Infecciones de transmisión sexual (ITS)

1a
  • Más de 1 millón de infecciones de transmisión sexual (ITS) se adquieren todos los días en todo el mundo.
  • Cada año, se estima que hay 357 millones de nuevas infecciones con 1 de 4 ITS: clamidia, gonorrea, sífilis y tricomoniasis.
  • Se calcula que más de 500 millones de personas tienen una infección genital por el virus del herpes simple (VHS).
  • Más de 290 millones de mujeres tienen una infección por virus del papiloma humano (VPH).
  • La mayoría de las ITS no tienen síntomas o solo síntomas leves que pueden no ser reconocidos como una ITS.
  • Las ITS como el VHS tipo 2 y la sífilis pueden aumentar el riesgo de contraer el VIH.
  • 988 000 mujeres embarazadas se infectaron con sífilis en 2016, lo que dio como resultado más de 200 000 muertes fetales y muertes de recién nacidos.
  • En algunos casos, las ITS pueden tener consecuencias graves para la salud reproductiva más allá del impacto inmediato de la infección en sí misma (p. Ej., Infertilidad o transmisión de madre a hijo)
  • La resistencia a los medicamentos, especialmente para la gonorrea, es una gran amenaza para reducir el impacto de las ITS en todo el mundo.
Se sabe que más de 30 bacterias, virus y parásitos diferentes se transmiten por contacto sexual. Ocho de estos patógenos están vinculados a la mayor incidencia de enfermedades de transmisión sexual. De estas 8 infecciones, 4 son actualmente curables: sífilis, gonorrea, clamidia y tricomoniasis. Los otros 4 son infecciones virales y son incurables: hepatitis B, virus del herpes simple (VHS o herpes), VIH y virus del papiloma humano (VPH). Los síntomas o enfermedades debidas a infecciones virales incurables pueden reducirse o modificarse mediante el tratamiento.

Las ITS se propagan principalmente por contacto sexual, incluido el sexo vaginal, anal y oral. Algunas ITS también pueden propagarse a través de medios no sexuales, como la sangre o productos sanguíneos. Muchas ITS, como la clamidia, la gonorrea, principalmente la hepatitis B, el VIH y la sífilis, también pueden transmitirse de madre a hijo durante el embarazo y el parto.

Una persona puede tener una ITS sin tener síntomas obvios de enfermedad. Los síntomas comunes de las ITS incluyen flujo vaginal, flujo uretral o ardor en los hombres, úlceras genitales y dolor abdominal.

Alcance del problema

Las ITS tienen un profundo impacto en la salud sexual y reproductiva en todo el mundo.

Más de 1 millón de ITS se adquieren cada día. Cada año, se estima que hay 357 millones de nuevas infecciones con 1 de 4 ITS: clamidia (131 millones), gonorrea (78 millones), sífilis (5,6 millones) y tricomoniasis (143 millones). Más de 500 millones de personas viven con una infección genital por HSV (herpes). En cualquier momento, más de 290 millones de mujeres tienen una infección por VPH, una de las ITS más comunes.

Las ITS pueden tener consecuencias graves más allá del impacto inmediato de la infección en sí misma.

  • Las ITS como el herpes y la sífilis pueden aumentar el riesgo de que el VIH se contagie tres veces o más.
  • La transmisión de las ITS de madre a hijo puede causar muerte fetal, muerte neonatal, bajo peso al nacer y prematuridad, sepsis, neumonía, conjuntivitis neonatal y deformidades congénitas. Más de 900 000 mujeres embarazadas se infectaron con sífilis, lo que dio como resultado aproximadamente 350 000 resultados de nacimiento adversos, incluida la muerte fetal en 2012.
  • La infección por VPH causa 528 000 casos de cáncer cervical y 266 000 muertes por cáncer cervical cada año.
  • Las ITS, como la gonorrea y la clamidia, son causas importantes de enfermedad inflamatoria pélvica (EPI) e infertilidad en las mujeres.

Prevención de las ITS

Asesoramiento y enfoques de comportamiento.

La asesoría y las intervenciones conductuales ofrecen prevención primaria contra las ITS (incluido el VIH), así como contra los embarazos no deseados. Éstos incluyen:

  • Educación sobre sexualidad integral, asesoramiento antes y después de las pruebas de ITS y VIH;
  • Asesoramiento sobre la reducción del riesgo y el sexo seguro, promoción de preservativos;
  • Intervenciones dirigidas a poblaciones clave, como trabajadores sexuales, hombres que tienen relaciones sexuales con hombres y personas que se inyectan drogas; y
  • Educación y asesoramiento adaptados a las necesidades de los adolescentes.

