Día Mundial del Agua

Mensaje de la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, con motivo del Día Mundial del Agua

La mayoría de las actividades humanas generan aguas residuales, y más del 80% de las aguas residuales de todo el mundo se liberan  en  el  medio  ambiente  sin  tratamiento.  Esta  situación  no  puede  continuar:  es te  es  el  mensaje  del  Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos. Limitar la liberación en la naturaleza de aguas residuales sin tratar no solo salva vidas y mejora la salud de los ecosistemas, sino que, además, puede contribuir a fomentar el crecimiento sostenible.

Niños jugando cerca del agua contaminada. © Yury Birukov/ Shutterstock.com

El acceso al agua potable y al saneamiento es esencial para los derechos humanos, la dignidad y la supervivencia de mujeres y hombres de todo el mundo, en especial los más desfavorecidos. También es decisivo para avanzar en la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en su conjunto, puesto que el agua es un hilo conductor de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus metas interrelacionadas.

Ante la demanda creciente, las aguas residuales pueden constituir una alternativa fiable como fuente de abastecimiento de agua; para ello es preciso cambiar el paradigma de la gestión de las aguas residuales, pasando de “tratar y desechar” a “reducir, reutilizar, reciclar y recuperar”. Las aguas residuales ya no deberían verse como un problema, sino como parte de la solución para problemas a los que se están enfrentando todas las sociedades. Las aguas residuales tratadas pueden ser una fuente alternativa de abastecimiento de agua económicamente eficiente, sostenible, segura y fiable para diversos fines , desde el riego hasta los usos industrial es, pasando por el consumo de agua potable, especialmente en situaciones de escasez de agua. Para ello, debemos cambiar las mentalidades, concienciar y redoblar los esfuerzos educativos para compartir los beneficios de la reutilización de las aguas residuales.

Evaluación de la polución del medioambiente © cubephoto/Shutterstock.com

Debemos situar la mejora de la gestión de las aguas residuales en el centro de una econom ía circul ar, logrando un equilibrio entre el desarrollo y la protección y el uso sostenible de los recursos naturales. Ello aportará amplios beneficios , con reper cusiones en la seguridad alimentaria y energética y en la atenuación de los efectos del cambio climático.

Como organismo de las Naciones Unidas dedicado a las ciencias y la educación relativas al agua, la UNESCO trabaja en todos los ámbitos para conseguir esos fines, empezando por el Programa Hidrológico Internacional y su red de centros, cátedras y comités nacionales.

Asimismo, nuestro Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos proporciona a los gobiernos y a la comunidad internacional informa ción avanzada y de utilidad para la formulación de políticas acerca de los recursos de agua dulce en todo el mundo, además de experimentar con técnicas nuevas de control del agua que tienen en cuenta las cuestiones de género. Todo esto será vital para el logro de la Agenda 2030.

En un momento en que la demanda está creciendo y los recursos limitados se ven cada vez más afectados por la extracción excesiva, la contaminación y el cambio climático, no debemos desaprovechar las oportunidades que ofrece la mejora de la gestión de las aguas residuales . Este es el mensaje de la UNESCO en el día de hoy: no podemos permitirnos desperdiciar las aguas residuales .

  

Cáncer de Ovario. Factores de riesgo

marjo

La infertilidad representa un factor de riesgo 2.6 más que la población en general, también las mujeres que padecen ovario poliquístico tienen ese mismo riesgo, la endometriosis que significa implantes del endometrio en la superficie de la membrana que cubre a los intestinos llamada peritoneo, siendo la localización normal del endometrio solamente la interna del útero, la historia familiar de cáncer de ovario y mama aumenta las posibilidades de sufrir ésta enfermedad más aún si se demuestra la mutación de los genes BRCA1 y BRCA2 y la menopausia por sí misma es el mayor factor de riesgo.

Factores que incrementan el riesgo de Cáncer de ovario, entre ellos se mencionan:

  • Si tienes 40 años o más.
  • Si estás en el periodo de la menopausia.
  • Si en tus familiares cercanos ha habido cáncer de mama, ovario, colon o has padecido estas enfermedades.
  • Si tu primera menstruación (menarca) fue antes de los 11 años y la última después de los 50.
  • Si padeces endometriosis.
  • Si no tuviste hijos.
  • Si has recibo tratamiento para la fertilidad por más de una ocasión.
  • Si has recibido tratamiento de remplazo hormonal por 3 años o más.

Si tu respuesta fue afirmativa más de una vez, entonces…

¡Eres una Mujer con Riesgo de Padecer Cáncer de Ovario! 

El elemento más importante de la valoración en mujeres con sospecha de cáncer de ovario es el hallazgo de un quiste con componente sólido y líquido en el Ovario en las imágenes (ultrasonido transvaginal) lo cual aunado a la elevación de Ca 125 hace sospechar fuertemente Cáncer de Ovario, también puede tratarse de una masa anexial, muy frecuentemente la enfermedad se ha podido extender a la superficie intestinal conocida como peritoneo. cuando la enfermedad esta confinada a la pelvis la etapa clínica es I y II, cuando sale de la pelvis se trata de una etapa III que puede ser incipiente cuando solo hay siembras incipientes o microscópicas hasta formar placas extensas, de tal forma que puede haber una EC III menos avanzada y una EC III que es más avanzada. en ocasiones puede la enfermedad puede migrar a la pleura y presentarse con liquido presente en la pleura conocido como derrame pleural y que entonces se trata de una EC IV.

