La creación. De la Vía Láctea 

Paul Rubens 1636.
Segun la mitologia griega,Hera(esposa de Zeus)dio origen a la Via Lactea.Vemos a Heracles(hijo de Zeus y la mortal Almcmena)sobre el regazo de Hera adquiriendo la inmortalidad al ser amamantado por la diosa,acercandose al pecho mientras ella dormia.El impetu del niño desperto a la diosa,que ofendida lo aparto bruscamente de su pecho. La leche derramada formaria el camino de estrellas que conduce al Olimpo,la Via Lactea.Aparece a la izquierda la figura de Zeus como testigo del suceso,a cuyos pies se encuentran sus atributos,el aguila con los rayos en la boca.Detras de la diosa aparece su carro dorado tirado por dos pavos reales.Podemos ver a la diosa Hera con un blanco velo y desnuda,tan solo cubierta por un paño rojizo que apenas le cubre las piernas,contrastando con la blancura de su piel. La escena se desarrolla  sobre la esfera terrrestre y de fondo un cielo oscurecido donde resaltan las carnosas figuras.

Anuncios

Día Internacional contra los Ensayos Nucleares, 29 de agosto

Signing of the Partial Test Ban Treaty, 5 August 1963. Photo: CTBTO

Firma del Tratado de Prohibición Parcial de los Ensayos, 5 de agosto de 1963. El Secretario de Estado Dean Rusk, de Estados Unidos; el Ministro de Asuntos Exteriores Andrei Gromyko, de la Unión Soviética; y Lord Hume, del Reino Unido. Foto TPCEN.
http://www.un.org/es/events/againstnucleartestsday/history.shtml

El final de los ensayos nucleares

A continuación, en 2009, 2013 y en enero y septiembre de 2016, realizó cuatro pruebas más, que preocuparon casi unánimemente a la comunidad internacional. El Consejo de

Seguridad expresó su firme condena ante dichos ensayos que representaban una amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

La historia de los ensayos nucleares comenzó muy temprano en la mañana del 16 de julio de 1945 en un desierto cercano a la localidad de Alamogordo, en el estado de Nuevo México, donde Estados Unidos detonó su primera bomba atómica. Esta primera prueba nuclear, conocida como Trinity, fue la culminación de años de investigación científica con el «Proyecto Manhattan».

Durante los 50 años que pasaron entre el fatídico día de 1945 y la apertura para la firma del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (TPCEN) en 1996, se realizaron más de 2000 ensayos nucleares en todo el mundo.

  • Estados Unidos llevó a cabo 1032pruebas entre 1945 y 1992.
  • La Unión Soviética715 entre 1949 y 1990.
  • El Reino Unido 45 entre 1952 y 1991.
  • Francia210 entre 1960 y 1996.
  • China45 entre 1964 y 1996.

Después de que se abriera a la firma el Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares en septiembre de 1996, se realizaron aproximadamente media docena de pruebas con armamento nuclear:

  • India realizó dosensayos en 1998 (además de una denominada explosión nuclear pacífica en 1974).
  • Pakistándos en 1998.
  • República Democrática Popular de Corea, varios llevó a cabo varios ensayos en 2006, 2009, 2013 y 2016.

Ruptura de la moratoria de facto

Entre 1998 y 2016 se realizaron, supuestamente, nueve ensayos nucleares: dos por la India y dos por Pakistán en 1998, y cinco por la República Popular Democrática de Corea en 2006, 2009, 2013 y 2016, poniendo así fin a la moratoria de facto que había establecido el TPCEN.

La India realizó dos ensayos nucleares subterráneos, cuyo nombre en clave era “Shakti ‘98”, el 11 y 13 de mayo de 1998 cerca de la localidad de Pokhran. A diferencia de la prueba llevada a cabo en 1974, en esta ocasión el Gobierno de la India no declaró que se tratara de «ensayos pacíficos», sino que enfatizó la naturaleza militar de las explosiones.

Apenas dos semanas más tarde, Pakistán reaccionó con dos ensayos nucleares subterráneos en la cordillera Ras Koh.

Inmediatamente después, tanto India como Pakistán anunciaron moratorias unilaterales de ensayos nucleares y desde entonces no han realizado ninguno.

