Choque Entre Generaciones 

Marco A. Almazán

El anciano hippie, sintiéndose próximo a morir, mandó llamar a su hijo. Minutos después se presentó en el maloliente tugurio un joven pulcramente vestido, con traje oscuro, cuello almidonado y discreta corbata a rayas. Se dirigió al jergón donde yacía su padre e intentó besarle la mugrienta mano, de uñas quebradas y con ribetes de luto.

-¡Déjate de ridiculeces! -gruñó el viejo y harapiento hippie ocultando la garra bajo el guiñapo que le servía de manta-. ¿Cuántas veces debo decirte que me faltes al respeto?

-No puedo, padre, no puedo -repuso el bien educado muchacho-. Tal proceder está en contra de mi modo de pensar y de sentir. Me es imposible dejar de mostrar obediencia, devoción y pleitesía al ser que me dio la vida. Para mí, usted es lo más sagrado que existe sobre la faz de la tierra.

-¡Y dale con el usted! -se revolvió el hippie con gesto de impaciencia-. ¿Por qué no me tuteas?

-Porque usted es mi progenitor y me merece el más profundo respeto.

El anciano hippie buscó entre sus andrajos y sacó un cigarrillo de mariguana. Lo encendió con mano temblorosa, le dio las tres chupadas de rigor y se lo ofreció a su hijo.

-Gracias, padre mío -rehusó el joven-. Ya sabe usted que no fumo. Ni siquiera tabaco rubio.

-Pero en cambio despilfarras el dinero yendo a la peluquería, ¿no? -dijo el hippie con manifiesta repugnancia-. ¿Cuándo te cortaste el pelo por última vez?

-Hace una semana.

-¡Ya me lo imaginaba! Te ves positivamente indecente. Yo, a tu edad, llevaba cuando menos seis años de no tocarme la cabeza, como no fuera para rascarme.

-Los tiempos cambian -musitó el aseado y respetuoso muchacho, bajando la vista.

-Te he mandado llamar -prosiguió el anciano hippie hurgándose las fosas nasales con un dedo mugriento-, porque sé que persistes en la insensatez de estudiar una carrera, en vez de seguir mi ejemplo y dedicarte a la más gloriosa vagabundería.

-Así es, padre -admitió el muchacho-. Actualmente curso el tercer año de arquitectura.

-¡Qué vergüenza! No sólo estás convertido en un repugnante niño bien, sino que inclusive estudias para construir, en lugar de destruir, destruir, destruir, que es lo sublime.

El joven guardó silencio, en tanto que su desarrapado y cochambroso padre lo miraba de arriba abajo y escupía en el suelo.

-Imagino que también estarás pensando en casarte. . .

-Sí, papá. Tan pronto como termine la carrera y haya ahorrado algún dinero. No quiero exponer a Dulce María, mi novia, a sufrir estrecheces ni a pasar apuros.

El anciano hippie echó la cabeza atrás y miró hacia el techo de su pocilga.

-¡Sombras de Avándaro! -exclamó-. Menos mal que tu madre murió de inanición e intoxicación por LSD hace varios años, y así no tuvo que sufrir este bochorno. ¡Ella, que practicó el amor con toda la colonia hippie y con cuanto varón se le acercó y fue capaz de soportar su pestilencia!

Por las pringosas mejillas del hippie rodaron dos gruesos lagrimones.

-Hijo -susurró, alargando (los manos mugrientas y temblorosas para tomar entre ellas la bien manicurada de su vástago-: estoy a punto de entregar la zalea. A quién, no lo sé. Pero en mi lecho de muerte te pido, como expresión de mi última voluntad, que abandones el nefasto sistema de vida que llevas…

El muchacho cayó de rodillas, cuidando de no arrugarse el pantalón.

-¡Perdóneme, padre mío, pero no puedo hacerlo! -dijo entre desgarradores sollozos-.

¡Sería ir contra mis convicciones y mis más arraigados principios! y es que todo esto ocurría en el año de 2000, cuando el péndulo había oscilado al otro extremo y la juventud reaccionaba violentamente contra las costumbres y el modo de pensar de sus padres.

 Fuente: “Marco A. Almazán”, escritor y diplomático mexicano 1922 – 1991. Humorista de sátira fina y aguda.

Columnista del periódico “Excélsior”, de la Ciudad de México y de “El Porvenir” de la ciudad de Monterrey, N.L.

Tomado de “Cien años de humedad”.

