La OMS actualiza la guía mundial sobre medicamentos y pruebas de diagnóstico

Publicadas hoy, las dos listas se centran en el cáncer y otros desafíos de salud globales, con énfasis en soluciones efectivas, priorización inteligente y acceso óptimo para los pacientes.

“En todo el mundo, más de 150 países utilizan la Lista de Medicamentos Esenciales de la OMS para guiar las decisiones sobre qué medicamentos representan la mejor relación calidad-precio, en función de la evidencia y el impacto en la salud”, dijo el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. “La inclusión en esta lista de algunos de los medicamentos contra el cáncer más nuevos y más avanzados es una fuerte declaración de que todos merecen el acceso a estos medicamentos que salvan vidas, no solo aquellos que pueden pagarlos”.

La Lista de medicamentos esenciales (2019)

Tratamientos contra el cáncer: si bien se han comercializado varios nuevos tratamientos contra el cáncer en los últimos años, solo unos pocos ofrecen suficientes beneficios terapéuticos para ser considerados esenciales. Los 12 medicamentos que la OMS agregó a la nueva Lista de medicamentos para cinco terapias contra el cáncer se consideran los mejores en términos de tasas de supervivencia para tratar los cánceres de melanoma, pulmón, próstata, mieloma múltiple y leucemias.

Por ejemplo, dos inmunoterapias recientemente desarrolladas (nivolumab y pembrolizumab) han proporcionado tasas de supervivencia de hasta el 50% para el melanoma avanzado, un cáncer que hasta hace poco era incurable.

Antibióticos: El Comité de Medicamentos Esenciales fortaleció el asesoramiento sobre el uso de antibióticos al actualizar las categorías de AWARE, que indican qué antibióticos usar para las infecciones más comunes y graves para lograr mejores resultados de tratamiento y reducir el riesgo de resistencia a los antimicrobianos. El comité recomendó agregar tres antibióticos nuevos para el tratamiento de infecciones resistentes a múltiples medicamentos como esenciales. 

Otras actualizaciones de la lista de medicamentos incluyen:

  • Nuevos anticoagulantes orales para prevenir el accidente cerebrovascular como una alternativa a la warfarina para la fibrilación auricular y el tratamiento de la trombosis venosa profunda. Estos son particularmente ventajosos para los países de bajos ingresos ya que, a diferencia de la warfarina, no requieren monitoreo regular;
  • Productos biológicos y sus respectivos biosimilares para afecciones inflamatorias crónicas tales como artritis reumatoide y enfermedades inflamatorias del intestino;
  • Carbetocina termoestable para la prevención de la hemorragia posparto. Esta nueva formulación tiene efectos similares a la oxitocina, la terapia estándar actual, pero ofrece ventajas para los países tropicales, ya que no requiere refrigeración;

No todas las presentaciones al Comité EML están incluidas en la lista. Por ejemplo, los medicamentos para la esclerosis múltiple presentados para su inclusión no se enumeraron. El Comité señaló que algunas opciones terapéuticas relevantes comercializadas actualmente en muchos países no se incluyeron en las presentaciones; dará la bienvenida a una aplicación revisada con todas las opciones disponibles relevantes. El Comité EML tampoco recomendó incluir metilfenidato, un medicamento para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), ya que el comité encontró incertidumbres en las estimaciones de los beneficios.

La lista de diagnósticos esenciales (in vitro)

La primera Lista de diagnósticos esenciales se publicó en 2018, concentrándose en un número limitado de enfermedades prioritarias: VIH, malaria, tuberculosis y hepatitis. La lista de este año se ha ampliado para incluir más enfermedades no transmisibles y transmisibles.

Cánceres: dada la importancia de asegurar un diagnóstico temprano de cáncer (el 70% de las muertes por cáncer ocurren en países de ingresos bajos y medianos en gran parte porque la mayoría de los pacientes son diagnosticados demasiado tarde), la OMS agregó 12 pruebas a la Lista de diagnósticos para detectar un amplio gama de tumores sólidos como los cánceres colorrectales, hepáticos, cervicales, de próstata, de mama y de células germinales, así como leucemia y linfomas. Para apoyar el diagnóstico de cáncer apropiado, se agregó una nueva sección que cubre las pruebas de patología anatómica; Este servicio debe estar disponible en laboratorios especializados.

Enfermedades infecciosas : la lista se centra en enfermedades infecciosas adicionales prevalentes en países de bajos y medianos ingresos, como el cólera, y enfermedades olvidadas como la leishmaniasis, la esquistosomiasis, el dengue y el zika.

Además, se agregó una nueva sección para pruebas de influenza para entornos de salud de la comunidad donde no hay laboratorios disponibles.

Prueba general: la lista también se amplió para incluir pruebas generales adicionales que abordan una variedad de diferentes enfermedades y afecciones, como pruebas de hierro (para anemia) y pruebas para diagnosticar el mal funcionamiento de la tiroides y la anemia falciforme (una forma hereditaria de anemia muy presente) en África subsahariana).    

Otra actualización notable es una nueva sección específica para las pruebas destinadas a la detección de donaciones de sangre. Esto es parte de una estrategia de toda la OMS para hacer que las transfusiones de sangre sean más seguras.

“La Lista de Diagnósticos Esenciales se introdujo en 2018 para guiar el suministro de pruebas y mejorar los resultados del tratamiento”, dijo Mariângela Simão, Subdirectora General de Medicamentos y Productos de Salud de la OMS. “A medida que los países avancen hacia la cobertura sanitaria universal y los medicamentos estén más disponibles, será crucial contar con las herramientas de diagnóstico adecuadas para garantizar el tratamiento adecuado”.

Nota para los editores.

La Lista de Medicamentos Esenciales actualizada agrega 28 medicamentos para adultos y 23 para niños y especifica nuevos usos para 26 productos ya mencionados, lo que eleva el total a 460 productos considerados esenciales para abordar las necesidades clave de salud pública. Si bien esta cifra puede parecer alta, corresponde a una fracción de la cantidad de medicamentos disponibles en el mercado. Al enfocar las opciones, la OMS enfatiza los beneficios para los pacientes y el gasto racional con el fin de ayudar a los países a priorizar y lograr la cobertura sanitaria universal.  

La Lista actualizada de diagnósticos esenciales contiene 46 pruebas generales que se pueden usar para la atención de rutina del paciente, así como para la detección y diagnóstico de una amplia gama de enfermedades, y 69 pruebas destinadas a la detección, diagnóstico y monitoreo de enfermedades específicas.

La lista se divide en dos secciones según el usuario y la configuración: una para la configuración de la comunidad, que incluye autocomprobación; y un segundo para laboratorios clínicos, que pueden ser instalaciones generales y especializadas.  

