National Blues Museum St. Louis Missouri

Happenings at the Museum
Ending on May 19, 2018 is our traveling exhibit “See That My Grave is Kept Clean”, by Curator John Wegrzyn 

in the Scott and Dianne McCuaig Family Gallery

The exhibit entitled “See That My Grave Is Kept Clean” is taken from a song by Blind Lemon Jefferson and includes rubbings of Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Stevie Ray Vaughn, Mississippi Fred McDowell, Memphis Minnie, Professor Longhair and dozens more.

John Wegrzyn has traveled the United States visiting grave sites of famous blues musicians for the past 20 years. About 10 years ago he created gravestone rubbings on album record sleeves from these sites. This process transforms the images of the gravestone onto paper making a unique artful homage to each musician.

Our upcoming exhibit is
“Expresssions of the Blues”, by Curator Carol Boss, June 2nd – September 29, 2018
in the Scott and Dianne McCuaig Family Gallery

Curators talk – 12-1 p.m., June 2

Influenced by Toulouse-Lautrec and Van Goghs vibrant use of color and harsh brush technique, the artwork of Carol Boss is enhanced by bright accents of color and tells a story. Most of her works focus on the City of Saint Louis, musicians, blues and the Delta.

‘Blues Improvisation Workshop’ on May 26th
by Gerard Conners

“In this workshop I will demonstrate how to create meaningful jazz solos, even if you are a beginner with limited knowledge of music theory, using the two basic Blues Scales that are commonly played by jazz and blues improvisors, rather than one single scale. Step-by-step you will learn how to develop a blues vocabulary, as well as expand your ideas for composing, so that your playing sounds authentically bluesy.”

To learn more, and to register for this event, visit our event page – https://www.facebook.com/events/400196810443406

Sterling K. Brown highlights
the National Blues Museum during SNL

During a recent broadcast of Saturday Night Live, this actually happened.
Yes, the broadcast of Explore St. Louis commercial with Sterling K. Brown recommending the National Blues Museum.

Check it out right here

#SterlingKBrown

Join the Blues Museum Jam!

Enjoy our ‘Sitting on the Porch’ jam session, it’s every Thursday from 6-8 PM in the Lumière Place Legends Room.It’s about mentoring and strengthening the Blues legacy, with guest musicians being mixed with experienced players.

Come Join the Jam!l


#jointhejam

Howlin’ Fridays
in May

Happy Hour from 5-7 PM, Live Music from 7-10 PM
in the Lumière Place Legends Room

May 18th
Skeet Rodgers and the Inner City Blues Band
May 25th
Marquise Knox

Standard Seating and Premium Table Seating tickets may be purchased in advance by calling (314) 925-0016 ext. 403 or in person the night of the show at the National Blues Museum Box Office.
If you can’t attend the show, watch it on our Live Stream feed
or on our Facebook page.Howlin’ Fridays are sponsored in part by The Regional Arts Commission of St. Louis and WSIE 88.7 FM The Sound.

       

#RACStLouis #wsie887thesound #howlinfridays #nationalbluesmuseum

Soulful Sundays
in May

From 4-7 PM in the Lumière Place Legends Room

May 20th
Ghalia & Mama’s Boys
May 27th
Big George Brock

Standard Seating and Premium Table Seating tickets may be purchased in advance by calling (314) 925-0016 ext. 403 or in person the night of the show at the National Blues Museum Box Office.
If you can’t attend the show,
watch it on our Live Stream feed or on our Facebook page.Sponsored in part by the Missouri Arts Council

 #MoArtsCouncil #soulfulsundays #nationalbluesmuseum

Blues in Brief

Saturdays at noon feature our ‘Blues in Brief’ presentations,
showcasing the people, places and history of the Blues.
Free with your paid museum admission!

This Saturday, May 19th features:
The story of Chess Records

Next Saturday, May 26th features:
The Legend of the Crossroads

“The Blues Highway”

Have you heard the National Blues Museum’s radio program,
“The Blues Highway”?
You can listen live every Thursday from 5:00 PM – 7:00 PM.
on WSIE 88.7 the Sound.

If you miss our show, you can always enjoy any of the Blues Highway shows on the National Blues Museum website.



