824 Purple and gold by Quinny

Gobblers / Masticadores

This week perhaps things wouldn’t work out fine, but I would never have imagined your loss, and instead of facing my everyday dilemmas, today, yesterday, and since I knew you were gone, tears never stop coming. I open my phone and there you are; turn on the radio, and there you are; sit in front of the TV, and there you are, again, and again.

Mamba, I still refuse to believe that you are gone, I still refuse to believe that my dream will never come true. You were the love of my life, and my friend Aurelia everlasting boyfriend to, but you will never know. Watching your games was like a party, because of your brilliant competitiveness. In 1999 my family and I, gambling with pesos, glued to the screen of that old TV on the other side of the globe, dressed in purple and gold. Ten years after…

Ver la entrada original 213 palabras más

La Mandrágora. Mandragora autumnalis

Resultado de imagen para mandrágora

https://es.wikipedia.org/wiki/Mandragora_autumnalis
https://www.cuarzomistico.com/conoce-los-secretos-de-la-mandragora/

Es una planta herbácea de la familia de las solanáceas a la que desde la antigüedad y en diversas culturas se le atribuyeron propiedades curativas, narcóticas, y afrodisíacas (Es una planta altamente tóxica). Considerada como el orgullo de las solanáceas; también se la reconocía como la reina de las plantas mágicas.

La característica más extraordinaria de esta planta es que sus raíces tienen forma humana. Y por lo tanto, adquirió algún significado mítico. Sus raíces sin tallo, con muchas hojas pecioladas, muy grandes, ovaladas, rugosas, y de color verde oscuro. Una peculiar planta de flores olorosas en forma de campanilla, blanquecinas y rojizas, fruto en baya semejante a una manzana pequeña, redondo, liso, carnoso y de olor fétido, y raíz gruesa y muchas veces antropomorfa.

Su nombre se deriva del latín mandragŏra, y este del griego μανδραγόρας. Es una de las más célebres plantas con las cuales se realizaban sortilegios en la Edad Media.

Como el Borametz, la planta llamada Mandrágora confina con el reino animal, porque grita cuando la arrancan; ese grito puede enloquecer a quienes lo escuchan. Era requerido realizar cierto ritual para desenterrar las mandrágoras del lugar donde se había realizado el ahorcamiento. Escoger el día propicio, que podía ser el viernes, o día de Venus, o el sabbat. Unos aconsejaban la oscuridad de la noche y otros el alba.

Otros más, los primeros días de septiembre. Plinio recomendaba trazar varios círculos en torno a la raíz, se rodeaba la planta de un triple círculo mágico y se grababa en su corteza la triple señal de la cruz. Un perro negro entrenado para hurgar la tierra ayudaba a arrancar la raíz atándola a su cuerpo. Corrían en pos de su amo llevando arrancando de la tierra la planta entera, que lanzaba gemidos de niño herido. A continuación era sacrificado el perro a las divinidades subterráneas y se enterraba en el mismo agujero de donde salió la raíz.

Una vez arrancado, era preciso bañarla, alimentarla con leche o vino, vestirla de rojo y blanco para ahuyentar a las potencias demoníacas que quisieran apoderarse de ella. Después era conservada en un armario bien protegido o en una caja en cuya tapa se hubiera dibujado una horca, un ahorcado y una planta, porque era creencia generalizada que la mandrágora crecía bajo los ahorcados y su esperma la generaba.

La mandrágora contenía el alma de los desesperados y quien la poseía podía a los atentados y volverse invisible. Indicaba también dónde estaban ocultos los tesoros, fecundaba a las vacas y les daba doble leche. Y al cumplirse siete años de haber sido arrancada, se transformaba en un niño si habían sabido cuidarla con esmero.

En Francia se consideraba que dentro de la mandrágora habitaba el hada Maglore. Si se cultivaba y se cuidaba, el hada vería que su dueño nunca tuviera carencias económicas.

Primitivamente fue sacada a la luz por el sabio Teofrastro, luego por Bruneetto Latei, el sabio del Dante, el cual le asignó un lugar honorable en sus obras; el papel de la mandrágora fue realmente muy considerable, procuraba sueños dorados y ensueños graciosos todo aquel tesoro del que hablaban las fábulas. A esta extraordinaria planta la rodean innumerables mitos, relatos y supersticiones durante la historia.

• Fue conocida y estudiada por Hipócrates. Está emparentada con la patata, la belladona y el tomate.

•La pócima o brebaje mágico de la historia de Romeo y Julieta estaba compuesta por Solanum (Romeo y Julieta, IV, 3).

•Pitágoras la llamó “antropomorfa”; el agrónomo latino l.ucio Columela, “semi-homo”, y Alberto Magno pudo escribir que las Mandrágoras figuran la humanidad con la distinción de los sexos.

•Antes, Plinio había dicho que la Mandrágora blanca es el macho y la negra es la hembra.

•Los jueces que juzgaron a Juana de Arco la acusaron de llevar oculta en la ropa una raíz de mandrágora, de la cual obtenía su maravilloso poder de adivinación. Las voces que oía la Doncella eran proferidas, según ellos, por la mandrágora.

•El último libro de la Guerra judía de Flavio Josefo nos aconseja recurrir a un perro adiestrado. Arrancada la planta, el animal muere, pero las hojas sirven para fines narcóticos, mágicos y laxantes.

•Hipócrates aconsejaba su empleo para la melancolía y para combatir los impulsos suicidas; se la consideraba un buen remedio y los consejos que da el padre de la medicina se deben a varios usos señalados por Homero.

•Con el nombre de Baaras el historiador judío Flavio Josefo describe una especie de mandrágora eficaz para curar a las personas influenciadas por el demonio.

•Nicolás Maquiavelo escribió una comedia titulada “La mandrágora” en la que un ungüento sacado de la raíz podía sanar la esterilidad.

•También es citada en las novelas de J. K. Rowling de Harry Potter. También en la película de Guillermo del Toro “El Laberinto del Fauno”.

•Es mencionada en la bíblia en el libro de Génesis 30:14: Durante la cosecha de trigo, Rubén salió al campo y encontró mandrágoras, que trajo a su madre Lea. Dijo Raquel a Lea, por favor dame algunas de las mandrágoras de tu hijo. y la misma receta fue infundida en Italia medieval y en la renacentista.

•Según la tradición rabínica, la mandrágora crecía al pie del árbol del Edén y, en opinión de Lorenzo Catelán (1568-1674), “la raíz de mandrágora no es otra cosa que esperma viril”.

•El novelista popular Hanns Heinz Ewers (Alraune, 1913), de la simiente. Mandrágora, en alemán, es Alraune; antes se dijo Alruna; la palabra trae su origen de runa, que significó “misterio”, “cosa escondida”, y se aplicó después a los caracteres del primer alfabeto germánico.

•El médico Discórides identificó la Mandrágora con la circea, o “hierba de Circe”, de la que se lee en la Odisea, en el libro décimo:

“La raíz es negra, pero la flor es como la leche. Es difícil empresa para los hombres arrancarla del suelo, pero los dioses son todopoderosos”.