Ambas listas de la OMS son modelos para que los países desarrollen sus propias listas nacionales. Las listas nacionales basadas en la carga local de enfermedades y la infraestructura existente de prestación de servicios de salud proporcionan un marco excelente desde el cual los países pueden planificar e implementar los servicios de laboratorio y los medicamentos que necesitan. El acceso a estos productos de salud requiere buenas prácticas de adquisición, cadenas de suministro efectivas, protocolos de gestión de calidad y mano de obra calificada para el cuidado de la salud. La prestación de servicios de diagnóstico efectivos, debido a que se basan en tecnologías, también depende de especificaciones técnicas sólidas, la disponibilidad de redes de laboratorio cuidadosamente diseñadas, una infraestructura de apoyo adecuada y la educación adecuada de los usuarios (pacientes o trabajadores de la salud) para garantizar la seguridad.

World Health Organization. (‎2019)‎. World Health Organization model list of essential medicines: 21st list 2019. World Health Organization. 
https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/325771/WHO-MVP-EMP-IAU-2019.06-eng.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Alimentos para bebés: es hora de endurecerse con los azúcares

Miniatura de la figura fx1

The Lancet Diabetes & Endocrinology
https://www.thelancet.com/journals/landia/article/PIIS2213-8587(19)30224-4/fulltext?rss=yes&utm_campaign=update-landia&utm_source=hs_email&utm_medium=email&utm_content=74384474&_hsenc=p2ANqtz-8Qvex64aQrrBC3cHhTkvRgaFWVtdY7ztKUikpUFZD23fQyPX4V3Ez4Z9TdVEln5UA-7m0jvCvf9ZByMHAK6RB2IYQBB_E2oqaDuVxr-gDKCTU3mRs&_hsmi=74384474
La obesidad infantil es ahora una de las crisis de salud pública más desafiantes de nuestro tiempo, y afecta a países de bajos ingresos, de ingresos medios y de ingresos altos por igual. Según la OMS , en 2016, 41 millones de niños menores de 5 años y 340 millones de niños y adolescentes de 5 a 19 años tenían sobrepeso u obesidad. Como la obesidad infantil se puede prevenir en gran medida, las estrategias de prevención deben tener la máxima prioridad para mejorar la salud infantil y evitar que estos niños se conviertan en adultos con sobrepeso y obesos y desarrollen comorbilidades relacionadas con la obesidad, como la diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, enfermedades no alcohólicas. enfermedad del hígado graso, y el cáncer.
En europa occidental, Inglaterra (y el Reino Unido) tiene una de las tasas más altas de obesidad infantil: una quinta parte de los niños que ingresan a la escuela primaria (de 4 a 5 años) tienen sobrepeso o son obesos, con un aumento de más de un tercio en 10 a 11 años. Estas tasas son aún más altas en los niños de entornos desfavorecidos que se ven afectados de manera desproporcionada. Aunque muchos factores contribuyen a la obesidad infantil, como la falta de actividad física, el sobrepeso y la obesidad materna (preconcepción y gestacional), la predisposición genética, los factores psicológicos, los factores ambientales y el estado socioeconómico, la mala alimentación y el desequilibrio resultante entre la ingesta de energía y el gasto energético Es el conductor principal. Como las preferencias alimentarias y los patrones dietéticos se establecen en la infancia y la niñez temprana, no se puede exagerar la importancia de proporcionar a los niños una dieta saludable y variada desde el destete en adelante.
El 25 de junio, el Royal College of Paediatrics and Child Health (RCPCH) publicó su Visión de prevención para la salud infantil, esbozando prioridades y recomendaciones de políticas para transformar la salud y el bienestar de los niños y jóvenes en el Reino Unido. Entre las muchas propuestas, el informe de RCPCH pide al gobierno del Reino Unido que implemente límites obligatorios en la cantidad de azúcares libres (incluidos los derivados de frutas y verduras de sabor dulce) que los alimentos para bebés y bebés pueden contener para fomentar la reformulación de los productos y facilitar la exposición. De los bebés a una gama más amplia de sensaciones gustativas. En la actualidad, los alimentos para bebés hechos puré o líquidos que contienen una alta proporción de frutas y verduras de sabor dulce (y por lo tanto un alto contenido de azúcar libre) se pueden etiquetar erróneamente como “sin azúcar agregada”. El informe del RCPCH también insta a los padres a que les den a sus hijos más verduras de sabor amargo para evitar que desarrollen el llamado diente dulce. Este enfoque evitaría la caries dental (que afecta a un cuarto de los niños de 5 años en el Reino Unido) y disminuiría el riesgo de sobrepeso u obesidad debido al consumo excesivo de azúcares en la dieta. En 2018, la Encuesta Nacional de Dieta y Nutrición (NDNS) encontró que la ingesta diaria promedio de azúcares libres (como% de la ingesta total de energía) para 1 · 5–3 años en el Reino Unido fue de 11 · 3%, más del doble de la cifra (5%) recomendada por el Scientific Comité Consultivo de Nutrición (SACN) para este grupo de edad.
Un fuerte apoyo al llamado del RCPCH para limitar los azúcares gratuitos en los alimentos para bebés llegó 2 días después, cuando Public Health England (PHE) publicó una revisión basada en la evidencia de 1120 alimentos y bebidas para bebés disponibles comercialmente, dirigidos a niños de 6 a 36 meses. Este informe encontró inconsistencias entre los consejos nacionales sobre alimentación infantil y la forma en que se comercializan algunos productos de comida y bebida para bebés. Si bien no mencionaba ni avergonzaba a los productos individuales, la revisión de PHE descubrió que algunos alimentos a base de frutas y vegetales se comercializaban como saludables, aunque contenían casi el 50% de azúcares (similar a la confitería), los bocadillos se promovían entre las comidas, las etiquetas de los productos eran engañosas. los productos no tenían un equilibrio de ingredientes, no se proporcionaron instrucciones claras de alimentación y se recomendó la introducción de alimentos sólidos antes de los 6 meses, el tiempo recomendado oficialmente por SACN.
El informe de PHE presenta una imagen sombría de los productos de nutrición de la vida temprana disponibles en el Reino Unido. En lugar de brindarles a los niños el comienzo correcto de la vida y establecer hábitos alimentarios saludables, estos productos tienen más probabilidades de alimentar la obesidad infantil y la mala salud metabólica en años posteriores. Para que el Gobierno del Reino Unido cumpla su ambicioso objetivo de reducir a la mitad la obesidad infantil para 2030, como se propone en su plan de acción renovado, se deben implementar sin demora límites obligatorios sobre los azúcares gratuitos en alimentos para bebés y lactantes, bebidas y refrigerios.

Envejecimiento, estrés, depresión y enfermedad vascular

Autor: Zannas AS et al.  Fuente: Proc Natl Acad Sci U S A 2019 Jun 4; 116:11370. (https://doi.org/10.1073/pnas.1816847116Epigenetic upregulation of FKBP5 by aging and stress contributes to NF-?B–driven inflammation and cardiovascular risk
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94505&fuente=inews&utm_source=inews&uid=520577

El envejecimiento, el estrés (especialmente los traumas infantiles) y la depresión están asociados con un riesgo elevado de enfermedad cardiovascular, pero ¿cómo?

