Infecciones de transmisión sexual (ITS)

1a
  • Más de 1 millón de infecciones de transmisión sexual (ITS) se adquieren todos los días en todo el mundo.
  • Cada año, se estima que hay 357 millones de nuevas infecciones con 1 de 4 ITS: clamidia, gonorrea, sífilis y tricomoniasis.
  • Se calcula que más de 500 millones de personas tienen una infección genital por el virus del herpes simple (VHS).
  • Más de 290 millones de mujeres tienen una infección por virus del papiloma humano (VPH).
  • La mayoría de las ITS no tienen síntomas o solo síntomas leves que pueden no ser reconocidos como una ITS.
  • Las ITS como el VHS tipo 2 y la sífilis pueden aumentar el riesgo de contraer el VIH.
  • 988 000 mujeres embarazadas se infectaron con sífilis en 2016, lo que dio como resultado más de 200 000 muertes fetales y muertes de recién nacidos.
  • En algunos casos, las ITS pueden tener consecuencias graves para la salud reproductiva más allá del impacto inmediato de la infección en sí misma (p. Ej., Infertilidad o transmisión de madre a hijo)
  • La resistencia a los medicamentos, especialmente para la gonorrea, es una gran amenaza para reducir el impacto de las ITS en todo el mundo.
Se sabe que más de 30 bacterias, virus y parásitos diferentes se transmiten por contacto sexual. Ocho de estos patógenos están vinculados a la mayor incidencia de enfermedades de transmisión sexual. De estas 8 infecciones, 4 son actualmente curables: sífilis, gonorrea, clamidia y tricomoniasis. Los otros 4 son infecciones virales y son incurables: hepatitis B, virus del herpes simple (VHS o herpes), VIH y virus del papiloma humano (VPH). Los síntomas o enfermedades debidas a infecciones virales incurables pueden reducirse o modificarse mediante el tratamiento.

Las ITS se propagan principalmente por contacto sexual, incluido el sexo vaginal, anal y oral. Algunas ITS también pueden propagarse a través de medios no sexuales, como la sangre o productos sanguíneos. Muchas ITS, como la clamidia, la gonorrea, principalmente la hepatitis B, el VIH y la sífilis, también pueden transmitirse de madre a hijo durante el embarazo y el parto.

Una persona puede tener una ITS sin tener síntomas obvios de enfermedad. Los síntomas comunes de las ITS incluyen flujo vaginal, flujo uretral o ardor en los hombres, úlceras genitales y dolor abdominal.

Alcance del problema

Las ITS tienen un profundo impacto en la salud sexual y reproductiva en todo el mundo.

Más de 1 millón de ITS se adquieren cada día. Cada año, se estima que hay 357 millones de nuevas infecciones con 1 de 4 ITS: clamidia (131 millones), gonorrea (78 millones), sífilis (5,6 millones) y tricomoniasis (143 millones). Más de 500 millones de personas viven con una infección genital por HSV (herpes). En cualquier momento, más de 290 millones de mujeres tienen una infección por VPH, una de las ITS más comunes.

Las ITS pueden tener consecuencias graves más allá del impacto inmediato de la infección en sí misma.

  • Las ITS como el herpes y la sífilis pueden aumentar el riesgo de que el VIH se contagie tres veces o más.
  • La transmisión de las ITS de madre a hijo puede causar muerte fetal, muerte neonatal, bajo peso al nacer y prematuridad, sepsis, neumonía, conjuntivitis neonatal y deformidades congénitas. Más de 900 000 mujeres embarazadas se infectaron con sífilis, lo que dio como resultado aproximadamente 350 000 resultados de nacimiento adversos, incluida la muerte fetal en 2012.
  • La infección por VPH causa 528 000 casos de cáncer cervical y 266 000 muertes por cáncer cervical cada año.
  • Las ITS, como la gonorrea y la clamidia, son causas importantes de enfermedad inflamatoria pélvica (EPI) e infertilidad en las mujeres.

Prevención de las ITS

Asesoramiento y enfoques de comportamiento.

La asesoría y las intervenciones conductuales ofrecen prevención primaria contra las ITS (incluido el VIH), así como contra los embarazos no deseados. Éstos incluyen:

  • Educación sobre sexualidad integral, asesoramiento antes y después de las pruebas de ITS y VIH;
  • Asesoramiento sobre la reducción del riesgo y el sexo seguro, promoción de preservativos;
  • Intervenciones dirigidas a poblaciones clave, como trabajadores sexuales, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y personas que se inyectan drogas; y
  • Educación y asesoramiento adaptados a las necesidades de los adolescentes.

Además, la asesoría puede mejorar la capacidad de las personas para reconocer los síntomas de las ITS y aumentar la probabilidad de que busquen atención o alienten a una pareja sexual a hacerlo. Desafortunadamente, la falta de conciencia pública, la falta de capacitación de los trabajadores de la salud y el estigma generalizado y generalizado en torno a las ITS siguen siendo barreras para un uso mayor y más efectivo de estas intervenciones.

Metodos de barrera

Cuando se usan correctamente y de manera consistente, los condones ofrecen uno de los métodos más efectivos de protección contra las ITS, incluido el VIH. Los condones femeninos son efectivos y seguros, pero los programas nacionales no los usan tan ampliamente como los condones masculinos.

Diagnóstico de las ITS

Las pruebas de diagnóstico precisas para las ITS se utilizan ampliamente en los países de ingresos altos. Estos son especialmente útiles para el diagnóstico de infecciones asintomáticas. Sin embargo, en los países de ingresos bajos y medios, las pruebas de diagnóstico no están disponibles en gran medida. Donde las pruebas están disponibles, a menudo son costosas y geográficamente inaccesibles; y los pacientes a menudo necesitan esperar mucho tiempo (o necesitan regresar) para recibir resultados. Como resultado, el seguimiento puede verse obstaculizado y la atención o el tratamiento pueden ser incompletos.

Las únicas pruebas rápidas y baratas actualmente disponibles para las ITS son para la sífilis y el VIH. La prueba de sífilis ya está en uso en algunas configuraciones de recursos limitados. La prueba es precisa, puede proporcionar resultados en 15 a 20 minutos y es fácil de usar con un entrenamiento mínimo. Se ha demostrado que las pruebas rápidas de sífilis aumentan el número de mujeres embarazadas a las que se les hizo la prueba de sífilis. Sin embargo, aún se necesitan mayores esfuerzos en la mayoría de los países de ingresos bajos y medios para garantizar que todas las mujeres embarazadas se sometan a una prueba de sífilis.

Se están desarrollando varias pruebas rápidas para otras ITS y tienen el potencial de mejorar el diagnóstico y el tratamiento de las ITS, especialmente en entornos con recursos limitados.

Tratamiento de las ITS

El tratamiento efectivo está actualmente disponible para varias ITS.

  • Tres ITS bacterianas (clamidia, gonorrea y sífilis) y una ITS parasitaria (tricomoniasis) generalmente son curables con los regímenes de antibióticos de dosis únicas existentes y efectivos.
  • Para el herpes y el VIH, los medicamentos más eficaces disponibles son los antivirales que pueden modular el curso de la enfermedad, aunque no pueden curarla.
  • Para la hepatitis B, los moduladores del sistema inmunológico (interferón) y los medicamentos antivirales pueden ayudar a combatir el virus y retardar el daño al hígado.

La resistencia de las ITS, en particular la gonorrea, a los antibióticos ha aumentado rápidamente en los últimos años y ha reducido las opciones de tratamiento. La aparición de una menor susceptibilidad de la gonorrea a la opción de tratamiento de “última línea” (cefalosporinas orales e inyectables) junto con la resistencia antimicrobiana demostrada a las penicilinas, sulfonamidas, tetraciclinas, quinolonas y macrólidos hacen de la gonorrea un organismo multirresistente. La resistencia a los antimicrobianos para otras ITS, aunque menos común, también existe, lo que hace que la prevención y el tratamiento oportuno sean críticos.

Manejo de casos de ITS

Los países de ingresos bajos y medios dependen de la identificación de signos y síntomas consistentes y fácilmente reconocibles para guiar el tratamiento, sin el uso de pruebas de laboratorio. Esto se llama gestión sindrómica. Este enfoque, que a menudo se basa en algoritmos clínicos, permite a los trabajadores de salud diagnosticar una infección específica sobre la base de los síndromes observados (p. Ej., Flujo vaginal, flujo uretral, úlceras genitales, dolor abdominal).

El manejo sindrómico es simple, asegura un tratamiento rápido el mismo día y evita las pruebas de diagnóstico costosas o no disponibles. Sin embargo, este enfoque omite infecciones que no muestran síndromes, la mayoría de las ITS a nivel mundial.

