertenezca a esa clase de términos que huyen de la definición derramándose sobre las personas sin que nadie pueda nombrarlo. El amor se define a través de sus historias. Es actuándolo como se acaba por comprenderlo. Sus razones se piensan con el cuerpo pero huyen del lenguaje. No hay más conocimiento acerca del amor que aquel que se saborea y no el que se sabe. El discurso que habla el amor pasa a través de la lengua y estalla en fragmentos de significado a los que Roland Barthes le dedicó uno de sus mejores libros.

Es muy posible que usted o yo hayamos sentido la potencia de esa fuerza que pugna por concretarse en acto. Una ebullición que nos confunde y nos estimula hasta los bordes de la razón. Intoxicados por sus vapores sin nombre, aturdidos y ciegos es cuando al fin comprendemos de qué se trata la cosa. Una búsqueda furiosa que nos atraviesa pero que en el preciso momento en que se encuentra con lo buscado alcanza su derrota. No hay amores satisfechos. Mientras vive el amor coquetea con la muerte. Se asoma al abismo, desafía a sus precipicios, desprecia la seguridad y los refugios. El amor nunca tiene futuro. Es un puro presente que estalla sin medida y que escupe a la cara de todo pronóstico su desprecio por lo que pueda pasar y su adoración por lo imprevisible. Sólo lo que tiene explicación es cauto, prudente, sensato. El amor es precisamente lo que se opone a eso. Una deliciosa forma de asfixia.

El amor, siempre tiene éxito y siempre fracasa

Amar es un acto contradictorio. El que ama secuestra al amado. Lo encierra entre sus delicadas redes para adorar al prisionero. El amor es caníbal. Es una trampa que le hacemos al tiempo. Un intento sin destino por atrapar un instante y hacerlo eternidad. Como casi todo lo que vale la pena, es loco, imposible, extraordinario. Miente prometiendo lo que no puede cumplir aunque crea que dice la verdad. Sus promesas no significan nada pero son la única música que los amantes quieren escuchar. Siempre tiene éxito y siempre fracasa.

La palabra amor –según Ivonne Bordelois- trae a la boca las reminiscencias del sonido del bebé al mamar. También de allí procede la palabra mamá. No hay forma de amar que no pase por los labios. La trampa está escondida en el lenguaje. Para nombrarlo hay que reproducir con la boca y con la lengua un gesto ancestral que te remonta a los orígenes y te evoca -aunque no lo sepas- aquellos paraísos perdidos.

Un hombre -o una mujer- solo, acostado sobre la cama, a oscuras, mira la penumbra del techo mientras escucha los latidos furiosos de su corazón. A su lado el teléfono duerme como un cadáver ausente. Espera. Padece el tiempo muerto del silencio y la desolación de una llamada que no llega. Está tan cerca del suicidio como de la inmortalidad. Camina sobre la delgada cuerda que lo sostiene en al aire a mitad del camino entre el deseo y la derrota. Tanto si la llamada llega como si no lo hace esa persona caerá. Sin importar de qué lado lo haga, mientras se precipita sin remedio comprenderá qué cosa era el amor. Pero será tarde. Sabrá que el amor era esa cuerda, era él saturado de esperanzas y de terrores igualmente ridículos, la incertidumbre homicida y los apetitos secretos que se resisten a morir. Un instante de perplejidad y temblor. Apenas una llama imaginaria que no podía durar. Saberlo, y pese a ello no creerlo. Verlo, pero ignorarlo. Contradecir lo evidente a fuerza de sueños imposibles. Patearle los tobillos al sentido común y reírse en la cara de todos los mundos sensatos. Eso es “amar”.

Un juego imposible y peligroso en el que se pretende dar lo que no se tiene a quien no puede recibirlo. Es la más tramposa de las mentiras en la que estamos empeñados en creer. Un lago de aguas negras, sembrado de peces asesinos plantado en el pubis del mundo. Un polvo de estrellas que te envenena la sangre. Una hoguera en la noche cuyo combustible es uno mismo. No sé usted, pero yo, hace mucho tiempo que elegí quemarme en esos fuegos.

El hombre y la naturaleza de George Perkins Marsh (1864)

https://publicdomainreview.org/collection/man-and-nature-1864

Hace más de lo que nos imaginamos conocemos los orígenes de nuestro desastre. Hace más de 150 años, George Perkins Marsh (1801–1882) publicó Man and Nature; o, Geografía física modificada por la acción humana : un estudio de cómo la acción humana modifica el mundo físico, desde la corteza terrestre hasta la atmósfera.

El alcance del hombre y la naturaleza es vasto. Comenzando con capítulos sobre “los efectos generales y las posibles consecuencias de la acción humana sobre la superficie de la tierra y la vida que la rodea”, Marsh procede a rastrear

la historia de la industria del hombre ejercida sobre la vida animal y vegetal, sobre los bosques, sobre las aguas y sobre las arenas; y a esto he agregado un capítulo final sobre las revoluciones geográficas probables y posibles que aún no han sido efectuadas por el arte del hombre.

A pesar de la inmensidad del proyecto, el mensaje de Marsh a los lectores fue claro: si la gente no cuida la tierra, la tierra dejará de cuidar de ellos.

Si ahora encontramos que esta afirmación es evidente, esto se debe en parte al trabajo de “hacer época” de Marsh. Durante siglos, se había dado por sentado que los recursos de la tierra y el mar eran inagotables. Marsh, sin embargo, reunió evidencia histórica contra esta afirmación mitológica, señalando que los paisajes mediterráneos descritos por escritores antiguos rara vez se parecían a su “condición física actual”:

[Más] la mitad de su extensión total, incluidas las provincias más famosas por la profusión y variedad de sus productos espontáneos y cultivados, y por la riqueza y el avance social de sus habitantes, es abandonada por un hombre civilizado y se entrega a desolación desesperada, o al menos muy reducida tanto en productividad como en población.

Lo que Marsh aquí llama “desolación” es lo que ahora se conoce como “desertificación” provocada, como también argumenta en Man and Nature , por la destrucción de los bosques.
Marsh nació en la zona rural de Woodstock, Vermont, en 1801. Al igual que su padre, Charles, asistiría al Dartmouth College en New Hampshire antes de estudiar derecho y servir como representante ante el Congreso. Escribió sus muchos libros, incluida una gramática islandesa, un estudio del camello y dos volúmenes de lingüística inglesa, mientras llevaba una vida activa como abogado, estadista y embajador, primero en el Imperio Otomano (en 1852-1853) y más tarde a Italia, donde sería el enviado con más años de servicio en la historia de los Estados Unidos, permaneciendo allí desde 1861 hasta su muerte en 1882.
A diferencia de muchos conservacionistas estadounidenses tempranos, Marsh era más un erudito que un amante de la naturaleza . Mientras que John Muir hizo argumentos para preservar el desierto que atraía al corazón, Marsh apuntó directamente a la cabeza. Le gustaban los bosques y otros espacios salvajes (y jugó un papel en el establecimiento del Parque Adirondack en el estado de Nueva York), pero enfatizó sobre todo el daño a la humanidad que su destrucción podría causar: desertificación, inundación, escasez de recursos y suelo erosión, entre otras cosas.
La acción humana transforma la tierra, escribe Marsh en las páginas finales de Hombre y Naturaleza , “aunque nuestras facultades limitadas son actualmente, tal vez para siempre, incapaces de sopesar sus consecuencias inmediatas, y aún más sus últimas consecuencias”. Para que esto no parezca una razón para encogernos de hombros y dar la espalda, Marsh agrega:

Pero nuestra incapacidad para asignar valores definidos a estas causas de la perturbación de los arreglos naturales no es una razón para ignorar la existencia de tales causas […] y nunca tenemos justificación para asumir que una fuerza sea insignificante porque su medida es desconocida, o incluso porque ahora no se puede rastrear ningún efecto físico como su origen.

El misterio de cómo nuestras acciones afectan el paisaje no era, Marsh quería que entendiéramos, una excusa para la irresponsabilidad; fue más bien una razón para asumir la responsabilidad de aprender sobre la continua “acción y reacción entre la humanidad y el mundo material”.

Coronavirus de murciélago en China

virus-logo

https://www.mdpi.com/1999-4915/11/3/210/htm 

por Yi Fan 1,2 ,Kai Zhao 1,2 ,Zheng-Li Shi 1,2 yPeng Zhou 1,2, *

Laboratorio clave CAS de patógenos especiales y bioseguridad, Instituto de Virología de Wuhan, Academia China de Ciencias, Wuhan 430071, China

Academia de Ciencias de la Universidad de China, Beijing 100049, China

Recibido: 29 de enero de 2019 / Aceptado: 26 de febrero de 2019 / Publicado: 2 de marzo de 2019

Resumen

Durante las últimas dos décadas, se han identificado tres coronavirus zoonóticos como la causa de brotes de enfermedades a gran escala: síndrome respiratorio agudo severo (SARS), síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS) y síndrome de diarrea aguda porcina (SADS). El SARS y el MERS surgieron en 2003 y 2012, respectivamente, y causaron una pandemia mundial que se cobró miles de vidas humanas, mientras que el SADS golpeó a la industria porcina en 2017. Tienen características comunes, como que todos son altamente patógenos para los humanos o el ganado. los agentes se originaron de murciélagos, y dos de ellos se originaron en China. Por lo tanto, es muy probable que los futuros brotes de coronavirus similares al SARS o al MERS se originen en los murciélagos, y existe una mayor probabilidad de que esto ocurra en China. Por lo tanto, La investigación de los coronavirus de murciélago se convierte en un problema urgente para la detección de signos de alerta temprana, lo que a su vez minimiza el impacto de brotes futuros en China. El propósito de la revisión es resumir el conocimiento actual sobre la diversidad viral, los hospedadores reservorios y las distribuciones geográficas de los coronavirus de murciélago en China, y finalmente nuestro objetivo es predecir los puntos críticos de virus y su potencial de transmisión entre especies.