El envejecimiento y el estrés psicosocial se asocian con un aumento de la inflamación y el riesgo de enfermedad, pero los mecanismos moleculares subyacentes no están claros. Debido a que tanto el envejecimiento como el estrés también están asociados con cambios epigenéticos duraderos, una hipótesis plausible es que el estrés a lo largo de la vida podría conferir un riesgo de enfermedad a través de efectos epigenéticos en las moléculas involucradas en los procesos inflamatorios.

Un consorcio internacional estudió cuatro grandes cohortes que involucraron a más de 3000 personas e identificó un mecanismo potencialmente importante.

El envejecimiento, el estrés y la depresión se correlacionaron, no solo con la incidencia de enfermedad cardiovascular, sino también con el aumento de la producción (expresión) de una proteína llamada FKBP5.

Los experimentos in vitro en células humanas mostraron que el aumento de la proteína FKBP5 conduce a un aumento de la producción de NF-κB (una molécula maestra que activa la inflamación).

La disminución de la producción de FKBP5 mediante la edición de genes y el bloqueo de la acción de FKBP5 por inhibidores farmacológicos, disminuyeron en gran medida la respuesta inflamatoria.

En conclusión, nuestros hallazgos sugieren que el envejecimiento y el estrés disminuyen la metilación del ADN en los sitios seleccionados de FKBP5 relacionados con el potenciador, lo que contribuye a la regulación epigenética de FKBP5 en las células inmunes, el aumento de la inflamación periférica impulsada por NF-κB y un mayor riesgo cardiovascular.

Si bien el riesgo de enfermedad sin duda está determinado por múltiples efectores y mecanismos moleculares, el presente estudio ofrece información al descubrir un mecanismo a través del cual el envejecimiento y el estrés confieren riesgo de enfermedad a nivel molecular.

Estos conocimientos moleculares pueden ayudar a identificar biomarcadores y nuevos candidatos para el tratamiento de enfermedades relacionadas con el estrés y requerirán esfuerzos orquestados de investigación traslacional.

A pesar de estas posibilidades intrigantes, las políticas sociales siempre deben esforzarse por mejorar o, cuando sea posible, prevenir el estrés psicosocial excesivo en primer lugar.


Comentario

Ciertas alteraciones hereditarias en la estructura del gen (por ejemplo, mutaciones en el gen para el receptor del colesterol LDL) afectan el riesgo cardiovascular. Sin embargo, este estudio sugiere que cambiar la expresión (no la estructura) de los genes es una forma en que el envejecimiento, el estilo de vida y los eventos de la vida pueden afectar el riesgo.

Al mostrar que el aumento de la expresión del gen FKBP5 promueve la inflamación, lo que confiere riesgo de enfermedad vascular, los investigadores también han identificado la proteína FKBP5 como un objetivo potencial para la intervención terapéutica.

Digamos “en ratones”

Autor: Gonzalo Casino Fuente: IntraMed / Fundación Esteve
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94470&fuente=inews&utm_source=inews&uid=520577

Muchas informaciones sobre estudios biomédicos olvidan el pequeño detalle de señalar que han sido realizados en ratones u otros animales de experimentación. Ciertamente, algunas sí lo dicen, pero en una parte tan poco relevante del texto que es como si no lo dijeran. Y el malentendido ya está creado, pues mucha gente no llega a leer el texto completo y, en todo caso, el mensaje escueto que recircula por las redes omite este importante matiz. Parece una perogrullada, pero los ratones no son humanos y los resultados de los estudios en animales de experimentación no pueden trasladarse sin más a las personas. Lo que ocurre en un ratón no tiene por qué ocurrir en el organismo humano y, además, suelen pasar bastantes años hasta que esto se comprueba, si es que se llega a hacer. Bastaría añadir la coletilla “en ratones” a muchos titulares para evitar este grave error que genera tanta confusión y socava la confianza en la ciencia y el periodismo científico.

Hace un par de meses, el científico y bloguero estadounidense James Heathers tuvo la tonta idea –como el dice– de crear la cuenta de Twitter @justsayinmice para llamar la atención sobre este clamoroso sesgo informativo que alienta tantas falsas expectativas. Lo que parecía una provocación, ya tenía 1.700 seguidores a las 24 horas y 15.000 tan solo 48 horas después, según refiere Heathers en su artículo In mice, explainedHoy son ya más de 63.000 los seguidores de esta idea que ha servido de revulsivo para que muchos informadores científicos –como han reconocido en Twitter– tengan bien presente que su titular no está completo si no incluye la apostilla “en ratones”.  El mensaje es bien diferente si decimos “El aceite de oliva virgen extra protege del Alzheimer” en vez de “El aceite de oliva virgen extra protege del Alzheimer en ratones, o “Las bacterias intestinales influyen en la obesidad” en vez de “Las bacterias intestinales influyen en la obesidad en ratones. Entre un mensaje y otro existe todo un abismo científico, metodológico y temporal, que es el que hay entre los estudios preclínicos y los clínicos, aparte de las limitaciones de los modelos con ratones que, como si fueran humanos, toman aceite de oliva virgen extra y padecen Alzheimer y obesidad.

View at Medium.com

La mayoría de los estudios científicos realizados en animales no se replica en humanos

Aunque los estudios con animales (la mayoría son en ratones, y de ahí la simplificación) son muy valiosos en una primera fase de algunas investigaciones biomédicas, sus resultados son muy preliminares y hay que considerarlos con cautela en el contexto de la salud humana. De entrada, la mayoría no se replica en humanos: solo pasaron a ensayos clínicos el 37% de los experimentos en animales muy citados y publicados en siete de las mejores revistas para este tipo de estudios (ScienceNatureCellNature MedicineNature GeneticsNature Immunology y Nature Biotechnology). Además, para iniciar estos estudios en humanos pueden pasar entre 1 y 15 años (7 de media). Y finalmente, cuando ya se tienen resultados, estos no siempre son coincidentes (de hecho, en el 18% de los casos son contradictorios).

Una buena costumbre que tenían algunos periódicos era no informar sobre estudios con animales en la sección de salud, para no crear falsas expectativas, y reservarlos para la sección de ciencia. En las ediciones digitales esta juiciosa frontera es menos visible y quizá lo más sensato sería el silencio informativo sobre unos resultados que, en el mejor de los casos, tardarán años en confirmarse en humanos. Y, si realmente existe interés informativo, tengamos presente todos –investigadores, médicos, comunicadores, periodistas y público en general– el #justsayinmice y no olvidemos decir “en ratones”.

 

View at Medium.com

Formación de postgrado

Muchas de las deficiencias del médico se explican por un fracaso en los contenidos y organización de los cursos, la enseñanza y los objetivos; el trabajo excesivo de los maestros, obligados a preparar a sus alumnos para los exámenes en lugar de darles un educación mental liberadora.
Autor: Dr. Leonardo Strejilevich Fuente: IntraMed
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94418

Formar es dar forma. Es juntar, congregar, componer e integrar numerosas cosas y procesos para obtener un todo. Es criar, educar,  adquirir destrezas, aptitudes y habilidades. Es conseguir un perfil propio, dinámico, prospectivo, desprejuiciado, comprometido, definido por su propio objeto y por su rol inmerso en la totalidad social. El camino para lograr la formación es la educación.

