Royal TINA

Royal TINA

Tina Turner Blog

Last night the Royal Variety Performance  was broadcasted on UK channel ITV. The show is held annually in the United Kingdom to raise money for the Royal Variety Charity (of which Queen Elizabeth II is life-patron) and is attended by senior members of the British Royal Family. The evening’s performance is presented as a live variety show, usually from a theatre in London and consists of family entertainment that includes comedy, music, dance, magic and other speciality acts.

Of course, being a major hit in the UK, the cast of TINA, The Musical was invited to perform! With the always impeccable Tom Godwin as Phil Spector and a majestic Adrienne Warren as TINA, the pair performed a short scene of the musical, the historical moment when Tina Turner met legendary producer Phil Spector for the recording of what would become a long lasting masterpiece: River Deep Mountain High. 

Ver la entrada original

Evaluación y diagnóstico del cáncer de mama. 2018

Resultado de imagen para cancer de mma

http://www.jnccn.org/content/16/11/1362.full?email=662b660463813bdf3febf55247eb2aa3138cd1c81e8bea34c156c6560969efaf

Resumen

Las Pautas de la NCCN para la detección y el diagnóstico del cáncer de mama se han desarrollado para facilitar la toma de decisiones clínicas. Este manuscrito analiza la evaluación diagnóstica de individuos con sospecha de cáncer de mama debido a imágenes anormales y / o hallazgos físicos. 

Categorías de Evidencia y Consenso

Categoría 1: Basado en evidencia de alto nivel, existe un consenso uniforme de que la intervención es apropiada.

Categoría 2: Según la evidencia de nivel inferior, existe un consenso uniforme de que la intervención es apropiada.

Categoría 3: En función de cualquier nivel de evidencia, existe un gran desacuerdo de que la intervención es apropiada.

Todas las recomendaciones son de categoría 2A a menos que se indique lo contrario.

Visión general

El riesgo promedio de por vida de cáncer de mama para una mujer en los Estados Unidos se ha estimado en 12.3% (es decir, 1 de cada 8 mujeres). Para 2018, la American Cancer Society (ACS) estima que se diagnosticarán en los Estados Unidos 63,960 casos de carcinoma femenino in situ de mama y 268,670 casos de cáncer de mama invasivo (266,120 mujeres y 2,550 hombres). Se estiman aproximadamente 41,400 muertes para 2018. La buena noticia es que las tasas de mortalidad han disminuido en promedio 1.8% cada año entre 2006 y 2015. Esta disminución se ha atribuido a los exámenes mamográficos y los avances en el tratamiento.

Evaluación diagnóstica

Los síntomas mamarios son comunes entre las mujeres. Un estudio retrospectivo de mujeres de 40 a 70 años mostró que el 16% (visitas totales de 23 por 100 mujeres) de mujeres presentarán síntomas a su proveedor durante una década, con una mayor frecuencia entre mujeres de 40 a 59 años en comparación con mujeres mayores. El dolor en los senos es el síntoma más común seguido de una masa palpable. Además, se identifican áreas de preocupación palpables durante un examen físico de los senos. Los hallazgos clínicos mamarios no son específicos y existe variabilidad en la interpretación. Cada síntoma está asociado con un riesgo de malignidad y justifica una evaluación diagnóstica; sin embargo, se determinará que la mayoría de los síntomas son benignos en etiología. Las mujeres menores de 40 años, que generalmente no son recomendadas para el examen de rutina de los senos, también suelen presentar síntomas mamarios.

A diferencia de las imágenes para la detección, que se utilizan para detectar el cáncer en mujeres asintomáticas, la evaluación diagnóstica se utiliza para caracterizar un hallazgo clínico o una posible anomalía durante la detección. Existe una confusión con respecto al término “diagnóstico por imagen”, ya que se aplica a 2 situaciones muy diferentes: (1) imágenes para un hallazgo clínico, como una masa palpable; y (2) imágenes incrementales después de una posible mamografía de detección anormal en una mujer asintomática (también conocida como recuperación o devolución de llamada)). Para agregar más confusión, las compañías de seguros pueden considerar que una mamografía de rutina es “diagnóstica” en ciertas mujeres asintomáticas (por ejemplo, en mujeres con cáncer previo). La evaluación de diagnóstico en esta revisión se limitará a las 2 situaciones anteriores.

La evaluación diagnóstica puede incluir un examen físico y una imagen diagnóstica para mujeres sintomáticas y una imagen diagnóstica para mujeres retiradas del examen de detección. Las imágenes diagnósticas pueden incluir mamografía diagnóstica, ecografía y, a veces, diagnóstico de MRI de mama. La decisión final con respecto a la necesidad de tomar muestras de tejido se basa en el nivel de sospecha en las imágenes y / o el examen clínico. La biopsia es necesaria en situaciones en las que las imágenes son negativas pero los hallazgos clínicos son sospechosos, ya que las imágenes no son completamente sensibles para la detección del cáncer.

