Síndrome de Asperger

dia-internacional-del-asperger

Es un trastorno del desarrollo cerebral muy frecuente (de 3 a 7 por cada 1.000 niños de 7 a 16 años), que tiene mayor incidencia en niños que niñas. Ha sido recientemente reconocido por la comunidad científica (Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en su cuarta edición en 1994 de la Asociación Psiquiátrica Americana [DSM-4: Diagnostic and Statistical Manual]), siendo desconocido el síndrome entre la población general e incluso por muchos profesionales.La persona que lo presenta tiene un aspecto normal, capacidad normal de inteligencia, frecuentemente, habilidades especiales en áreas restringidas, pero tiene problemas para relacionarse con los demás y en ocasiones presentan comportamientos inadecuados La persona Asperger presenta un pensar distinto. Su pensar es lógico, concreto e hiperrealista. Su discapacidad no es evidente, sólo se manifiesta al nivel de comportamientos sociales inadecuados proporcionándoles a ellos y sus familiares problemas

Ellos luchan sin descanso, con la esperanza de conseguir un futuro más amable en el que puedan comprender el complejo mundo de los seres humanos y ser aceptados tal como son.

CARACTERÍSTICAS DEL SÍNDROME DE ASPERGER:

Algunas de las características que presentan estos niños, cada niño las expresa de forma distinta. Si algunas de ellas se adaptan a su hijo, un familiar o conocido, es aconsejable que sea visto por un profesional (Psiquiatra infantil) que pueda establecer el diagnóstico adecuado.

HABILIDADES SOCIALES EMOCIONALES:

  • Se relaciona mejor con adultos que con los niños de su misma edad.
  • No disfruta normalmente del contacto social.
  • Tiene problemas al jugar con otros niños.
  • Quiere imponer sus propias reglas al jugar con sus pares.
  • No entiende las reglas implícitas del juego.
  • Quiere ganar siempre cuando juega.
  • Le cuesta salir de casa.
  • Prefiere jugar sólo.
  • El colegio es una fuente de conflictos con los compañeros.
  • No le gusta ir al colegio.
  • No se interesa por practicar deportes en equipo.
  • Es fácil objeto de burla y/o abusos por parte de sus compañeros, que suelen negar a incluirlo en sus equipos.
  • Dificultad para participar en deportes competitivos.
  • Cuando quiere algo, lo quiere inmediatamente.
  • Tiene dificultad para entender las intenciones de los demás.
  • No se interesa por la última moda de juguetes, cromos, series TV o ropa.
  • Tiene poca tolerancia a la frustración.
  • Le cuesta identificar sus sentimientos y tiene reacciones emocionales desproporcionadas.
  • Llora fácilmente por pequeños motivos.
  • Cuando disfruta suele excitarse: saltar, gritar y hacer palmas.
  • Tiene más rabietas de lo normal para su edad cuando no consigue algo.
  • Le falta empatía: entender intuitivamente los sentimientos de otra persona.
  • Puede realizar comentarios ofensivos para otras personas sin darse cuenta, por ejemplo: “que gordo”.
  • No entiende los niveles apropiados de expresión emocional según las diferentes personas y situaciones: puede besar a un desconocido, saltar en una iglesia, etc.
  • No tiene malicia y es sincero.
  • Es inocente socialmente, no sabe como actuar en una situación. A veces su conducta es inapropiada y puede parecer desafiante.
  • No tiene malicia y es sincero.
  • Es inocente socialmente, no sabe como actuar en una situación. A veces su conducta es inapropiada y puede parecer desafiante.

HABILIDADES DE COMUNICACIÓN:

  • No suele mirarte a los ojos cuando te habla.
  • Interpreta literalmente frases como: “malas pulgas”.
  • Se cree aquello que se le dice aunque sea disparatado.
  • No entiende las ironías (A ti no te gustan los helados), los dobles sentidos, ni los sarcasmos.
  • Habla en un tono alto y peculiar: como si fuera extranjero, cantarín o monótono como un robot.
  • Posee un lenguaje pedante, hiperformal o hipercorrecto, con un extenso vocabulario.
  • Inventa palabras o expresiones idiosincrásicas.
  • En ocasiones parece estar ausente (como en la luna), absorto en sus pensamientos.
  • Habla mucho.
  • Se interesa poco por lo que dicen los otros.
  • Le cuesta entender una conversación larga.
  • Cambia de tema cuando está confuso.

