¿Podrá la inteligencia artificial reemplazar a los médicos?

Autor: Jörg Goldhahn, Vanessa Rampton, Branco Weiss, Giatgen A Spinas Fuente: BMJ 2018; 363 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.k4563 Could artificial intelligence make doctors obsolete?
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=93356&uid=520577&fuente=inews

Algunos sostienen que las máquinas que pueden aprender y corregirse ya funcionan mejor que los médicos en algunas tareas; otros que nunca podrán replicar la calidad inter-relacional de la naturaleza terapéutica de la relación médico-paciente

  • A favor – Jörg Goldhahn

Los sistemas de inteligencia artificial (IA) simulan la inteligencia humana mediante el aprendizaje, el razonamiento y la autocorrección. Esta tecnología ya muestra el potencial de ser más precisos que los médicos para realizar diagnósticos en especialidades como radiología, dermatología y cuidados intensivos; en la generación de modelos pronósticos; y al realizar intervenciones quirúrgicas. Y en 2017, un robot aprobó el examen médico nacional de China, superando el mínimo requerido por 96 puntos.

Más preciso, fiable y completo

Incluso si las máquinas aún no son universalmente mejores que los médicos, el desafío de mejorarlas es más técnico que fundamental, debido a la capacidad casi ilimitada para el procesamiento de datos y el subsiguiente aprendizaje y autocorrección. Este “aprendizaje profundo” es parte del “aprendizaje automático”, donde los sistemas aprenden constantemente sin las posibles dificultades culturales e institucionales intrínsecas al aprendizaje humano, como las escuelas de pensamiento o las preferencias culturales.

Estos sistemas integran continuamente nuevos conocimientos y se perfeccionan con una velocidad que los humanos no pueden igualar. Incluso se puede simular un complejo razonamiento clínico, incluidas las preocupaciones éticas y económicas.

Se están integrando cantidades cada vez mayores de datos de salud más completos de aplicaciones, dispositivos de monitoreo personal, registros médicos electrónicos y plataformas de redes sociales en sistemas armonizados como la Red de Salud Personalizada de Suiza. El objetivo es dar a las máquinas una imagen lo más completa posible de Salud de las personas a lo largo de su vida y el máximo conocimiento de su enfermedad.

La noción de que los médicos de hoy podrían aproximarse a este conocimiento manteniéndose al tanto de la investigación médica actual y manteniendo un contacto cercano con sus pacientes es una ilusión, no solo por el gran volumen de datos. También en este caso, las máquinas tienen la ventaja: el procesamiento del lenguaje natural les permite “leer” literatura científica en rápida expansión y enseñarse a sí mismas, por ejemplo, sobre las interacciones de los medicamentos.

La introducción de sistemas impulsados por la IA podría ser más económico que contratar y capacitar a nuevo personal

Los desafíos clave para los sistemas de salud de hoy son económicos: los costos están aumentando en todas partes. La introducción de sistemas impulsados por la IA podría ser más económico que contratar y capacitar a nuevo personal. Los sistemas de IA también están disponibles universalmente e incluso pueden monitorear a los pacientes de forma remota. Esto es importante porque la demanda de médicos en gran parte del mundo está creciendo más rápidamente que la oferta.

Menos sesgada, menos inestable, todavía preocupada

La capacidad de establecer relaciones con los pacientes a menudo se presenta como la carta de triunfo a favor de los médicos humanos, pero este también puede ser su talón de Aquiles. La confianza es importante para la percepción de los pacientes sobre la calidad de su atención. Pero el objeto de esta confianza no tiene por qué ser un humano; Las máquinas y los sistemas pueden ser más confiables si pueden considerarse imparciales y sin conflictos de interés. Por supuesto, los sistemas de inteligencia artificial pueden estar sujetos a los sesgos de sus diseñadores, pero esto puede superarse mediante revisiones independientes y posteriores iteraciones.

Decir que los pacientes siempre requieren empatía de parte de los médicos humanos es ignorar las diferencias importantes entre los pacientes: muchos, especialmente los más jóvenes, los pacientes con quejas menores simplemente quieren un diagnóstico y un tratamiento que funcionen.

En otras palabras, pueden calificar el diagnóstico correcto más alto que la empatía o continuidad de la atención. En algunas situaciones muy personales, los servicios de un robot podrían ayudar a los pacientes a evitar sentir vergüenza.

Los médicos como los conocemos ahora se volverán obsoletos con el tiempo

Incluso los pacientes que anhelan la interacción, como aquellos con diagnósticos graves o terminales, pueden encontrar que sus necesidades son mejor satisfechas por las máquinas. Estudios recientes muestran que los sistemas de agentes conversacionales tienen el potencial de rastrear las condiciones y sugerir atención, e incluso pueden guiar a los humanos hasta el final de la vida.

Los médicos como los conocemos ahora se volverán obsoletos con el tiempo. Mientras tanto, deberíamos esperar una introducción gradual de la tecnología de IA en áreas prometedoras, como el análisis de imágenes o el reconocimiento de patrones, seguida de una prueba de concepto y una demostración de valor agregado para los pacientes y la sociedad. Esto conducirá a un uso más amplio de la IA en más especialidades y, antes de lo que pensamos, los médicos humanos simplemente ayudarán a los sistemas de IA. Estos sistemas no serán perfectos, pero se perfeccionarán constantemente y superarán a los médicos humanos de muchas maneras.


  • En contra – Vanessa Rampton, Giatgen A Spinas

Las máquinas serán cada vez más capaces de realizar tareas que antes eran prerrogativas de los médicos humanos, incluidos el diagnóstico, el tratamiento y el pronóstico. Aunque aumentarán las capacidades de los médicos, las máquinas nunca las reemplazarán por completo.

En particular, los médicos seguirán siendo mejores para tratar al paciente como una persona completa, lo que implica el conocimiento de las relaciones sociales y la normatividad. Como observó el profesor de Harvard Francis Peabody en 1927, la tarea del médico es transformar “ese caso de estenosis mitral en la segunda cama de la izquierda” en el complejo problema de “El Sr. Henry Jones, pasa sus noches despierto mientras se preocupa por el futuro de su esposa y de los niños.”

