Mensaje conjunto: la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta H. Fore, y el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus

31 de julio de 2020 Declaración

El tema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2020 es “Apoyar la lactancia materna para un planeta más saludable”. En línea con este tema, la OMS y UNICEF exhortan a los gobiernos a proteger y promover el acceso de las mujeres a asesoramiento especializado en lactancia materna, un componente crítico del apoyo a la lactancia materna.

La lactancia materna proporciona a cada niño el mejor comienzo posible en la vida. Ofrece beneficios para la salud, nutricionales y emocionales tanto para niños como para madres. Y forma parte de un sistema alimentario sostenible. Pero aunque la lactancia materna es un proceso natural, no siempre es fácil. Las madres necesitan apoyo, tanto para comenzar como para mantener la lactancia materna.

Los servicios de asesoramiento especializado pueden garantizar que las madres y las familias reciban este apoyo, junto con la información, el asesoramiento y la tranquilidad que necesitan para alimentar a sus bebés de manera óptima. El asesoramiento sobre la lactancia materna puede ayudar a las madres a generar confianza mientras respetan sus circunstancias y elecciones individuales. El asesoramiento puede empoderar a las mujeres para superar los desafíos y prevenir las prácticas de alimentación y cuidado que pueden interferir con la lactancia materna óptima, como la provisión de líquidos, alimentos y sustitutos de la leche materna innecesarios para bebés y niños pequeños.

Mejorar el acceso a asesoramiento especializado para la lactancia materna puede extender la duración de la lactancia materna y promover la lactancia materna exclusiva, con beneficios para los bebés, las familias y las economías. De hecho, el análisis indica que las tasas crecientes de lactancia materna exclusiva podrían salvar la vida de 820 000 niños cada año, generando US $ 302 mil millones en ingresos adicionales.

Los diferentes actores pueden proporcionar asesoramiento especializado en lactancia materna, incluidos profesionales de la salud, consejeros de lactancia y proveedores de apoyo de pares, y en una variedad de entornos, en centros de salud o clínicas, a través de visitas domiciliarias o programas comunitarios, en persona o de forma remota. Durante la pandemia de COVID-19, es aún más importante encontrar soluciones innovadoras para garantizar que el acceso a estos servicios esenciales no se vea interrumpido y que las familias continúen recibiendo el asesoramiento de lactancia que necesitan.

Es por eso que UNICEF y la OMS, en línea con las acciones políticas promovidas por el Colectivo Mundial de Lactancia Materna liderado por UNICEF-OMS, exhortan a los gobiernos a:

  • INVIERTE para poner a disposición de cada mujer asesoramiento especializado en lactancia materna. Asegurar la disponibilidad de asesoría especializada en lactancia para cada mujer requerirá un mayor financiamiento para los programas de lactancia materna y un mejor monitoreo e implementación de políticas, programas y servicios.
  • CAPACITAR a las trabajadoras de la salud, incluidas las parteras y las enfermeras, para brindar asesoramiento especializado en lactancia a madres y familias.
  • ASEGÚRESE de que el asesoramiento esté disponible como parte de los servicios de rutina de salud y nutrición que sean fácilmente accesibles.
  • ASOCIARSE y colaborar con la sociedad civil y las asociaciones de profesionales de la salud, creando sistemas de colaboración sólidos para la provisión de asesoramiento adecuado.
  • PROTEJA a los trabajadores de la salud de la influencia de la industria de alimentos para bebés.

Juntos, a través del compromiso, la acción concertada y la colaboración, podemos garantizar que todas las madres tengan acceso a asesoramiento especializado en lactancia materna, lo que la capacita para darle a su bebé el mejor comienzo posible en la vida.

Folleto de la primera edición de Frederick Douglass “¿Qué es para el esclavo el 4 de julio?” (1852)

https://archive.org/embed/douglass-fifth-of-july-speech

Frederick Douglass, Oración, entregado en Corinthian Hall, Rochester por Frederick Douglass, 5 de julio de 1852 (Rochester: Lee, Mann & Co., 1852).El discurso del 4 de julio, entregado en el Corinthian Hall, por Frederick Douglass, se publica en un buen papel y hace un panfleto de cuarenta páginas. La “Dirección” se puede obtener en esta oficina, con un precio de diez centavos, una sola copia o seis dólares por cien.

Así que publicó un anuncio en el periódico de Frederick Douglass (originalmente la Estrella del Norte), una semana después de que el famoso abolicionista y orador, el 5 de julio de 1852, se presentara ante un abarrotado Corinthian Hall en Rochester, Nueva York, y pronunció uno de los discursos más importantes de la historia de los Estados Unidos. Además de su uso magistral de la retórica y otras técnicas de oratoria desde que se estudió en las aulas de los Estados Unidos, el discurso es memorable por destacar la hipocresía de la nación de celebrar la liberación y al mismo tiempo negar la libertad de millones a través de un vasto y brutal régimen de esclavitud. Al terminar su discurso ante los seiscientos abolicionistas en su mayoría blancos, Douglas se encontró con “un estallido universal de aplausos” y se suscribieron en el acto setecientas copias del folleto presentado anteriormente.

Mientras que el folleto lleva el título bastante rígido Oration, entregado en Corinthian Hall, Rochester por Frederick Douglass, el 5 de julio de 1852 , el discurso antiesclavista de Douglass ahora se conoce ampliamente como “¿Qué es para el esclavo el cuatro de julio?”. Esta llamativa llamativa, que apareció por primera vez unos años después como título de un extracto impreso en la autobiografía de 1855 de Douglass My Bondage and My Freedom , es una variación de la pregunta penetrante tan central en el discurso: “¿Qué es para el esclavo estadounidense? tu cuatro de julio?

Quizás sea una pena que la pregunta, en su forma reempaquetada como título, haya sufrido la pérdida de ese destacado “tu”. Este simple determinante posesivo tiene un significado que llega al corazón del mensaje de Douglass: que este día celebrar la libertad nunca podría ser para Douglass y sus compatriotas negros mientras existiera la esclavitud (“Este 4 de julio es tuyo, no mío. Tú puede alegrarse, debo llorar “). A medida que continúa respondiendo poderosamente:Respondo: un día que le revela, más que todos los demás días del año, la gran injusticia y crueldad de la que él es la víctima constante. Para él, tu celebración es una farsa; tu libertad jactanciosa, una licencia impía; tu grandeza nacional, vanidad hinchada; tus sonidos de regocijo son vacíos y despiadados; sus denuncias de tiranos, la descarada impertinencia de latón; tus gritos de libertad e igualdad, burla hueca; sus oraciones e himnos, sus sermones y acciones de gracias, con todo su desfile religioso y solemnidad, son, para él, meras bombas, fraude, engaño, impiedad e hipocresía, un velo delgado para encubrir crímenes que deshonrarían a una nación de salvajes. . No hay una nación en la tierra culpable de prácticas, más impactante y sangrienta, que la gente de estos Estados Unidos, en este momento.