El ensayo nuclear anunciado por la República Popular Democrática de Corea el 9 de octubre de 2006 acabó con la moratoria de facto que había durado ocho años y atentó contra la letra y el espíritu del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares.

Tipos de ensayos nucleares

Ha habido explosiones nucleares terrestres, subterráneas (a más de 2400 metros de profundidad y en túneles horizontales) y submarinas (hasta 600 metros bajo el nivel del mar). Se han detonado bombas colocadas en torres, a bordo de barcos, en globos, lanzadas desde aviones y disparadas por cohetes a más de 300 km de altitud en la atmósfera.

Ensayos atmosféricos

Los ensayos atmosféricos se refieren a las detonaciones que tienen lugar en la atmósfera o más allá.

De las explosiones realizadas entre el 16 de julio de 1945 (Estados Unidos) y el 29 de julio de 1996 (China), más de 2000 en total, un 25%, es decir unas 500, se llevaron a cabo en la atmósfera: aproximadamente, 200 por Estados Unidos, 200 por la Unión Soviética, 50 por Francia, 20 por Gran Bretaña y 20 por China.

A mediados de los años cincuenta creció la preocupación internacional por la lluvia radioactiva resultante de los ensayos atmosféricos. En marzo de 1954, Estados Unidos probó su bomba de hidrógeno Castle Bravo en las Islas Marshall del Pacífico. La prueba Bravo produjo el peor desastre radiológico de la historia de ensayos de Estados Unidos. Por accidente se contaminaron con la lluvia radiactiva civiles de las Islas Marshall, militares de EEUU que prestaban servicio en el atolón Rongerik y el pesquero de arrastre japonés Lucky Dragon.

Los ensayos atmosféricos fueron prohibidos por el Tratado de Prohibición Parcial de Ensayos de 1963. Ha habido negociaciones que han dado una amplia réplica a la grave preocupación de la comunidad internacional por la lluvia radioactiva resultante de los ensayos atmosféricos. Estados Unidos, Unión Soviética y Reino tomaron parte en el Tratado; Francia y China no lo hicieron. Francia realizó su último ensayo atmosférico en 1974, China en 1980. Las estaciones internaciones de vigilancia (IMS, por sus siglas en inglés) de infrasonidos de TPCEN se usan para detectar explosiones nucleares mediante la monitorización de las ondas de sonidos de bajas frecuencias en la atmósfera. Las estaciones IMS de radionucleidos TPCEN están diseñadas para detectar partículas radioactivas que emanan de un ensayo atmosférico.

Ensayos submarinos

Los ensayos submarinos se refieren a las explosiones que tienen lugar en las profundidades submarinas o cerca de la superficie del agua. Se ha realizado un número relativamente bajo de ensayos submarinos. El primer ensayo nuclear submarino, Operación Crossroads, fue realizado por Estados Unidos en 1946 en sus áreas de pruebas del Pacífico en las islas Marshall con el propósito de evaluar los efectos de las armas nucleares usadas contra buques navales. Más tarde, en 1955, la Operación Wigwam de Estados Unidos llevó a cabo un único ensayo nuclear submarino a una profundidad de 600 m. para determinar la vulnerabilidad de los submarinos a las explosiones nucleares.

Las explosiones nucleares submarinas cerca de la superficie pueden desplazar grandes cantidades de agua y vapor radiactivo, contaminando barcos, infraestructuras y personas situadas en las proximidades.

Los ensayos nucleares submarinos fueron prohibidos por el Tratado de Prohibición Parcial de Ensayos de 1963. Las estaciones IMS hidroacústicas de TOCEN son las mejor adaptadas para detectar las explosiones nucleares submarinas.

De las más de 2.000 explosiones nucleares detonadas en el mundo entero entre 1945 y 1996, el 25% o más de 500 bombas explotaron en la atmósfera.

Ensayos subterráneos

Estación radionucleida 56, Peleduy, Federación Rusa. Foto: TPCEN.

Estación radionucleida 56, Peleduy, Federación Rusa. Foto: TPCEN.

Los ensayos subterráneos hacen referencia a las explosiones nucleares que detonan a profundidades variables bajo la superficie terrestre. Entre estos ensayos se encuentra la mayoría (es decir aproximadamente el 75%) de todas las explosiones nucleares durante la Guerra Fría (1945–1989); es decir, más de 800 de todos los ensayos realizados por Estados Unidos y cerca de 500 de todos los ensayos realizados por la Unión Soviética.