Vacunas y otras intervenciones biomédicas.

Hay disponibles vacunas seguras y altamente efectivas para 2 ITS: hepatitis B y VPH. Estas vacunas han representado importantes avances en la prevención de las ITS. La vacuna contra la hepatitis B se incluye en los programas de inmunización infantil en el 93% de los países y ya ha prevenido aproximadamente 1.3 millones de muertes por enfermedad hepática crónica y cáncer.

La vacuna contra el VPH está disponible como parte de los programas de inmunización de rutina en 65 países, la mayoría de ellos de ingresos medios y altos. La vacunación contra el VPH podría prevenir la muerte de más de 4 millones de mujeres en la próxima década en países de ingresos bajos y medios, donde ocurre la mayoría de los casos de cáncer cervical, si se puede lograr una cobertura de vacunación del 70%.

La investigación para desarrollar vacunas contra el herpes y el VIH está avanzada, con varias vacunas candidatas en el desarrollo clínico temprano. La investigación en vacunas para la clamidia, la gonorrea, la sífilis y la tricomoniasis se encuentra en las primeras etapas de desarrollo.

Otras intervenciones biomédicas para prevenir algunas ITS incluyen la circuncisión masculina en adultos y los microbicidas.

  • La circuncisión masculina reduce el riesgo de infección por VIH adquirida por vía heterosexual en los hombres en aproximadamente el 60% y proporciona cierta protección contra otras ITS, como el herpes y el VPH.
  • El gel de tenofovir, cuando se usa como un microbicida vaginal, ha tenido resultados mixtos en cuanto a la capacidad para prevenir la adquisición del VIH, pero ha demostrado cierta efectividad contra el VHS-2.

Los esfuerzos actuales para contener la propagación de las ITS no son suficientes

El cambio de comportamiento es complejo

A pesar de los esfuerzos considerables para identificar intervenciones simples que pueden reducir el comportamiento sexual de riesgo, el cambio de comportamiento sigue siendo un desafío complejo. La investigación ha demostrado la necesidad de centrarse en poblaciones cuidadosamente definidas, consultar ampliamente con las poblaciones objetivo identificadas e involucrarlas en el diseño, la implementación y la evaluación.

Los servicios de salud para la detección y el tratamiento de las ITS siguen siendo débiles

Las personas que buscan pruebas de detección y tratamiento para las ITS enfrentan numerosos problemas. Estos incluyen recursos limitados, estigmatización, mala calidad de los servicios y poco o ningún seguimiento de las parejas sexuales.

  • En muchos países, los servicios de ITS se proporcionan por separado y no están disponibles en la atención primaria de salud, planificación familiar y otros servicios de salud de rutina.
  • En muchos entornos, los servicios a menudo no pueden proporcionar pruebas de detección de infecciones asintomáticas, carecen de personal capacitado, capacidad de laboratorio y suministros adecuados de medicamentos apropiados.
  • Las poblaciones marginadas con las tasas más altas de ITS, como los trabajadores sexuales, los hombres que tienen sexo con hombres, las personas que se inyectan drogas, los reclusos, las poblaciones móviles y los adolescentes, a menudo no tienen acceso a servicios de salud adecuados.

Respuesta de la OMS

La OMS desarrolla normas y estándares globales para el tratamiento y la prevención de las ITS, fortalece los sistemas de vigilancia y monitoreo, incluidos los de la gonorrea resistente a los medicamentos, y encabeza el programa de investigación mundial sobre las ITS.

Nuestro trabajo se guía actualmente por la ” Estrategia mundial del sector de la salud contra las infecciones de transmisión sexual, 2016-2021 , adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud en 2016 y la Estrategia mundial de las Naciones Unidas para la salud de mujeres, niños y adolescentes de 2015, que destaca la necesidad de un paquete integral e integrado de intervenciones esenciales, que incluye información y servicios para la prevención del VIH y otras infecciones de transmisión sexual. La 69.ª Asamblea Mundial de la Salud adoptó 3 estrategias mundiales del sector de la salud para el período 2016-2021 sobre el VIH, la hepatitis viral y la sexualidad. Infecciones transmitidas (ITS).

La OMS trabaja con los países para:

  • Ampliar los servicios efectivos de ITS que incluyen:
    • Manejo de casos de STI y asesoramiento.
    • Pruebas y tratamiento de la sífilis, en particular para mujeres embarazadas.
    • Vacunación contra hepatitis B y VPH.
  • Promover estrategias para mejorar el impacto de la prevención de ITS, incluyendo:
    • Integrar los servicios de ITS en los sistemas de salud existentes.
    • promover la salud sexual
    • medir la carga de las ITS
    • Monitorear y responder a la resistencia antimicrobiana de las ITS.
  • Apoyar el desarrollo de nuevas tecnologías para la prevención de ITS, tales como:
    • Pruebas diagnósticas de punto de atención para ITS.
    • medicamentos adicionales para la gonorrea
    • Vacunas contra las ITS y otras intervenciones biomédicas.

Disparen sobre la víctima

Acerca de las “ideas zombie” que le dan cuerda a la perversa maquinaria que las produce y perpetúan el fracaso en obesidad
Autor: Daniel Flichtentrei Fuente: IntraMed
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=92556

Disparen sobre la víctima

Comer, engordar y sentirse culpable

Tal vez en el futuro nuestra época sea recordada como aquella en la que la humanidad se hizo obesa.  Una transición antropológica de la especie que incrementó su masa corporal a una velocidad como nunca antes se había registrado.  Pero también porque mientras esa calamidad ocurría ante nuestros ojos sostuvimos empecinadamente teorías que no la explicaban y culpamos a las víctimas para no admitir ese error.

Ningún fenómeno que adquiera las dimensiones que hoy tiene la obesidad puede ser el producto de la responsabilidad individual sino la consecuencia de una cultura que lo promueve. Estamos obesos porque vivimos en una sociedad obesogénica. No se debe ni a nuestra debilidad de carácter, ni a nuestra falta de voluntad, ni a nuestra pereza o gula. Es absurdo pensar de ese modo. Es un recurso estigmatizante que desplaza hacia quienes padecen el problema la responsabilidad de quienes lo generan.

Acumular grasa es una mecanismo evolutivo que nos “defiende” de la sobrecarga de comida almacenando el exceso mientras eso sea posible. Superada es capacidad sobreviene la enfermedad en sus más diversas manifestaciones clínicas: diabetes, patologías cardio-cerebro vasculares, cáncer, depresión, entre muchas otras. La obesidad es el modo mediante el cual nuestra biología se “adapta” a un ambiente que ha puesto al consumo como criterio ordenador de la vida y ha subordinado a la salud y a una milenaria cultura alimentaria a los intereses del mercado.

Afirma del Dr. Robert Lustig (USA): “La comida está más allá de nuestras necesidades; se ha convertido en comodity, ha sido reformulada para convertirla en una  sustancia adictiva”.

Son las condiciones, no el “estilo” de vida

Suele mencionarse como motor de las conductas insalubres al “estilo de vida”, pero esa denominación refuerza la idea de una decisión voluntaria sobre el comportamiento. Ne es el “estilo” sino las “condiciones de vida” las que determinan el modo en que las personas actuamos. Son los determinantes sociales que están más allá de la decisión de las personas. Ya sea porque les resulta imposible modificarlos por razones económicas o porque el “sentido común” de una época los naturaliza al mismo tiempo en que invisibiliza sus consecuencias.

No comemos más de todo. Comemos más de algunas cosas y menos de otras. Y es allí donde reside la explicación de la pandemia de obesidad. El nicho social obesogénico genera al mismo tiempo la susceptibilidad (metabólica) y la exposición (ambiental) que producen la obesidad. Es la “calidad” de lo que comemos lo que determina la “cantidad”.

La medicina forma parte de la cultura, no de la naturaleza y, no pocas veces, produce un conocimiento que refuerza en lugar de revertir sus desvíos. La teoría del balance energético: engordamos porque comemos más y nos movemos menos, describe, pero no explica lo que sucede. Contribuye a creer que son los individuos y no el mundo en el que viven, la causa del problema y los responsables de su solución.

Richard Lewontin (biólogo evolucionista): “Cualquier análisis del “estilo de vida” debe tener en cuenta los grados de libertad disponibles y las restricciones que actúan en las decisiones. Para los miembros dependientes de un hogar, las elecciones de que disponen constituyen su entorno y NO su “estilo de vida”. La distinción ambiente / estilo de vida es una dicotomía dañina para nada de acuerdo con el punto de vista ecológico.”

“La mejor manera de resumir la relación entre elección y restricción es la propuesta del Padrino de “hazle una oferta que no puedan rechazar”.