El diagnóstico de la enfermedad es mediante una cirugía conocida como Laparotomía exploradora, estadificadora y citoreductora (LAPE) cuya intención es además de hacer el diagnostico eliminar toda enfermedad visible, así que también es terapéutica. después de la cirugía más del 95% de todas las pacientes recibirán quimioterapia.

La cirugía además permite contar con un reporte de patología que es indispensable para diseñar el tratamiento integral que incluye a la quimioterapia y otras terapias biológicas como el bevacizumab en casos muy seleccionados o el olaparib dirigido a mujeres con las mutaciones de los genes BRCA1 y BRCA2 para ello se requiere la evaluación oncológica rigurosa.

El Ultrasonido Transvaginal y Ca 125 permite tener la sospecha de que una mujer pueda tener cáncer de ovario, posterior a ello casi siempre realizamos una tomografía axial computada (TAC) previo a realizar el procedimiento quirúrgico llamado LAPE, todo el material obtenido durante la cirugía es revisado y reportado por un patólogo con experiencia.

http://www.hgm.salud.gob.mx/descargas/pdf/area_medica/onco/guias/cancer_Ovario.pdf

http://www.cancerdeovario.org.mx/

Japón, en alerta tras detectar un gran agujero en el reactor nuclear de Fukushima (VIDEO)

Japón, en alerta tras detectar un gran agujero en el reactor nuclear de Fukushima (VIDEO)Sección de la central nuclear de Fukushima afectada por el terremoto y el tsunami de 2011Noboru HashimotoReuters

Publicado: 8 feb 2017 15:14 GMT | Última actualización: 8 feb 2017 15:14 GMT

https://actualidad.rt.com/actualidad/230573-japon-alarma-radiacion-fukushima

Para los investigadores, este boquete es el responsable de la crítica subida de los niveles de radiación, que han alcanzado en las últimas semanas los 530 sieverts por hora.
La central nuclear de Fukushima I, accidentada a causa del tsunami que azotó Japón en 2011, vuelve a estar en el centro de la atención y preocupación internacional.

Tokio activó la alarma en el país la semana pasada tras descubrir el origen del repentino aumento del nivel de radiación en la zona de la instalación nuclear: un agujero de unos dos metros de diámetro en el reactor ‘Número dos’ que ha provocado una fuga, informa ‘The Japan Times’.

La brecha fue descubierta por investigadores de TEPCO, la empresa constructora y gestora de la central, que en su informe más reciente sobre la situación de Fukushima I explican que la fuga se encuentra en una rejilla metálica por debajo y dentro del recipiente de presión del reactor.

La brecha fue descubierta gracias a un brazo mecánico con una cámara que grabó esta zona, prácticamente inaccesible, del interior del reactor. El agujero habría sido provocado por una de las fugas de combustible nuclear fundido que afectó a la central y que afectó directamente al recipiente. Dichos restos de combustible fueron localizados en torno al agujero.

Desde el accidente provocado por el tsunami de 2011, el nivel más alto de radiación alcanzó los 73 sieverts por hora, una cantidad ya de por sí muy peligrosa, ya que sólo 8 sieverts pueden resultar fatales para un ser humano. Esta cifra ha batido todos los récords hasta la fecha en los últimos días hasta llegar a los alarmantes 530 sieverts por hora.

Los niveles de radiación registrados son ahora tan altos que hasta las máquinas más avanzadas nos lo pueden soportar y quedan destruidas tras apenas dos horas de exposición. Por este motivo, mientras se investiga el alcance total de la fuga radiactiva, Japón está estudiando un plan de contención y desmantelamiento total de la central.

Un paciente integral: Enfoque de la ADA (American Diabetes Association) 2017

 

Las Guías de Atención Médica de la American Diabetes Association (ADA) 2017 adoptan un nuevo enfoque en la evaluación de las circunstancias sociales, psicológicas y económicas de las vidas de los pacientes que afectan su capacidad para autocontrolar su diabetes, haciendo énfasis en la importancia de proporcionar apoyo a las personas con diabetes para llevar, en la medida de lo posible, una vida normal.

Las Guías de Atención Médica en Diabetes de este año, publicadas en versión electrónica el 15 de diciembre en un suplemento de Diabetes Care, también abordan la detección de anticuerpos de familiares en primer grado asintomáticos de pacientes con diabetes de tipo 1, con el propósito de evitar la cetoacidosis diabética, una nueva definición estandarizada de la hipoglucemia, el empleo de empagliflozina (Jardiance, Eli Lilly) o liraglutida (Victoza, Novo Nordisk) en pacientes con diabetes de tipo 2 que tienen enfermedad cardiovascular establecida y la vigilancia de la deficiencia de vitamina B12 provocada por metformina.

El documento de 142 páginas también contiene información sobre recomendaciones o actualizaciones relacionadas con el seguimiento de las pacientes con diabetes gestacional, la inclusión de la evaluación del sueño en el tratamiento de la diabetes, el empleo de lípidos y proteína en los cálculos de la dosis de insulina, la interrupción de la posición sedente con episodios de ejercicio breve cada 30 minutos y evaluación del tratamiento quirúrgico metabólico (antes bariátrico) en pacientes con un índice de masa corporal de 30 kg/m2.

“La ADA es el único grupo que analiza anualmente las directrices de ejercicio clínico. Estamos muy orgullosos de que nuestro comité de ejercicio profesional trabaje tan arduamente como lo hace para identificar nuevos datos que tienen una repercusión significativa en los resultados para los pacientes y presentamos esto” cada año, dijo a Medscape Noticias Médicas el jefe científico y director médico de la ADA, el Dr. Robert E. Ratner.