Esta postura crítica hacia el cuatro de julio había sido compartida por los afroamericanos durante mucho tiempo, una fecha para “llorar”, no para “alegrarse”, y fue, de hecho, el siguiente día del quinto que se volvió importante, al menos para los neoyorquinos , celebrando como lo hizo la abolición total de la esclavitud en su estado en 1827. De hecho, los legisladores eligieron la fecha del 4 de julio para que el decreto entre en vigencia y con esta elección probablemente tuvieron nobles intenciones, un intento de fomentar algún sentido de ahora ” libertad compartida ”tal vez, pero la triste realidad de los prejuicios raciales y la violencia persistentes atenuarían esta visión idealista y algo ingenua. A medida que el New York Times notas, cuando se debate cómo celebrar el día histórico negros neoyorquinos preocupados, además de la hipocresía inherente a la cuarta, que un desfile por Broadway en esa fecha se encontraría con violencia: “los juerguistas blancos a menudo atacaban a los negros en días festivos”. Y así, el día siguiente fue elegido para la celebración y el 5 de julio de 1827, cuatro mil neoyorquinos negros marcharon a lo largo de Broadway, y celebraciones tan lejanas como Boston y Filadelfia. Celebrar celebraciones el quinto en lugar del cuarto se hizo común entre las comunidades negras (entre las que todavía no estaban esclavizadas, por supuesto). Como Peter Osborne declaró a la congregación de la Iglesia Africana de New Haven en Connecticut el 5 de julio de 1832: “Debido a la desgracia de nuestro color, nuestro cuatro de julio llega el quinto; pero espero y confío en que cuando se ejecute plenamente la Declaración de Independencia, que declaró que todos los hombres, sin tener en cuenta a las personas, nacieron libres e iguales, entonces podremos celebrar nuestro cuatro de julio el cuatro ”.

El famoso discurso de Douglass fue, por supuesto, también dado el quinto. La mayoría de las fuentes están de acuerdo en que Douglass rechazó una invitación de la Rochester Ladies ‘Anti-Slavery Society para hablar sobre el cuarto, e insistió en el quinto. Algunas otras fuentes afirman que en realidad toda la celebración se había trasladado a la quinta debido a la cuarta caída en un domingo (el “Día del Señor”), una razón dada por la propia Sociedad en un anuncio en el documento de Douglass, aunque es Es muy posible que esta excusa se haya producido después del hecho y que hayan movido todo el día de las celebraciones para evitar los deseos del orador. (Es posible que también se haya sembrado cierta confusión por la existencia de una carta fechada el 26 de junio en el que Douglass declara que había “asegurado el Corinthian Hall para la mañana del 4”, pero una suposición inicial fue del año 1852 desde entonces se ha cuestionado: Douglass era un orador frecuente en el Hall). Cualquiera sea la razón de esta fecha del quinto, sigue siendo un hecho poderoso que uno de los discursos más importantes sobre la libertad y la libertad estadounidenses, centrado en el significado de las celebraciones del 4 de julio, estaba sutilmente fuera de sintonía con esa fecha tan sagrada – Una poderosa metáfora de una libertad retrasada.

Frederick Douglas Corinthian Hall 1852 discurso

Anverso escrito a mano que anuncia la celebración del 4 de julio (el 5) en la que habló Frederick Douglass; de los documentos de la Rochester Ladies Anti-Slavery Society en la Biblioteca William L. Clements, Michigan – Fuente .

Como sucedió a raíz de la controvertida Ley de Esclavos Fugitivos (que requería que los ciudadanos de los estados libres cooperaran con los esclavos escapados que regresaban), el debate surgió por el éxito de ventas de Harriet Beecher Stowe, El tío Tom’s Cabin (publicado solo unos meses antes), y Siendo un año electoral, parece que Douglass era consciente del impacto potencial de gran alcance del evento Corinthian Hall. Douglass, un prolífico escritor de discursos, parece haber invertido un esfuerzo extra en este. Escribiendo al abolicionista Gerrit Smith dos días después, Douglass declaró que la redacción del discurso “había ocupado gran parte de mi tiempo extra durante las últimas dos o tres semanas”. Pensarás fácilmente que el discurso debe ser bueno y que ha requerido tanto tiempo. Bueno, algunos piensan que fue un buen discurso “.

Al escribir el discurso, Douglass habrá tenido en cuenta la versión impresa y sus palabras llegarán más allá de la sala de los abolicionistas. Además de los folletos que se imprimieron y distribuyeron, la oración también se publicó unos días más tarde, el 9 de julio, en el documento de Frederick Douglass bajo el título “La celebración en el Corinthian Hall”. Más tarde ese año, Douglass continuaría publicando “The Heroic Slave” (como parte de la antología de la Sociedad de Antiesclavitud de Rochester, Autographs of Freedom, su primera y única obra de ficción publicada. Nueve años más tarde, comenzaría la Guerra Civil estadounidense, y cuatro años después, el final de la esclavitud en los Estados Unidos., o al menos en su forma explícita de chattel (para un estudio fascinante sobre cómo se ha perpetuado la institución de la esclavitud en los EE. UU. más allá de 1865, recomendamos encarecidamente el documental 13 de Ava DuVernay 2016).

Puede leer una transcripción en texto plano del discurso completo de Douglass en el sitio de la Universidad de Rochester aquí , además de sus otros escritos . También puede navegar por una colección de discursos (y correspondencia) de Douglass en el gran proyecto Frederick Douglass Papers Digital Edition .