Los seres humanos pueden completar esta transformación porque pueden relacionarse con el paciente como un compañero y pueden obtener un conocimiento holístico de la enfermedad del paciente en relación con su vida. Tal conocimiento involucra ideales como la confianza, el respeto, el coraje y la responsabilidad que no son fácilmente accesibles para las máquinas.

La enfermedad es un problema mal definido

El conocimiento técnico no puede describir completamente la situación de enfermedad de un solo paciente. Una relación deliberativa médico-paciente caracterizada por pensamiento asociativo y lateral es importante para la curación, particularmente para condiciones complejas y cuando existe un alto riesgo de efectos adversos, porque las preferencias de los pacientes individuales difieren.

No existen algoritmos para tales situaciones, que cambian dependiendo de las emociones, la comunicación no verbal, los valores, las preferencias personales, las circunstancias sociales prevalecientes, etc. Quienes trabajan en la vanguardia de la IA en medicina reconocen que los enfoques de la IA no están diseñados para reemplazar a los médicos humanos por completo.

Los pacientes se benefician cuando los médicos pueden interpretar el significado que atribuyen a diferentes aspectos de sus vidas

El uso de la IA en medicina, basado en la creencia de que los síntomas son medibles, alcanza sus límites cuando se enfrenta a factores emocionales, sociales y no cuantificables que contribuyen a la enfermedad. Estos factores son importantes: los síntomas sin una causa fisiológica identificada son la quinta razón por la que los pacientes de EE. UU. visitan a los médicos.

Las preguntas como “¿Por qué yo?” Y “¿Por qué ahora?” son importantes para los pacientes: las contribuciones de la ética narrativa muestran que los pacientes se benefician cuando los médicos pueden interpretar el significado que atribuyen a diferentes aspectos de sus vidas.16 Puede ser crucial para los pacientes sentir que han sido escuchados por alguien que entiende la gravedad del problema y en quién puede confiar.

En relación con esto, existe una visión más fundamental: como lo dijo Peabody, sanar una enfermedad requiere mucho más que “curar partes específicas del cuerpo”. Por definición, la enfermedad tiene un aspecto subjetivo que no puede ser “curado” por una intervención tecnológica independientemente de su contexto humano.

Curar un organismo a partir de una enfermedad no es lo mismo que restablecer su salud, ya que la salud se refiere a un complejo estado de cosas que incluye la experiencia individual: estar saludable implica sentirse saludable. Los robots no pueden entender nuestra preocupación por relacionar la enfermedad con la tarea de vivir una vida, que está relacionada con el contexto humano y los factores subjetivos de la enfermedad.

La medicina es un arte

La relación médico-paciente es una relación entre seres mortales vulnerables a la enfermedad y la muerte

A lo largo de la historia, se ha reconocido el efecto terapéutico de las relaciones médico-paciente, independientemente de cualquier tratamiento prescrito. Esto se debe a que la relación médico-paciente es una relación entre seres mortales vulnerables a la enfermedad y la muerte. Las computadoras no pueden cuidar a los pacientes en el sentido de mostrar devoción o preocupación por el otro como persona, porque no son personas y no les importa nada.

Los robots sofisticados pueden mostrar la empatía como una cuestión de forma, al igual que los humanos pueden comportarse bien en situaciones sociales pero permanecen emocionalmente desconectados porque solo desempeñan un papel social. Pero la preocupación, como el cuidado y el respeto, es un comportamiento que manifiesta una persona que comparte terreno común con otra persona. Estas relaciones pueden ilustrarse con la amistad: B no puede ser un amigo de A si A no es un amigo de B.

Un posible escenario futuro será que los sistemas de inteligencia artificial aumenten la producción y el procesamiento de conocimientos, y los médicos que ayuden a los pacientes a encontrar un equilibrio que reconozca las limitaciones de la condición humana, algo que es inaccesible para la inteligencia artificial. Enfrentar la enfermedad a menudo no incluye curar la enfermedad, y aquí los médicos son insustituibles.

Cómo una demanda contra Coca-Cola convenció a los estadounidenses de amar la cafeína

Hombres inspeccionan botellas en la línea de ensamblaje en una planta de Coca Cola en Los Ángeles en la década de 1930
University of Southern California / Corbis / Getty Images
DEBORAH BLUM
http://time.com/5405132/coca-cola-trial-caffeine-history/?utm_source=time.com&utm_medium=email&utm_campaign=history&utm_content=2018092800am&xid=newsletter-history&eminfo=%7b%22EMAIL%22%3a%229hdkGMgDG9DOHTMP1tvfCMEFAz5azrR8%22%2c%22BRAND%22%3a%22TD%22%2c%22CONTENT%22%3a%22Newsletter%22%2c%22UID%22%3a%22TD_HIS_8D2DB3EC-46EC-468F-990D-58338147E36C%22%2c%22SUBID%22%3a%2288604390%22%2c%22JOBID%22%3a%22889835%22%2c%22NEWSLETTER%22%3a%22HISTORY%22%2c%22ZIP%22%3a%22%22%2c%22COUNTRY%22%3a%22MEX%22%7d
En 1909, el gobierno federal presentó cargos contra el fabricante de refrescos más conocido del país, acusándolo de publicidad falsa y por cargar silenciosamente sus botellas con un estimulante peligroso. El caso, llamado así por una incautación de jarabe especialmente preparado, se tituló formalmente Estados Unidos vs. Forty Barrels and Twenty Kegs of Coca Cola.

Dos años más tarde, en la primavera de 1911, el juicio comenzó en Chattanooga, Tennessee. Muchos esperaban que su foco estuviera en la droga ilegal de cocaína, que en el siglo XIX había sido una parte célebre de la fórmula de la compañía, destacada en su famoso planes de publicidad pep-you-up.

Pero Coca-Cola, bajo presión legal y del consumidor, había eliminado la cocaína de los ingredientes casi una década antes. El estimulante en el corazón de las acusaciones del gobierno, para sorpresa y consternación de los periodistas de café que cubren el juicio, fue la popular pero poco conocida cafeína alcaloide vegetal.