HABILIDADES DE COMPRENSIÓN:

  • Le cuesta trabajo entender el enunciado de un problema con varias frases y necesita que le ayuden explicándoselo por partes.
  • Tiene dificultad en entender una pregunta compleja y tarda en responder.
  • A menudo no comprende la razón por la que se le riñe, se le critica o se le castiga.
  • Tiene una memoria excepcional para recordar datos, por ejemplo: fechas de cumpleaños, hechos y eventos.
  • Aprendió a leer solo o con escasa ayuda a una edad temprana.
  • Su juego simbólico es escaso (juega poco con muñecos)
  • En general demuestra escasa imaginación y creatividad.
  • Es original al enfocar un problema o al darle una solución.
  • Tiene un sentido del humor peculiar.
  • Le es difícil entender cómo debe portarse en una situación social determinada.
  • Presentan problemas de atención.

INTERESES ESPECÍFICOS:

Está fascinado por algún tema en particular y selecciona con avidez información o estadísticas sobre ese interés.
Por ejemplo, los números, vehículos, mapas, clasificaciones ligueras o calendarios.
Ocupa la mayor parte de su tiempo libre en pensar, hablar o escribir sobre su tema.
Suele hablar de los temas que son de su interés sin darse cuenta si el otro se aburre.
Repite compulsivamente ciertas acciones o pensamientos. Eso le da seguridad.
Le gusta la rutina. No tolera bien los cambios imprevistos (rechaza un salida inesperada).
Tiene rituales elaborados que deben ser cumplidos. Por ejemplo, alinear los juguetes antes de irse a la cama.

HABILIDADES DE MOVIMIENTO:

Poseen problemas de motricidad fina, se refleja en la escritura.
Posee una pobre coordinación motriz.
No tiene destreza para atrapar una pelota.
Tiene el niño un ritmo extraño al correr.
Tiene problemas para vestirse.
Le cuesta abrocharse los botones y cordones de los zapatos.
Dificultades en actividades de educación física.

OTRAS CARACTERÍSTICAS:

Miedo, angustia o malestar debido a sonidos ordinarios, como aparatos eléctricos.
Ligeros roces sobre la piel o la cabeza.
Llevar determinadas prendas de ropa.
Ruidos inesperados (la bocina de un coche).
La visión de ciertos objetos comunes
Lugares ruidosos y concurridos.
Ciertos alimentos por su textura, temperatura.
Una tendencia a agitarse o mecerse cuando está excitado o angustiado.
Una falta de sensibilidad a niveles bajos de dolor.
Tardanza en adquirir el habla, en pocos casos.
Muecas, espasmos o tics faciales extraños.

LAS DIFERENCIAS PRINCIPALES ENTRE EL TRASTORNO DE ASPERGER Y EL TRASTORNO AUTISTA CLÁSICO DE KANNER SON DOS:

1.- Los niños y adultos con Síndrome de Asperger no presentan deficiencias estructurales en su lenguaje, tienen limitaciones pragmáticas como instrumento de comunicaciones, prosodias en su melodía (o falta de ella )

2.-Los niños y adultos con Síndrome de Asperger tienen capacidades normales de inteligencia y frecuentemente competencias extraordinarias en campos restringidos.

ALGUNAS DIFERENCIAS ENTRE EL SÍNDROME ASPERGER Y
EL AUTISMO DE ALTO FUNCIONAMIENTO.

El diagnóstico es tardío.
Pronostico es mas positivo.
Déficit Social y de comunicación son menos severos.
Los intereses restringidos son más agudos.
Coeficiente Intelectual verbal es mayor que el coeficiente intelectual funcional. (En autismo, el caso es inverso)
Se observa frecuentemente torpeza o rigidez motora.

¿Se dispone de tratamientos?

El tratamiento ideal coordina terapias que abordan los tres síntomas esenciales del trastorno:  malas habilidades de comunicación, rutinas obsesivas o repetitivas, y torpeza física.  No existe un paquete ideal de tratamiento para todos los niños afectados, pero la mayoría de los profesionales está de acuerdo que lo antes que se intervenga será lo mejor.

