Menos riesgo de cáncer de mama al reducir el consumo de carne

images
Un nuevo estudio realizado en España revela que la cantidad de carne consumida y determinados hábitos en su cocinado se relacionan con el riesgo de padecer cáncer de mama
Agencia SINC, España
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=92208&uid=520577&fuente=inews

El riesgo de sufrir cáncer de mama podría reducirse si se disminuye el consumo de carne roja, especialmente la muy hecha o la guisada, y carne procesada y curada. Esa es la conclusión descubierta por investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) y del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III. El estudio, liderado por Elena Boldo y Marina Pollán, ha sido publicado recientemente en la revista Maturitas.

Una de cada ocho mujeres padecerá cáncer de mama a lo largo de su vida. Esta cifra lo convierte en el tumor más frecuente en las mujeres y, en el caso de España, representa el 28% de todos los sufridos por el sexo femenino. La prevención y el diagnóstico precoz son las mejores herramientas para luchar contra esta enfermedad.

El análisis detectó un mayor riesgo por el consumo de carne roja guisada y muy hecha

En cuanto a la prevención, se conoce que el riesgo de sufrir este tipo de cáncer se puede reducir realizando ejercicio físico de forma regular, evitando el sobrepeso y la obesidad tras la menopausia y el consumo habitual de alcohol. Hasta el momento, el papel que desempeña la dieta no está claramente determinado en relación con el cáncer de mama, por lo que nuevas investigaciones en este campo pueden servir para orientar una mejor prevención.

El proyecto MCC-Spain, impulsado por el CIBERESP y del que forma parte este estudio, cuenta con la colaboración de investigadores de 11 comunidades autónomas españolas y busca aportar nueva información sobre factores de riesgo y posibles estrategias de prevención. En esta investigación participaron 1.006 mujeres con cáncer de mama y 1.370 mujeres sanas de diez provincias españolas.

Con la información aportada altruistamente, se ha explorado la relación entre el riesgo de tener este tumor y el consumo de carne, considerando no solo la cantidad sino también las prácticas de su cocinado. El análisis se realizó considerando el estado menopáusico (pre y postmenopausia) y la biología de la célula tumoral (tumores hormonales, HER2 positivos y triple negativos).

Por un lado, se estudió el consumo total de carne blanca (pollo, pavo, pato, conejo), carne roja (vaca, ternera, cerdo, cordero, hamburguesas y albóndigas de cerdo o ternera, hígado de ternera, cerdo o pollo y otros despojos), carne procesada o curada (carne sometida a alguna forma de conservación, incluyendo salchichas, perritos calientes, paté, foie gras y embutidos –jamón cocido, jamón serrano, chorizo, fuet, salchichón, butifarra, mortadela, botillo, cecina, etc–) y la cantidad total de todas las carnes antes nombradas.

Por otra parte, se analizó el punto de cocción de la carne (poco hecho, hecho o en su punto y muy hecho). Finalmente, se valoraron los métodos de cocinado de la carne (plancha o barbacoa, frito o rebozado, guisado, horno y otros métodos).

Carne roja, mejor poco hecha

El riesgo de cáncer de mama aumenta para aquellas mujeres postmenopáusicas que consumen más cantidad de cualquier tipo de carne (a partir de 51 g de carne por 1000 kcal y día), de carne roja (a partir de 25 g por 1000 kcal y día) y de carne procesada o curada (a partir de 14 g por 1000 kcal y día). La relación es particularmente importante en el caso de los tumores triple negativos y la carne procesada o curada, donde el riesgo es de más del doble de desarrollar este tipo de cáncer.

Una de cada ocho mujeres padecerá cáncer de mama a lo largo de su vida

La cantidad de carne blanca o el punto de su cocción no se ha relacionado con este tumor. En cambio, la carne roja debería consumirse poco hecha, dado que un mayor cocinado incrementa el riesgo de cáncer de mama. En relación con los métodos de cocinado, el análisis detectó un mayor riesgo por el consumo de carne roja guisada, sobre todo para los tumores hormonales.

Los resultados de este trabajo confirman la necesidad de transmitir a la población que se debe reducir el consumo de carne, en concreto de la roja y la procesada y curada. Este consejo va en la línea de la recomendación ya realizada por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer en 2015, tras declarar la carne procesada y curada como cancerígena y la carne roja como probable cancerígena para humanos.