“Nuestra suposición de racionalidad condicional significa que no podemos esperar cambiar el comportamiento solo mediante la educación: más bien, debemos alterar aquellas circunstancias que hacen que tales elecciones dañinas parezcan óptimas o irremediables”.

La resistencia a considerar la evidencia científica difundida por la OMS que señala al procesamiento de los “productos comestibles” (no pueden considerarse alimentos) como determinante de la alteración metabólica, forma parte de un circuito que oculta las causas raíz del problema e impide encontrar respuestas globales.

Estamos impregnados de “ideas zombies” que se resisten a morir pese a la incontrovertible evidencia en su contra. Cumplen funciones sociales al sostener la consistencia de creencias y prejuicios que le dan cuerda a la perversa maquinaria que las produce.

Comer es un sustituto de satisfacciones más profundas pero menos disponibles y un recurso al alcance de la mano para atenuar la ansiedad

No elegimos, nos manipulan

Los mecanismos motivacionales para abordar o evitar objetos o circunstancias están ligados a las necesidades biológicas. La regulación fisiológica está relacionada con el placer y el displacer sensorial, que sirven como un motivadores fundamentales del comportamiento (acercamiento o aversión).

Nuestros sistemas cerebrales de recompensa fueron seleccionados para guiar las elecciones y satisfacer las necesidades biológicas. Hoy los conocemos en profundidad, pero también quienes los manipulan irresponsablemente en función de su propio beneficio y no del nuestro.

Los sistemas regulatorios fueron seleccionados para buscar recompensas pequeñas y breves; más intensas si contrastan con un discomfort previo. Cuando la experiencia es sostenida se produce adaptación o éxito-toxicidad: los receptores se regulan a la baja requiriendo cada vez dosis más alta del ligando para producir el mismo efecto. La satisfacción se atenúa o se suspende pero persiste la expectativa lo que dispara el consumo.

La culpabilización de la víctima procede de la confusión entre “agencia” y “libre albedrío”; entre “elección” y “decisión” (no toda elección supone una decisión); y en una exagerada atribución al “locus de control”. Son manifestaciones hiperbólicas de la razón como fundamento de la acción de la especie Homo sapiensa sapiens.

Nuestras fuentes de estimulación supernormal del placer son tan diversas, potentes y manipuladas que nos desensibilizan a las fuentes naturales de recompensa. Dado que no somos máquinas homeostáticas, que al consumir desearían menos, sino organismos complejos con regulación alostática: al consumir más, deseamos más.

 

  • Reclamar fuerza de voluntad a personas que tienen perturbados los circuitos de control de la conducta ingestiva es aplicar un estrategia MORAL para un problema FISIOLÓGICO. La manipulación de señales (estímulos supernormales) es un recurso para fomentar el CONSUMO no la SALUD.
  • El comer compulsivo es una respuesta evolutiva ancestral ante la inseguridad ambiental respecto de la disponibilidad de alimentos. Hoy se desencadena ante otras incertidumbres ya que la respuesta neuroendócrina al stress es indiferenciada e involucra mediadores del circuito apetito / saciedad.

Un hábito es una conducta que se consuma más para atenuar el discomfort de no hacerlo (saliencia o motivación anticipatoria) que por el placer haberlo hecho (recompensa). Los vendedores de productos adictivos destacan el alivio que ofrecen a un discomfort que antes, ellos mismos, han creado.

Los hábitos funcionan por asociación de señales (internas o externas) con conductas. Cuando un consumo se asocia a un pensamiento, emoción o rutina, la conducta consumatoria se desencadena automáticamente sin una toma de decisiones racional. No es ni la voluntad ni el libre albedrío sino la manipulación de la conducta sustentada en el conocimiento profundo de sus mecanismos más primitivos.

Vivimos en un ambiente que estimula la hipervigilancia y la hiposatisfacción. La ansiedad no puede suspenderse si percibimos al mundo como inseguro. La satisfacción efímera del consumo no puede almacenarse por lo que debe renovarse en un círculo perpetuo. Comer es un sustituto de satisfacciones más profundas pero menos disponibles y un recurso al alcance de la mano para atenuar la ansiedad.

Los mecanismos intermedios de la adaptación al ambiente

Un organismo que percibe al ambiente como amenazante desencadena respuestas metabólicas para afrontar el peligro que en general nunca se concreta. El metabolismo almacena recursos para la lucha o la huida y la conducta acompaña buscándolos y comiéndolos. Los seres vivos se adaptan al ambiente mediante ajustes en su fisiología y en su conducta de modo concordante y, a menudo, mediado por las mismas sustancias regulatorias.

Por ejemplo: el cortisol incrementado en el stress crónico promueve la adiposidad, su distribución abdominal, la resistencia a la insulina, hiperinsulinemia, diabetes 2, hipertensión y cambios conductuales que incrementan el hambre y orientan la selección de alimentos hacia los de alta densidad calórica denominados “comfort foods” en idioma inglés por su efecto ansiolítico de corta duración. El exceso de insulina ejerce su función anabólica y antilipoítica, mientras que los receptores de cortisol señalan dónde almacenar la grasa acumulada.

Comemos nutrientes y sentidos, todo acto humano despojado de la ceremonia, el rito o el intercambio socialmente codificado se empobrece en términos psicofisiológicos. No somos datos (macronutrientes en nutrición o variables fisiológicas en medicina), es una idea absurda, reductiva y anticientífica.

La cultura en que vivimos nos ofrece al mismo tiempo la inquietud y el falso remedio para calmarla. Tal vez deberíamos leer más libros como el extraordinario: “Una historia social de la comida” de la antropóloga Patricia Aguirre y menos papers contaminados de intereses que divulgan, bajo un ropaje científico, falsas creencias. La medicina no puede convalidar esa trampa, tiene la obligación de encontrar el coraje y la dignidad para denunciarla y combatirla.

Daniel Flichtentrei

No nacemos con un cerebro social, lo construimos

“El cerebro infantil no es un cerebro adulto en miniatura; necesita instrucciones de cableado procedentes del mundo y la experiencia”
Bill Ibelle Fuente: Northeastern University What if people from different cultures and economic backgrounds have different brain wiring?
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=93861&fbclid=IwAR1F6klPbhIg223ncilsVyUybOP3NROJsAko8l1w6WIBG0ofQvo3405wTm4

Durante décadas, los científicos han asumido que el circuito cerebral para el comportamiento social se ha desarrollado a lo largo de millones de años de evolución y está programado al nacer. Basados en esta visión del desarrollo humano, todos comenzamos la vida con el mismo cableado cerebral básico, y nuestra singularidad se basa en esa base biológica común.

Esa suposición es cuestionada en un artículo publicado por la neurocientífica Lisa Feldman Barrett, quien sugiere que los bebés no nacen con los circuitos para el comportamiento social. En cambio, ese circuito se crea durante la infancia y la niñez, ya que el cerebro se conecta a sí mismo en respuesta a los cuidadores, la cultura y el entorno social.

“El cerebro infantil no es un cerebro adulto en miniatura; necesita instrucciones de cableado procedentes del mundo y la experiencia”, dijo Barrett, distinguida profesora de psicología de la Universidad de Northeastern.

El documento, que fue coautor con el becario postdoctoral de Barrett, Shir Atzil, e investigadores de la Universidad Hebrea en Jerusalén y el Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles, fue publicado en la revista Nature Human Behavior.

El documento presenta un nuevo marco para comprender el comportamiento social, que Barrett dijo que podría representar un cambio de paradigma en el campo de la neurociencia del desarrollo.

“No es una hipótesis única, sino todo un marco que guía las preguntas que hacen los investigadores, los experimentos que realizan y cómo interpretan los datos”, dijo. “Estamos reemplazando el marco anterior por uno nuevo que tiene preguntas nuevas y mejores”.

Este nuevo marco podría tener implicaciones de gran alcance.

Por ejemplo, afirma que los circuitos del cerebro humano no son idénticos. El microondas en cada cerebro se crea en respuesta a las experiencias durante la infancia y la niñez. Por lo tanto, el cerebro de un niño se desarrollará de manera diferente según lo atentos que estén sus padres, si vive en la pobreza y en qué cultura crece.

“La infancia temprana es un momento crítico para establecer la biología de una mente sana. No naces con un cerebro social, construyes uno “.

“La evidencia empírica sugiere que no todas las capacidades mentales y sociales son universales y que existen diferencias culturales profundas entre los grupos”, escriben los autores. “Los conceptos emocionales y sociales se construyen ambientalmente en cada cultura, y estas diferencias culturales se integran biológicamente en la estructura del cerebro”.