Un programa eficaz de tratamiento edifica sobre los intereses del niño, ofrece un programa predecible, enseña tareas como una serie de pasos simples, involucra activamente la atención del niño en actividades altamente estructuradas, y brinda refuerzo de comportamiento regular.  Este tipo de programa generalmente incluye:

  • Capacitación sobre habilidades sociales, una forma de terapia grupal que enseña a los niños con AS las habilidades que necesitan para interactuar más exitosamente con otros niños
  • Terapia conductual cognitiva, un tipo de terapia del “habla” que puede ayudar a los niños más ansiosos o explosivos a manejar mejor sus emociones y disminuir sus intereses obsesivos y rutinas repetitivas
  • Medicamentos, para enfermedades coexistentes como depresión y ansiedad
  • Terapia ocupacional o física para los niños con problemas de integración sensorial o mala coordinación motora
  • Terapia especializada del habla/ lenguaje, para ayudar a los niños que tienen problemas con la pragmática del lenguaje, el intercambio de la conversación normal
  • Capacitación y apoyo para padres, para enseñarles las técnicas de comportamiento para usar en el hogar

https://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/sindrome_de_asperger.htm

 

Anuncios

Lesión cerebral traumática: enfoques integrados para mejorar la prevención, la atención clínica y la investigación

Un esfuerzo concertado para abordar el problema de salud global planteado por la lesión cerebral traumática (TBI, por sus siglas en inglés) ya hace mucho tiempo que estaba pendiente. El TBI es un desafío de salud pública de proporciones enormes, pero insuficientemente reconocidas. En todo el mundo, más de 50 millones de personas tienen una LCT cada año, y se estima que aproximadamente la mitad de la población mundial tendrá una o más LCT a lo largo de su vida. TBI es la principal causa de mortalidad en adultos jóvenes y una de las principales causas de muerte y discapacidad en todas las edades en todos los países, con una carga desproporcionada de discapacidad y muerte en países de bajos y medianos ingresos (PIMB). Se ha estimado que TBI le cuesta a la economía global aproximadamente $ US 400 billones anuales. Las deficiencias en la prevención, el cuidado y la investigación deben abordarse con urgencia para reducir la gran carga y los costos sociales de la lesión cerebral traumática.

La epidemiología de la lesión cerebral traumática está cambiando: en los países de altos ingresos, el número de ancianos con lesión cerebral traumática está aumentando, principalmente debido a caídas, mientras que en los países de ingresos bajos y medianos la carga de lesiones cerebrales traumáticas está aumentando. Los datos sobre la frecuencia de las muertes por TBI y TBI y el impacto económico del trauma cerebral a menudo son incompletos y varían según los países. Se necesita un seguimiento epidemiológico mejorado y precisoS y una sólida recopilación de datos sobre salud y economía para informar la política de atención de la salud y los programas de prevención. Los sistemas de atención altamente desarrollados y coordinados son cruciales para el manejo de pacientes con TBI. Sin embargo, en la práctica, la implementación de dichos marcos varía mucho y existen desconexiones en la cadena de cuidado.

La LCT es una afección compleja y es escasa la evidencia sólida para respaldar las pautas y recomendaciones de tratamiento. La mayoría de los ensayos clínicos multicéntricos de intervenciones médicas y quirúrgicas no han demostrado eficacia, a pesar de los prometedores resultados preclínicos. Al pie de la cama, las estrategias de tratamiento generalmente se basan en pautas que promueven un enfoque único para todos y no están suficientemente enfocadas a las necesidades de los pacientes individuales. Los intentos de individualizar el tratamiento son desafiantes debido a la diversidad de TBI, y se ven obstaculizados por el uso de métodos simplistas para caracterizar su tipo inicial y la gravedad. Avances en genómica, biomarcadores sanguíneos, resonancia magnética (MRI) y monitoreo fisiopatológico, combinados con informática para integrar datos de múltiples fuentes, ofrecer nuevas avenidas de investigación para mejorar la caracterización de la enfermedad y el control de la evolución de la enfermedad. Estas herramientas también pueden ayudar a comprender los mecanismos de la enfermedad y facilitar estrategias de tratamiento específicas para pacientes individuales.

El manejo individualizado en la fase postagudo y la evaluación de la efectividad de los procesos de tratamiento y atención dependen de una cuantificación precisa de los resultados. En la práctica, sin embargo, el uso de métodos simplistas dificulta los esfuerzos para cuantificar los resultados después de TBI de todas las severidades. El desarrollo y la validación de enfoques multidimensionales serán esenciales para mejorar la medición de los resultados clínicos, tanto para la investigación como para el cuidado del paciente. En particular, necesitamos encontrar mejores formas de caracterizar el riesgo actualmente poco reconocido de secuelas incapacitantes a largo plazo en pacientes con lesiones relativamente leves.