Y como resultaría, la cafeína no solo sería la estrella del proceso de tres semanas, sino que su reputación también se verá empañada por el trabajo científico realizado por testigos expertos, en particular la minuciosa investigación del psicólogo de Nueva York Harry Hollingworth. Sus resultados cuidadosamente medidos dijeron a los reporteros, y a sus lectores en todo el país, que una taza de café de la mañana (o dos o más) probablemente los haría más coordinados y más inteligentes a diario. “El aumento gradual de los espíritus”, informó uno de los sujetos de prueba de Hollingworth después de una sacudida de cafeína. “Entonces un período de exuberancia”.

Como resultado, el ensayo de Coca-Cola de 1911 ayudó a establecer la cafeína como la mejor opción del país. No es que fuera planeado de esa manera.

Se sabe que el químico principal del Departamento de Agricultura de los EE. UU., Entonces responsable de la seguridad de todos los alimentos y bebidas estadounidenses, era hostil a la cafeína. El Dr. Harvey Washington Wiley había declarado anteriormente que los refrescos que contenían el compuesto eran “adictivos y estresantes”.

Wiley y el jefe de su división farmacéutica, Lyman Kebler, se centraron en los refrescos “medicinales” que se vendían al público en ese momento. Muchos, con nombres como Kola-Kok y Koke, todavía echaban un poco de cocaína en la mezcla. Otros como Seven-Up, contenían litio, y otros, como Coca-Cola a principios del siglo 20, contenían un nivel de cafeína (un vaso era comparable a una lata de Red Bull hoy) y con frecuencia se comercializaban alegremente a los niños. Kebler, durante uno de sus viajes de investigación, se horrorizó al encontrar a niños de tan solo cuatro años bebiendo el refresco rico en estimulantes. Redactó un informe sobre las bebidas con el título provocativo: “Agentes formadores de hábito: su venta indiscriminada y el uso de una amenaza para el bienestar público“.

Coca-Cola naturalmente disputó todo esto. El vicepresidente Charles Howard Candler enfatizó que “la compañía nunca ha anunciado ni vendido Coca-Cola con los nombres ‘Dope’ o ‘Coke’ ni ningún otro término relacionado con las drogas”. (No registró el uso de “Coke” hasta 1945 .) También proporcionó una variedad de bebidas de refrescos felices y una lista de toxicólogos que respondieron el testimonio del gobierno al declarar que la cafeína es segura. “No conozco ningún caso de cafeína en ninguna cantidad que cause la muerte”, declaró John Marshall, de la Universidad de Pennsylvania, famoso como uno de los principales toxicólogos del país.

Su estudio de 40 días, dirigido con la ayuda de su esposa Leta Stetter Hollingworth (quien luego sería aclamada por su investigación sobre niños superdotados), fue meticuloso en su diseño. Reclutó a 16 participantes, diez hombres y seis mujeres, todos evaluados para asegurarse de que gozaban de buena salud. Los sujetos recibieron cápsulas diarias que contenían un placebo, cafeína o jarabe de Coca-Cola en una variedad de dosis. El estudio fue doble ciego, lo que significa que ni los sujetos de prueba ni los científicos sabían quién había recibido qué hasta que se completaron las pruebas.

“Su testimonio fue, con mucho, el más interesante y técnico de todos los presentados”, informó The Chattanooga Daily Times . “El interrogatorio no logró sacudir ninguna de sus deducciones”. El científico informó sobre “un aumento de la capacidad” claramente relacionado con la cafeína. Hollingworth dijo que era una estimulación rápida y temporal, y su efecto predominante parecía ser reacciones mentales más rápidas y una coordinación motora más fina.

Aún así, su trabajo no ganó el día para Coca-Cola. En cambio, el juicio finalizó unos días después, justo cuando el gobierno planeaba llamar a los testigos de refutación, cuando el juez desestimó el caso por un tecnicismo: un nuevo argumento de la compañía de que la cafeína era un ingrediente natural, en lugar de un aditivo como USDA reclamó, y por lo tanto no pudo ser cuestionado bajo la ley federal.

Cien años más tarde, todavía estamos estudiando la cafeína y está claro que el hecho de que se produzcan demasiados efectos nerviosos en la salud y que una dosis extremadamente alta (comparable a unas 100 tazas de café) puede ser letal. Pero el balance de los estudios continúa sugiriendo que el uso moderado tiene efectos positivos genuinos , como informó Hollingworth en 1911, y para el indudable alivio de los bebedores de café en todas partes.

¿Qué es la “sextorsión”?

Cyberbullying, Cyberthreat, Teens, Adolescents, Middle and High School, Sextortion, Sexual Exploitation, Dating Violence, Electronic Dating, Social Media
Justin W. Patchin, Sameer Hinduja Fuente: Sexual Abuse https://doi.org/10.1177/1079063218800469 Sextortion Among Adolescents: Results From a National Survey of U.S. Youth
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=93201&uid=520577&fuente=inews
Según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, la “sextorsión” está catalogada como la amenaza cibernética más importante y de mayor crecimiento para los niños, con más víctimas menores por delincuente que todos los demás delitos de explotación sexual infantil.
Sextorsión es la amenaza de diseminación de imágenes explícitas, íntimas o embarazosas de naturaleza sexual sin consentimiento. Usualmente es con el propósito de obtener más imágenes, actos sexuales, dinero u otra cosa.

La sextorsión en niños se convirtió en el centro de atención en 2012 con el suicidio de Amanda Todd, de 15 años, de British Columbia. Después de años de acoso en línea, humillación pública y acoso cibernético asociado con la sextorción, se quitó la vida. A pesar del aumento del interés público en la sextorsión, no se han realizado estudios para examinar empíricamente este comportamiento entre los adolescentes.

Investigadores de la Florida Atlantic University y la Universidad de Wisconsin-Eau Claire llenaron este vacío con un estudio que exploró las conductas de prevalencia de la sextorsión en una muestra representativa a nivel nacional de 5,568 estudiantes de secundaria y preparatoria en los Estados Unidos entre las edades de 12 a 17 años.