Esto lleva a otra implicación importante: que las experiencias de crianza de los hijos y la infancia temprana son más importantes de lo que pensábamos. No solo las experiencias tempranas dan forma a nuestra personalidad y valores; también crean el cableado que gobernará nuestra percepción del mundo hasta la edad adulta.

Barrett enfatizó que incluso en el nuevo marco, existen puntos en común significativos en los cerebros humanos, independientemente de la ubicación geográfica y la posición social. Una de las claves es que la calidad de las experiencias de la vida temprana juega un papel mucho más importante de lo que comúnmente se piensa en la salud de los adultos.

“No todos somos copos de nieve”, dijo, refiriéndose a la idea de que no hay dos iguales. “Eran más como casas; solo podemos resistir fuertes tormentas si estamos construidos sobre una base sólida”.

Construyendo un cerebro social (nadie es una isla)

Barrett y sus coautores basan su teoría en una revisión extensa de la investigación existente en los campos de imágenes cerebrales, desarrollo cerebral y neurobiología del desarrollo social en animales.

“Tomados en conjunto, estas líneas de investigación [indican] que la idea de que estamos preparados para el vínculo social no está bien respaldada por evidencia empírica, y existe la necesidad de un marco teórico alternativo”, dijo Barrett.

Este nuevo marco aún acredita la evolución con la impregnación del cerebro del recién nacido con varias cualidades universales. Primero está el tiempo extraordinariamente largo en que los bebés dependen de sus cuidadores. Esto, a su vez, da como resultado un poderoso incentivo biológico para que el bebé se conecte con los cuidadores para que puedan aprender a sobrevivir en el complejo mundo social de manera más efectiva.

  • En el centro de este instinto de supervivencia biológica se encuentra un proceso denominado alostasis: un tipo de eficiencia biológica que debe lograrse para sobrevivir en una gama de situaciones estresantes.
  • La alostasis recompensa el comportamiento que repone la energía y, en respuesta a los factores de estrés, asigna esos recursos de manera eficiente.
  • Durante el desarrollo temprano, los bebés dependen de los cuidadores para mantener la alostasis para ellos al proporcionarles la comida, la temperatura y el contacto social adecuados.
  • Barrett sostiene que la función principal del cerebro no es pensar, sino anticipar las necesidades del cuerpo y satisfacer esas necesidades antes de que lleguen. Así es como la alostasis se mantiene de manera eficiente.
  • Los animales sociales no nacen con un “cerebro social” predeterminado, sino que se adaptan biológicamente para volverse sociales como resultado de la dependencia de la alostasis.
  • De importancia específica tanto para la alostasis como para el procesamiento social son la red de SALIENCIA y la red de modo predeterminado (también llamada red de mentalización).
  • Las redes de saliencia y predeterminada conforman una red integrada para implementar la alostasis y representan sus consecuencias sensoriales, llamadas interocepción.
  • La evidencia de los estudios de neuroimagen humana sugiere una superposición entre el sistema neural que apoya los comportamientos sociales y el que apoya la alostasis.
  • El cerebro del niño es plástico (maleable) y muy sensible al contacto social.
  • La evidencia señala que los humanos nacen SIN la infraestructura neural que soporta el contacto social.

Para más detalles acerca de ALOSTASIS

“Tu cerebro está ejecutando un presupuesto (metabólico) para tu cuerpo”, dijo. “En lugar de presupuestar dinero, está asignando recursos como agua, sal y glucosa. Puedes pensar en tu cerebro como el director financiero de tu cuerpo, moviendo recursos para lograr los mejores resultados”.

Debido a que los bebés son incapaces de hacer cualquiera de estas cosas por sí mismos, dependen completamente de sus cuidadores. Su supervivencia depende de formar vínculos estrechos con los cuidadores y, finalmente, aprender su forma de percibir y funcionar en el mundo.

A medida que nos convertimos en seres sociales más independientes, mantener la alostasis se vuelve mucho más complejo y requiere un cerebro social altamente sofisticado.

“Los humanos nunca pueden soportar su carga alostática por su cuenta”, dijo Barrett.

Puntos destacados del trabajo de la doctora Feldman

  • La provisión constante de atención social puede afectar la plasticidad neural y promover asociaciones neuronales entre redes “a gran escala” que implementan un sistema adquirido para los fines de la alostasis.
  • El “cerebro social” es realmente el cerebro predictivo, que se desarrolla como una función de la experiencia social dirigida a la regulación de la alostasis.
  • Las respuestas maternas a las interocepciones del bebé se internalizan como “conceptos”.
  • Cuando la sincronización interocepción BB / exterocepción respuesta materna NO ocurre (depresión PP) la formación de conceptos interoceptivos es defectuosa.
  • Consideramos la sincronía como una estrategia eficiente para la regulación social de la alostasis.
  • A partir de la gestación, una madre controla la alostasis de su feto a través de la sincronización fisiológica madre-feto.
  • Después del nacimiento, las madres de mamíferos continúan regulando la alostasis de los bebés utilizando la misma estrategia.
  • Las madres regulan la temperatura de sus bebés manteniéndolos cerca para que se sincronicen.
  • Las madres regulan la función inmune de sus bebés mediante la lactancia materna, sincronizando su microbiota intestinal y anticuerpos específicos de antígeno.

  • Las madres regulan la excitación de los bebés con la voz (cantando o hablando en voz alta o baja), sincronizando sus ritmos cardíacos.

  • Dentro de una díada sana, el bebé gana rápidamente mucha experiencia en sincronía, y aprenderá progresivamente a sincronizar voluntariamente.
  • El aprendizaje de la sincronía es una de las primeras competencias sociales que adquieren los bebés, ya que, al cabo de varios meses, los bebés no solo aprenden a sincronizarse intencionalmente con otros para regular su propia alostasis, sino que también comienzan a usar la sincronía para impactar intencionalmente la alostasis de los demás.
  • La sincronización desarrolla la atención conjunta que es precursora de la teoría de la mente.

“Nos ayudamos mutuamente a administrar nuestros presupuestos corporales, de amigo a amigo, de padre a hijo, de compañero a compañero”

En el mundo altamente interdependiente de los humanos, nadie es una isla. Para prosperar, necesitamos un cerebro social altamente sofisticado, concluye.

Los autores sugieren que su nuevo marco para el desarrollo humano tiene implicaciones potenciales para comprender la salud, las enfermedades mentales, la educación y más.

“La infancia temprana es un momento crítico para establecer la biología de una mente sana”, dijo Barrett. “No naces con un cerebro social, construyes uno”.

Salud y enfermedad: estados emergentes adaptativos

La salud es un estado de adaptación único para cada persona. Este estado subjetivo debe distinguirse del estado objetivo de la enfermedad
Joachim P. Sturmberg, Martin Picard, David C. Aron, Jeanette M. Bennett, Johannes Bircher, et al Fuente: Front. Med., 28 March 2019 https://doi.org/10.3389/fmed.2019.00059 Health and Disease—Emergent States Resulting From Adaptive Social and Biological Network Interactions
https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94242

La experiencia de salud y enfermedad (o mala salud) puede ocurrir tanto en ausencia como en presencia de enfermedad objetiva. Dado que la experiencia subjetiva de la salud, así como el hallazgo de una enfermedad objetiva en la comunidad, siguen una distribución de Pareto, surgen las siguientes preguntas: ¿Cuáles son los procesos que permiten la aparición de cuatro estados observables:

  1. Salud subjetiva en ausencia de enfermedad objetiva
  2. Salud subjetiva en presencia de enfermedad objetiva
  3. Enfermedad en ausencia de enfermedad objetiva
  4. Enfermedad en presencia de enfermedad objetiva.

Si consideramos a cada individuo como un sistema biológico único, los estados de salud deben surgir de estructuras de redes fisiológicas y comportamientos personales. Los mecanismos fisiológicos subyacentes surgen principalmente de la dinámica de los estímulos fisiológicos / patológicos internos y ambientales externos, que activan sistemas reguladores que incluyen el eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal y el sistema nervioso autónomo. Junto con otros sistemas, permiten interacciones de retroalimentación entre todos los dominios del sistema de la persona y el impacto en la entropía de su sistema. Estas interacciones afectan los comportamientos individuales, las respuestas emocionales y cognitivas, así como las funciones a nivel molecular, celular y del sistema orgánico.

Este artículo explora la hipótesis de que la salud es un estado emergente que surge de las interacciones de redes jerárquicas entre el entorno externo de una persona y la fisiología interna.

Como resultado, el concepto de salud sintetiza la evidencia cualitativa y cuantitativa disponible de interdependencias y restricciones que indican sus mecanismos causales de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba.