Esclarecimiento de la enfermedad pulmonar COVID-19 a través de estudios de autopsia

  • David K. Meyerholz, Paul B. McCray Jr.

https://doi.org/10.1016/j.ebiom.2020.102865

https://www.thelancet.com/journals/ebiom/article/PIIS2352-3964(20)30240-1/fulltext?dgcid=hubspot_email_newsletter_tlcoronavirus20&utm_campaign=tlcoronavirus20&utm_medium=email&_hsmi=91499151&_hsenc=p2ANqtz-9IBQlcf2MUR0RTl9CwQl_wxmtHM5Fc_yYvFJXRYwNUlz5SejMYjtweQn4-th1fDxBPelCm8oPbnJM05xyLZWDOaqu8yfn_0OY5zsq-MkMLn35u0I4&utm_content=91499151&utm_source=hs_email

Desde el comienzo del siglo XXI, tres coronavirus zoonóticos han causado brotes de enfermedades en humanos. El síndrome respiratorio agudo grave-CoV (SARS-CoV) surgió en China como un brote de neumonía de 2002 a 2003 con una tasa de mortalidad del 9,6% y casi 800 muertes confirmadas. Los casos de síndrome respiratorio de Oriente Medio-CoV (MERS-CoV) aparecieron por primera vez como enfermedades respiratorias en Arabia Saudita y Jordania durante 2012 y sigue siendo endémico en Arabia Saudita y la península arábiga con una tasa estimada de mortalidad del 34,3% y 858 muertes confirmadas. Si bien cada uno de estos brotes causó epidemias regionales, también revelaron la posibilidad de que un brote local se propagara a nivel mundial a través del transporte aéreo. Sorprendentemente, la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) surgió en Wuhan China en diciembre de 2019 y fue declarada pandemia mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En sólo seis meses, la infección por COVID-19 ya ha dejado un efecto duradero en todo el mundo con más de 200 países afectados y más de siete millones de casos positivos confirmados por la OMS (www.who.int – consultado el 9 de junio de 2020).La causa del COVID-19 fue identificada como un nuevo coronavirus ahora llamado SARS-CoV-2, un betacoronavirus como el SARS-CoV y el MERS-CoV. A diferencia del SARS-CoV o el MERS-CoV, el SARS-CoV-2 tiene una tasa de letalidad estimada más baja del 0,8-1,4%, pero debido a su transmisión altamente eficiente entre individuos ingenuos y su potencial para abrumar a los centros de salud locales, la cifra mundial de muertos atribuida a SARS-CoV-2 ya supera los 400.000 (www.who.int – a los que se accede el 9 de junio de 2020). Al igual que el SRAS y el MERS, la enfermedad respiratoria es una característica clínica común de COVID-19; sin embargo, las observaciones de participación de otros sistemas de órganos y manifestaciones sistémicas han complicado nuestra comprensión de la patogénesis COVID-19, así como las posibles opciones terapéuticas. SARS-CoV-2 utiliza la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2) como su receptor celular, al igual que SARS-CoV. Sorprendentemente, la enfermedad clínica causada por estos virus, que comparten el mismo receptor, se reconocen cada vez más como no idénticas, y por lo tanto estas diferencias justifican un estudio adicional.

Uno de los factores que limitan nuestra comprensión de COVID-19 ha sido la falta de informes de autopsia publicados. La autopsia (que significa en griego: “ver por uno mismo”) es un elemento fundamental de la patología, una disciplina especializada en medicina que estudia la enfermedad. Los patólogos realizan autopsias para evaluar los tejidos de lesiones a nivel macroscópico, microscópico, ultraestructural y molecular. La autopsia es el estándar de oro para determinar cómo y por qué ocurren las muertes, y ayudar a aclarar los mecanismos fisiológicos subyacentes a la enfermedad clínica. Para enfermedades altamente contagiosas y letales como COVID-19, bioseguridad/bioseguridad, experiencia, recursos técnicos y prácticas culturales son algunos de los desafíos potenciales para un desempeño seguro y eficaz de la autopsia. A veces, en estas situaciones, los patólogos sólo pueden realizar una autopsia parcial para recoger órganos esenciales (por ejemplo, pulmones). Si bien estas autopsias limitadas pueden proporcionar datos perspicaces, la participación multiorgánica de COVID-19 a la participación sistémica requiere clínicamente una autopsia más amplia para obtener una visión integral del proceso de la enfermedad. Es importante destacar que el estudio de los informes de autopsia de múltiples instituciones y regiones es útil para validar los puntos en común de la patogénesis COVID-19, así como para distinguir las influencias inespecíficas de las terapias médicas, el tiempo en el respirador, las comorbilidades, etc. que pueden variar entre el paciente, la institución e incluso las etapas de la pandemia.En el número actual de EBioMedicine, Wang y sus colegas informan de su investigación de dos casos de autopsia (una mujer y un hombre) de Wuhan China. Ambos pacientes tuvieron insuficiencia pulmonar/circulatoria terminal y se confirmaron SARS-CoV-2 positiva por reacción en cadena de la polimerasa en los tejidos pulmonares. Los tejidos pulmonares tenían características clásicas de daño alveolar difuso (DAD) por tomografía computarizada (TC) e histopatología, similar a la observada anteriormente en brotes de SRAS y MERS. Además, estos tejidos pulmonares tenían aumento de citoquinas, macrófagos, moco y epitelio descumamato, con trombos en los vasos. Curiosamente, proporcionan evidencia de que la proteína SARS-CoV-2 S puede unirse a la superficie de los macrófagos. El campo espera evidencia definitiva de si este virus entra o no en su ciclo de replicación en macrófagos alveolares. Estos datos añaden una pieza importante del rompecabezas a la comprensión de COVID-19 grave. Por ejemplo, estudios de modelos animales han sugerido que las respuestas exuberantes de citoquinas a los coronavirus respiratorios podrían causar infiltración excesiva por monocitos-macrófagos inflamatorios en los pulmones, lo que resultaría en patología pulmonar grave como la DAD. Del mismo modo, Wang, et al. mostró un aumento de las citoquinas y macrófagos en los pulmones de la autopsia. Los mismos autores también detectaron trombos en algunos vasos, apoyando informes recientes de inflamación vascular y trombos en otros estudios de autopsia. De manera única, Wang y sus colegas muestran que los pulmones COVID-19 tienen espacios aéreos parcialmente llenos de moco y epitelio descamado; algunas de estas características (por ejemplo, moco) no han sido reportadas por otros estudios de autopsia mucho más grandes que sugieren que podría estar relacionado con otros factores como los tratamientos COVID-19 o las condiciones preexistentes. Por último, tenemos que seguir adquiriendo más informes de autopsia y compararlos en triangulación con modelos animales en investigación y estudios clínicos para obtener una comprensión y descripción más precisas de la fisiopatología COVID-19.

¿Qué es la salud? Alostasis y evolución del diseño humano

“La salud física y mental es la capacidad de responder a los cambios en la demanda”

Peter Sterling es profesor de neurociencia en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania. Es un neurocientífico preeminente de prestigio mundial cuyo trabajo revolucionario sobre la alostasis ha avanzado nuestra comprensión del cerebro y su arquitectura funcional. Es coautor (con Simon Laughlin) de Principles of Neural Design y What Is Health? Allostasis and the Evolution of Human Design (MIT Press) y de numerosos y relevantes investigacones publicadas en Journals de alto impacto. Se trata de un científico, pero también de un “pensador” capaz de poner el conocimiento en el mundo real y aportar conceptos que cambian nuestro modo de enternder la biología, la salud y la enfermedad. IntraMed agradece la generosidad de compartir sus ideas con nuestros lectores.