Palabras clave:

coronavirus; murciélago; epidemiología; especies cruzadas; zoonosis

  1. Introducción

Quince años después del primer coronavirus humano altamente patógeno causó el brote de coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV), otro coronavirus del síndrome de diarrea aguda grave (SADS-CoV) devastó la producción ganadera al causar enfermedades fatales en los cerdos. Ambos brotes comenzaron en China y fueron causados ​​por coronavirus de origen murciélago [ 1 , 2 ]. Esto aumentó la urgencia de estudiar coronavirus de murciélago en China para comprender su potencial de causar otro brote de virus.

En esta revisión, recopilamos información de estudios epidemiológicos anteriores sobre coronavirus de murciélago en China, incluidas las especies de virus identificadas, sus especies hospedadoras y sus distribuciones geográficas. También discutimos las perspectivas futuras de la transmisión y propagación entre especies de coronavirus de murciélago en China.

  1. ¿Por qué estudiar los coronavirus de murciélagos en China?

2.1. Taxonomía de coronavirus

Los coronavirus (CoV) pertenecen a la subfamilia Orthocoronavirinae en la familia Coronaviridae y el orden Nidovirales. Los CoV tienen una partícula viral envuelta, en forma de corona, de la cual fueron nombrados. El genoma de CoV es un ARN de cadena positiva (+ ssRNA) de sentido positivo, de 27–32 kb de tamaño, que es el segundo genoma de virus de ARN más grande. Típicamente, dos tercios del ARN genómico codifican dos poliproteínas grandes superpuestas, ORF1a y ORF1b, que se procesan en la polimerasa viral (RdRp) y otras proteínas no estructurales involucradas en la síntesis de ARN o en la modulación de la respuesta del huésped. El otro tercio del genoma codifica para cuatro proteínas estructurales (espiga (S), envoltura (E), membrana (M) y nucleocápside (N)) y otras proteínas accesorias. Mientras que el ORF1a / ORF1b y las cuatro proteínas estructurales son relativamente consistentes,3 ]

En comparación con otros virus de ARN, se cree que el tamaño del genoma expandido de CoV está asociado con una mayor fidelidad de replicación, después de adquirir genes que codifican enzimas de procesamiento de ARN [ 4 ]. La expansión del genoma facilita aún más la adquisición de genes que codifican proteínas accesorias que son beneficiosas para que los CoV se adapten a un huésped específico [ 5] Como resultado, los cambios en el genoma causados ​​por la recombinación, el intercambio de genes y la inserción o eliminación de genes son comunes entre los CoV. La subfamilia de CoV se está expandiendo rápidamente, debido a la aplicación de secuenciación de próxima generación que ha aumentado la detección e identificación de nuevas especies de CoV. Como resultado, la taxonomía de CoV cambia constantemente. Según la última clasificación del Comité Internacional de Taxonomía de Virus (ICTV), hay cuatro géneros (α-, β-, δ- y γ-) que consisten en treinta y ocho especies únicas en la subfamilia [ 6 ]. El número de especies continuará aumentando, ya que todavía hay muchos CoV no clasificados [ 7 , 8 ].

Los CoV causan enfermedades en una variedad de animales domésticos y salvajes, así como en humanos, donde los CoV α y β infectan principalmente a los mamíferos y los CoV γ y δ infectan principalmente a las aves ( Tabla 1 ). Dos β-CoV altamente patógenos, SARS-CoV y MERS-CoV han causado pandemias en humanos desde 2002 [ 1 , 9 ]. Originado en China y luego se extendió a otras partes del mundo, el SARS-CoV infectó a alrededor de 8000 personas con una mortalidad general del 10% durante la pandemia de 2002-2003 [ 1 ]. Desde su aparición en 2012 en el Medio Oriente, el MERS-CoV se extendió a 27 países, lo que resultó en 2249 casos de infección confirmados por laboratorio con una mortalidad promedio de 35.5% (hasta septiembre de 2018) [ 9] Además de estos dos virus, los α-CoV 229E y NL63 y los β-CoV OC43 y HKU1 también pueden causar enfermedades respiratorias en humanos [ 10 ]. Además, los CoV causan enfermedades pandémicas en animales domésticos y salvajes ( Tabla 1 ). El SADS-CoV fue identificado recientemente como el agente etiológico responsable de un brote a gran escala de enfermedad mortal en cerdos en China que causó la muerte de más de 20,000 lechones [ 2 ]. El virus de la diarrea epidémica porcina (PEDV) y el virus de la gastroenteritis transmisible (TGEV) que pertenecen al α-CoV y al δ-CoV porcino (PDCoV) también son importantes virus emergentes y reemergentes en cerdos que representan una amenaza económica significativa para la industria porcina [ 11]] Además, el virus de la bronquitis infecciosa aviar (IBV, γ-CoV) causa una enfermedad altamente contagiosa que afecta la producción avícola en todo el mundo [ 12 ]. Los coronavirus también se han asociado con gastroenteritis catarral en visón (MCoV) y muerte de ballenas (BWCoV-SW1) [ 13 , 14 ].

Tabla 1. Clasificación del Comité Internacional de Taxonomía de Virus (ICTV) de especies de coronavirus, huéspedes de reservorios y presencia reportada en China.

Imagen1

2.2. Vinculación de murciélagos a coronavirus

Los murciélagos son los únicos mamíferos con la capacidad de vuelo propulsado, lo que les permite tener un mayor rango de migración en comparación con los mamíferos terrestres. Los murciélagos también son el segundo mayor orden de mamíferos, representan aproximadamente una quinta parte de todas las especies de mamíferos y se distribuyen en todo el mundo. El análisis filogenético clasificó a los murciélagos en dos grandes subórdenes: el Yinpterochiroptera, que consta de una familia Pteropodidae (megabat) y cinco Rhinolophoidea (microbat), y el Yangochiroptera que comprende un total de trece familias de microbat [ 15 ].

Se presume que el vuelo proporcionó la presión de selección para la convivencia con virus, mientras que la capacidad migratoria de los murciélagos tiene una relevancia particular en el contexto de la transmisión de la enfermedad [ 16 ]. De hecho, los murciélagos estaban relacionados con algunas enfermedades humanas altamente patógenas, lo que respalda esta hipótesis. Algunos de estos virus de murciélago bien caracterizados, incluidos los lissavirus de murciélago (virus de la rabia), henipavirus (virus de Nipah y virus de Hendra), CoV (SARS-CoV, MERS-CoV y SADS-CoV) y filovirus (virus de Marburg, virus de Ébola), y el virus Mengla), representan una gran amenaza para la salud humana [ 16 , 17 ]. Un análisis exhaustivo de las relaciones mamífero-huésped-virus demostró que los murciélagos albergan una proporción significativamente mayor de virus zoonóticos que otras órdenes de mamíferos [18 ] Los virus de la mayoría de las familias virales se pueden encontrar en los murciélagos [ 16 ].

Los murciélagos ahora se reconocen como importantes huéspedes reservorios de CoV ( Tabla 1 ). Aunque los gatos de civeta se identificaron inicialmente como el origen animal del SARS-CoV, pronto se descubrió que los murciélagos son los huéspedes reservorios naturales más probables de este virus [ 19 , 20 , 21 ]. La vigilancia a largo plazo reveló un promedio de 10% de positividad de nucleótidos CoV relacionada con el SARS en los murciélagos, incluidos algunos virus que pueden usar el mismo receptor de entrada humano ACE2 que el SARS-CoV [ 7 , 22 ]. De manera similar, se ha propuesto que los murciélagos albergan los virus progenitores de MERS-CoV, aunque los camellos dromedarios pueden transmitir este virus a los humanos directamente [ 9 ]. El efecto secundario más reciente de SADS-CoV se remonta a los murciélagos [ 2] Además, los murciélagos también portan α-CoV que están relacionados con los patógenos humanos 229E y NL63-CoV, así como con el PEDV de coronavirus porcino pandémico [ 23 , 24 ]. En resumen, los murciélagos son portadores de las principales especies CoV α- (10 de 17) y β- (7 de 12) que pueden contagiarse a los humanos y causar enfermedades ( Tabla 1 ). Atribuido a la amplia distribución de los murciélagos, los CoV se pueden encontrar en todo el mundo, incluida China [ 25 ].

2.3. ¿Por qué china?

Dos murciélagos causaron brotes en China; Por lo tanto, es urgente estudiar las razones para evitar futuros brotes. China es el tercer territorio más grande y también es la nación más poblada del mundo. Una vasta patria más climas diversos producen una gran biodiversidad, incluida la de murciélagos y virus transmitidos por murciélagos: la mayoría de las especies de coronavirus ICTV (22/38) fueron nombradas por científicos chinos que estudiaban murciélagos locales u otros mamíferos. La mayoría de los CoV se pueden encontrar en China ( Tabla 1 ). Además, la mayoría de los hospedadores de murciélagos de estos CoV viven cerca de los humanos, y potencialmente transmiten virus a los humanos y al ganado. La cultura alimentaria china sostiene que los animales sacrificados vivos son más nutritivos, y esta creencia puede mejorar la transmisión viral.

