El Euskera. ¿De donde viene?

Imagen relacionada

Wilkipedia
El euskeravasco o vascuence​ (en euskera batúa: euskara)​ es una lengua que tiene su origen y se habla principalmente en Euskal Herria.​ Lingüísticamente, es una de las pocas lenguas no indoeuropeas de Europa y la única de Europa occidental. El euskera es además la única lengua aislada de Europa, es decir, que no tiene ninguna relación o conexión lingüística conocida con ningún otro idioma (vivo o desaparecido). Su diferenciado léxico y estructura gramatical, así como su posible conexión con las lenguas de la Europa prehistórica han suscitado el interés de lingüistas de todo el mundo.

A lo largo de su historia, el euskera (o su inmediato antecesor, el euskera arcaico) fue el idioma predominante de una amplia zona a ambos lados de los Pirineos, que abarca desde el río Garona y Burdeos al norte; la sierra de la Demanda y el Moncayo al sur (incluyendo toda la Rioja y partes de Soria); zonas de Cantabria y Burgos al oeste; y Andorra al este. Existen evidencias toponímicas y epigráficas sobre su presencia en todo ese ámbito, y los estudios epigráficos más recientes han fortalecido la hipótesis de la presencia del euskera en Soria antes de que se impusiese una lengua céltica y después latina.

En los últimos siglos, el euskera ha sufrido un importante retroceso en su número de hablantes debido a factores geográficos, políticos y sociológicos de diversa índole.​ Tras el final de la dictadura de Francisco Franco y la aprobación de la Constitución española de 1978, en Navarra, el euskera era hablado solo en su cuadrante noroeste, cuando consta que en siglos pasados la lingua navarrorum se hablaba en casi toda la extensión del antiguo Reino de Navarra. En Álava, el retroceso fue mayor, hablándose prácticamente solo en el valle de Aramayona, y algo en los pueblos colindantes.​ En Vizcaya se hablaba en toda ella, exceptuando la capital, la margen izquierda de la ría de Bilbao y Las Encartaciones. En Guipúzcoa, se hablaba en toda la provincia, aunque con focos fuertemente deseuskerizados, sobre todo en las zonas de fuerte migración desde otros lugares de España durante el siglo xx.​ Finalmente, dentro de Francia se hablaba en la mitad aproximadamente del departamento de Pirineos Atlánticos.​ Sin embargo, en los últimos años del siglo xx el conocimiento del euskera ha aumentado en todo Euskal Herria,​ aunque su uso en la calle se redujo entre 2007 y 2017.

En 2016 el 28,4 % de los habitantes del País Vasco, Navarra y País Vasco francés eran vascoparlantes. En el enclave de Treviño y el Valle de Villaverde, el porcentaje de vascoparlantes es del 22 % y 21 %, respectivamente. Del total de hablantes de euskera, el 93,2 % (700 300) vive en España y el 6,8 % (51 200) restante en Francia. Aproximadamente otras 400 000 personas, el 16,4 %, son además vascoparlantes pasivos (entienden el euskera pero tienen dificultades para hablarlo). En el enclave de Treviño y en Valle de Villaverde los vascoparlantes pasivos son el 17 %. En conjunto, el porcentaje de personas que tienen algún conocimiento de euskera se eleva hasta el 40 % aproximadamente.

Los vascoparlantes no están distribuidos uniformemente, sino que se concentran en una zona geográfica continua. El porcentaje de personas que entienden el euskera es de más del 40 % en Vizcaya y Guipúzcoa, en toda Álava excepto en algunas zonas del sur y oeste, en la zona septentrional de Navarra, y en Baja Navarra, Sola y el sur de Labort; de aproximadamente el 40 % en el sur y oeste de Álava, el enclave de Treviño y el Valle de Villaverde; y menor al 20 % en el centro y sur de Navarra.