El paciente integral

Para 2017, la ADA recomienda la evaluación de factores no médicos que influyen en las capacidades de los pacientes para autocontrolar su diabetes, lo que comprende aspectos en torno al acceso a la atención, obstáculos económicos e inseguridad de los alimentos, junto con trastornos psicológicos o psiquiátricos.

Un nuevo capítulo llamado “Promoción de la Salud y Reducción de las Discrepancias Poblacionales” proporciona una guía para promover la atención centrada en el paciente alineada al Modelo de Atención Crónica, cuidados implementados por el equipo profesional y remisión a recursos de la comunidad local para mayor apoyo.

“Es necesario tener presente los problemas que repercuten en el autocontrol. No beneficia al paciente o al médico si éste redacta una receta por un medicamento de marca costoso y el paciente no puede solventarlo”, señaló el Dr. Ratner.

 (Cosa igualmente cierta cuando se hace lo mismo para cualquier otro padecimiento, crónico o no)

Las nuevas recomendaciones para la evaluación psicosocial y de intervención fueron publicadas en un documento por separado el 22 de noviembre en Diabetes Care.

No sólo estamos controlando la glucosa, estamos tratando a un ser humano que está tratando de llevar una vida normal.

Estas comprenden la evaluación de los síntomas de angustia por la diabetes, depresión, ansiedad y los trastornos de la alimentación y de las capacidades cognitivas. Se recomienda utilzar herramientas normalizadas adecuadas en las consultas iniciales a intervalos periódicos, o cuando el paciente experimente algún cambio que justifique la evaluación. Igualmente se sugiere incluir la participación de los familiares cuando sea apropiado. Cualquier problema identificado debería abordarse a través de una consulta de seguimiento o remisión del paciente.

En concreto, la depresión es muy frecuente en los pacientes con diabetes de tipo 1 y de tipo 2, duplica el costo de la atención si no se trata, comentó el Dr. Ratner.

“La idea es que no sólo estamos tratando la glucosa, estamos tratando a un ser humano que está intentando llevar una vida normal, y es difícil. En última instancia, la persona con diabetes es su principal cuidador y necesitamos poder apoyarlo para realizar esta muy difícil tarea”, recalcó.

(El manejo holístico del paciente debería ser igual en todo tipo de padecimientos)

Diagnóstico de diabetes de tipo 1 en una etapa más temprana

Las guías ahora también recomiendan que los familiares en primer grado de personas con diabetes de tipo 1 sean sometidos a evaluación de autoanticuerpos de los islotes y se clasifiquen con base en un modelo de tres etapas previamente descrito.

Los que son positivos para dos o más anticuerpos en dos ocasiones separadas, tienen una probabilidad de más de 95% de presentar diabetes de tipo 1 y necesitan vigilarse de manera estrecha.

La evidencia de esto está incluida en un artículo publicado el 15 de diciembre en Diabetes que resume los hallazgos de un simposio de investigación que tuvo lugar en octubre de 2015 y que se titula: “La Diferenciación de la Diabetes según Fisiopatología, Historia Natural y Pronóstico”, copatrocinada por la ADA, la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD), la JDRF y la American Association of Clinical Endocrinologists.

“Es fundamental realziar un diagnóstico de diabetes de tipo 1 antes que asciendan las concentraciones de glucosa. Demasiados individuos presentan cetoacidosis diabética, la cual es una complicación potencialmente letal”, dijo el Dr. Ratner.

“Al identificar a individuos en la etapa de anticuerpos positivos persistentes, tenemos la oportunidad de investigar para intervenir y evitar la progresión, pero lo que es más importante, sabemos quién está en riesgo y puede comenzar el tratamiento antes de la manifestación mediante cetoacidosis diabética…. Este es un cambio enorme y fundamental en nuestra comprensión de la diabetes de tipo 1.

Definición de la hipoglucemia sin síntomas

Otra nueva recomendación, publicada inicialmente en una declaración de postura por separado el 21 de noviembre, insta a que se defina oficialmente la hipoglucemia “grave, clínicamente importante” como un valor inferior a 54 mg/dl (< 3,0 mmol/l), y que un “valor de alerta a la glucosa” designe la necesidad de implementar medidas establecidas a los 70 mg/dl (< 3,9 mmol/l) o menos. Esta nueva definición retira los síntomas para el diagnóstico.

La recomendación, hecha en conjunto con la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, tiene como propósito normalizar la hipoglucemia notificada en los estudios y para fines regulatorios, pero también tiene implicaciones clínicas, dijo el Dr. Ratner.

“Reconoce el hecho de que muchas personas no se percatan de que tienen hipoglucemia…. Si una persona tiene un valor confirmado de 50, esta es una hipoglucemia grave, aun sin síntomas. Lo que estamos diciendo es que los individuos y sus cuidadores deberían evitar llegar a valores de glucosa menores de 54″.

El valor de 70 mg/dl no se considera hipoglucemia, sino más bien una concentración que indica que se debe hacer un ajuste terapéutico, por ejemplo, ajustar la dosis de insulina, la alimentación o suspender la bomba de insulina del paciente.

“Nuestra terapéutica no es tan satisfactoria, de manera que necesitamos una zona de amortiguación entre una concentración potencialmente peligrosa y en qué momento vamos a intervenir”, explicó el Dr. Ratner.

La Endocrine Society acaba de emitir un nuevo plan que establece un modelo para reducir la frecuencia de la hipoglucemia.

Revisiones a las directrices farmacológicas

Un nuevo capítulo distinto en la ADA está dedicado a los métodos farmacológicos para el tratamiento de la glucemia (las directrices previas de la ADA habían incluido métodos no farmacológicos en el mismo capítulo).