Aunque el término diagnóstico implica diagnóstico, los resultados de las imágenes a menudo no son lo suficientemente específicos como para ser realmente “diagnósticos”.

Diagnóstico por imagen después de la revisión de mamografía

Mamografía de diagnóstico: la mamografía de detección consiste en 2 imágenes de rayos X estándar de cada seno, mientras que una mamografía de diagnóstico incluye vistas adicionales, como vistas de compresión puntual o vistas de aumento, para investigar el hallazgo en cuestión. La mamografía diagnóstica se asocia con una mayor sensibilidad pero una menor especificidad en comparación con la mamografía de detección. La tomosíntesis digital de seno puede reemplazar la imagen mamográfica de diagnóstico tradicional en ciertas situaciones.

Con frecuencia, especialmente para las masas o asimetrías, también se realiza una ecografía de diagnóstico. Cada modalidad de imagen puede ser positiva o negativa, lo que permite 4 resultados: ambas modalidades de imagen son negativas; ambos son positivos; La mamografía es positiva y la ecografía negativa. y la mamografía es negativa y la ecografía es positiva. En general, una categoría de evaluación de imagen combinada “final” se presenta después de un “recuerdo” de la evaluación, que es la evaluación de resultado de imagen más sospechosa.

Las evaluaciones finales de mamografía están obligadas por la Ley y el Programa de Estándares de Calidad de Mamografía (MQSA) y se informan utilizando una redacción similar a las categorías de evaluación ACR BI-RADS, que clasifican la probabilidad de los hallazgos mamarios en 6 categorías de evaluación final. Las categorías de evaluación de BI-RADS (que incluyen palabras y números) ayudan a estandarizar tanto el informe de los resultados mamográficos como las recomendaciones para una mayor gestión. La redacción de la evaluación y los números a menudo se usan indistintamente. Las definiciones de las categorías de evaluación de mamografías se describen en “Definiciones de categoría de evaluación mamográfica” en el algoritmo (disponible en línea, en estas pautas, en NCCN.org ). Es importante destacar que los mismos términos de imagen se utilizan para mujeres con síntomas de detección (asintomáticas) y mujeres sintomáticas, lo que puede crear confusión con respecto a las recomendaciones.

Recomendaciones de la NCCN para el examen de mamografía BI-RADS Categorías de evaluación 1–6 se enumeran a continuación. Las recomendaciones de la NCCN luego de la evaluación de mujeres con diagnóstico sintomático se pueden encontrar en la siguiente sección. Es importante destacar que las evaluaciones de imágenes BIRADS negativas o benignas, en el contexto de los síntomas, dependen de la correlación de los hallazgos clínicos, lo que puede indicar la necesidad de una biopsia incluso con imágenes negativas. A la inversa, los hallazgos de imágenes sospechosas para mujeres con hallazgos clínicos de sospecha muy baja todavía merecen una biopsia.

Para la categoría 1 de BI-RADS (hallazgo negativo) o la categoría 2 (benigno), el panel recomienda reanudar el examen de rutina.

Para la categoría 3 de BI-RADS (probablemente benigna), el panel recomienda realizar mamografías de diagnóstico a los 6 meses, luego cada 6 a 12 meses durante 1 a 2 años, según corresponda. Si la lesión permanece estable o se resuelve mamográficamente, el paciente reanuda los intervalos de detección de rutina para la mamografía. Si en cualquiera de las mamografías de intervalo la lesión aumenta de tamaño o cambia sus características benignas, se realiza una biopsia. La excepción a este enfoque del seguimiento a corto plazo es cuando la visita de regreso es incierta o el paciente desea realizar una biopsia o tiene un historial familiar fuerte de cáncer de mama. En esos casos, la biopsia inicial con muestreo histológico puede ser una opción razonable.

Para las categorías 4 y 5 de BI-RADS (sospechosas o altamente sugestivas de malignidad), es necesario realizar un diagnóstico de tejido mediante biopsia con aguja gruesa (preferida) o biopsia por escisión con localización de aguja con radiografía de muestra. Cuando se realiza una biopsia con aguja (aspiración o biopsia con aguja gruesa), se debe obtener una concordancia entre el informe de patología y el hallazgo de imágenes. Por ejemplo, una biopsia con aguja negativa asociada con una masa espiculada de categoría 5 (altamente sugestiva de malignidad) es discordante y claramente no sería un diagnóstico aceptable. Cuando la patología y la imagen son discordantes, la imagen mamaria debe repetirse y / o muestrear o extirpar tejido adicional; Se recomienda la escisión quirúrgica cuando la patología y la imagen sean discordantes. A las mujeres con un resultado benigno que muestre patología / concordancia de imagen se les debe hacer un seguimiento con una mamografía cada 6 a 12 meses durante 1 a 2 años antes de regresar a la evaluación de rutina.