Referencia bibliográfica:
Boldo E, Castelló A, Aragonés N, Amiano P, Pérez-Gómez B, Castaño-Vinyals G, Martín V, Guevara M, Urtiaga C, Dierssen-Sotos T, Fernández-Tardón G, Moreno V, Solans M, Peiró R, Capelo R, Gómez-Acebo I, Castilla J, Molina AJ, Castells X,  Altzibar JM, Lope V, Kogevinas M, Romieu I, Pollán M on behalf of MCC-Spain researchers. Meat intake, methods and degrees of cooking and breast cancer risk in the MCC-Spain study. Maturitas. 110 (2018): 62-70. doi: doi.org/10.1016/j.maturitas.2018.01.020
Los investigadores del proyecto MCC-Spain agradecen la generosa participación de todos los participantes de este estudio, más de 10.000 personas, sin los cuales sería imposible el avance del conocimiento científico que revierte en la mejora de la salud de todos.
La investigación, integrada en el proyecto MCC-Spain, refuerza la idea de que la dieta es un factor de riesgo que puede modificarse para mejorar la prevención de esta enfermedad.

Semana Mundial de la Lactancia Materna 2018

LOGO-SMLM-2018_400

 

http://albalactanciamaterna.org/smlm/semana-mundial-de-la-lactancia-materna-2018/

WABA (Alianza Mundial pro Lactancia Materna), entidad que trabaja conjuntamente con OMS y UNICEF y coordina cada año la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna ha hecho público el que será el lema de la Semana Mundial de Lactancia Materna 2018:

Lactancia materna: fundamento de la vida

La SMLM 2018 se centrará, por tanto, en la lactancia materna como la base para una buena salud para toda la vida para bebés y mamás.

La lactancia previene el hambre y la malnutrición en todas sus formas y asegura la seguridad alimentaria para bebés, incluso en momentos de crisis.

Sin que suponga un coste familiar extra, la lactancia es una manera económica de alimentar a los bebés y favorece la reducción de la pobreza.

La nutrición, la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza son fundamentales para conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Los Objetivos de la SMLM 2018 se centran en la relación de la lactancia materna con la nutrición, la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza  y para ello es importante:

  • Informar a la población.
  • Anclar la lactancia materna dentro de diferentes agendas políticas (salud,  sostenibilidad, …)
  • Promover el trabajo conjunto y en red de personas individuales y organizaciones.
  • Desarrollar estrategias de difusión y apoyo a la lactancia materna.

Todos tenemos un papel importante para asegurar el crecimiento, el desarrollo y la supervivencia de los niños alrededor del mundo.

Para estar alerta de las novedades: http://worldbreastfeedingweek.org

Seishu Hanaoka. Pionero de la Anestesia

Pionero de la anestesia japonesa Seishu Hanaoka
El pionero cirujano japonés Seishu Hanaoka, con su madre (izquierda) y su esposa
(Imagen: Museo Internacional de Ciencias Quirúrgicas)

https://www.general-anaesthesia.com/misc/seishu-hanaoka.html

“Cuando el terrible acero se hundió en mi pecho … comencé un grito que duró ininterrumpidamente durante todo el tiempo de la incisión. Casi me maravillo de que aún no suene en mis oídos, tan insoportable fue la agonía”.

Cuando la escritora inglesa Fanny Burney se sometió a una cirugía para el cáncer de mama en 1811, sintió cada movimiento del cuchillo mientras el cirujano cortaba su carne demasiado resistente. La introducción de éter y cloroformo como anestésicos generales todavía estaba a 35 años de distancia. Sin embargo, desconocido para los médicos del oeste, el cirujano japonés Seishu Hanaoka había realizado la misma operación varios años antes, y su paciente no había sentido nada.

Pasaron nueve meses antes de que Fanny Burney pudiera escribir sobre la operación para extirpar su seno. En una carta a su hermana Esther, ella describió con desgarrador detalle lo que había sentido cuando el cirujano cortaba y raspaba y cortaba un poco más. A principios del siglo XIX, los cirujanos de Europa tenían el conocimiento y las habilidades para realizar operaciones importantes. Lo que no tenían era un anestésico eficaz. El opio o copiosas cantidades de coñac podrían ayudar a mitigar el dolor, pero nadie había encontrado aún una manera confiable de dejar inconsciente al paciente durante la cirugía, o al menos eso pensaban los cirujanos europeos.

Desconocido para el resto del mundo, el 13 de octubre de 1804, el cirujano japonés Seishu Hanaoka sometió a Kan Aiya, de 60 años, con anestesia general para extirparle el seno canceroso. Si bien la técnica quirúrgica de Hanaoka se debió en gran parte a la medicina occidental, su anestesia estaba arraigada firmemente en la tradición de la medicina china que prevalecía en Japón en ese momento. Al combinar los dos, Hanaoka pudo realizar una cirugía que otros médicos japoneses no se atrevieron a probar, y los cirujanos de Europa solo pudieron actuar después de inmovilizar al paciente y bloquear sus gritos.