Los resultados del estudio, que acaba de publicarse en la revista Sexual Abuse, revelan que el 5 por ciento de estos jóvenes había sido objeto de sextorsión, y el 3 por ciento admitió que se lo habían hecho a otros. Si bien estos porcentajes no parecen altos, constituyen una proporción significativa cuando se extrapolan a una población de adolescentes de los Estados Unidos. Los varones fueron significativamente más propensos que las mujeres a haber participado en la sextorsión como víctima y como delincuente.

“Nuestro hallazgo de que los hombres son más propensos a ser víctimas de la sextorción fue algo sorprendente, dado que la mayor atención se ha centrado en las mujeres víctimas”, dijo Sameer Hinduja, Ph.D., coautora y profesora de la Escuela de Criminología y Criminal de FAU. Justicia en el Colegio para el Diseño y la Investigación Social, y codirector del Centro de Investigación del Ciberacoso. “También encontramos una conexión entre la ofensa y la victimización, y es más probable que los involucrados en un rol también estén involucrados en el otro”.

Otros hallazgos mostraron que los adolescentes que se identificaron como no heterosexuales tenían más del doble de probabilidades de ser víctimas de sextorsión. Este hallazgo es coherente con otras formas de abuso en línea, como el ciberacoso y la violencia por citas electrónicas, que, según las investigaciones, es más común entre quienes no se identifican como heterosexuales. Los investigadores no encontraron diferencias por raza y edad, aunque en general los de 15 años tenían más probabilidades de participar en comparación con otros grupos.

El estudio también encontró que la mayoría de las experiencias de sextorsión ocurrieron dentro del contexto de una amistad existente (romántica o de otro tipo). Era relativamente raro que la persona objetivo de alguien no fuera bien conocida por el objetivo.

Las víctimas de la extorsión sexual sufrieron daños de diversas maneras, entre ellas, ser acosadas o acosadas (9.7 por ciento de los hombres y 23.5 por ciento de las mujeres), ser contactadas repetidamente en línea o por teléfono (42.9 por ciento de los hombres y 40.9 por ciento de las mujeres), o tener una se creó un perfil en línea falso sobre ellos (11.2 por ciento de los hombres y 8.7 por ciento de las mujeres).

Lo más notable es que el 24.8 por ciento de los hombres y el 26.1 por ciento de las mujeres que fueron sometidas a un delito sexual dijeron que el agresor publicó su imagen sexual en línea, mientras que el 25.5 por ciento de las víctimas masculinas y el 29.6 por ciento de las víctimas dijeron que el delincuente envió la imagen sexual de ellos a otra persona sin su permiso.

“En resumen, las amenazas que se hicieron finalmente se llevaron a cabo de alguna manera, y algunos de estos casos podrían ser más precisamente caracterizados como ‘pornografía de venganza‘, otro comportamiento que involucra la distribución no autorizada de imágenes explícitas”, dijo Hinduja.

“La pornografía de la venganza es menos conocida coloquialmente como ‘pornografía no consentida’. Sin embargo, la diferencia principal entre el porno de venganza tiende a ser pública, mientras que la sextorción suele ser privada, a menos que las amenazas se lleven a cabo en última instancia “

Pocas víctimas de sextorsión informaron la experiencia a los padres u otras autoridades adultas, aunque significativamente más mujeres informaron a sus padres que los hombres. Además, muy pocas víctimas de sextortion lo informaron al sitio o aplicación donde ocurrió la situación.

“Además de la desconfianza general o la falta de fe en los adultos, los adolescentes también temen las represalias, luchan con la vergüenza, desean mantener en secreto la extorsión sexual, intentan minimizar el incidente y no saben a quién recurrir o con quién pueden contar. Realmente vengan por ellos “, dijo Hinduja.

Hinduja y Justin W. Patchin, Ph.D., coautor, profesor en la Universidad de Wisconsin-Eau Claire y codirector del Centro de Investigación sobre el Ciberacoso, aconsejan a los jóvenes que sigan siendo precavidos cuando se trata de cuánta confianza. Pueden extenderse a los demás.

También sugieren que los padres y otros adultos que trabajan con adolescentes deberían cultivarlos con una dosis saludable de escepticismo sobre el intercambio de contenido personal y sexual, a cualquiera en su círculo, porque la investigación deja en claro que la extorsión sexual es muy rara.

El equívoco homeopático

Sobre los riesgos y contradicciones de esta terapia y su necesaria regulación
Fuente: IntraMed / Fundación Esteve
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=93167&uid=520577&fuente=inews

La edad de la inocencia de la homeopatía podría estar tocando a su fin. Poco a poco está siendo evacuada de las universidades y los colegios médicos, y se va poniendo el foco en los riesgos y contradicciones de esta pseudociencia. En cuanto a los riesgos, parece claro que puede matar si se usa como alternativa terapéutica para el cáncer, como ilustra el caso recién conocido de una economista española fallecida tras tratarse su cáncer de mama con homeopatía. A raíz de este y otros casos, cientos de médicos y científicos han pedido a la ministra de Sanidad de España que ponga coto a la venta libre de homeopatía en las farmacias y regule su uso. Lo curioso es que poco antes el Gobierno español trasladó a la Unión Europea, en la reunión de ministros de Sanidad celebrada en Viena del 10-11 de septiembre, una propuesta que incluso va más allá: dejar de considerar medicamentos a los productos homeopáticos.

Esta iniciativa se sustenta en los riesgos potenciales de esta terapia y en una flagrante contradicción regulatoria: los productos homeopáticos son considerados medicamentos en toda la Unión Europea (en virtud de la Directiva Europea 92/73/CEE) sin haber tenido que demostrar su eficacia, como se exige a cualquier medicamento. Aunque en España la homeopatía no está financiada por el sistema sanitario público, en Francia, Alemania y otros países europeos sí lo está. Pero las cosas están cambiando. En abril de este año, el National Health Service británico empezó a dejar de financiar los tratamientos homeopáticos. En Francia, Le Figaro se ha hecho eco de la propuesta española (L’Espagne veut que l’Europe retire à l’homéopathie le statut de médicament) e informa de que el Gobierno francés se plantea dejar de reembolsar los tratamientos homeopáticos.