Para la categoría 6 de BI-RADS (malignidad probada), la paciente debe ser tratada de acuerdo con las Directrices de la NCCN para el cáncer de mama (disponible en NCCN.org ).

Ecografía mamaria: la imagen por ultrasonido es un complemento importante para diagnosticar el cáncer de mama. Sin embargo, la ecografía mamaria no detecta la mayoría de las microcalcificaciones. Las definiciones de las categorías de evaluación de ultrasonido se describen en “Definiciones de categoría de evaluación ultrasonográfica” en el algoritmo (disponible en línea, en estas pautas, en NCCN.org ).

Diagnóstico de resonancia magnética de mama: MRI también puede desempeñar un papel en el entorno de diagnóstico. Para los pacientes con cambios en la piel compatibles con una enfermedad mamaria grave, las pautas para la biopsia de piel o pezón incluidas en la evaluación de BIRADS categoría 1–3 incluyen consideraciones sobre la RM de mama. Dado que una biopsia de golpe de piel benigna en un paciente con una sospecha clínica de cáncer de mama inflamatorio (IBC) no descarta la malignidad, se recomienda una evaluación adicional. Existe evidencia de que ciertas características de la RMN pueden facilitar el diagnóstico de IBC. La resonancia magnética se puede usar para una secreción sospechosa del pezón cuando la mamografía y la ecografía no son diagnósticas.

Biopsia de tejido mamario

La biopsia de mama se recomienda si los hallazgos diagnósticos por imagen o clínicos son sospechosos (BI-RADS 4) o si son altamente sugestivos de malignidad (BI-RADS 5).

Biopsia por aspiración con aguja fina (FNA, por sus siglas en inglés): una biopsia por FNA implica el uso de una aguja de calibre más pequeño para obtener muestras citológicas de una masa mamaria. Las ventajas de la biopsia FNA ncluyen su metodología mínimamente invasiva y su bajo costo, mientras que la necesidad de patólogos con experiencia específica en la interpretación de los resultados de las pruebas y la necesidad de realizar una biopsia de tejido de seguimiento cuando se identifica atipia o neoplasia maligna son desventajas del procedimiento. La FNA de lesiones no palpables se puede realizar bajo guía de imagen (por ejemplo, ultrasonido), aunque hay pruebas que indican que tanto la biopsia con aguja gruesa como la biopsia por escisión son más precisas que la FNA en la evaluación de las lesiones mamarias no palpables.

Biopsia con aguja gruesa: una biopsia con aguja gruesa, también llamada biopsia mamaria percutánea, es un procedimiento que generalmente implica la obtención de múltiples núcleos de tejido sólido utilizando técnicas estándar. Puede realizarse bajo guía de imágenes (p. Ej., Ultrasonido estereotáctico [mamográfico] o MRI) o dirigido por palpación. Las ventajas de la biopsia con aguja en el núcleo del seno incluyen (1) mayor precisión sobre la FNA cuando el procedimiento se realiza en situaciones en las que no se puede palpar una masa; y (2) la capacidad de obtener muestras de tejido de tamaño suficiente para eliminar la necesidad de una biopsia de seguimiento para confirmar la malignidad. En algunas situaciones, la biopsia con aguja gruesa se realiza bajo asistencia de vacío, lo que puede facilitar la recolección de tejido adecuado de una lesión de seno sin la necesidad de múltiples inserciones de aguja. colocación del clip marcador se realiza en el momento de la biopsia con aguja gruesa para que el radiólogo pueda identificar la ubicación de la lesión en caso de que se elimine por completo o desaparezca durante el tratamiento neoadyuvante. Con algunas excepciones, la biopsia con aguja gruesa se prefiere en las Guías NCCN sobre la escisión quirúrgica cuando se requiere una biopsia de tejido. La sensibilidad para la biopsia con aguja gruesa dirigida por ultrasonido o estereotaxis es del 97% al 99%. Según el panel NCCN, la escisión quirúrgica es apropiada si no se puede realizar una biopsia con aguja gruesa.

Biopsia por escisión: una biopsia por escisión implica la extracción de toda la masa mamaria o área sospechosa de la mama por parte de un cirujano en un quirófano. El radiólogo realiza la localización con aguja o alambre inmediatamente antes de una biopsia por escisión de un hallazgo mamográfico o ecográfico no palpable para dirigir la escisión quirúrgica. La localización del cable puede cubrir una lesión en la que se colocó un clip en el momento de la biopsia con aguja gruesa. Se están explorando nuevos métodos de localización que utilizan semillas de radionucleótidos, dispositivos reflectores o dispositivos magnéticos.

