Virus Dengue

aedes_aegypti

Guía Dengue: Información para el equipo de salud del Ministerio de Salud, Argentina

1. Introducción
2. Manifestaciones clínicas
3. ¿Cuándo sospechar dengue?
4. ¿Cómo se clasifica el caso sospechoso de dengue?
5. ¿Cómo se confirma el dengue?
6. ¿Cómo se trata el paciente con dengue?
7. Flujograma de manejo de casos sospechosos
8. ¿Qué se debe hacer si se confirma caso sospechoso
de dengue?
9. ¿Cómo notificar el caso de dengue?
10. Prevención de dengue en la familia y la comunidad

Haga click aquí para descargar la guía completa: guia-dengue

El dengue es una enfermedad causada por un virus que se transmite a través de la picadura de un mosquito perteneciente al género Aedes, principalmente el Aedes aegypti, vector de la enfermedad. Este mosquito tiene hábitos domiciliarios, por lo que la transmisión es predominantemente doméstica. En otros continentes, otras especies de mosquitos del genero Aedes han sido involucradas en la transmisión del dengue.

El virus del dengue pertenece a la familia Flaviviridae y existen cuatro variantes, los serotipos 1, 2, 3 y 4. La inmunidad es serotipo-específica por lo que la infección con un serotipo determinado confiere inmunidad permanente contra el mismo (inmunidad homóloga), y sólo por unos meses contra el resto de los serotipos (inmunidad heteróloga).

Aunque, en teoría, una persona podría padecer dengue hasta cuatro veces a lo largo de su vida (una por cada serotipo), hasta el momento solo se han comprobado hasta tres infecciones en un mismo individuo.
Cualquier serotipo puede producir formas graves de la enfermedad, aunque los serotipos 2 y 3 han sido asociados a la mayor cantidad de casos graves y fallecidos.

El dengue es un problema creciente para la Salud Pública mundial, debido a varios factores: el cambio climático, el aumento de la población mundial en áreas urbanas de ocurrencia rápida y desorganizada, la insuficiente provisión de agua potable que obliga a su almacenamiento en recipientes caseros habitualmente descubiertos, la inadecuada recolección de residuos y la gran producción de recipientes descartables que sirven como criaderos de mosquitos al igual que los neumáticos desechados. A esto se suman el aumento de viajes y migraciones, fallas en el control de los vectores y la falta de una vacuna eficaz para prevenir la enfermedad.

Brasil en alerta por los miles de bebés nacidos con microcefalia

El zika, un virus transmitido por el mosquito del dengue, está generando el pánico entre las embarazadas en Brasil, ante el alarmante aumento del número de niños nacidos con un cerebro más pequeño de lo normal: 3.530 casos en los últimos meses. Cientos de investigadores trabajan contra el reloj para averiguar si este virus, hasta ahora considerado poco agresivo, es el origen del terrible brote.
Patricia Luna  Agencia SINC

Quedarse embarazada en Brasil se ha convertido en una situación de alto riesgo, desde que el pasado 28 de noviembre de 2015 se estableciera por primera vez la relación entre el zika, un virus transmitido por el mismo mosquito del dengue, y el alarmante aumento del número de casos de bebés nacidos con microcefalia.

Desde el 22 de octubre de 2015 hasta el 9 de enero de 2016, el Ministerio de Salud Pública de Brasil registraba en más de 21 estados del país un total de 3.530 casos de microcefalia, una condición por la que los bebés nacen con un cerebro más pequeño de lo normal, por debajo de los 33 centímetros, asociada a un riesgo de muerte rápida del niño o a trastornos irreversibles, como retrasos mentales o dificultades psicomotoras. También se investigan 46 casos de bebés muertos poco después de nacer que presentaban microcefalia posiblemente vinculada al virus.

“Si vives en Brasil y ves las noticias es normal que te preocupes por los mosquitos. Yo he tratado de evitar los lugares donde proliferan, aunque no uso repelente”, cuenta a Sinc Hélia Tenza, una joven barcelonesa en su último mes de gestación que lleva viviendo dos años en el estado de Minas de Gerais, donde no ha habido muchos casos. La mayoría se concentran en el norte del país. Solo en el estado de Pernambuco, donde se detectó inicialmente el fenómeno, se ha registrado un 35% de los casos, un total de 1.236, seguido de Paraiba (569) y Bahía (450).