Cuando la explosión está totalmente contenida, el ensayo nuclear subterráneo emite una lluvia radiactiva insignificante en comparación con los ensayos atmosféricos. No obstante, si los ensayos nucleares subterráneos “descargan” en la superficie entonces pueden producir una cantidad considerable de restos radiactivos. Los ensayos subterráneos se hacen evidentes generalmente mediante la actividad sísmica relacionada con el efecto del dispositivo nuclear.

Los ensayos nucleares subterráneos fueron prohibidos por el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (TPCEN) de 1996, que prohíbe todas las explosiones nucleares en la Tierra.

El 75% de todas las explosiones de ensayos nucleares durante la guerra fría fueron subterráneos.

Las estaciones IMS sísmicas del TPCEN se usan para detectar explosiones nucleares subterráneas. Los datos sísmicos se combinan con los datos radionucleidos. Sólo la tecnología de radionucleidos puede determinar si una explosión es nuclear en su origen; sus estaciones y laboratorios por todo el mundo monitorizan la presencia de partículas y/o gases nobles en la atmósfera.

Para más detalles, vea Recuento de las Pruebas Nucleares : un desglose numérico del número de pruebas nucleares atmosféricas y subterráneas llevadas a cabo por cada país las pruebas para cada año a partir de 1945-2006.

Ensayos nucleares desde 1945 a 2009

El comienzo de la era nuclear

Estados Unidos inauguró la Era Nuclear en las horas anteriores al amanecer del 16 de julio de 1945 cuando detonó una bomba atómica de 20 kilotones con el nombre en clave «Trinity» en Alamogordo, Nuevo México.

Bajo el paraguas del «Proyecto Manhattan», el propósito original del ensayo ha sido confirmar que era viable un diseño de un arma nuclear del tipo implosión. También dio a los científicos y militares de Estados Unidos una idea del tamaño y efectos reales que dichas explosiones nucleares tendrían antes de usarlas en combate.

Mientras que el ensayo de Alamogordo demostró muchos de los efectos de la explosión, no consiguió en cambio aportar una comprensión con sentido de la lluvia nuclear radioactiva, que no fue bien entendida por científicos del proyecto hasta años más tarde.

Estados Unidos dejó caer dos bombas atómicas en Japón a finales de la Segunda Guerra Mundial: una fue una bomba de fisión con mecanismo de disparo no probada llamada «Little Boy», sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945; otra fue una bomba de tipo implosión probada en Alamogordo por primera vez un mes antes y denominada «Fat Man», sobre Nagasaki el 9 de agosto. Estas dos bombas juntas mataron unos 220.000 ciudadanos japoneses en el acto y más de 200.000 que murieron como consecuencia de la sobredosis letal de radiación.

Desde la «guerra caliente» a la Guerra Fría

El primer ensayo nuclear de la URSS «Joe 1» en Semipalatinsk, Kazajistán, 29 de agosto de 1949. Foto: TPCEN.

El primer ensayo nuclear de la URSS «Joe 1» en Semipalatinsk, Kazajistán, 29 de agosto de 1949. Foto: TPCEN.

En cuanto la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin en agosto de 1945, se inició una carrera total técnico industrial de armas nucleares entre las dos superpotencias que habían emergido recientemente, los Estados Unidos y la Unión Soviética. Entre 1946 y 1949, Estados Unidos realizó seis ensayos adicionales. Después, el 29 de agosto de 1949, la Unión Soviética ensayó su primera bomba atómica, «Joe 1». Este ensayo marcó el principio de la carrera de armas nucleares, «Guerra Fría», entre las dos superpotencias.

Con el primer ensayo de bomba atómica de la Unión Soviética el 29 de agosto de 1949, la carrera de armas nucleares «guerra fría» entre la URSS y Estados Unidos había comenzado..