La biopsia por escisión se incluye en las Directrices NCCN como una opción cuando se requiere una biopsia de tejido. Aunque la biopsia por escisión es más invasiva que la biopsia con aguja gruesa y requiere la localización de la aguja cuando las lesiones no son palpables, existen situaciones en las que se pueden necesitar muestras de tejido más grandes. La biopsia por escisión se recomienda si el diagnóstico por biopsia con aguja gruesa es una lesión indeterminada, una lesión benigna que no concuerda con la imagen, la hiperplasia ductal atípica (ADH) u otras histologías específicas que requieren tejido adicional, incluidas lesiones productoras de mucina y posibles tumores de filodos. , lesiones papilares, cicatrices radiales u otras histologías de interés para el patólogo. El apoyo para esta recomendación incluye los resultados de estudios que muestran una subestimación del cáncer cuando la hiperplasia atípica y el carcinoma lobular in situ (LCIS) se diagnostican mediante biopsia con aguja gruesa. Sin embargo, hay situaciones (p. Ej., Casos selectos de LCIS o hiperplasia lobular atípica [ALH], como los que concuerdan con las imágenes, papilomas, lesiones fibroepiteliales y cicatrices radiales) donde la observación cercana puede sustituir la biopsia por escisión en pacientes seleccionados.

Evaluación diagnóstica para hallazgos sintomáticos en el examen físico

En general, las evaluaciones de imágenes de los senos después del examen físico incluyen mamografía y ecografía. La adición de ultrasonido a la mamografía de diagnóstico aumenta significativamente la detección de cáncer y la detección de hallazgos benignos específicos, como los quistes. Las imágenes para mujeres menores de 30 años comienzan con una ecografía, mientras que las mujeres mayores generalmente tienen ambos estudios, a menos que sea probable un quiste. Los resultados de imágenes negativas combinadas colocan a un paciente en una categoría de muy bajo riesgo de malignidad (generalmente menos del 3%); sin embargo, el juicio clínico es necesario porque algunas mujeres con imágenes negativas pueden justificar una biopsia que pueda identificar una masa maligna. Las recomendaciones para el manejo posterior siguen las evaluaciones de imagen y el nivel clínico de sospecha. Las imágenes deben preceder a la biopsia en la mayoría de las situaciones debido a la posible alteración de los hallazgos de la imagen por la biopsia. Las evaluaciones de imágenes de BI-RADS, incluso si son negativas, deben correlacionarse con los hallazgos clínicos antes de las recomendaciones clínicas finales y no están solas como en la situación de selección. Hay situaciones clínicas en las que se justifica la biopsia incluso con resultados de imagen negativos.

Los hallazgos sintomáticos o positivos en el examen físico incluyen masa palpable en el seno, secreción del pezón sin una masa palpable, engrosamiento asimétrico o nodularidad, cambios en la piel, masa axilar y dolor en los senos.

Misa palpable en el pecho

Una masa palpable es una lesión discreta que puede identificarse fácilmente durante un examen físico. Las Directrices NCCN separan la evaluación de mujeres con una masa palpable en 2 grupos de edad: mujeres de 30 años o más y mujeres menores de 30 años.

Mujeres con masa palpable de 30 años o más: la principal diferencia en las pautas para evaluar una masa palpable en mujeres de 30 años o más en comparación con las mujeres más jóvenes es el mayor grado de sospecha de cáncer de mama. La evaluación inicial comienza con una mamografía de diagnóstico y una ecografía. El ultrasonido debe estar correlacionado geográficamente con la masa palpable en cuestión. La observación sin evaluación adicional no es una opción en estas mujeres. Sin embargo, en algunas circunstancias clínicas, como una masa con baja sospecha clínica o sospecha de quiste simple, se preferiría la ecografía y puede ser suficiente para las mujeres de 30 a 39 años debido a la alta sensibilidad de la ecografía sola. Después de la evaluación de diagnóstico por imagen, la anomalía se coloca en una de las siguientes categorías: negativa o benigna; probablemente benigno o sospechoso o altamente sugerente de cáncer con manejo siguiendo las recomendaciones de la evaluación final de BIRADS.

Si falta la correlación geográfica entre los hallazgos clínicos y de imagen, se recomienda una evaluación adicional. La sensibilidad de la mamografía combinada y la ecografía para la evaluación de masas palpables es alta para la detección del cáncer, aunque la especificidad puede ser relativamente baja.

Para las mujeres con hallazgos mamográficos sospechosos o altamente sugestivos de cáncer de mama, el Panel NCCN recomienda una ecografía para determinar el tamaño de la lesión y para guiar la biopsia de tejido. El Panel de la NCCN observa que tanto la FNA como la biopsia con aguja gruesa son valiosas. Sin embargo, la FNA requiere experiencia citológica. Cuando se utiliza una biopsia con aguja, se debe obtener una concordancia entre la patología, la imagen y los hallazgos clínicos.

