Leer más

oie_NGu0l6nApJzF

Anuncios

Noche Krampus!

(Nota: esta historia apareció originalmente en The Nugget Newspaper en la edición del 2 de diciembre).
https://frontierpartisans.com/12165/krampus-night/
  • Él está haciendo una lista
  • Él lo está verificando dos veces;
  • Él va a descubrir quién es travieso o bueno
  • Santa Claus viene al pueblo

En la tradición navideña estadounidense, Santa Claus tiene que lidiar con separar lo malo de lo bueno. La antigua tradición centroeuropea establece una división del trabajo más eficiente y efectiva.

Jolly old St. Nicholas tiene un compañero que no es tan alegre, no tan agradable. Él es el que trata con los niños traviesos, dejando a San Nicolás para dispensar alegría navideña a todos los “buenos” niños.

Lo llaman Krampus.

Krampus parece preferir las ciudades alpinas, lo que hace que las Hermanas sean un lugar seguro para sus visitas. En su mayoría, se encuentra en las regiones alpinas de Austria, Baviera, Croacia, República Checa, Hungría, Eslovenia, Tirol del Sur y partes del norte de Italia. En muchas de esas áreas, los desfiles se dedican a apaciguar su espíritu bastante temible. Krampus tradicionalmente recorre las calles el 5 de diciembre, conocido como Krampus Night, que suena mejor y mucho más siniestro en alemán: Krampusnacht. Es costumbre ofrecerle schnapps (derivado del alemán: tragar, designa en las regiones germanófonas cualquier tipo de aguardiente especialmente con más de 32° de alcohol y especialmente el producido en Alemania, Austria, Alsacia, Lorena o Suiza)

Krampus es una criatura peluda y demoníaca, con pezuñas, cuernos de cabra y una lengua larga, roja y colgante. De hecho, se parece mucho al Diablo. En muchas representaciones, lleva cadenas, símbolo del cristianismo encadenando al Diablo. Lleva varillas de abedul para golpear a los niños traviesos.

La espantosa bestia de Navidad tiene sus orígenes en las imágenes paganas precristianas. En la tradición nórdica, se cree que es el hijo de Hel, diosa del inframundo.

La Iglesia Católica frunció el ceño ante las celebraciones de una figura tan demoníaca, y los fascistas italianos y los nacionalsocialistas alemanes y austríacos reprimieron a Krampus. Tal vez no les gustó la competencia.

En el cambio de milenio, Krampus hizo una reaparición. Los desfiles y las fiestas de Krampus abundan, tanto en su patria europea como en el Nuevo Mundo. Probablemente la revitalización de Krampus sea simplemente el resultado de personas que buscan formas de darle vida a sus tradiciones navideñas. O, tal vez, los niños se han vuelto más traviesos.

Inevitablemente, se han realizado esfuerzos para domesticar y comercializar a Krampus, pero el tipo peludo desdeña la tendencia de “Cute Krampus”, y parece probable que pueda ser una afrenta peligrosa.

No se han confirmado los avistamientos de Krampus en Hermanas, pero nunca se sabe. Si ves una figura con cuernos peludos en la oscuridad de una noche de invierno de Sisters Country, o escuchas las pezuñas crujiendo por Cascade Avenue el 5 de diciembre, dale al viejo demonio un trago de schnapps y dile que todos los niños traviesos viven en el camino en Bend.

Traducción: Arpon Files

Alcohol y cáncer

hqdefault

Cáncer de Esófago (Endoscopía)
The Lancet: Volumen 390, No. 10109 , p2215, 18 de noviembre de 2017
http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(17)32868-4/fulltext

Editorial

La publicación del 7 de noviembre de Alcohol and Cancer: una declaración de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés) enfatiza la prominencia del alcohol como una causa probada de muchos cánceres. Este punto de vista no es novedoso y se produce exactamente 30 años después de que un grupo de trabajo de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer determinara que las bebidas alcohólicas son cancerígenas para los humanos. Se ha hecho eco de otras sociedades de cáncer desde entonces, pero aparentemente ha sido ignorado por la comunidad médica en general y por la sociedad. El aval influyente de ASCO proporciona un impulso poderoso para actuar en décadas de evidencia de que el alcohol daña la salud.

