Siempre

oie_eQ8nuaDxVAup

Anuncios

Mastopatía por la inyección de siliconas líquidas

Autor: Dr. Gustavo Schenone Fuente: Ediciones Journal. Siliconomas mamarios por inyección. 

http://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoID=90857&uid=520577&fuente=inews

Introducción

La sintomatología y el compromiso clínico mamario por la inyección de siliconas líquidas varían ampliamente. La experiencia de este estudio y la de los autores consultados muestra que en forma inmediata o tardía aparecerán complicaciones. El intervalo asintomático se encuentra entre un mes y 24 años según las series consultadas, con un promedio de entre cinco y nueve años.

En 1969, Chaplin informa un caso de una mujer de 31 años con complicaciones sistémicas y locales luego de un año de haberse inyectado siliconas en las mamas. Presentaba un síndrome símil gripal y en sus mamas edema, eritema, tensión a la palpación y eritema cutáneo generalizado. Estos cedían con la administración de antibióticos y corticoides, pero, al suspender el tratamiento, volvían cada vez con más virulencia hasta llegar a la necrosis de la piel de ambas mamas y compromiso del estado general.

Años más tarde, diversos autores publicaron sus experiencias con series de pacientes con siliconas u otras sustancias oleosas inyectadas en las mamas, con sintomatologías variadas. Se describieron como complicaciones sistémicas dificultad respiratoria aguda o crónica y signos clínicos o subclínicos de enfermedad del colágeno vascular.


Clínica y diagnóstico de situación

Las inyecciones pueden inducir neumonía aguda, a la que sigue, en algunos pacientes, insuficiencia respiratoria. Se comunicaron muertes como resultado de la inyección de siliconas. La inyección subcutánea de siliconas con fines cosméticos podría ocasionar un tromboembolismo pulmonar que desencadene la muerte de la víctima. El mecanismo del embolismo pulmonar estaría relacionado con la presión local inducida por la inyección de grandes volúmenes de sustancia, con el masaje local que frecuentemente se asocia a este procedimiento, con el efecto migratorio o la inyección intravascular directa. Además de las importantes complicaciones locales y sistémicas, las inyecciones de siliconas producen una seria dificultad diagnóstica con respecto al cáncer de mama.

Diversas consideraciones desde los puntos de vista oncológicos y éticos sugieren discusión al respecto. El cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer. La incidencia en la Argentina es de 71/100 000 mujeres, según el Instituto Nacional del Cáncer. Ocupa el primer lugar entre las causas de muerte por cáncer en mujeres adultas, con una tasa ajustada de mortalidad de 19,9/100 000 mujeres en la Argentina. Se producen 5600 muertes por año. Esta afección ocupa el segundo lugar en cuanto a mortalidad por cáncer en la mujer, detrás del cáncer de pulmón Se estima que una de cada ocho mujeres que alcancen la edad de 85 años habrá desarrollado un cáncer de mama en el curso de su vida.

La incidencia se ha incrementado en los últimos años en forma relativa, debido a la difusión de la mamografía, pero también debido a los cambios en los hábitos de vida, reproductivos y al envejecimiento de la población, pues el 50% de los cánceres de mama se produce en mayores de 65 años. El diagnóstico tumoral presuntivo de la mama se basa fundamentalmente en un trípode diagnóstico: examen clínico, mamografía y biopsia. Otros estudios, como la ecografía, centellograma mamario con sestamibi, resonancia magnética (RM), son solo complementarios de los anteriores.

Existen actualmente programas de tamizaje (screening) en el campo oncológico que consisten en una serie de estudios que la estructura sanitaria pública ofrece a una población aparentemente sana con fines de prevención secundaria, es decir con fines de lograr el diagnóstico temprano de una enfermedad. Este puede realizarse mediante autoexamen mamario, examen clínico y mamografía. La mayoría de los exámenes de tamizaje otorgan una reducción de la mortalidad por cáncer de mama de alrededor del 40%, para las mujeres de más de cincuenta años. Y del 23% para las comprendidas entre los 40 y los 49 años.