Hallazgos de ultrasonido:

Masa sólida:Si se sospecha que la masa sólida encontrada en la ecografía es probablemente benigna (es decir, BI-RADS categoría 3), las opciones son (1) observación, si la sospecha clínica de cáncer de mama es baja; o (2) biopsia de tejido (aguja central), si la masa es clínicamente sospechosa. La observación puede ser elegida para aquellos con baja sospecha clínica; Se recomienda un seguimiento físico con o sin ecografía o mamografía de diagnóstico cada 6 meses durante 1 a 2 años para evaluar la estabilidad de la masa sólida. El intervalo de seguimiento puede ser variable según el nivel de sospecha. Numerosos estudios clínicos ahora apoyan la capacidad del ultrasonido para caracterizar con precisión masas sólidas palpables como probablemente benignas con riesgo de malignidad generalmente de menos del 2%. Sin embargo, estos mismos estudios han demostrado que muchas de estas masas eventualmente justificarán una biopsia y el cumplimiento con el seguimiento puede ser bajo. La progresión del tamaño o la sospecha en los estudios de seguimiento justifica una biopsia de tejido. El Panel NCCN recomienda una biopsia de tejido (aguja central) para masas sólidas con un BI-RADS 4 a 5.

Masas quísticas: los quistes mamarios se clasifican en simples, complicados o complejos según las características identificadas por la evaluación con ultrasonido

Quiste simple: un quiste que cumple todos los criterios de un quiste simple se considera benigno (es decir, BI-RADS 2) si los hallazgos clínicos y los resultados ecográficos son concordantes. Un análisis retrospectivo de mujeres (n = 14,602) con biopsias de mama benignas que desarrollaron cáncer de mama posterior observó que los quistes simples no se asociaron con el desarrollo posterior de cáncer de mama. Por lo tanto, a estos pacientes se les puede hacer un seguimiento rutinario.

Quistes mamarios: tipos y definiciones

Quiste complicado: un quiste complicado se asocia con un bajo riesgo de malignidad (<2%) (BI-RADS 3). Las opciones para el manejo de quistes complicados son la aspiración o el seguimiento a corto plazo con examen físico y ecografía con o sin mamografía cada 6 a 12 meses durante 1 a 2 años para evaluar la estabilidad. Puede haber variabilidad en el intervalo de seguimiento según el nivel de sospecha. Los quistes complicados que aumentan de tamaño o sospecha deben ser biopsiados. Aquellos que son estables o se confirma que son un quiste complicado con movilidad visible de componentes internos pueden ser seguidos con exámenes de rutina.
Masa compleja (quística y sólida): una masa quística y sólida compleja tiene componentes tanto quísticos como sólidos. Los quistes complejos tienen un riesgo relativamente alto de malignidad (por ejemplo, 14% y 23% en 2 estudios). El Panel NCCN recomienda una biopsia de tejido (aguja central) para masas complejas (quísticas y sólidas) (BIRADS 4–5).

Anomalía de diagnóstico por imágenes: si no se detecta una anomalía ultrasonográfica o mamográfica (BI-RADS (1) se debe realizar una biopsia de tejido (biopsia con aguja gruesa) para los hallazgos clínicos sospechosos, y (2) para aquellos con baja sospecha clínica, observación con o sin mamografía y la ecografía debe considerarse durante 1 a 2 años para evaluar la estabilidad. El valor predictivo negativo de las imágenes negativas es alto,> 96%. Si la lesión clínica aumenta de tamaño o de sospecha, debe realizarse una biopsia de tejido , mientras que la detección sistemática de senos se recomienda si la lesión permanece estable.

Seguimiento después de la biopsia con aguja gruesa: si el resultado de la biopsia indica una masa benigna, y este hallazgo coincide con los resultados de la imagen, el Panel NCCN recomienda una exploración de rutina o un examen físico a los 6 o 12 meses, con o sin ecografía o mamografía. Durante 1 año para asegurar que la lesión es estable. Se recomienda el examen de rutina de los senos si la lesión es estable. Si la lesión aumenta de tamaño, el panel NCCN recomienda la escisión quirúrgica.

Si el diagnóstico por biopsia de tejido es una lesión indeterminada, una lesión benigna que no concuerda con los hallazgos de la imagen, o ADH, el Panel NCCN recomienda la escisión quirúrgica. Las lesiones que producen mucina, los posibles tumores de filodios, las lesiones papilares, las cicatrices radiales u otras histologías de interés para el patólogo también pueden requerir una biopsia por escisión. Los pacientes seleccionados (es decir, algunos pacientes con atipia epitelial plana, papilomas, lesiones fibroepiteliales, cicatrices radiales) pueden ser adecuados para la monitorización en lugar de la escisión quirúrgica. Para los pacientes con LCIS o ALH clásicos que concuerdan con las imágenes, NCCN.org ) o escisión quirúrgica. El LCIS de focos múltiples que involucra más de 4 unidades ductales terminales en la biopsia del núcleo se asocia con un mayor riesgo de ser cáncer invasivo. Los pacientes con LCIS pleomórficos o LCIS / ALH que no concuerdan con las imágenes se tratan con escisión quirúrgica.