Email us at radio@nationalbluesmuseum.org

 #wsie887thesound #nationalbluesmuseum #theblueshighway
The National Blues Museum Presents:
Cedric Burnside –
An Evening With

at the Old Rock House on May 24th
Doors 7pm, Show 8pm

A Grammy nominee for best blues album for “Descendants of Hill Country, Cedric Burnside comes by his love of the music naturally, as he is the grandson of R.L. Burnside, and the son of drummer Calvin Jackson.
The ‘National Blues Museum Presents’ project
celebrates the Blues, and also accomplish 3 things.

1. Promote touring artists as they perform near the Museum.
2. Invite the artist to their (and your) National Blues Museum
3. Work with venues that hire the artists (besides our own).

It’s just a few ways to help keep the Blues alive & thriving.

#nationalbluesmuseum @cedricburnside #cedricburnside
#oldrockhousestl @oldrockhousestl

Albert Castiglia pays a visit
to the National Blues Museum

It was fun to have Albert pay a visit to the National Blues Museum while in town for a show at BB’s, on his way to the Blues Music Awards! He shared how Junior Wells was his mentor and inspiration, and posed next to Junior for a photo. Then Albert was off to Memphis to host the Blues Music Awards jam session at the Rum Boogie on Beale St. Enjoy it here on YouTube!

The National Blues Museum always welcomes musicians
to visit anytime they tour through St. Louis!

@AlbertCastiglia #AlbertCastiglia @BluesFoundation #BluesFoundation

We love our visitors

The National Blues Museum is a ‘must-see’ on any Blues Highway adventure, located right between Memphis & Chicago.

Here’s what some of our visitors had to say!Alec from New Haven, CT – “really beautiful exhibits”

Dan and Gisele from Shediach NB, Canada – “Well done tribute to the blues”

Marlene from Farmington, MI – “Very enjoyable”

Alan from Hobart Tasmania, Australia – “Simply wonderful & full of history, thoroughly recommend! 5 stars”

Come see for yourself why Nat Geo, the Smithsonian, NY TIMES and others have named the National Blues Museum a ‘Top Travel Destination’.

Bring your group tour!

We enjoy having local, national and international visitors of every age group visit the National Blues Museum for a group tour. From K-12 to corporate outings to senior groups, everyone enjoys visiting the National Blues Museum.

Pictured – Principia Students

If you’re interested in bringing your group to visit the National Blues Museum, drop us a line – our contact information is below.

Who To Contact

Adult Group Tours: Dave Beardsley, Coordinator
Volunteering : Dave Beardsley, Coordinator
School Group Tours: Kirk Zimmerman, Asst. Education Coordinator
Event Rentals: Jeri Peterson, Executive Assistant
Memberships: Jeri Peterson, Executive Assistant

Hours of Operation
10 AM – 5 PM,  Tuesday – Saturday
Noon – 5 PM, Sunday – Monday

(314) 925-0016
nationalbluesmuseum.org

Anuncios

Historia Mínima de la Pornografía

 

El término pornografía procede del griego:: porne es ‘prostituta’ o ‘puta’ y grafía ‘descripción’, es decir, descripción de una mujerzuela. Designa en origen, por tanto, la descripción de las prostitutas y, por extensión, de las actividades propias de su oficio. Hay que decir, sin embargo, que el término es de aparición muy reciente pues en la Grecia antigua nunca se usó la palabra pornografía.

Modernamente se entiende por tal un conjunto de materiales que muestran órganos genitales o actos sexuales y que se exhiben o contemplan con una determinada actitud que, normalmente, tiene por objeto la masturbación o, al menos, excitación de quien busca este tipo de materiales. Estos materiales normalmente se producen por interés lucrativo, aunque Internet ha introducido la posibilidad de acceder gratuitamente a ellos.

La pornografía se manifiesta principalmente a través de tres medios: la literatura, el cine y la fotografía, aunque también admite representaciones a través de otros medios como la escultura, la pintura, el cómic e inclusive el audio.

Historia

Bien podría decirse que la pornografía es casi tan vieja como el mundo. En tiempos prehistóricos se dibujaban o se hacían estatuillas con caracteres sexuales exagerados: senos enormes, falos prominentes.