Los modelos de pronóstico son importantes para ayudar a los médicos clínicos a proporcionar información confiable a pacientes y familiares, y para facilitar la auditoría comparativa de la atención entre centros y países. Existe una necesidad urgente de un mayor desarrollo, validación e implementación de modelos de pronóstico en TBI, particularmente para TBI menos graves.

Esta multitud de desafíos en los sistemas de atención que abarcan TBI, la gestión clínica y la estrategia de investigación exige nuevos enfoques para la generación de nuevas pruebas y su implementación en la práctica clínica. La investigación de efectividad comparativa (CER) ofrece oportunidades para capitalizar la diversidad de TBI y sistemas de atención y permite la evaluación de terapias en condiciones del mundo real; los estudios de CER de alta calidad pueden proporcionar evidencia sólida para respaldar las recomendaciones de la guía. Los desafíos globales planteados por TBI requieren colaboraciones globales y un cambio en la cultura de la investigación para respaldar el amplio intercambio de datos.

Esta Comisión cubre una variedad de temas que deben abordarse para enfrentar la carga mundial de TBI y reducir sus efectos sobre las personas y la sociedad: epidemiología (sección 1); economía de la salud (sección 2); prevención (sección 3); sistemas de cuidado (sección 4); manejo clínico (sección 5); caracterización de TBI (sección 6); evaluación de resultados (sección 7); pronóstico (sección 8); y nuevas instrucciones para adquirir e implementar evidencia (sección 9).

Debemos aumentar la conciencia de la magnitud del desafío planteado por TBI. Si queremos abordar la carga individual y social de TBI, estos esfuerzos deben ir más allá de una audiencia clínica y de investigación y dirigirse al público, los políticos y otras partes interesadas. Necesitamos desarrollar e implementar políticas para una mejor prevención y sistemas de atención con el fin de mejorar los resultados para las personas con TBI. También necesitamos un compromiso con la inversión sustancial a largo plazo en la investigación de TBI en una amplia gama de disciplinas para determinar las mejores prácticas y facilitar estrategias de gestión individualizadas. Una combinación de métodos de investigación innovadores y colaboración global, y formas de traducir efectivamente el progreso en la investigación básica y clínica en la práctica clínica y la política de salud pública, será vital para el progreso en el campo.

Artículo completo:

http://www.thelancet.com/pdfs/journals/laneur/PIIS1474-4422(17)30371-X.pdf

 

Cáncer de mama en mujeres jóvenes: ¿Importan las mutaciones BRCA1 o BRCA2?

Las mujeres jóvenes con cáncer de mama siempre han llamado la atención tanto de los médicos como de los investigadores, a pesar de que este grupo es una rareza.

Varios factores distinguen la biología del cáncer de mama en pacientes jóvenes y los pacientes mismos de los tumores y pacientes que son diagnosticados más adelante en la vida. Además, los cánceres pueden estar asociados con un embarazo anterior o tener una patogenia basada en una predisposición genética; algunos datos incluso implican que ambos cánceres asociados con un embarazo anterior y una predisposición genética al cáncer podrían estar conectados directamente.

El estudio prospectivo de cohortes POSH de Ellen R Copson y sus colegas, publicado en The Lancet Oncology , ha contribuido a la comprensión de esta población de pacientes después de reclutar a casi 3000 pacientes diagnosticados con cáncer de mama que eran menores de 40 años, y capturar datos completos sobre el paciente. tumor y características de tratamiento, junto con datos extensos de seguimiento.