Han nacido 3.530 bebés con microcefalia posiblemente vinculada al virus zika, de los que 46 ya han muerto

Un fenómeno nuevo para Brasil y para la ciencia

El aumento es significativo frente a los 147 cuadros de microcefalia que se documentaron en todo Brasil en 2014, los 167 de 2013 y los 175 del año 2012. Por eso, el ministerio ha decretado una alerta de salud pública, reproducida por la Organización Panamericana de Salud ante el rápido avance del virus del Zika en todo el continente. Ya son 14 los países donde se conocen casos de transmisión autóctona: Brasil, Colombia, México, Venezuela, Paraguay, El Salvador, Guatemala, Guayana Francesa, Haití, Honduras, Martinica, Panamá, Puerto Rico y Surinam.

“El virus del Zika nunca había causado una epidemia como la que hemos tenido en Brasil en 2015. Tampoco antes se sospechaba que pudiera generar microcefalia, por lo que todo es nuevo para nosotros y para la ciencia”, remarca en una conversación con Sinc el profesor Cláudio Maierovitch, director del Departamento de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud brasileño. “Tenemos muchas cosas que descubrir del virus en todos los aspectos”, insiste.


Bebé con microcefalia

Los bebés con microcefalia tienen una cabeza significativamente menor que la media para su edad y sexo. / atlaseclamc.org

Ante la alarma social generada, la Organización Panamericana de la Salud ha difundido una lista de preguntas y respuestas sobre el zika y el embarazo. “Yo intento no entrar en pánico”, confiesa a Sinc Clecia Fernandes, otra mujer gestante que vive en Ubaitaba, en el estado de Bahía, uno de los más afectados. “Cuando supe del virus cambié mi rutina. Procuro caminar con el cuerpo cubierto, a pesar del calor; el repelente ha pasado a ser imprescindible y estoy atenta a posibles criaderos de mosquitos”, relata. “Todas las embarazadas que conozco tienen miedo de este virus; el único alivio llega después de un nacimiento o de una ecografía positiva”, cuenta Fernandes.

El virus del Zika apareció por primera vez en Uganda en 1947 y en Brasil no era conocido hasta el pasado mes de mayo. El país está acostumbrado a una lucha endémica –y para muchos, perdida– contra un viejo conocido: el dengue.

Hasta ahora, el zika se consideraba poco alarmante: los infectados solo sentían picazón, salpullido, fiebre y dolor articular

Zika y dengue comparten varias cosas, entre ellas el mosquito que las transmite, el Aedes aegypti. Ambos pertenecen, junto a la fiebre amarilla, a la familia de los flavivirus, pero hasta ahora el zika se presentaba como una versión menor y poco alarmante del dengue, un primo ‘pequeño’: los infectados sentían una leve picazón, salpullido, fiebre y dolor articular. No se había registrado casos de muerte en otros países donde se detectó (África, Oceanía y Polinesia francesa), y nadie le daba más importancia.

Primera alarma: zika en el líquido amniótico

Todo cambió en noviembre, cuando el laboratorio de flavivirus del Instituto Osvaldo Cruz brasileño detectó la presencia del genoma de virus del Zika en el fluido amniótico de dos mujeres embarazadas de Paraiba cuyos fetos tenían microcefalia. Poco después, el el Instituto Evandro Chagas (IEC), laboratorio nacional de referencia para las arbovirosis (enfermedades víricas transmitidas por artrópodos), confirmó por primera vez tres muertes asociadas al virus del Zika.

Casos


Fuente: Ministerio de Salud Pública de Brasil

El primer desenlace fatal lo sufrió un hombre de 35 años que vivía en el estado de Marahao, al norte del país. “Este fue un caso de importancia crucial para el mundo entero, porque nunca antes había ocurrido una muerte atribuida a una enfermedad causada por el zika, lo que mostró que no era tan benigno como se decía”, afirmó en diciembre Pedro Fernando Vasconcelos, médico e investigador de arbovirología del IEC, a través de un comunicado del instituto.

La segunda muerte fue la de una chica de 16 años. La tercera, la de un bebé con microcefalia poco después de nacer, fue más concluyente: se confirmó la presencia del zika en muestras de sangre y tejidos. “Este caso nos permite vincular, con datos de laboratorio irrefutables, la asociación causal de la microcefalia con el zika. En este contexto, un caso es suficiente para probar la relación, porque ya existía la sospecha clínica, la asociación temporal del aumento de casos de microcefalia durante la epidemia de zika, y también la detección del virus en el líquido amniótico de dos gestantes cuyos fetos fueron diagnosticados con microcefalia”, aseveró Vasconcelos.