180px-Venus_of_Willendorf_frontview_retouched_2

Sin embargo, en aquella época, la intención de estas representaciones no era excitar sexualmente sino pedir a los dioses fertilidad y buenas cosechas.

En la India hay templos hinduistas construidos hace más de 2.500 años con decorados en relieve o esculturas que muestran parejas en el momento de la cópula.

180px-Venus_of_Willendorf_frontview_retouched_2

En China se han descubierto dibujos y grabados de la época de la dinastía Chin con representaciones en pleno acto sexual. En las ruinas de las ciudades griegas se han encontrado desde jarrones con dibujos de parejas en el momento del coito hasta grafitis y textos con clara intencionalidad erótica.

180px-Venus_of_Willendorf_frontview_retouched_2

Las ruinas de la ciudad de Pompeya, en el sur de Italia, sepultada por una erupción en 79 d.c. son como una cápsula de tiempo que ha permitido conocer cómo se divertían los romanos. Los restos del principal burdel de la ciudad muestran numerosas escenas de sexo.

180px-Venus_of_Willendorf_frontview_retouched_2

El surgimiento del cristianismo convirtió a las manifestaciones gráficas de sexualidad en un tabú, pero no desaparecieron del todo pues resurgieron en el Renacimiento, bien abiertamente o bien de manera discreta o encubierta. La escultura que hizo Bernini de Teresa de Ávila la muestra en una pose que muchos interpretan como en un éxtasis orgásmico.

180px-Venus_of_Willendorf_frontview_retouched_2

1601. Considerada la primera novela pornográfica de la literatura estadounidense, su autor, Mark Twain, la publicó de forma anónima. Su trama gira en torno a una supuesta reunión entre la reina Isabel I de Inglaterra, el dramaturgo Ben Jonson, el pirata Walter Raleigh y varios personajes de la nobleza, que se entregan al juego de relatar la mayor proeza erótica.

Mark Twain1601_pdf

La pornografía, tal como la conocemos hoy en día, surgió con la aparición de la fotografía. Pocos años después de que Daguerre inventara su daguerrotipo ya se hacían las primeras fotos de desnudos y las primeras fotos de parejas en el momento del coito.

En Gran Bretaña existe una fotografía tomada hacia el año 1890 que muestra una mujer realizando sexo oral a un hombre, en lo que sería la primera foto pornográfica en un país anglosajón.

180px-Venus_of_Willendorf_frontview_retouched_2

La invención del cinematógrafo amplió aún más la producción de pornografía, sobretodo después de la Segunda Guerra Mundial. En los Estados Unidos, la llamada revolución sexual de los años sesenta permitió que temas de sexualidad se trataran más abiertamente. Una consecuencia indirecta de estos cambios sociales fue el aumento en la producción gráfica de material de contenido erótico. Hacia la década de 1970 se produjeron una serie de películas que atrajeron gran número de espectadores al género pornográfico, entre ellas Deep Throat (Garganta Profunda), Taboo e Inside Jennifer Wells.

180px-Venus_of_Willendorf_frontview_retouched_2

En la década de 1980 llegó al público a través de vídeos. Con la difusión masiva del video, millones de personas en todo el mundo pudieron ver películas porno en la privacidad de sus hogares, sin tener que asistir a un cine porno, lo que resultaba algo embarazoso.

Las estrellas pornográficas como Cicciolina o Rocco Siffredi se hicieron populares y ampliamente conocidas. Con el surgimiento de internet, el porno ha alcanzado una expansión aún mucho mayor.

180px-Venus_of_Willendorf_frontview_retouched_2

Frases de Sartre en “La Nausea”

sartre

  • “”También ellos necesitan ser muchos para existir””

  • “Tal vez sea imposible comprender el propio rostro. ¿O acaso es porque soy un hombre solo? Los que viven en sociedad han aprendido a mirarse en los espejos, tal como los ven sus amigos. Yo no tengo amigos; ¿por eso es mi carne tan desnuda? Sí, es como la naturaleza sin los hombres.”

  • No quiero secretos, ni estados de alma, ni cosas indecibles; no soy ni virgen ni sacerdote para jugar a la vida interior.”

  • “¿Cómo yo, que no he tenido fuerzas para retener mi propio pasado puedo esperar que salvaré el de otro?”