Copson y sus colegas informaron que los pacientes con una mutación BRCA1 o BRCA2 tenían un pronóstico similar al de los pacientes sin estas mutaciones: en 2733 mujeres incluidas en el análisis, la supervivencia global a los 2 años fue de 97.0% (IC 95% 94 · 5-98 · 4) para los portadores de mutaciones BRCA versus 96 · 6% (95 · 8-97 · 3) para los no portadores (hazard ratio [HR] 0 · 96 [IC 95% 0 · 76-1 · 22]; p = 0 · 76). Se observaron resultados similares a los 5 años y 10 años. Además, en 558 pacientes con cáncer de mama triple negativo, los que tenían una mutación BRCA tenían mejor supervivencia global que los no portadores a los 2 años (95% [IC 95% 89-98] frente a 91% [88-94]; HR 0 · 59 [IC 95% 0 · 35-0 · 99]; p = 0 · 047), aunque no hubo diferencias entre los grupos a los 5 años o 10 años. Es importante destacar que el pronóstico en el estudio POSH significó la supervivencia después del tratamiento de rutina para el cáncer de mama. Entre otros factores, la edad joven se considera una indicación para el tratamiento con quimioterapia, porque el pronóstico generalmente se considera menos favorable en pacientes más jóvenes y no tratados que en pacientes diagnosticados a una edad más avanzada.  En el estudio POSH, solo unos pocos pacientes no recibieron quimioterapia.

Los estudios han sugerido que las mutaciones BRCA1 y BRCA2 tienen un efecto sobre la eficacia de la quimioterapia. El estudio neoadyuvante GeparSixto, que asignó aleatoriamente pacientes a quimioterapia estándar que contenía antraciclina y taxano solo o con la adición de carboplatino, mostró que en pacientes con cáncer de mama triple negativo, una mutación BRCA1 o BRCA2 se asoció con una mayor proporción de pacientes logrando una respuesta patológica completa y una mejor supervivencia en comparación con ninguna mutación, independientemente del tipo de quimioterapia utilizada. En pacientes sin una mutación, la quimioterapia estándar sin carboplatino resultó en tasas de supervivencia libre de enfermedad más bajas que con la quimioterapia más carboplatino. Por lo tanto, los pacientes con cáncer de mama triple negativo y una mutación BRCA1oBRCA2podrían tener una ventaja de supervivencia debido a la mayor eficacia de la quimioterapia sistémica. Aunque el estudio GeparSixto no se limitó a pacientes más jóvenes, la población era relativamente joven (edad promedio 48 años).

Comprender el pronóstico en pacientes jóvenes es importante porque los pacientes con mutaciones BRCA tienen un mayor riesgo de desarrollar afecciones específicas, como cánceres secundarios, como cáncer de ovario, cáncer de mama contralateral y cáncer de mama de nueva aparición en la misma mama. Estos riesgos determinan el tratamiento, y saber que las mutaciones BRCA1 o BRCA2no dan lugar a un pronóstico diferente podría cambiar el enfoque terapéutico de estos riesgos. Con respecto a los cánceres de mama contralaterales y los cánceres de mama de novo en el mismo seno, Copson y colegas generó datos de que el beneficio de supervivencia en los pacientes con cáncer de mama triple negativo podría no haber sido causado por mastectomías bilaterales. Sin embargo, la evidencia para esta hipótesis es meramente sugestiva, y no se realizó ninguna comparación formal. Los resultados de los análisis retrospectivos indican que una mastectomía bilateral confiere un beneficio con respecto a la supervivencia global para los portadores de la mutación BRCA1 o BRCA2 . Este importante tema necesita más investigación prospectiva ya que las medidas quirúrgicas preventivas podrían tener un efecto en lo que podría ser una vida muy larga después de un diagnóstico de cáncer de mama a una edad temprana. Los datos de POSH brindan un fundamento para estudios prospectivos para abordar estas preguntas.

Con la genotipificación cada vez más barata y accesible, los estudios que informan sobre las frecuencias de las mutaciones siempre plantean la pregunta sobre qué individuos y pacientes deben hacerse la prueba. Copson y sus colegas mostraron que 338 (12%) de 2733 pacientes tenían una mutación BRCA1 o BRCA2 . Sin embargo, solo 182 (54%) de 337 portadores de mutaciones habían sido identificados en la atención médica de rutina. En la mayoría de las pautas nacionales e internacionales, los criterios de prueba incluyen pacientes con cáncer de mama menores de 35 o 40 años. El hecho de que en el estudio POSH hubo 155 mujeres jóvenes diagnosticadas con cáncer de mama que no conocían su estado de mutación plantea la cuestión de si se pueden permitir probabilidades de mutación más bajas cuando se evalúan los criterios para ciertos grupos de pacientes.