Al principio, ni los Estados Unidos ni la Unión Soviética tenían suficientes armas nucleares que desperdiciar así que sus ensayos nucleares fueron relativamente limitados. Sin embargo, en los años cincuenta Estados Unidos estableció un sitio de ensayos exclusivo (Sitio de Ensayos de Nevada) y también uso un sitio en las islas Marshall (área de ensayos del Pacíficos) para realizar amplios ensayos nucleares. La Unión Soviética también comenzó a realizar pruebas en una escala limitada, fundamentalmente en Semipalatinsk en la República Soviética de Kazajistán. Los primeros ensayos fueron usados fundamentalmente para averiguar los efectos militares de las armas nucleares y para probar nuevos diseños de armas.

Unas tensiones exacerbadas y una atmósfera omnipresente de miedo y sospecha actuaron como catalizador para construir bombas más potentes y sofisticadas. Durante los años cincuenta se probaron nuevos diseños de bombas de hidrógeno en el Pacífico, ya que eran nuevos y mejorados diseños de armas de fisión.

En 1954, el Primer Ministro de la India Jawaharlal Nehru se convirtió en el primer hombre de estado que hizo una llamada para «permanecer quietos» y no realizar ensayos nucleares.

 La prueba Bravo produjo el peor desastre radiológico de la historia de ensayos de Estados Unidos. Atolón Bikini, islas Marshall, 1 de marzo de 1954. Foto: TPCEN.

La prueba Bravo produjo el peor desastre radiológico de la historia de ensayos de Estados Unidos. Atolón Bikini, islas Marshall, 1 de marzo de 1954. Foto: TPCEN.

El Reino Unido se convirtió en el tercer país en probar armas nucleares el 3 de octubre de 1952. Inicialmente, el Reino Unido probó principalmente en Australia y más tarde en los Estados Unidos. Desde 1958 en adelante su programa fue coordinado estrechamente con el de los Estados Unidos a través del Acuerdo de Defensa Mutua entre el Reino Unido y los Estados Unidos.

La primera bomba de hidrógeno

El 1° de noviembre de 1952 los Estados Unidos se convirtieron en el primer país en probar la bomba de hidrógeno. El ensayo Castle Bravo del 1 de marzo de 1954 liberó 15 megatones y fue el arma nuclear más grande que jamás había detonado Estados Unidos. Por accidente, los atolones habitados de Rongelap, Rongerik y Utirik estaban contaminados con lluvia radioactiva como lo fue el pesquero de arrastre japonés Lucky Dragon. La controversia sobre la lluvia radioactiva de las actividades de los ensayos causó una gran preocupación internacional.

El 2 de abril de 1954, el Primer Ministro de la India Jawaharlal Nehru se convirtió en el primer hombre de estado que hizo una llamada para «permanecer quietos» y no realizar ensayos nucleares. No obstante, esto hizo poco para detener los amplios ensayos nucleares que caracterizaron los siguientes 35 años y que no remitieron hasta el final de la Guerra Fría a finales de los años noventa.

Desde 1955 hasta 1989, el número medio de ensayos nucleares realizados cada año fue 55. Los ensayos nucleares tuvieron su apogeo a finales de los cincuenta y principios de los sesenta. Sólo en el año 1962 se realizaron hasta 178 ensayos: 96 realizados por los Estados Unidos y 79 por la Unión Soviética. Este fue el año de la Crisis de los Misiles de Cuba cuando la Guerra Fría amenazó con convertirse en una guerra nuclear. El año anterior había visto los ensayos del arma nuclear más grande que hubiera explotado jamás, La “Tsar Bomba” de la Unión Soviética con un resultado de 50 megatones. Fue probada en el sitio de ensayos Novaya Zemlya cerca del Círculo Ártico.

Francia y China se convirtieron en Estados de armas nucleares en 1960 y 1964 respectivamente, con ambos programas nucleares concebidos para proporcionar unas armas nucleares disuasorias creíbles. Francia probó inicialmente en Argelia y posteriormente en el Pacífico Sur. China realizó todos sus ensayos nucleares en Lop Nur en la Provincia de Xinjiang.

El tratado de prohibición parcial de los ensayos de 1963 prohibió los ensayos, incluyendo aquellos que tenían fines pacíficos, en la atmósfera, bajo el agua y en el espacio…pero no prohibió los subterráneos.