Transcripción

Pregúntele a un médico, ¿Qué es la salud?, y puede obtener una mirada extrañada, como si la pregunta fuera demasiado obvia para considerarla. Insista y probablemente le dirán: “La salud son valores normales de laboratorio y ausencia de enfermedad o trastorno”. Esta respuesta se basa en un modelo conceptual del cuerpo como una máquina autónoma y autorregulada. Ese modelo supone que los parámetros se mantienen constantes (homeostasis) mediante la retroalimentación negativa de la corrección de errores, tal como funciona un termostato. Cuando algo causa una desviación sostenida, eso es falta de salud o enfermedad. Cuando el parámetro se restaura por intervención médica, eso es salud.

Este modelo puede explicar muchas causas inmediatas de mortalidad. Por ejemplo, la hipertensión arterial hace que los vasos sanguíneos se inflamen y luego se obstruyan con una placa que más tarde se rompe.

Pero, ¿Qué hace que aumente la presión y por qué no se autorregula? Y, ¿por qué, a pesar de las drogas para reducir la presión arterial, la hipertensión persiste como un asesino importante? El modelo centrado solo en el cuerpo no tiene respuestas para eso.

  • La obesidad causa diabetes tipo 2; pero, ¿Qué es lo que abruma los controles automáticos sobre el apetito?
     
  • La desesperación puede causar suicidio o sobredosis mortal; pero, ¿Qué impulsa la desesperación?

Nuevamente, el modelo centrado solo en el cuerpo no puede responder. Necesitamos un modelo de salud que incluya el cerebro.

El cerebro monitorea todos los parámetros internos para predecir lo que se necesitará, y monitorea los parámetros externos para evaluar las oportunidades. El cerebro luego integra las necesidades con el contexto; así selecciona comportamientos que proporcionan a cada célula “lo suficiente, justo a tiempo“.

La salud, tanto física como mental, puede entenderse como la capacidad de responder dinámicamente a los cambios en la demanda.

Tal modelo cerebro-cuerpo ayuda a identificar condiciones en todos los niveles que fomentan la capacidad de respuestas totales o sistémicas. Ofrece un marco teórico útil para ir más allá de la terapia farmacológica intensiva que, además de bloquear las causas inmediatas, también reduce la capacidad de respuesta adaptativa.

El modelo cerebro-cuerpo explica que la hipertensión arterial se desarrolla cuando el cerebro predice crónicamente la necesidad de vigilancia mental y física. A medida que el cerebro impulsa a todos los sistemas mediadores) para elevar la presión arterial, los vasos sanguíneos se adaptan engrosándose y reduciendo el flujo lo que, a su vez, requiere más presión adicional.

Los controles que normalmente resisten un aumento de la presión arterial reducen su sensibilidad.

De acuerdo con el modelo cerebro-cuerpo el tratamiento comenzaría, no con medicamentos para bloquear los mecanismos periféricos, sino modificando primero la predicción que hace necesario elevar la presión arterial. Revisaría las condiciones sociales para permitir a todos predecir menos necesidad de vigilancia.

El modelo cerebro-cuerpo explica que la obesidad y las adicciones se desarrollan cuando el cerebro se ve privado de las pequeñas recompensas inesperadas necesarias para proporcionar pequeños pulsos de dopamina. Al carecer de estos pulsos, crecemos inquietos y buscamos recompensas en alimentos sabrosos y en drogas. Pero a medida que los alimentos y las drogas pierden su capacidad de producir sorpresa, proporcionan menos recompensa a través de la dopamina, y debemos sorprendernos aumentando su cantidad.

¿El tratamiento?

Revise las condiciones sociales para proporcionar a todas las personas actividades desafiantes que brinden suficientes recompensas inesperadas.

Mi nuevo libro, ¿Qué es la salud? amplía estos puntos. Esboza, comenzando por las moléculas y las células, cómo evolucionó la conexión cerebro-cuerpo, cómo funciona, qué salió mal y cómo a partir de aquí podríamos mejorar la salud para todos.


Reseña del libro¿Qué es la salud? La alostasis y la evolución del diseño humanoPor Peter Sterling

La salud es la capacidad de respuesta óptima al ambiente y, a menudo, se trata mejor a nivel del sistema

La educación médica se centra en el venerable concepto de “homeostasis” sin culpa, según el cual los mecanismos locales imponen constancia al corregir los errores, y el cerebro sirve principalmente para emergencias. Sin embargo, resulta que la mayoría de los parámetros no son constantes; Además, a pesar de la importancia de los mecanismos locales, el cerebro está definitivamente a cargo. En este libro, el eminente neurocientífico Peter Sterling describe un concepto más amplio: la alostasis (acuñada por Sterling y Joseph Eyer en la década de 1980), mediante la cual el cerebro anticipa las necesidades y moviliza eficientemente los suministros para evitar errores.

La alostasis evolucionó temprano, explica Sterling, para optimizar la eficiencia energética, dependiendo en gran medida de los circuitos cerebrales que ofrecen una breve recompensa por cada sorpresa positiva. La vida moderna reduce tanto las oportunidades de sorpresa que nos vemos obligados a buscarla en el consumo: hamburguesas más grandes, más opioides e innumerables actividades que implican mayores emisiones de carbono. Las consecuencias incluyen adicción, obesidad, diabetes tipo 2 y cambio climático. Sterling concluye que las soluciones deben ir más allá de lo meramente técnico para restaurar las posibilidades de pequeñas recompensas diarias y revivir las capacidades para el igualitarismo que están conectadas a nuestra naturaleza.

Sterling explica que la alostasis ofrece lo que no se encuentra en ningún libro de texto médico: definiciones basadas en principios de salud y enfermedad: la salud como la capacidad de variación adaptativa y la enfermedad como la reducción de esa capacidad. Sterling argumenta que, dado que la salud es una capacidad de respuesta óptima, muchas condiciones importantes se tratan mejor a nivel del sistema.

Ciencias del comportamiento para lograr que te pongas la mascarilla

Hay científicos dedicados a estudiar qué mensajes e incentivos son más efectivos a la hora de convencer a los ciudadanos de seguir pautas contra el coronavirus, ya sea taparse la boca, lavarse las manos, separarse dos metros o descargarse una app de rastreo

Mónica G. Salomone  Agencia SINC, España

El señor que abronca al adolescente por no llevar mascarilla (que él lleva con la nariz fuera); el padre y la madre que miran con recelo a esos niños ‘desenmascarados’ junto a su hija (pero que en una terraza olvidan qué es un metro); la señora estricta con las normas (pero que recicla la mascarilla quirúrgica). No es tan fácil hacerlo bien, ni conseguir que se haga.