Cualquier hallazgo maligno con biopsia o escisión quirúrgica debe tratarse de acuerdo con las Directrices de la NCCN para el cáncer de mama (disponible en NCCN.org ).

Mujeres con masa palpable de menos de 30 años de edad: la opción preferida para la evaluación inicial de una masa palpable es proceder directamente al ultrasonido. Se puede considerar una mamografía si los resultados de la ecografía o de la CBE son altamente sospechosos o sugestivos de cáncer o si se identifica que la paciente tiene un alto riesgo de cáncer de mama según sus antecedentes personales y familiares. Desde este punto, el árbol de decisiones para mujeres menores de 30 años es casi idéntico al camino para mujeres mayores. La principal diferencia es la consideración de una mamografía de diagnóstico en solo algunas situaciones para las mujeres más jóvenes. Debido a que la incidencia de neoplasia maligna en mujeres menores de 30 años es baja, la observación de la masa durante 1 o 2 ciclos menstruales también es una opción en casos con baja sospecha clínica. Si se elige la observación y la masa se resuelve o es estable después de 1 o 2 ciclos menstruales, el paciente puede regresar a la atención de rutina. Si hay un aumento significativo en el tamaño o un aumento en la sospecha clínica, se debe realizar una ecografía. No se recomienda el muestreo de la aguja antes de la toma de imágenes.

Si no se encuentra una anomalía ecográfica (negativa, BI-RADS 1), se recomienda una mamografía en los casos en que exista sospecha clínica. Sobre la base de los resultados de la mamografía, desde este punto el manejo es idéntico al camino para las mujeres mayores. Si la sospecha clínica es baja, se recomienda un examen físico cada 3 a 6 meses durante 1 a 2 años con o sin ultrasonido. Si la masa aumenta de tamaño durante el período de observación, se puede considerar una mamografía de diagnóstico seguida de una biopsia de tejido (aguja central). Si la masa permanece estable, se recomienda el cuidado de rutina de los senos.

Descarga del pezón sin una masa palpable

La secreción del pezón es común y, en muchos casos, no está relacionada con la patología mamaria. Por ejemplo, la secreción no espontánea de múltiples conductos mamarios en una mujer no lactante puede ocurrir durante el embarazo, después de la estimulación mamaria, en mujeres con ciertas afecciones tiroideas y en aquellas que toman ciertos medicamentos, como estrógeno, anticonceptivos orales, Los opiáceos, y los agentes antihipertensivos particulares.

La sospecha de patología subyacente (p. Ej., Carcinoma ductal, papiloma) se presenta cuando la secreción del pezón es persistente y reproducible en el examen, espontánea, unilateral, de un solo conducto, serosa, sanguínea o serosanguínea.

En los pacientes con secreción del pezón, pero sin masa palpable, el primer paso es una evaluación de las características de la secreción del pezón. El seguimiento apropiado de una descarga no espontánea de múltiples conductos en mujeres menores de 40 años es la observación, junto con la educación del paciente para detener la compresión de la mama y reportar el desarrollo de cualquier descarga espontánea. En mujeres de 40 años o más, se recomienda una mamografía y un estudio adicional basado en la categoría BI-RADS junto con una educación similar a la de las mujeres más jóvenes. La evaluación de este tipo de secreción del pezón se basa en la categoría general de BI-RADS de la mamografía de diagnóstico, si no se realizó anteriormente.

Las mujeres que se presentan sin una masa palpable pero con secreción persistente, espontánea, unilateral, de conducto único y clara o sanguinolenta se toman imágenes con una mamografía de diagnóstico apropiada para la edad y una ecografía. Varios estudios clínicos han establecido un riesgo muy bajo de malignidad cuando estas pruebas son negativas. En ciertas situaciones, la MRI o el ductograma pueden jugar un papel complementario, ayudando a identificar una posible anomalía y su ubicación. Varios estudios han demostrado que la RM de mama ayuda en el diagnóstico de sospecha de enfermedad ductal.

De acuerdo con el Panel de la NCCN, cuando una evaluación BI-RADS global de imágenes es de categoría 1–3 (negativa, benigna o probablemente benigna), un ductograma o MRI son opcionales para guiar la escisión del conducto. Las opciones de manejo incluyen escisión del conducto o seguimiento con examen físico después de 6 meses e imagenología con mamografía de diagnóstico con o sin ultrasonido durante 1 a 2 años. Si la sospecha clínica aumenta durante el seguimiento, se recomienda una biopsia de tejido.

Para BI-RADS categoría 4 o 5 (sospechosas o altamente sugestivas de malignidad), el Panel NCCN recomienda una biopsia de tejido. Si los hallazgos de la biopsia son benignos, un ductograma es opcional, pero la escisión del conducto quirúrgico todavía sería necesaria. Si los hallazgos son indicativos de malignidad, el paciente debe ser tratado de acuerdo con las Directrices de la NCCN para el cáncer de mama (disponible en NCCN.org )

Engrosamiento asimétrico o nodularidad.