En la educación hay maestros, existe el ejercicio, la educación propia, el camino hacia la libertad, el crédito al esfuerzo, el proceso moral. Frecuentemente es en la escuela donde empezamos a dejar nuestra propia personalidad; nos infunden nociones bien definidas pero no nos capacitan para que cada uno se forme por sí mismo buenas nociones.

Abraham Lincoln dijo que las universidades son lugares donde los guijarros son pulimentados y los diamantes empañados. Esto no implica un ataque improvisado a la sacrosanta institución que es, entre otras, las Facultades de Medicina de las Universidades; grandes críticos, sumamente alarmados, consideran a la escuela de medicina como la base de casi todos los problemas en la atención de la salud, la medicina sanitaria y la administración de salud.

Muchas de las deficiencias del médico se explican por un fracaso en los contenidos y organización de los cursos, la enseñanza y los objetivos; el trabajo excesivo de los maestros, obligados a preparar a sus alumnos para los exámenes en lugar de darles un educación mental liberadora (B. Russell); la incapacidad para formar bien a un número suficiente de médicos como clínicos, profesionales y seres humanos; la abdicación de la responsabilidad de la enseñanza y de la asistencia adecuada a los pacientes para concentrarse en la investigación pura, que es para muchos hedonísticamente grata y proporciona mayor status.

Muchas Facultades de Medicina son más propensas a entregar a los jóvenes incompetentes un título de médico que a reconocer que se han equivocado en sus objetivos, en los métodos de enseñanza y evaluación, en la planificación, en la programación. El profesor de medicina orientado hacia la investigación no se halla capacitado, en general, para enseñar medicina clínica y el médico dedicado a los enfermos no tiene acceso a la universidad.

La atmósfera cientificista realza la formación académica subestimando, muchas veces, la existencia cotidiana del enfermo y su realidad ecológica y social. Como consecuencia, suele pasar que el médico recién egresado no sepa cómo ejercer la medicina.

El arte médico es olvidado en nombre de una ciencia incompleta y, lo más importante, que los métodos y objetivos de la formación del médico son muchas veces incompatibles con la realidad

La selección de estudiantes en las escuelas de medicina es arbitraria y mal orientada; se excluye la historia y la filosofía de la medicina; se ignora la realidad de la relación médico-paciente; se soslaya el estudio de las humanidades en la formación contribuyendo a convertir al joven médico en un técnico además de tecnologizado y tecnolátrico; el arte médico es olvidado en nombre de una ciencia incompleta y, lo más importante, que los métodos y objetivos de la formación del médico son muchas veces incompatibles con la realidad presente y futura de su trabajo diario y del contexto social en el que está inserto y que debe cambiar para el progreso y desarrollo de todos los miembros de la comunidad.

Es necesario revisar, permanentemente, la educación del recurso humano para la salud y validar si los objetivos y fines de la educación están en consonancia con las necesidades de nuestra sociedad. El enfoque con que la atención de la salud es manejada depende en primera instancia de la filosofía política que rige los destinos de un determinado país y se concreta siempre a través del diseño y ejecución de planes y programas elaborados y ejecutados mediante la puesta en juego de recursos humanos, técnicos y financieros.

El recurso humano para la salud es el factor más importante, más costoso y más difícilmente obtenible y exige para su formación un gran esfuerzo sostenido, permanente y continuo. La educación médica tiene como objetivo fundamental la preparación del recurso humano que la atención de la salud necesita. Este recurso humano tiene que alcanzar idoneidad y asumir la responsabilidad que le incumbe en su incorporación al equipo de salud y al grado de interacción, correlación y participación en los planes y programas del sistema de salud.

La educación médica es sólo un subsistema inseparable del sistema de salud que el país disponga en el futuro. Los médicos deben estar formados adecuadamente y poseer aptitud pragmática definida; para ello, es imprescindible que su formación se cumpla en servicio; en el momento apropiado; en los lugares donde la atención de la salud se lleva a cabo; así las cosas, esto llevará al ajuste de las calidades intrínsecas vinculándolas a la realidad asistencial y sanitaria.

Aceptar que la educación médica, para que alcance un nivel óptimo de eficiencia, debe moverse dentro del contexto de un plan orgánico de salud, no significa inmovilizar los esfuerzos provenientes del área educacional. La educación médica debe realizarse en ámbitos múltiples para aprovechar la enorme capacidad instalada y los recursos humanos disponibles.

Con el nombre de “hueco científico”, se designa el hecho lamentable de que se está agrandando cada vez más la distancia entre la medicina científica y la práctica médica; se puede hablar de una distancia crítica. Las posibilidades de salvar esta distancia deben buscarse en la formación de postgrado, la bibliografía y la educación médica continua.

Actualmente, apenas tiene tiempo el médico práctico para la actualización de su saber teórico o de la técnica médica práctica. Para mantenerse al corriente, muchas veces, se guía por la propaganda industrial que le resulta de fácil acceso o bien al estudio de las revistas médicas; pocas veces recurre al contacto personal y dedicado con las clínicas o a formas acreditadas de actualización de postgrado; en nuestra realidad, casi siempre, esto sucede por razones de restricciones económicas y exceso de trabajo mal remunerado.

Casi siempre le falta tiempo para analizar los problemas científicamente en la forma que se supone debería haber aprendido a hacerlo; en la profesión médica no se puede ser hombre culto sin ser al mismo tiempo hombre científico; toda actividad debe tender a demostrar el fundamento científico de lo que se está haciendo.

El valor de la enseñanza recibida puede medirse por el tiempo de permanencia de la vigencia de sus bases teóricas, es decir, si el profesional mucho tiempo después de haberse graduado se halla capacitado para comprender en su mecanismo los métodos terapéuticos y los medicamentos modernos. En el curso de los últimos cincuenta años y cada vez a mayor velocidad, se ha agrandado y ampliado el arsenal medicamentoso y la tecnología médica; también ha cambiado más de un concepto.

Sin razón científica, no debieran atenderse recomendaciones; de lo contrario la profesión se hace superficial y se cometen pecados de omisión o comisión de actitudes incorrectas. En la formación médica de postgrado cabe distinguir, al decir de Laín Entralgo; la práctica médica o el arte de ayudar a la curación de un hombre enfermo – diríamos mejor de una persona enferma – y la patología o el saber científico acerca de la enfermedad, a los que se agregan tres modos de considerar el tratamiento (objetivo, subjetivo y sociológico) y tres modos de entender la enfermedad (semiológico, etiológico y nosológico). El marco referencial de estas exigencias formativas es la medicina actual que se plantea como tecnificada, socializada y hominizada.

A nuestro entender, además de los presupuestos de Laín Entralgo, la formación médica de postgrado tiene que tener como sustento la realidad político-social y el sistema de organización de la atención de la salud en el país y contribuir con el esfuerzo individual y de los equipos de salud al cumplimiento de las metas nacionales y a mantener los estándares de calidad en dicha atención de la salud.