En éste, se ha añadido una declaración de que “en pacientes con diabetes de tipo 2 crónica controlada de manera no óptima, así como enfermedad cardiovascular aterosclerótica establecida, se debería tomar en cuenta la empagliflozina o la liraglutida, que han demostrado que reducen la mortalidad, de origen cardiovascular y por todas las causas, cuando se añaden al tratamiento estándar”.
Algunos habían esperado una recomendación más sólida tras los resultados del estudio EMPA-REG OUTCOME y  LEADER (Efecto y acción de la liraglutida en la diabetes: evaluación de los resultados cardiovasculares), pero la evidencia no respalda el uso fuera del grupo de pacientes que fueron estudiados, resaltó el Dr. Ratner.

“EMPA-REG y LEADER fueron estudios muy importantes, y los analizamos ampliamente así como su utilidad potencial en pacientes con enfermedad cardiovascular subyacente, ya que éstos eran los pacientes estudiados…. Más de la mitad de los pacientes en los dos estudios ya estaban recibiendo insulina. Se utilizó empagliflozina y liraglutida en una etapa muy tardía de la enfermedad. Así que hay que considerar absolutamente su uso en pacientes con enfermedad cardiovascular establecida, porque ellos fueron los que se beneficiaron”.

También se incluyó en el capítulo farmacológico una nueva recomendación basada en evidencia para considerar la medición periódica de las concentraciones de vitamina B12 en pacientes con uso de metformina a largo plazo y uso de suplemento según sea necesario, después de informes sobre una asociación entre el uso de metformina y la deficiencia de vitamina B12.

Además, en vista del énfasis global de las circunstancias en la vida real, por primera vez este el año las normas proporcionan información sobre la mediana de costos para los medicamentos antihiperglucemiantes, incluidas las insulinas.

Los comentarios en rojo son míos

Anexo pdf de la separata Diabetes Care con la actualización de la ADA

diabetes_2017_pdf

Cáncer de mama: prevención y control

images

http://www.who.int/topics/cancer/breastcancer/es/

Introducción

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en las mujeres tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. La incidencia de cáncer de mama está aumentando en el mundo en desarrollo debido a la mayor esperanza de vida, el aumento de la urbanización y la adopción de modos de vida occidentales.

Aunque reducen en cierta medida el riesgo, las estrategias de prevención no pueden eliminar la mayoría de los casos de cáncer de mama que se dan en los países de ingresos bajos y medios, donde el diagnóstico del problema se hace en fases muy avanzadas. Así pues, la detección precoz con vistas a mejorar el pronóstico y la supervivencia de esos casos sigue siendo la piedra angular del control del cáncer de mama.

Las estrategias de detección precoz recomendadas para los países de ingresos bajos y medios son el conocimiento de los primeros signos y síntomas, y el cribado basado en la exploración clínica de las mamas en zonas de demostración. El cribado mediante mamografía es muy costoso y se recomienda para los países que cuentan con una buena infraestructura sanitaria y pueden costear un programa a largo plazo.

Muchos países de ingresos bajos y medios que afrontan la doble carga de cáncer cervicouterino y cáncer de mama deben emprender intervenciones costoeficaces y asequibles para hacer frente a esas enfermedades altamente prevenibles.

La OMS promueve el control del cáncer de mama en el marco de los programas nacionales de lucha contra el cáncer, integrándolo en la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles. La Organización, con el apoyo de la Fundación Komen, está llevando a cabo un estudio de 5 años sobre la costoeficacia del control del cáncer de mama en diez países de ingresos bajos y medios.

El proyecto incluye un instrumento de estimación de costos de los programas para evaluar las posibilidades de financiarlos. Se espera que los resultados de este proyecto aporten datos que permitan formular políticas apropiadas contra el cáncer de mama en los países poco desarrollados.

Mensaje clave

La detección precoz a fin de mejorar el pronóstico y la supervivencia de los casos de cáncer de mama sigue siendo la piedra angular de la lucha contra este cáncer.


Carga de cáncer de mama

El cáncer de mama es el más común entre las mujeres en todo el mundo, pues representa el 16% de todos los cánceres femeninos. Se estima que en 2004 murieron 519 000 mujeres por cáncer de mama y, aunque este cáncer está considerado como una enfermedad del mundo desarrollado, la mayoría (69%) de las defunciones por esa causa se registran en los países en desarrollo (OMS, Carga Mundial de Morbilidad, 2004).

La incidencia varía mucho en todo el mundo, con tasas normalizadas por edad de hasta 99,4 por 100 000 en América del Norte. Europa oriental, América del Sur, África austral y Asia occidental presentan incidencias moderadas, pero en aumento. La incidencia más baja se da en la mayoría de los países africanos, pero también en ellos se observa un incremento de la incidencia de cáncer de mama.

Las tasas de supervivencia del cáncer mamario varían mucho en todo el mundo, desde el 80% o más en América del Norte, Suecia y Japón, pasando por un 60% aproximadamente en los países de ingresos medios, hasta cifras inferiores al 40% en los países de ingresos bajos (Coleman et al., 2008). La bajas tasas de supervivencia observadas en los países poco desarrollados pueden explicarse principalmente por la falta de programas de detección precoz, que hace que un alto porcentaje de mujeres acudan al médico con la enfermedad ya muy avanzada, pero también por la falta de servicios adecuados de diagnóstico y tratamiento.