¿Multas por llevar mal la mascarilla? ¿Por no lavarse las manos? “Muchas de las medidas más importantes ahora no son sancionables”, dice a SINC el sociólogo Luis Miller, del Instituto de Políticas y Bienes Públicos del CSIC.

Entonces, ¿qué? Entonces, ciencias del comportamiento. Esta disciplina a caballo entre la psicología y la economía, alimentada por los trabajos de premios Nobel de Economía como Daniel Kahneman y Richard Thaler, estudia por qué las personas hacemos lo que hacemos y cómo evitarlo o promoverlo.

En esta pandemia la OMS reconoce que las ciencias del comportamiento son clave, sin embargo, en España no se ha hecho suficiente investigación en esta disciplina para diseñar la mejor comunicación de mensajes al público

En esta pandemia la OMS reconoce que las ciencias del comportamiento son clave. “Nuestro éxito depende de que la gente esté informada, deseosa y con la capacidad de cumplir las medidas de salud pública”, dijo ya en abril Hans Henri P. Kluge, director regional de la OMS para Europa.

Muchos países han buscado apoyo en las ciencias del comportamiento con varios propósitos, desde fomentar las medidas de higiene hasta animar a los ciudadanos a descargarse apps de seguimiento de contactos.

En España, sin embargo, esta disciplina aún no ha tenido su oportunidad. Para Pedro Rey Biel, experto en economía del comportamiento en ESADE, “no se ha hecho suficiente investigación” para definir la mejor comunicación al público, dice a SINC. Igual que en las campañas de publicidad, “uno de los problemas es encontrar el mensaje exacto en cada caso, y vale la pena invertir dinero en encontrarlo”.

El dinero no lo es todo

La cosa tiene su miga, recuerdan Rey Biel y Miller. Se trata de promover medidas que tienen coste personal —las mascarillas molestan, es difícil mantener la distancia— y cuyos beneficios no se sienten de manera inmediata —tu mascarilla, sobre todo, protege a los demás—. Además, su eficacia depende de que mucha gente las adopte, y —como en el caso de las vacunas— aparece la figura del gorrón: individuos que no se comprometen, pero se benefician del buen comportamiento ajeno.

También hay que consolidar los hábitos, sobre todo cuando el pico de la pandemia ha pasado y los ciudadanos no sienten el riesgo como inmediato. Y evitar que el foco en una de las medidas, quizás la más costosa, haga olvidar otras o genere una falsa sensación de seguridad. Las mascarillas son importantes pero lavarse las manos es insustituible.

En la teoría económica tradicional, los hilos de marioneta invisibles que tiran de nosotros están hechos de dinero: son los impuestos o las multas; pero no funcionan para fomentar conductas altruistas como la donación de sangre

Las ciencias del comportamiento deberían dar ideas sobre cómo conseguir los objetivos, identificando la miríada de factores que, a menudo sin que nos demos cuenta, influyen en nuestras decisiones. En la teoría económica tradicional, estos hilos de marioneta invisibles que tiran de nosotros en un sentido u otro están hechos de dinero: son los impuestos o las multas. Pero “el dinero no lo es todo”, recuerda Rey Biel.

Con los donantes de sangre, por ejemplo, no funciona. Es más, “si les pagas, destruyes su motivación principal, que es lo bien que se sienten al hacer algo bueno por los demás”, apunta este economista. En cambio sí sirve regalar un broche, que hace posible la recompensa en forma de reconocimiento social.

Humor (y más) para promover medidas 

Cass R. Sunstein, director del departamento de Economía del Comportamiento y Políticas Públicas de la Universidad de Harvard (EE UU), ha creado un acrónimo para la receta —en términos generales— que deberá guiar el mensaje sobre el comportamiento de los ciudadanos durante la pandemia: FEAST, traducible como fiesta o banquete.

EAST era ya un acrónimo conocido en el área: E para fácil en inglés; A de atractivo; S de social; y T de tiempo. EAST fue acuñado hace unos años por investigadores pioneros en poner las ciencias del comportamiento al servicio del Gobierno, los británicos del Grupo de Ideas sobre el Comportamiento o BIT (Behavioural Insights Team).

Lo que quiere decir es que para los ciudadanos debe ser fácil seguir las indicaciones —poder comprar mascarillas en todas partes y muy baratas—; que los carteles con mensajes deben ser atractivos; que el comportamiento promovido debe ser reforzado socialmente; y que hay que pensar bien el momento en que se lanza la campaña.

Los dirigentes pueden transmitir optimismo, sensación de unidad y esperanza, en lugar de desesperanza, enfado, división y miedo”, escribía Sunstein

Sunstein ha añadido la F de fundivertido, algo que a menudo se pasa por alto pero que en su opinión es importante para los humanos. En un artículo de opinión para Bloomberg recuerda un experimento de la Universidad de Stanford para promover el consumo de verdura: las etiquetas informativas sobre beneficios para la salud lograron un aumento del 14 % en el consumo, frente al 24 % atribuible a mensajes que enfatizaban el placer y la diversión.

“Una pandemia no es divertida. Pero los dirigentes pueden transmitir optimismo, sensación de unidad y esperanza, e incluir sonrisas en lugar de desesperanza, enfado, división y miedo”, escribía Sunstein a medidos de mayo sin referirse a ningún país en concreto.

Un pequeño empujón

Sunstein publicó en 2009, junto con Richard Thaler, el libro Nudge, traducido al español como Un pequeño empujón, un término que ha conquistado el área. Hace referencia a los estímulos que conscientemente se sitúan en el entorno o en los mensajes a los ciudadanos para guiar sus decisiones.

Algunos son trucos conocidos —las golosinas junto a la caja en el supermercado o la casilla marcada por defecto en el formulario—. Otros son menos obvios y derivan de investigación experimental orientada no a vender un producto, sino a mejorar la educación o la salud de la población.

El éxito internacional de la mencionada BIT británica, creada en 2010 por el psicólogo David Halpern y también llamada ‘Nudge Unit’, puede entenderse como prueba de que la estrategia funciona.

En pocos años la BIT ha logrado desde aumentar en millones de libras la recaudación de impuestos británica y el cobro de multas —con medidas tan aparentemente simples como enviar mensajes de texto personalizados a los deudores o cartas informándoles de que la mayoría de sus vecinos ya habían pagado—, hasta reducir la prescripción de medicamentos innecesarios.

En 2010, en Reino Unido se creó el BIT, o Grupo de Ideas sobre el Comportamiento, con éxitos en cumplimiento fiscal, educación, bienestar y medio ambiente. Ya hay más de 200 oficinas como ella en el mundo, pero no en España

Tras sus inicios como institución perteneciente al Gobierno, en 2014 se estableció como entidad independiente. Se define como “una compañía con fines sociales con oficinas en todo el mundo”, que solo en 2019 trabajó en 31 países.