A principios de los años sesenta se vio la introducción del único esfuerzo de limitación de los ensayos que tuvo efectos concretos sobre cómo se realizaban los ensayos durante la Guerra Fría. El tratado de prohibición parcial de los ensayos de 1963 prohibió los ensayos militares y para fines pacíficos, en la atmósfera, bajo el agua y en el espacio. El Tratado fue importante desde un punto de vista medioambiental, haciendo decaer la lluvia radioactiva que estaba estrechamente asociada con los ensayos atmosféricos, pero hizo poco para impedir los ensayos nucleares en su conjunto, que en su mayor parte pasaron a ser subterráneos.

Crecientes arsenales nucleares

Los arsenales nucleares del mundo se inflaron durante la Guerra Fría, de un número ligeramente superior a las 3.000 armas en 1955 a más de 37.000 armas en 1965 (Estados Unidos 31.000 y la Unión Soviética 6000), a 47.000 en 1975 (Estados Unidos 27.000 y la Unión Soviética 20.000) y más de 60.000 a finales de los años ochenta (Estados Unidos 23.000 y la Unión Soviética 39.000).

Según la Iniciativa de la Amenaza Nuclear, Israel inició un programa nuclear en los años cincuenta y había completado la fase de I+D de su programa de armas nucleares en 1986, aunque no ha probado dicha arma, según el conocimiento público. Israel ha adoptado una llamada «política de ambigüedad nuclear», ni confirmando ni negando su estado nuclear. No forma parte del Tratado de No Proliferación de 1968, y ha firmado pero no ratificado el TPCEN.

Oficialmente, la India se convirtió en la sexta nación en desarrollar armas nucleares, realizando un ensayo nuclear, declarado como explosión nuclear pacífica, en mayo de 1974.

En 1982, otra nación más, Sudáfrica, adquirió armas nucleares, según el Centro sobre Estudios de No Proliferación del Instituto de Monterrey. Según el conocimiento público, Sudáfrica no realizó ningún ensayo nuclear. Menos de diez años más tarde, con la transición anticipada a un gobierno de elección por mayoría, Sudáfrica desmanteló todas sus armas nucleares, la única nación hasta la fecha que renunció voluntariamente a las armas nucleares bajo su completo control. La desmantelación se completó en 1991. El mismo año, Sudáfrica accedió al Tratado de No Proliferación de 1968 como Estado sin armas nucleares. Votó abrumadoramente para acabar con el apartheid el 18 de marzo de 1992.

Los ensayos nucleares subterráneos fueron prohibidos por el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares de 1996, que prohíbe todas las explosiones nucleares en la Tierra.

El mundo no fue testigo de ninguna disminución significativa de las actividades de ensayos nucleares y de la adquisición de armas nucleares entre los Estados con armas nucleares hasta principios de los años noventa. El número total de ensayos nucleares en la segunda mitad de los años ochenta llegó a ser 174.

Pero las relaciones más calidas entre la Unión Soviética y los Estados Unidos desde mediados de los ochenta prepararon el camino, como también lo hizo la caída del Muro de Berlín en 1989 y la disolución de la Unión Soviética en 1991, que fue sustituida por la Federación Rusa. Bielorrusia, Kazajistán y Ucrania que junto con Rusia han albergado el arsenal nuclear soviético, se convirtieron en Estados de armas no nucleares según el Tratado de No Proliferación. El sitio de ensayos principal de la URRS, Semipalatinsl en Kazajistán, fue cerrado en 1991.

Moratoria sobre las pruebas nucleares

En 1990, la Unión Soviética propuso una moratoria sobre los ensayos nucleares que fue acordada por el Reino Unido y los Estados Unidos. Esto generó una oportunidad de avanzar pata los abogados que, durante decenios, ha promovido una prohibición completa de todos los ensayos nucleares.

Entre 1998 y 2007 se realizaron unos cinco ensayos nucleares: dos por India y dos por Pakistán en 1998 y uno declarado por la República Popular Democrática de Corea en 2006.

El último ensayo nuclear de la Unión Soviética tuvo lugar el 24 de octubre de 1990; el del Reino Unido el 26 de noviembre de 1991 y el de los Estados Unidos el 23 de septiembre de 1992. Francia y China realizaron sus últimos ensayos en enero y julio de 1996 respectivamente, antes de firmar el Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares el día que se habilitó para firmar, 24 de septiembre de 1996, junto con los otros tres Estados de armas nucleares y 66 otros países. Francia cerró y desmanteló todos sus sitios de ensayos nucleares en los años noventa; es el único Estado de armas nucleares que lo ha hecho hasta la fecha.