El propósito, es el desarrollo de actitudes, aptitudes, habilidades y destrezas aplicadas a la solución de los problemas de atención de la salud en el área hospitalaria y ambulatoria, demostrando capacidad de liderazgo y para el trabajo interdisciplinario en un sistema de salud. La formación de postgrado es un proceso estabilizador de las falencias anotadas en el proceso de enseñanza-aprendizaje en los claustros universitarios.

La metodología en la formación de postgrado tiene características dinámicas, está centrada en el interés de los alumnos y estimula sus potencialidades de creatividad y responsabilidad por el aprendizaje conducente al desarrollo de su capacidad analítica, elaboración de juicios, trabajo cooperativo de grupo y compromiso individual con el servicio que presta.

La formación de postgrado debe ser la puerta de entrada a la educación médica continua entendida como un proceso formal de actualización y de aprendizaje de nuevos conocimientos teóricos y prácticos, secuenciada en el tiempo y en el espacio y con un objetivo definido de mantener los niveles de excelencia en la atención de la salud.

La formación en estudios de postgrado va más allá del incremento y profundización de conocimientos: pretende lograr el cambio y la transformación de actitudes en el profesional que se expresen en un desempeño eficiente, eficaz y efectivo en el sistema de salud; es formar al profesional como administrador del cambio para que cuente con las excelencias suficientes para actuar como agente de transformación, integración y estabilización con el fin de mejorar los servicios de salud.

La formación del recién graduado debe ser considerada por la Universidad y por el Hospital como una ineludible responsabilidad tanto o más importante que el proceso educativo de alumnos en el pregrado. El camino más idóneo para la formación de postgrado en medicina y en ciencias de la salud en general es, sin lugar a dudas,  el de las Residencias Hospitalarias, precedidas o no de un internado rotatorio de postgrado.

El sistema de Residencias Hospitalarias, es un método educacional basado en un plan orgánico, conocido y aceptado de antemano por los postulantes y se basa en la participación activa en la asistencia a través del ejercicio de la responsabilidad progresiva independiente. Al médico residente como a cualquier otro miembro del equipo de salud, se le debe educar en lo asistencial, docente, científico y moral.

Para ello es necesario que el hospital tenga una alta calidad de atención, un cuerpo médico estable dispuesto a la docencia en servicio, a la participación en el movimiento científico, docente y cultural del hospital, comprometido con el deber de su actualización permanente y con capacidad de renunciamiento para brindar oportunidad de actuar bajo supervisión que es lo que necesita el residente.

Todos los intentos para proporcionar mejor formación a internos y residentes son bienvenidos siempre y cuando se basen en un sistema de enseñanza igualitaria, previsible, con un programa formal y vasto, con cursos y exámenes, que proporcione al futuro especialista conocimientos serios, generación de ideas nuevas, autocrítica y autoeducación continua.

Sobre esta base, poco a poco, lentamente, el residente dejará de ser un proletario médico que no pertenece a la planta del hospital, que trabaja para el hospital y para los médicos de planta a muy bajo costo y que puede  aprender a ser o no un buen médico durante este proceso.

Los años pasados en la residencia son altamente formativos y muy importantes; marcan la conducta futura del joven médico mucho más que cualquier otra experiencia. La esperanza de formar médicos competentes y maduros muchas veces no se basa en un régimen de trabajo adecuado, con criterios académicos apropiados y con un programa educativo inteligente e integral altamente humanizado.

Al aumentar la demanda en los hospitales y disminuir la dedicación de los médicos de planta, el residente se puede convertir en la espina dorsal de la atención médica. La idea de que el médico residente debe “sudar su privilegio” de aprender en un buen hospital, que se está formando y que ésta es suficiente compensación, es errónea y antiética.

La imagen esforzada del joven profesional tratando de capacitarse por un magro salario o sin él debe ser cambiada

Los residentes en especial y los miembros del equipo de salud que actúan en la atención médica pública o privada merecen un sueldo que les permita vivir, liberarse de la preocupación personal por sus familias, dejar de tener otros trabajos para ir “tirando” y concentrarse sobre lo que están haciendo.

La imagen esforzada del joven profesional tratando de capacitarse por un magro salario o sin él debe ser cambiada; la salud de las personas necesitan de profesionales jóvenes felices, optimistas, inquietos, atentos, que tengan asegurado su alojamiento para él y su familia, su buen salario, su dieta adecuada, la información bibliográfica actualizada, la concurrencia a congresos y a experiencias educativas y al esparcimiento.

El fatigoso horario del residente puede ser tan nocivo para el idealismo médico como la penuria; asume muchas veces las responsabilidades del médico, realiza trabajos no calificados y cada vez le queda menos tiempo para hablar de lo que está haciendo. Por ahora, aunque cada vez menos, la enseñanza actual de los residentes es por momentos caótica, los contenidos de la curricula se transmiten dogmáticamente y la enseñanza se imparte en servicios de salud de calidad e intereses muy desiguales.

La calidad de la formación depende del volumen, calidad e intensidad de la enseñanza dentro del marco de la enseñanza formal, la que no excluye la informal de “andando y hablando”. Los residentes deben adaptarse a estos esquemas formales e informales; de esa capacidad de adaptación y comprensión depende el éxito o el fracaso.

Se supone en los residentes que ingresan al sistema la falta de un bagaje suficiente de conocimientos básicos y que, por ello, cometan errores leves o graves pero, la más de las veces, se espera que maduren solos, sin prestarles el apoyo y ejercer sobre ellos la supervisión necesaria que suele ser admonitoria y no docente. La inseguridad profesional va desapareciendo paulatinamente y paralelamente, en muchos casos, aumenta la insensibilidad y su falta de relación adecuada con los pacientes.

Algunos están obsesionados por las cuestiones científicas – que son muy importantes – y han perdido la noción de los factores emocionales que están en juego en todo acto profesional. No estamos proponiendo que los residentes se transformen en trabajadores sociales, en misioneros o buenos samaritanos pero, es conveniente, no descuidar la formación atinente a las relaciones con la gente, los límites bioéticos que todo acto médico debería tener y que intentar curar no es un loco combate contra la muerte.

Es necesario uniformar los criterios, los propósitos, los objetivos, los contenidos curriculares y los sistemas de evaluación de los residentes para obtener especialistas competentes que puedan insertarse y trabajar rápidamente en cualquiera de los servicios de salud de nuestro extenso y diverso país, formados en un período académico bien pagado y que concite la participación activa y dedicada en tiempo y espacio de los miembros de planta del equipo de salud  del hospital de los que se pretende, además, que no descarguen sobre los residentes la responsabilidad que les cabe en la asistencia hospitalaria de los pacientes.

El residente no sólo debe formarse en la medicina de crisis de los pacientes muy afectados o urgentes, sino también con los enfermos ambulatorios, los de consultorio, los de sala, los crónicos, los domiciliares; deberá aprender a ser compañero de ruta de los enfermos para repararlos, rehabilitarlos y acompañarlos a morir. En nuestros hospitales y servicios de salud – públicos y privados -, debería crearse un Departamento de Educación Médica en cada uno de ellos cuya misión es generar una atmósfera más académica, programar conferencias, cursos, seminarios, aportar un programa de enseñanza continua y trabajar mucho más tiempo.