El alcohol está relacionado causalmente con los cánceres del tracto aerodigestivo superior (cavidad oral, faringe, laringe, esófago) y los del colon, el hígado y el seno femenino. Existen asociaciones para muchos otros tipos de cáncer, pero el papel preciso del alcohol requiere una mayor investigación para desenredarse por completo de los factores ecológicos y de estilo de vida. Las afirmaciones históricas de los beneficios del alcohol probablemente se malinterpreten o exageren, porque aún no se ha identificado un umbral más bajo para el riesgo de cáncer. La carcinogénesis es más común en los tejidos que están en contacto directo con el alcohol y aumenta con la exposición. Por ejemplo, un aumento de tres veces en el límite de alcohol recomendado aumenta el riesgo de cáncer de esófago ocho veces, lo que lleva a estimaciones de que tres cuartas partes de los cánceres de esófago se deben al alto consumo de alcohol.

Aunque el mecanismo de la carcinogénesis puede variar según el tipo de tejido involucrado, es consistente para las diferentes formas de alcohol y probablemente involucre el metabolito genotóxico del etanol, el acetaldehído. Pruebas adicionales provienen de poblaciones de Asia oriental, en las cuales los genotipos variantes que alteran la aldehído deshidrogenasa son comunes (aumentando así las concentraciones de aldehído) y aumenta la incidencia de tumores del tracto aerodigestivo. Debido a que el alcohol es un solvente, otros compuestos tóxicos, particularmente aquellos agregados a productos inferiores para mejorar la palatabilidad, también podrían desempeñar un papel.

La escala del peligro que representa el alcohol es inmensa. Casi 2 mil millones de personas consumen bebidas alcohólicas regularmente. Todas las familias y sociedades que consumen alcohol se ven afectadas, y algunas poblaciones, como los nativos americanos, corren un riesgo particularmente alto de sufrir daños. Europa es la región de mayor consumo y tiene la carga más pesada de cánceres relacionados con el alcohol. Una estimación del consumo anual en el Reino Unido para 2016 fue de 12 L de alcohol puro para personas de 15 años o más. Las poblaciones de Europa oriental bebieron aún más. Más allá del cáncer, el alcohol tiene efectos generalizados e insidiosos en todo el cuerpo y la mente, lo que genera profundas consecuencias sociales adversas. El estudio Global Burden of Disease Study 2016 clasificó al alcohol como la séptima causa principal de años de vida ajustados por discapacidad (4 · 2%) y muerte (5 · 2%). En el Reino Unido,

La declaración de ASCO toma las consecuencias de salud del alcohol más allá del amanecer de la comprensión a plena luz del día: el alcohol es una amenaza innegable para la salud. Sin embargo, también está culturalmente ligado a los comportamientos de casi 2 mil millones de personas, para quienes, en las próximas semanas, grandes cantidades se presentarán en las reuniones de Acción de Gracias, fiestas de oficina de temporada, celebraciones de Navidad y festividades de año nuevo. Como muestra el comentario en este número de Frank Murray sobre el control del alcohol en Irlanda, una regulación más estricta del alcohol suscita una fuerte oposición política y comercial. Por esas razones, y debido a la influencia del alcohol en el bienestar de los pacientes, los movimientos hacia una bebida más segura deben ser liderados por profesionales de la salud. La vigilancia de rutina, la educación para la salud y la prevención del cáncer brindan contextos para hacerlo dentro de cualquier consulta.

El desafío del alcohol y el cáncer aumentará. Una mayor esperanza de vida significa una mayor exposición acumulativa, y a medida que más poblaciones se vuelven más prósperas, el consumo de alcohol aumenta. Mientras tanto, el costo del alcohol en términos reales ha disminuido, lo que amplía la disponibilidad. Pero el alcohol es un riesgo modificable, con un riesgo que disminuye después de suspenderlo. No hay excusa para ignorar las intervenciones regulatorias para el acceso, los anuncios y el costo unitario que se ha demostrado que reducen el consumo de alcohol. Al igual que el tabaco, cuanto mayor sea la demora en el control efectivo, más graves serán las futuras intervenciones para el alcohol. No es inimaginable que las botellas de Château Mouton Rothschild, que una vez llevaron la obra de Salvador Dali y Pablo Picasso, algún día podrían necesitar envases sencillos e imágenes de cáncer de esófago o un hígado cirrótico