Mensaje clave

El cáncer de mama es el más común entre las mujeres en todo el mundo, y está aumentando especialmente en los países en desarrollo, donde la mayoría de los casos se diagnostican en fases avanzadas.

Factores de riesgo del cáncer de mama

Se conocen bien varios factores de riesgo del cáncer de mama. Sin embargo en la mayoría de las mujeres afectadas no es posible identificar factores de riesgo específicos (IARC, 2008; Lacey et al, 2009).

Los antecedentes familiares de cáncer de mama multiplican el riesgo por dos o tres. Algunas mutaciones, sobre todo en los genes BRCA1, BRCA2 y p53, se asocian a un riesgo muy elevado de ese tipo de cáncer. Sin embargo, esas mutaciones son raras y explican solo una pequeña parte de la carga total de cáncer mamario.

Los factores reproductivos asociados a una exposición prolongada a estrógenos endógenos, como una menarquia precoz, una menopausia tardía y una edad madura cuando el primer parto figuran entre los factores de riesgo más importantes del cáncer de mama. Las hormonas exógenas también conllevan un mayor riesgo de cáncer de mama, por lo que las usuarias de anticonceptivos orales y de tratamientos de sustitución hormonal tienen más riesgo que las mujeres que no usan esos productos. La lactancia materna tiene un efecto protector (IARC, 2008, Lacey et al., 2009).

Danaei y colaboradores (Danaei et al., 2005) han calculado la contribución de diversos factores de riesgo modificables, exceptuando los factores reproductivos, a la carga global de cáncer de mama. Los autores concluyen que el 21% de todas las muertes por cáncer de mama registradas en el mundo son atribuibles al consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad, y la falta de actividad física.

Esa proporción fue mayor en los países de ingresos altos (27%), y el factor más importante fue el sobrepeso y la obesidad. En los países de ingresos bajos y medios, la proporción de cánceres de mama atribuibles a esos factores de riesgo fue del 18%, y la falta de actividad física fue el factor determinante más importante (10%).

La diferente incidencia del cáncer de mama en los países desarrollados y los países en desarrollo puede explicarse en parte por los efectos de la alimentación, unidos a la mayor edad del primer embarazo, el menor número de partos y el acortamiento de la lactancia (Peto, 2001). La creciente adopción de modos de vida occidentales en los países de ingresos bajos y medios es un determinante importante del incremento de la incidencia de cáncer de mama en esos países.

Control del cáncer de mama

La OMS promueve la lucha contra el cáncer de mama en el marco de programas nacionales amplios de control del cáncer que están integrados con las enfermedades no transmisibles y otros problemas relacionados. El control integral del cáncer abarca la prevención, la detección precoz, el diagnóstico y tratamiento, la rehabilitación y los cuidados paliativos.

La sensibilización del público en general sobre el problema del cáncer de mama y los mecanismos de control, así como la promoción de políticas y programas adecuados, son estrategias fundamentales para el control poblacional del cáncer de mama. Muchos países de ingresos bajos y medios afrontan actualmente una doble carga de cáncer mamario y cáncer cervicouterino, que son las principales causas de muerte por cáncer entre las mujeres de más de 30 años. Es preciso que esos países implementen estrategias combinadas que aborden estos dos problemas de salud pública de manera eficaz y eficiente.

Prevención

El control de factores de riesgo específicos modificables, así como una prevención integrada eficaz de las enfermedades no transmisibles que promueva los alimentos saludables, la actividad física y el control del consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad, podrían llegar a tener un efecto de reducción de la incidencia de cáncer de mama a largo plazo.

Detección precoz

Aunque se puede lograr cierta reducción del riesgo mediante medidas de prevención, esas estrategias no pueden eliminar la mayoría de los cánceres de mama que se registran en los países de ingresos bajos y medios. Así pues, la detección precoz con vistas a mejorar el pronóstico y la supervivencia del cáncer de mama sigue siendo la piedra angular del control de este tipo de cáncer (Anderson et al., 2008).

Hay dos métodos de detección precoz:

  • El diagnóstico precoz o el conocimiento de los primeros signos y síntomas en la población sintomática, para facilitar el diagnóstico y el tratamiento temprano, y
  • El cribado, es decir, la aplicación sistemática de pruebas de tamizaje en una población aparentemente asintomática. Su objetivo es detectar a las personas que presenten anomalías indicativas de cáncer.

Un programa de cribado es una empresa mucho más compleja que un programa de diagnóstico precoz. (OMS, 2007).

Independientemente del método de detección precoz utilizado, dos aspectos esenciales para el éxito de la detección precoz poblacional son una atenta planificación y un programa bien organizado y sostenible que se focalice en el grupo de población adecuado y garantice la coordinación, continuidad y calidad de las intervenciones en todo el continuum asistencial. La selección como objetivo de grupos de edad inadecuados, por ejemplo mujeres jóvenes con bajo riesgo de cáncer de mama, puede traducirse en una disminución del número de cánceres detectados por mujer sometida a cribado, y reducir así la costo-eficacia de la medida. Además, esa focalización en las mujeres más jóvenes obligaría a analizar más tumores benignos y provocaría una sobrecarga innecesaria de los servicios de salud, por los recursos diagnósticos adicionales que entrañaría (Yip et al., 2008).

Diagnóstico precoz

El diagnóstico temprano sigue siendo una importante estrategia de detección precoz, particularmente en los países de ingresos bajos y medios, donde la enfermedad se diagnostica en fases avanzadas y los recursos son muy limitados. Algunos datos sugieren que esta estrategia puede dar lugar a un “descenso del estadio TNM” (aumento de la proporción de cánceres de mama detectados en una fase temprana) de la enfermedad, que la haría más vulnerable al tratamiento curativo (Yip et al., 2008).