En general, se cree que los CoV transmitidos por murciélagos resurgirán para causar el próximo brote de la enfermedad. En este sentido, China es un punto de acceso probable. El desafío es predecir cuándo y dónde, para que podamos hacer todo lo posible para prevenir tales brotes.

  1. Coronavirus de murciélago que están asociados con enfermedades

3.1. Coronavirus relacionados con el SARS

En noviembre de 2012, se registró el primer caso de SARS en la ciudad de Foshan, provincia de Guangdong, China ( Figura 1 ). En 2005, dos grupos chinos independientes informaron el primer CoV relacionado con el SARS de murciélago (SARSr-CoV) que estaba estrechamente relacionado con el SARS-CoV humano, lo que implica un origen de murciélago de este último [ 20 , 21 ]. Desde entonces, se identificaron más aislados de SARSr-CoV de murciélago en China ( Tabla 1 ). Las identidades genómicas de estos murciélagos SARSr-CoV son tan altas como el 92% del SARS-CoV humano, pero sus principales proteínas de pico de unión al receptor no pueden usar el receptor de entrada de virus humano ACE2 [ 67] Es discutible si son los virus progenitores del SARS-CoV. En 2013, el aislamiento de un murciélago SARSr-CoV que usa el receptor ACE2 proporcionó la evidencia más sólida del origen del murciélago de SARS-CoV [ 22 ]. Además, se identificaron los componentes básicos del SARS-CoV de once cepas virales diferentes de SARSr-CoV en un programa de vigilancia de cinco años en una cueva habitada por múltiples especies de murciélagos de herradura en la provincia de Yunnan, China [ 62 ].

Figura 1. Distribución geográfica de los coronavirus de murciélago (CoV) y sus correspondientes hospedadores de murciélagos en China. Cada cuadro rojo representa una muestra positiva de CoV encontrada en esa especie particular de murciélago. Se dibujó una matriz de puntos para cada provincia donde se había informado una muestra positiva de CoV. La provincia de Guangdong, donde comenzaron el SARS y el SADS, está marcada en rojo. Se indican abreviaturas de especies de murciélagos y especies de virus.

Los SARSr-CoV encontrados en China muestran una gran diversidad genómica ( Figura 2 ). Las identidades de secuencia de la región RdRp de 440 pb conservada varían de 80 a 100% con SARS-CoV humano. Se cree que la diversidad de CoV en los murciélagos está determinada tanto por la riqueza de especies como por la distribución geográfica, y los CoV exhiben agrupaciones a nivel de géneros de murciélagos, con estos grupos específicos de género asociados en gran medida con especies de CoV distintas [ 25 ]. Nuestro análisis apoya esta teoría. Los SARSr-CoV están presentes en diferentes especies de murciélagos, pero todos pertenecen a la familia de Rhinolophidae e Hipposideridae ( Figura 1 ). Los murciélagos Chaerephon plicata también se informaron como portadores en un estudio, pero esto no se puede respaldar de manera concluyente sin la identificación molecular de la especie de murciélago [8 ]. En China, las especies de murciélago herradura ( Rhinolophus spp.) Están ampliamente distribuidas, incluidas R. sinicus , R. ferrumequinum , R. macrotis , R. pearsoni y R. pusillus , y también son las portadoras de SARSr-CoV más frecuentes en todo el país [ 7 , 8 , 20 , 21 , 22 , 27 , 40 , 43 , 45 , 58 , 59 , 61 , 62 , 63 , 68 ] (Figura 1 ). Las regiones más variables entre los murciélagos SARSr-CoV son los genes S y ORF8 [ 62 ]. La proteína S en ciertas cepas es capaz de usar ACE2 humano como receptor y, por lo tanto, representa una amenaza directa para los humanos [ 69 ]. Curiosamente, todos los SARSr-CoV que son capaces de utilizar ACE2 humano se encontraron en R. sinicus en la provincia de Yunnan [ 7 , 22 , 27 , 62 ]. Otros SARSr-CoV que no pueden usar ACE2 humano se distribuyeron en varias provincias, desde el norte de Jilin, Shaanxi, Shanxi hasta el sur de Hubei, Zhejiang, Yunnan, Guizhou y Guangdong ( Figura 1) Se sugirió que otra proteína, ORF8, era importante para la transmisión entre especies, ya que la mayoría de las cepas epidémicas de SARS-CoV humano contienen una deleción de 29 nucleótidos en ORF8 en comparación con los SARSr-CoV de civeta, lo que resulta en la formación de dos marcos de lectura abiertos separados, ORF 8a y 8b [ 40 ]. Solo dos R. ferrumequinum y un R. sinicus de la provincia de Yunnan portaban virus que poseen proteínas ORF8 con identidades de aminoácidos excepcionalmente altas a las de los SARSr-CoV humanos / civetas [ 40 , 62 ]. Se sugirió fuertemente que el SARS-CoV probablemente se originó a partir de murciélagos de Yunnan Rhinolophus a través de eventos de recombinación entre los SARSr-CoV existentes.

Figura 2. Diversidad genética del murciélago CoV en China. Las secuencias de 440 pb conservaron la región de la polimerasa viral (RdRp) para cada especie de CoV se compararon con las secuencias de referencia relacionadas. Genomas de referencia utilizados: BtCoV-HKU10, NC_018871.1; BtRfCoV-HuB13, NC_028814.1; BtMiCoV-1, EU420138.1; BtMiCoV-HKU8, NC_010438.1; BtRhCoV-HKU2, MF094682.1; BtHpCoV-ZJ13, NC_025217.1; MERSr-CoV, NC_038294.1; BtPiCoV-HKU5, NC_009020.1; BtTyCoV-HKU4, NC_009019.1; BtRoCoV-GCCDC1, MG762606.1; BtRoCoV-HKU9, NC_009021.1; y SARSr-CoV, NC_004718.3. En particular, las muestras que fueron positivas para BtMy-Sax11, BtNy-Sc13 y BtScCoV-512 también se identificaron en China. Aquí no se tuvieron en cuenta ya que había muy pocas secuencias disponibles.

Estos estudios revelaron que varios CoV de SARSr capaces de usar ACE2 humano todavía circulan entre murciélagos en China, destacando la posibilidad de otro brote de enfermedad similar al SARS. Ciertas áreas en la provincia de Yunnan son puntos críticos para la propagación. Para respaldar esta hipótesis, proporcionamos evidencia serológica de infección por SARSr-CoV de murciélago en humanos en la provincia de Yunnan donde no se registró exposición previa al SARS-CoV [ 70] La mayoría de los SARSr-CoV parecen no ser capaces de usar ACE2, pero aún se desconoce su infectividad o patogénesis en humanos. La recombinación entre especies frecuente puede dar lugar a otro coronavirus infeccioso humano de estos SARSr-CoV. Además, todavía hay preguntas sin respuesta sobre el SARS, por ejemplo, ‘¿Por qué ocurrió el primer caso de SARS en la provincia de Guangdong, pero todos los SARSr-CoV humanos que usan ACE2 se encontraron en la provincia de Yunnan?’ y ‘¿Por qué R. sinicus en ciertas áreas porta SARSr-CoV humanos que usan ACE2 pero ninguna otra especie de Rhinolophus porta los mismos virus?’ Sobre todo, se justifica una mayor vigilancia de los SARSr-CoV en China.

3.2. Coronavirus en racimo MERS

A diferencia del SARSr-CoV de murciélago, se encontraron CoV de clúster MERS en murciélagos antes de los brotes de la enfermedad de MERS. Dos CoV de murciélago, Tylonycteris HKU4 y Pipistrellus HKU5 se describieron por primera vez como supuestos CoV del grupo 2c en 2006 en China. Se asociaron con el HCoV-EMC (MERS-CoV) que inició la pandemia de 2012 [ 9 , 38 , 39 ]. En general, se acepta que los camellos dromedarios de Oriente Medio fueron la principal fuente animal para la transmisión zoonótica del MERS humano, mientras que los murciélagos albergan CoV que comparten ascendencia común con MERS-CoV [ 71 ]. Extensas encuestas mundiales revelaron una amplia distribución de CoV de clúster MERS en gran parte divergentes (CoV de linaje 2c) [ 71 ]. Dos estrechamente relacionadosPosteriormente se encontraron CoVs de murciélagos Neoromicia zuluensis , NeoCoV y PREDICT / PDF-2180, lo que respalda aún más la idea de que MERS-CoV descendía de un virus ancestral de murciélagos africanos [ 72 , 73] Hasta ahora, se han encontrado tres especies de CoV de linaje 2c en murciélagos, según los últimos informes de taxonomía de CoV. Basado en árboles filogenéticos construidos usando secuencias RdRp, ORF1, S1 y N, los CoVs relacionados con MERS de murciélagos (MERSr-CoVs) son los parientes más cercanos de MERS-CoV, seguidos de HKU4-CoV y HKU5-CoV. Sin embargo, en la región S1, MERS-CoV estaba mucho más cerca de HKU4-CoV que de MERSr-CoV o HKU5-CoV. Del mismo modo, los ensayos de pseudovirus mostraron que la proteína de pico MERSr-CoV (HKU25 y 422CoV) puede usar DPP4 humano para entrar en las células que expresan hDPP4, aunque con una eficiencia menor que la de las proteínas de pico MERS-CoV o HKU4-CoV [ 49 , 50 ] . No hay evidencia de HKU5-CoV utilizando el receptor humano DPP4 [ 74 ].