“Es muy difícil demostrar la relación entre microcefalia y zika desde el punto de vista científico, pero tiene sentido buscarla”, explica Alain Kohl

Entre los dos estudios referidos, las autoridades de salud de la Polinesia francesa informaron de un inusual incremento de casos de anomalía del sistema nervioso central en fetos y recién nacidos, coincidiendo con un brote de zika en las islas. Ninguna de las embarazadas recordó haber tenido el zika, pero al menos cuatro de ellas dieron positivo en el test de flavivirus.

“El virus del Zika estuvo durante mucho tiempo fuera de nuestro radar. Sus síntomas son tan parecidos a los del dengue o el chikunguña, que puede haber causado problemas en el pasado que hayan pasado desapercibidos”, explica a Sinc Alain Kohl, un experto en arbovirus de la Universidad de Glasgow, en Reino Unido, que estudia el zika. Sin embargo, el científico se muestra aún cauto sobre el vínculo causal que ligaría al virus con las malformaciones cerebrales.

“Es muy difícil demostrar la relación entre microcefalia y zika desde el punto de vista científico. Tiene sentido que la estemos buscando, pero necesitamos mejores herramientas de diagnóstico y de seguimiento, más análisis, y saber si todas las madres que han tenido niños con microcefalia han sido infectadas por el virus, un dato que en este momento no está completamente confirmado”, señala.

Una agresividad nunca antes vista

Los interrogantes no dejan de crecer, y lo hacen mucho más rápidamente que las respuestas. Tampoco se sabe, por ejemplo, por qué en Brasil el virus se ha extendido a tal velocidad y, sobre todo, con esa agresividad, generando uno de los problemas de salud más grave que se recuerdan en décadas.

“La situación en Latinoamérica es bastante particular. En Brasil hay dengue y fiebre amarilla, transmitidos por el mismo mosquito que el zika; hay un gran potencial de infección, una alta densidad de población y mucha gente sin inmunidad frente al virus, por lo que se puede expandir muy deprisa”, señala Kohl.

Tampoco se sabe con certeza cómo saltó de África hasta Brasil. En un principio se especuló que la llegada se produjo en 2014 durante la Copa del Mundo, pero pistas posteriores apuntan a un equipo de piragüistas de la Polinesia francesa que unas semanas más tarde participó en una carrera de canoas en Rio de Janeiro.

Según proyecciones preliminares avaladas por el Ministerio de Salud, los casos estimados de infección del virus del Zika en Brasil para 2015 estarían entre 497.593 y 1.482.701. Muchas de esas personas nunca acudirán a buscar ayuda médica, puesto que solo una de cada cuatro presentará síntomas. Se están llevando a cabo estudios más profundos en Brasil para determinar con mayor exactitud esa cifra aproximada.

El genoma del virus abre nuevos interrogantes

La gran pregunta es por qué este brote ha resultado tan virulento respecto a otros. “No tenemos suficiente información para saberlo, todavía es muy pronto”, se lamenta Kohl. La primera secuenciación completa del genoma del virus del Zika detectado en Latinoamérica, que se publicó hace pocos días en el diario médico The Lancet, muestra una homología casi completa con las cepas responsables de la epidemia de 2013 y 2014 en el Pacífico, lo que descarta prácticamente la posibilidad de que su agresividad en este lado del mundo se deba a una mutación.

El genoma fue secuenciado por el Instituto Pasteur en muestras de los cinco casos de zika registrados en la Guyana francesa. Al presentar el estudio, el jefe del Laboratorio de Virología, Dominique Rousset, dejó abiertas varias puertas: “¿Los trastornos están causados solo por el virus, por la cocirculación junto a otros agentes infecciosos, o por otros factores? Solo proyectos de investigación multidisciplinar podrán dar respuesta a estas preguntas”.

Es posible que el sistema inmunológico de la población esté dañado por el dengue y permita que el zika traspase la barrera entre el feto y la madre

Por el momento, solo hay hipótesis. Es posible que exista un factor geográfico para la especial virulencia del zika en Brasil. También puede deberse a la interacción con ciertos medicamentos, o que el impacto del dengue en la zona haya dañado el sistema inmunológico de quienes lo sufrieron y permita que el zika traspase la frontera entre el feto y la madre.