Por lo tanto, para proporcionar una atención eficaz, debemos utilizar estrategias que combinen el enfoque centrado en la persona con los enfoques científicos que abordan la fisiología de la red molecular, que en conjunto sustentan la salud y la enfermedad. Además, proponemos que la buena salud también se puede promover mediante el fortalecimiento de la resiliencia y la autoeficacia a nivel personal y social, y mediante la cohesión a nivel de la población.

Entender la salud como un estado individualizado y que surge de interdependencias a múltiples escalas entre los mecanismos fisiológicos de nivel micro de la salud y la enfermedad y los dominios sociales del nivel macro pueden proporcionar la base para un nuevo discurso público para el servicio de salud y el rediseño del sistema de salud.

“Cada cultura debe proporcionar una manera más o menos exitosa de tratar con su entorno, tanto para adaptarse como para cambiarlo. Además, cada cultura debe definir una realidad social en la que las personas tengan roles que tengan sentido para ellos y en términos de los cuales puedan funcionar socialmente. No es sorprendente que la realidad social definida por una cultura afecte su concepción de la realidad física. Lo que es real para un individuo como miembro de una cultura es un producto tanto de su realidad social como de la forma en que eso da forma a su experiencia del mundo físico.” Lakoff y Johnson: Metáforas por las que vivimos (pág. 147)

Las influencias sociales y culturales configuran claramente la percepción de la salud de las personas. En el mundo occidental, la salud, la atención médica y el sistema de atención médica evocan principalmente imágenes de problemas de salud, es decir, imágenes de sufrimiento y / o discapacidad personal y amenaza de muerte por enfermedades como el cáncer, el enfisema o las enfermedades cardíacas. Como era de esperar, el papel del sistema sanitario se considera el de un taller de reparación.

Sin embargo, estas imágenes no son congruentes con la epidemiología de la salud en la comunidad ni reflejan la frecuencia de la enfermedad clínica detectada en los encuentros de atención primaria de salud (Figura 1).

Descubrir las incongruencias entre las percepciones (es decir, los modelos mentales) y la realidad física requiere la búsqueda de modelos mentales que reflejen mejor las realidades del mundo real. En este artículo exploramos la salud, y por ende la enfermedad, como un estado emergente.

La salud, como estado emergente, es el resultado de la interacción entre los contextos ambiental, sociocultural y económico-político y los potenciales biológicos internos, cada uno de los cuales está organizado en complejas redes de adaptación. Esta comprensión de la salud tiene implicaciones para la prestación de atención médica y los rediseños de los sistemas de salud.


Figura 1. (A) Epidemiología comunitaria y (B) Distribución de diagnósticos resultantes de consultas de atención primaria. La “ecología de la atención médica” ha demostrado que la distribución de

Pareto se aplica a la necesidad de atención médica: el 80% de las personas están sanas o se sienten lo suficientemente saludables como para no requerir atención médica; del 20% restante, el 80% solo requiere servicios de atención primaria (16% del total), del 20% restante, el 80% requiere atención secundaria (3,2% del total); y el 20% restante requiere atención terciaria (0,8% del total). Viceversa, los estudios de Braun mostraron que el 80% de todas las consultas primarias dan como resultado el 20% de todos los diagnósticos (en su mayoría no específicos), el 20% restante de las consultas cubre el 80% de todos los diagnósticos. El mensaje clave de estos estudios es que la experiencia subjetiva de salud / enfermedad y la enfermedad objetiva / diagnóstico a menudo no coinciden; la mayoría de las personas que pueden tener síntomas, pero con poca o ninguna experiencia de enfermedad con razón no se reportan a un proveedor de atención médica, aunque algunas lo harán en última instancia. Se puede encontrar que tienen una enfermedad identificable, y muchas personas que buscan ayuda debido a su grado de experiencia de enfermedad, en última instancia, no tienen una enfermedad identificable objetivamente.

Hacia una comprensión emergente de la salud y la enfermedad

Hasta ahora ningún intento ha logrado definir la salud de manera coherente. La salud es un estado de toda la persona. El término enfermedad se refiere al estado de no estar completo y debe distinguirse de la enfermedad definida por la presencia de una patología o disfunción identificable.

Anteriormente exploramos la noción de salud y enfermedad desde nuestras respectivas perspectivas epistemológicas, genómicas, de fisiología de red, de personalidad y sociales solo para encontrar que ninguna de ellas parecía suficiente para explicar los patrones observados y las variaciones en la distribución. de la salud y la enfermedad tanto a nivel subjetivo como objetivo.

Sugerimos que esta incapacidad para reducir la salud a una sola construcción impulsada por un solo mecanismo de abajo hacia arriba, o una combinación de mecanismos, se debe al hecho de que la salud es una propiedad emergente de un sistema complejo, dinámico y adaptativo.

Lo que distingue a los sistemas vivientes complejos, dinámicos y adaptativos de los sistemas inertes no vivos es el hecho de que el comportamiento de los primeros no es predecible en base a un conjunto dado de características medibles.

Por lo tanto, se dice que estos sistemas se comportan de forma no lineal y exhiben, como un todo, propiedades emergentes que no pueden entenderse directamente basándose en la comprensión de sus partes individuales.

Cuadro 1. Conceptos clave de sistemas adaptativos complejos

  • Sistema complejo adaptativo: sistemas complejos cuyos elementos (o agentes) aprenden y adaptan sus comportamientos a entornos cambiantes a través de la autoorganización, es decir, sin control externo. La autoorganización surge de la retroalimentación interna y apuntala la emergencia.
  • Los sistemas dinámicos, por su propia naturaleza de actividad constante, nunca están exactamente en el mismo estado. Con el tiempo, pueden emerger a un estado diferente (como una persona puede estar sana, desarrollar apendicitis y estar enferma, estar en recuperación, antes de volver a estar sana), o pueden cambiar permanentemente a un estado nuevo y diferente (como una persona). estar involucrado en un accidente automovilístico que lo convierte en un amputado, un parapléjico o una persona con una lesión cerebral).
  • Emergencia: la capacidad de los componentes individuales de un sistema grande para trabajar juntos y dar lugar a comportamientos nuevos y diversos inesperados que no están presentes o no son predecibles a partir de sus componentes individuales.
  • Redes / Ciencias de la red: estudio de redes complejas de cualquier tipo, los agentes / actores se representan como nodos, sus enlaces como bordes, las ciencias de la red producen modelos predictivos del comportamiento de las redes complejas.
  • No linealidad: la respuesta a un estímulo no es proporcional a su entrada, lo que puede provocar cambios súbitos y estocásticos repentinos del comportamiento de un sistema. La no linealidad es una de las razones que explican las incertidumbres inherentes en los sistemas adaptativos complejos. Una curva de distribución no lineal típica en los sistemas biológicos y sociales es la distribución de Pareto, también conocida como la división 80:20 (ver ejemplos en la Figura 1).
  • La distribución de Pareto, también conocida como la división 80:20, describe la distribución de la ley de poder (no lineal) de los fenómenos observables en sistemas biológicos, sociales y otros.
Los lectores interesados en los desarrollos históricos de los sistemas y las ciencias de la complejidad deben consultar los textos históricos de Ashby, von Bertalanffy, Bak, Capra, Gell-Mann, Hollands, Jansh, Kauffman y Prigogine y Stengers.

No linealidad y emergencia en redes biológicas

George Ellis enfatizó que “[l] a base de complejidad consisten en estructuras jerárquicas modulares, que conducen a niveles emergentes de estructura y función basados en la función de red de nivel inferior”. En otras palabras, las acciones de arriba hacia abajo proporcionan restricciones contextuales Eso limita las posibles acciones de abajo hacia arriba.

West también observó estas características, quienes mostraron que los organismos exhiben leyes de escalamiento sistémicamente simples que describen sus estructuras complejas y funciones fisiológicas en múltiples escalas físicas y temporales. Esto limita la velocidad con la que se pueden proporcionar los recursos para mantener la función celular y del órgano.

En términos de salud, la biología proporciona el modelo común de abajo hacia arriba para construir estructuras anatómicas y funciones fisiológicas, mientras que las restricciones ambientales y socioculturales de arriba hacia abajo limitan la aparición de posibles estados de salud.

Los estados de salud, que pueden definirse tanto subjetivamente como experiencias de salud como objetivamente como taxonomías de la enfermedad, no son, por lo tanto, fenómenos estáticos, sino dinámicos y emergentes.

Las respuestas dinámicas de la red fisiológica a las perturbaciones proporcionan una dinámica homeostática adaptativa que permite a una persona hacer la transición a diferentes estados de salud estables a lo largo de la trayectoria de la vida y la inevitable acumulación de enfermedades y fragilidad.