Al igual que otras actividades en el área de la salud y de la formación de sus recursos humanos no se hace sólo con dinero, sino con hombres y mujeres que deben aportar proposiciones factibles y viables que apunten a una imagen horizonte basada en valores perdurables. Cushing decía que “es más difícil cambiar de mentalidad que mudar un cementerio” y Emerson afirmaba que “cada institución es la sombra prolongada de un gran hombre”.

El sistema de Residencias ha cumplido más de ochenta años en nuestro país y sobrevive porque ha demostrado sus bondades, por el interés individual puestos por los jefes y encargados de la capacitación y el esfuerzo de los propios residentes. El sistema de residencias ha cumplido gran parte de sus objetivos:

1. Haber brindado capacitación profesional a un número elevado de personas,

2. Haber entrenado adecuadamente a numerosos profesionales en la práctica de distintas especialidades,

3. Haber elevado el nivel asistencial en los servicios de salud donde funcionan residencias,

4. Haber aprovechado mejor la capacidad instalada de los servicios de salud.

5. Las residencias modifican el contexto en los ámbitos en que se desarrollan:

a) El residente actúa como factor de cambio en los servicios de salud por exigencias propias de su tarea,

b) Influye sobre el resto del personal profesional, técnico y administrativo,

c) Al permanecer un tiempo prolongado en los servicios de salud, comparte responsabilidades y problemas, establece un espíritu de cuerpo y desarrolla técnicas de trabajo grupal muy positivas,

d) Los profesionales que han completado su residencia y se han formado específicamente, han aprendido una metodología de trabajo y han conocido la realidad médica y social de los enfermos,

e) El residente desarrolla una permanente autocrítica que obliga a una mayor profundización de análisis y mejor contralor de la validez de los tratamientos de los enfermos; fomenta un espíritu más amplio de servicio dentro de un marco ético,

f) Las instituciones que tienen un sistema de residencias han crecido en calidad y excelencia,

g) Las residencias han despertado en muchos la inquietud científica, el interés por la investigación clínica, las tareas docentes y los problemas de administración hospitalaria,

 h) La actuación profesional de ex – residentes en el interior de nuestro país permite contar, en lugares alejados de los centros de excelencia, con una medicina de buena capacitación teórica y práctica, de buena calidad técnica, científica y ética.

La “empresa de salud” es una empresa de uso intenso de trabajo y no de uso intenso de capital, como ocurre con otras empresas modernas. El producto del subsistema de formación del recurso humano constituye el aporte básico  al subsistema de prestaciones.

La educación médica es un poderoso instrumento de salud; por ello, debe organizarse la educación global de los profesionales del equipo de salud con objetivos claros y precisos, terminando con la falta de integración y articulación entre los procesos, las instituciones, las jurisdicciones administrativas que corresponden a la formación de pregrado, postgrado, residencias, educación médica continua y los niveles políticos y administrativos del área de salud pública.

El sistema de residencias sufre todavía algunas perturbaciones cuyas causales pueden ser:

1. Falta de una adecuada normalización de alcance nacional con las correspondientes adaptaciones regionales,

2. Falta de una “carrera” sanitaria nacional, no sólo para los médicos, cuya existencia obligaría a la acreditación de los residentes como especialistas y su posibilidad laboral por concurso en cualquier ámbito del país,

3. Falta de una evaluación y auditoría periódica de la calidad de las residencias, sus integrantes y sus egresados,

4. Actualización periódica de los requisitos mínimos de los servicios de salud (públicos y privados) para su instalación y desarrollo (acreditación),

5. Deterioro de muchos de los establecimientos asistenciales donde se desarrollan las residencias,

6. Desnaturalización de la finalidad educativa de la residencia y traslado a un plano de simple actividad laboral,

7. Falta de compenetración del recurso humano de los servicios de salud – natural cuerpo docente -, de la metodología y fines de la residencia,

8. Dificultad para brindar residencias con fines adecuados a las reales necesidades asistenciales,

9. Excesivo número de graduados que dificulta la concreción de un plan que contemple las necesidades asistenciales con las expectativas individuales,

10.Remuneraciones insuficientes,

11. Defectuosa y distorsionada atención de la salud y la enfermedad en el subsistema de obras sociales en las que no se contempla el esfuerzo realizado en capacitación.

Las residencias han probado en nuestro país sus bondades plenas y sigue siendo, cuando los requisitos propios que la caracterizan son cumplidos, el mejor sistema para la formación de especialistas. Por otra parte, es necesario definir claramente las especialidades no sólo en el área específica del conocimiento y la praxis sino también en lo que se refiere a los aspectos volitivos, psicomotores y afectivos que definen a quien la abraza; ambos aspectos denotan y connotan la especialidad y al especialista y determinan los criterios de calidad.

Debería ponerse especial cuidado en el número de especialistas que se pretende formar; dicho número no debería exceder al que corresponda a la satisfacción de las necesidades sanitarias. Es papel indelegable de las instituciones educativas y sanitarias de fomentar y alentar la formación de especialistas cuya necesidad se considera crítica y desalentar aquellas que se encontraran excesivamente dotadas.

En el área pública, la utilización de los recursos, auspicios, subsidios, etc. debe servir para apoyar aquellos esfuerzos que por su carácter general o por la esencia de sus contenidos resulten de interés para la salud y no simples manifestaciones individuales o sectoriales.

Las autoridades sanitarias no deben dudar que su recurso humano tendrá la idoneidad necesaria y esperada siempre y cuando los servicios de salud sean el teatro de demostración y aprendizaje; limitar las posibilidades docentes de los servicios de salud sería un suicidio institucional, ya que cercenaría la posibilidad que permite crear el recurso humano de reserva y elevar la calidad asistencial brindada.

Algunos de los objetivos políticos en la administración de salud deben contemplar la acreditación de los servicios de salud y de su recurso humano, desarrollar su capacidad docente y de investigación, atender en forma orgánica a la capacitación y actualización de sus miembros, jerarquizar los requisitos para el acceso, formación y certificación de especialistas y dar respuestas a las exigencias que presenta la atención de la salud. En la física, “masa crítica” es la cantidad de materia fisionable que permite generar una reacción en cadena automantenida.

En el plano de la formación de recursos humanos, es el núcleo mínimo de individuos formados por medio de procesos sistemáticos y dirigidos hacia objetivos específicos, que pueden producir cambios favorables dentro de la organización para promover y facilitar su modernización. Cuando el objetivo es producir una rápida modernización, es decir, una adecuación a los requerimientos del contexto vigente, realizar sólo acciones de capacitación fragmentarias o muy especializadas no constituye una estrategia adecuada.

Para que una organización anacrónica, casi senil como diría Osler, logre transformarse, necesita que desde adentro y a través de sus hombres produzca cambios cualitativos más que cuantitativos. Es necesario e indispensable provocar primero un replanteo profundo de la esencia misma de la organización aplicando criterios racionales y modernos.