El informe de este estudio seguramente es solo el comienzo de una mejor comprensión de los pacientes jóvenes con cáncer de mama. La interacción entre los embarazos a una edad temprana, otras causas genéticas como los genes de predisposición y las vías asociadas como RANK / RANKL son solo algunos de los temas que podrían abordarse después del estudio POSH.

Dormir más puede ayudarlo a comer menos azúcar

TIME, Salud: http://time.com/5099619/sleep-eat-less-sugar/?utm_source=time.com&utm_medium=email&utm_campaign=time-health&utm_content=2018011819pm
Dormir al menos siete horas por noche puede ayudar a las personas a comer menos azúcar, según un nuevo estudio en el American Journal of Clinical Nutrition (https://academic.oup.com/ajcn/advance-article/doi/10.1093/ajcn/nqx030/4794751). La investigación también descubrió que conseguir más siestas, era un objetivo alcanzable para adultos sanos que generalmente obtenían menos de la cantidad recomendada, y que estrategias simples como reducir el tiempo frente a la cama y evitar el café a última hora del día realmente ayudaban.

Los investigadores de King’s College London querían ver si era posible extender con éxito la duración del sueño en “pasajeros de corta duración” con solo una breve intervención de una sola vez. Para averiguarlo, diseñaron un ensayo controlado aleatorio: primero, reclutaron a 42 adultos sanos que informaron dormir regularmente entre 5 y 7 horas por noche, y les pidieron que llevaran rastreadores de sueño y que llevaran los diarios de alimentos y de sueño durante una semana.

La mitad de los voluntarios luego participaron en una consulta de sueño de 45 minutos con un psicólogo del sueño, que tenía como objetivo extender su tiempo en la cama hasta una hora y media por noche. A las personas en el estudio se les aconsejó por qué el sueño es importante, y cada uno recibió una hora de acostarse recomendada junto con una lista de al menos cuatro conductas -personalizadas según su estilo de vida- que deberían tratar de adoptar en las próximas semanas.

Esos comportamientos incluyen evitar la cafeína y los dispositivos electrónicos antes de acostarse, establecer una rutina relajante a la hora de acostarse y no irse a la cama con hambre o llenos.

Los voluntarios restantes no recibieron una consulta y se les dijo que siguieran sus comportamientos normales y que mantuvieran sus horarios regulares. Ambos grupos fueron seguidos durante cuatro semanas. Durante la última semana del estudio, nuevamente usaron dispositivos de rastreo del sueño y llevaron diarios de sueño y comida.

La intervención del sueño funcionó, al menos durante esas cuatro semanas: de las personas que recibieron asesoramiento, el 86% aumentó el tiempo promedio que pasan en la cama. La mitad también aumentó su tiempo promedio de sueño, con incrementos que van desde 52 a 88 minutos. Entre las personas que no recibieron una consulta, no hubo cambios significativos.

Los investigadores también analizaron los diarios de alimentos de las personas para ver si un mayor sueño podría afectar la dieta y la ingesta de nutrientes. Descubrieron que las personas que extendieron sus patrones de sueño consumieron, en promedio, 10 gramos menos de azúcares añadidos por día al final del estudio, en comparación con el comienzo. Las cifras también sugieren que los que durmieron más tiempo consumieron menos grasas y carbohidratos totales, aunque esos hallazgos no fueron tan fuertes.

Cuando se trata de cambios en el peso, la composición corporal, el colesterol o los niveles de glucosa en sangre, no hubo cambios significativos entre los dos grupos de estudio. Pero eso puede deberse a que el estudio solo duró cuatro semanas, dice la autora principal Wendy Hall, investigadora del departamento de ciencias de la nutrición.

“El período de intervención fue relativamente corto, así que el siguiente paso es probar si el peso corporal y el porcentaje de grasa corporal también se reducirían luego de una intervención que dura meses, en lugar de semanas”, dijo Hall en un correo electrónico. Aún así, ella considera que la reducción en los azúcares añadidos “es emocionante y potencialmente importante”.

Hall también señala que el estudio involucró a un grupo joven y saludable de adultos. “Podemos encontrar efectos más exagerados en los grupos en riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes”, dice, especialmente porque la falta de sueño es un factor de riesgo para estas y otras afecciones crónicas.