Los esfuerzos se dedican a multiplicar la investigación –unos 400 científicos de todo el país trabajan para conocer mejor el mosquito y se han potenciado las colaboraciones con centros internacionales–, desarrollar mejores herramientas de diagnóstico y tratar de controlar al vector.

“No hay una única solución perfecta. Es crucial mejorar el diagnóstico diferenciado del dengue, el zika y el chikunguña, que presentan síntomas similares. También es de importancia crítica la inversión en investigación, que podría proporcionar señales tempranas para detectar a tiempo los patogénos de reciente aparición y evitar su propagación. El hecho de que los virus compartan el mismo mosquito como vector de transmisión debería aprovecharse para generar beneficios en la salud pública, a través de una estrategia de control coordinada y concertada”, explica a Sinc el profesor Laith Yakob, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

¿Una generación marcada?

Ya se vislumbra, sin que nadie pueda remediarlo, una generación dañada. Algunos expertos vaticinan que a finales de 2016 habrá en el país unos 15.000 casos de microcefalia y hasta 40.000 de otros tipos de malformaciones, según declaró el director del Instituto Fiocruz del estado de Mato Grosso du Sul, Rivaldo Venâncio a un periódico local. “El sistema se está preparando para recibir a estos niños y dar apoyo a sus familiares”, señala Maierovitch.

Y, por otro lado, un efecto natural de la situación es el miedo a un embarazo: “Conozco mujeres en mi región que querían ser madres y lo han pospuesto”, concluye, con tono preocupado, Fernandes. Por suerte, ella ya sabe que su bebé está bien.

http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_topics&view=article&id=427&Itemid=41484

2015-preguntas-frecuentes-zika_PAHO_pdf

Fiebre Chikungunya

Dengue-656x441

  • La fiebre chikungunya es una enfermedad vírica transmitida al ser humano por mosquitos infectados. Además de fiebre y fuertes dolores articulares, produce otros síntomas, tales como dolores musculares, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas.
  • Algunos signos clínicos de esta enfermedad son iguales a los del dengue, con el que se puede confundir en zonas donde este es frecuente.
  • Como no tiene tratamiento curativo, el tratamiento se centra en el alivio de los síntomas.
  • Un factor de riesgo importante es la proximidad de las viviendas a lugares de cría de los mosquitos.
  • A partir de 2004 la fiebre chikungunya ha alcanzado proporciones epidémicas, y es causa de considerables sufrimientos y morbilidad.
  • La enfermedad se da en África, Asia y el subcontinente indio. En los últimos decenios los vectores de la enfermedad se han propagado a Europa y las Américas. En 2007 se notificó por vez primera la transmisión de la enfermedad en Europa, en un brote localizado en el nordeste de Italia.

La fiebre chikungunya es una enfermedad vírica transmitida al ser humano por mosquitos. Se describió por primera vez durante un brote ocurrido en el sur de Tanzanía en 1952. Se trata de un virus ARN del género alfavirus, familia Togaviridae. “Chikungunya” es una voz del idioma Kimakonde que significa “doblarse”, en alusión al aspecto encorvado de los pacientes debido a los dolores articulares.

Signos y síntomas

La fiebre chikungunya se caracteriza por la aparición súbita de fiebre, generalmente acompañada de dolores articulares. Otros signos y síntomas frecuentes son: dolores musculares, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas. Los dolores articulares suelen ser muy debilitantes, pero generalmente desaparecen en pocos días.

La mayoría de los pacientes se recuperan completamente, pero en algunos casos los dolores articulares pueden durar varios meses, o incluso años. Se han descrito casos ocasionales con complicaciones oculares, neurológicas y cardiacas, y también con molestias gastrointestinales.

Las complicaciones graves no son frecuentes, pero en personas mayores la enfermedad puede contribuir a la muerte. A menudo los pacientes solo tienen síntomas leves y la infección puede pasar inadvertida o diagnosticarse erróneamente como dengue en zonas donde este es frecuente.

Transmisión

La fiebre chikungunya se ha detectado en casi 40 países de Asia, África, Europa y las Américas.

Áreas de riesgo de la fiebre chikungunya en el mundo

El virus se transmite de una persona a otras por la picadura de mosquitos hembra infectados. Generalmente los mosquitos implicados son Aedes aegypti Aedes albopictus dos especies que también pueden transmitir otros virus, entre ellos el del dengue. Estos mosquitos suelen picar durante todo el periodo diurno, aunque su actividad puede ser máxima al principio de la mañana y al final de la tarde. Ambas especies pican al aire libre, pero Ae. aegypti también puede hacerlo en ambientes interiores.