Según el Atlas de lenguas en peligro de extinción elaborado por la Unesco, el euskera está en situación de “vulnerable”

Up Helly Aa Festival Vikingo

https://viajar.elperiodico.com/planes/fuego-tradicion-festival-vikingo-up-helly-aa

Con una gran procesión iluminada por antorchas y la quema de una galera vikinga, Up Helly Aa es el mayor festival de fuego de Europa. Su origen se remonta a la década de 1880 y, desde entonces, se ha convertido en un acontecimiento anual (aplazado o cancelado únicamente con motivo de la muerte de altos mandatarios o por la guerra).

La ciudad de Lerwick, capital de las Islas Shetland (Escocia), es el lugar donde, cada último martes de enero, se celebra este evento lleno de tradición y belleza. En el Up Helly Aasolo pueden participar activamente ciudadanos de Lerwick -el resto pueden ser espectadores- que se organizan 46 escuadrones basados en temas muy variados: algunos son históricos, otros tópicos e incluso satíricos.

Durante más de 600 años, los vikingos habitaron este territorio escocés en el que dejaron sus tradiciones que, al día de hoy, son honradas por los vecinos de Lerwick a través del festival Up Helly Aa. Éste comienza con el nombramiento de los Guizer Jarl, líderes de cada uno de los 46 escuadrones de los  vikingos. A este cargo solo pueden acceder los miembros de los comités organizativos y se nombran dos años antes de su liderazgo para que así puedan prepararlo adecuadamente. El Guizer Jarl toma el nombre de una figura de leyenda nórdica y cada uno recibe la armadura del líder anterior (además del casco, la coraza, el escudo, el hacha, la daga y el cinturón).

Así, cada uno de los escuadrones vikingos que integran el desfile de antorchas tiene que diseñar y hacer su propio traje y escudo, buscando la singularidad para sorprender a los asistentes. En cuanto a las armas, las opciones disponibles para completar el disfraz son hachas, espadas, lanzas, dagas, arcos y ballestas.

Mientras tanto, el comité organizativo del Up Helly Aa se encarga de preparar la exposición que alberga una réplica de una embarcación vikinga a tamaño real, trajes y objetos de interés de batallones pasados, y una extensa colección de fotografías de todos los festivales celebrados hasta la fecha que tiene lugar en el Museo de Shetland.

 

Llegado el gran día, el último martes de enero (30 de enero en 2018) el Guizer Jarl y su escuadrón marchan por las calles de la ciudad a las 8:30 horas. Durante el recorrido se realizan visitas a colegios, hospitales, asilos y el Museo Shetland. Pero la verdadera fiesta empieza por la tarde, cuando una procesión infantil abre el camino al desfile de Up Helly Aa. 900 antorchas son encendidas y portadas por los 46 grupos de vikingos, guiados por el Guizer Jarl, hasta el campo en el que quemarán un drakka -embarcación vikinga- construido por artesanos locales.

En este momento, todas las compañías forman un círculo en torno al barco al ritmo de la popular canción “Up Helly Aa” y lanzan sus antorchas hacia el drakka quemándolo. Una vez se apagan las llamas, los seguidores del Guizer Jarl cantan “The Norseman’s Home” y queda así inaugurada la noche de fiesta que dura toda la noche. Cada escuadrón se reúne en una sala diferente donde realizarán un espectáculo para sus invitados.

Up Helly Aa – The Norseman’s home

El ambiente festivo inunda las calles de Lerwick, e incluso los empresarios decoran sus comercios para participar en el concurso de escaparates temáticos. Muchas asociaciones y empresas locales aportan donativos para la organización del próximo Up Helly Aa, el evento más esperado del año.

 

Up Helly Aa

Hilda: la polémica pinup americana de la que nadie ha oído hablar nunca

LAURA CASELEY
https://www.littlethings.com/duane-bryers-hilda

Facebook / la maravillosa “Hilda” de Duane Bryers

Ya sea en revistas, en la televisión o en enormes carteles publicitarios en la carretera, recibir constantemente información sobre lo que se supone que debe “hacer” puede hacer mucho por su confianza y autoestima.

Y no fue mucho mejor en el pasado; en todo caso, ¡probablemente haya mejorado! Hoy en día, todo tipo de mujeres están aprendiendo a amar y celebrar sus cuerpos, sin importar lo que la sociedad diga que es y no es “hermosa”, como la mujer que muestra que no se trata de cómo se ve, sino de cómo se siente .