Este no es el primer estudio que sugiere que más tiempo en la cama puede llevar a una alimentación más saludable. Pero es significativo porque muestra cómo las estrategias fáciles y de bajo costo realmente pueden hacer la diferencia, dice Hall. “La mayoría de los participantes descubrieron que limitar el uso de tecnología desde dispositivos de pantalla retro-iluminados cercanos a la hora de acostarse, mantener los dispositivos tecnológicos fuera del dormitorio, mantener la hora de acostarse y despertarse regularmente y evitar la cafeína más tarde eran algunas de las prácticas más aplicables que podían aplicar a su estilo de vida actual “, dice ella.

El estudio sugirió, sin embargo, que el aumento del sueño no necesariamente significaba un mejor sueño. Si bien las consultas de sueño mejoraron la duración del sueño para varias personas en el estudio, también provocaron una leve disminución en la calidad general del sueño, posiblemente porque se necesita un período de ajuste para que el cuerpo se acostumbre a cualquier cambio, dice Hall.

Se necesitan estudios más grandes y más largos para probar más este tipo de intervención del sueño y sus efectos sobre la ingesta de azúcar y otras medidas dietéticas, dice Hall. Pero ella es optimista con los hallazgos de su equipo hasta el momento. “Es notoriamente difícil cambiar los comportamientos de salud de las personas, y lo importante de nuestro estudio es que hemos establecido que es posible aumentar con éxito el tiempo en la cama y también la duración del sueño”, dice ella.

Alcohol y cáncer

alcohol and cigars are deathly

Editorial

Lancet: http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(17)32868-4/fulltext

La publicación del 7 de noviembre de Alcohol and Cancer: una declaración de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés: http://ascopubs.org/doi/full/10.1200/JCO.2017.76.1155) enfatiza la prominencia del alcohol como una causa probada de muchos cánceres. Este punto de vista no es novedoso y se produce exactamente 30 años después de que un grupo de trabajo de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer determinara que las bebidas alcohólicas son cancerígenas para los humanos. Se ha hecho eco de otras sociedades de cáncer desde entonces, pero aparentemente ha sido ignorado por la comunidad médica en general y por la sociedad. El aval influyente de ASCO proporciona un impulso poderoso para actuar en décadas de evidencia de que el alcohol daña la salud.

El alcohol está relacionado causalmente con los cánceres del tracto aero-digestivo superior (cavidad oral, faringe, laringe, esófago), los del colon, el hígado y el seno femenino. Existen asociaciones para muchos otros tipos de cáncer, pero el papel preciso del alcohol requiere una mayor investigación para desenredarse por completo de los factores ecológicos y de estilo de vida. Las afirmaciones históricas de los beneficios del alcohol probablemente se malinterpreten o exageren, porque aún no se ha identificado un umbral más bajo para el riesgo de cáncer. La carcinogénesis es más común en los tejidos que están en contacto directo con el alcohol y aumenta con la exposición. Por ejemplo, un aumento de tres veces en el límite de alcohol recomendado aumenta el riesgo de cáncer de esófago ocho veces, lo que lleva a estimaciones de que tres cuartas partes de los cánceres de esófago se deben al alto consumo de alcohol.

Aunque el mecanismo de la carcinogénesis puede variar según el tipo de tejido involucrado, es consistente para las diferentes formas de alcohol y probablemente involucre el metabolito genotóxico del etanol, el acetaldehído. Pruebas adicionales provienen de poblaciones de Asia oriental, en las cuales los genotipos variantes que alteran la aldehído deshidrogenasa son comunes (aumentando así las concentraciones de aldehído) y aumenta la incidencia de tumores del tracto aerodigestivo. Debido a que el alcohol es un solvente, otros compuestos tóxicos, en particular los que se agregan a productos inferiores para mejorar la palatabilidad, también pueden desempeñar un papel.

La escala del peligro que representa el alcohol es inmensa. Casi 2 mil millones de personas consumen bebidas alcohólicas regularmente. Todas las familias y sociedades que consumen alcohol se ven afectadas, y algunas poblaciones, como los nativos americanos, corren un riesgo particularmente alto de sufrir daños. Europa es la región de mayor consumo y tiene la carga más pesada de cánceres relacionados con el alcohol. Una estimación del consumo anual en el Reino Unido para 2016 fue de 12 L de alcohol puro para personas de 15 años o más. Las poblaciones de Europa oriental bebieron aún más. Más allá del cáncer, el alcohol tiene efectos generalizados e insidiosos en todo el cuerpo y la mente, lo que genera profundas consecuencias sociales adversas. El estudio Global Burden of Disease Study 2016 (http://ghdx.healthdata.org/gbd 2016) clasificó al alcohol como la séptima causa principal de años de vida ajustados por discapacidad (4 · 2%) y muerte (5 · 2%). En el Reino Unido,