Los tres tipos de CoV de racimo MERS de murciélago se pueden encontrar en China ( Figura 1 y Figura 2 ). Sus reservorios pertenecen a la familia Vespertilionidae. MERSr-CoV se puede encontrar en múltiples especies de murciélagos, incluidos los murciélagos Pipistrellus ( P. abramus y P. pipistrellus ), los murciélagos grandes de la tarde ( Ia io ), los murciélagos particulados ( Vespertilio superans ) y los murciélagos pipistrelles chinos ( Hypsugo pulveratus ) [ 49 , 50 , 52] Debido a este amplio espectro de huéspedes, MERSr-CoV también mostró una gran diversidad genética, que oscila entre 72 y 100% en la región conservada de RdRp de 440 pb. Por el contrario, HKU4-CoV solo fueron transportados por murciélagos Tylonycteris ( T. pachypus y T. robustula ) y estaban relativamente conservados [ 38 , 39 , 49 ] ( Figura 2 ). Se encontraron HKU5-CoV en diferentes murciélagos Pipistrellus ( P. abramus , P. pipistrellus , P. minus y P. spp.) [ 8 , 36 , 38 , 39 , 4951 ]. Al igual que HKU4-CoV, también están relativamente conservados. El rango de distribución varía, dependiendo de las especies de CoV del grupo MERS. Los HKV5-CoV deberían ser los CoV más ampliamente distribuidos entre los tres, ya que sus anfitriones, los murciélagos Pipistrellus , viven cerca de los humanos. Sin embargo, las muestras positivas de CoV informadas solo se pueden encontrar en Guangdong, Hong Kong y Macao, posiblemente debido a la falta de investigación en otras provincias. Por el contrario, se informaron MERSr-CoV en múltiples especies de murciélagos en Sichuan, Guangdong y Hong Kong a un nivel mucho más bajo que HKU5-CoV. Del mismo modo, los murciélagos Tylonycteris son una especie rara de murciélagos que viven en bambú, lo que restringió la distribución de HKU4-CoV a ciertos lugares en Guangdong, Guangxi, Yunnan, Guizhou, Hong Kong y Macao (Figura 1 ). En resumen, parece que el riesgo de propagación del CoV del clúster MERS en humanos que conduce a una epidemia en China es bajo por las siguientes razones: (1) la distribución geográfica de los MERSr-CoV y HKU4-CoV que tienen el potencial de infectar los humanos (capaces de usar receptores de entrada humanos) son limitados, y (2) los HKU5-CoV que existen ampliamente en los murciélagos chinos en todo el país no han obtenido la capacidad de usar receptores de entrada humanos. Sin embargo, no debemos subestimar la posibilidad de recombinación entre diferentes CoV de murciélago que conducen a la generación de posibles virus pandémicos.

3.3. CoV relacionado con HKU2 (SADS) (HKU2r-CoV)

HKU2r-CoV solo se han reportado en China y Kenia. A partir de estudios en China, HKU2r-CoVs se han encontrado con frecuencia en Rhinolophus murciélagos ( R. affinis , R. sinicus , R. Rex , y R. pusillus ) en varias provincias antes de la SADS brote [ 2 , 7 , 8 , 38 , 41 , 44 ]. Hasta ahora, el virus ha sido reportado en Hong Kong, Guangdong, Yunnan y Tibet. Quizás haya más por descubrir en otras provincias considerando la amplia gama de Rhinolophusmurciélagos En particular, estas especies de murciélagos, que interactúan constantemente con el ganado y los humanos en China, también albergan SARSr-CoV (ver Sección 3.1 ). Del mismo modo, HKU2r-CoV mostró una gran diversidad genética con SARSr-CoV ( Figura 2 ). Debido a estas características, los HKU2r-CoV se enumeraron como virus que tenían muchas probabilidades de cruzar especies con los humanos. El nuevo HKU2r-CoV, coronavirus del síndrome de diarrea aguda porcina (SADS-CoV), fue identificado como el agente etiológico responsable de un brote a gran escala de enfermedad mortal en cerdos en China, provincia de Guangdong en 2017 [ 2]] No se ha identificado el receptor de entrada de SADS-CoV, sin embargo, este virus mostró una capacidad para infectar una amplia gama de células humanas, porcinas y de murciélagos (datos no publicados). En China, la alta densidad de granjas porcinas y la amplia distribución de especies de murciélagos hospedantes promueven la posibilidad de una futura transmisión de especies cruzadas HKU2r-CoV [ 75 ]. Por lo tanto, los estudios sobre el potencial de propagación de HKU2r-CoV de murciélago y su patogénesis son urgentes.

  1. Un modelo SADS-CoV de predicción y otros virus de puntos críticos

Para predecir el próximo CoV que causará un brote de virus en el futuro, enumeramos los factores generales que pueden contribuir a este brote. En primer lugar, los murciélagos albergan una gran cantidad de CoV altamente diversos. Se sabe que los genomas de CoV se someten regularmente a recombinación durante la infección, y un rico conjunto de genes puede facilitar este proceso. En segundo lugar, las especies de murciélagos están ampliamente distribuidas y viven cerca de los humanos. En tercer lugar, los virus son patógenos y transmisibles. En este contexto, los brotes de SADS-CoV y SARS-CoV en China no son inesperados. Según este modelo, hay otros CoV que aún no han causado brotes de virus pero que deben ser monitoreados.

Dentro de la familia Vespertilionidae, los murciélagos de orejas de ratón ( Myotis ) que favorecen el descanso en instalaciones humanas abandonadas también son un género extendido de murciélagos además de los murciélagos Pipistrellus . Llevan un gran número y HKU6-CoV genéticamente diversificados que están estrechamente relacionados con Myotis ricketti α-CoV Sax-2011 [ 36 , 38 ]. Además, los murciélagos de alas dobladas ( Miniopterus spp.) Transportan una gran variedad de α-CoV. Uno de los virus detectados con mayor frecuencia es HKU8-CoV, que se describió por primera vez circulando en M. pusillus en Hong Kong en 2005. Más tarde, también se encontró en M. magnate , M. fuliginosus y M. schreibersiien Hong Kong, Guangdong, Yunnan, Fujian y Hubei, mostrando una gran diversidad genética [ 32 , 33 , 34 , 35 , 37 , 41 , 60 ] ( Figura 1 ). Además de HKU8-CoVs, los murciélagos de alas dobladas ( Miniopterus spp.) También albergan una gran cantidad de Miniopterus bat CoV 1 (BtMiCoV-1), que anteriormente se llamaban CoV1A o CoV1B. Esta especie viral se encontró casi con tanta frecuencia como HKU8-CoV en varias provincias de China en murciélagos Miniopterus , aunque estos virus mostraron una variación de secuencia relativamente pequeña entre sí [ 32 , 33 ,34 , 35 , 37 , 41 , 60 ]. El análisis genético indica que BtMiCoV-1, HKU8-CoV y HKU7-CoV (nombre anterior) son CoV diferentes pero estrechamente relacionados que circulan en murciélagos con alas dobladas y pueden haber descendido de un ancestro común [ 34 ]. Además, los murciélagos Rousettus leschenaultii en la familia de Pteropodidae albergan HKU9-CoV. Como murciélago de la fruta, Rousettus leschenaultii tiene un rango de vuelo más amplio que la mayoría de los murciélagos insectívoros en China, por lo que puede transportar virus a largas distancias. Una comparación de las secuencias HKU9-CoV informadas mostró una alta diversidad genética dentro de esta especie viral [ 55 , 56 , 57] ( Figura 2 ). El último CoV que debe mencionarse es HKU10-CoV. HKU10-CoV se pueden encontrar en murciélagos de diferentes géneros ( Rousettus leschenaultii e Hipposideros pomona ), lo que sugiere la transmisión entre especies de murciélagos [ 7 , 26 , 27 , 39 ]. También se puede observar una diferencia genética para esta especie de virus ( Figura 2 ). Sobre todo, estos virus encajan bien en nuestro modelo de predicción SADS y deben ser monitoreados en nuestros futuros estudios.

  1. Otros CoV de murciélagos en China

En 2016, se identificó un nuevo β-CoV, Ro-BatCoVGCCDC1, del murciélago Rousettus leschenaultii . Sin embargo, confirmamos que el huésped era un murciélago de Eonycteris spelaea estrechamente relacionado con la identificación de la especie y luego renombró el virus como BtEoCoV-GCCDC1 ( Tabla 1 ). La singularidad de este virus es que contiene un gen que muy probablemente se originó a partir del gen p10 de un ortoreovirus de murciélago [ 53 ]. Un estudio de seguimiento de dos años también ilustró que BtEoCoV-GCCDC1 circula de manera persistente entre los murciélagos. A diferencia del HKU9-CoV genéticamente divergido, este virus está altamente conservado ( Figura 2 ). BtEoCoV-GCCDC1 solo se ha encontrado en el sur de la provincia de Yunnan hasta ahora [ 54 , 55] Además, hay otros CoV de murciélago que se han identificado en China: Rhinolophus ferrumequinum α-CoV HuB-2013 [ 8 ], Myotis ricketti α-CoV Sax-2011 [ 8 , 37 ], Nyctalus velutinus α-CoV SC-2013 [ 8 ], Scotophilus bat CoV 512 [ 37 ], Hipposideros bat β-CoV Zhejiang2013, y Murina leucogaster bat CoV, que se ha descrito como el antepasado evolutivo de PEDV [ 37 ]. En particular, todavía hay muchos CoV de murciélagos sin clasificar que circulan en China, particularmente en la parte norte de la nación donde los virus de murciélago rara vez se estudiaron (Figura 1 ). De acuerdo con los criterios definidos por la ICTV, la familia CoV probablemente se expandirá luego de una mayor investigación de los CoV de murciélagos en China.