En el pasado, eran las clásicas chicas pinup las que mantenían los estándares de belleza para las mujeres: delgadas, altas y de piernas largas.

Pero en medio de todas estas bellezas delgadas, había alguien más. Es probable que nunca la hayas visto o escuchado de ella, pero ella estuvo allí para demostrar que no importa tu talla, cualquiera puede ser realmente sexy.

Su nombre era Hilda, y fue la creación del artista Duane Bryers. Este modelo de tamaño completo apareció en los calendarios desde la década de 1950 hasta la década de 1980, y fue bastante popular. Pero por alguna razón, ella se ha perdido en la historia.

Pero afortunadamente, la han encontrado de nuevo. ¡Échale un vistazo a ella (en más de una forma) a continuación!

A mediados del siglo 20, los pinups como este eran más comunes, y presentaban mujeres altas y delgadas en poses ingeniosamente sugerentes.

Pero, por suerte, hubo un pinup que representaba a mujeres más completas.

La creación del artista Duane Bryers, debutó en la década de 1950 en los calendarios de pinup.

 

Hilda era una alternativa a las chicas delgadas del calendario que imaginamos cuando pensamos en pinups. Ella también fue muy divertida.

 

Hilda fue pintada en muchos de los mismos escenarios que sus contrapartes más delgadas, pero también era más animada.

Parecía alguien con un gran sentido del humor.

 

Parecía una verdadera persona viva, divertida, enérgica y aventurera.

Pero todavía no había duda de que ella era una mujer atractiva y atractiva.

Ella tampoco solía ser dibujada en las poses “clásicas”, muchas de las cuales parecen incómodas y organizadas.

En cambio, Hilda estaba dibujada relajada y natural, incluso a veces un poco incómoda.

 

Pero eso la hace aún más agradable.

De hecho, en algunas imágenes, como esta, Bryers estaba claramente influenciada por viejas pinturas maestras, como las de Peter Paul Rubens, que también mostraban mujeres regordetas y bonitas como sus estrellas.

Ella también era bastante inventiva.

Ella se muestra con una veta aventurera, al aire libre, saliendo con animales y trepando árboles.

Parece la clase de chica que no tiene miedo de meterse en problemas por una aventura, ¡parece una persona con la que realmente quieres salir!

Y ya sea una cadena de margaritas o un saco de harina reciclado, también es bastante inventiva cuando se trata de bikinis.

¡Pero no todo el tiempo!

Por otra parte, Hilda era consciente de que, a veces, el mundo no es particularmente amable con las mujeres más grandes.

Entonces, ¿qué le pasó a Hilda? Bueno, ella pareció desvanecerse de la memoria por un tiempo.


Cualquiera que sea la razón, nos alegramos de que ella haya vuelto. 

Andreas Cellarius, 1660

Mapa celestial del magnífico Atlas coelestis del cartógrafo holandés-alemán Andreas Cellarius seu harmonia macrocosmica (atlas celeste de armonía universal). 

Publicada por Johannes Janssonius en 1660, las placas exquisitas fueron grabadas por Johannes van Loon. (Fuente de la imagen: Bibliotecas de la Universidad de Stanford)

Andreas Cellarius PLANISPHAERIUM ARTEUM

PLANISPHAERIVM ARATEVM Sive Compages ORBIVM MVNDANORVM EX HYPOTHESI ARATEA EN PLANO EXPRESSA. De Harmonica Microcosmica , Valk & Schenk, Amsterdam, 1708.

Andreas Cellarius (1596-1665) fue un cartógrafo holandés-alemán, mejor conocido por su Harmonia Macrocosmica, un importante atlas estelar publicado en 1660 por el editor de Amsterdam Johannes Janssonius (1588-1664 ) como suplemento cosmográfico a su Atlas Novus . Cellarius ya había comenzado a trabajar en este atlas antes de 1647 y pretendía que fuera una introducción histórica para un tratado de dos volúmenes sobre cosmografía, pero la segunda parte nunca se publicó. 

