NGC 2985

received_1285977271446768

NGC 2985 es una galaxia espiral barrada en la constelación de la Osa Mayor, que aparece en el Nuevo Catálogo General. La galaxia fue descubierta por el astrónomo William Herschel con un telescopio de 48 cm de 1785a

Una galaxia espiral barrada es una galaxia espiral con una banda central de estrellas brillantes que abarca de un lado a otro de la galaxia. Los brazos espirales parecen surgir del final de la “barra” mientras en las galaxias espirales parecen surgir del núcleo galáctico.

-Las barras

La hipótesis actual sostiene que la estructura de barra actúa como una “guardería estelar”, impulsando la formación estelar en su centro. Se piensa que la barra actúa como un mecanismo que canaliza el gas interestelar desde los brazos espirales hacia el centro a través de resonancia orbital, encauzando el flujo para crear estrellas nuevas.  Este proceso explica también por qué tantas galaxias espirales barradas muestran un núcleo galáctico activo y/o un brote estelar central, como el que se observa en la Galaxia del Molinillo Austral (M83).

En general, se piensa que las barras se forman por una onda de densidad proveniente del centro de la galaxia cuyos efectos reorganizan las órbitas de las estrellas interiores.

A lo largo del tiempo este efecto provoca que las estrellas orbiten a una distancia mayor, lo que hace que la estructura de barra permanezca en el tiempo. Otra posible causa de la formación de barras puede deberse a los efectos de la fuerza de marea originados por la interacción entre galaxias.

Las barras también modifican la estructura de la galaxia creando anillos tanto exteriores a la barra como interiores a ella, controlando su estructura espiral, y formando además otras estructuras presentes en las regiones centrales de éstas como miniespirales o barras menores e interiores a la principal; el resultado neto de la inyección de gas por parte de la barra a la región central de la galaxia y la formación estelar consecuente es el nacimiento de un pseudobulbo.
Se cree que las barras son un fenómeno temporal en la vida de las galaxias espirales, decayendo la estructura de barra con el tiempo, transformándose la galaxia desde una espiral barrada a una espiral “regular”.

Por encima de cierto tamaño, la masa acumulada en la barra compromete la estabilidad del conjunto de la barra; así, las galaxias espirales barradas con una gran cantidad de masa acumulada en su centro tienden a tener barras cortas y rechonchas.

Además, numerosas galaxias espirales no barradas vistas en infrarrojos muestran una barra invisible en el óptico, calculándose que una galaxia espiral necesita alrededor de 2 mil millones de años para pasar de ser una espiral normal a una barrada.

Investigaciones muy recientes parecen confirmar el modelo según el cual la barra es una estructura que aparece en las galaxias espirales ya maduras y completamente formadas. De acuerdo con tales estudios, en el pasado del universo, el porcentaje de galaxias con barra central era de apenas un 20% comparado con el 70% actual.
Las barras son relativamente comunes: hasta dos tercios de las galaxias espirales contienen una. Dichas barras generalmente afectan tanto al movimiento de las estrellas como al del gas interestelar dentro de la galaxia espiral, y pueden afectar también a los brazos espirales.

Edwin Hubble clasificó a este tipo de galaxias espirales como SB (Spiral Barred en inglés) en su Secuencia de Hubble, dividiéndolas en tres categorías dependiendo de lo abiertos que tengan los brazos espirales.

Las de tipo SBa tienen los brazos fuertemente unidos y una gran protuberancia central, las galaxias de tipo SBb son intermedias entre las anteriores y las de tipo SBc las cuales tienen los brazos muy sueltos, y finalmente las SBd aún más, con un núcleo casi inexistente . Un quinto tipo (SBm) se creó posteriormente para describir una galaxia espiral irregular, como las Nubes de Magallanes, que inicialmente fueron clasificadas como galaxias irregulares pero en donde posteriormente se encontraron estructuras de espirales barradas.

La Vía Láctea es una galaxia de este tipo (tipo SBbc, intermedia entre una SBb y una SBc).

SOPETRÁN DE COLOMBIA

Eltiempohabitado's Weblog

1-068

Después de unos días pasados en Colombia, vuelvo al día a día de este blog. Contaros la historia de mi viaje a Colombia sería muy largo, para ello ya les he prometido a mis amigos colombianos que empiezo a construir el blog SOPETRÁN EN COLOMBIA, muy parecido al que tengo de MAGIAS DE MÉXICO.  Pero unas palabras son obligadas para decirles que me he venido enamorada de un país que me ha mostrado muy bellos lugares, como Medellín, Santa Fe de Antioquia, Sopetrán… Lugares y gentes que me han llenado el alma de muy gratos recuerdos y deliciosas experiencias. Los niños, los estudiantes de la Normal Santa Teresita, las gentes de Sopetrán, las fiestas patronales, los jóvenes, los estudiantes, los ancianos… Ha sido en las escuelas, los miembros de el mismísimo Ayuntamiento, todos, me han premiado con su calor humano, su educación, su respeto, su cordialidad… Hemos compartido poesía, historia…