  1. Coexistencia de diferentes coronavirus u otros virus en murciélagos

La coexistencia de más de dos virus en el mismo murciélago es bastante común para algunas especies de murciélagos. La coexistencia de Miniopterus bat CoV 1 y HKU8-CoV en un murciélago se ha informado con frecuencia [ 7 , 34 ]. Otro ejemplo es la coexistencia entre Rhinolophus HKU2-CoV (SADS-CoV) y SARSr-CoV que causaron los brotes de virus, respectivamente [ 2 , 45 ]. El monitoreo en tiempo real de este género de murciélagos es necesario para la prevención de futuros brotes similares al SARS. Además, se informó que dos o más genotipos distintos de HKU9-CoV coexisten en un solo murciélago Rousettus [ 56] La coexistencia de HKU9-CoV y un nuevo filovirus de murciélago identificado (virus Mengla) que está filogenéticamente relacionado con los virus Ébola y Marburg también se identificó a partir de murciélagos Rousettus [ 17 , 55 ].

Dado que se incorporó un gen de ortoreovirus p10 de murciélago en el genoma BtEoCoV-GCCDC1, no se puede excluir la recombinación entre el filovirus de murciélago y HKU9-CoV. También se registraron otros pares: HKU8-CoV con α-CoV no clasificado [ 7 ], HKU2-CoV con α-CoV no clasificado [ 7 ], HKU10-CoV con β-CoV no clasificado [ 7 ] y HKU6-CoV con adenovirus de murciélago [ 36 ]

  1. Conclusiones

Dos CoV de origen de murciélagos causaron epidemias a gran escala en China durante catorce años, lo que pone de manifiesto el riesgo de un futuro brote de CoV de murciélago en esta nación. En esta revisión, hemos resumido los hallazgos actuales relacionados con la epidemiología del CoV de murciélagos en China, con el objetivo de explorar las asociaciones entre las especies de CoV, las especies de murciélagos y las ubicaciones geográficas, y finalmente nuestro objetivo es predecir el potencial de transmisión entre especies de estos CoV de murciélagos . Es cierto que el análisis puede verse afectado por datos inexactos o incompletos. Por ejemplo, no todos los grupos de investigación realizaron la identificación de especies de murciélagos o utilizaron el Sistema de Posicionamiento Global (GPS) durante el muestreo de murciélagos. Los murciélagos en las provincias del norte o del oeste tampoco fueron encuestados. No obstante, creemos que este análisis es un buen punto de partida para futuras investigaciones. Además, Hay otras preguntas pendientes que deberían abordarse en futuros estudios: (1) dado que la mayoría de las especies de CoV clasificadas por ICTV son de murciélagos, por qué hay tantos CoV genéticamente divergentes en los murciélagos, (2) la patogénesis de la mayoría de los CoV de murciélagos en los humanos siguen siendo desconocidos ya que los virus nunca han sido aislados o rescatados; aparte de los virus identificados durante los brotes, muchos virus representan una amenaza para la salud humana, (3) aunque se sabía que el SARS-CoV y el SADS-CoV se transmitían de los murciélagos a humanos o porcinos, se desconocen sus rutas de transmisión exactas y (4) por qué los murciélagos pueden mantener los CoV a largo plazo sin mostrar síntomas clínicos de enfermedades. Se ha propuesto un modelo de inmunidad de murciélago único. Los autores han demostrado que el interferón α de murciélago expresado constitutivamente puede proteger a los murciélagos de la infección [ (1) dado que la mayoría de las especies de CoV clasificadas por ICTV son de murciélagos, por qué hay tantos CoV genéticamente divergentes en los murciélagos, (2) la patogénesis de la mayoría de los CoV de murciélagos en humanos sigue siendo desconocida ya que los virus nunca han sido aislados o rescatados— Además de los virus identificados durante los brotes, muchos virus representan una amenaza para la salud humana, (3) aunque se sabía que el SARS-CoV y el SADS-CoV se transmitían de murciélagos a humanos o cerdos, se desconocen sus rutas de transmisión exactas, y ( 4) por qué los murciélagos pueden mantener los CoV a largo plazo sin mostrar síntomas clínicos de enfermedades. Se ha propuesto un modelo de inmunidad de murciélago único. Los autores han demostrado que el interferón α de murciélago expresado constitutivamente puede proteger a los murciélagos de la infección [ (1) dado que la mayoría de las especies de CoV clasificadas por ICTV son de murciélagos, por qué hay tantos CoV genéticamente divergentes en los murciélagos, (2) la patogénesis de la mayoría de los CoV de murciélagos en humanos sigue siendo desconocida ya que los virus nunca han sido aislados o rescatados— Además de los virus identificados durante los brotes, muchos virus representan una amenaza para la salud humana, (3) aunque se sabía que el SARS-CoV y el SADS-CoV se transmitían de murciélagos a humanos o cerdos, se desconocen sus rutas de transmisión exactas, y ( 4) por qué los murciélagos pueden mantener los CoV a largo plazo sin mostrar síntomas clínicos de enfermedades. Se ha propuesto un modelo de inmunidad de murciélago único. Los autores han demostrado que el interferón α de murciélago expresado constitutivamente puede proteger a los murciélagos de la infección [ (2) la patogénesis de la mayoría de los CoV de murciélagos en humanos sigue siendo desconocida ya que los virus nunca se han aislado o rescatado; aparte de los virus identificados durante los brotes, muchos virus representan una amenaza para la salud humana, (3) aunque SARS-CoV y SADS Se sabía que el CoV se transmitía de murciélagos a humanos o cerdos, se desconocen sus rutas de transmisión exactas y (4) por qué los murciélagos pueden mantener los CoV a largo plazo sin mostrar síntomas clínicos de enfermedades. Se ha propuesto un modelo de inmunidad de murciélago único. Los autores han demostrado que el interferón α de murciélago expresado constitutivamente puede proteger a los murciélagos de la infección [ (2) la patogénesis de la mayoría de los CoV de murciélagos en humanos sigue siendo desconocida ya que los virus nunca se han aislado o rescatado; aparte de los virus identificados durante los brotes, muchos virus representan una amenaza para la salud humana, (3) aunque SARS-CoV y SADS Se sabía que el CoV se transmitía de murciélagos a humanos o cerdos, se desconocen sus rutas de transmisión exactas y (4) por qué los murciélagos pueden mantener los CoV a largo plazo sin mostrar síntomas clínicos de enfermedades. Se ha propuesto un modelo de inmunidad de murciélago único. Los autores han demostrado que el interferón α de murciélago expresado constitutivamente puede proteger a los murciélagos de la infección [ (3) aunque se sabía que el SARS-CoV y el SADS-CoV se transmitían de murciélagos a humanos o cerdos, se desconocen sus rutas de transmisión exactas, y (4) por qué los murciélagos pueden mantener los CoV a largo plazo sin mostrar síntomas clínicos de enfermedades. Se ha propuesto un modelo de inmunidad de murciélago único. Los autores han demostrado que el interferón α de murciélago expresado constitutivamente puede proteger a los murciélagos de la infección [ (3) aunque se sabía que el SARS-CoV y el SADS-CoV se transmitían de murciélagos a humanos o cerdos, se desconocen sus rutas de transmisión exactas, y (4) por qué los murciélagos pueden mantener los CoV a largo plazo sin mostrar síntomas clínicos de enfermedades. Se ha propuesto un modelo de inmunidad de murciélago único. Los autores han demostrado que el interferón α de murciélago expresado constitutivamente puede proteger a los murciélagos de la infección [76 ], mientras que algunas vías inmunes particularmente amortiguadas pueden permitir que los murciélagos tengan una mayor tolerancia contra las enfermedades virales [ 77 ]. Si bien comenzamos a desvelar el misterio de la inmunidad única de los murciélagos, todavía queda mucho camino por recorrer antes de que podamos comprender completamente la relación entre los murciélagos y los coronavirus.