Los platos de su armonia macrocosmica.fueron reimpresos en 1708 por los editores de Ámsterdam Gerard Valk (1651-1726) y Petrus Schenk el Joven (1660-1711).

Estas cartas celestes se encuentran entre las obras grabadas y pintadas a mano más bellas de su época y son muy buscadas por los coleccionistas.

El grito de guerra de Colombia ¿Puede el ecoturismo reparar una nación dividida después de la guerra?

A fines de junio, cuando las lluvias comienzan a caer en las estribaciones de la región colombiana de La Macarena, algo mágico le sucede al río Caño Cristales.El agua se eleva y las plantas de Macarenia clavigera que bordean el fondo del río se convierten en una explosión de amarillos, naranjas y, lo que es más sorprendente, en un rojo frambuesa profundo, creando lo que los lugareños llaman un “arco iris líquido” en el bosque.

Hasta hace poco, otro tipo de rojo manchaba regularmente la región de Macarena, en el territorio controlado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El grupo guerrillero de izquierda era conocido por secuestrar y matar a civiles en su búsqueda por derrocar al gobierno. El conflicto entre las FARC y el gobierno colombiano, considerado una de las guerras más largas de la historia, se cobró aproximadamente 220,000 vidas y desplazó a aproximadamente 5.7 millones en el transcurso de sus 54 años. 

La guerra también tuvo un alto precio en el medio ambiente del país. Minería no regulada, bombardeos en oleoductos, cultivo tradicional de coca, la planta a partir de la cual se fabrica la cocaína.y la degradación general de las FARC y otros grupos criminales causó un daño estimado de $ 7,1 mil millones por año, según el Departamento de Planificación de Colombia. Pero el conflicto también trajo una inesperada ventaja ambiental: las FARC necesitaban los árboles para protegerse de los ataques aéreos, por lo que impusieron restricciones de tala a punta de pistola. Como resultado, las selvas tropicales y los bosques tropicales secos en La Macarena permanecen en gran parte intactos. La violencia también protegió a otros territorios de las FARC de la destrucción ambiental generalizada que tuvo lugar en zonas relativamente seguras del país a manos de empresas respaldadas por el gobierno que buscan recursos minerales y petrolíferos y tierras agrícolas.

Este verano, el 27 de junio de 2017, después de años de negociaciones y desmovilización, las FARC se desarmaron oficialmente. La esperanza está en el horizonte por primera vez en medio siglo, pero también lo son muchos obstáculos. Es un momento crítico para que Colombia decida cómo debería ser su futuro, incluido el destino de vastas extensiones de territorio que una vez tuvieron las FARC. Mientras que algunos buscan explotar estos recursos de reciente acceso, los conservacionistas, el servicio nacional de parques y el Ministerio de Turismo están poniendo sus esfuerzos en convertir las antiguas zonas de conflicto en centros de ecoturismo, con la esperanza de revitalizar la economía rota del país y empoderar a sus comunidades rurales.

Territorio controlado por las FARC

Antes del inicio de las negociaciones de paz, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tenían una gran presencia en todo Colombia. En 2012, esa área incluía 28 departamentos y 262 municipios en todo el país. Hoy en día, los sitios de ecoturismo están apareciendo en regiones anteriormente controladas por las FARC. Fuente: Indepaz.

En Negro de arriba a abajo
Santa Rita
Los Flamencos Wildlife Reserve
Caño Cristales
Amarillo
Presencia de las FARC en 2012.

Reconstruyendo una economía

Mientras que la mayoría de las ciudades colombianas permanecieron relativamente seguras durante el último medio siglo, las áreas rurales fueron las más afectadas por la guerra. Las regiones bajo el control de la guerrilla tuvieron poca o ninguna presencia estatal durante décadas, y la falta de una economía dirigida por el gobierno alimentó las actividades ilegales. Durante la mayor parte del conflicto, Colombia fue el mayor productor y exportador de cocaína del mundo. Las FARC generaron alrededor de $ 200 millones a $ 3.5 mil millones en ingresos cada año por el tráfico de las cosas. Si bien el comercio de drogas representó menos del 1 por ciento del PIB del país en los últimos años, este es un gran negocio para Colombia. El mercado no morirá con el desmantelamiento de las FARC.