Considerada a la luz de las evidencias científicas, la homeopatía es un puro placebo (químicamente, es poco más que agua clara endulzada por un excipiente)

Michèle Boiron, nieta del fundador de los laboratorios Boiron, líder mundial en productos homeopáticos, le quita hierro al asunto: “La homeopatía es atacada regularmente. Son ciclos”. Y, ciertamente, no le falta razón, pues resulta inexplicable cómo es posible que este debate siga vivo, tras más de siglo y medio de pruebas desfavorables sobre su eficacia y más de una década desde que The Lancet declarara el fin de la homeopatía. (https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(05)67149-8/fulltext)

Considerada a la luz de las evidencias científicas, la homeopatía es un puro placebo (químicamente, es poco más que agua clara endulzada por un excipiente) porque sus efectos terapéuticos no van más allá. Como tal, resultaría inocua, si no fuera porque se utiliza como terapia alternativa en enfermedades graves como el cáncer. Aunque la información disponible sobre el uso de terapias alternativas a la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia en pacientes con cáncer es escaso, un reciente estudio ha puesto de manifiesto que la supervivencia a los cinco años es menor de la mitad entre los pacientes que las usan.

Queda mucho por saber sobre el conocimiento que tienen los usuarios de estas terapias y sus motivaciones, y si las usan como tratamientos alternativos, complementarios o preventivos. Un reciente estudio, liderado por Carolina Moreno, de la Universidad de Valencia, muestra que el perfil socio-demográfico del usuario español de homeopatía es el de una mujer, de clase media-alta, con estudios universitarios y de ideología progresista. Y muestra también que las principales razones para consumir homeopatía es tener una vida sana y equilibrada (47,5%), prevenir enfermedades y dolencias (37,1%) y curar enfermedades y dolencias en las que la medicina convencional no funciona (32,2%). Si algo ilustran estos datos es que, más allá de las carencias y limitaciones de la medicina convencional, la alfabetización científica de la población deja mucho que desear y el pensamiento mágico es inmune al desaliento cuando la salud está en juego. Todo ello apoya la urgente necesidad de poner fin al gran equívoco de la homeopatía, el de ser considerada como un medicamento sin haber sido evaluada y regulada como tal.

Polución informativa

Sobre la veracidad de la información, las noticias falsas y la intención de causar daño
Autor: Gonzalo Casino Fuente: IntraMed / Fundación Esteve
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=93098&uid=520577&fuente=inews

Los rumores y las noticias falsas no son algo nuevo. Se han utilizado en la guerra, en la política, en la economía y en todo tipo de disputas. También en la ciencia y la medicina; pensemos, sin ir más lejos, en la información sobre el cambio climático, el sida, el ébola o las vacunas. Pero las redes sociales y la tecnología han magnificado un problema del que quien más quien menos ya es consciente.

El término fake news (noticas falsas o falseadas) ha irrumpido con fuerza, pero los más sagaces han advertido que se queda corto, pone erróneamente el foco en el periodismo (en cierto modo, noticia falsa es un oxímoron) y desvirtúa un problema más complejo, el de la polución informativa. El ecosistema informativo está ciertamente contaminado por bulos, noticias erróneas, contenidos inventados, descontextualizaciones y manipulaciones varias, y esto nos obliga a repensar individual y colectivamente sobre la calidad y los intereses que hay detrás de la información.

No es lo mismo una noticia errónea como consecuencia de un periodismo deficiente que una información inventada

El problema trasciende a los medios de comunicación y al concepto de noticia falsa, que resulta inapropiado y poco práctico para dar cuenta de toda la gama de contenidos falsos, las formas en las que se difunden y las intenciones de quienes los crean y propagan. Porque no es lo mismo una noticia errónea como consecuencia de un periodismo deficiente que una información inventada, y no es lo mismo una noticia veraz difundida por interés público que una información también verdadera pero propagada para hacer daño a alguien.

No basta con considerar solo la veracidad de la información, hay que tener en cuenta también si la información pretende o no causar daño, según ha propuesto Claire Wardle, investigadora del Shorenstein Center de la Universidad de Harvard y directora del proyecto First Draft. De acuerdo con esta doble dimensión, Wardle recomienda distinguir entre misinformation (información errónea), cuando la información es falsa pero no se quiere causar daño; desinformation (desinformación), cuando es falsa y se pretende causar daño con ella, y malinformation (información malintencionada), cuando es cierta, pero se pretende perjudicar a alguien revelando información generalmente privada.

El uso de un vocabulario preciso y compartido, como el que propone esta investigadora, es algo básico y preliminar para entender mejor el problema. Por encargo del Consejo de Europa, Wardle ha elaborado con Hossein Derakhshan el informe Information Disorder. Toward an interdisciplinary framework for research and policymaking, cuyo título habla inequívocamente de un problema o trastorno de la información que precisa, antes que nada, un marco conceptual interdisciplinar para orientar la investigación y poder aplicar medidas correctoras. Para tratar de entender cualquier ejemplo de este “desorden informativo” o “trastorno de la información”, este interesante documento ilustra la conveniencia de analizar sus elementos (agente, mensaje e intérprete) y sus fases (creación, producción –el mensaje se convierte en producto mediático– y difusión). Solo usando un vocabulario común sobre la información y sus desórdenes parece posible abordar los retos asociados con la credibilidad (un factor psicológico), la verdad (un concepto semántico referido a la veracidad de los datos y las informaciones) y los hechos, que no son verdaderos o falsos, sino reales o inventados.

Las noticias son un tipo especial de información inmersa en un ecosistema digital en el que cualquiera puede crear, empaquetar y difundir información y en el que cualquiera puede llevarse a engaño. Para evitarlo, el primer paso es pensar críticamente acerca del lenguaje que utilizamos, en un camino de aprendizaje –el del pensamiento crítico–que implica una cierta alfabetización sobre la información y el periodismo. Este aprendizaje nos incumbe a todos, pero las personas con una cierta responsabilidad pública, desde los políticos a los educadores, periodistas y médicos, están especialmente concernidas.  La guía de la Unesco Journalism, ‘Fake News’ & Disinformation y los cursos de verificación de First Draft son un buen aperitivo.