Referencias

  1. Drosten, C .; Gunther, S .; Preiser, W .; van der Werf, S .; Brodt, HR; Becker, S .; Rabenau, H .; Panorámica, M .; Kolesnikova, L .; Fouchier, RAM; et al. Identificación de un nuevo coronavirus en pacientes con síndrome respiratorio agudo severo.  Engl. J. Med. 2003348 , 1967–1976. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  2. Zhou, P .; Fan, H .; Lan, T .; Yang, XL; Shi, WF; Zhang, W .; Zhu, Y .; Zhang, YW; Xie, QM; Mani, S .; et al. Síndrome de diarrea aguda porcina fatal causado por un coronavirus de origen murciélago relacionado con HKU2. Nature 2018556 , 255. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  3. Coronavirinae en ViralZone. Disponible en línea: https://viralzone.expasy.org/785(consultado el 28 de enero de 2019).
  4. Subissi, L .; Posthuma, CC; Collet, A .; Zevenhoven-Dobbe, JC; Gorbalenya, AE; Decroly, E .; Snijder, EJ; Canard, B .; Imbert, I. Un complejo de proteínas de coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo integra las actividades procesadoras de ARN polimerasa y exonucleasa. Natl. Acad. Sci. Estados Unidos 2014 , 111 , E3900 – E3909. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  5. Forni, D .; Cagliani, R .; Clerici, M .; Sironi, M. Evolución molecular de los genomas del coronavirus humano. Tendencias Microbiol. 201725 , 35–48. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  6. Taxonomía del virus ICTV: versión 2018. 2018. Disponible en línea: https://talk.ictvonline.org/taxonomy/(consultado el 28 de enero de 2019).
  7. Ge, XY; Wang, N .; Zhang, W .; Hu, B .; Li, B .; Zhang, YZ; Zhou, JH; Luo, CM; Yang, XL; Wu, LJ; et al. Coexistencia de múltiples coronavirus en varias colonias de murciélagos en un pozo minero abandonado. Virol Pecado. 201631 , 31–40. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  8. Wu, Z .; Yang, L .; Ren, X .; Él, G .; Zhang, J .; Yang, J .; Qian, Z .; Dong, J .; Sun, L .; Zhu, Y .; et al. Descifrando el catálogo de viromas de murciélagos para comprender mejor la diversidad ecológica de los virus de murciélagos y el origen de las enfermedades infecciosas emergentes. ISME J. 201610 , 609–620. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  9. Zaki, AM; van Boheemen, S .; Bestebroer, TM; Osterhaus, ADME; Fouchier, Aislamiento RAM de un nuevo coronavirus de un hombre con neumonía en Arabia Saudita.  Engl. J. Med. 2012367 , 1814-1820. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  10. Graham, RL; Donaldson, EF; Baric, RS Una década después del SARS: Estrategias para controlar los coronavirus emergentes. Rev. Microbiol. 2013 , 11 , 836–848. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  11. Zhang, Q .; Yoo, D. Evasión inmune de coronavirus entéricos porcinos y modulación viral de señalización innata antiviral. Virus Res. 2016226 , 128–141. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  12. Zhao, Y .; Zhang, H .; Zhao, J .; Zhong, Q .; Jin, JH; Zhang, GZ Evolución del virus de la bronquitis infecciosa en China en las últimas dos décadas.  Gen. Virol. 201697 , 1566-1574. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  13. Mihindukulasuriya, KA; Wu, G .; St Leger, J .; Nordhausen, RW; Wang, D. Identificación de un nuevo coronavirus de una ballena beluga usando un microarray panviral.  Virol. 200882 , 5084–5088. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  14. Vlasova, AN; Halpin, R .; Wang, S .; Ghedin, E .; Spiro, DJ; Saif, LJ Caracterización molecular de una nueva especie en el género Alphacoronavirus asociado con gastroenteritis catarral epizoótica del visón.  Gen. Virol. 201192 , 1369–1379. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  15. Teeling, CE; Springer, MS; Madsen, O .; Bates, P .; O’Brien, SJ; Murphy, WJ Una filogenia molecular para murciélagos ilumina la biogeografía y el registro fósil. Science 2005307 , 580–584. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  16. Wang, LF; Cowled, C. Bats and Viruses: A New Frontior of Emerging Infectious Diseases; John Wiley Sons Inc .: Hoboken, Nueva Jersey, EE.UU., 2015. [ Google Académico ]
  17. Yang, XL; Tan, CW; Anderson, DE; Jiang, RD; Li, B .; Zhang, W .; Zhu, Y .; Lim, XF; Zhou, P .; Liu, XL; et al. Caracterización de un filovirus (virus Mengla) de murciélagos Rousettus en China. Microbiol 2019 . [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  18. Olival, KJ; Hosseini, PR; Zambrana-Torrelio, C .; Ross, N .; Bogich, TL; Daszak, P. El huésped y los rasgos virales predicen la propagación zoonótica de los mamíferos. Nature 2017546 , 646–650. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  19. Guan, Y .; Zheng, BJ; El, YQ; Liu, XL; Zhuang, ZX; Cheung, CL; Luo, SW; Li, PH; Zhang, LJ; Guan, YJ; et al. Aislamiento y caracterización de virus relacionados con el coronavirus SARS de animales en el sur de China. Science 2003302 , 276–278. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  20. Lau, SKP; Woo, PCY; Li, KSM; Huang, Y .; Tsoi, HW; Wong, BHL; Wong, SSY; Leung, SY; Chan, KH; Yuen, KY Síndrome respiratorio agudo severo, virus similar al coronavirus en murciélagos de herradura chinos. Natl. Acad. Sci. Estados Unidos 2005 , 102 , 14040–14045. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  21. Li, WD; Shi, ZL; Yu, M .; Ren, WZ; Smith, C .; Epstein, JH; Wang, HZ; Crameri, G .; Hu, ZH; Zhang, HJ; et al. Los murciélagos son reservorios naturales de coronavirus similares al SARS. Science 2005310 , 676–679. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  22. Ge, XY; Li, JL; Yang, XL; Chmura, AA; Zhu, GJ; Epstein, JH; Mazet, JK; Hu, B .; Zhang, W .; Peng, C .; et al. Aislamiento y caracterización de un coronavirus tipo SARS de murciélago que usa el receptor ACE2. Nature 2013503 , 535. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  23. Lacroix, A .; Duong, V .; Hul, V .; San, S .; Davun, H .; Omaliss, K .; Chea, S .; Hassanin, A .; Theppangna, W .; Silithammavong, S .; et al. Diversidad genética de coronavirus en murciélagos en Lao PDR y Camboya. Gineta. Evol. 2017 , 48 , 10-18. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  24. Tao, Y .; Shi, M .; Chommanard, C .; Queen, K .; Zhang, J .; Markotter, W .; Kuzmin, IV; Holmes, CE; Tong, S. La vigilancia de los coronavirus murciélagos en Kenia identifica a los familiares de los coronavirus humanos NL63 y 229E y su historial de recombinación.  Virol. 201791 , e01953-16. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  25. Leopardi, S .; Holmes, CE; Gastaldelli, M .; Tassoni, L .; Priori, P .; Scaravelli, D .; Zamperin, G .; De Benedictis, P. Interacción entre la co-divergencia y la transmisión entre especies en la historia evolutiva de los coronavirus de murciélago. Gineta. Evol. 2018 , 58 , 279–289. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  26. Lau, SKP; Li, KSM; Tsang, AKL; Shek, CT; Wang, M .; Choi, GKY; Guo, RT; Wong, BHL; Poon, RWS; Lam, CSF; et al. Transmisión reciente de un novedoso alfacoronavirus, coronavirus de murciélago HKU10, de rousettes de Leschenault a murciélagos de nariz de hoja de Pomona: primera evidencia de transmisión interespecies de coronavirus entre murciélagos de diferentes subórdenes.  Virol. 201286 , 11906–11918. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  27. El, B .; Zhang, Y .; Xu, L .; Yang, W .; Yang, F .; Feng, Y .; Xia, L .; Zhou, J .; Zhen, W .; Feng, Y .; et al. Identificación de diversos alfacoronavirus y caracterización genómica de un nuevo coronavirus agudo grave similar al síndrome respiratorio agudo de murciélagos en China.  Virol. 201488 , 7070–7082. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  28. Zeng, ZQ; Chen, DH; Tan, WP; Qiu, SY; Xu, D .; Liang, HX; Chen, MX; Li, X .; Lin, ZS; Liu, WK; et al. Epidemiología y características clínicas de los coronavirus humanos OC43, 229E, NL63 y HKU1: un estudio de niños hospitalizados con infección aguda del tracto respiratorio en Guangzhou, China. J. Clin. Microbiol Infectar. Dis. 2018 , 37 , 363–369. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  29. Yip, CC; Lam, CS; Luk, HK; Wong, EY; Lee, RA; Entonces, LY; Chan, KH; Cheng, VC; Yuen, KY; Woo, PC; et al. Un estudio epidemiológico descriptivo de seis años de infecciones por coronavirus humanos en pacientes hospitalizados en Hong Kong. Virol Pecado. 201631 , 41–48. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  30. Wang, W .; Lin, XD; Guo, WP; Zhou, RH; Wang, señor; Wang, CQ; Ge, S .; Mei, SH; Li, MH; Shi, M .; et al. Descubrimiento, diversidad y evolución de nuevos coronavirus muestreados de roedores en China. Virology 2015474 , 19–27. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  31. Provacia, LB; Smits, SL; Martina, BE; Raj, VS; Doel, PV; Amerongen, GV; Moorman-Roest, H .; Osterhaus, AD; Haagmans, BL Coronavirus entérico en hurones, Países Bajos. Infectar. Dis. 2011 , 17 , 1570-1571. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  32. Poon, LL; Chu, DK; Chan, KH; Wong, ok; Ellis, TM; Leung, YH; Lau, SK; Woo, PC; Suen, KY; Yuen, KY; et al. Identificación de un nuevo coronavirus en murciélagos.  Virol. 200579 , 2001–2009. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  33. Chu, DK; Poon, LL; Chan, KH; Chen, H .; Guan, Y .; Yuen, KY; Peiris, JS Coronavirus en murciélagos de alas dobladas (Miniopterus spp.).  Gen. Virol. 200687 , 2461–2466. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  34. Chu, DK; Peiris, JS; Chen, H .; Guan, Y .; Poon, LL Caracterizaciones genómicas de coronavirus de murciélago (1A, 1B y HKU8) y evidencia de coinfecciones en murciélagos Miniopterus.  Gen. Virol. 200889 , 1282-1287. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  35. Du, J .; Yang, L .; Ren, X .; Zhang, J .; Dong, J .; Sun, L .; Zhu, Y .; Yang, F .; Zhang, S .; Wu, Z .; et al. Diversidad genética de coronavirus en murciélagos Miniopterus fuliginosus. China Life Sci. 2016 , 59 , 604–614. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  36. Liang, J .; Yang, XL; Li, B .; Liu, Q .; Zhang, Q .; Liu, H .; Kan, HP; Wong, KC; Chek, SN; El, X .; et al. Detección de diversos virus en especímenes alimentarios de murciélagos en Macao. Virol Pecado. 201732 , 226–234. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  37. Lin, XD; Wang, W .; Hao, ZY; Wang, ZX; Guo, WP; Guan, XQ; Wang, señor; Wang, HW; Zhou, RH; Li, MH; et al. Amplia diversidad de coronavirus en murciélagos de China. Virology 2017507 , 1–10. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  38. Woo, PC; Lau, SK; Li, KS; Poon, RW; Wong, BH; Tsoi, HW; Yip, BC; Huang, Y .; Chan, KH; Yuen, KY Diversidad molecular de coronavirus en murciélagos. Virology 2006351 , 180-187. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  39. Woo, PC; Wang, M .; Lau, SK; Xu, H .; Poon, RW; Guo, R .; Wong, BH; Gao, K .; Tsoi, HW; Huang, Y .; et al. El análisis comparativo de doce genomas de tres nuevos coronavirus del grupo 2c y del grupo 2d revela características únicas de grupos y subgrupos.  Virol. 200781 , 1574-1585. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  40. Lau, SK; Feng, Y .; Chen, H .; Luk, HK; Yang, WH; Li, KS; Zhang, YZ; Huang, Y .; Canción, ZZ; Chow, WN; et al. La proteína ORF8 del coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) se adquiere del coronavirus relacionado con el SARS de los murciélagos de herradura mayor a través de la recombinación.  Virol. 201589 , 10532–10547. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  41. Xu, L .; Zhang, F .; Yang, W .; Jiang, T .; Lu, G .; El, B .; Li, X .; Hu, T .; Chen, G .; Feng, Y .; et al. Detección y caracterización de diversos alfa y betacoronavirus de murciélagos en China. Virol Pecado. 201631 , 69–77. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  42. Zhang, Q .; Hu, R .; Tang, X .; Wu, C .; El, Q .; Zhao, Z .; Chen, H .; Wu, B. Ocurrencia e investigación de infecciones virales entéricas en cerdos con diarrea en China. Virol 2013 , 158 , 1631–1636. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  43. Tang, XC; Zhang, JX; Zhang, SY; Wang, P .; Fan, XH; Li, LF; Li, G .; Dong, BQ; Liu, W .; Cheung, CL; et al. Prevalencia y diversidad genética de coronavirus en murciélagos de China.  Virol. 200680 , 7481–7490. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  44. Lau, SK; Woo, PC; Li, KS; Huang, Y .; Wang, M .; Lam, CS; Xu, H .; Guo, R .; Chan, KH; Zheng, BJ; et al. La secuencia completa del genoma del coronavirus de murciélago HKU2 de los murciélagos de herradura chinos reveló un gen de espiga mucho más pequeño con un linaje evolutivo diferente del resto del genoma. Virology 2007367 , 428–439. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  45. Lau, SK; Li, KS; Huang, Y .; Shek, CT; Tse, H .; Wang, M .; Choi, GK; Xu, H .; Lam, CS; Guo, R .; et al. La ecoepidemiología y la comparación completa del genoma de diferentes cepas de coronavirus de murciélago Rhinolophus agudo severo relacionado con el síndrome respiratorio en China revelan a los murciélagos como un reservorio de infección aguda y autolimitante que permite eventos de recombinación.  Virol. 201084 , 2808–2819. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  46. Lau, SK; Woo, PC; Li, KS; Tsang, AK; Fan, RY; Luk, HK; Cai, JP; Chan, KH; Zheng, BJ; Wang, M .; et al. El descubrimiento de un nuevo coronavirus, el coronavirus China Rattus HKU24, de ratas noruegas, apoya el origen murino del Betacoronavirus 1 y tiene implicaciones para el ancestro del linaje del Betacoronavirus A.  Virol. 201589 , 3076-3092. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  47. Bardos, V .; Schwanzer, V .; Pesko, J. Identificación del virus Tettnang (‘posible arbovirus’) como virus de la hepatitis de ratón. Intervirology 198013 , 275–283. [ Google Académico ] [ PubMed ]
  48. Corman, VM; Kallies, R .; Philipps, H .; Gopner, G .; Muller, MA; Eckerle, I .; Brunink, S .; Drosten, C .; Drexler, JF Caracterización de un nuevo betacoronavirus relacionado con el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio en erizos europeos.  Virol. 201488 , 717–724. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  49. Luo, CM; Wang, N .; Yang, XL; Liu, HZ; Zhang, W .; Li, B .; Hu, B .; Peng, C .; Geng, QB; Zhu, GJ; et al. Descubrimiento de nuevos coronavirus de murciélago en el sur de China que usan el mismo receptor que el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio.  Virol. 201892 , e00116-18. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  50. Lau, SKP; Zhang, LB; Luk, HKH; Xiong, LF; Peng, XW; Li, KSM; El, XY; Zhao, PSH; Fan, RYY; Wong, ACP; et al. El uso de receptores de un nuevo linaje de murciélagos Betacoronavirus C revela la evolución de las proteínas de pico de coronavirus relacionadas con el síndrome respiratorio de Oriente Medio para la unión de la dipeptidil peptidasa 4 humana.  Infect. Dis. 2018218 , 197–207. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  51. Lau, SKP; Li, KSM; Tsang, AKL; Lam, CSF; Ahmed, S .; Chen, HL; Chan, KH; Woo, PCY; Yuen, KY La caracterización genética de los virus del linaje C de betacoronavirus en murciélagos revela una divergencia de secuencia marcada en la proteína espiga del coronavirus de murciélago Pipistrellus HKU5 en Pipistrelle japonés: implicaciones para el origen del nuevo coronavirus del síndrome respiratorio del Medio Oriente.  Virol. 201387 , 8638–8650. [ Google Scholar ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  52. Yang, L .; Wu, ZQ; Ren, XW; Yang, F .; Zhang, JP; El, GM; Dong, J .; Sun, LL; Zhu, YF; Zhang, SY; et al. Betacoronavirus relacionado con MERS en Vespertilio superans Bats, China. Infectar. Dis. 2014 , 20 , 1260-1262. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  53. Huang, C .; Liu, WJ; Xu, W .; Jin, T .; Zhao, Y .; Song, J .; Shi, Y .; Ji, W .; Jia, H .; Zhou, Y .; et al. Un coronavirus recombinante putativo derivado de murciélagos con un gen de reovirus. PLoS Pathog. 201612 , e1005883. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  54. Obameso, JO; Li, H .; Jia, H .; Han, M .; Zhu, S .; Huang, C .; Zhao, Y .; Zhao, M .; Bai, Y .; Yuan, F .; et al. La prevalencia y evolución persistentes del coronavirus recombinante GCCDC1 entre familias entre una población de murciélagos: un seguimiento de dos años. China Life Sci. 2017 , 60 , 1357–1363. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  55. Luo, Y .; Li, B .; Jiang, RD; Hu, BJ; Luo, DS; Zhu, GJ; Hu, B .; Liu, HZ; Zhang, YZ; Yang, XL; et al. Vigilancia longitudinal de betacoronavirus en murciélagos frutales en la provincia de Yunnan, China, durante 2009–2016. Virol Pecado. 201833 , 87–95. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  56. Lau, SK; Poon, RW; Wong, BH; Wang, M .; Huang, Y .; Xu, H .; Guo, R .; Li, KS; Gao, K .; Chan, KH; et al. Coexistencia de diferentes genotipos en el mismo murciélago y caracterización serológica del coronavirus del murciélago Rousettus HKU9 perteneciente a un nuevo subgrupo de betacoronavirus.  Virol. 201084 , 11385–11394. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  57. Ge, X .; Li, Y .; Yang, X .; Zhang, H .; Zhou, P .; Zhang, Y .; Shi, Z. El análisis metagenómico de virus de muestras fecales de murciélagos revela muchos virus nuevos en murciélagos insectívoros en China.  Virol. 201286 , 4620–4630. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  58. Ren, W .; Li, WD; Yu, M .; Hao, P .; Zhang, Y .; Zhou, P .; Zhang, SY; Zhao, GP; Zhong, Y .; Wang, SY; et al. Secuencias genómicas completas de dos coronavirus similares al SARS en murciélagos de herradura y análisis de variación genética.  Gen. Virol. 200687 , 3355–3359. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  59. Yuan, JF; Hon, CC; Li, Y .; Wang, DM; Xu, GL; Zhang, HJ; Zhou, P .; Poon, LLM; Lam, TTY; Leung, FCC; et al. Diversidad intraespecie de coronavirus tipo SARS en Rhinolophus sinicus y sus implicaciones para el origen de coronavirus SARS en humanos.  Gen. Virol. 201091 , 1058-1062. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  60. Wu, ZG; Yang, L .; Ren, XW; Zhang, JP; Yang, F .; Zhang, SY; Jin, Q. Evidencia genética relacionada con ORF8 para murciélagos de herradura chinos como la fuente del coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo humano.  Infect. Dis. 2016213 , 579–583. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  61. Yang, XL; Hu, B .; Wang, B .; Wang, MN; Zhang, Q .; Zhang, W .; Wu, LJ; Ge, XY; Zhang, YZ; Daszak, P .; et al. Aislamiento y caracterización de un nuevo coronavirus de murciélago estrechamente relacionado con el progenitor directo del coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo.  Virol. 201690 , 3253–3256. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  62. Hu, B .; Zeng, LP; Yang, XL; Ge, XY; Zhang, W .; Li, B .; Xie, JZ; Shen, XR; Zhang, YZ; Wang, N .; et al. El descubrimiento de un rico acervo genético de coronavirus relacionados con el SARS de murciélago proporciona nuevos conocimientos sobre el origen del coronavirus del SARS. PLoS Pathog. 201713 , e1006698. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  63. Hu, D .; Zhu, CQ; Ai, LL; El, T .; Wang, Y .; Ye, FQ; Yang, L .; Ding, CX; Zhu, XH; Lv, RC; et al. Caracterización genómica e infectividad de un nuevo coronavirus similar al SARS en murciélagos chinos. Los microbios infectan. 2018 , 7 , 154. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  64. Hu, D .; Zhu, C .; Wang, Y .; Ai, L .; Yang, L .; Ye, F .; Ding, C .; Chen, J .; El, B .; Zhu, J .; et al. Análisis de viromas para la identificación de nuevos virus de mamíferos en murciélagos del sudeste de China. Rep. 2017 , 7 , 10917. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  65. Woo, PC; Lau, SK; Lam, CS; Lau, CC; Tsang, AK; Lau, JH; Bai, R .; Teng, JL; Tsang, CC; Wang, M .; et al. El descubrimiento de siete nuevos coronavirus de mamíferos y aves en el género deltacoronavirus es compatible con los coronavirus de murciélago como fuente génica de alfacoronavirus y betacoronavirus y los coronavirus aviarios como fuente génica de gammacoronavirus y deltacoronavirus.  Virol. 201286 , 3995–4008. [ Google Académico ] [ PubMed ]
  66. Woo, PC; Lau, SK; Tsang, CC; Lau, CC; Wong, PC; Chow, FW; Fong, JY; Yuen, KY Coronavirus HKU15 en el tracto respiratorio de cerdos y primer descubrimiento de quasiespecies de coronavirus en la región 5 ‘no traducida. Los microbios infectan. 2017 , 6 , e53. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  67. Ren, W .; Qu, X .; Li, W .; Han, Z .; Yu, M .; Zhou, P .; Zhang, SY; Wang, LF; Deng, H .; Shi, Z. Diferencia en el uso del receptor entre el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y el coronavirus similar al SARS de origen murciélago.  Virol. 200882 , 1899–1907. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  68. Yang, L .; Wu, ZQ; Ren, XW; Yang, F .; El, GM; Zhang, JP; Dong, J .; Sun, LL; Zhu, YF; Du, J .; et al. Nuevos betacoronavirus similares al SARS en murciélagos, China, 2011. Infectar. Dis. 2013 , 19 , 989–991. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  69. Menachery, VD; Yount, BL, Jr .; Debbink, K .; Agnihothram, S .; Gralinski, LE; Plante, JA; Graham, RL; Scobey, T .; Ge, XY; Donaldson, EF; et al. Un grupo de coronavirus de murciélago circulante similar al SARS muestra potencial para la emergencia humana. Medicina. 2015 , 21 , 1508–1513. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  70. Wang, N .; Li, SY; Yang, XL; Huang, SM; Zhang, YJ; Guo, H .; Luo, CM; Miller, M .; Zhu, G .; Chmura, AA; et al. Evidencia serológica de infección por coronavirus de murciélago relacionada con el SARS en humanos, China. Virol Pecado. 201833 , 104-107. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  71. Reusken, CB; Raj, VS; Koopmans, MP; Haagmans, BL Transmisión del huésped cruzado en la aparición del coronavirus MERS. Opin. Virol 2016 , 16 , 55–62. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  72. Corman, VM; Ithete, NL; Richards, LR; Schoeman, MC; Preiser, W .; Drosten, C .; Drexler, JF Enraizamiento del árbol filogenético del coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio mediante la caracterización de un virus específico de un murciélago africano.  Virol. 201488 , 11297–11303. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  73. Anthony, SJ; Gilardi, K .; Menachery, VD; Goldstein, T .; Ssebide, B .; Mbabazi, R .; Navarrete-Macías, I .; Liang, E .; Wells, H .; Hicks, A .; et al. Evidencia adicional de murciélagos como la fuente evolutiva del coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio. MBio 20178 , e00373-17. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  74. Yang, Y .; Du, L .; Liu, C .; Wang, L .; Mac.; Tang, J .; Baric, RS; Jiang, S .; Li, F. El uso del receptor y la entrada celular del coronavirus de murciélago HKU4 proporcionan información sobre la transmisión del coronavirus MERS de murciélago a humano. Natl. Acad. Sci. Estados Unidos de América 2014 , 111 , 12516–12521. [ Google Scholar ] [ CrossRef ] [ PubMed ] [ Versión verde ]
  75. Wang, L .; Su, S .; Bi, Y .; Wong, G .; Gao, los coronavirus GF Bat-Origin amplían su rango de hospedadores a los cerdos. Tendencias Microbiol. 201826 , 466-470. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  76. Zhou, P .; Tachedjian, M .; Wynne, JW; Boyd, V .; Cui, J .; Smith, I .; Cowled, C .; Ng, JH; Mok, L .; Michalski, WP; et al. Contracción del locus IFN tipo I y expresión constitutiva inusual de IFN-alfa en murciélagos. Natl. Acad. Sci. Estados Unidos de América 2016 , 113 , 2696–2701. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]
  77. Xie, J .; Li, Y .; Shen, X .; Goh, G .; Zhu, Y .; Cui, J .; Wang, LF; Shi, ZL; Zhou, P. Activación de interferón dependiente de STING amortiguada en murciélagos. Cell Host Microbe 201823 , 297–301. [ Google Académico ] [ CrossRef ] [ PubMed ]