“La violencia de las drogas en algunas áreas en realidad ha aumentado con la paz”, dice Bruce Bagley, profesor de la Universidad de Miami que estudia el conflicto y el tráfico de drogas en Colombia. “Tenemos grupos criminales que intervendrán y asumirán el control donde las FARC lo dejaron. “Habrá focos de violencia alrededor del comercio de coca en Colombia durante al menos la siguiente media década, si no más”.
Para evitar que las áreas rurales se conviertan en puntos de acceso criminales, y para traer a sus ciudadanos fuentes de ingresos muy necesarias, el gobierno debe hacer crecer la economía rural. Para los agricultores que actualmente cultivan aproximadamente 360,000 acres de coca, las FARC siempre han brindado protección y una alta compensación, y los agricultores a menudo cobran más del doble del precio de los cultivos tradicionales. Para contrarrestar esto, el gobierno lanzó programas de sustitución de cultivos y subsidios el año pasado. Si bien estos programas tienen potencial para cambiar la mentalidad a nivel local, no siempre han sido efectivos. Para calificar para la sustitución de cultivos, una región entera debe primero quedar libre de coca, lo que significa que los agricultores tienen que esperar meses o incluso años para recibir los beneficios del gobierno después de que dejan de cultivar coca. Incluso en áreas que sí califican para la sustitución de cultivos,

“La violencia de las drogas en algunas áreas en realidad ha aumentado con la paz”.
—Bruce Bagley, politólogo de la Universidad de Miami


Teniendo en cuenta los riesgos de la extracción y las limitaciones de la agricultura, los conservacionistas creen que el ecoturismo podría proporcionar el contrapeso económico necesario para influir en el país hacia la protección del medio ambiente. Y eso no es sin pruebas. En 2016, el turismo superó al carbón, convirtiéndose en la mayor fuente de ingresos extranjeros del país. “Es un momento crítico en el que el país decidirá seguir un modelo basado en el ecoturismo, el modelo de Costa Rica, o simplemente explotar todos los recursos que tienen”, dice John Myers, Director de Innovación para la Conservación del World Wide Fund For La naturaleza en colombia. “El turismo y la conservación deben ser aliados inteligentes porque hay muchos otros intereses en competencia que se mueven agresivamente”.

Riesgos y recursos

Colombia no tiene escasez de maravillas ecológicas para atraer a los viajeros extranjeros. Después de Brasil, es considerado el país con mayor biodiversidad en la Tierra. Cuenta con más especies de aves y orquídeas que en cualquier otro lugar del mundo, y el segundo mayor número de anfibios. El país está ubicado en la selva amazónica, contiene una franja de las montañas de los Andes y reclama las costas tanto del Pacífico como del Atlántico; Esto le da a Colombia una variedad más amplia de ecosistemas que en casi cualquier parte del mundo.

En los años transcurridos desde el inicio de las conversaciones de paz en 2012, las empresas de turismo locales comenzaron a hacer viajes a las nuevas fronteras de Colombia, incluidos destinos como Ciudad Perdida, una antigua ruina recientemente controlada por las FARC y Chocó, el centro de observación de ballenas en el Pacífico en el país. Los secuestros y asesinatos ocurrieron una vez con cierta regularidad. Si bien viajar a estas regiones remotas no está exento de riesgos, una disminución en la actividad de las FARC ha estado acompañada por una caída en la violencia, uno de los mayores impedimentos para establecer a Colombia como un destino de viaje. De 2000 a 2015, los secuestros en Colombia disminuyeron de más de 3,500 a 210 por año; y en 2016 la tasa de homicidios alcanzó un mínimo de 40 años.

Las agencias estatales de turismo han aprovechado la oportunidad, invirtiendo millones en campañas para promover destinos colombianos y para establecer recorridos en antiguas zonas de conflicto. Hasta ahora parece estar funcionando. Desde mediados de la década de 2000, el turismo ha crecido un promedio de 12.2 por ciento anual, más de tres veces el promedio mundial. Se ha prestado especial atención a los ecoturismo especializados, como la observación de aves y la caza de orquídeas. Estas actividades requieren guías expertos que reciben salarios más altos y tienden a centrarse en las áreas rurales aisladas que más carecen de desarrollo.