La mamografía es actualmente el método de diagnóstico por imágenes más sensible para el reconocimiento y la diferenciación de los tejidos normales y los patológicos mamarios. Es importante destacar que entre el 2% y el 3% de los carcinomas de mama son diagnosticados solo por la ecografía. La mamografía y el examen clínico son, sin lugar a dudas, las herramientas fundamentales para el diagnóstico temprano del cáncer de mama, pero también se debe tener en cuenta que ellas no son perfectas. Los diagnósticos falsos negativos se calculan entre el 5% y el 15% y la especificidad en la mamografía no pasa en los mejores casos del 30%.

La mama está formada por epitelio glandular, estroma fibroso y gran cantidad de tejido adiposo. Todos estos tejidos tienen diferentes características fisicoquímicas y la RM tendrá la gran capacidad de diferenciarlos como ningún otro método puede hacerlo hasta el momento. A su vez, la posibilidad de inyectar una sustancia de contraste por vía endovenosa (gadolinio), aumentará en forma considerable la capacidad de reconocer áreas de hipervascularización que podrían estar relacionadas con la angiogénesis tumoral.

Con las técnicas actuales, la RM permite evaluar imágenes no concluyentes surgidas en los métodos mamográficos y ecográficos convencionales, y pueden obtenerse características detalladas no solo de la superficie mamaria, sino también de la axila y de la pared torácica. Su alto costo y las restricciones de nuestro medio, obligan al médico tratante a reservar su indicación práctica cuando la lesión es sospechosa pero no evidenciada mediante exámenes convencionales previos.

La presencia de material libre de silicona inyectado en las mamas genera una reacción inflamatoria crónica, del tipo de los granulomas a cuerpo extraño, con eritema cutáneo, nódulos y retracciones cutáneas, que impide la certeza en la evaluación del autoexamen mamario, confunden el examen clínico y alteran todos los estudios por imágenes, ya sean estos por mamografía, ecografía mamaria o RM. La experiencia adquirida con las pacientes del presente estudio es coincidente con la bibliografía respecto a que la mamografía, ecografía mamaria y RM no son concluyentes para evaluar con certeza la indemnidad del parénquima mamario y, por lo tanto, no puede descartarse la presencia de otra patología.

Es prácticamente imposible descartar al cáncer como causa de uno o más de los nódulos duros

Los informes mamográficos, de ecografías mamarias y de RM de los pacientes estudiados, provenientes de distintos centros, son coincidentes en manifestar su dificultad/incapacidad para evaluar correctamente el parénquima mamario.

Según Cheung, si la lesión se encuentra dentro de la masa granulomatosa inducida por las siliconas, la detección de un cáncer de mama por medio de la mamografía o ecografía convencional es esencialmente imposible. Las pacientes se encuentran en el grupo etario susceptible al cáncer, y algunos se encuentran preocupados respecto a la posibilidad de que alguno de los tumores sea neoplásico.

Es prácticamente imposible descartar al cáncer como causa de uno o más de los nódulos duros de estos pacientes. Los caracteres cambiantes de los nódulos hacen que los exámenes de seguimiento sean más una confusión que una ayuda.

Las mamografías, como fuera señalado por Sadowsky y O´Sullivan, son aquí inconclusas. El estudio típico muestra múltiples colecciones de siliconas dispersas a través de la glándula y del músculo pectoral. A pesar de las dificultades mencionadas, la ecografía mamaria realizada con equipos de última generación y efectuada por profesionales altamente entrenados puede evaluar masas sospechosas e, inclusive, guiar una biopsia por punción. La RM con técnicas avanzadas de alta resolución pueden ayudar a identificar la composición anatómica de los granulomas por siliconas.

La inyección de gadolinio puede realzar lesiones angiogénicas, incluidas las producidas por el cáncer o reacciones inflamatorias, especialmente en aquellos casos con lesiones escondidas dentro de masas de siliconomas. Si existe realce de alguna lesión, debe pensarse en la posibilidad de un cáncer o de una mastopatía angiogénica y debe realizarse una biopsia. La intensidad de señal de los siliconomas mamarios puede ser diferenciada de la mayoría de los cánceres.

Desafortunadamente, la diferenciación de aquellas lesiones realzadas en benignas o malignas, es dificultosa aunque se adicionen curvas dinámicas de intensidad/ tiempo. Muchos han documentado que aún es imposible diferenciar con el 100% de certeza si los procesos angiogénicos realzados son malignos o benignos. La RM también puede ser útil para localizar lesiones sospechosas y así tomar una biopsia.