Además, la asesoría puede mejorar la capacidad de las personas para reconocer los síntomas de las ITS y aumentar la probabilidad de que busquen atención o alienten a una pareja sexual a hacerlo. Desafortunadamente, la falta de conciencia pública, la falta de capacitación de los trabajadores de la salud y el estigma generalizado y generalizado en torno a las ITS siguen siendo barreras para un uso mayor y más efectivo de estas intervenciones.

Metodos de barrera

Cuando se usan correctamente y de manera consistente, los condones ofrecen uno de los métodos más efectivos de protección contra las ITS, incluido el VIH. Los condones femeninos son efectivos y seguros, pero los programas nacionales no los usan tan ampliamente como los condones masculinos.

Diagnóstico de las ITS

Las pruebas de diagnóstico precisas para las ITS se utilizan ampliamente en los países de ingresos altos. Estos son especialmente útiles para el diagnóstico de infecciones asintomáticas. Sin embargo, en los países de ingresos bajos y medios, las pruebas de diagnóstico no están disponibles en gran medida. Donde las pruebas están disponibles, a menudo son costosas y geográficamente inaccesibles; y los pacientes a menudo necesitan esperar mucho tiempo (o necesitan regresar) para recibir resultados. Como resultado, el seguimiento puede verse obstaculizado y la atención o el tratamiento pueden ser incompletos.

Las únicas pruebas rápidas y baratas actualmente disponibles para las ITS son para la sífilis y el VIH. La prueba de sífilis ya está en uso en algunas configuraciones de recursos limitados. La prueba es precisa, puede proporcionar resultados en 15 a 20 minutos y es fácil de usar con un entrenamiento mínimo. Se ha demostrado que las pruebas rápidas de sífilis aumentan el número de mujeres embarazadas a las que se les hizo la prueba de sífilis. Sin embargo, aún se necesitan mayores esfuerzos en la mayoría de los países de ingresos bajos y medios para garantizar que todas las mujeres embarazadas se sometan a una prueba de sífilis.

Se están desarrollando varias pruebas rápidas para otras ITS y tienen el potencial de mejorar el diagnóstico y el tratamiento de las ITS, especialmente en entornos con recursos limitados.

Tratamiento de las ITS

El tratamiento efectivo está actualmente disponible para varias ITS.

  • Tres ITS bacterianas (clamidia, gonorrea y sífilis) y una ITS parasitaria (tricomoniasis) generalmente son curables con los regímenes de antibióticos de dosis únicas existentes y efectivos.
  • Para el herpes y el VIH, los medicamentos más eficaces disponibles son los antivirales que pueden modular el curso de la enfermedad, aunque no pueden curarla.
  • Para la hepatitis B, los moduladores del sistema inmunológico (interferón) y los medicamentos antivirales pueden ayudar a combatir el virus y retardar el daño al hígado.

La resistencia de las ITS, en particular la gonorrea, a los antibióticos ha aumentado rápidamente en los últimos años y ha reducido las opciones de tratamiento. La aparición de una menor susceptibilidad de la gonorrea a la opción de tratamiento de “última línea” (cefalosporinas orales e inyectables) junto con la resistencia antimicrobiana demostrada a las penicilinas, sulfonamidas, tetraciclinas, quinolonas y macrólidos hacen de la gonorrea un organismo multirresistente. La resistencia a los antimicrobianos para otras ITS, aunque menos común, también existe, lo que hace que la prevención y el tratamiento oportuno sean críticos.

Manejo de casos de ITS

Los países de ingresos bajos y medios dependen de la identificación de signos y síntomas consistentes y fácilmente reconocibles para guiar el tratamiento, sin el uso de pruebas de laboratorio. Esto se llama gestión sindrómica. Este enfoque, que a menudo se basa en algoritmos clínicos, permite a los trabajadores de salud diagnosticar una infección específica sobre la base de los síndromes observados (p. Ej., Flujo vaginal, flujo uretral, úlceras genitales, dolor abdominal).

El manejo sindrómico es simple, asegura un tratamiento rápido el mismo día y evita las pruebas de diagnóstico costosas o no disponibles. Sin embargo, este enfoque omite infecciones que no muestran síndromes, la mayoría de las ITS a nivel mundial.

Vacunas y otras intervenciones biomédicas.

Hay disponibles vacunas seguras y altamente efectivas para 2 ITS: hepatitis B y VPH. Estas vacunas han representado importantes avances en la prevención de las ITS. La vacuna contra la hepatitis B se incluye en los programas de inmunización infantil en el 93% de los países y ya ha prevenido aproximadamente 1.3 millones de muertes por enfermedad hepática crónica y cáncer.