En total, se espera que el turismo cree aproximadamente 154,000 nuevos empleos en el país para 2025 y genere entre $ 17.6 y $ 22.5 mil millones al año, según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo. Eso es muy prometedor; Pero no hay garantías.

La transición de desgarrado por la guerra a la bienvenida no será fácil. Atraer a los turistas a una zona de conflicto es un desafío, sin importar lo hermoso o la biodiversidad que sea. Sin mencionar la dificultad que enfrenta el país para garantizar que los turistas tengan una estancia segura y agradable una vez que lleguen allí. En comparación con las reservas naturales y parques naturales bien establecidos en muchas otras partes del mundo, la infraestructura turística de Colombia es escasa. La mayoría de las áreas rurales carecen de hoteles, restaurantes y el personal especializado necesario para organizar y dirigir tours de aventura. Y la misma falta de caminos que obstaculiza las oportunidades para las personas que viven en áreas rurales limita la capacidad de los ecoturistas para visitar estas regiones sin alquilar vuelos caros o soportar largas caminatas por la jungla.

Se esperan 154,000 nuevos empleos de turismo en Colombia para el 2025.

Sin embargo, las principales figuras políticas de Colombia con frecuencia citan el turismo como un componente crítico de la economía posterior al conflicto y, en febrero, un grupo de galardonados con el Premio Nobel de la Paz emitió una declaración en la que afirmaba que la expansión del turismo era la clave para mantener la paz. Los defensores a menudo usan la historia de éxito de Caño Cristales para defender su caso. Atraer a unos 10,000 turistas al año, ahora es uno de los principales destinos de las empresas de turismo de aventura, y se ha convertido en una fuente de ingresos fundamental para los guías locales en La Macarena. El río ocupa un lugar destacado en las campañas de turismo del gobierno, que ayudan a atraer a más de 2,5 millones de turistas al país cada año.

Pero los operadores turísticos no son los únicos interesados ​​en sacar provecho del sitio recientemente accesible. En marzo de 2016, Hupecol Operating Company, una compañía petrolera con raíces en los Estados Unidos, recibió un permiso de fracking en la frontera de La Macarena, cerca de Caño Cristales. El proceso de permisos del proyecto avanzó sin una evaluación del potencial de daño ambiental al río.Cuando la noticia de esto comenzó a extenderse, la amenaza potencial para el valioso recurso turístico provocó la indignación pública, y obligó al Presidente Santos a paralizar el contrato del proyecto hasta que se pudiera realizar un estudio de impacto ambiental. Si bien la demora fue vista como una victoria para los defensores del ecoturismo, la decisión final aún está pendiente y las presiones para la extracción en otras partes del país continúan aumentando.

No hay paredes en la escuela de Santa Rita de la Sierra.Los escritorios se sientan en una losa de hormigón debajo de un techo de láminas de zinc, y la densa jungla se arrastra por el suelo. Es un lugar apropiado para la lección de hoy, un curso de capacitación para guías de senderismo.

Los aspirantes son todos de la comunidad de Santa Rita, un territorio de 4,000 acres en las estribaciones de las montañas de Sierra Nevada en el este de Colombia. Las 89 familias que viven en la ciudad llegaron durante las últimas décadas a través de un programa de reubicación del gobierno para las personas que perdieron sus tierras en el conflicto armado.

El curso de capacitación, organizado por el Cuerpo de Paz el día después del cierre de las conversaciones de paz con las FARC el 25 de agosto de 2016, forma parte de un programa diseñado para transformar al grupo de agricultores de subsistencia principalmente en guías turísticos. Los guías de Santa Rita comienzan su entrenamiento desarrollando un sendero a través de diferentes puntos de interés en las montañas cercanas a la ciudad y luego practican habilidades de guía conduciendo turistas voluntarios en excursiones.