Para lograr que el recurso humano adquiera conciencia, habilidades y hábitos que conduzcan a este enfoque se requiere una capacitación general y generalizada que enfatice sobre la adquisición de conocimientos técnicos, metodologías para el análisis, evaluación, diagnóstico, corrección, realimentación y operación de los fenómenos organizacionales para que todos terminen por entender y aceptar las ventajas del cambio. La capacitación tiene que ser la vía de acción para modificar sustancialmente las actitudes de los individuos en forma amplia.

Las causas  de la decadencia de la educación médica y sanitaria en general y de la prestación de servicios de salud en Argentina son:

1. Ausencia de efectiva y permanente interrelación entre los sectores de salud y los de educación,

2. Falta de fines y objetivos docentes concretos, realistas y actuales,

3. Falta de integración y coordinación entre las distintas etapas del sistema de educación en ciencias de la salud,

4. Producción excesiva de profesionales médicos en detrimento de la formación de otras categorías de recursos humanos para la salud,

5. Formación de recursos humanos para la salud no adaptados a las necesidades sanitarias nacionales y regionales del país,

6. Aliento desmedido a favor de la especialización con detrimento de la formación y jerarquización generalista,

7. Insuficiente orientación hacia los aspectos sanitarios de prevención, promoción, protección y rehabilitación de la salud,

8. Enfoque incompleto de la proyección social de las profesiones vinculadas a la salud,

9. Currícula poco flexible y divorciada de la realidad sanitaria nacional y regional,

10.Evaluación inorgánica no confiable ni reproducible,

11.Discontinuidad en la conducción, formulación y evaluación de planes y políticas educativas,

12.Metodología educativa inadecuada o desactualizada,

13.Inadecuada normatización de las actividades educativas, especialmente del postgrado,

14.Información no actualizada, oportuna y confiable respecto del recurso humano disponible y necesario en cuanto a número y calidad de acuerdo con las necesidades sanitarias,

15.Existencia de tres subsectores de atención de la salud incoordinados e inarticulados entre sí,

16.Falta de estimación de las reales posibilidades de los servicios de salud, insuficiente aprovechamiento de los mismos y disminución irracional de la capacidad operativa de muchos de ellos,

17.Débiles mecanismos de acreditación de los servicios de salud,

18.Política sanitaria variable, discontinua o ausente con falta de un plan de salud concreto y definido,

19.Insuficientes o mal asignados recursos económicos. Las escuelas médicas y de ciencias vinculadas a la salud que tratan de formar a sus alumnos con criterios científicos, no han podido solucionar totalmente el problema de la formación de sus docentes.

En general, la formación de los docentes no ha progresado paralelamente, como cabría esperar, con los adelantos de la ciencia y la técnica; se ha confiado excesivamente en la aptitud de los médicos en especial por la docencia y todavía se acepta que se realice docencia en los momentos libres sin considerar esta actividad como una verdadera profesión.

La demanda de educación superior progresa en proporción geométrica y esta demanda no sólo puede ser satisfecha con incrementos presupuestarios, sino con una sólida infraestructura y docentes fuertemente capacitados, con un manejo fluido de la psicología y de las técnicas pedagógicas. Uno de los indicadores del potencial de desarrollo de un país es su nivel de educación, la reserva de científicos y técnicos y la capacidad de investigación; Aristóteles sostenía que “la educación es en efecto la esencia y el fin de la comunidad política”.

La enseñanza superior no constituye una excepción para la aplicación de principios, normas y técnicas pedagógicas; necesita cada vez más bases científicas actualizadas y técnicas probadas para que sus docentes perfeccionen su vocación o las condiciones naturales de excelentes profesionales o científicos que posean. Los problemas de salud conciernen a todos, universidades, salud pública, grupos profesionales y la comunidad toda quienes, además de actuar en sus campos e incumbencias específicas, deberían estar estrechamente relacionados, articulados e interactivos.

Los servicios de salud deberían ser considerados los máximos responsables directos en la formación de los recursos humanos para la salud; la acción y la actitud profesional será el producto de la interrelación de la personalidad que cada uno trae y de la acción del medio o el proceso docente sobre él. La valoración del producto permite evaluar las instituciones y servicios y el proceso mismo.

Los objetivos generales del proceso educativo debería tender a proporcionar y obtener conocimientos cada vez más altos en sus destinatarios, tratando de alcanzar no sólo una elevada calidad en la aplicación de los mismos, sino también niveles de análisis, síntesis y evaluación  en lo teórico y en lo fáctico; la formación de postgrado debe lograr un producto que no sólo se comporte como un recurso humano específicamente capacitado sino que además constituya un recurso capaz de tomar decisiones ajustadas frente a situaciones nuevas y resolver con responsabilidad y eficiencia los problemas específicos y concurrentes.

Las facultades de medicina y las sociedades científicas deberían ser las encargadas especialmente de la formación continuada de los médicos de Atención Primaria. Es indispensable incentivar el rendimiento de los profesionales médicos mediante su reconocimiento profesional, laboral y salarial, siempre ligado a la responsabilidad, competencia y productividad del trabajo médico.

Los médicos deben contar con un sistema sólido de formación continuada, acreditada y en horario laboral para mejorar, entre otras cosas, las competencias profesionales, docentes e investigativas de ellos mismos y de todo el equipo de salud. Tiene que haber garantes de la acreditación y reacreditación de los médicos en forma permanente.

Reiteramos que debemos plantearnos sin dilación como objetivo primordial el atender a la calidad de la educación médica impartida en las facultades de medicina. La misión de las facultades de medicina es la de formar profesionales de excelencia que puedan resolver los problemas de salud tanto individuales como los de la comunidad, con fuerte énfasis en lo que se refiere a atención primaria de la salud.

Además del estudio de los pacientes de forma individual, se espera que el graduado tenga un activo accionar en todo lo que se refiere a medicina preventiva, tanto sea en patologías agudas como crónicas, causadas por todo tipo de agentes. El escenario médico ha cambiado notablemente en los últimos años.

Los pacientes tienen muchas más posibilidades de tratamiento, están mejor informados y exigen, con toda razón, lo mejor que se les pueda brindar para resolver sus problemas. Todo esto plantea un reto a las facultades de medicina, que deben ver como incorporar los nuevos conocimientos, que a veces se suceden en expansión logarítmica.

Las nuevas técnicas de tratamiento han acortado considerablemente los días de internación, ha aumentado la cantidad de pacientes ambulatorios y las facultades de medicina deben adaptar sus métodos de enseñanza a estas nuevas circunstancias; las necesidades y exigencias regionales deberán ser consideradas por cada facultad en particular adaptando los consensos establecidos a cada realidad y necesidad.

En los últimos años se han fundado una gran cantidad de facultades de medicina en países de Sud América. Algunas son estatales y otras son privadas. Algunas son de excelente nivel y otras son muy pobres. Algunas se han fundado después de reflexivos y profundos estudios de una necesidad concreta y otras, con objetivos meramente lucrativos.

Así las cosas, se impone como necesidad la acreditación de facultades de medicina. Prácticamente todos los países emprendieron la difícil, y a veces conflictiva tarea, de establecer estándares de calidad que condujeran a acreditar carreras de medicina. Decidir por cuánto tiempo tendría validez la acreditación, cuál sería el tiempo adecuado para lograr las modificaciones indicadas o sugeridas por las instituciones de acreditación son algunos de los puntos clave.