“Es pionera”, explica Luis Miller. “Fue la primera y a partir de ahí se han creado más de 200 en todo el mundo. Del caso británico se puede aprender mucho, empezó como una oficina dentro del Gobierno y más adelante se convirtió en una institución independiente en estrecha colaboración con el poder. Siempre he pensado que en España sería muy necesario”.

Tanto Rey Biel como Miller se extrañan de que no haya BIT en España. “No solo porque sea uno de los pocos países que no la tienen”, dice Miller, “sino porque algunos de los temas que más nos importan como sociedad son los que abordan las Nudge Units: cumplimiento fiscal, educación, bienestar, medio ambiente, etcétera”. Bancos y aseguradores en España —entre otras compañías privadas— sí que cuentan con unidades de nudge.

Durante la pandemia, la BIT británica ha emitido opiniones sobre cómo promover las medidas de higiene o la distancia física. Tratan de basar sus informes en datos cuantitativos. Por ejemplo, un análisis con 363 sensores en varias localidades británicas muestra que las interacciones a menos de dos metros entre peatones se redujeron en un 95 % en marzo, pero para principios de junio ya se acercaban más a la normalidad.

Más investigación experimental en España

En España no se han hecho estudios que midan el seguimiento real de las medidas, aunque sí hay “algunas buenas encuestas sobre apoyo ciudadano” a ellas, indica Luis Miller.

Él ha trabajado con la del Instituto de Estudios Sociales Avanzados IESA-CSIC, ESPACOV, basada en 2.391 entrevistas realizadas entre el 4 y el 11 de abril. Muestran “algunos resultados muy interesantes, como que en ninguna de las medidas típicas de control de la pandemia hay diferencias [en el grado de apoyo] por ideología excepto una: el papel de las fuerzas armadas”.

La economía conductual fue muy importante a principios del siglo en España, se crearon laboratorios y había financiación, pero llegó la crisis de 2008, muchos emigraron y los laboratorios se cerraron”, lamenta Miller

Miller atribuye la falta de estudios conductuales en España a dos razones. Una es la última crisis: “La economía conductual fue muy importante a principios de siglo en España, se crearon laboratorios por todo el país y había financiación, pero llegó la crisis de 2008, muchos economistas conductuales emigraron y los laboratorios se cerraron. Todavía no se ha recuperado”.

Además, fuera del ámbito económico “el resto de científicos sociales en España, también los que se han incorporado a labores en distintos gobiernos, han sido relativamente escépticos con la incorporación de nuevos análisis conductuales”, agrega Miller. “Han preferido seguir utilizando técnicas más tradicionales, como encuestas y entrevistas”.

Ni Miller ni Rey Biel defienden el nudge como solución mágica. De hecho, en el Reino Unido la BIT también ha sido criticada recientemente al atribuírsele un papel en la decisión inicial —luego corregida— de no confinar a la población.

Pero lo cierto es que “todas las grandes instituciones internacionales están incorporando la perspectiva [de las BIT]”, explica Miller. Rey Biel, por su parte, pide más más investigación experimental en España en el área. Por ejemplo, que las campañas, los mensajes, se pongan a prueba con grupos de población elegidos expresamente.

Al reto de la higiene, la etiqueta respiratoria y la distancia social podría añadirse el de lograr que una parte importante de los ciudadanos se instalen una app de rastreo —si finalmente la medida sale adelante—. Lo ocurrido en otros países, como Australia, donde pocos ciudadanos la han descargado, hace prever que no será fácil. Miller cree que sin una buena campaña informativa e incentivos atractivos no se conseguirá.

Coronavirus OMS

Domingo 5 de Julio

Fue la víspera de Año Nuevo cuando China informó por primera vez a la Organización Mundial de la Salud sobre una misteriosa enfermedad que se estaba extendiendo a través de la metrópolis de Wuhan.

Desde entonces, la nueva pandemia de coronavirus ha puesto fin a la vida de miles de personas, ya que muchos países no se tomaron el virus en serio desde el principio.

Cuando los 11 millones de residentes de Wuhan quedaron encerrados a finales de enero, el mundo miró con conmoción. Semanas más tarde, países de todo el mundo estaban sacando páginas del libro de jugadas chino, poniendo restricciones extraordinarias a sus habitantes en un intento desesperado por detener la propagación del virus.

En el proceso, la economía mundial se hundió en la peor recesión en tiempo de paz en 100 años.

Mucho ha cambiado en los últimos seis meses. Las máscaras faciales son ahora una vista común. Trabajar desde casa es la nueva norma para millones de personas con la suerte de ser empleadas. Millones de trabajadores de primera línea arriesgan sus vidas todos los días. Y la gente ha pasado meses sin ver a sus abuelas, amigos o hijos.

Pero muchas cosas han pasado sin cambios. En febrero, el presidente Donald Trump predijo que el virus eventualmente desaparecería. Repitió la misma afirmación esta semana. Mientras tanto, más de 128.000 estadounidenses han muerto.

Estados Unidos ha sido golpeado peor que cualquier otro país. Representa sólo el 4% de la población mundial, pero una cuarta parte de las infecciones y muertes relacionadas con el coronavirus.

Los últimos seis meses han producido hitos horribles, y sólo está empeorando. El número de muertos ha aumentado rápidamente desde que la OMS declaró Covid-19 una pandemia en marzo. Y el número de casos globales está aumentando exponencialmente.

Como dijo esta semana el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus: “Estamos todos juntos en esto y todos estamos en esto a largo plazo”.

Las ciudades con espectáculos deportivos tienen más muertes por gripe

Vinculan un aumento en las muertes por gripe estacional a las ciudades de EE. UU. con equipos deportivos profesionales.

Cardazzi, Alexander and Humphreys, Brad R. and Ruseski, Jane E. and Soebbing, Brian and Watanabe, Nicholas Fuente: Available at SSRN: https://ssrn.com/abstract=3628649 Professional Sporting Events Increase Seasonal Influenza Mortality in US Cities

Universidad de West Virginia

Las ligas deportivas pueden considerar pedir un tiempo de espera para reabrir sus puertas a los fanáticos, según una nueva investigación dirigida por la Universidad de West Virginia que vincula un aumento en las muertes por gripe estacional a las ciudades de EE. UU. con equipos deportivos profesionales.

Analizando los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) desde 1962 hasta 2016, los economistas de WVU descubrieron que las muertes por gripe aumentaron entre un 5 y un 24 por ciento durante las temporadas de la NFL, NBA, NHL y MLB, con el mayor aumento para los juegos de NHL.