Emergencia de la salud (así como la enfermedad)

Dos características apoyan la visión de que la salud es un fenómeno emergente.

  1. Primero, la salud está inherentemente relacionada con la naturaleza interconectada de la anatomía y fisiología fractal.
  2. Segundo, la salud está influenciada por la naturaleza jerárquica en capas de las interdependencias entre los entornos ambiental y sociocultural en la escala más grande, las conductas personales en la intermedia escala, y factores moleculares y fisiológicos a la menor escala.

Además, la salud y la enfermedad también son estados subjetivos y esta dimensión adicional debe distinguirse del hallazgo taxonómico objetivo de la enfermedad. En particular, la salud se puede experimentar tanto en presencia como en ausencia de enfermedad objetiva. Lo último es cierto exactamente por el hecho de que un ser humano, como se describe en los párrafos anteriores, puede adaptarse a nuevas situaciones con un restablecimiento de la salud que experimenta, a pesar de la pérdida objetiva de la función o la acumulación de recursos físicos, emocionales, sociales y / o sociales o daño cognitivo.

La exploración de Rothman de múltiples combinaciones diferentes de causas suficientes resultantes o que previenen la aparición de una enfermedad manifiesta apoya la no linealidad que subyace a la naturaleza emergente de la salud.

Las enfermedades en sí mismas, especialmente las enfermedades crónicas relacionadas con la edad con una naturaleza multifactorial también pueden explicarse mejor mediante este modelo de causa componente. Sin embargo, el modelo también puede ser útil para comprender la (in) congruencia de enfermedad y estados de enfermedad (Figura 2).

En muchas situaciones, la presencia de la enfermedad y la experiencia de la enfermedad coinciden, ya que las enfermedades son obviamente una causa importante entre las múltiples causas suficientes que desencadenan la experiencia de la enfermedad / salud.


Figura 2. Modelo de Rothman de las “combinaciones múltiples de causas suficientes” de enfermedad [adaptado de Rothman]. (A) El modelo de Rothman de las “combinaciones múltiples y múltiples de causas suficientes” ilustradas en las relaciones con “caídas en personas mayores”. Como explicó Rothman: “Un efecto específico [una caída en personas mayores] puede ser el resultado de una variedad de causas suficientes diferentes. [Se ilustran tres causas]. Las diferentes constelaciones de componentes causan [temblor, deformidad articular, discapacidad visual, debilidad muscular, artritis, pérdida de audición, arritmias cardíacas, trastornos del equilibrio, neuropatía periférica, pie de Charcot] que pueden producir el efecto o no pueden tener elementos comunes. Si existe una CAUSA COMPONENTE que es miembro de cada CAUSA SUFICIENTE, tal componente se denomina CAUSA NECESARIA [en este caso: solo el “Temblor” es una causa necesaria]. [La figura] sugiere muchas relaciones sinérgicas. Por ejemplo, “[Artritis]” y “[Debilidad muscular]” son completamente sinérgicas entre sí y cada una es parcialmente sinérgica con “[Temblor],” “[Deformidad articular],” y “[Discapacidad visual].” Sinergia parcial existe entre “[Deformidad de la articulación]” y “[Deterioro visual]”, su efecto depende de su presencia conjunta en una causa suficiente, pero cada uno también tiene efectos independientes en otra causa suficiente [“Deformidad de la articulación” en Causa suficiente II, ” Discapacidad visual “en Causa Suficiente III]”. (B) El modelo de Rothman se puede aplicar a la EMERGENCIA de ESTADOS DE SALUD y ENFERMEDAD en presencia y ausencia de enfermedad. En el ejemplo “La vida vale la pena de vivir” y la “Relación feliz” son dos componentes necesarios para el surgimiento de los dos “ESTADOS DE SALUD”, y “La vida es una lucha constante” y “BMI” son dos componentes necesarios para el surgimiento de los dos “ESTADOS DE ENFERMEDAD”.

Sin embargo, sostenemos que también habrá causas suficientes para las experiencias de enfermedad donde la enfermedad objetiva no es una causa componente, es decir, la presencia de la enfermedad no es una causa necesaria.

Viceversa, puede haber varias causas componentes que neutralicen la presencia de la enfermedad objetiva en su impacto combinado en la experiencia de la enfermedad, es decir, estas combinaciones de factores dan lugar a la situación en la que la enfermedad objetiva no se acompaña de una experiencia de enfermedad profunda y, por lo tanto, tal vez dependiendo de la definición, falta de salud.

Estas observaciones introductorias amplían el modelo de salud biopsicosocial de Engel y se basan en las ideas implícitas y explícitas sobre la naturaleza dinámica de la salud por von Uexküll y Pauli y otros.

Proponemos que:

• La salud es un estado del sistema único para cada individuo que surge de la dinámica de la red de su función fisiológica interna, los entornos físicos y sociales externos y las formas de dar sentido a las experiencias personales.

• La salud también es el estado que permite adaptarse a las circunstancias cambiantes y las demandas que desafían la entropía del sistema.

Abrazando el marco teórico de las relaciones de red y las interacciones dinámicas entre la multitud de factores diferentes que afectan la salud como un estado de sistemas, describimos, en el sentido de una hipótesis, cómo cualquiera de los cuatro estados de salud diferentes puede surgir clínicamente en aparentemente las mismas circunstancias.

(1) Salud subjetiva en ausencia de enfermedad objetiva.

(2) Salud subjetiva en presencia de enfermedad objetiva.

(3) Enfermedad en ausencia de enfermedad objetiva.

(4) Enfermedad en presencia de enfermedad objetiva. También discutimos cómo las experiencias de salud a lo largo de la vida, los estratos socioeconómicos y las normas culturales reflejan las capacidades de adaptación de un humano.

El comportamiento dinámico de adaptación de las redes de un sistema complejo genera resultados variables y no predictivos (en este caso, cuatro estados de salud diferentes) y, por lo tanto, cuestiona la creencia generalizada de que las cadenas causales lineales estrictas dan como resultado resultados de salud particulares.

 

Asamblea Mundial de la Salud. 28 de mayo de 2019

1

Observaciones finales

https://www.who.int/dg/speeches/detail/closing-remarks

El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, pronuncia el discurso de clausura de la Asamblea Mundial de la Salud

Su Excelencia, Dr Bounkong Syhavong,

Quisiera comenzar agradeciéndole, Excelencia, y a sus oficiales, su liderazgo en esta Asamblea. Ha sido un honor trabajar con usted.

También quiero agradecer a los Presidentes de los Comités A y B, en la Comisión A, Dra. Silvia Paula Valentim Lutucuta, y en la Comisión B, Sr. Herbert Barnard, por su liderazgo y la forma en que ha manejado la agenda. Dirigió la gran cantidad de oradores. , y fomentó un espíritu de colaboración y asociación.

Muchas gracias. Obrigado. Dank je wel.

Es para mí un gran honor invitar al escenario a Su Excelencia el Presidente, y a los Presidentes de los Comités A y B, para que reciban una muestra de nuestro agradecimiento.

Excelencias, distinguidos delegados, colegas y amigos,

Durante los últimos 9 días, todos han escuchado muchos discursos y yo también he pronunciado muchos discursos. ¡Así que seré breve!

Tengo tres puntos que hacer.

Primero, todos debemos celebrar nuestros logros.

En los últimos 9 días, ustedes han demostrado que la cooperación internacional está viva y bien.

Trabajando juntos, aprobaron el nuevo presupuesto del programa.

Estuvieron de acuerdo en un enfoque común para la resistencia antimicrobiana.

Ustedes adoptaron una nueva estrategia global sobre salud, medio ambiente y cambio climático, que incluye un plan de acción sobre cambio climático y salud en los pequeños Estados insulares en desarrollo.

Se adaptó el 11 ª edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades – CIE-11 – la primera edición completamente digital, uno de los productos más valiosos de la OMS más valioso, si bien menos conocidos.

Ustedes reconoció la seguridad del paciente como una prioridad de salud global.

Ustedes se comprometieron a invertir en servicios de agua potable, saneamiento e higiene en instalaciones de salud.

Adoptaron un acuerdo histórico para mejorar la transparencia de los precios de los medicamentos, vacunas y otros productos de salud.

Se comprometieron a invertir en una atención primaria de salud sólida, a implementar las directrices de la OMS sobre los trabajadores de salud comunitarios y a sentar las bases para la Reunión de alto nivel sobre la cobertura universal de salud.

No puedo enfatizar lo suficiente el momento decisivo para la salud pública que podría ser la Reunión de Alto Nivel. Una declaración fuerte, con un fuerte apoyo político, podría transformar las vidas de miles de millones de personas, al darse cuenta de lo que siempre hemos defendido: la salud para todos.