Acósta no es ajena a este rally. El agricultor rural nació el año anterior al comienzo de la guerra y no ha conocido otra forma de vida. Vio a su familia asesinada por paramilitares de las FARC e hizo que su tierra fuera usurpada por rebeldes armados. Llegó a Santa Rita en el 2000 después de haber sido desplazado por segunda vez. Un año después de su llegada, los paramilitares de derecha (grupos criminales surgidos de milicias privadas creadas para luchar contra las FARC) invadieron las montañas, invadieron sus campos y esparcieron el terror. Tres veces, aviones del gobierno, patrocinados por las operaciones antidrogas de los Estados Unidos, envenenaron su plantación de cacao con productos químicos destinados a las plantaciones de coca cercanas.
En los últimos cuatro años, el gobierno ha disminuido la actividad paramilitar en Santa Rita a través de sangrientas campañas militares y negociaciones duras, y la región se ha vuelto más segura. Acósta ahora tiene un cultivo de cacao saludable que vende a una cooperativa local para la exportación, y está considerando el turismo como una forma de llevar más dinero a su comunidad. Sin embargo, la forma exacta en que se debe hacer y quién debe beneficiarse sigue siendo un punto de tensión.

Dividiendo el botín

Además de sus beneficios potenciales para las economías locales y el desarrollo rural, el gobierno considera que el ecoturismo es una de las oportunidades de empleo más prometedoras para los ex soldados de las FARC cuando se reincorporan a la vida civil. “Los guerrilleros pasaron años en la jungla, conociendo los senderos, los ríos y la vida silvestre para poder administrar mejor estas áreas para la guerra”, dice Julián Guerrero, vicepresidente de turismo de ProColombia, un brazo que promueve la exportación. del gobierno colombiano. “Ahora pueden usar ese conocimiento al servicio de la paz”.

Las FARC también tienen un gran interés en ayudar al desarrollo rural. Aparte de sus actividades criminales, la fuerza guerrillera es un ejército marxista-leninista autoproclamado. Los líderes de las FARC defienden la idea de luchar por la gente y elevar a la clase campesina. El acuerdo de paz le da a las FARC una participación en la política y les brinda a los líderes de la guerrilla la oportunidad de postularse para un cargo y reenviar estos ideales. La capacidad de las FARC para estimular el progreso en las áreas rurales donde tiene influencia es fundamental para la capacidad de la organización para obtener partidarios políticos.

Sin embargo, aunque el gobierno ha abrazado a regañadientes la inclusión de las FARC y sus aliados en sus planes de desarrollo, hay muchos otros que se oponen vehementemente al apoyo del gobierno a los líderes, soldados o cualquier persona de las FARC, como los cultivadores de coca, que se beneficiaron de Décadas de actividad ilegal. “El acuerdo de paz deja un mal sabor de boca”, dice Acósta. “El gobierno quiere dar dinero y oportunidades a las personas que han vivido fuera de la ley cuando deberían ayudarnos a nosotros, a las víctimas y a los pobres”.

“Los guerrilleros pasaron años en la jungla, conociendo los senderos, los ríos y la vida silvestre para poder administrar mejor estas áreas para la guerra.Ahora pueden usar ese conocimiento al servicio de la paz ”.
—Julián Guerrero, vice president of tourism for ProColombia

Más allá de las subsidiarias del gobierno, existen otras preocupaciones sobre quién se beneficiará del histórico acuerdo de paz de Colombia. A muchos les preocupa que las nuevas inversiones y el crecimiento económico en el sector privado se centren principalmente en grandes corporaciones y compañías multinacionales. Si bien el ecoturismo a menudo se presenta como una forma de proteger la tierra de las empresas, el turismo en general también puede traer su propia participación en las grandes empresas. Desde 2012, las grandes cadenas hoteleras de propiedad estadounidense como Best Western y Wyndham han ampliado sus operaciones en Colombia, mientras que muchas empresas locales no cuentan con el capital por adelantado para construir estructuras tan importantes.