Ser crítico de la atención dada a las personas con cáncer metastásico: Lograr involucrar cuidado paliativo

Resultado de imagen para cancer metastásico en UCI

Talha Mehmood, MD y Thomas J. Smith , MD
http://www.jnccn.org/content/16/9/1157.full?email=1457574222

¿Qué hicieron y por qué?

Sabemos que el uso de la unidad de cuidados intensivos (UCI) es común entre los pacientes con cáncer. Hasta el 5% de los pacientes con tumores sólidos y el 15% de aquellos con tumores malignos hematológicos pasarán tiempo en una UCI. Sin duda, es apropiado que una persona recién diagnosticada con leucemia tratable lo haga, pero se vuelve menos apropiado para alguien con una enfermedad avanzada cuyo principal deseo es morir en su hogar. En la UCI, las tasas de mortalidad intrahospitalaria, de 3 meses y 1 año no son muy diferentes entre los pacientes con cáncer y la población general, aunque el cáncer progresivo, la infección fúngica y la insuficiencia orgánica predecían una peor supervivencia.

En este número de JNCCN, Loh et al examinaron las admisiones en la UCI de pacientes con cáncer metastásico en 2010 para determinar si la consulta de cuidados paliativos para pacientes hospitalizados (IPC) tuvo algún efecto sobre el uso de terapias de cuidados intensivos (CCT), como ventilación mecánica invasiva, diálisis, traqueotomía, tubo de gastrostomía y nutrición parenteral total. Utilizaron las bases de datos de pacientes hospitalizados del estado de California para identificar a los pacientes con cáncer metastásico y luego identificaron a los pacientes que usaron IPC por el código de diagnóstico de cuidados paliativos ICD-9 V66.7, ahora Z51.5 en ICD-10-CM. Estudios previos muestran que este método tiene una especificidad del 95% al ​​99% y una sensibilidad del 66% al 83%, por lo que Loh y cols. Pueden haber faltado alrededor de un tercio de los pacientes, pero se incluyeron todos los pacientes con consultas del IPC.

¿Qué encontraron?

El primer hallazgo importante fue que el uso de los servicios de IPC durante la hospitalización de pacientes con cáncer metastásico se mantuvo bajo, en el 19,8% de los ingresos. Aunque nadie conoce el número “correcto”, > 60% de las admisiones a una unidad académica de cáncer típica son para el control de los síntomas, en las que el IPC podría ser útil. 

La importancia del control de los síntomas se demostró en un ensayo aleatorizado y controlado de 766 pacientes con cáncer metastásico tratados en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center. Aquellos que informaron síntomas utilizando una medida de resultado informada por el paciente tuvieron una mediana de supervivencia aumentada de 6 meses y un aumento absoluto de la supervivencia de 6 por 100 a los 6 años.

En segundo lugar, Loh et al encontraron que el uso de IPC varía según la enfermedad: pulmón, 28%; mama, 22%; genitourinario, 16%; y cáncer colorrectal, 13%. Esto no es sorprendente dado que los primeros estudios se realizaron en cáncer de pulmón.

En tercer lugar, encontraron que el IPC estaba fuertemente asociado con un alto riesgo de muerte. Los pacientes que recibieron IPC tuvieron una tasa de mortalidad hospitalaria de 63.9% en comparación con 29.8% en aquellos que no recibieron IPC. No creemos que esto signifique que el IPC mata personas o incluso les permite morir antes, sino que llamar al equipo de cuidados paliativos es un reconocimiento de la enfermedad avanzada. Al menos un cuarto de todos los pacientes que recibieron CCT murieron en el hospital sin ningún servicio de IPC. Solo el 14% de las personas con cáncer de pulmón metastásico fueron DNR (no resucitar, por sus siglas en inglés) al ingreso, lo que sugiere que todavía estamos retrasando estas discusiones difíciles hasta casi el final de la vida.

El cuarto hallazgo fue que uno podía predecir con razonable precisión qué pacientes recibirían una consulta del IPC. Los que tenían más probabilidades de usar los servicios de IPC eran aquellos con cáncer de pulmón, un alto puntaje de comorbilidad, estado de DNR al ingreso o dentro de las 24 horas e infección, y aquellos tratados en un hospital más grande (≥ 200 camas).

Finalmente, los costos de la atención y la duración de la estadía fueron más bajos en aquellos que recibieron IPC. Contando solo a los sobrevivientes, la duración de la estadía fue más corta (14,3 frente a 16 días, p = 0,01) y los costos totales fueron menores ($ 42,775 frente a $ 52,387; p <0,01). Este efecto se observó casi exclusivamente en sobrevivientes de cáncer de mama, en quienes la diferencia fue de $ 26,350 frente a $ 60,861. Se ha reportado que emparejar la atención con lo que realmente se quiere para ahorrar dinero varias veces en casi todos los entornos.

¿Qué significa esto?

El uso de IPC es aún bajo entre los pacientes con cáncer metastásico ingresados ​​en el hospital, incluso en un estado donde casi todos los hospitales tienen servicios de consulta de IPC. Esta es una población con síntomas conocidos que necesitan control, y se encontró una supervivencia promedio de 4.7 meses en una población similar. 

¿Qué en este estudio debería afectar las prácticas en los centros oncológicos designados por el NCI?

Los cuidados paliativos se recomiendan para cada paciente con cáncer avanzado dentro de las 8 semanas posteriores al diagnóstico. Para que los cuidados paliativos marquen una diferencia en la hospitalización y los resultados financieros, la consulta debe comenzar al menos 3 meses antes de la muerte; de ​​lo contrario, uno pierde la oportunidad de cambiar los patrones de atención al final de la vida. Además, si hospicio o cuidados paliativos en el hogar no está en su lugar, los pacientes va a terminar en el servicio de urgencias y de ser admitidos.