Puede estimarse que internamente el problema de la acreditación está razonablemente resuelto en muchos países, pero surge la necesidad de poder tener una acreditación que garantice una homogeneidad de calidad a nivel interuniversitario.  Entonces convengamos que hay que promover el desarrollo de la calidad de la educación médica de las carreras de medicina y otras carreras relacionadas con las ciencias de la salud por medio de los procesos de acreditación. Promover mecanismos de evaluación voluntaria de las instituciones universitarias.

Promover, establecer y contribuir a la fijación de patrones o estándares de calidad aplicables a ellas. Promover y contribuir al mejoramiento, capacitación y adecuación ética de estas instituciones.  Concientizar sobre la necesidad de contar con sistemas, normas y procedimientos confiables de acreditación institucional, así como el mejoramiento de la calidad en la educación médica.

Desarrollar, analizar y evaluar los procesos de acreditación de Instituciones Universitarias de Ciencias Médicas, Carreras y Programas de Postgrado (maestrías, residencias etc.) y de los servicios que le son propios. No se debe permitir que se adopten medidas que afecten a la docencia e investigación, poniendo en peligro la sostenibilidad y la calidad del sistema de salud. Un médico mal formado o que no recibe una formación continuada es un médico ineficiente.

En la gran crisis económica y social que afecta a la atención de la salud en varios países de América Latina, pueden identificarse tres grandes causales que la originan y profundizan cada vez más:

 Falta de políticas con contenido popular que orienten los recursos de la atención de la   salud y la enfermedad en función de las necesidades del pueblo. En muchos casos trágicos, las políticas claras y expresas, orientan los recursos sociales y económicos para agrandar la rentabilidad del gigantesco aparato comercial, productor de tecnología y proveedor de seguros personales que margina a una enorme masa de población de las posibilidades de acceso a sus necesidades básicas para sobrevivir en salud. * Inexistencia de modelos visibles y reales que aseguren la plena satisfacción de las necesidades y la utilización lógica de los recursos para la salud como bien social.

 El problema de la formación de los recursos humanos, en función de las necesidades populares. Recursos que son modelados por el peso insostenible de un modelo real y un campo de práctica y aprendizaje estructurados acorde a las políticas de dependencia, donde la atención de la salud y sus insumos son bienes sujetos a las reglas del mercado.

Muchas veces, políticos, economistas y especialmente la tecnocracia sanitaria analizaron y discutieron cuál de los tres es el factor más importante, o cuál es el orden o secuencia para lograr que un país ordene sus recursos o administre los mismos en función del bien común o de la justicia social en el cuidado de la salud de los pueblos. Generalmente se concluye en que la no formulación de un proyecto político claro y preciso es lo primero y más importante.

Otros sostienen que, explicitado el modelo teórico-político, la restricción más importante reside en el aparato formador del recurso humano para la salud sometido al modelo tecnocrático, academicista y mercantilizado de atención de la salud y que opera para promover la atención de la enfermedad y mejorar el consumo de tecnología y medicamentos.

Una tercera variable destacada por algunos analistas muestra ejemplos de excelentes modelos político-teóricos, acompañados  de una apropiada sujeción del aparato formador al enunciado político propuesto. Estos enfatizan, a nivel del desaliento, la inexistencia de un campo de práctica, aprendizaje y adoctrinamiento que permitan la formación apropiada del equipo de salud, en función de los intereses populares y en el manejo de las herramientas y tecnologías realmente reclamadas por la opinión pública o la lógica del sentido común.

En el largo y estéril discurso analítico, se sostiene por años las justificaciones políticas, éticas y administrativas con las cuales los distintos sectores responsables que operan para la salud de los pueblos, acallan sus conciencias, trasladando a otros la carga de la traición social que significa no iniciar la reforma sanitaria que exige la crisis en América Latina.

Es evidente que los tres ingredientes tienen igual valor y que los tres debemos resolverlos al mismo tiempo:

  1.  Construir modelos visibles y creíbles, con una reforma sanitaria sustancial.
  2. • Formar el recurso humano adecuado y apto para trabajar y reproducir ese modelo.
  3. • Hacerlo indestructible con la fuerza de la expresión y definición política clara y precisa de la opinión de las mayorías.

Cuerpos en venta

Imagen1

http://www.e-revistes.uji.es/index.php/asparkia/issue/view/236

Introducción
El cuerpo ha sido uno de los temas de reflexión más importantes de la teoría feminista en los siglos XX y XXI. Hoy, la mercantilización de los cuerpos femeninos parece estar a la orden del día. Esta realidad nos invita a reflexionar sobre ciertas cuestiones de gran relevancia social como por ejemplo las técnicas de reproducción asistida (Martí Gual, 2011, 2014), los vientres de alquiler (Nuño, 2016; Guerra Palmero, 2017), la prostitución (Nuño, De Miguel y Fernández, 2017), etc. y sus implicaciones para la lucha por la igualdad de género protagonizada por el feminismo. Todas estas prácticas impregnan los cuerpos de las mujeres de significados, valores y dinámicas sociales que reproducen una situación de desigualdad patente, ya que en gran medida dichos valores responden a la propia lógica neoliberal.

Así pues, resulta necesario enmarcar estas prácticas y procesos en un marco de sentido mayor referido a la sociedad neoliberal y los valores asociados al nuevo modelo de sujeto individualista y completamente despolitizado (Laval y Dardot, 2013; García Ferrer, 2017). Este contexto general nos muestra una realidad caracterizada por el riesgo, la incertidumbre y la precariedad. Además, si tomamos como centro de nuestra reflexión la situación de las mujeres en este marco, veremos que dicha lógica neoliberal acaba por afectar de forma transcendental a la mercantilización de los cuerpos de las mujeres.

Aquí tiene mucho que decir la lógica de la elección individual y el logro meritocrático, que tal y como afirma la autora Ana de Miguel (2015), puede acabar por ocultar los mecanismos estructurales e ideológicos que condicionan las elecciones de las personas según su sexo y las posibilidades de establecer un proyecto vital factible. En relación, será importante aproximarnos a las implicaciones de los discursos postfeministas y tratar de abordar cómo se relaciona el feminismo con la lógica neoliberal. De este modo, podemos comprender de una forma más consciente las diversas problemáticas que derivan de dicha situación.  Atendiendo a las cuestiones que acabamos de plantear, el presente número de la revista Asparkía. Investigació Feminista titulado «Cuerpos en venta», aglutina reflexiones que examinan desde diferentes ámbitos –filosofía, sociología, historia, literatura, comunicación, etc.– el estudio crítico de la corporeidad femenina y los retos que suponen para la lucha feminista su actual mercantilización. Os invitamos encarecidamente a consultar las propuestas que conforman este monográfico, donde se tratan cuestiones centrales como la gestación subrogada, la prostitución o la congelación de óvulos.

Asparkia_no33._Cuerpos_en_venta_pdf