Mamografías de cribado

La mamografía es el único método de cribado que se ha revelado eficaz. Si su cobertura supera el 70%, esta forma de cribado puede reducir la mortalidad por cáncer de mama en un 20%-30% en las mujeres de más de 50 años en los países de ingresos altos (IARC, 2008). El tamizaje basado en esta técnica es muy complejo y absorbe muchos recursos, y no se ha hecho ninguna investigación sobre su eficacia en los entornos con recursos escasos.

Autoexploración mamaria

No hay datos acerca del efecto del cribado mediante autoexploración mamaria. Sin embargo, se ha observado que esta práctica empodera a las mujeres, que se responsabilizan así de su propia salud. En consecuencia, se recomienda la autoexploración para fomentar la toma de conciencia entre las mujeres en situación de riesgo, más que como método de cribado.

Referencias

Anderson BO et al. (2008). Guideline implementation for breast healthcare in low-income and middle-income countries: overview of the Breast Health Global Initiative Global Summit 2007. Cancer, 113, 2221–43.

Coleman MP et al. (2008). Cancer survival in five continents: a worldwide population-based study (CONCORD). Lancet Oncol, 9, 730–56.

Danaei G et al. (2005). Causes of cancer in the world: comparative risk assessment of nine behavioural and environmental risk factors. Lancet, 366, 1784–93.

IARC (2002). Breast cancer screening, IARC handbooks for cancer prevention, volume 7, Lyon, International Agency for Research on Cancer, IARCpress.

IARC (2008). World cancer report 2008. Lyon, International Agency for Research on Cancer.

Lacey JV Jr. et al. (2009). Breast cancer epidemiology according to recognized breast cancer risk factors in the Prostate, Lung, Colorectal and Ovarian (PLCO) Cancer Screening Trial Cohort. BMC Cancer, 9, 84.

Peto J. (2001). Cancer epidemiology in the last century and the next decade. Nature, 411, 390–5.

Yip CH et al. (2008). Guideline implementation for breast healthcare in low- and middle-income countries: early detection resource allocation. Cancer, 113, 2244–56.

WHO (2007). Cancer control: knowledge into action: WHO guide for effective programmes: early detection.

WHO (2008). The global burden of disease: 2004 update.

Cáncer en el mundo. Actualización

multibar

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs297/es/

Datos y cifras

  • El cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en el mundo. En 2012 se registraron alrededor de 14 millones de nuevos casos 1.
  • Se prevé que el número de nuevos casos aumente aproximadamente en un 70% en los próximos 20 años.
  • El cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo; en 2015, ocasionó 8,8 millones de defunciones. Casi una de cada seis defunciones en el mundo se debe a esta enfermedad.
  • Cerca del 70% de las muertes por cáncer se registran en países de ingresos medios y bajos.
  • Alrededor de un tercio de las muertes por cáncer se debe a los cinco principales factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.
  • El tabaquismo es el principal factor de riesgo y ocasiona aproximadamente el 22% de las muertes por cáncer2.
  • Las infecciones oncogénicas, entre ellas las causadas por virus de las hepatitis o por papilomavirus humanos, ocasionan el 25% de los casos de cáncer en los países de ingresos medios y bajos3.
  • La detección de cáncer en una fase avanzada y la falta de diagnóstico y tratamiento son problemas frecuentes. En 2015, solo el 35% de los países de ingresos bajos informaron de que la sanidad pública contaba con servicios de patología para atender a la población en general. Más del 90% de los países de ingresos altos ofrecen tratamiento a los enfermos oncológicos, mientras que en los países de ingresos bajos este porcentaje es inferior al 30%.
  • El impacto económico del cáncer es sustancial y va en aumento. Según las estimaciones, el costo total atribuible a la enfermedad en 2010 ascendió a US$ 1,16 billones4.
  • Solo uno de cada cinco países de ingresos medianos o bajos dispone de los datos necesarios para impulsar políticas de lucha contra la enfermedad5.

«Cáncer» es un término genérico que designa un amplio grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del organismo; también se habla de «tumores malignos» o «neoplasias malignas». Una característica definitoria del cáncer es la multiplicación rápida de células anormales que se extienden más allá de sus límites habituales y pueden invadir partes adyacentes del cuerpo o propagarse a otros órganos, un proceso que se denomina «metástasis». Las metástasis son la principal causa de muerte por cáncer.

La magnitud del problema

El cáncer es la principal causa de muerte en todo el mundo. En 2015 se atribuyeron a esta enfermedad 8,8 millones de defunciones. Los cinco tipos de cáncer que causan un mayor número de fallecimientos son los siguientes:

  • Pulmonar (1,69 millones de defunciones)
  • Hepático (788 000 defunciones)
  • Colorrectal (774 000 defunciones)
  • Gástrico (754 000 defunciones)
  • Mamario (571 000 defunciones)

¿Cuáles son las causas del cáncer?

El cáncer se produce por la transformación de células normales en células tumorales en un proceso en varias etapas que suele consistir en la progresión de una lesión precancerosa a un tumor maligno. Estas alteraciones son el resultado de la interacción entre los factores genéticos del paciente y tres categorías de agentes externos, a saber:

  • Carcinógenos físicos, como las radiaciones ultravioletas e ionizantes;
  • Carcinógenos químicos, como el amianto, los componentes del humo de tabaco, las aflatoxinas (contaminantes de los alimentos) y el arsénico (contaminante del agua de bebida), y
  • Carcinógenos biológicos, como determinados virus, bacterias y parásitos.