Para los oncólogos, el mensaje es: “no guarde las conversaciones difíciles hasta la última hospitalización”. Más bien, la progresión de la enfermedad en tomografías computarizadas o resonancias magnéticas debería desencadenar la pregunta: “¿le gustaría hablar sobre lo que esto significa?” En una serie de 128 conversaciones grabadas después de los resultados del escaneo, solo 4 discusiones francas sobre el pronóstico ocurrieron, incluso después de que se dieron malos resultados. Nosotros, como oncólogos, sabemos que el juego ha cambiado en términos de pronóstico y opciones, pero nuestros pacientes no. Deberíamos hacer un reflejo para hacer la pregunta. Y si el hospicio es previsible, debemos mencionarlo y organizar una “visita de información de hospicio”, incluso en la UCI.

Los profesionales de la atención crítica deben comprender que los expertos han observado que el manejo conjunto entre los especialistas en cuidados intensivos y cáncer, tanto en la admisión como en la atención posterior, es clave para el manejo exitoso de estos pacientes. 

A medida que los médicos se acostumbran al fácil acceso a las unidades de cuidados intensivos, se hace difícil considerar el cuidado de pacientes críticamente enfermos en cualquier lugar, excepto en la UCI, incluso para pacientes al final de la vida. Este imperativo tecnológico impulsa no solo la admisión a la UCI, sino también una cultura de uso liberal de la tecnología en la UCI, independientemente del pronóstico del paciente. Agregaríamos que incorporar especialistas en cuidados paliativos al equipo puede ayudar a los pacientes y sus familias a definir qué es médicamente posible, cuáles son sus objetivos y cómo lograrlos. 

La Comisión Lancet sobre salud mental global y desarrollo sostenible.

Resultado de imagen para salud mental

Profesor Vikram Patel, PhD,  Shekhar Saxena, MD, Prof. Crick Lund, PhD, Prof. Sir Graham Thornicroft, PhD, Florencia Baingana, MSc, Paul Bolton, MBBS, et al.
https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(18)31612-X/fulltext?code=lancet-site