Hanaoka nació en la pequeña ciudad de Hirayama en 1760, posiblemente el momento perfecto para un doctor pionero. Preocupado por la difusión del cristianismo y enojado por las actividades de los sacerdotes jesuitas de Portugal, Japón expulsó a todos los europeos en 1639. Se hizo una excepción para los holandeses, que fueron tolerados porque se apegaron a los negocios y guardaron su religión para sí mismos. Aun así, los comerciantes holandeses estaban confinados en el pequeño asentamiento amurallado de Dejima, una isla artificial en la bahía de Nagasaki. Sus actividades estaban estrictamente controladas y sus movimientos vigilados de cerca. Toda la comunicación fue a través de intérpretes oficiales japoneses, que se aseguraron de que las ideas extranjeras no se deslizaran entre las importaciones holandesas, pero aquí también había una excepción.

Los médicos de Japón siempre habían sentido curiosidad acerca de la medicina practicada por los jesuitas. Después de que fueron expulsados, la única ventana a la medicina occidental estaba en Dejima, y ​​se permitió que los libros de medicina holandeses llegaran al país. Mejor aún, la Compañía Holandesa de las Indias Orientales envió una sucesión de cirujanos a Dejima. Los intérpretes los observaron en el trabajo, tomaron notas e informaron lo que habían visto. Algunos incluso tomaron lecciones. Pronto, los doctores japoneses comenzaron a probar algunas de las simples cirugías recogidas de los holandeses, y comenzaron a surgir escuelas de “cirugía al estilo holandés”.

A pesar de su nombre, la cirugía al estilo holandés tuvo solo un parecido pasajero con el practicado en Europa. Se basó en un puñado de libros mal traducidos y relatos incompletos de operaciones realizadas por una serie de cirujanos holandeses, algunos no más que doctores del barco. Los médicos de Japón también fueron muy selectivos en lo que eligieron adoptar. Uno de los principios principales de la medicina china era evitar dañar el cuerpo, por lo que, si bien los médicos de Japón siguieron los consejos de los neerlandeses sobre el tratamiento de heridas y fracturas, rechazaron los procedimientos quirúrgicos invasivos. Los médicos europeos rutinariamente amputaron miembros, eliminaron cataratas y extrajeron cálculos de la vejiga. En Japón, incluso el derramamiento de sangre fue considerado como aborrecible.

En la década de 1740, sin embargo, hubo un gran impulso para obtener más información sobre la ciencia y la medicina occidentales. Las autoridades alentaron activamente el “aprendizaje holandés”, y mientras que los intérpretes anteriores habían aprendido lo suficiente holandés para hacer negocios, ahora se exhortaba a los estudiosos a aprender el idioma con la fluidez suficiente para leer y traducir libros holandeses.

Para cuando Hanaoka comenzó sus estudios de medicina en la década de 1780, las actitudes hacia la cirugía estaban cambiando. Lo que provocó el cambio fue un libro de anatomía. En Europa, la anatomía fue la piedra angular de la medicina y sus estudiantes de medicina estudiaron los textos de anatomía y los cuerpos disecados. En Japón, los estudiantes aprendieron sobre el cuerpo a partir de dibujos estilizados en textos chinos antiguos. La disección de cuerpos humanos estaba prohibida.

En 1771, el reverenciado doctor Genpaku Sugita, un defensor del aprendizaje holandés, adquirió una edición holandesa de Anatomical Plates de Johann Kulmus . Curioso por descubrir cómo los dibujos de Kulmus se compararon con las ideas chinas del cuerpo, Sugita y su colega doctor Ryotaku Maeno sobornaron a un verdugo para que les permitiera ver la disección de un criminal y se llevaron el libro junto con ellos. Quedaron tan impresionados por la precisión del libro que pasaron los siguientes cuatro años traduciéndolo. Su aparición marcó un punto de inflexión en la medicina japonesa. Nadie podría negar que la cirugía holandesa se basó en un conocimiento sólido del cuerpo.

Siguiendo los pasos de su padre, Hanaoka dejó Hirayama en 1782 para estudiar medicina en Kioto. Después de estudiar medicina tradicional china, tomó clases de cirugía al estilo holandés, que para ese entonces era mucho más avanzada que en el día de su padre. A los 25 años se hizo cargo de la práctica de su padre en Hirayama e inmediatamente comenzó a trabajar en su anestesia.

La gran ambición de Hanaoka era salvar a las mujeres del cáncer de mama mediante la extirpación quirúrgica de sus tumores, una operación que había visto en “un libro extranjero”. Pero también consideró su deber prevenir el dolor, y allí los holandeses no fueron de ninguna ayuda. No pudo encontrar ninguna mención de anestesia en sus libros. La medicina china, por el contrario, estaba bien dotada de drogas que amortiguaban el dolor, la sensación de entumecimiento y el sueño inducido. Hanaoka quería algo que hiciera todas estas cosas sin matar al paciente en el proceso.