Les pido a todos que traigan a sus Jefes de Estado a la Reunión de Alto Nivel en Nueva York en septiembre. Su compromiso es esencial para asegurarnos de capitalizar este momento.

La reunión conjunta de ministros de salud y ministros de finanzas, seguida de la Cumbre del G20 en Osaka, será otro momento importante en el camino hacia Nueva York.

En cada una de estas áreas también ha pedido a la Secretaría que tome ciertas medidas. Les doy mi palabra de que cumpliremos nuestros compromisos.

En segundo lugar, todos debemos comprometernos con el trabajo que tenemos por delante.

Al principio de esta Asamblea, dije que no podemos pensar en las resoluciones y decisiones como el resultado final de nuestro trabajo.

La Asamblea está terminando, pero nuestro trabajo apenas está comenzando.

Todos debemos resolver traducir nuestro trabajo esta semana en políticas, programas y acciones que den resultados.

Debemos ser honestos de que todos enfrentaremos muchos desafíos al implementar los compromisos que hemos asumido.

Algunos de nuestros países están profundamente divididos. Algunos se encuentran en grave crisis económica. Algunos todavía sufren años de conflicto.

En algunos países, hay un aumento alarmante de ataques contra trabajadores de la salud y establecimientos de salud.

El jueves pasado, dos trabajadores de la salud murieron y tres resultaron heridos cuando dos ambulancias claramente marcadas fueron golpeadas en Libia.

También recordamos la muerte del Dr. Richard el lunes pasado, se documentaron seis ataques contra personas que respondieron al ébola en la República Democrática del Congo, incluido un ataque a un equipo de prevención de infecciones el sábado en el que murió una persona que respondió.

Estos ataques demuestran que el brote de ébola en curso es más que una crisis de salud. Su finalización requiere un esfuerzo coordinado y fortalecido en todo el sistema de las Naciones Unidas, todas las partes interesadas, con un fuerte liderazgo del gobierno. Nos complace que eso esté sucediendo ahora, y estamos comprometidos a trabajar con el gobierno de la República Democrática del Congo y todos los socios para poner fin a este brote lo antes posible.

También enfrentamos desafíos en nuestra misión continua de transformar a la OMS y hacerla más moderna, receptiva y efectiva; Una organización para hoy y una organización para mañana.

Tenemos mucho trabajo por delante para implementar los cambios que hemos anunciado y hacer que funcionen.

Nuestra nueva división de ciencias nos permitirá estar a la vanguardia de los últimos avances en ciencia y medicina, y proporcionar orientación actualizada sobre salud digital, invirtiendo en nuestro negocio principal: normas y estándares.

El futuro de la salud es digital, y estamos comprometidos a brindarles a los Estados Miembros el apoyo que necesitan para maximizar las oportunidades de las tecnologías digitales, evitando al mismo tiempo las dificultades con una regulación adecuada.

Nuestra nueva división de poblaciones saludables ayudará a los países a invertir en la promoción de la salud, abordando los determinantes de la salud a través de un enfoque de salud en todas las políticas.

Me complace anunciar que estamos estableciendo un programa especial sobre atención primaria de salud para ayudar a los países a fortalecer los cimientos de sus sistemas de salud y de cobertura de salud universal.

También estamos cambiando la forma en que trabajamos, al establecer equipos ágiles para romper los silos y trabajar en temas transversales como la resistencia a los antimicrobianos.

Y estamos estableciendo la Academia de la OMS para transformar la capacitación del personal de la OMS y los profesionales de la salud pública en todo el mundo.

También enfrentamos desafíos para asegurar la sostenibilidad financiera de la OMS y para aumentar la proporción de fondos más flexibles y predecibles.

Estos son solo algunos de los cambios que estamos haciendo.

Reorientar a una organización con 8,000 personas, 6 regiones y 194 Estados miembros no es tarea fácil.

Pero estamos comprometidos con el camino en el que estamos.

Y la única manera de abordar cualquiera de estos desafíos que enfrentamos es de la misma manera en que hemos abordado nuestro trabajo esta semana: juntos. La regla del juego es: juntos.

Mi tercer punto es que todos debemos ser responsables.

Si realmente queremos avanzar hacia los objetivos de “triple billón” y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, todos debemos comprometernos con la rendición de cuentas regular, tanto de los Estados miembros como de la Secretaría. Todos debemos comprometernos a un “chequeo” regular. 

Hoy solicito que dentro de un año, todos los Estados Miembros regresen a Ginebra listos para informar sobre los pasos que han tomado y los progresos que han hecho en materia de atención primaria de salud y cobertura de salud universal. Porque esta es la agenda central, y es por eso que decimos que todos los caminos deben llevar a la cobertura universal de salud.

Trabajaré con los Directores Regionales para crear una oportunidad para hacerlo en la Asamblea del próximo año. Hay algunas ideas innovadoras que ya están propuestas por el Grupo de África.

Del mismo modo, nosotros en la Secretaría también informaremos sobre el progreso que hemos logrado en la transformación y los compromisos que hemos asumido en esta Asamblea.

Excelencias, señoras y señores,

Celebra nuestros logros.

Comprometerse con el trabajo que tenemos por delante.

Mantenernos a nosotros mismos responsables.

Estos son mis tres mensajes.

Cada vez que nos sentimos desanimados, cuando el progreso parece demasiado lento, cuando parece que los desafíos son demasiado grandes, debemos recordarnos para qué estamos trabajando.

Nuestra visión es un mundo en el que las personas no sufran y mueran simplemente porque son pobres.

Nuestra visión es un mundo en el que la elección saludable sea una opción fácil.

Nuestra visión es un mundo en el que se erradica la polio; las enfermedades tropicales desatendidas ya no se descuidan; Se terminaron las epidemias de tuberculosis, VIH y malaria. Se reduce la mortalidad materna e infantil; La atención primaria de salud se fortalece y la industria tabacalera se cierra porque nadie quiere sus productos.

Esa es la visión para la que estamos trabajando.

Y esa es la visión que solo podemos lograr juntos.

Gracias. Han pasado nueve días de montaña rusa. Aprendí mucho y seguiré aprendiendo. Muchas gracias por su orientación y apoyo.

Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus

El domo de Runit, el “ataúd nuclear” que gotea material radioactivo en un atolón del océano Pacífico

a
Una imagen de archivo del domo de Runit, el “ataúd nuclear” de parte de los desechos radioactivos de las pruebas nucleares de EE.UU. en el Pacífico. Imagen de Internet
BBC News Mundo
https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-48319829?ocid=socialflow_facebook&fbclid=IwAR3WpXWtZ9dtp0RYVFYKvq-z_uPkY05_QNJNMnEJKGiNnlI5flg5jI1pc9s

Entre el 28 de abril y el 18 de agosto de 1958, se detonaron 35 bombas, un número superior al de todas las pruebas anteriores juntas. Los lugares elegidos fueron los atolones de Bikini y Johnston, localizados a medio camino entre las Islas Marshall y Hawai, y el atolón de Enewetak, al noroeste de las Marshall y muy cercano a estas.

En total se detonaron más de 30 megatones, tanto en tierra como en altitud. La más potente de todas las explosiones, de 3,8 megatones y a 77 kilómetros de altitud sobre Enewetak, produjo una aurora que se pudo ver desde Hawai, a 1300 kilómetros de distancia. Inmediatamente tras la detonación las comuncaciones de radio en el Pacífico se interrumpieron. En Hawai el apagón duró unas 2 horas, y en Australia se extendió hasta 9 horas.

En 1977, una vez finalizados los tests nucleares, los norteamericanos comenzaron la descontaminación de Enewetak y otras islas. El proceso de limpieza duró tres años y costó unos 100 millones de dólares. Se recogieron 85.000 metros cúbicos de tierra contaminada y residuos en todas las islas, las mezclaron con cemento Portland y las enterraron en el cráter creado por la detonación de la bomba Cactus el 5 de mayo de 1958 en el extremo norte de la isla Runit, en el atolón de Enewetak.

marshall_islands_sm00

La campanada de alerta la volvió a hacer sonar el propio secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, mientras hablaba con un grupo de estudiantes en Fiyi.

“Acabo de estar con la presidenta de las Islas Marshall (Hilda Heine), y está muy preocupada por el riesgo de que se filtre el material radioactivo contenido por una especie de ataúd que hay en el área”, dijo.

Guterres estaba describiendo así al llamado “domo de Runit” o “domo Cactus”, una estructura de concreto construida en la isla del mismo nombre para encapsular el material radioactivo dejado por las pruebas nucleares realizadas por Estados Unidos en el área entre 1946 y 1958.