Resumen ejecutivo

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) representan un avance exponencial de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, con una agenda sustancialmente más amplia que afecta a todas las naciones y que requiere acciones globales coordinadas. Las referencias específicas a la salud mental y al uso de sustancias como objetivos dentro de la salud SDG reflejan esta visión transformadora. En 2007, una serie de papeles en The Lancet. sintetizaron décadas de investigación y práctica interdisciplinaria en diversos contextos y convocaron a la comunidad global a la acción para ampliar los servicios para las personas afectadas por trastornos mentales (incluidos los trastornos por uso de sustancias, autolesiones y demencia), en particular en los sectores de bajos ingresos y medios. Los países de ingresos en los que el cumplimiento de los derechos humanos a la atención y la dignidad se vieron más gravemente comprometidos. 10 años después, esta Comisión revalúa la agenda global de salud mental en el contexto de los ODS.
A pesar de los avances sustanciales de la investigación que muestran qué se puede hacer para prevenir y tratar los trastornos mentales y promover la salud mental, la traducción a los efectos del mundo real ha sido dolorosamente lenta. La carga mundial de enfermedades atribuibles a los trastornos mentales ha aumentado en todos los países en el contexto de importantes transiciones demográficas, ambientales y sociopolíticas. Las violaciones de los derechos humanos y los abusos persisten en muchos países, con un gran número de personas encerradas en instituciones mentales o prisiones, o viviendo en las calles, a menudo sin protección legal. La calidad de los servicios de salud mental es habitualmente peor que la calidad de los servicios para la salud física. La inversión gubernamental y la asistencia para el desarrollo para la salud mental siguen siendo lamentablemente pequeñas.
Existe una oportunidad histórica para replantear la agenda global de salud mental en el contexto de la amplia conceptualización de la salud mental y el trastorno previsto en los ODS. Esta oportunidad está respaldada por la aprobación del Plan de Acción Integral de Salud Mental de la OMS, la ratificación de convenios internacionales que protegen los derechos de las personas con discapacidades psicosociales, la convergencia de evidencia de diversas disciplinas científicas sobre la naturaleza y las causas de los problemas de salud mental, la disponibilidad ubicua. de la tecnología digital, y el creciente consenso entre las diversas partes interesadas sobre la necesidad de acción y cómo debería ser esta acción. Esta Comisión aprovecha la oportunidad que brindan los ODS para ampliar la agenda de salud mental global desde un enfoque en la reducción de la brecha de tratamiento para las personas afectadas por trastornos mentales hasta la mejora de la salud mental para poblaciones enteras y la reducción de la contribución de los trastornos mentales a la carga global de la enfermedad. La Comisión fundamenta esta nueva agenda en cuatro pilares fundamentales.
(1) Primero, la salud mental es un bien público global y es relevante para el desarrollo sostenible en todos los países, independientemente de su estatus socioeconómico, porque todos los países pueden considerarse como países en desarrollo en el contexto de la salud mental.
(2) En segundo lugar, los problemas de salud mental existen a lo largo de un continuo que abarca desde una angustia leve y limitada por el tiempo hasta condiciones crónicas, progresivas y gravemente incapacitantes. El enfoque binario para diagnosticar trastornos mentales, aunque es útil para la práctica clínica, no refleja con precisión la diversidad y complejidad de las necesidades de salud mental de individuos o poblaciones. En tercer lugar, la salud mental de cada individuo es el producto único de las influencias sociales y ambientales, en particular durante el curso de la vida temprana, interactuando con la genética, el desarrollo neurológico, y procesos psicológicos y que afectan las vías biológicas en el cerebro. En cuarto lugar, la salud mental es un derecho humano fundamental para todas las personas que requiere un enfoque basado en los derechos para proteger el bienestar de las personas con trastornos mentales y en riesgo de mala salud mental, y para habilitar un entorno que promueva la salud mental para todas.
Realizar esta agenda reformulada requerirá seis acciones clave. La Comisión reconoce plenamente la diversidad de entornos en los países y dentro de los países y sugiere que el punto de partida para la implementación por etapas de sus recomendaciones diferirá según los entornos particulares y la disponibilidad de recursos humanos y financieros. Primero, los servicios de salud mental deben ampliarse como un componente esencial de la cobertura universal de salud y deben integrarse plenamente en la respuesta mundial a otras prioridades de salud, incluidas las enfermedades no transmisibles, la salud maternoinfantil y el VIH / SIDA. Igualmente, la salud física de las personas con trastornos mentales graves debe enfatizarse en dicha atención integral. En segundo lugar, deben abordarse las barreras y amenazas a la salud mental; estos incluyen la falta de conciencia del valor de la salud mental en el desarrollo social y económico, la falta de atención a la promoción y protección de la salud mental en todos los sectores, las severas restricciones del lado de la demanda de atención de salud mental causadas por el estigma y la discriminación, y el aumento de amenazas a la salud mental debido a desafíos globales como el cambio climático y la creciente desigualdad. Tercero, la salud mental debe estar protegida por políticas públicas y esfuerzos de desarrollo; los líderes de cada país deben emprender estas acciones intersectoriales para involucrar a una amplia gama de partes interesadas dentro y fuera de la salud, incluidos los sectores de educación, lugares de trabajo, bienestar social, empoderamiento de género, servicios para niños y jóvenes, justicia penal y desarrollo, y asistencia humanitaria. Estas intervenciones deben dirigirse a los determinantes sociales y ambientales que tienen una influencia crucial en la salud mental en períodos de desarrollo sensible, particularmente en la infancia y la adolescencia, para la promoción de la salud mental y la prevención de trastornos mentales. Cuarto, se deben aprovechar las nuevas oportunidades, incluidas las ofrecidas por el uso innovador de personas no especializadas y tecnologías digitales capacitadas, para ofrecer una gama de intervenciones de salud mental y la movilización de las voces de personas con experiencia vivida de trastornos mentales. En quinto lugar, se deben hacer inversiones adicionales sustanciales de manera urgente debido al sólido caso económico y de salud para aumentar las inversiones en salud mental. Aunque los recursos adicionales son esenciales, existe una oportunidad inmediata para el uso eficiente y efectivo de los recursos existentes, por ejemplo, a través de la redistribución de los presupuestos de salud mental de los hospitales grandes al hospital de distrito y los servicios locales basados ​​en la comunidad, la introducción de intervenciones tempranas para los trastornos mentales emergentes y la reinserción. asignación de presupuestos para otras prioridades de salud para promover la integración de la atención de salud mental en plataformas establecidas de prestación. Finalmente, las inversiones en investigación e innovación deberían crecer y aprovechar enfoques novedosos de diversas disciplinas como la genómica, la neurociencia, la investigación en servicios de salud, las ciencias clínicas y las ciencias sociales.
Esta Comisión propone un conjunto amplio e integrado de indicadores para monitorear el progreso de la salud mental en la era de los ODS, que abarca los determinantes sociales de la salud mental, el estado de salud mental de las poblaciones y los aportes y resultados de los servicios y sistemas de salud mental. Solicitamos el establecimiento de una asociación para transformar la salud mental a nivel mundial, cuyos objetivos serían la movilización y el desembolso de fondos, permitiendo la utilización y el seguimiento de estos fondos, y la evaluación del efecto de las acciones propuestas por la Comisión. Dicha asociación debe incluir a la ONU y agencias de desarrollo, instituciones académicas y organizaciones no gubernamentales, el sector privado, organizaciones que representan las voces de personas con experiencias vividas y sus familiares.
Esta Comisión replantea la salud mental al reunir el conocimiento de diversas perspectivas científicas y experiencias del mundo real para ofrecer una visión de la acción fresca, ambiciosa y unificada. Nuestra conceptualización está alineada con, y dará un mayor impulso al principio central de los ODS para no dejar a nadie atrás ya las nociones de capacidad humana y capital. Creemos en el derecho inherente de cada persona a la salud mental y en la idea de que la salud mental puede facilitar el desarrollo socioeconómico sostenible, la mejora de la salud general y un mundo más equitativo. Las medidas urgentes para implementar plenamente nuestras recomendaciones no solo acelerarán el logro de los objetivos de salud mental de los ODS, sino también muchos de los otros objetivos de los ODS.

El viaje hasta ahora

En 2015, todas las naciones se unieron en torno a una misión compartida de lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Los ODS fueron un avance exponencial de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, tanto en su aspiración de abarcar una agenda sustancialmente más amplia como a través de su reconocimiento de que se trataba de preocupaciones globales, que afectaban a todas las naciones y que requerían acciones globales para abordarlas. Un ejemplo notable de esta visión transformadora fue el reconocimiento de que las cargas de salud iban más allá del enfoque de los Objetivos de Desarrollo del Milenio en una selección de enfermedades infecciosas y salud materna e infantil (las principales causas de la carga de la enfermedad en los países de bajos ingresos). Como tales, las enfermedades no transmisibles, la salud mental y el abuso de sustancias recibieron reconocimiento, y se especificaron objetivos e indicadores relacionados con estos. Con esto, décadas de ciencia y defensa de la salud mental para alcanzar el lugar que le corresponde en la agenda de desarrollo global finalmente tuvieron éxito.
El campo de la salud mental global ha desempeñado un papel clave en la inclusión de la salud mental en los ODS. La salud global se ha definido de diversas maneras como un campo que “coloca una prioridad en mejorar la salud y lograr la equidad en la salud para todas las personas en todo el mundo”.

En línea con la disciplina de los padres, el enfoque de la salud mental global ha sido reducir las disparidades de salud mental entre y dentro de las naciones.

La salud mental global es el producto de décadas de investigación y práctica interdisciplinaria en diversos contextos transnacionales. Una serie de publicaciones de principios de la década de 1990, llevaron a un llamado a la acción en The Lancet en 2007 para ampliar los servicios para personas afectadas por trastornos mentales construidas sobre la base de intervenciones rentables y respeto por los derechos humanos en todos. países, pero en particular en los países de ingresos bajos y medios (LMIC) donde la realización de estos derechos se vio más gravemente comprometida.

Artículo completo:
Presentación con diapositivas