Aunque no existe evidencia de que la silicona inyectada esté implicada en el origen del cáncer, Morgenstern y cols. sugieren un posible efecto de aumento de la diseminación tumoral a causa de la apertura anormal de los canales linfáticos por la mastopatía por siliconas líquidas o alguna alteración del sistema inmune asociada a la granulomatosis inducida por siliconas.

Otros afirman que es factible que la inflamación prolongada inducida por la inyección de siliconas, conduzca a una serie de respuestas patológicas incluida la carcinogénesis. De lo que no hay duda es de que el pronóstico del cáncer de mama depende fuertemente de su diagnóstico temprano. También es indudable que los siliconomas interfieren y retrasan la detección precoz del cáncer de mama, debido a las dificultades en la evaluación.

____________________________________________________________________________________________

*El Dr. Gustavo Schenone es autor del libro “Siliconomas mamarios por inyección”, ediciones Journal.

ISBN:  9789873954160
Editorial:  EDICIONES JOURNAL
Año:  2017

Reseña
Desde su primera descripción, los siliconomas no han sido tratados con gran atención por la bibliografía médica. De hecho, su incidencia y prevalencia en la población de mujeres es desconocida. En Siliconomas mamarios por inyección, el Dr Gustavo Schenone ha reunido un selecto grupo de prestigiosos expertos en cada disciplina involucrada en la vasta problemática de la mujer que fue sometida a esa mala práctica. El problema más acuciante se centra en el diagnóstico diferencial entre siliconomas mamarios y cáncer mamario. Llevarlo a cabo por medio del examen físico, la mamografía, la ecografía mamaria y la resonancia magnética es prácticamente imposible, por lo que la detección temprana de un cáncer de mama se ve seriamente retrasada. Situación tan compleja plantea interrogantes: ¿Cómo debe actuar el cirujano?, ¿es correcta una conducta expectante?; ¿cómo estudiar a la paciente para descartar un cáncer de mamas?; ¿Se debe realizar una cirugía inmediata?, ¿Conservadora o radical?; ¿Debe investigarse el ganglio centinela?; ¿Qué conducta se debe seguir con los siliconomas axilares?;¿Existe el tratamiento médico en los siliconomas? Todas las cuestiones planteadas se encuentran analizadas exhaustivamente en la esta obra fundamental para todo especialista interesado en la temática Siliconomas mamarios por inyección es una excelente guía para los médicos que se enfrenten con esta patología… Hasta el momento no existían guías clínicas internacionales ni consenso para su tratamiento, lo cual lo convierte en un aporte fundamental. Luego de leer detalladamente esta obra del Dr. Schenone, estoy seguro de que será de mucho valor para los mastólogos y cirujanos plásticos que se enfrenten con esta patología. Dr. Maurizio Nava Presidente de la Scuola Oncologia Chirurgica Ricostruttiva Milán, Italia

Otoño

Cuándo empieza el otoño 2017

Al igual que ocurre con todas las estaciones, el inicio del otoño varía en función del año. En el hemisferio norte comienza con el equinoccio de otoño (las fechas varían entre el 21 y el 24 de septiembre, pero en este siglo solo oscilará entre el día 22 y 23 de septiembre en el hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur lo hace los mismos días pero de marzo).

Este jueves 22 de septiembre en punto de las 14:21 horas (hora universal), 9:21 am (centro de México) inicia el equinoccio de otoño en el hemisferio Norte, el cual durará hasta el próximo 21 de diciembre con el comienzo del invierno, después de 89 días y 20 horas.

 

Este otoño el cielo matutino estará dominado por Marte durante toda la estación, mientras que Venus se podrá ver hasta el mes de diciembre y Júpiter desde noviembre hasta el final del otoño. Júpiter será visible al principio de la estación por las tardes.

En cuanto a los fenómenos astronómicos del otoño, destacan la conjunción Venus-Marte del 5 de octubre, la lluvia de estrellas Oriónidas del 21 al 22 de octubre, la lluvia de estrellas Leónidas del 17-18 noviembre o lluvia de estrellas Gemínidas del 13 al 14 de diciembre.