La investigación comenzó en marzo cuando organizaciones, como la NBA, suspendieron el juego debido al brote de COVID-19 en los EE. UU. Humphreys se intrigó aún más después de leer sobre un juego de fútbol en Italia que se cree que fue un catalizador para aumentar los casos positivos de ese país .

Dado que se cree que COVID-19 es más contagioso y mortal, el profesor de economía Brad Humphreys tiene un mensaje para las ligas deportivas hasta que haya una vacuna disponible o exista inmunidad colectiva: “No permita que los fanáticos vuelvan a los juegos”. “Abrir juegos deportivos profesionales para los fanáticos es probablemente una idea terrible, en términos de salud pública”, dijo Humphreys, uno de los autores del artículo “Los eventos deportivos profesionales aumentan la mortalidad por influenza estacional en las ciudades de Estados Unidos”. “Estás justo encima de las personas y todos gritan, gritan, chocan y abrazan. Y tienes gente comiendo y bebiendo. Podrías ponerte el virus directamente en la boca. La conclusión es que necesitamos estar mucho cuidado si estamos considerando abrir juegos a los fanáticos”.

Los coautores de Humphreys en WVU incluyen a Jane Ruseski, profesora asociada de economía, y Alexander Cardazzi, Ph.D. estudiante.

Los investigadores examinaron ciudades que introdujeron una nueva franquicia deportiva de las cuatro grandes ligas durante el período de 54 años.

La bienvenida a nuevos equipos en todas las ligas condujo a un aumento en la mortalidad por gripe, según el informe.

“Encontramos datos que informaron la mortalidad por gripe por ciudad por semana desde la década de 1960″, dijo Humphreys. “Decidimos que el mejor experimento era tratar de ver qué sucedía cuando una ciudad tenía un nuevo equipo deportivo profesional en comparación con las ciudades que no lo tenían. Al final resultó que, después de que un nuevo equipo deportivo profesional llegó a una ciudad, esa temporada de gripe y cada temporada de gripe después, más personas murieron de gripe.

“No son una o dos personas que mueren. Esto se acerca más a 30 o 40 muertes adicionales por gripe durante el transcurso de la temporada de gripe. Cuando se convierte en un virus que es más fatal como COVID-19, podríamos estar hablando de cientos de muertes adicionales debido a estos juegos “.

El estudio también mostró una disminución en las muertes por gripe en ciudades de EE. UU. durante los paros de la temporada. Eso significa que las ciudades informaron menos muertes por gripe durante el cierre patronal de la NBA de 2011 y la huelga de la NFL de 1982.

El 19 de febrero, el día de un partido de fútbol entre Atalanta y Valencia, solo había tres casos confirmados en el país de Italia. Dos semanas después, ese número aumentó a 997, justo en Bérgamo, al noreste de Milán y hogar del equipo de Atalanta.”En ese momento, tenían la tasa de mortalidad más alta en cualquier parte del mundo”, dijo Humphreys. “Ese juego sirvió como un evento superdifusor”.

La NBA y la NHL planean reanudar sus temporadas este verano, pero sin la asistencia de fanáticos. De hecho, los jugadores de la NBA tendrán la opción de usar un anillo inteligente Oura que detecta los primeros signos del nuevo coronavirus, que es parte de la investigación del Instituto de Neurociencia Rockefeller de WVU.

Los detalles de las próximas temporadas de MLB y NFL siguen siendo inciertos.

Los economistas esperan que esta investigación oportuna no solo ayude a informar las decisiones políticas de reapertura de la liga deportiva, sino también a reuniones masivas en general, como conciertos, conferencias y convenciones.

Algunas personas dirán: ‘Oh, pero todos pueden usar una máscara'”, dijo Humphreys. “Pero has visto cómo la gente está cumpliendo con eso, ¿verdad? Y si estas arenas están a plena capacidad, el distanciamiento social no está sucediendo”.

Un modelo COVID-19 utilizado anteriormente por la Casa Blanca proyecta que más de 200.000 estadounidenses podrían morir por el virus en octubre. Hasta el miércoles por la noche, 119.000 personas murieron por el nuevo coronavirus en los Estados Unidos, con un total de 2.2 millones de casos positivos.

“Nuestros resultados revelan que traer de vuelta a los fanáticos a los juegos sería un gran error”, dijo Humphreys.

“Imagine que alguien va a un juego y se sienta en las gradas y luego ve a ver a la abuela en el hogar de ancianos. Esperemos hasta que tengamos una vacuna o alcancemos la inmunidad del rebaño”.

¿Generación Coronavirus?

Los elementos catastróficos que han perpetuado la pandemia COVID-19 —interconexión global, cambio climático debido a la actividad humana, gran desigualdad económica y profundas venas de la anticiencia— han dado lugar a más de 9 millones de infecciones y casi 500 000 muertes en todo el mundo. Aunque los niños pueden ser menos susceptibles a la infección por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave y generalmente tienen mejores resultados que los adultos, COVID-19 como fenómeno pesa mucho en su salud y bienestar. Los niños de hoy son nativos digitales nacidos después del cambio del siglo XXI, que habitan un planeta en crisis y ahora heredarán las incógnitas de una pandemia. Este entorno de agitación ofrece un momento en el que podría surgir una nueva agenda para la salud con los niños y adolescentes en el centro, lo que podría determinar si esta generación, Gen C, será definida y confinada por las pérdidas de COVID-19.Con gran parte del mundo en pausa, se espera que los niños y adolescentes se muevan ágilmente entre su vida familiar analógica y los entornos digitales. Sin embargo, incluso los niños y adolescentes que están emocional y físicamente sanos y bien atendidos pueden experimentar las repercusiones potencialmente perjudiciales de esta rápida transición. En abril de 2020, más del 90% de los estudiantes del mundo no podían asistir físicamente a la escuela. Los cierres destinados a frenar la propagación de la pandemia han sido controvertidos y claramente de doble filo.