El engrosamiento, la nodularidad o la asimetría son distintos de una masa palpable en el sentido de que el hallazgo está mal definido y, a menudo, impreciso en el examen físico de los senos. Los factores a considerar incluyen si el engrosamiento es un hallazgo nuevo o anterior y si parece o no ser representativo de la asimetría normal. La evaluación de la imagen sigue la de una masa palpable. Si el paciente es menor de 30 años y no tiene factores de alto riesgo, la evaluación con ultrasonido es apropiada seguida de una mamografía de diagnóstico. Las mamografías de diagnóstico para este grupo de edad son de bajo rendimiento debido a la densidad de la mama y al bajo riesgo de cáncer de mama. En una mujer de 30 años o más, se debe obtener una mamografía de diagnóstico y una evaluación de ultrasonido.

Si los hallazgos de imagen en general se clasifican como BI-RADS categoría 1–3 (negativo, benigno o probablemente benigno) y la evaluación clínica es benigna, el paciente debe reexaminarse clínicamente con imágenes según sea necesario en 3 a 6 meses para evaluar la estabilidad. La mamografía y / o la ecografía diagnósticas apropiadas para la edad pueden realizarse cada 6 a 12 meses durante 1 a 2 años para evaluar la estabilidad. Si los hallazgos en el examen físico y / o la imagen son estables, se puede reanudar el examen de rutina. Si alguno o ambos hallazgos indican una progresión, debe investigarse como se describió anteriormente para la masa palpable.

Si se observa un cambio clínicamente sospechoso o los hallazgos de las imágenes en general se clasifican en la categoría 4 o 5 de BI-RADS (sospechoso o altamente sugestivo de malignidad), se recomienda una biopsia de tejido.

Cambios en la piel

Cualquier tipo de cambios inusuales en la piel alrededor del seno puede representar una enfermedad grave y una evaluación de necesidades. Se debe considerar la IBC cuando hay edema dérmico (peau d’orange) y eritema mamario, y la excoriación del pezón, la descamación y el eccema aumentan la sospecha clínica de enfermedad de Paget. IBC es una forma rara y agresiva de cáncer de mama que se calcula que representa del 1% al 6% de los casos de cáncer de mama en los Estados Unidos. La IBC es un diagnóstico clínico que requiere eritema y edema dérmico de un tercio o más de la piel del seno con un borde palpable al eritema. La enfermedad de Paget de la mama es una manifestación rara de cáncer de mama caracterizada por células neoplásicas en la epidermis del complejo areolar del pezón. Se presenta con mayor frecuencia con eccema del pezón o la aureola, sangrado, ulceración y picazón del pezón. El diagnóstico a menudo se retrasa debido a la naturaleza rara de la condición y la confusión con otras condiciones dermatológicas.  La enfermedad de Paget pura suele estar oculta en la mamografía, y una mamografía negativa no excluye la enfermedad de Paget, que requiere una biopsia de piel.

La evaluación inicial de un paciente con cambios en la piel del seno comienza con una mamografía de diagnóstico bilateral con o sin ecografía. Si los resultados de las imágenes son anormales, la evaluación se basa en los hallazgos de las imágenes. Si los resultados de las imágenes de los senos son normales, aún se necesita un estudio adicional.

Se debe realizar una biopsia por punción de la piel o una biopsia del pezón después de los hallazgos de las imágenes que concuerdan con la categoría 1–3 de la evaluación BI-RADS general (negativa, benigna o probablemente benigna). Los antibióticos pueden o no administrarse, dependiendo de la sospecha clínica de infección mamaria, pero no deben retrasar la evaluación diagnóstica. Si los resultados de la biopsia son benignos, se debe reevaluar la correlación clínica y patológica. Además, se debe considerar una IRM de seno, una biopsia repetida y una consulta con un especialista en senos. Si la biopsia de la piel es maligna, el paciente debe ser tratado de acuerdo con las Directrices de la NCCN para el cáncer de mama (disponible en NCCN.org ).

Se debe realizar una biopsia de tejido si los hallazgos de las imágenes son consistentes con una evaluación general de BI-RADS de categoría 4 o 5 (sospechosas o altamente sugestivas de malignidad). Según el Panel NCCN, la biopsia con aguja gruesa es la opción preferida con o sin biopsia por punción, aunque la escisión quirúrgica también es una opción. El resultado de una biopsia benigna debe ir seguido de una biopsia por punción de la piel, si no se realizó anteriormente, o una biopsia del pezón, con una reevaluación como se describió anteriormente para la categoría 1–3 de BI-RADS. Una biopsia que muestre un hallazgo maligno debe manejarse de acuerdo con las Directrices NCCN para el cáncer de mama.