La vacuna contra el VPH está disponible como parte de los programas de inmunización de rutina en 65 países, la mayoría de ellos de ingresos medios y altos. La vacunación contra el VPH podría prevenir la muerte de más de 4 millones de mujeres en la próxima década en países de ingresos bajos y medios, donde ocurre la mayoría de los casos de cáncer cervical, si se puede lograr una cobertura de vacunación del 70%.

La investigación para desarrollar vacunas contra el herpes y el VIH está avanzada, con varias vacunas candidatas en el desarrollo clínico temprano. La investigación en vacunas para la clamidia, la gonorrea, la sífilis y la tricomoniasis se encuentra en las primeras etapas de desarrollo.

Otras intervenciones biomédicas para prevenir algunas ITS incluyen la circuncisión masculina en adultos y los microbicidas.

  • La circuncisión masculina reduce el riesgo de infección por VIH adquirida por vía heterosexual en los hombres en aproximadamente el 60% y proporciona cierta protección contra otras ITS, como el herpes y el VPH.
  • El gel de tenofovir, cuando se usa como un microbicida vaginal, ha tenido resultados mixtos en cuanto a la capacidad para prevenir la adquisición del VIH, pero ha demostrado cierta efectividad contra el VHS-2.

Los esfuerzos actuales para contener la propagación de las ITS no son suficientes

El cambio de comportamiento es complejo

A pesar de los esfuerzos considerables para identificar intervenciones simples que pueden reducir el comportamiento sexual de riesgo, el cambio de comportamiento sigue siendo un desafío complejo. La investigación ha demostrado la necesidad de centrarse en poblaciones cuidadosamente definidas, consultar ampliamente con las poblaciones objetivo identificadas e involucrarlas en el diseño, la implementación y la evaluación.

Los servicios de salud para la detección y el tratamiento de las ITS siguen siendo débiles

Las personas que buscan pruebas de detección y tratamiento para las ITS enfrentan numerosos problemas. Estos incluyen recursos limitados, estigmatización, mala calidad de los servicios y poco o ningún seguimiento de las parejas sexuales.

  • En muchos países, los servicios de ITS se proporcionan por separado y no están disponibles en la atención primaria de salud, planificación familiar y otros servicios de salud de rutina.
  • En muchos entornos, los servicios a menudo no pueden proporcionar pruebas de detección de infecciones asintomáticas, carecen de personal capacitado, capacidad de laboratorio y suministros adecuados de medicamentos apropiados.
  • Las poblaciones marginadas con las tasas más altas de ITS, como los trabajadores sexuales, los hombres que tienen sexo con hombres, las personas que se inyectan drogas, los reclusos, las poblaciones móviles y los adolescentes, a menudo no tienen acceso a servicios de salud adecuados.

Respuesta de la OMS

La OMS desarrolla normas y estándares globales para el tratamiento y la prevención de las ITS, fortalece los sistemas de vigilancia y monitoreo, incluidos los de la gonorrea resistente a los medicamentos, y encabeza el programa de investigación mundial sobre las ITS.

Nuestro trabajo se guía actualmente por la ” Estrategia mundial del sector de la salud contra las infecciones de transmisión sexual, 2016-2021 , adoptada por la Asamblea Mundial de la Salud en 2016 y la Estrategia mundial de las Naciones Unidas para la salud de mujeres, niños y adolescentes de 2015, que destaca la necesidad de un paquete integral e integrado de intervenciones esenciales, que incluye información y servicios para la prevención del VIH y otras infecciones de transmisión sexual. La 69.ª Asamblea Mundial de la Salud adoptó 3 estrategias mundiales del sector de la salud para el período 2016-2021 sobre el VIH, la hepatitis viral y la sexualidad. Infecciones transmitidas (ITS).

La OMS trabaja con los países para:

  • Ampliar los servicios efectivos de ITS que incluyen:
    • Manejo de casos de STI y asesoramiento.
    • Pruebas y tratamiento de la sífilis, en particular para mujeres embarazadas.
    • Vacunación contra hepatitis B y VPH.
  • Promover estrategias para mejorar el impacto de la prevención de ITS, incluyendo:
    • Integrar los servicios de ITS en los sistemas de salud existentes.
    • promover la salud sexual
    • medir la carga de las ITS
    • Monitorear y responder a la resistencia antimicrobiana de las ITS.
  • Apoyar el desarrollo de nuevas tecnologías para la prevención de ITS, tales como:
    • Pruebas diagnósticas de punto de atención para ITS.
    • medicamentos adicionales para la gonorrea
    • Vacunas contra las ITS y otras intervenciones biomédicas.