La enfermedad suele aparecer entre 4 y 8 días después de la picadura de un mosquito infectado, aunque el intervalo puede oscilar entre 2 y 12 días.

Diagnóstico

Para establecer el diagnóstico se pueden utilizar varios métodos. Las pruebas serológicas, como la inmunoadsorción enzimática (ELISA), pueden confirmar la presencia de anticuerpos IgM e IgG contra el virus chikungunya. Las mayores concentraciones de IgM se registran entre 3 y 5 semanas después de la aparición de la enfermedad, y persisten unos 2 meses.

Las muestras recogidas durante la primera semana tras la aparición de los síntomas deben analizarse con métodos serológicos y virológicos (RT-PCR). El virus puede aislarse en la sangre en los primeros días de la infección. Existen diversos métodos de reacción en cadena de la polimerasa con retrotranscriptasa (RT–PCR), pero su sensibilidad es variable. Algunos son idóneos para el diagnóstico clínico.

Los productos de RT–PCR de las muestras clínicas también pueden utilizarse en la genotipificación del virus, permitiendo comparar muestras de virus de diferentes procedencias geográficas.

Tratamiento

No existe ningún antivírico específico para tratar la fiebre chikungunya. El tratamiento consiste principalmente en aliviar los síntomas, entre ellos el dolor articular, con antipiréticos, analgésicos óptimos y líquidos. No hay comercializada ninguna vacuna contra el virus chikungunya.

Prevención y control

La proximidad de las viviendas a los lugares de cría de los mosquitos vectores es un importante factor de riesgo tanto para la fiebre chikungunya como para otras enfermedades transmitidas por las especies en cuestión. La prevención y el control se basan en gran medida en la reducción del número de depósitos de agua naturales y artificiales que puedan servir de criadero de los mosquitos.

Para ello es necesario movilizar a las comunidades afectadas. Durante los brotes se pueden aplicar insecticidas, sea por vaporización, para matar los moquitos en vuelo, o bien sobre las superficies de los depósitos o alrededor de éstos, donde se posan los mosquitos; también se pueden utilizar insecticidas para tratar el agua de los depósitos a fin de matar las larvas inmaduras.

Como protección durante los brotes se recomiendan llevar ropa que reduzca al mínimo la exposición de la piel a los vectores. También se pueden aplicar repelentes a la piel o a la ropa, respetando estrictamente las instrucciones de uso del producto. Los repelentes deben contener DEET (N, N-dietil-3-metilbenzamida), IR3535 (etiléster de ácido 3-[N-acetil-N-butil]-aminopropiónico) o icaridina (2-(2-hidroxietil)-1-metilpropiléster de ácido 1-piperidinocarboxílico).

Para quienes duerman durante el día, sobre todo los niños pequeños, los enfermos y los ancianos, los mosquiteros tratados con insecticidas proporcionan una buena protección. Las espirales insectífugas y los vaporizadores de insecticidas también pueden reducir las picaduras en ambientes interiores.

Las personas que viajen a zonas de riesgo deben adoptar precauciones básicas, como el uso de repelentes, pantalones largos y camisas de manga larga, o la instalación de mosquiteros en las ventanas.

Brotes

La enfermedad se da en África, Asia y el subcontinente indio. En África las infecciones humanas han sido relativamente escasas durante varios años, pero en 1999-2000 hubo un gran brote en la República Democrática del Congo, y en 2007 hubo un brote en Gabón.

En febrero de 2005 comenzó un importante brote en las islas del Océano Índico, con el cual se relacionaron numerosos casos importados en Europa, sobre todo en 2006 cuando la epidemia estaba en su apogeo en el Océano Índico. En 2006 y 2007 hubo un gran brote en la India, por el que también se vieron afectados otros países de Asia Sudoriental.

Desde 2005, la India, Indonesia, las Maldivas, Myanmar y Tailandia han notificado más de 1,9 millones de casos. En 2007 se notificó por vez primera la transmisión de la enfermedad en Europa, en un brote localizado en el nordeste de Italia en el que se registraron 197 casos, confirmándose así que los brotes transmitidos por Ae. albopictus son posibles en Europa.

En diciembre de 2013 Francia notificó dos casos autóctonos confirmados mediante pruebas de laboratorio en la parte francesa de la isla caribeña de St. Martin. Desde entonces se ha confirmado la transmisión local en la parte holandesa de la isla (St. Maarten), Anguila, Dominica, Guayana Francesa, Guadalupe, Islas Vírgenes Británicas, Martinica y St. Barthèlemy. Aruba solo ha notificado casos importados.

