CONSEJO

1

“cuando de nuevo el sonido del viento resuena desde el mar y la tierra se ensucia con convulsiones y desorden,
ten cuidado con ese arma de dos filos que es una elección
recuerda que lo que puede haber sido noble hace 5 siglos o incluso 20 años es ahora, más a menudo de lo que crees, malgastada acción;
tu vida sólo ocurre una vez, la historia nos demuestra una y otra vez que los hombres son necios
ten cuidado, entonces, te diría, de cualquier aparentemente noble acontecimiento, ideal, o acción,
ya sea por este país o por amor o por el Arte,
que no te engañe la cercanía de las horas de la belleza, o de la política,
se marchitarán como una flor cortada;
ama, sí, pero no como un deber de matrimonio,
y cuídate de la mala comida y del trabajo en exceso;
vive en un país, es inevitable,
pero amar no es un mandato,
ya sea a una mujer o a una tierra;
no te apresures;
y bebe cuanto sea necesario con objeto de mantener una continuidad,
pues la bebida es una forma de vida en la que el que participa vuelve a probar fortuna con la vida;
te digo aún más: vive solo cuanto puedas;
ten hijos, si es que llegan,
pero intenta no tener que criarlos;
no te metas en pequeñas disputas, ya sean de palabra o en las que se usan las manos, a menos que tu contrario busque la vida de tu cuerpo o la vida de tu alma;
entonces, mata, si es necesario; y cuando llegue el tiempo de morir, no seas egoísta:
considera que el precio no es alto y hacia dónde vas: ni una señal de vergüenza o fracaso ni una llamada al dolor, mientras el viento resuena desde el mar y el tiempo pasa inundando tus huesos con una paz suave.”
Madrigales de la pensión
Ch. Bukowski