La OMS mantiene una clasificación de los agentes cancerígenos a través de un órgano especializado, el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC).

El envejecimiento es otro factor fundamental en la aparición del cáncer. La incidencia de esta enfermedad aumenta muchísimo con la edad, muy probablemente porque se van acumulando factores de riesgo de determinados tipos de cáncer. La acumulación general de factores de riesgo se combina con la pérdida de eficacia de los mecanismos de reparación celular que suele ocurrir con la edad.

Factores de riesgo de cáncer

El consumo de tabaco y de alcohol, la mala alimentación y la inactividad física son los principales factores de riesgo de cáncer en el mundo, y lo son también de otras enfermedades no transmisibles.

Algunas infecciones crónicas particularmente frecuentes en los países de ingresos medios y bajos son también factores de riesgo de contraer un cáncer. Cerca del 15% de los casos de cáncer diagnosticados en 2012 se atribuyeron a infecciones, especialmente las causadas por Helicobacter pylori, los papilomavirus humanos, los virus de la hepatitis B y de la hepatitis C y el virus de Epstein-Barr3.

Los virus de la hepatitis B y de la hepatitis C y algunos tipos de papilomavirus humanos aumentan el riesgo de contraer cáncer de hígado y cáncer de cuello uterino, respectivamente. Asimismo, la infección por el VIH aumenta considerablemente el riesgo de contraer determinados tipos de cáncer, como el cervicouterino.

¿Cómo se puede reducir la carga de morbilidad por cáncer?

Entre el 30 y el 50% de los cánceres se pueden evitar. Para ello, es necesario reducir los factores de riesgo y aplicar estrategias preventivas de base científica. La prevención abarca también la detección precoz de la enfermedad y el tratamiento de los pacientes. Si se detectan a tiempo y se tratan adecuadamente, las posibilidades de recuperación para muchos tipos de cáncer son excelentes.

Modificación y prevención de los factores de riesgo

La modificación o la prevención de los principales factores de riesgo pueden reducir de forma significativa la carga de cáncer. Estos factores de riesgo incluyen:

  • El consumo de tabaco (cigarrillos y tabaco sin humo);
  • El exceso de peso o la obesidad;
  • La mala alimentación en la que se ingieren cantidades insuficientes de frutas y hortalizas;
  • La inactividad física;
  • El consumo de bebidas alcohólicas;
  • Las infecciones genitales por papilomavirus humanos;
  • Las infecciones por los virus de las hepatitis u otras infecciones oncogénicas;
  • Las radiaciones ionizantes y no ionizantes;
  • La contaminación del aire de las ciudades;
  • El humo generado en los hogares por la quema de combustibles sólidos.

El tabaquismo es el factor de riesgo de cáncer más importante y ocasiona aproximadamente el 22% de las muertes por cáncer a nivel mundial2.

Estrategias preventivas

Para prevenir el cáncer se pueden adoptar las siguientes medidas:

  • Evitar en lo posible los factores de riesgo recién mencionados;
  • Vacunarse contra los papilomavirus humanos y contra el virus de la hepatitis B;
  • Controlar los riesgos profesionales;
  • Reducir la exposición a la radiación solar no ionizante (ultravioleta);
  • Reducir la exposición a la radiación ionizante (por motivos profesionales o durante la realización de pruebas de diagnóstico por la imagen).

La vacunación contra los papilomavirus humanos y contra el virus de la hepatitis B podría prevenir 1 millón de casos de cáncer cada año3.

Detección temprana

La mortalidad por cáncer se puede reducir si los casos se detectan y se tratan a tiempo. Las actividades de detección temprana tienen dos componentes:

El diagnóstico temprano

Si el cáncer se diagnostica tempranamente, es más probable que el tratamiento sea eficaz. La probabilidad de supervivencia aumenta, la morbilidad se reduce y el tratamiento es más barato. El diagnóstico y tratamiento precoces comportan mejoras notables en la vida de los pacientes.

El diagnóstico temprano abarca tres pasos sucesivos, que se deben integrar y llevar a cabo oportunamente:

  • Conciencia del posible problema de salud y acceso a la atención médica;
  • Evaluación clínica, diagnóstico y estadificación;
  • Acceso al tratamiento.

El diagnóstico temprano es útil en todas las situaciones para la mayoría de tipos de cáncer. Cuando la enfermedad se diagnostica en una fase avanzada, no siempre es posible administrar un tratamiento curativo. No obstante, es posible elaborar programas que permitan reducir los retrasos y los obstáculos que impiden proporcionar los servicios de diagnóstico y tratamiento adecuados.

El cribado

El objetivo del cribado o detección sistemática es encontrar anomalías indicativas de un cáncer o de una lesión precancerosa cuando no ha producido síntomas, con el fin de diagnosticar y tratar prontamente la enfermedad.

Los programas de cribado pueden ser muy eficaces para determinados tipos de cáncer si seleccionan y utilizan las pruebas apropiadas, se aplican paralelamente otras medidas en el contexto de la detección y se garantiza la calidad de las intervenciones. En general, los programas de cribado son intervenciones de salud pública mucho más complejas que el diagnóstico temprano.

Estos son algunos ejemplos de métodos de cribado:

  • La inspección visual con ácido acético para detectar el cáncer cervicouterino en entornos con pocos recursos;
  • Las pruebas de detección de los papilomavirus humanos que pueden causar cáncer cervicouterino;
  • La citología vaginal para el cribado del cáncer cervicouterino en entornos con ingresos medios y altos; y
  • La mamografía para el cribado del cáncer de mama en entornos con ingresos altos.