Tratado de prohibición completa de los ensayos nucleares (TPCEN)

El Tratado

El Día contra los Ensayos Nucleares gira entorno al Tratado que promueve su total prohibición a nivel mundial, sean terrestres, subterráneos, subacuáticos o atmosféricos. El Tratado también tiene por objetivo obstaculizar el desarrollo de armas nucleares, ya que tanto el desarrollo inicial como la mejora sustancial (bomba H) requieren ensayos reales. El TPCEN hace casi imposible que los países que aún no tienen armas nucleares poder desarrollarlas, de la misma manera que impide que aquellos que poseen armas nucleares desarrollen armamento nuevo o más avanzado. También ayuda a prevenir los daños que causan a los seres humanos y al medio ambiente.

Historia

Desde 1945 hasta que el TPCEN se abrió a la firma en 1996, se realizaron más de 2000 ensayos nucleares: Estados Unidos, unos 1000; la Unión Soviética, aproximadamente 700; Francia, más de 200; y el Reino Unido y China, unos 45. Tres países han roto la moratoria de facto y han hecho pruebas con armas nucleares desde 1996, a saber: India y Pakistán en 1998, y la República Popular Democrática de Corea (RPDC) en 2006, 2009, 2013 y 2016. Durante la Guerra Fría, se intentó repetidas veces negociar la prohibición completa de las pruebas, pero hasta los años noventa no se hizo realidad el Tratado, cuyas negociaciones tuvieron lugar en Ginebra entre 1994 y 1996.

Un tratado sin efecto

Para que el Tratado entre vigor son necesarias las firmas y las ratificaciones de los 44 países listados específicamente en el documento, aquellos que poseían capacidad nuclear en el momento de las negociaciones finales del Tratado en 1996.

De esos 44, faltan ocho por firmar: China, la República Popular Democrática de Corea, Egipto, India, Irán, Israel, Pakistán y Estados Unidos. RDPC, India y Pakistán aún tienen que firmar el TPCEN. A fecha de 2017, 183 países han firmado de Tratado, de los cuales 166 también lo han ratificado.

La Organización del Tratado

Como el Tratado aún no está en vigor, la Organización se llama Comisión Prepatatoria para la Organización de la Prohibición Completa de Ensayos Nucleares, u OTPCEN. Se fundó en 1996, con aproximadamente 260 personas de la mayoría de los 182 Estados Miembros del TPCEN. Su máximo responsable es el Secretario Ejecutivo, Tibor Tóth (Hungría). Las tareas principales del TPCEN son la promoción del Tratado y la construcción del régimen de verificación para que esté operativo cuando el Tratado entre en vigor. El presupuesto es aproximadamente de US$120,000,000 o €82,000,000.

Régimen de verificación

Es un sistema único y completo. En el corazón del régimen de verificación se encuentra el Sistema de Monitorización Internacional (IMS), que consta de 337 instalaciones repartidas por todo el mundo que monitorizan constantemente el planeta para buscar señales de explosiones nucleares. Aproximadamente el 80% de estas instalaciones ya envían datos al Centro Internacional de Datos de la sede principal del TPCEN de Viena. El IMS usa las siguientes cuatro tecnologías innovadoras:

  • Sísmica: Cincuenta estaciones sísmicas primarias y 120 auxiliares monitorizan las ondas de choque en la Tierra. La amplia mayoría de estas ondas de choque, muchos millares cada año, son causadas por terremotos. Pero también se detectan las explosiones causadas por el hombre tales como las explosiones mineras o los ensayos nucleares anunciados por la RPDC en 2006.
  • Hidroacústica: Once estaciones hidrófonas «escuchan» las ondas sonoras de los océanos. Las ondas de sonido de las explosiones pueden viajar muy lejos bajo el agua.
  • Infrasonidos: Sesenta estaciones sobre la superficie pueden detectar ondas de sonido de frecuencias ultrabajas (inaudibles para el oído humano) que son emitidas por grandes explosiones.
  • Radionucleidos: Ochenta estaciones miden la atmósfera para detectar partículas radioactivas, 40 de ellas también capturan los gases nobles. Solamente estas medidas pueden dar una clara indicación sobre si una explosión detectada por los otros métodos era realmente nuclear o no. Tienen el respaldo de 16 laboratorios radionucleidos.