La declaración de ASCO toma las consecuencias de salud del alcohol más allá del amanecer de la comprensión a plena luz del día: el alcohol es una amenaza innegable para la salud. Sin embargo, también está culturalmente ligado a los comportamientos de casi 2 mil millones de personas, para quienes, en las próximas semanas, grandes cantidades se presentarán en las reuniones de Acción de Gracias, fiestas de oficina de temporada, celebraciones de Navidad y festividades de año nuevo. Como muestra el comentario en este número de Frank Murray sobre el control del alcohol en Irlanda, una regulación más estricta del alcohol suscita una fuerte oposición política y comercial. Por esas razones, y debido a la influencia del alcohol en el bienestar de los pacientes, los movimientos hacia una bebida más segura deben ser liderados por profesionales de la salud. La vigilancia de rutina, la educación para la salud y la prevención del cáncer brindan contextos para hacerlo dentro de cualquier consulta.

El desafío del alcohol y el cáncer aumentará. Una mayor esperanza de vida significa una mayor exposición acumulativa, y a medida que más poblaciones se vuelven más prósperas, el consumo de alcohol aumenta. Mientras tanto, el costo del alcohol en términos reales ha disminuido, lo que amplía la disponibilidad. Pero el alcohol es un riesgo modificable, con un riesgo que disminuye después de suspenderlo. No hay excusa para ignorar las intervenciones regulatorias para el acceso, los anuncios y el costo unitario que se ha demostrado que reducen el consumo de alcohol. Al igual que el tabaco, cuanto mayor sea la demora en el control efectivo, más graves serán las futuras intervenciones para el alcohol. No es inimaginable que las botellas de Château Mouton Rothschild, que una vez llevaron la obra de Salvador Dali y Pablo Picasso, algún día podrían necesitar envases sencillos e imágenes de cáncer de esófago o un hígado cirrótico.

Diabetes en la mujer

DBT.2017

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=91723&uid=520577&fuente=inews

Actualmente hay más de 199 millones de mujeres que viven con diabetes y este total está previsto aumente  hasta 313 millones para 2040. Los roles de género y las dinámicas de poder influyen en la vulnerabilidad a la  diabetes, afectan al acceso a los servicios sanitarios y el comportamiento en la búsqueda de salud de la mujer, amplifican el impacto de la diabetes en las mujeres.

La diabetes es la novena causa principal de muerte entre mujeres en el mundo, causando 2,1 millones de muertes cada año. Fruto de las condiciones socioeconómicas, las niñas y las mujeres con diabetes se enfrentan a barreras en el acceso a una prevención costo efectiva, detección temprana, diagnóstico, tratamiento y atención, en especial en países en desarrollo.

Las desigualdades socioeconómicas exponen a la mujer a los principales factores de riesgo de la diabetes, como la mala alimentación o nutrición, inactividad física, consumo de tabaco y uso nocivo del alcohol.

Dos de cada cinco mujeres con diabetes están en edad reproductiva, lo que representa más de 60 millones de mujeres en todo el mundo. Las mujeres con diabetes tienen más dificultad para concebir y pueden tener malos resultados en el embarazo.

Sin planificación prenatal, la diabetes tipo 1 y 2 puede resultar en un mayor riesgo de mortalidad y morbilidad materno e infantil. Aproximadamente uno de cada siete nacimientos se ve afectado por la diabetes gestacional (DMG), una amenaza grave y desatendida para la salud materno infantil.

Muchas mujeres con DMG experimentan complicaciones relacionadas con el embarazo, como presión arterial, bebés de gran peso y parto obstruido. Un número significativo de mujeres con DMG también desarrollarán más adelante diabetes tipo 2 resultando en más complicaciones sanitarias y gastos.

La estigmatización y discriminación a las que se enfrentan las personas con diabetes son particularmente pronunciadas en mujeres y niñas, que llevan una doble carga de discriminación debido a su estado de salud y las desigualdades perpetradas en sociedades dominadas por hombres. Estas desigualdades pueden disuadir a las niñas y las mujeres a buscar un diagnóstico y tratamiento y evitar que logren resultados positivos de salud