Equinoccio de otoño

El equinoccio de otoño, que da comienzo a la estación que da su nombre, es el momento del año en que el día tiene la misma duración que la noche. A partir de entonces los días serán cada vez más cortos, y es que el otoño es la época en que la longitud del día se acorta más rápido.

 

Vivaldi El Otoño

El cuento del superchocolate

Autor: Gonzalo Casino Fuente: IntraMed / Fundación Esteve 

La proliferación de investigaciones sobre los efectos beneficiosos del chocolate para la salud no es nada sorprendente, y todavía lo es menos que sus resultados se difundan de inmediato. El chocolate es un alimento muy apreciado y placentero, que tiene una historia fantástica y representa un negocio de 45.000 millones de euros anuales para la industria alimentaria, encabezada por la Big Chocolate. Por todo eso, es también un destacado objeto de estudio nutricional y de interés popular. A los consumidores y productores les encanta leer que la ciencia ha descubierto que reduce la hipertensión arterial, previene el cáncer, detiene el estrés y nos hace más inteligentes. Sí, todo esto y mucho más se ha dicho de este “alimento de los dioses”, como lo denominó Linneo. Pero hay algo extraño, equivocado y perturbador en poner el foco de estudio en un alimento aislado y en realizar más y más investigaciones que, por sus limitaciones metodológicas, permiten ofrecer titulares simplistas pero aportan conclusiones muy poco sólidas.

Un último estudio, publicado el 23 de mayo en la revista Heart, viene a concluir que la ingesta habitual de chocolate previene la fibrilación auricular. Esta arritmia cardiaca afecta a una de cada cuatro personas antes de los 80 años y es una causa relevante de ictus, por lo que siempre es bienvenida cualquier posibilidad de prevenirla. Sin embargo, la confianza que merecen las conclusiones del estudio es más bien baja. Los resultados indican que la ingesta moderada de chocolate (entre dos y seis veces por semana) reduce el 11-20% el riesgo de fibrilación auricular respecto al consumo ocasional (menos de una vez al mes). Pero, como han señalado algunos expertos, el grupo de personas que apenas toman chocolate es un tanto extraño. Estas personas tienen más hipertensión arterial, cifras de colesterol más altas, más sobrepeso y, lo más revelador, una prevalencia de diabetes muy superior. Probablemente, no toman chocolate porque padecen diabetes y deben seguir una dieta especial. Una interpretación más plausible es que no sea el chocolate lo que previene la fibrilación auricular, sino que es esta arritmia –u otros factores de riesgo asociados– lo que “previene” la ingesta de chocolate. En cualquier caso, un estudio observacional como este no permite clarificarlo.

No hay alimentos buenos y malos en términos absolutos, sino dietas mejores y peores

La mayoría de las investigaciones que pretenden mostrar otras supuestas bondades del chocolate tienen también importantes limitaciones, según una revisión crítica realizada por el National Health Service británico. Así, muchos de los estudios que sugieren que el consumo de chocolate reduce ligeramente la hipertensión arterial son de corta duración (entre dos y ocho semanas) y presentan otras debilidades. La investigación sobre la capacidad de reducir el estrés se basa en una muestra pequeña y es de muy corta duración, además de estar financiada por la industria chocolatera. La que sugiere que previene los ictus tampoco puede establecer una relación causa-efecto y deja abierta la posibilidad de que pueden ser otros muchos los factores implicados. Y, por lo que respecta a los estudios sobre el chocolate y el cáncer, basta decir que se han realizado con animales y que su extrapolación a humanos es de lo más incierta.

Con todo, lo más perturbador es la insistencia en sugerir que un solo alimento atesora por sí mismo todo un cúmulo de propiedades para prevenir enfermedades y promocionar la salud. Esto es tan absurdo como pretender convertirlo en una especie de superhéroe de la nutrición, cuando es más que sabido, aunque nunca suficientemente proclamado, que los alimentos deben considerarse siempre en el contexto de la dieta y del estado de salud de cada persona. En este sentido, no hay alimentos buenos y malos en términos absolutos, sino dietas mejores y peores. Y, desde luego, lo que no hay es superhéroes ni superalimentos.