La enorme perturbación de la educación de los jóvenes pone en riesgo su bienestar a corto plazo y podría afectar toda su vida. Las escuelas también operan para compensar las deficiencias sociales. Para muchos niños y adolescentes, la capacidad de asistir a la escuela es la diferencia entre comer o que no lo hagas. En Sudáfrica, donde la desnutrición contribuye a la mortalidad infantil, más del 75% de los niños reciben al menos una comida al día en la escuela. Países como Estados Unidos y el Reino Unido también han visto aumentos drásticos en las familias que informan de la inseguridad alimentaria y el uso de los bancos de alimentos, lo que indica el florecimiento de los problemas asociados con el aumento de las dificultades financieras y el desempleo. En lugares donde las protecciones sociales han sido más limitadas, como América Latina, la consiguiente pobreza de una recesión económica relacionada con COVID-19 podría afectar desproporcionadamente a los niños, que podrían verse obligados al trabajo infantil para sobrevivir y renunciar a la escolarización, una eliminación aplastante de los beneficios en las últimas décadas para reducir la explotación infantil. El maltrato a los niños, ya sea físico, sexual o emocional, aumenta en tiempos de conflicto. De hecho, muchas métricas de maltrato infantil han aumentado, incluidas las visitas al departamento de emergencias para llamadas de lesiones graves y abuso. Otros efectos del distanciamiento físico y el cierre de escuelas, como el deterioro de las rutinas o el contacto social entre pares restringido, podrían causar problemas de salud mental nuevos o exacerbados y aumentar el riesgo de desarrollar trastornos psicológicos. La protección de la salud y el bienestar de los niños y adolescentes debe ser apropiada para el desarrollo de grupos de edad específicos, pero también para el espectro de condiciones y desafíos que los jóvenes podrían tener que hacer frente, incluidos aquellos que son médicamente frágiles o que tienen necesidades especiales. El aprendizaje a distancia puede ser productivo para algunos niños y adolescentes mayores, pero ciertamente no para todos, y la brecha digital creada por las desigualdades en el acceso a la tecnología e Internet se ha profundizado.La respuesta de las principales organizaciones médicas sobre los efectos de la pandemia COVID-19 en niños y adolescentes en general se ha silenciado y atrasado, llegando al final del año escolar para muchos. La Academia Estadounidense de Pediatría publicó orientación sobre la reapertura de la escuela en los EE.UU. en mayo de 2020, señalando que las comunidades deben prepararse para la posibilidad de cierres repetidos, pero diferidas a las autoridades estatales y locales sobre la seguridad y los plazos. El 17 de junio, en una carta abierta al primer ministro, más de 1500 pediatras del Royal College of Paediatrics and Child Health acusaron que sin un plan articulado para reabrir escuelas en el Reino Unido, “corre el riesgo de que se cicatricen las posibilidades de vida de una generación de jóvenes”.Como se detalló en febrero de 2020, la Comisión OMS-UNICEF–Lancet , una inversión digna en la infancia y la adolescencia va más allá de la educación formal y abarca la participación y la participación de la comunidad. Ahora la responsabilidad recae en los responsables políticos adultos no sólo en reemplazar lo que falta (comidas, vacunas y exámenes), sino también de reemplazar y extender de manera sostenible los andamios, y de reponer el compromiso de garantizar que el futuro para los niños y adolescentes sea digno de ellos. Los niños y adolescentes deben participar en la reconstrucción en cada paso y decidir si la Gen C representará algo más que el coronavirus.

El libro del cometa (1587)

https://publicdomainreview.org/collection/the-comet-book

Este impresionante conjunto de imágenes proviene de un tratado del siglo XVI sobre cometas, creado anónimamente en Flandes (ahora norte de Francia) y que ahora se celebra en la Universidad de Kassel. Comúnmente conocido como The Comet Book (o Kometenbuch en alemán), su título completo se traduce como “Comets and their General and Particular Meanings, According to Ptolomeé, Albumasar, Haly, Aliquind and other Astrologers”. Como el título (y de hecho los orígenes medievales del libro) sugiere que el enfoque se centra en el significado de los cometas, el folclore asociado y las supersticiones como se jugó en la Tierra, a diferencia de una exploración desde un punto de vista científico (el telescopio no se inventaría hasta el siglo siguiente). Los cometas se ven entonces en términos de sus misteriosos efectos terrestres, que por regla general ocupan firmemente la categoría desastrosa (“desastre” siendo latín para “mala estrella”) — incendios devastadores, vientos de demolición, derramamiento de sangre, pestilencia, hambrunas y algunas muertes por celebridades. Como cualquier dinosaurio te diría, la asociación de cometas y meteoros con eventos calamitosos no son del todo infundados — un cometa, nombrado aquí “Veru” (representado como una lanza ardiente) y ahora conocido como Swift-Tuttle, ha sido descrito como “el objeto más peligroso conocido por la humanidad” (aunque las posibilidades de que golpee la Tierra son todavía extremadamente pequeñas).

Según un artículo de 1977 de Jean-Michel Massing, la mayoría de los capítulos de The Comet Booktienen su origen en un tratado de autor anónimo Liber de significatione cometarum [Un libro sobre el significado de los cometas] hecho en España alrededor de 1238. En el siglo XV esto fue traducido al francés, una traducción que a su vez generó varias versiones ilustradas abreviadas ese mismo siglo. Es una de estas versiones abreviadas que, un siglo después, habría proporcionado la base para El libro del cometa,no sólo para el texto, sino también para las imágenes. Estos últimos, sin embargo, han sido espectacularmente mejorados. Mientras que, según Massing, la representación formal de los propios cometas no cambia tanto, en esta versión del siglo XVI han sido sacados de sus posiciones en línea con el texto y arrojados a los cielos de una serie de paisajes de página completa de colores asombrosos.

Las representaciones estilizadas de los cometas se hacen eco de la fantástica inclinación del texto : “Veru” como lanza, “Domina capillorum” como rueda ardiente, “Rosa” con la cara radiante, y “Scutella” como una especie de bastón celestial de Asclepio. En los paisajes por debajo de los cuales el arroyo del cometa vemos algunas pruebas también de sus efectos percibidos, por ejemplo, en la impresión de “Aurora”, que se pensaba que era un presagio de conflagraciones inminentes, una ciudad se llena de fuego. Como el observador agudo notará, las emisiones ardientes no se limitan sólo a los cielos o a las ciudades quemadas. En la imagen de “Miles”, cuyos efectos incluyen un malestar de las normas sociales, un personaje bruegel-esque puede ser espiado defecando en la esquina inferior derecha.

Este libro de cometas es, de hecho, uno de los dos tratados casi idénticos. La segunda versión (ahora en la Biblioteca Warburg de Londres) es muy probable que el trabajo del mismo escriba y artista, la principal diferencia es que la copia de Warburg tiene un capítulo adicional y un orden de ejecución ligeramente diferente para los cometas (el resultado de un error cuando la copia de Kassel fue enlazada en 1969).

Por último, para un libro sobre las apariciones ardientes, tal vez no sea del todo inapropiado saber que esta copia de Kassel nos llega hoy con algún daño por calor, no de cometas sino de bombas. En septiembre de 1941, un centenar de aviones aliados aplastaron a Kassel en una incursión en la que unos 350.000 (casi el 90%) de los libros y materiales impresos de la Biblioteca Estatal fueron destruidos. Afortunadamente el glorioso Libro de Cometas sobrevivió.