Síntomas depresivos, estrés percibido y salud metabólica

Autor: Marissa A. Gowey, Yulia Khodneva, Stephanie E. Tison, April P. Carson, et al Marissa A. Gowey, Yulia Khodneva, Stephanie E. Tison, April P. Carson Fuente: International Journal of Obesity (2018) https://doi.org/10.1038/s41366-018-0270-3 Depressive symptoms, perceived stress, and metabolic health: The REGARDS study
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=93610&uid=520577&fuente=inews

Introducción

Los individuos con obesidad son más propensos que los individuos sin obesidad para experimentar presión arterial elevada, triglicéridos elevados, lipoproteínas de alta densidad bajas, colesterol (HDL), glucosa en ayunas elevada, cintura agrandada e inflamación crónica (por ejemplo, Proteína C reactiva).

Estas anomalías cardio-metabólicas también aumentan el riesgo de desarrollar diabetes y enfermedad cardiovascular (ECV) a través de una variedad de vías biológicas, como la resistencia a la insulina, adipocitos y disfunción endotelial.

Si bien los mecanismos fisiológicos que vinculan la obesidad, los factores de riesgo cardio-metabólicos, la diabetes y la ECV se han estudiado ampliamente, se sabe menos sobre la influencia de los factores psicológicos.

Tanto los niveles elevados de estrés percibido como los síntomas depresivos se han asociado con el exceso de peso corporal y con otros parámetros de la salud metabólica, como los lípidos, la presión arterial y los niveles de glucosa.

Sin embargo, muchos estudios que examinan la asociación entre los factores psicológicos y la salud metabólica se han centrado solo en los síntomas depresivos o el estrés, pero no en ambos.

La investigación limitada se ha centrado tanto en los síntomas depresivos como en el estrés percibido, con hallazgos que identifican asociaciones únicas entre estos dos factores psicológicos y parámetros metabólicos, así como los resultados relacionados, como la pérdida de peso.

Sin embargo, sigue sin estar claro si la coexistencia de síntomas depresivos y el estrés percibido tienen un impacto diferencial sobre la salud metabólica en comparación con la presencia de un solo factor.


Objetivo

Para describir la relación entre los parámetros de salud metabólicos y los síntomas depresivos y el estrés percibido, y si la co-ocurrencia de estos dos factores de estrés psicológicos tiene una influencia aditiva sobre la desregulación metabólica en adultos con diferentes niveles de índice de masa corporal (IMC) sin diabetes.

Métodos

Se incluyeron participantes sin diabetes (N = 20,312) del estudio basado en la población por razones geográficas y de diferencias raciales en accidentes cerebrovasculares (REGARDS) (reclutado entre 2003-2007) que tenían un índice de masa corporal (IMC) ≥ 18.5 kg / m2.

Análisis transversal. La edad media de la muestra fue de 64,4 años, con un 36% de afroamericanas y un 56% de mujeres. Los síntomas depresivos y el estrés percibido se midieron utilizando versiones breves del cuestionario del Centro de Estudios Epidemiológicos (ítem CES-D-4) y la Escala de estrés percibido de Cohen (PSS), respectivamente.

Los parámetros metabólicos de salud incluyeron circunferencia de la cintura, presión arterial (sistólica y diastólica), lipoproteínas de baja y alta densidad (LDL, HDL), triglicéridos, glucosa en ayunas y proteína C reactiva de alta sensibilidad (hs-CRP).

Se utilizaron modelos de regresión lineal general (GLM) ajustados secuencialmente para cada parámetro metabólico para evaluar la asociación entre tener síntomas depresivos elevados y estrés, cualquiera de estos factores de riesgo psicológico, o ninguno con todos los análisis estratificados por categoría de IMC (es decir, normal, sobrepeso , y la obesidad).

Resultados

La presencia de síntomas depresivos elevados y / o estrés percibido se asoció con aumento de la circunferencia de la cintura, PCR elevada y HDL bajo.

La combinación de los síntomas depresivos y el estrés percibido, en comparación con cualquiera de los dos solos, se asoció típicamente con resultados de salud metabólica más deficientes.

Sin embargo, los factores sociodemográficos y de estilo de vida generalmente atenuaron las asociaciones entre los factores psicológicos y los parámetros metabólicos.
Conclusiones

Los síntomas depresivos elevados junto con los niveles altos de estrés percibido se asociaron más fuertemente con varios parámetros de la salud metabólica que solo uno de estos constructos psicológicos en una gran y diversa cohorte de adultos.

Los hallazgos sugieren que los factores de estilo de vida saludable pueden atenuar la asociación entre la angustia psicológica y el deterioro de la salud metabólica.