  • “En la pared hay un agujero blanco, el espejo. Es una trampa. Sé que voy a dejarme atrapar. Ya está. La cosa gris acaba de aparecer en el espejo. Me acerco y la miro; ya no puedo irme. Es el reflejo de mi rostro. A menudo en estos días perdidos, me quedo contemplándolo. No comprendo nada en este rostro. Los de los otros tienen un sentido. El mío, no. Ni siquiera puedo decidir si es lindo o feo. Pienso que es feo, porque me lo han dicho. Pero no me sorprende. En el fondo, a mí mismo me choca que puedan atribuirle cualidades de ese tipo, como si llamaran lindo o feo a un montón de tierra o a un bloque de piedra.”

  • “Existo. Es algo tan dulce, tan dulce, tan lento. Y leve; como si se mantuviera solo en el aire. Se mueve. Por todas partes, roces que caen y se desvanecen. Muy suave, muy suave”

  • “Aunque me quisiera con toda su alma, sería igualmente un amor de muerta.”

  • “Lo sé. Sé que nunca más encontraré nada ni nadie que me inspire pasión. Tú sabes que ponerse a querer a alguien es una hazaña. Se necesita una energía, una generosidad, una ceguera… Hasta hay un momento, al principio mismo, en que es preciso saltar un precipicio; si uno reflexiona, no lo hace. Sé que nunca más saltaré.”

  • “He pensado lo siguiente: para que el suceso más trivial se convierta en aventura, es necesario y suficiente contarlo. Es esto lo que engaña a la gente: el hombre es siempre un narrador de historias; vive rodeado de sus historias y trata de vivir su vida como si la contara.”

  • “El mundo de las explicaciones y razones no es el de la existencia.”

    “¡Que me den algo que hacer, lo que sea! Sería preferible que pensara en otra cosa, porque en este momento estoy por representarme la comedia. Sé muy bien que no quiero hacer nada; hacer algo es crear existencia, y ya hay bastante existencia.”

  • “Todo lo que existe nace sin razón, se prolonga por debilidad, y muere por casualidad”

  • “¡Qué tonto eres! Naturalmente, no he necesitado verte, si eso es lo que quieres decir. Ya sabes que no tienes nada regocijante para los ojos. Necesito que existas y que no cambies. Eres como ese metro de platino que se conserva en alguna parte, en París o en los alrededores. No creo que nadie haya tenido deseos de verlo.”

  • “Yo no tengo tribulaciones, dispongo de dinero como un rentista, no tengo jefe, ni mujer, ni hijos; existo, eso es todo. Y esta tribulación es tan vaga, tan metafísica, que me da vergüenza.”

  • “Soy feliz; este frío es tan puro, tan pura la noche; ¿no soy yo mismo una onda de aire helado? No tener ni sangre, ni linfa, ni carne. Deslizarse por este largo canal hacia aquella palidez. Ser sólo frío.”

  • “Me levanté, salí. Al llegar a la verja, me volví. Entonces el jardín me sonrió. Me apoyé en la verja y miré largo rato. La sonrisa de los árboles, de macizo de laurel quería decir algo; aquél era el verdadero secreto de la existencia.”

  • “Las palabras se habían desvanecido, y con ellas la significación de las cosas, sus modos de empleo, las débiles marcas que los hombres han trazado en su superficie. Estaba sentado, un poco encorvado, cabizbajo, solo frente a aquella masa negra y nudosa, enteramente bruta y que me daba miedo. Y entonces tuve esa iluminación.”

  • “Creo que soy yo quien ha cambiado; es la solución más simple. También la más desagradable. Pero debo reconocer que estoy sujeto a estas súbitas transformaciones. Lo que ocurre es que rara vez pienso, entonces, sin darme cuenta, se acumula en mí una multitud de pequeñas metamorfosis, y un buen día se produce una verdadera revolución. Es lo que ha dado a mi vida este aspecto desconcertante, incoherente.”

  • “La mayor parte del tiempo, al no unirse a palabras, mis pensamientos quedan en la niebla. Dibujan formas claras y agradables, se disipan; en seguida las olvido.”

