IC 4592

Acrab (β Scorpii) es también muy conocida con el nombre de Graffias (la pinza). Su nombre procede del árabe al-Akrab (el alacrán).

 Es la estrella de la esquina inferior izquierda de la fotografía, donde aparece junto a IC4592, la espectacular Nebulosa de la Cabeza de Caballo .

Con un pequeño telescopio se resuelve fácilmente en dos estrellas azules, de magnitudes respectivas +2.6 y +4.9, separadas por 15″ de arco aunque en realidad se trata de un sistema quíntuple.

La componente principal es una estrella gigante azul 19 veces más grande que el Sol y 2.800 veces más luminosa. La distancia a la Tierra es de unos 530 años-luz.

El origen de la constelación se encuentra en la leyenda de Orión. Según una de sus versiones, Orión el cazador se sacó los ojos en un arrebato de celos, y mientras vagaba ciego por el mundo pisó un escorpión que lo picó con su aguijón, provocando su muerte.

Los dioses elevaron a Orión y al escorpión a los cielos colocándolos en extremos opuestos de la bóveda celeste, de forma que cuando Escorpio sale por el horizonte, Orión se oculta huyendo del animal que causó su muerte.

Anuncios

La galaxia más lejana jamás observada

“Debido a su distancia, podemos vislumbrar condiciones cuando el universo tenía solo unos 700 millones de años, solo el 5% de su edad actual de 13 800 millones de años”, dijo el Dr. Casey, segundo autor del artículo sobre esta galaxia en la revista Nature.

Esta impresionante galaxia pionera, está siendo estudiada con gran afán, y no por cualquier cosa, ojo a este dato, gracias a que el universo se ha estado expandiendo todo el tiempo, los investigadores estiman que su distancia actual es de aproximadamente, ¡30 mil millones de años luz de distancia!

Los astrónomos son capaces de medir con precisión las distancias de las galaxias midiendo una característica del elemento hidrógeno llamado transición Lyman alfa, que emite luz en galaxias distantes. Se detecta en casi todas las que se ven de más de mil millones de años desde el Big Bang, pero cada vez más cerca, la línea de emisión de hidrógeno se vuelve cada momento más difícil de ver.

Llamada Z8-GND-5296, fue descubierta gracias al Espectrómetro Multi Objeto para Exploración Infrarroja (MOSFIRE), en W.M. Observatorio Keck de Hawai.

El MOSFIRE no solo es extremadamente sensible, sino que está diseñado para detectar luz infrarroja y puede enfocar objetos múltiples a la vez. Fue la última característica que permitió al equipo observar 43 candidatos de galaxias en solo dos noches y obtener observaciones de mayor calidad que los estudios previos.

De las 43 galaxias observadas con el instrumento, el equipo detectó la característica alfa Lyman únicamente en Z8-GND-5296. Los astrónomos sospechan que pueden haberse enfocado en la era en la que el universo hizo su transición de un estado opaco en el que la mayor parte del hidrógeno es neutral a un estado translúcido en el que se ioniza la mayor parte de él.

Otro dato impresionante de Z8-GND-5296, es que está formando estrellas extremadamente rápido, produciendo cada año aproximadamente 300 veces la masa de nuestro Sol. En comparación, nuestra Vía Láctea forma solo 2 a 3 estrellas por año.

Imagen: Impresión artística de la galaxia Z8-GND-5296

Avalancha Solar

En septiembre de 2017, se produjo una avalancha de actividad solar , con el Sol emitiendo 27 bengalas de clase M y cuatro de clase X y liberando varias poderosas eyecciones de masa coronal, o CME, entre el 6 y el 10 de septiembre. Las erupciones solares son potentes explosiones de radiación, mientras que las eyecciones de masa coronal son nubes masivas de material solar y campos magnéticos que salen del Sol a velocidades increíbles.
La actividad se originó en una región activa de rápido crecimiento, un área de campos magnéticos intensos y complejos, mientras viajaba por el lado orientado hacia la Tierra del Sol en concierto con la rotación normal de la estrella. Como siempre, la NASA y sus socios tenían muchos instrumentos que observaban el Sol tanto desde la Tierra como desde el espacio, permitiendo a los científicos estudiar estos eventos desde múltiples perspectivas.
Con vistas múltiples de la actividad solar, los científicos pueden rastrear mejor la evolución y la propagación de las erupciones solares, con el objetivo de mejorar nuestra comprensión del clima espacial. La radiación dañina de una bengala no puede atravesar la atmósfera de la Tierra para afectar físicamente a los humanos en el suelo; sin embargo, cuando es lo suficientemente intensa, puede perturbar la atmósfera en la capa donde viajan el GPS y las señales de comunicación. Por otro lado, dependiendo de la dirección en la que viajan, las CME pueden provocar poderosas tormentas geomagnéticas en el campo magnético de la Tierra.
Para comprender mejor los procesos fundamentales que impulsan estos eventos y, en última instancia, mejorar los pronósticos meteorológicos espaciales, muchos observatorios observan el Sol a toda hora en docenas de diferentes longitudes de onda de luz. Cada uno de ellos puede revelar estructuras y dinámicas únicas en la superficie del Sol y en la atmósfera inferior, lo que brinda a los investigadores una imagen integrada de las condiciones que impulsan el clima espacial.
Los científicos también tienen sus ojos puestos en la influencia del Sol en la Tierra e incluso en otros planetas. Los efectos de la actividad solar de septiembre se observaron como aurora marciana y en todo el planeta Tierra, en forma de eventos conocidos como mejoras a nivel del suelo: lluvias de neutrones detectadas en el suelo, producidas cuando partículas energéticas aceleradas por una corriente de erupción solar a lo largo de la Tierra líneas de campo e inundan la atmósfera.
Créditos: NASA / GSFC / LMSAL / Joy Ng

#NASA  #space #universe  #science  #sun  #plasma

M16 y la Nebulosa del Águila

M16F970_schedler

El cúmulo de estrellas jóvenes  M16 está rodeado por nubes natales de polvo cósmico y gas resplandeciente también conocido como la Nebulosa del Aguila.

Esta bellísima imagen de la región incluye fantásticas formas ya famosas en las bien conocidas fotografías en detalle del Telescopio Espacial Hubble de este complejo de estrellas en formación.

Descritas como trompas de elefante o Pilares de la Creación , las densas y polvorientas columnas que se elevan cerca del centro son de años luz de longitud pero en contracción gravitacional para  formar estrellas.

La radiación energética del cúmulo de estrellas erosiona material cerca de los extremos, eventualmente exponiendo las nuevas estrellas.

Extendiéndose desde el borde superior izquierdo de la nebulosa hay otra columna polvorienta de formación estelar conocida como el Hada de la Nebulosa del Aguila.

M16 y la Nebulosa del Aguila yacen a unos 7000 años luz de distancia, y son un fácil objetivo para prismáticos o pequeños telescopios en una parte del cielo  rica en nebulosas en la partida constelación de  Serpens Cauda (la cola de la serpiente).