Esa fue una tarea difícil. Todas estas drogas provienen de plantas extremadamente venenosas, y mientras que algunas se pueden untar de manera segura en la piel para adormecer un área pequeña antes de una cirugía menor, para operaciones más serias la droga tendría que funcionar en todo el cuerpo, lo que significaba que tendría que tragarse .

Tomó 20 años de experimento antes de que Hanaoka encontrara la fórmula correcta. Comenzó combinando diferentes hierbas en diferentes dosis, probando sus borradores en gatos y perros. Las dificultades eran demasiado evidentes: si la droga no era lo suficientemente potente, los animales todavía sentían dolor; si era demasiado fuerte, sufrieron daños en los nervios o murieron. Cuando pensó que había llegado a una dosis segura, la probó con su esposa. Se quedó ciega, transformando una historia de devoción femenina en una de heroísmo médico.

Hanaoka persistió y finalmente encontró una fórmula que funcionó sin causar efectos secundarios terribles. Él lo llamó tsusensan . Los ingredientes clave fueron la trompeta de ángel ( Datura metel ) y el acónito ( Aconitum japonicum ). El primero contiene escopolamina, hiosciamina y atropina, que todavía se usan como sedantes y relajantes musculares, mientras que el acónito contiene aconitina, una poderosa neurotoxina. Para reforzar los efectos analgésicos y sedantes, agregó la angélica, el apio de Szechuan ( Ligusticum wallichii ) y el arum Arisaema serratum .

Las noticias de los experimentos se extendieron, y en 1804 Hanaoka finalmente logró su ambición de realizar una cirugía de cáncer bajo anestesia. Aiya, su primer paciente, tenía un tumor grande en el seno izquierdo y había recurrido desesperadamente a Hanaoka. La anestesia funcionó, la operación fue un éxito y Aiya se fue a casa. Lamentablemente llegó demasiado tarde. Su cáncer se había diseminado y ella murió seis meses después.

Hanaoka pasó a realizar más de 150 operaciones similares y otros procedimientos considerados demasiado difíciles por sus contemporáneos. Pacientes y estudiantes ansiosos por aprender sus técnicas acudieron en masa a Hirayama, y ​​el lugar de Hanaoka en la historia japonesa estaba asegurado. Sin embargo, la política de aislamiento de Japón significaba que el mundo exterior permanecía ignorante de la anestesia de Hanaoka. Cuando Japón reabrió sus puertas a los extranjeros, en 1853, ya no tenían ningún interés: finalmente encontraron anestésicos propios.

Pechos densos: respuestas a las preguntas más frecuentes

1b

https://www.cancer.gov/types/breast/breast-changes/dense-breasts

¿Qué son los pechos densos?

Las mamas contienen tejido glandular, conectivo y graso. La densidad mamaria es un término que describe la cantidad relativa de estos diferentes tipos de tejido mamario como se ve en una mamografía. Los pechos densos tienen cantidades relativamente altas de tejido glandular y tejido conectivo fibroso y cantidades relativamente bajas de tejido mamario graso .

¿Cómo sé si tengo senos densos?

Solo una mamografía puede mostrar si una mujer tiene senos densos. El tejido mamario denso no se puede sentir en un examen clínico de los senos o en un autoexamen de los senos . Por esta razón, los pechos densos a veces se denominan senos mamográficamente densos.

¿Qué tan comunes son los pechos densos?

Se encuentra que casi la mitad de todas las mujeres de 40 años o más que se hacen mamografías tienen mamas densas. La densidad mamaria a menudo se hereda, pero otros factores pueden influir en ella. Los factores asociados con la densidad mamaria más baja incluyen el aumento de la edad, el tener hijos y el uso de tamoxifeno. Los factores asociados con una mayor densidad mamaria incluyen el uso de terapia de reemplazo hormonal posmenopáusica y tener un índice de masa corporal bajo.

¿Cómo se clasifica la densidad mamaria?

Los médicos usan el sistema de informes y datos de imágenes de mama, llamado BI-RADS , para agrupar diferentes tipos de densidad mamaria. Este sistema, desarrollado por el American College of Radiology, ayuda a los médicos a interpretar e informar los hallazgos de la mamografía. Los médicos que revisan las mamografías se llaman radiólogos . BI-RADS clasifica la densidad mamaria en cuatro categorías, como sigue:

  • (A) tejido mamario casi completamente graso, que se encuentra en aproximadamente el 10% de las mujeres
  • (B) Áreas dispersas de tejido glandular denso y tejido conectivo fibroso ( tejido mamario fibroglandular disperso ) encontradas en aproximadamente 40% de las mujeres
  • (C) Tejido de mama heterogéneamente denso con muchas áreas de tejido glandular y tejido conectivo fibroso, que se encuentra en aproximadamente el 40% de las mujeres
  • (D) tejido mamario extremadamente denso , que se encuentra en aproximadamente el 10% de las mujeres

Si le dicen que tiene senos densos, significa que tiene senos “heterogéneamente densos” (C) o “extremadamente densos” (D). densas (D) categorías.