Ver la entrada original 471 palabras más

Ciencia y pseudociencia de la felicidad

Sobre el desconcierto de estudios y supercherías sobre el bienestar subjetivo
Autor: Gonzalo casino Fuente: IntraMed / Fundación Esteve 

La felicidad pasa por ser un objeto científico. Una legión de investigadores se ocupa de estudiar esa sensación subjetiva de estar a gusto con la propia vida. En PubMed hay miles de trabajos sobre las bases, los parámetros, los requisitos y otros aspectos de la felicidad y sus contornos físicos, psicológicos y sociales. No solo se difunden en publicaciones de psicología y ciencias sociales, sino también en revistas del máximo nivel, como Science o PNAS; hay incluso algunas consagradas a la materia, como el Journal of Happiness Studies. Estos estudios hacen gala de usar el método científico, cuando no tecnologías tan sofisticadas como la resonancia magnética funcional (MRI) o técnicas genéticas. El resultado de tanta pesquisa es una avalancha de información que se prolonga en libros, charlas y otros materiales que conforman una auténtica industria de la felicidad. El problema es que los secretos de la felicidad que venden expertos y charlatanes varios están trufados de ciencia y pseudociencia. Y no siempre es fácil distinguirlas.

¿Qué es la felicidad? ¿Cómo puede medirse? ¿Cuáles son sus ingredientes? ¿Es hereditaria o adquirida? ¿Cómo varía en las diferentes culturas y países? ¿Hasta qué punto depende de la economía? La ciencia de la felicidad vendría a ser el conjunto de aportaciones científicas realizadas desde la psicología, la biología y la economía, principalmente, para responder a estas y otras preguntas. Si nos atenemos a los resultados de tanta investigación, hay tatas respuestas, que no es fácil resumirlas. Una idea esencial es que la felicidad se sustenta en las relaciones interpersonales y sociales, incluyendo aquí las sexuales y las familiares. Otra idea clave es que la felicidad depende de la economía y, por tanto, puede comprarse, aunque solo hasta cierto punto. Así, en los países ricos hay mas gente que se considera feliz que en los países pobres. Pero la geografía de la felicidad tiene sus singularidades, como el llamado “bonus latinoamericano”, que aporta un plus de felicidad a los latinos y que no se explica por la renta. Por más que algunos de los principales ingredientes de la felicidad sean gratuitos, a saber, el sexo, la música, el ejercicio físico y la conversación, su disfrute tiene mucho que ver con los usos sociales y la psicología individual. Por eso, entender la felicidad en clave científica no es tan sencillo como puede desprenderse de algunas respuestas, por más científicas que parezcan y más números que las respalden.

No es ciencia todo lo que reluce con números. La ciencia tiene unas condiciones que van más allá de la aplicación de una metodología más o menos ajustada al método científico. El planteamiento de hipótesis, la formulación de teorías, la verificabilidad, la capacidad predictiva y la falsabilidad son algunas de las características propias de la ciencia que no se cumplen en muchas de las investigaciones sobre la felicidad. La ciencia, analítica por definición, se defiende mal con los objetos complejos, y la felicidad, como el amor o la amistad, es uno de ellos. Por eso, buena parte de la llamada ciencia de la felicidad no va mucho más allá del sentido común y se apoya en ideas sin confirmar que difunden algunos gurús, para quienes la felicidad puede ser una sensación, un sentimiento, un proceso, un camino y tantas otras cosas, según convenga para sus recetas. Pero, si se pretende estudiarla científicamente, hay que poder definirla con precisión y descomponerla en ingredientes susceptibles de ser analizados. Sea lo que sea la felicidad, sea o no sea un asunto científico y sean cuales sean sus ingredientes, lo que está claro es que procurar este bienestar subjetivo no es el objetivo de la medicina, que se ocupa tan solo de uno de sus componentes: la salud.

Caladenia

IMG_20160826_123940
Caladenia es un género de orquídeas perteneciente a la subfamilia Orchidoideae dentro de la familia Orchidaceae. Tiene 320 especies.
Caladenia por lo general ha demostrado ser difícil de mantener y cultivar artificialmente y retirados de su hábitat rara vez sobreviven más de unos pocos años. La aglutinación de muchas de las especies podría ser el resultado de la división de tubérculos o podría deberse a que las semillas caen en la base de sus padres y crecen allí.

Francisco de Herrera,”El mozo”

FB_IMG_1472145543362

Tal día como hoy de 1685 fallecía el arquitecto y pintor barroco Francisco de Herrera “el Mozo”. “El triunfo de San Hermenegildo”, 1654

El lienzo fue pintado para el convento de los Carmelitas Descalzos de Madrid y se convirtió en el punto de partida para el desarrollo de la pintura barroca madrileña. La composición helicoidal, y el punto de vista muy bajo son características que Herrera desarrolla tras su viaje a Italia.