Inspección en el sitio

Si los datos de las estaciones IMS indican que ha tenido lugar un ensayo nuclear, un Estado Miembro puede solicitar que se lleve a cabo una inspección in-situ para reunir evidencias que permitan hacer la evaluación final sobre si una explosión nuclear, una violación del Tratado, ha tenido lugar en realidad. Esto sólo será posible después de que el TPCEN haya entrado en vigor. Se realizó un gran ejercicio de inspección in-situ en septiembre de 2008 en Kazajistán.

Aplicaciones civiles y científicas

Los datos de IMS son facilitados a los Estados Miembros del TPCEN y a otras organizaciones internacionales. También se usan para aplicaciones distintas a la verificación de la prohibición de ensayos, tal como los avisos de tsunamis (probando los datos oportunamente), investigación en el núcleo de la Tierra, monitorización de terremotos y volcanes: investigación en los océanos, investigación de los cambios de clima y muchas otras aplicaciones.

Un poco sobre la sal en la historia de México

montana-de-sal

SAL. f. Sustancia ordinariamente blanca, cristalina, de sabor propio bien señalado, muy soluble en agua, crepitante en el fuego y que se emplea para sazonar los alimentos y conservar las carnes muertas.

Es el cloruro sódico; abunda en las aguas del mar y se halla también en masas sólidas en el seno de la tierra, o disuelta en lagunas y manantiales. (Diccionario de la Lengua Española)

La sal es un compuesto iónico cuya fórmula química es NaCl. Por cada gramo de sal, alrededor de 40 por ciento (39.337%) se compone de sodio (Na) y cerca de 60 por ciento (60.663%) es cloruro (Cl).

En cualquier región del mundo, siempre ha sido necesaria para la supervivencia humana.  Así, ya en la historia antigua los señores de la tierra y los gobiernos dependían, de la sal para aplicar sus intenciones políticas, ya fuera como poderosa arma de guerra, o ya fuera como objeto de obtener ingresos.

En cuanto a México, durante más de 300 años, desde la segunda mitad del siglo XVI hasta principios del XX, la sal cobró una importancia adicional.  México fue el primer país del mundo que uso la sal en gran escala con propósitos industriales.  De tal suerte, durante un largo periodo, la sal fue fundamental para la economía del país.  Debido a la distribución y la calidad desiguales de los recursos salineros, así como a la diversidad geográfica y geológica del país, lo más probable es que a lo largo de los milenios, México también haya desarrollado la más amplia variedad de métodos para la recuperación del cloruro de sodio. Actualmente, aún es posible captar los últimos destellos de las prácticas precolombinas para la obtención de sal, pero también puede verse la planta solar más grande del mundo, al frente de la tecnología internacional.

La historia de la sal en el México colonial

La conquista despojó a la sal de toda su importancia política previa, en la cultura indígena y a veces también en la mestiza, la sal ha conservado parcialmente su uso ritual y medicinal.  La mitología y la religión prehispánica, el contexto ritual de la sal y los tabúes de la privación subrayan el valor atribuido a este producto. Con su compleja y pluralista variedad de deidades, la religión azteca conocía, por ejemplo, a Uixtocíuatl, la diosa de los salineros y de las aguas saladas.  Después de la conquista, la conversión de los indígenas a las doctrinas católicas perpetuó algunas creencias o las transformó. Un ejemplo es la veneración de Nuestra Señora de la Sal de Ixtapa, en Chiapas.

A diferencia de Europa, la Mesoamérica precolombina apenas dio algún uso distinto a la sal en las artesanías e industrias. Esta situación cambió después de la conquista, fueron cada vez numerosos los artesanos que adoptaron las técnicas europeas para la cura de pieles, la fabricación de nuevos tipos de cerámica y vidriado, así como la manufactura de vidrio.

En México, desde el siglo XVI hasta principios del XX, el uso de cloruro de sodio o de las efloresencias sumamente salinas (sal tierra) en el procesamiento de minerales de plata se mantuvo como factor decisivo en la industria salinera del país.