“Lo que aún no está claro es si las personas de las comunidades pobres que fueron afectadas por el conflicto se beneficiarán de este auge en el turismo o si solo serán grandes cadenas hoteleras y agencias de viajes”, dice Luis Fernando Castillo, director de Calidris, La mayor organización de Colombia dedicada a la conservación y observación de aves. “Específicamente con la observación de aves y el ecoturismo, debemos darnos cuenta de que Colombia tiene algunas debilidades, en particular la falta de guías especializadas”.

En algunas áreas, donde los intereses de la conservación y el turismo chocan, las ONG han intervenido para ayudar a apuntalar nuevos proyectos que aborden estas necesidades. USAID ha lanzado capacitaciones de turismo en todo Colombia en un esfuerzo por salvar ecosistemas críticos. La Sociedad Audubon ha desarrollado una red de senderos de observación de aves en diferentes partes del país y ayuda a los observadores de aves a encontrar guías y alojamiento locales. Uno de esos lugares para beneficiarse de estos esfuerzos es la Reserva de Vida Silvestre Los Flamencos, una colección de lagunas costeras y manglares que proporciona un hábitat crítico para las aves en el bosque seco tropical y el desierto de la remota península de La Guajira.

Una tarde, poco después del final de las conversaciones de paz, me reúno con un grupo de turistas franceses en crema solar en la laguna de Los Flamencos. Los guías aquí son todos miembros de la comunidad indígena Wayuú que reside dentro de la reserva; Los líderes forman parte de una asociación local capacitada en turismo por USAID en 2013.
Seguimos mientras los guías empujan los botes de madera azul hasta la orilla del agua. Las velas blancas de las embarcaciones se agitan en el viento, imitando las alas de las grandes garzas que vadean en las aguas poco profundas cercanas. Cuando nos acercamos a la laguna, la música de bachata resuena en una casa cercana, y las bolsas de plástico y los envoltorios de comida se adhieren a los arbustos de la playa. Juan, uno de los guías, me ve mirando la basura y se acerca. Odia la música, dice; hace que sea difícil escuchar los gritos de los pájaros. En cuanto a la basura, “están trabajando en ello”, dice. Hay una campaña de concientización en marcha para alentar a la comunidad a manejar la basura.


Cuando los guías terminan de empujar nuestros botes en el agua, los pescadores tiran de sus redes para dejarnos pasar. Cuatro flamencos rosados ​​americanos (Phoenicopterus ruber) despegan y luego se acomodan en el agua a solo 50 metros, y los turistas sacan sus cámaras para tomar fotos del aterrizaje sincronizado. A principios de la década de 2000, esta escena en la laguna habría sido inimaginable para los residentes de la reserva. Con el país aún consumido por la guerra, solo los observadores de aves más hardcore visitaron Los Flamencos. Al principio, los wayuú temían que estos turistas, con sus visores y cámaras, estuvieran vigilando su territorio con el fin de robarlo, como se sabía que hacían los guerrilleros y los soldados paramilitares.Otros pensaron que sus cámaras de alguna manera estaban dañando a las aves.
Para evaluar el tipo de riesgo que estos turistas representaban para su comunidad, los wayuú enviaron a José Luis Pushaiana, de 9 años, a encontrar lo que estaban haciendo. La guía de observadores de aves, un colombiano de una provincia vecina, explicó la idea del ecoturismo y cómo podría ayudar a apoyar una economía local más fuerte. También mostró a la comunidad local cómo funcionaba el equipo de fotografía, lo que calmó sus temores.

Años más tarde, cuando la organización de observación de aves Calidris realizó una capacitación para guías de aves en el área, Pushaiana recordó su intercambio con el guía de su infancia y se inscribió con entusiasmo.Ahora es uno de los mejores guías de observación de aves en Colombia y dirige un programa para capacitar a otros de su comunidad.

“Antes, [los wayuú] protegían a las aves para nosotros mismos porque las valorábamos, pero ahora las estamos protegiendo para todos”, dice Pushaiana. “Es a través de las aves que creceremos nuestra comunidad.Este es el camino de Colombia hacia adelante “.

Los informes para esta historia fueron financiados por la Fundación Internacional de Mujeres por los Medios