Dolor en los senos

El dolor es el síntoma más común en el seno. Las personas que presentan dolor en los senos temen que esto sea un síntoma del cáncer de seno, lo que causa una ansiedad significativa. El riesgo de cáncer en una mujer que presenta dolor en los senos como único síntoma es bajo, entre 1,2% y 6,7%.

La evaluación del dolor mamario persistente y severo incluye antecedentes completos, tipo de dolor, relación con la menstruación, duración, ubicación, impacto en las actividades de la vida diaria, factores que agravan / alivian el dolor, otros problemas médicos y comorbilidades, y un examen clínico completo de los senos. (CBE). Si el CBE no identifica ninguna anomalía física como una masa palpable, engrosamiento asimétrico, secreción del pezón o cambios en la piel; El dolor es cíclico o difuso y no focal; y las mamografías de detección son actuales y negativas, el Panel de la NCCN recomienda tranquilizar al paciente y tratar el dolor con manejo sintomático (por ejemplo, medicamentos para el dolor de venta libre, si es necesario; uso de un buen sostén de apoyo; compresas de hielo o almohadillas térmicas). El dolor de senos cíclico a menudo puede resolverse espontáneamente. La tranquilidad solo ha demostrado ayudar a resolver el síntoma en el 86% de las mujeres con dolor leve y en el 52% de las mujeres con dolor intenso. Si el dolor de los senos es de naturaleza focal, el Panel NCCN recomienda una imagen diagnóstica apropiada para la edad (mamografía de diagnóstico con o sin ultrasonido para los ≥30 años de edad y ultrasonido para los <30 años de edad).

Para aquellos con la categoría de evaluación 1 de BI-RADS (resultados negativos), el panel recomienda el manejo adecuado de los síntomas del dolor de senos. Para un quiste simple (benigno o categoría de evaluación BI-RADS 2) correlacionado geográficamente con el dolor focal, se puede considerar el drenaje para el alivio de los síntomas. Para los quistes complicados (probablemente benignos o BI-RADS 3), el panel recomienda la obtención de imágenes apropiadas cada 6 meses durante 1 a 2 años junto con el manejo sintomático del dolor de senos, si se desea. Se debe realizar una biopsia de tejido (aguja central) si los hallazgos de las imágenes coinciden con una categoría general de evaluación BI-RADS 4 o 5 (sospechosa o altamente sugestiva de malignidad).

Masa axilar

Las masas axilares localizadas están más frecuentemente relacionadas con trastornos benignos que con tumores malignos. Las masas pueden estar relacionadas con los ganglios linfáticos axilares, el tejido mamario accesorio en la axila u otra anomalía del tejido blando. Las infecciones, la inflamación y la malignidad pueden causar linfadenopatía. Los implantes mamarios también pueden causar linfadenopatía axilar benigna. Sin embargo, cuando el cáncer se identifica en los ganglios linfáticos axilares, el cáncer de mama es la causa más común de linfadenopatía axilar. En un estudio que evaluó a 31 pacientes con masas axilares aisladas, 9 de los 17 casos con cáncer tuvieron cáncer de mama oculto (5 en la mama contralateral).

Para un individuo que se presenta con una masa axilar localizada unilateral o bilateral y sin signos de linfoma, el Panel NCCN recomienda una evaluación clínica completa para evaluar otros sitios de adenopatía y posibles etiologías no mamarias de la adenopatía. Si no se encuentra una enfermedad sistémica, el Panel de la NCCN recomienda una imagen diagnóstica apropiada para la edad (ultrasonido con mamografía para ≥30 años de edad y ultrasonido para aquellos con <30 años de edad). La masa axilar palpable con resultados de imagen negativos / benignos debe manejarse clínicamente según sea apropiado, dependiendo del nivel de sospecha clínica. Se recomienda una biopsia con aguja gruesa para la masa axilar palpable que es sospechosa o altamente sugestiva en las imágenes. Sin embargo,

Si los resultados de la biopsia con aguja gruesa indican una neoplasia maligna de origen mamario en el ganglio linfático axilar pero no se observa una anomalía mamaria con la ecografía o la mamografía, el panel recomienda realizar una IRM y luego seguir las Pautas de NCCN para el cáncer de mama (disponibles en NCCN.org ) según sea necesario Para el manejo de la masa axilar. Para el ganglio axilar maligno con masa mamaria maligna confirmada o para otros tipos de ganglios linfáticos axilares malignos, el panel recomienda consultar las Pautas de NCCN apropiadas para el tratamiento.

Mermelada de higo

Mermelada de higo

Commememucho

9Esta receta de mermelada de higo es para preparar 1 o 2  botes ¡perfecto para darte un capricho!

Es dulce pero no demasiado dulce  y el limón y el tomillo complementa el sabor del higo.

Esta mermelada combina muy bien con el queso azul y otros tipos de queso. Es ideal para muchos tipos de postres, para acompañar carnes a la plancha o parrilla, y también combinada con foie o paté.

Ver la entrada original