Las 67 explosiones nucleares en los atolones de Bikini y Enewetak -al que pertenece Runit- incluyeron la detonación en 1954 de “Bravo”, una bomba de hidrógeno 1.000 veces más poderosa que la que cayó en Hiroshima y el arma más poderosa jamás detonada por EE.UU.

Y a finales de la década de 1970, más de 4.000 soldados estadounidenses pasaron tres años recogiendo los restos radiactivos depositados en seis de las islas del atolón de Enewetak para colocarlos en el cráter dejado en Runit por la llamada prueba “Cactus” -la explosión de una bomba de superficie de 18 kilotones-, el que fue recubierto por el domo de concreto.

Explosión nuclear en el atolón de Bikini.
Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGESImage captionEn total EE.UU. realizó 67 pruebas nucleares en los atolones de Bikini y Enewetak.

En total, se estima que la estructura que los locales llaman “la Tumba”, recubre al menos 73.000 metros cúbicos de material radioactivo, incluyendo plutonio-239, una de las sustancias más tóxicas del planeta.

Y la cúpula de concreto de medio metro de grosor que sobresale entre los arbustos y palmeras que renacieron en Runit no es el único recuerdo de las brutales detonaciones.

4 de las 40 islas de Enewetak fueron completamente vaporizadas por las pruebas, con cráteres de kilómetros de diámetro remplazando a algunas de ellas.

Y según la radiotelevisora pública australiana ABC, en la actualidad únicamente tres de las islas del atolón son consideradas lo suficientemente seguras para ser habitadas.

Secuelas

“Como todos sabemos, el Pacífico ya fue victimizado antes”, fue como Guterres se refirió a lo ocurrido en el territorio de las Islas Marshall, territorio que solo se independizó completamente de EE.UU. en diciembre de 1990.

“Y las consecuencias (de las pruebas nucleares) han sido bastante dramáticas, en relación con la salud, en relación con el envenenamiento de las aguas en algunas áreas”, reconoció en declaraciones recogidas por la agencia AFP.

Atolón de Enewetak
Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGESImage captionMuchos de los pobladores de Enewetak tuvieron que abandonar sus hogares y en la actualidad solo 4 islas son consideradas seguras para la presencia humana.

De hecho, según ABC, el mismo departamento de Energía de EE.UU. ha prohibido las exportaciones de pescado y pulpa de coco desde Enewetak, por causa de la contaminación.

Y eso también ha forzado cambios en la dieta de los habitantes del atolón, que ahora dependen casi exclusivamente de comida enlatada y procesada “que han generado problemas de salud como la diabetes”.

Parte del problema es que el domo de Runit -que fue concebido como una solución temporal– ya presenta grietas en la superficie, y charcos con líquidos salobres a menudo se forman en el anillo.

Pero EE.UU. también renunció a la idea de sellar el fondo del domo con concreto antes de almacenar el material radioactivo, por considerarlo demasiado costoso, lo que significa que la estructura nunca ha sido realmente capaz de evitar filtraciones.

Hilda Heine, la presidenta de las Islas Marshall
Derechos de autor de la imagenAFPImage caption Hilda Heine, la presidenta de las Islas Marshall, le externó su preocupación al Secretario General de Naciones Unidas.

De hecho, aunque un reporte elaborado en 2013 por el departamento de Energía de EE.UU. encontró que “existe la posibilidad de que las aguas subterráneas contaminadas provenientes del Domo Runit fluyan hacia el entorno marino subterráneo cercano“.

También concluyó que eso no necesariamente se traduciría en un aumento significativo de los niveles de contaminación del área.

Pero esto es porque el área circundante ya está bastante contaminado, como producto de las filtraciones, y por el sencillo hecho de que la operación de limpieza en Enewetak después de las pruebas nucleares recogió menos del 1% del material radioactivo generado.

“El inventario radiológico enterrado debajo del Domo Runit palidece en comparación al inventario actual de radionúclidos en los atolones de la laguna”, se lee en el reporte.

Y aunque el Secretario General de Naciones Unidas no entró a valorar lo que se debe hacer con respecto al domo, Guterres reconoció en Fiyi que la historia nuclear del Pacífico todavía necesita ser debidamente abordada.

“Hay mucho por hacer mucho en relación con las explosiones que tuvieron lugar en la Polinesia Francesa y las Islas Marshall (…) con las consecuencias para la salud, el impacto en las comunidades y otros aspectos”, dijo, sin descartar compensaciones monetarias y otros “mecanismos para permitir que estos impactos se minimicen”.

Adoptar un estilo de vida saludable ayuda a reducir el riesgo de demencia

1a

14 de mayo de 2019 Comunicado de prensa Ginebra
https://www.who.int/news-room/detail/14-05-2019-adopting-a-healthy-lifestyle-helps-reduce-the-risk-of-dementia

Las nuevas directrices de la OMS recomiendan intervenciones específicas para reducir el riesgo de deterioro cognitivo y demencia

Las personas pueden reducir su riesgo de demencia haciendo ejercicio regularmente, no fumando, evitando el consumo nocivo de alcohol, controlando su peso, comiendo una dieta saludable y manteniendo niveles saludables de presión arterial, colesterol y azúcar en la sangre, de acuerdo con las nuevas pautas Publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) hoy.

“En los próximos 30 años, se espera que la cantidad de personas con demencia se triplique”, dijo el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. “Necesitamos hacer todo lo posible para reducir nuestro riesgo de demencia. La evidencia científica reunida para estas Directrices confirma lo que sospechamos desde hace algún tiempo, que lo que es bueno para nuestro corazón, también lo es para nuestro cerebro “.

Las Pautas proporcionan la base de conocimientos para que los proveedores de atención médica asesoren a los pacientes sobre lo que pueden hacer para ayudar a prevenir el deterioro cognitivo y la demencia. También serán útiles para los gobiernos, los responsables de la formulación de políticas y las autoridades de planificación para guiarlos en el desarrollo de políticas y el diseño de programas que fomenten estilos de vida saludables.

La reducción de los factores de riesgo para la demencia es una de las varias áreas de acción incluidas en  el plan de acción mundial de la OMS para la respuesta de salud pública a la demencia . Otras áreas incluyen: fortalecimiento de los sistemas de información para la demencia; diagnóstico, tratamiento y atención; apoyo a los cuidadores de personas con demencia; e investigación e innovación.

El Observatorio Mundial de la Demencia de la OMS, lanzado en diciembre de 2017, es una recopilación de información sobre las actividades de los países y los recursos para la demencia, como los planes nacionales, las iniciativas favorables a la demencia, las campañas de sensibilización y las instalaciones para la atención. Los datos de 21 países, entre ellos Bangladesh, Chile, Francia, Japón, Jordania y Togo, ya se han incluido, con un total de 80 países que ahora participan en el suministro de datos.

La creación de políticas y planes nacionales para la demencia se encuentran entre las recomendaciones clave de la OMS para los países en sus esfuerzos por manejar este creciente desafío para la salud. Durante 2018, la OMS brindó apoyo a países como Bosnia y Herzegovina, Croacia, Qatar, Eslovenia y Sri Lanka para ayudarles a desarrollar una respuesta integral, multisectorial de salud pública a la demencia.

Un elemento esencial de todo plan nacional de demencia es el apoyo a los cuidadores de personas con demencia, dijo la Dra. Dévora Kestel, Directora del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS. “Los cuidadores de demencia son muy a menudo miembros de la familia que necesitan realizar ajustes considerables en su vida familiar y profesional para cuidar de sus seres queridos. Es por eso que la OMS creó iSupport. “iSupport es un programa de capacitación en línea que brinda a los cuidadores de personas con demencia consejos sobre el manejo general de la atención, cómo lidiar con los cambios de comportamiento y cómo cuidar su propia salud”.

iSupport se está utilizando actualmente en ocho países, y se espera que sigan más.

(https://www.who.int/mental_health/neurology/dementia/isupport/en/)

La demencia: un problema de salud pública en rápido crecimiento.

La demencia es una enfermedad caracterizada por un deterioro en la función cognitiva más allá de lo que podría esperarse del envejecimiento normal. Afecta la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. La demencia es el resultado de una variedad de enfermedades y lesiones que afectan el cerebro, como la enfermedad de Alzheimer o un derrame cerebral.

La demencia es un problema de salud pública en rápido crecimiento que afecta a alrededor de 50 millones de personas en todo el mundo. Hay casi 10 millones de casos nuevos cada año. La demencia es una causa importante de discapacidad y dependencia entre las personas mayores. Además, la enfermedad inflige una pesada carga económica en las sociedades en general, y se estima que los costos del cuidado de las personas con demencia aumentarán a US $ 2 trillones al año para 2030.