Amor, pérdida y fotografía: Los cuervos de Masahisa Fukase

Karasu, por Masahisa Fukase

Espero que nunca llegue el día en que busque consuelo en la soledad de los Cuervos.
http://masahisafukase.com/biography/
https://invisiblephotographer.asia/2013/11/19/lovelossphotography-masahisafukase/

El epítome de la honestidad y la tragedia es Karasu – Solitude Of Ravens, de Masahisa Fukase.

Masahisa Fukase (Hokkaido, 1934 – 2012) es considerado uno de los fotógrafos más radicales y experimentales de la generación de posguerra en Japón. Se volvería mundialmente conocido por su serie fotográfica y su posterior publicación Karasu (The English title:  Ravens,  1975 – 1985), que se celebra ampliamente como una obra maestra fotográfica. Y, sin embargo, la mayor parte de su obra permaneció inaccesible durante más de dos décadas. En 1992, una trágica caída había dejado al artista con daño cerebral permanente, y fue solo después de su muerte en 2012 que los archivos fueron revelados gradualmente. Desde entonces ha surgido una gran cantidad de material que nunca antes se había mostrado. 

Fukase trabajó casi exclusivamente en series, algunas de las cuales se produjeron a lo largo de varias décadas. Las obras se combinan para formar una notable biografía visual de uno de los fotógrafos más originales de su tiempo. Fukase incorporó sus propias experiencias de pérdida, amor, soledad y depresión en su trabajo de una manera sorprendentemente juguetona. Sus imágenes son personales y muy íntimas: a lo largo de los años, su esposa Yoko, su padre moribundo y su amado gato Sasuke aparecían regularmente en narraciones visuales a veces cómicas y otras sombrías. Hacia el final de esta vida laboral, el fotógrafo se volvió cada vez más hacia sí mismo. La gran cantidad de autorretratos performativos (precursores de la selfie omnipresente de hoy) atestigua la forma singular, casi obsesiva, que el artista se relacionó con su entorno, y consigo mismo.

Karasu fue seleccionada por British Journal of Photography como uno de los mejores libros de fotos de los últimos 25 años. Karasu es un luto brutal pero hermoso de amor y pérdida. Masahisa pasó 10 años fotografiando obsesivamente cuervos al regresar a su ciudad natal en Hokkaido después de que su esposa lo dejó. Las fotografías y la forma en que se infligen al espectador se sienten erráticas e impulsivas, al igual que a veces es el amor.

Karasu fue el último libro que Masahisa hizo personalmente. Cayó en coma después de sufrir una grave caída en 1992 y falleció en 2012.

Karasu © Masahisa Fukase

Karasu © Masahisa Fukase

Karasu © Masahisa Fukase

Karasu © Masahisa Fukase

Karasu © Masahisa Fukase

Karasu © Masahisa Fukase

Karasu © Masahisa Fukase

Karasu © Masahisa Fukase

Karasu © Masahisa Fukase

Karasu © Masahisa Fukase

Espero que nunca llegue el día en que busque consuelo en la soledad de los Cuervos.