Las cuatro categorías de densidad mamaria se muestran en esta imagen. Los senos pueden ser casi completamente grasos (A), tener áreas dispersas de tejido mamario fibroglandular denso (B), tener muchas áreas de tejido conectivo y glandular (C) o ser extremadamente denso (D). Las mamas se clasifican como “densas” si caen en las categorías heterogéneamente densas (C) o extremadamente densas (D).

¿Tener tejido mamario denso afecta la mamografía de una mujer?

El tejido mamario denso aparece blanco en una mamografía, al igual que algunos cambios anormales en la mama, como calcificaciones y tumores. Esto puede hacer que una mamografía sea más difícil de leer y puede hacer que sea más difícil encontrar cáncer de seno en mujeres con mamas densas. Las mujeres con mamas densas pueden ser llamadas de vuelta para las pruebas de seguimiento con más frecuencia que las mujeres con senos grasos.

¿Los senos densos son un factor de riesgo para el cáncer de seno?

Sí, las mujeres con mamas densas tienen un mayor riesgo de cáncer de mama que las mujeres con senos grasos, y el riesgo aumenta al aumentar la densidad mamaria. Este aumento del riesgo está separado del efecto de los senos densos sobre la capacidad de leer un mamograma.

¿Son las pacientes con cáncer de mama con mamas densas más propensas a morir de cáncer de mama?

No. La investigación ha encontrado que las pacientes con cáncer de mama que tienen mamas densas no son más propensas a morir de cáncer de seno que las pacientes con cáncer de mama que tienen senos grasos, después de tener en cuenta otros factores de salud y las características del tumor.

¿Deberían las mujeres con mamas densas hacerse exámenes adicionales para el cáncer de seno?

En algunos estados, los proveedores de mamografía deben informar a las mujeres que se hacen una mamografía sobre la densidad mamaria en general o si tienen mamas densas. Muchos estados ahora requieren que las mujeres con mamas densas estén cubiertas por un seguro para las pruebas de imágenes complementarias.

Sin embargo, aún no está claro el valor de las pruebas de detección complementarias o complementarias, como la ecografía o la resonancia magnética para mujeres con mamas densas, de acuerdo con la Declaración Final de Recomendación sobre la Detección de Cáncer de Mama del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos. Los ensayos clínicos en curso están evaluando el papel de las pruebas de imágenes complementarias en mujeres con mamas densas. El Contact Center de NCI puede informarle acerca de los ensayos clínicos y proporcionar búsquedas de ensayos clínicos a medida para ayudarlo a obtener más información sobre los ensayos clínicos relacionados con la detección de la densidad mamaria y el cáncer de mama.

Investigaciones recientes han sugerido que para las mujeres con mamas densas, una estrategia de cribado que también tiene en cuenta los factores de riesgo y los factores de protección puede ser el mejor predictor de que una mujer desarrolle cáncer de mama después de una mamografía normal y antes de su próxima mamografía programada.

Cuando hable con su médico sobre su riesgo personal de cáncer de seno, tenga en cuenta que:

  • los factores de riesgo aumentan las probabilidades de cáncer de mama
  • los factores protectores disminuyen las posibilidades de cáncer de mama

El sumario del PDQ® de NCI para Prevención del cáncer de mama incluye una sección que enumera los factores de riesgo y los factores de protección del cáncer de seno.

Puede ser útil hacerle estas preguntas a su médico para poner su riesgo de cáncer de mama en contexto:

  • ¿Cuáles son los hallazgos de mi mamografía reciente?
  • ¿Se recomiendan otras pruebas de detección o diagnóstico adicionales?
  • ¿Cuáles son mis factores de riesgo personales para el cáncer de mama? ¿Factores de protección para el cáncer de mama?
  • ¿Qué pasos puedo tomar para reducir mi riesgo de cáncer de seno?

¿Qué esperan los investigadores sobre la relación entre la densidad mamaria y el cáncer de mama?

Algunas preguntas importantes incluyen:

  • ¿Pueden las pruebas de imagen como la mamografía 3-D ( tomosíntesis de mama ), la resonancia magnética y la ecografía ayudar a obtener una imagen más clara de la densidad mamaria?
  • ¿Hay ciertos patrones o áreas de tejido mamario denso que sean particularmente “riesgosas”?
  • ¿Por qué algunas mujeres con senos densos llegan a desarrollar cáncer de mama, mientras que otras no? ¿Se pueden identificar biomarcadores que ayuden a predecir si se desarrollará cáncer de mama en una mujer con mamas densas?
  • ¿Los cambios en la densidad mamaria a lo largo del tiempo están asociados con cambios en el riesgo de cáncer de seno?