  • “Me gustaría tanto abandonarme, olvidarme, dormir. Pero no puedo, me sofoco: la existencia me penetra por todas partes, por los ojos, por la nariz, por la boca…”

  • “Le teníamos un miedo horrible porque sabíamos que estaba solo.”

  • “Es el reflejo de mi rostro. A menudo en estos días perdidos, me quedo contemplándolo. No comprendo nada de este rostro. Los de los demás tienen un sentido. El mío, no.”

  • “Esto es lo que engaña a la gente; el hombre es siempre un narrador de historias; vive rodeado de sus historias y de las ajenas, ve a través de ellas todo lo que le sucede, y trata de vivir su vida como si la contara.”

  • “Estoy solo en medio de estas voces alegres y razonables. Todos estos tipos se pasan el tiempo explicándose, reconociendo con felicidad que comparten las mismas opiniones. ¡Qué importancia conceden, Dios mío, al hecho de pensar todos juntos las mismas cosas!.”

Iliana Godoy. Antología Poética

Iliana_Godoy_Yliana_Godoy_2

Iliana Godoy Patiño

(Ciudad de México 22 de enero de 1952 – 05 de diciembre de 2017)

Fue una poeta, cuentista, arquitecta, doctora en historia del arte, profesora, escritora e investigadora en arte precolombino. Impartió clases en la UNAM y perteneció al Sistema Nacional de Investigadores. Tuvo más de 20 libros publicados en los géneros de poesía, cuento, ensayo y teoría del arte. Su obra literaria cuenta con reconocimientos nacionales e internacionales. Poemas suyos aparecen en diversas antologías y se han traducido al alemán, francés, inglés, italiano y japonés. En forma independiente realizó labores editoriales y de difusión cultural.

http://www.paginadepoesia.com.ar/escritos_pdf/conjuro_del_espejo.pdf
Conjuro_del_espejo_pdf

Un gato para San Valentín

Acerca del amor, los gatos y la física cuántica
*Imagen Duane Michals

Autor: Daniel Flichtentrei Fuente: IntraMed 

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=92084&uid=520577&fuente=inews

El amor es un dispositivo frágil e impredecible. Solo nuestro desesperado deseo de verlo sólido y definitivo nos permite ignorar su verdadera naturaleza. Como el gato de Schrodinger, está vivo y muerto al mismo tiempo. Nadie puede averiguarlo sin abrir la caja que lo contiene. Pero sospechamos que, al abrirla, mataríamos al gato. O, lo que es peor aún, encontraríamos que la caja está vacía. Cuatro ojos hipnotizados mirando una caja negra. Nosotros, solos y desamparados, mordiendo la ilusión de que allí se guarde el conjuro que nos mantendrá unidos. Dos corazones galopando de terror ante la incertidumbre. Esa poca cosa es el amor. Un recipiente con un contenido incierto. Un estúpido gato que desafía a la muerte. Pero es lo único que tenemos. Y yo lo quiero, para vos y para mí.

 

La maldita palabra “amar”

A propósito de San Valentín y de una palabra imposible de definir

Es muy curioso el modo en que empleamos las palabras. Hay un diccionario secreto que cada uno guarda en su corazón. El eco feliz o sombrío de un sonido que encierra significados que no podríamos comunicar a nadie. Mientras suponemos que hablamos deslizándonos sobre un código compartido todos guardamos sentidos propios que los demás ignoran. La ilusión de transparencia del lenguaje oculta su opacidad y su misterio verdaderos.

Las palabras son promiscuas, traicioneras, “putitas”, como gustaba llamarlas Julio Cortázar. Inasibles como mujeres de humo. Traidoras e incorregibles, siempre le dan la razón a quien las pronuncia. Pero su desgracia es también su virtud. Su perpetua metamorfosis les concede el don de la posibilidad infinita y la libertad más salvaje. Así son, aunque nos neguemos a esa realidad.

Cuando decimos “amar”, ¿todos entendemos lo mismo?

