Al Pacino

 ​

Nace Al Pacino

Jueves, Abril 25, 1940

El actor Alfredo James Pacino, más conocido como Al Pacino, nacía un día como hoy, en el año 1940, en Nueva York, Estados Unidos. Comenzó a estudiar actuación en su adolescencia en el Herbert Berghof Studio, luego de haber sido rechazado en el prestigioso Actors Studio de Nueva York. Durante los primeros años de la década de 1960 Pacino atravesó severos problemas económicos, y tuvo que enfrentar la muerte de su madre y de su abuelo. Luego de cuatro años de formación en el Herbert Berghof Studio, logró ingresar al Actors Studio. Allí conoció a Lee Strasberg, quien se convertiría en su mentor y en uno de los personajes más influyentes de su carrera.

En la segunda mitad de la década de 1960, Pacino se convirtió en un exitoso y premiado actor de teatro. Su debut en la gran pantalla fue en 1969, en la película “Yo, Natalia”. Dos años después interpretó el papel que lo catapultará a la fama: Michael Corleone, en la legendaria película “El Padrino”, de Francis Ford Coppola, y en sus secuelas: “El Padrino II” (1974) y “El Padrino III” (1990). Otras películas en las que se destacó fueron “Scarface” (1983), “Perfume de mujer” (1992) y “El abogado del diablo” (1997).

Baltasar Gracián

 

Baltasar Gracián y Morales (Belmonte de Gracián, Calatayud, Zaragoza, 8 de enero de 1601-Tarazona, Zaragoza, 6 de diciembre de 1658) fue un jesuita, escritor español del Siglo de Oro que cultivó la prosa didáctica y filosófica. Entre sus obras destaca El Criticón —alegoría de la vida humana—, que constituye una de las novelas más importantes de la literatura española, comparable por su calidad al Quijote o La Celestina.

Su producción se adscribe a la corriente literaria del conceptismo. Forjó un estilo construido a partir de sentencias breves muy personal, denso, concentrado y polisémico, en el que domina el juego de palabras y las asociaciones ingeniosas entre estas y las ideas. El resultado es un lenguaje lacónico, lleno de aforismos y capaz de expresar una gran riqueza de significados.

El pensamiento de Gracián es pesimista, como corresponde al periodo barroco. El mundo es un espacio hostil y engañoso, donde prevalecen las apariencias frente a la virtud y la verdad. El hombre es un ser débil, interesado y malicioso. Buena parte de sus obras se ocupan de dotar al lector de habilidades y recursos que le permitan desenvolverse entre las trampas de la vida. Para ello debe saber hacerse valer, ser prudente y aprovecharse de la sabiduría basada en la experiencia; incluso disimular, y comportarse según la ocasión.

Todo ello le ha valido a Gracián ser considerado un precursor del existencialismo y de la postmodernidad. Influyó en librepensadores franceses como La Rochefoucauld y más tarde en la filosofía de Schopenhauer. Sin embargo, su pensamiento vital es inseparable de la conciencia de una España en decadencia, como se advierte en su máxima «floreció en el siglo de oro la llaneza, en este de yerro la malicia».