Puede leer más sobre la investigación en esta área en Explorando la relación entre la densidad mamaria mamaria y el cáncer de mama de la División de Epidemiología y Genética del Cáncer (DCEG) del NCI. La investigación de DCEG cubre una variedad de factores de riesgo para el cáncer, incluida la densidad mamaria, sobre la base de problemas identificados a través de observaciones epidemiológicas, clínicas y de laboratorio, así como de problemas de salud pública.

Cinco cosas que los médicos NO deberían hacer en cáncer de mama

Recomendaciones de la iniciativa Choosing Wisley y la American Society of Breast Surgeons
Fuente: Choosing Wisley http://www.choosingwisely.org/societies/american-society-of-breast-surgeons-benign-breast-disease/
http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=91958&uid=520577&fuente=inews
1. No extirpe rutinariamente las áreas de hiperplasia estromal pseudoangiomatosa (PASH) de la mama en pacientes que no presenten síntomas a partir de ella.

La PASH es una afección benigna de la mama que puede presentarse como una anomalía en las imágenes o como una masa palpable. A menos que la lesión sea sospechosa o que el paciente presente síntomas, un diagnóstico de PASH en la biopsia con aguja no requiere la extirpación quirúrgica.

2. No extirpe quirúrgicamente de forma rutinaria fibroadenomas comprobados por biopsia que midan menos de 2 centímetros de tamaño.

Los fibroadenomas son masas sólidas no cancerosas dentro de la mama que solo se deben extirpar si son grandes, molestas para el paciente o aumentan de tamaño. Si una biopsia con aguja muestra que una masa de menos de 2 centímetros de tamaño es un fibroadenoma, sin otras características preocupantes, no tiene que extirparse quirúrgicamente.

3. No opere rutinariamente un absceso mamario sin un intento inicial de aspirarlo o drenarlo por vía percutánea.

Un absceso es una infección del tejido mamario, que forma bolsas de pus que pueden ser dolorosas. Muchas veces, estos pueden tratarse colocando una aguja grande en el bolsillo y drenando el líquido en lugar de realizar una operación donde se realiza una incisión y se extrae el líquido. La extracción de la aguja del fluido forma menos cicatriz y a veces evita una operación.

4. No realice mamografías de detección en pacientes asintomáticos con exámenes normales que tengan una esperanza de vida inferior a 5 años.

La mamografía identifica los cánceres de mama en etapas tempranas y ha demostrado beneficios en la reducción de la mortalidad y la morbilidad a partir del diagnóstico de cáncer de mama. Hay un beneficio mínimo de la mamografía de detección en mujeres con una expectativa de vida <5 años. Además, existe el riesgo de falsos positivos y procedimientos potenciales que no proporcionan mejores resultados a los pacientes.

5. No drene rutinariamente quistes mamarios llenos de líquido que no sean dolorosos.

Los quistes mamarios son comunes. Son inofensivos sacos llenos de fluido. Si un ultrasonido (ecografía) confirma que una masa mamaria es un quiste simple, no necesita drenarse a menos que sea molesto para el paciente o si existe la preocupación de que podría tratarse de algo más que un quiste o que tenga características complejas.

Cáncer de mama en mujeres jóvenes: ¿Importan las mutaciones BRCA1 o BRCA2?

Las mujeres jóvenes con cáncer de mama siempre han llamado la atención tanto de los médicos como de los investigadores, a pesar de que este grupo es una rareza.

Varios factores distinguen la biología del cáncer de mama en pacientes jóvenes y los pacientes mismos de los tumores y pacientes que son diagnosticados más adelante en la vida. Además, los cánceres pueden estar asociados con un embarazo anterior o tener una patogenia basada en una predisposición genética; algunos datos incluso implican que ambos cánceres asociados con un embarazo anterior y una predisposición genética al cáncer podrían estar conectados directamente.

El estudio prospectivo de cohortes POSH de Ellen R Copson y sus colegas, publicado en The Lancet Oncology , ha contribuido a la comprensión de esta población de pacientes después de reclutar a casi 3000 pacientes diagnosticados con cáncer de mama que eran menores de 40 años, y capturar datos completos sobre el paciente. tumor y características de tratamiento, junto con datos extensos de seguimiento.