Tratamiento

El diagnóstico correcto del cáncer es esencial para poder prescribir un tratamiento adecuado y eficaz, porque cada tipo de cáncer requiere un protocolo específico que puede abarcar una o más modalidades, tales como la cirugía, la radioterapia o la quimioterapia. El primer paso importante es determinar los objetivos del tratamiento o los cuidados paliativos. Los servicios médicos ofrecidos deben ser integrados y centrados en las personas. El objetivo principal es curar el cáncer o prolongar en lo posible la vida del paciente. Otro objetivo importante es mejorar la calidad de vida del enfermo, lo cual se puede lograr ofreciéndole cuidados paliativos y apoyo psicosocial.

Posibilidades de curación de determinados tipos de cáncer cuando se detectan tempranamente

Algunos de los tipos de cáncer más frecuentes, como el de mama, el cervicouterino, el bucal o el colorrectal, tienen tasas de curación elevadas cuando se detectan pronto y se tratan de acuerdo con prácticas correctas.

Posibilidades de curación de otros tipos de cáncer

Las tasas de curación de otros tipos de cáncer, como las leucemias y los linfomas infantiles o los seminomas, también son elevadas si se tratan adecuadamente, a pesar de que las células cancerosas se hayan diseminado a otras partes del organismo.

Cuidados paliativos

La finalidad de los cuidados paliativos no es curar el cáncer, sino aliviar los síntomas que causa y mejorar la calidad de vida de los pacientes y de sus familias. Pueden ayudar a los enfermos a vivir más confortablemente y son una necesidad humanitaria urgente para las personas de todo el mundo aquejadas de cáncer o de otras enfermedades crónicas mortales. Estos cuidados se necesitan sobre todo en los lugares donde hay una gran proporción de pacientes cuya enfermedad se encuentra en fase avanzada y que tienen pocas probabilidades de curarse.

Los cuidados paliativos pueden aliviar los problemas físicos, psicosociales y espirituales de más del 90% de los enfermos con cáncer avanzado.

Estrategias de cuidados paliativos

Las estrategias eficaces de salud pública que abarcan la atención fuera de los centros de salud y en el propio hogar son esenciales para ofrecer servicios de cuidados paliativos y de alivio del dolor que puedan ayudar a los enfermos y a sus familias en los entornos con pocos recursos.

El tratamiento del dolor moderado a intenso causado por el cáncer, que aqueja a más del 80% de los enfermos oncológicos en fase terminal, requiere obligatoriamente una mejora del acceso al tratamiento con morfina por vía oral.

Respuesta de la OMS

En 2013, la OMS puso en marcha el Plan de acción mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles 2013-2020, cuyo objetivo es reducir en un 25% la mortalidad prematura causada por el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y las enfermedades respiratorias crónicas de aquí a 2025.

La OMS y el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer colaboran con otras organizaciones que forman parte del Equipo de Tareas Interinstitucional de las Naciones Unidas sobre la Prevención y el Control de las Enfermedades No Transmisibles y con otros asociados, con el fin de:

  • Aumentar el compromiso político con la prevención y el tratamiento del cáncer;
  • Coordinar y llevar a cabo investigaciones sobre las causas del cáncer y los mecanismos de la carcinogenia en el ser humano;
  • Hacer un seguimiento de la carga de cáncer (como parte de la labor de la Iniciativa mundial para la elaboración registros oncológicos);
  • Determinar cuáles son las estrategias prioritarias para prevenir y tratar el cáncer;
  • generar nuevos conocimientos y divulgar los existentes, con el fin de facilitar la aplicación de métodos de tratamiento del cáncer basados en datos científicos;
  • Elaborar normas e instrumentos para orientar la planificación y la ejecución de las intervenciones de prevención, diagnóstico temprano, tratamiento, cuidados paliativos y atención a los supervivientes a la enfermedad;
  • Facilitar la formación de amplias redes mundiales, regionales y nacionales de asociados y expertos en el tratamiento del cáncer;
  • Fortalecer los sistemas de salud locales y nacionales para que presten servicios asistenciales y curativos a los enfermos oncológicos;
  • Liderar la acción mundial y prestar asistencia técnica para ayudar a los gobiernos y sus asociados a elaborar y mantener programas sostenibles y de calidad contra el cáncer cervicouterino; y
  • Prestar asistencia técnica para la transferencia rápida y eficaz de las prácticas óptimas a los países en desarrollo.

Referencias

1Ferlay J, Soerjomataram I, Ervik M, Dikshit R, Eser S, Mathers C et al. GLOBOCAN 2012 v1.0, Cancer Incidence and Mortality Worldwide: IARC CancerBase No. 11
Lyon, France: Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer; 2013.

2GBD 2015 Risk Factors Collaborators. Global, regional, and national comparative risk assessment of 79 behavioural, environmental and occupational, and metabolic risks or clusters of risks, 1990-2015: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2015. Lancet. 2016 Oct; 388 (10053):1659-1724.

3Plummer M, de Martel C, Vignat J, Ferlay J, Bray F, Franceschi S. Global burden of cancers attributable to infections in 2012: a synthetic analysis. Lancet Glob Health. 2016 Sep;4(9):e609-16. doi: 10.1016/S2214-109X(16)30143-7.

4Stewart BW, Wild CP, editors. World cancer report 2014
Lyon: International Agency for Research on Cancer; 2014.

5Global Initiative for Cancer Registry Development. International Agency for Research on Cancer
Lyon: France.