Este es el primer brote documentado de fiebre chikungunya con transmisión autóctona en las Américas.

A fecha de 6 de marzo de 2014 ha habido más de 8000 casos sospechosos en la región.

Más información sobre los vectores

Tanto Ae. aegypticomo Ae. albopictusse han visto implicados en grandes brotes de fiebre chikungunya. Mientras que Ae. aegyptiestá confinado a las zonas tropicales y subtropicales, Ae. albopictustambién está presente en regiones templadas, e incluso templadas-frías. En los últimos decenios Ae. albopictusha salido de Asia y se ha establecido en algunas zonas de África, Europa y las Américas.

En comparación con Ae. aegyptila especie Ae. albopictusprospera en una variedad más amplia de acumulaciones de agua que le sirven de criaderos, tales como cáscaras de coco, vainas de cacao, tocones de bambú, huecos de árboles, charcos en rocas, además de depósitos artificiales tales como neumáticos de vehículos o platos bajo macetas.

Esta diversidad de hábitats explica la abundancia de Ae. albopictusen zonas rurales y periurbanas y en parques urbanos sombreados. Ae. aegypti está más estrechamente asociado a las viviendas y tiene criaderos en espacios interiores, por ejemplo en floreros, recipientes de agua y tanques de agua en baños, además de los mismos hábitats exteriores artificiales que Ae. albopictus.

En África se han encontrado varios otros mosquitos vectores de la enfermedad, entre ellos especies del grupo A. furcifer-taylori y A. luteocephalus Hay indicios de que algunos animales diferentes de los primates (roedores, aves y pequeños mamíferos) también pueden actuar como reservorios.

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs327/es/

Dengue. Preguntas más frecuentes

Fuente:http://www.cenave.gob.mx/dengue/default.asp?id=88

¿Qué es el Dengue?

Es una enfermedad aguda, producida por un virus que se transmite a través del mosquito Aedes aegypti infectado.

Generalmente es de corta duración y el paciente no tiene complicaciones (Dengue Clásico); sin embargo, puede desarrollarse una forma grave de enfermedad conocida como Dengue Hemorrágico.

Dengue Clásico (DC)
Los individuos que desarrollan Dengue Clásico refieren tener fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular, náuseas, vómito, dolor detrás de los ojos, exantema (ronchas, salpullido …) en cuello y tórax principalmente.

Dengue Hemorrágico (DH)
El Dengue Hemorrágico es una complicación del Dengue y se caracteriza por disminución de líquidos en la sangre.

¿Todos los serotipos causan enfermedad?

Sí, los cuatro serotipos son capaces de producir enfermedad al ser humano.

¿Cuál de los serotipos es más frecuente?

No es fácil determinar cual es el serotipo más frecuente, sólo se sabe cual es el serotipo circulante en las poblaciones donde hay presencia de enfermedad.

¿Hay cura para el Dengue?

Generalmente el Dengue es una enfermedad autolimitada, ésto quiere decir que se cura sola. Lo importante son los cuidados que se deben tener para el paciente en la fase de enfermedad, por eso es importante que acuda a su clínica en caso de sospechar que tiene Dengue.

¿Cómo saber si tengo Dengue?

Si presenta fiebre y habita en áreas donde hay Dengue, debe acudir a su clínica para que sea el médico quien determine si tiene Dengue.

¿Cuánto tiempo dura la enfermedad?

El periodo de incubación del Dengue es de 4 a 7 días a partir del contacto con el virus, la enfermedad dura hasta 15 días.


¿Cómo se transmite el Dengue?

Se transmite por la picadura del mosco infectado con el virus.


¿Se puede contagiar de persona a persona?

No, una persona enferma no contagia a otra a menos de que existan moscos en el mismo lugar que piquen a ambas personas.

¿Cómo saber si ya he padecido Dengue?

Puede acudir a su clínica y en caso necesario el médico le indicará si es necesario realizar estudios de laboratorio para identificar contacto previo con el virus del Dengue.

¿Cómo son las hemorragias del Dengue?

Pueden presentarse en cualquier región del cuerpo, como moretones o sangrados.

¿Me puedo morir de Dengue?

Si la atención médica no es recibida a tiempo, la enfermedad puede complicarse y se aumenta el riesgo de morir.