Copson y sus colegas informaron que los pacientes con una mutación BRCA1 o BRCA2 tenían un pronóstico similar al de los pacientes sin estas mutaciones: en 2733 mujeres incluidas en el análisis, la supervivencia global a los 2 años fue de 97.0% (IC 95% 94 · 5-98 · 4) para los portadores de mutaciones BRCA versus 96 · 6% (95 · 8-97 · 3) para los no portadores (hazard ratio [HR] 0 · 96 [IC 95% 0 · 76-1 · 22]; p = 0 · 76). Se observaron resultados similares a los 5 años y 10 años. Además, en 558 pacientes con cáncer de mama triple negativo, los que tenían una mutación BRCA tenían mejor supervivencia global que los no portadores a los 2 años (95% [IC 95% 89-98] frente a 91% [88-94]; HR 0 · 59 [IC 95% 0 · 35-0 · 99]; p = 0 · 047), aunque no hubo diferencias entre los grupos a los 5 años o 10 años. Es importante destacar que el pronóstico en el estudio POSH significó la supervivencia después del tratamiento de rutina para el cáncer de mama. Entre otros factores, la edad joven se considera una indicación para el tratamiento con quimioterapia, porque el pronóstico generalmente se considera menos favorable en pacientes más jóvenes y no tratados que en pacientes diagnosticados a una edad más avanzada.  En el estudio POSH, solo unos pocos pacientes no recibieron quimioterapia.

Los estudios han sugerido que las mutaciones BRCA1 y BRCA2 tienen un efecto sobre la eficacia de la quimioterapia. El estudio neoadyuvante GeparSixto, que asignó aleatoriamente pacientes a quimioterapia estándar que contenía antraciclina y taxano solo o con la adición de carboplatino, mostró que en pacientes con cáncer de mama triple negativo, una mutación BRCA1 o BRCA2 se asoció con una mayor proporción de pacientes logrando una respuesta patológica completa y una mejor supervivencia en comparación con ninguna mutación, independientemente del tipo de quimioterapia utilizada. En pacientes sin una mutación, la quimioterapia estándar sin carboplatino resultó en tasas de supervivencia libre de enfermedad más bajas que con la quimioterapia más carboplatino. Por lo tanto, los pacientes con cáncer de mama triple negativo y una mutación BRCA1oBRCA2podrían tener una ventaja de supervivencia debido a la mayor eficacia de la quimioterapia sistémica. Aunque el estudio GeparSixto no se limitó a pacientes más jóvenes, la población era relativamente joven (edad promedio 48 años).

Comprender el pronóstico en pacientes jóvenes es importante porque los pacientes con mutaciones BRCA tienen un mayor riesgo de desarrollar afecciones específicas, como cánceres secundarios, como cáncer de ovario, cáncer de mama contralateral y cáncer de mama de nueva aparición en la misma mama. Estos riesgos determinan el tratamiento, y saber que las mutaciones BRCA1 o BRCA2no dan lugar a un pronóstico diferente podría cambiar el enfoque terapéutico de estos riesgos. Con respecto a los cánceres de mama contralaterales y los cánceres de mama de novo en el mismo seno, Copson y colegas generó datos de que el beneficio de supervivencia en los pacientes con cáncer de mama triple negativo podría no haber sido causado por mastectomías bilaterales. Sin embargo, la evidencia para esta hipótesis es meramente sugestiva, y no se realizó ninguna comparación formal. Los resultados de los análisis retrospectivos indican que una mastectomía bilateral confiere un beneficio con respecto a la supervivencia global para los portadores de la mutación BRCA1 o BRCA2 . Este importante tema necesita más investigación prospectiva ya que las medidas quirúrgicas preventivas podrían tener un efecto en lo que podría ser una vida muy larga después de un diagnóstico de cáncer de mama a una edad temprana. Los datos de POSH brindan un fundamento para estudios prospectivos para abordar estas preguntas.

Con la genotipificación cada vez más barata y accesible, los estudios que informan sobre las frecuencias de las mutaciones siempre plantean la pregunta sobre qué individuos y pacientes deben hacerse la prueba. Copson y sus colegas mostraron que 338 (12%) de 2733 pacientes tenían una mutación BRCA1 o BRCA2 . Sin embargo, solo 182 (54%) de 337 portadores de mutaciones habían sido identificados en la atención médica de rutina. En la mayoría de las pautas nacionales e internacionales, los criterios de prueba incluyen pacientes con cáncer de mama menores de 35 o 40 años. El hecho de que en el estudio POSH hubo 155 mujeres jóvenes diagnosticadas con cáncer de mama que no conocían su estado de mutación plantea la cuestión de si se pueden permitir probabilidades de mutación más bajas cuando se evalúan los criterios para ciertos grupos de pacientes.

El informe de este estudio seguramente es solo el comienzo de una mejor comprensión de los pacientes jóvenes con cáncer de mama. La interacción entre los embarazos a una edad temprana, otras causas genéticas como los genes de predisposición y las vías asociadas como RANK / RANKL son solo algunos de los temas que podrían abordarse después del estudio POSH.