Hasta qué punto la cultura, la formación disciplinar, la experiencia subjetiva, el éxito o el fracaso personal modulan los significados que les asignamos a esa palabra tan inasible. Cuentan que cuando se le preguntaba a San Agustín qué cosa era el tiempo respondía: “es eso que si no te lo preguntan sabes qué es pero si te lo preguntan no puedes decirlo”. Es posible que “amar” pertenezca a esa clase de términos que huyen de la definición derramándose sobre las personas sin que nadie pueda nombrarlo. El amor se define a través de sus historias. Es actuándolo como se acaba por comprenderlo. Sus razones se piensan con el cuerpo pero huyen del lenguaje. No hay más conocimiento acerca del amor que aquel que se saborea y no el que se sabe. El discurso que habla el amor pasa a través de la lengua y estalla en fragmentos de significado a los que Roland Barthes le dedicó uno de sus mejores libros.

Es muy posible que usted o yo hayamos sentido la potencia de esa fuerza que pugna por concretarse en acto. Una ebullición que nos confunde y nos estimula hasta los bordes de la razón. Intoxicados por sus vapores sin nombre, aturdidos y ciegos es cuando al fin comprendemos de qué se trata la cosa. Una búsqueda furiosa que nos atraviesa pero que en el preciso momento en que se encuentra con lo buscado alcanza su derrota. No hay amores satisfechos. Mientras vive, el amor coquetea con la muerte. Se asoma al abismo, desafía a sus precipicios, desprecia la seguridad y los refugios. El amor nunca tiene futuro. Es un puro presente que estalla sin medida y que escupe a la cara de todo pronóstico su desprecio por lo que pueda pasar y su adoración por lo imprevisible. Sólo lo que tiene explicación es cauto, prudente, sensato. El amor es precisamente lo que se opone a eso. Una deliciosa forma de asfixia.

El amor, siempre tiene éxito y siempre fracasa

Amar es un acto contradictorio. El que ama secuestra al amado. Lo encierra entre sus delicadas redes para adorar al prisionero. El amor es caníbal. Es una trampa que le hacemos al tiempo. Un intento sin destino por atrapar un instante y hacerlo eternidad. Como casi todo lo que vale la pena, es loco, imposible, extraordinario. Miente prometiendo lo que no puede cumplir aunque crea que dice la verdad. Sus promesas no significan nada pero son la única música que los amantes quieren escuchar. Siempre tiene éxito y siempre fracasa.

La palabra amor –según Ivonne Bordelois- trae a la boca las reminiscencias del sonido del bebé al mamar. También de allí procede la palabra mamá. No hay forma de amar que no pase por los labios. La trampa está escondida en el lenguaje. Para nombrarlo hay que reproducir con la boca y con la lengua un gesto ancestral que te remonta a los orígenes y te evoca -aunque no lo sepas- aquellos paraísos perdidos.

Un hombre -o una mujer- solo, acostado sobre la cama, a oscuras, mira la penumbra del techo mientras escucha los latidos furiosos de su corazón. A su lado el teléfono duerme como un cadáver ausente. Espera. Padece el tiempo muerto del silencio y la desolación de una llamada que no llega. Está tan cerca del suicidio como de la inmortalidad. Camina sobre la delgada cuerda que lo sostiene en al aire a mitad del camino entre el deseo y la derrota. Tanto si la llamada llega como si no lo hace esa persona caerá. Sin importar de qué lado lo haga, mientras se precipita sin remedio comprenderá qué cosa era el amor.

Pero será tarde. Sabrá que el amor era esa cuerda, era él saturado de esperanzas y de terrores igualmente ridículos, la incertidumbre homicida y los apetitos secretos que se resisten a morir. Un instante de perplejidad y temblor. Apenas una llama imaginaria que no podía durar. Saberlo, y pese a ello no creerlo. Verlo, pero ignorarlo. Contradecir lo evidente a fuerza de sueños imposibles. Patearle los tobillos al sentido común y reírse en la cara de todos los mundos sensatos. Eso es “amar”.

Un juego imposible y peligroso en el que se pretende dar lo que no se tiene a quien no puede recibirlo. Es la más tramposa de las mentiras en la que estamos empeñados en creer. Un lago de aguas negras, sembrado de peces asesinos plantado en el pubis del mundo. Un polvo de estrellas que te envenena la sangre. Una hoguera en la noche cuyo combustible es uno mismo. No sé usted, pero yo, hace mucho tiempo que elegí quemarme en esos fuegos.