¿Si estoy enfermo de Dengue, puedo contagiar a alguien?

No, el Dengue no se transmite de persona a persona.

¿Qué medicamentos se tienen que tomar en caso de Dengue?

Sólo los indicados por su médico.

¿Puedo tomar medicinas de las que tengo en casa?

No, lo más recomendable es que acuda a su clínica para verificar qué tipo de medicamento necesita.

¿Por qué no puedo tomar aspirinas para el dolor de cabeza cuando tengo Dengue?

Porque la aspirina tiene un efecto anticoagulante (no se forman coágulos en la sangre) y en casos de DH se incrementarían las hemorragias.

¿Hay vacuna contra el Dengue?

En este momento aún no hay vacuna contra el Dengue, sin embargo, hay laboratorios que están trabajando en su elaboración.

¿Te puede volver a dar Dengue?

Sí, recuerda que hay 4 serotipos de Dengue. Cuando un paciente se enferma por un serotipo, nunca más se vuelve a enfermar por este serotipo pero sí se puede enfermar por cualquiera de los otros 3 serotipos existentes.

¿Cómo se controla o se inactiva el virus?

Actualmente no hay forma de controlar el virus, es importante saber que muchos laboratorios a nivel mundial están estudiando el proceso para controlar el virus.

¿Hay inmunidad cruzada entre Dengue, VON y otros Arbovirus?

Los estudios que se han realizado actualmente confirman que puede existir una inmunidad cruzada con todos los arbovirus; sin embargo, es necesario realizar más estudios de investigación.

¿De dónde viene el Dengue?

Los primeros casos que se notificaron como Dengue se realizaron en el continente asiático.


¿Por qué muchas de la veces presentaron los síntomas de Dengue y al momento de los resultados salieron negativos, entonces qué pudo ser, cuál fue el diagnostico?

Muchas de las enfermedades que son producidas por virus se parecen en cuanto a los síntomas que puede presentar un paciente, de ahí la importancia de que usted acuda a su médico, para que sea un experto quien pueda determinar el diagnóstico preciso.


Vectores


¿Cómo nace el mosco?

El Aedes aegypti tiene dos etapas bien diferenciadas en su ciclo de vida: fase acuática con tres formas evolutivas diferentes (huevo, larva y pupa) y fase aérea o adulto o imago.

¿Cualquier mosquito puede transmitir el dengue?

No. Sólo los del género Aedes, el cual tiene lugares de reproducción que comparte con otros mosquitos, como es el caso del Anopheles responsable de transmitir el paludismo.


¿Por qué se infecta un mosco?

Por picar a una persona enferma de Dengue.


¿A qué altura sobrevive el mosco?

La altitud promedio en donde se encuentra es por debajo de los 1,200 msnm, aunque se ha registrado en alturas alrededor de los 2,400 en África.


¿En la ciudad de México hay mosquito transmisor del Dengue?

No, ya que el medio ambiente no le favorece sobre todo por la altitud.


¿Los mosquitos nacen en la maleza?

Sí nacen en la maleza pero no el que transmite el Dengue.

¿El mosquito que transmite el Dengue se cría en charcos?

No, ya que éste prefiere recipientes en donde pueda fijar sus huevecillos


¿El cloro mata las larvas (maromero, gusarapos, cortatripa, alfilerillos)?

No. Se ha observado que el cloro no tiene ningún efecto como larvicida.

¿Qué tipo de criaderos son los que prefieren los mosquitos transmisores del Dengue?

Utiliza recipientes artificiales que se encuentran en exteriores de las viviendas como son: botes, latas, llantas y dentro de las viviendas; es muy común encontrar larvas en floreros y plantas acuáticas, así como en los lugares donde almacenan agua (pilas, piletas, tinas, cisternas, tinacos, tanques).


¿En cuánto tiempo se encuentran larvas después de haber limpiado el contenedor donde almacena agua?

Después de cinco a seis días.


¿Se muere el mosquito al contagiarse del virus?

No, el mosquito no se enferma ni muere ya que el sólo es un vector.

¿Cómo podemos hacer para que no haya tantos mosquitos?

Se recomienda la limpieza de sus patios eliminando todos los recipientes artificiales que retengan agua y que no son de utilidad; controlando botes, cubetas, tinas, cambiando el agua a los floreros y limpiando pilas y piletas por lo menos una vez por semana, eliminando la vegetación que se encuentra fuera del domicilio y evitando encharcamientos en los patios.