Alcohol y cáncer

alcohol and cigars are deathly

Editorial

Lancet: http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(17)32868-4/fulltext

La publicación del 7 de noviembre de Alcohol and Cancer: una declaración de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés: http://ascopubs.org/doi/full/10.1200/JCO.2017.76.1155) enfatiza la prominencia del alcohol como una causa probada de muchos cánceres. Este punto de vista no es novedoso y se produce exactamente 30 años después de que un grupo de trabajo de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer determinara que las bebidas alcohólicas son cancerígenas para los humanos. Se ha hecho eco de otras sociedades de cáncer desde entonces, pero aparentemente ha sido ignorado por la comunidad médica en general y por la sociedad. El aval influyente de ASCO proporciona un impulso poderoso para actuar en décadas de evidencia de que el alcohol daña la salud.

El alcohol está relacionado causalmente con los cánceres del tracto aero-digestivo superior (cavidad oral, faringe, laringe, esófago), los del colon, el hígado y el seno femenino. Existen asociaciones para muchos otros tipos de cáncer, pero el papel preciso del alcohol requiere una mayor investigación para desenredarse por completo de los factores ecológicos y de estilo de vida. Las afirmaciones históricas de los beneficios del alcohol probablemente se malinterpreten o exageren, porque aún no se ha identificado un umbral más bajo para el riesgo de cáncer. La carcinogénesis es más común en los tejidos que están en contacto directo con el alcohol y aumenta con la exposición. Por ejemplo, un aumento de tres veces en el límite de alcohol recomendado aumenta el riesgo de cáncer de esófago ocho veces, lo que lleva a estimaciones de que tres cuartas partes de los cánceres de esófago se deben al alto consumo de alcohol.

Aunque el mecanismo de la carcinogénesis puede variar según el tipo de tejido involucrado, es consistente para las diferentes formas de alcohol y probablemente involucre el metabolito genotóxico del etanol, el acetaldehído. Pruebas adicionales provienen de poblaciones de Asia oriental, en las cuales los genotipos variantes que alteran la aldehído deshidrogenasa son comunes (aumentando así las concentraciones de aldehído) y aumenta la incidencia de tumores del tracto aerodigestivo. Debido a que el alcohol es un solvente, otros compuestos tóxicos, en particular los que se agregan a productos inferiores para mejorar la palatabilidad, también pueden desempeñar un papel.

La escala del peligro que representa el alcohol es inmensa. Casi 2 mil millones de personas consumen bebidas alcohólicas regularmente. Todas las familias y sociedades que consumen alcohol se ven afectadas, y algunas poblaciones, como los nativos americanos, corren un riesgo particularmente alto de sufrir daños. Europa es la región de mayor consumo y tiene la carga más pesada de cánceres relacionados con el alcohol. Una estimación del consumo anual en el Reino Unido para 2016 fue de 12 L de alcohol puro para personas de 15 años o más. Las poblaciones de Europa oriental bebieron aún más. Más allá del cáncer, el alcohol tiene efectos generalizados e insidiosos en todo el cuerpo y la mente, lo que genera profundas consecuencias sociales adversas. El estudio Global Burden of Disease Study 2016 (http://ghdx.healthdata.org/gbd 2016) clasificó al alcohol como la séptima causa principal de años de vida ajustados por discapacidad (4 · 2%) y muerte (5 · 2%). En el Reino Unido,

La declaración de ASCO toma las consecuencias de salud del alcohol más allá del amanecer de la comprensión a plena luz del día: el alcohol es una amenaza innegable para la salud. Sin embargo, también está culturalmente ligado a los comportamientos de casi 2 mil millones de personas, para quienes, en las próximas semanas, grandes cantidades se presentarán en las reuniones de Acción de Gracias, fiestas de oficina de temporada, celebraciones de Navidad y festividades de año nuevo. Como muestra el comentario en este número de Frank Murray sobre el control del alcohol en Irlanda, una regulación más estricta del alcohol suscita una fuerte oposición política y comercial. Por esas razones, y debido a la influencia del alcohol en el bienestar de los pacientes, los movimientos hacia una bebida más segura deben ser liderados por profesionales de la salud. La vigilancia de rutina, la educación para la salud y la prevención del cáncer brindan contextos para hacerlo dentro de cualquier consulta.

El desafío del alcohol y el cáncer aumentará. Una mayor esperanza de vida significa una mayor exposición acumulativa, y a medida que más poblaciones se vuelven más prósperas, el consumo de alcohol aumenta. Mientras tanto, el costo del alcohol en términos reales ha disminuido, lo que amplía la disponibilidad. Pero el alcohol es un riesgo modificable, con un riesgo que disminuye después de suspenderlo. No hay excusa para ignorar las intervenciones regulatorias para el acceso, los anuncios y el costo unitario que se ha demostrado que reducen el consumo de alcohol. Al igual que el tabaco, cuanto mayor sea la demora en el control efectivo, más graves serán las futuras intervenciones para el alcohol. No es inimaginable que las botellas de Château Mouton Rothschild, que una vez llevaron la obra de Salvador Dali y Pablo Picasso, algún día podrían necesitar envases sencillos e imágenes de cáncer de esófago o un hígado cirrótico.