¿Generación Coronavirus?

Los elementos catastróficos que han perpetuado la pandemia COVID-19 —interconexión global, cambio climático debido a la actividad humana, gran desigualdad económica y profundas venas de la anticiencia— han dado lugar a más de 9 millones de infecciones y casi 500 000 muertes en todo el mundo. Aunque los niños pueden ser menos susceptibles a la infección por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave y generalmente tienen mejores resultados que los adultos, COVID-19 como fenómeno pesa mucho en su salud y bienestar. Los niños de hoy son nativos digitales nacidos después del cambio del siglo XXI, que habitan un planeta en crisis y ahora heredarán las incógnitas de una pandemia. Este entorno de agitación ofrece un momento en el que podría surgir una nueva agenda para la salud con los niños y adolescentes en el centro, lo que podría determinar si esta generación, Gen C, será definida y confinada por las pérdidas de COVID-19.Con gran parte del mundo en pausa, se espera que los niños y adolescentes se muevan ágilmente entre su vida familiar analógica y los entornos digitales. Sin embargo, incluso los niños y adolescentes que están emocional y físicamente sanos y bien atendidos pueden experimentar las repercusiones potencialmente perjudiciales de esta rápida transición. En abril de 2020, más del 90% de los estudiantes del mundo no podían asistir físicamente a la escuela. Los cierres destinados a frenar la propagación de la pandemia han sido controvertidos y claramente de doble filo.

La enorme perturbación de la educación de los jóvenes pone en riesgo su bienestar a corto plazo y podría afectar toda su vida. Las escuelas también operan para compensar las deficiencias sociales. Para muchos niños y adolescentes, la capacidad de asistir a la escuela es la diferencia entre comer o que no lo hagas. En Sudáfrica, donde la desnutrición contribuye a la mortalidad infantil, más del 75% de los niños reciben al menos una comida al día en la escuela. Países como Estados Unidos y el Reino Unido también han visto aumentos drásticos en las familias que informan de la inseguridad alimentaria y el uso de los bancos de alimentos, lo que indica el florecimiento de los problemas asociados con el aumento de las dificultades financieras y el desempleo. En lugares donde las protecciones sociales han sido más limitadas, como América Latina, la consiguiente pobreza de una recesión económica relacionada con COVID-19 podría afectar desproporcionadamente a los niños, que podrían verse obligados al trabajo infantil para sobrevivir y renunciar a la escolarización, una eliminación aplastante de los beneficios en las últimas décadas para reducir la explotación infantil. El maltrato a los niños, ya sea físico, sexual o emocional, aumenta en tiempos de conflicto. De hecho, muchas métricas de maltrato infantil han aumentado, incluidas las visitas al departamento de emergencias para llamadas de lesiones graves y abuso. Otros efectos del distanciamiento físico y el cierre de escuelas, como el deterioro de las rutinas o el contacto social entre pares restringido, podrían causar problemas de salud mental nuevos o exacerbados y aumentar el riesgo de desarrollar trastornos psicológicos. La protección de la salud y el bienestar de los niños y adolescentes debe ser apropiada para el desarrollo de grupos de edad específicos, pero también para el espectro de condiciones y desafíos que los jóvenes podrían tener que hacer frente, incluidos aquellos que son médicamente frágiles o que tienen necesidades especiales. El aprendizaje a distancia puede ser productivo para algunos niños y adolescentes mayores, pero ciertamente no para todos, y la brecha digital creada por las desigualdades en el acceso a la tecnología e Internet se ha profundizado.La respuesta de las principales organizaciones médicas sobre los efectos de la pandemia COVID-19 en niños y adolescentes en general se ha silenciado y atrasado, llegando al final del año escolar para muchos. La Academia Estadounidense de Pediatría publicó orientación sobre la reapertura de la escuela en los EE.UU. en mayo de 2020, señalando que las comunidades deben prepararse para la posibilidad de cierres repetidos, pero diferidas a las autoridades estatales y locales sobre la seguridad y los plazos. El 17 de junio, en una carta abierta al primer ministro, más de 1500 pediatras del Royal College of Paediatrics and Child Health acusaron que sin un plan articulado para reabrir escuelas en el Reino Unido, “corre el riesgo de que se cicatricen las posibilidades de vida de una generación de jóvenes”.Como se detalló en febrero de 2020, la Comisión OMS-UNICEF–Lancet , una inversión digna en la infancia y la adolescencia va más allá de la educación formal y abarca la participación y la participación de la comunidad. Ahora la responsabilidad recae en los responsables políticos adultos no sólo en reemplazar lo que falta (comidas, vacunas y exámenes), sino también de reemplazar y extender de manera sostenible los andamios, y de reponer el compromiso de garantizar que el futuro para los niños y adolescentes sea digno de ellos. Los niños y adolescentes deben participar en la reconstrucción en cada paso y decidir si la Gen C representará algo más que el coronavirus.