Insecticida

¿El uso de repelente me protege?

Sí, principalmente en lugares donde existen muchos mosquitos y riesgo de contraer alguna enfermedad infecciosa. Antes de aplicarse el repelente es necesario leer el instructivo del producto para su uso correcto.
Más información en prevención.

¿Por qué aunque la pila o pileta tenga Temephos nacen las larvas?

Cualquier recipiente que haya sido tratado con Temephos granulado con la dosis correcta de 20 gramos por cada 100 litros de agua, debe estar libre de larvas, a menos que la dosis no sea adecuada o la bolsita de insecticida no haya sido perforada.

¿Funciona la Vitamina B12 para repeler a los mosquitos?

No existe evidencia que garantice protección de la Vitamina B12 como repelente de mosquitos, por lo tanto se recomienda aplicarse repelentes comerciales contra insectos para evitar la picadura de mosquitos, principalmente donde existe riesgo de transmisión de virus del Dengue.

¿Los insecticidas son tóxicos?

Todos los insecticidas son sustancias tóxicas; sin embargo, tienen un margen de seguridad que permite calcular la dosis apropiada para matar a los diversos insectos a que van dirigidos y evitar daño a la salud en humanos.

¿Cada qué tiempo se nebuliza?

La nebulización se realiza en áreas de riesgo de transmisión de la enfermedad de Dengue, simultánea con actividades larvarias y control físico del mosquito, en un ciclo rápido únicamente en caso de emergencia o brote, previo aviso a la comunidad para su participación.

¿A dónde hay que acudir si hubiera un brote?

A la Jurisdicción Sanitaria o Centro de Salud más cercano, para notificar al médico la existencia de personas sospechosas de padecer Dengue y proteger a la población oportunamente.

¿Por qué no huele el insecticida?

Porque son insecticidas piretroides biodegradables en el ambiente, inodoros, que no manchan, no corroen y de baja toxicidad sin daño a mamíferos y al ambiente.

¿Cuánto dura el insecticida en el ambiente?

Aproximadamente dos horas, dependiendo de las condiciones ambientales como la temperatura, viento o lluvia, que lo pueden degradar más rápido.

¿Cuántos insecticidas existen para combatir al Dengue?

En la salud pública se utilizan diversos insecticidas aprobados por el CICLOPLAFEST, en particular la Secretaría de Salud, los que autoriza son de uso exclusivo como son: Larvicidas (Temephos en grano de arena al 1% o en cápsulas al 5%, Temephos líquido al 50%). Para el control de adultos (Permetrina, Esbiol y Butóxido de Piperonilo).

¿El agua con Temephos puede usarse sin peligro para beber, lavar, etc?

Sí, puede usarse para consumo humano por su baja toxicidad, siempre y cuando se utilice en la dosis adecuada.

¿Cuánto dura el efecto del Temephos ?

Su duración en promedio es de 60 días para mantener la eficacia del producto, debido al constante uso del agua doméstica.

Participación Comunitaria


¿Qué hacer cuando una persona no quiere limpiar su patio para eliminar criaderos de Dengue?

Incentivarla de forma permanente y continua.
Indagar por qué no quiere o puede aplicar las actividades de Patio Limpio y Cuidado del Agua Almacenada.
Profundizar acerca de los riesgos que conlleva para su salud, familia y vecinos (comunidad); asimismo, resaltar los beneficios que tendrían si aplicaran la estrategia PLyCAA.


¿Qué hacer con los lotes baldíos?

Recordemos que los lotes baldíos son responsabilidad del Municipio, por lo que se debe mantener coordinación permanente con los responsables de los mismos, a fin de que se cumplan con la obligación de mantenerlos limpios. Para garantizar lo anterior, se recomienda elaborar un convenio entre las autoridades competentes, y/o entre autoridades del Municipio y los propietarios del predio en cuestión.

¿Por qué se enfermó mi familiar si tengo mi casa, patio y agua limpios?

Las posibles respuestas son:
a) La limpieza no es suficiente, aunada a ésta, se deben ordenar y controlar los recipientes potenciales.
b) Quizá el patio, casa y agua de sus vecinos no están limpios, lo que favorece la reproducción del mosco vector y posible transmisión del Dengue.
c) Muy probablemente la persona que enfermó estuvo en algún lugar donde estaba presente la enfermedad, o el vector ya infectado.

Descarga del Manual para la prevención del Dengue:

Manual de dengue