Con el objeto de garantizar una continua producción del metal, la producción y la comercialización de la sal fueron prioritarios en toda la planificación virreinal.  La necesidad de cloruro de sodio para la alimentación y las industrias domésticas, era relativamente predecible.

La historia de la sal de la Independencia al México actual

Después de la independencia y a mediados del siglo XIX, cuando sucedieron las grandes pérdidas territoriales del México independiente, la sal se convirtió en artículo de exportación, en este contexto histórico, la exportación de sal de Baja California a California tiene una historia muy interesante.  Antes de las construcciones de las plantas de sal solar en aquel estado, Isla del Carmen abastecía de sal a California.

Durante la última década del siglo XIX, la industria de la plata adoptó nuevas tecnologías más eficientes y la industria salinera mexicana experimentó grandes cambios, compensando estos, en forma gradual por el consumo de la población creciente, los acontecimientos de la revolución opacaron en cierto punto esta drástica disminución de la demanda y el gobierno tuvo que intervenir para regular y disminuir la producción de sal.

Sal

Después de las turbulencias políticas y económicas generadas por la Revolución Mexicana, se comenzó a construir una multitud de plantas químicas desde fines de la década de los cuarenta, esta industria se sitúa actualmente como uno de los principales consumidores de sal y recientemente, la industria química también ha venido adquiriendo plantas salineras.

A partir de la Segunda Guerra Mundial, cuando la industria química empezó a surgir, las exportaciones tuvieron perspectivas más brillantes, y desde los años cincuenta, se explotaron las posibilidades de exportar sal a Japón, país que tiene escasez de este producto. Estos planes no se realizaron de inmediato por falta de transporte y producción. Casi al mismo tiempo, se empezó a construir con inversión estadounidense una de las plantas de sal solar más grandes del mundo en Guerrero Negro, Baja California Sur; la que posteriormente fue nacionalizada y en la actualidad, México se ubica como uno de los principales exportadores de sal, compitiendo con Australia por el mercado japonés.

Los principales métodos de producción de sal en México son:

Sal por evaporación solar (sal marina)

Este método de producción abarca alrededor del 85% de la sal producida en México. En términos generales consiste en obtener agua de mar o salmuera natural para evaporarla a través de la acción combinada de energía solar y eólica. Cuando la salmuera alcanza su punto de saturación da inicio la cristalización del cloruro de sodio. En este procedimiento podemos encontrar variantes como salinas que efectúan cristalización fraccionada, cristalización con salmueras no depuradas y salinas de tipo artesanal.

Sal evaporada al alto vacío

Este proceso se lleva a cabo en una planta específicamente diseñada para este fin. Consta esencialmente de evaporadores e intercambiadores de calor, también se le conoce como refinería. Una de las ventajas del proceso de producción de sal por medio de refinación es que se puede obtener sal muy cristalina, blanca y de alta pureza (99.5%).

Sal en cuencas endorreicas

En México existen grandes áreas salinas ubicadas en el interior del país, sin embargo, actualmente estas explotaciones salineras, por el poco volumen de producción y por su calidad variable, han quedado limitadas a mercados locales o sales para forraje y curtiduría principalmente. Este tipo de explotación consiste en abrir pozos para aprovechar las salmueras subterráneas o tajos longitudinales para aprovechar afloramientos o depósitos superficiales de sal. Después se bombean la salmuera a vasos evaporadores donde se depositan las sales que se van cristalizando.

Producción 2014Producción mundial de sal

México ocupa el séptimo lugar a nivel mundial en producción de sal y es el primer lugar en América Latina.

Producción nacional

La mayor parte de la sal que se produce en México es por evaporación solar (sal marina). Este tipo de sal se cosecha a lo largo de los litorales del Golfo de México y del Océano Pacífico.

También se produce sal gema utilizando salmueras subterráneas que son evaporadas al alto vacío en regiones de Veracruz y Nuevo León.

De igual forma se obtiene sal de lagunas solares como la Laguna del Rey en Coahuila, Laguna del Jaco en Chihuahua y Laguna de Santa María en San Luis Potosí.

La mayor parte de la producción de sal en México proviene del estado de Baja California Sur, el resto se distribuye en 14 estados, entre los que destacan: Veracruz, Yucatán, Sonora y Nuevo León.